rincondepensadoresexiliados - www.cochiquera.site90.net

www.cochiquera.site90.net
musica artistas cds cantantes musica pop rock dvd descargas rapidshare megavideo youtube

         

 


rincondepensadoresexiliados

 

 





Descripcion:
Sebastián se sentía fatigado aquel día catorce de septiembre y salió a caminar por la playa para relajarse y refrescarse. El sol pegaba fuerte y en aquellos días calurosos, prefería pegarse dos baños por día: uno en la mañana y otro en la tarde. Siempre abría la vieja puerta de su refrigeradora General Electric para tomar sendos vasos de agua, para calmar la intensa sed que lo atormentaba con la misma tenacidad que los celos de una mujer hermosa y dominadora, y aquellos vasos de agua le inflaban la panza de manera tremenda.

Luego tomaba su baño de agua tibia para relajarse y purificar su espíritu y cuando salía de la ducha se quedaba unos instantes mirándose en el espejo, calibrando su voluminosa panza de agua!, así es como se veía él a sí mismo.

Su vida, tal como la llevaba, era muy similar a la de un prisionero con varias cadenas perpetuas sobre su cabeza, un convicto mariguanero y sucio, un perro de pies malolientes destinado a la silla eléctrica.

Se levantaba muy temprano y salía a recibir el sol que pujaba por salir tras las colinas salineras, y se desayunaba unos panes briollos, bien calientes, con una soda y miraba la gente pasar, buscaba en sus rostros la posibilidad de encontrar alguien! que le pueda ayudar con un trabajo.

Luego regresaba a su pequeña villa, se desnudaba desalentado y se metía en la ducha y de ahí de vuelta la cama. Por horas que en su mente inquieta y afiebrada le parecían eternidades, se quedaba mirando las fotos familiares que se encontraban enmarcadas y colgadas de la pared, y pensaba, y pensaba y consumía su cerebro con pensamientos inteligentes, unas veces, otros eran cargados de sensualidad, y a lo lejos escuchaba la canción Forgets me nots de Patrice Rushen, y pensaba y pensaba, en la forma de escapar a este tormento que llamamos vida.

Cuando Sebastián se bañaba se aferraba a la cordura, porque después de ser desempleado y chiro, ya la suciedad era un signo de visible enfermedad mental como todo lo que trae consigo el desempleo y la mendicidad.

Se restregaba las axilas que era el punto álgido de donde se desprendían esencias potentes de su cuerpo y las demás partes con religiosa escrupulosidad. Era como si con aquella terapia de agua y jabón, Sebastián quisiera sacarse toda la maldita mala suerte que lo agobiaba con el desempleo crónico, ya que nunca duraba más de tres meses en cualquier trabajo.

Prefería quedarse mirando el mar con una biela en la mano y disfrutando de los bellos atardeceres. Estaba cansado de las farras y su cuerpo ya no era el de un quinceañero que podía soportar el farréo hasta el siguiente día.

Sus amigos se habían distanciado de él, poco a poco, al irse metiendo en pequeñas sectas religiosas y sólo le quedaban Freddy, Iván y Mario, que de vez en cuando lo invitaban a almorzar o a ver el partido de fútbol junto con sus parejas del momento, pero a Sebastián el fútbol se la sudaba y por lo tanto sus amigos al verse rechazados se sumaban momentáneamente al numeroso grupo de personas que no entendían a Sebastián, que lo llamaban loco y que preferían no cruzar palabra con él.

La mañana anterior había madrugado, y junto con Freddy y Mario, se habían metido a Shit Bay, remando desde el edificio EL TIBURON. Las olitas de dos metros habían estado muy bien y la corriente no tan fuerte. Lo duro de surfear en Shit Bay era la remada de regreso a la orilla, era un esfuerzo tremendo y los chicos salían con el cuerpo completamente deformado por la hinchazón.

Mientras caminaba se dejaba llevar por sus reflexionesaquello se había vuelto una pesada costumbre: caminar, respirar, sentir, reflexionar, volver a pensar, vivir, comprenderlo todo, analizarlo todo, fijarse en todos los detalles, volver a pensar, caminar, vivirdudar de todoy recordó un pensamiento de Theodor W. Adorno:

Los que están acostumbrados a juzgar por el sentimiento, no comprenden nada en las cosas de razonamiento, porque quieren, desde luego, penetrar de un solo golpe de vista, y no tienen hábito de buscar los principios. Los otros, al contrario, que tienen costumbre de razonar por principios, no comprenden nada de las cosas de sentimiento, y buscan los principios y no pueden ver a primera vista.

Ayudó a su amigo a subir el bote de pura fibra de vidrio al techo del vehículo y sintió un molestoso dolor en el testículo derecho, el bote de su amigo, que estaba en venta había sido adquirido con la idea de ser utilizado para pasear en el mar con la familia o ir de pesca, pero aquellos sueños pronto se vieron truncados por la crisis económica.

Sebastian fue invitado por Mario para que lo acompañe a la casa de Víctor para dejar el bote y luego ir al banco a sacar el dinero. El negocio estaba cerrado y Mario iba a recibir doscientos dólares por el bote y el motor, pero seguía dando muestras de ansiedad, se ponía a hablar como loco sobre la deuda que mantenía con la empresa eléctrica.

Todo iba mal en los negocios de la compra y venta de mariscos. Y a veces el pobre Mario no tenía ni siquiera para comprar la comida de la semana. Algunas veces Sebastián le iba a dejar una funda repleta de víveres para que tenga por lo menos para comer algo en las noches.

Recorrieron hablando y gesticulando como locos rematados el camino que va de Salinas hasta la LIBERTAD, entre esperanzadores diálogos sobre el mejoramiento del negocio de la pesca y maldiciones sobre lo difícil que se había vuelto subsistir honradamente.

Cuando llegaron a la casa de su amigo, Sebastián se percató de que aquel individuo tenía todo el patio de su casa repleto de cosas inútiles, cachivaches que esperaban ser vendidos, y entre ellos, una gran carreta para vender hamburguesas y hot dogs. Sebastián le dijo:

Pronto Sebastián se desanimó y no volvió a insistir y se volvió a sumergir en sus obsesivos pensamientosreflexionar, pensarlo todo, calcularlo todo, comprenderlo todo, aprehenderlo todo, pensar, pensar, analizarlo todo, calcularlo todo, hasta el más mínimo detalle, creer en todo, desconfiar de todo, reflexionar, vibrar y sentir la fuerza del cosmos, del universo todo, luego le vino a la mente un pensamiento de E. M. Cioran:

Siempre que pienso en la muerte me parece que moriré menos, que no puedo extinguirme sabiendo que voy a extinguirme, que no puedo desaparecer sabiendo que voy a desaparecer. Y desaparezco, me extingo y muero desde siempre.

Herr doctor Erasmo de Rótterdam consiguió con su trabajo intelectual ELOGIO DE LA LOCURA, recopilar una serie de detalles y aspectos de la vida de los seres humanos, que tienen una serie de superficialidades verdaderamente anormales.

Es tan malo y de mal gusto combinar lo serio con lo absurdo todo el tiempo?, la inteligencia y la seriedad no deberían declararse enemiga de los aspectos risueños y de las paradojas, que una mente despierta, erudita, brillante y por qué no?, algo confundida le puedan brindar a su entorno que tanto ama y que quiere convertir en un mundo de fantasía.

Sebastián no comprendía la tiranía de las autoridades psiquiátricas que amenazaban con utilizar toda la fuerza y el peso terrorista de la sociedad para reprimir y confinar en una cama del Lorenzo Ponce a cualquiera que se atreviera a gritar contra el sistema terrorista, que elevaba el respeto de la autoridad por encima de las fuerzas fundamentales de los artistas, de los pensadores, y que obligaba a sangre y fuego a raymundo y todo el mundo a inclinarse a los pies de energúmenos políticos más cercanos al terror, la maledicencia propia de los ignorantes y la salvajada.

Muchos locos brillantes pueden ser utilizados por la sociedad de manera provechosa, reciclados, lanzados al mundo de la coordinación, la eficacia y la responsabilidad sin perjudicar a nadie, solo hay que intentarlo con fe y buenos sentimientos y todo marchará sobre ruedas.

Roxy no te imaginas, ni tienes la menor idea, de cuantas veces tu recuerdo a calmado mi desesperación. Tus maneras dulces y llenas de profunda ternura han generado en mi interior grandes dosis de cordura y serenidad. El efecto es similar al de escuchar una melodía de Richard Clayderman.

En la actualidad, cada vez que negros pensamientos sobre la muerte me perturban, mi mente fuga, y en su auxilio, acude el sonido de tu voz, al defender implacablemente la existencia de Dios y un mundo más allá, después de la muerte, argumentos todos ellos tan llenos de esperanza como de ingenuidad. Y no te lo digo por orgullo o ira sino por pleno convencimiento.

Me auxilia el recuerdo de tu rostro sereno, tu voz tan densa, y tu mirada, que es como un atardecer en Punta Carnero, en el comedor de la hacienda de EL VERGEL o en Bellavista, todo aquello poseído por una bella poesía junto al mar.

En estas líneas, he querido explicarte, en qué consiste estos fragmentos. Se trata, nada más y nada menos, que de un encuentro intelectual con dos grandes escritores anglosajones, casi desconocidos, aquí en Latinoamérica, como John Updike y Saul Bellow.

Ambos se han constituido en mis pilares intelectuales. Sostienen todo el edificio de mis doce novelas, ocho de ellas registradas en DERECHOS DE AUTOR, que en algún momento tuve que volver a solicitar los respectivos certificados, porque en un acto de demencia senil mi madre los arrojó a la basura.

No quiero que creas, que estos fragmentos se tratan de una obra biográfica sobre la vida personal de estos autores, que quiero tanto, que tanto han influido en mí, sino que más bien, se trata de un encuentro intelectual, un análisis reflexivo sobre los pocos libros que han podido llegar a mis manos.

Tengo que ser sincero contigo. Al principio yo no aprendí a escribir con ellos, sino con la constante relectura de los cuentos de Guy de Maupassant, pero, después, al entrar al mundo de Saul Bellow y John Updike, me fui perfeccionando, me fui puliendo, como le ocurrió a un Balzac, hasta llegar a la cima con su papá Goriot, hasta llegar a considerar muy seriamente, la idea de estar lo suficientemente maduro para escribir este ensayo, como tributo y agradecimiento a estos dos grandes escritores anglosajones, traducidos al español.

Recuerdo, que cuando me enteré de la muerte de Saul Bellow en el 2005, le escribí por internet, al profesor John Updike, sobre aquella dolorosa novedad para mí, y aproveché para decirle que yo lo consideraba a él como el legítimo heredero de William Faulkner.

Nunca obtuve ninguna respuesta del profesor Updike ni la certeza de que él haya recibido mi mensaje. Es posible que existan estos casos en la vida de un autor?, qué un escritor sufra por la muerte de otro, y que al tratar de compartir su dolor, con otro escritor, que considera su guía, éste ni siquiera se dé por enterado o que le de una respuesta siquiera que representaría tan poco para él y tanto para mí?

No tienes idea de lo difícil que ha sido para mí escribir con la técnica aprendida en los libros sobre autores anglosajones traducidos al español. Son pocos los comentarios halagadores que he recibido. La mayoría de las veces me han dicho que mi trabajo no es literario, que deje de escribir o que es de baja calidad.

Tanto para los pintores, como para los escritores latinoamericanos, es sumamente difícil sobrevivir, ahora imagina, lo extremadamente raro y difícil, que es escribir y vivir como escritor, sin reconocer las raíces españolas, el aspecto políticamente telúrico y xenofóbico de nuestra cultura latina.

El sectarismo latinoamericano es igual de tonto que el anglosajón, y siempre se escudan en que las traducciones de la literatura anglosajona es pésima, que hay que leerlos en inglés o en francés o en ruso y que hay que viajar al exterior para realizar esos cursos. Y lo que es peor para mí, el nacionalismo anglosajón, se empecina en la idea, de que el escritor, que quiera estudiar a los escritores norteamericanos, debe por fuerza, leerlos en inglés.

Un hombre cosmopolita, que posee todo el conocimiento del mundo en sus manos y se pasa la vida montado en un avión tras otro para recorrer todo el mundo y cuyo lenguaje puede ser tan refinado com brutal.

También me identifico con él, porque su intelecto ha sabido expresar en palabras, las ideas y los pensamientos, que yo no he podido expresar, y que me han descubierto un mundo de verdadera y profunda libertad intelectual.

La tragedia y el humor reflejado en Carpe Diem no siempre resulta una lectura deprimente para los que lo consumen. La tragedia de Tommy, que ha desperdiciado su vida durante tantos años a causa de haber tomado malas decisiones es algo que a muchos les ha pasado, pero que es sumamente difícil de reconocer. Cómo es posible que un escritor tan exitoso comprenda tan bien la tragedia y la desgracia de un hombre tan fracasado y destruido? Eso es algo que nadie puede saberlo.

Es la realidad con la que tengo que lidiar y con la que me identifico plenamente. Al leer aquel libro de inmediato me trasladé a la época en que siendo universitario llevaba a mi enamorada a visitar a los ancianos refugiados en los asilos geriátricos.

Yo no encuentro nada atractivo en hablar de realidades con las que no me identifico. Yo no voy con la antropología nacional al campo de la literatura para crear una maravillosa novela costumbrista, sino que, más bien, hallo exquisito el profundizar en los marismas y deltas de la psicología y en la antropología universal para asistir al drama y las contradicciones del hombre urbano, del hombre de la ciudad. Tal como ocurre con mi primera novela casi autobiográfica: Llegarás tarde a la playa.

El paisaje rural, poblado por esforzados campesinos agricultores, que se agachan para desmontar la tierra, para perforarla y sembrarla; llenos de vastas y complicadas tradiciones, es algo completamente extraño para mí, con lo que yo no me he criado y que no me sirve en nada para entenderme y resolver los profundos problemas mentales que tengo, ya que los problemas golpean y oxidan a los hombres, los acaban, enferman y envejecen.

Tampoco me sirve de consuelo, el afán telúrico y bien recompensado- de escribir sobre los suplicios y adversidades de los indígenas, con todas sus complicaciones, sus martirios y sufrimientos que, curiosamente, en vez de llevarlos a la extinción, más bien ha conseguido el fortalecimiento de su estirpe, que ya alcanza poderosas fuerzas de representación política. Uno de los grandes fenómenos históricos del Ecuador conseguido por la civilización serrana ha sido la eliminación de la clase media, que ha huido al extranjero, dejando dueños del país a los indígenas y a los políticos.

Bellow y Updike, escriben una literatura más cercana a la clase media. Esta clase media silenciosa, egoísta y aburrida, que es el sustento democrático de una nación civilizada. El verdadero catalizador entre los ricos y los pobres en una sociedad democrática, rica y estable.

Los libros de Bellow y Updike, nos abren las puertas, a los tipos urbanos de la clase media, a una sabiduría-, que en Bellow, se caracteriza por la magistral representación de la vida de los intelectuales universitarios judíos- medio desadaptados como en el caso de Moses Herzog-, de las aulas universitarias; y que en Updike, se caracteriza por el rudo conocimiento de los avatares de los maestros de escuela provinciana de los Estados Unidos, como se refleja en su novela EL CENTAURO-, que logra empaparnos de múltiples experiencias, vivencias; una sopa primordial, que refleja lo que nosotros, los guayaquileños, vemos en las calles de nuestra ciudad. Es una sabiduría con la que nos identificamos porque nos da pautas para vivir y resolver nuestros más secretos y angustiosos problemas existenciales. Esto a diferencia del sordo y ciego conocimiento de los guías espirituales- los Pastores-, que nos remiten a la Biblia, y cuyas soluciones no son capaces de resolver nuestros problemas ni de llegar a los tipos de poca fe y gran intelecto.

Por esta época y con la debacle que nos dejó el sistema Presidencialista, Guayaquil está infestada de sectas evangelistas, que predican, con preocupante seguridad, toda clase de argumentos intelectualmente pobres y que en su mayoría terminan pronosticando el fin del mundo. Hemos llegado al punto de ya no reconocer a los locos de los cuerdos.

Problemas tales como estar en guardia durante la adolescencia ante posiciones idealistas y utópicas muy exageradas, como cuando se quiere cambiar el mundo o como cuando se sufre por una idea. Este tipo de lecturas proporcionan verdadero entretenimiento de alto nivel intelectual. En sus páginas va encerrado el conocimiento que se debe tener a la hora de encontrarse, frente a frente, con los aspectos más ilógicos y sórdidos que nos presenta la vida y la naturaleza humana, tan llena de tipologías sicológicas, llenas de personajes grotescos y perturbadores. Tipos locos, dementes, tanto aquellos que se manifiestan abiertamente como los cínicos, encubiertos, que están listos para clavarte una puñalada por la espalda.

Porque al final, uno logra entender, que la vida no tiene sentido, que todo es una rutina mecánica, una broma cruel, que se agrava con las enfermedades crónicas o terminales, el paso del tiempo y que al final nos deja el amargo sabor en la boca de que toda la existencia divina es una gran estafa.

El humor, que encontramos en las novelas de Bellow y Updike, es un bálsamo, un poderoso ingrediente intelectual, que en medio de nuestras miserables y rutinarias vidas de burgueses, llenas de desastres, efímeros momentos de felicidad y sufrimientos, nos alivian la pesada carga de nuestra propia existencia.

Las continuas lecturas y relecturas de las obras de Bellow y Updike nos transportan a diversos mundos, todos completamente diferentes el uno del otro. Hay que ser un verdadero estudioso de los tipos sicológicos humanos, un arqueólogo de la sociología, para dar con la huella digital que caracteriza a cada autor. Y se podría decir que esa es la finalidad de estos fragmentos: encontrar las huellas dactilares del pensamiento encerrado en los diferentes libros que conseguí de cada autor.

Soy víctima de la censura y de alguna enfermiza especie de control por parte de la prensa catódica, que se esfuerza cada día en convertirse en instrumento del terrorismo internacional, en el caso de la prensa catódica extranjera y en instrumento del terrorismo nacional, en el caso de la prensa de este país.

Cuando el amigo de Mario terminó de sacar el bote y el pequeño motor del techo de su camioneta en venta y de negarle toda posibilidad a Sebastián de ganarse la vida trabajando como vendedor de hamburguesas y hot dogs, les hizo señales para que se vuelvan a subir al auto para ir al cajero de un banco para sacar la plata y pagarle a Mario.

Sebastián sentado junto a la ventana observaba todo, y lo analizaba todo, tratando de comprender la mísera suerte que le había tocado vivir. El camino de asfalto, estrecho y sinuoso se desplegaba por delante de ellos, que iban concentrados en la conversadera sobre la pésima situación del negocio del pescado, sobre cuál shampoo era mejor para evitar la caspa y la calvicie- Sebastián sugería el Johnson Johnson-, y sobre las reuniones de padres de familia que son agotadoras.

Desde 1989 se a puesto de moda el grito de guerra de SACAR LA CARA POR EL PAIS, el de REPRESENTAR AL PAIS, aún cuando uno esté manifiestamente en contra de cualquier tipo de chauvinismo y aún cuando no se esté muy convencido del derrotero moral e ideológico que se ejerce en el propio país ni de su supuesta identidad.

Los indígenas se sienten excluidos y luchan por ser y tener y por conservar su identidad; a ellos tampoco les gusta cambiar y su lucha va encaminada a convertir a todos a su causa indígena y andina. El resultado de tan noble causa es que todo aquel que viene del extranjero cree que al bajarse del aeropuerto se va a encontrar con indios con plumas en la cabeza. Pero cosa curiosa, los indígenas siguen siendo pobres y comprometidos con la causa de distribuir su pobreza a todo el mundo.

Y a pesar de todo aquello, para Sebastián no existía experiencia más excitante que tirar con una indígena que vende lotería. Toquetearlas y sentir que sus nalgas se hacen agua es lo más delicioso que un hombre blanco puede experimentar. Sebastián conoció a una de estas Marías de manera muy personal en el puerto y después de emborracharla ella se lo llevó a su guarida y allí se bañaron como un ritual y jodieron maravillosamente. Mientras Sebastián la volteaba por todos los lados a ella le vibraba la chucha caliente y hablaba en quichua y se agitaba y gemía intensamente como si estuviera dando a luz y cuando Sebastián terminó dentro de su vientre y se quedaron acostados, desnudos, uno junto al otro, ella lo arrullaba en su idioma, el quichua y así pasaron toda la noche, disfrutando del uno al otro. Cada vez que Sebastián la embestía a la indígena, ella se ponía tensa y su piel ardía y se oxigenaba. Y a cada rato exclamaba: uy diosito!, uy diosito!, uy diosito! Y sentía que terminaba y que se volvía dilatar para recibir más y más y más hasta hacerla terminar de nuevo, que era una sensación de cómo caer flotando que le consumía la cabeza y las fuerzas del cuerpo. Pero lo peor de todo era que la porquería del hombre le infectaba las vías urinarias y le hacía arder la chucha cuando orinaba.

Con el cuento de que somos un país andino, todo el poder político y económico se lo han llevado a Quito y los serranos se sienten muy a gusto sólo con sus pares y excepcionalmente con algún costeño convencido de la superioridad intelectual de los serranos y con quienes son culturalmente más afines. El resto de costeños que no son comunistas ni son adictos al centralismo comunista, simplemente no existen, son extranjeros, monos copiones y si persisten mucho en tratar de ocupar un espacio y existir se los deporta y listo!, asunto arreglado.

Es una pesadilla vivir así, porque la censura no te deja defenderte de los ataques y de las tergiversaciones y manipulaciones a la que eres sometido por las fuerzas organizadas de la sociedad dentro del país en el que vives y de otros tipos de sociedad que se encuentran fuera de tu país y que se las puede considerar como el mundo.

Durante la década de los 70s el mundo anglosajón experimentó un pequeño intervalo de locura hedonista que fue detenido por el declive del uso de las drogas como una moda nueva con la cual se podía experimentar. El uso de la heroína hizo la cagada destruyendo la vida de muchos jóvenes desubicados y generalmente la destrucción también alcanzó a sus familias disfuncionales.

La revolución hippie de los 60s se vino abajo por la muerte de Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Janis Joplin y por los asesinatos cometidos por Charles Mason. A pesar de todo la generación de los 60s estuvo al borde de cambiar radicalmente el sistema occidental con su oposición a la guerra de Vietnam, que era parte de una serie de guerras cuyo fin era convertir a Estados Unidos en el policía del mundo y con el espectáculo al aire libre llamado Woodstock.

El eje político y militar de Washington nunca ha llegado a comprender que la riqueza de su país se encuentra en su estilo de vida y su cultura, que el resto del mundo quiere tener o de alguna manera participar en él y que el armamentismo y el afán de controlarlo todo mediante el uso de las armas y las guerras produce un efecto contraproducente. Y lo peor de todo es que este tipo de política blindada, que prefiere esgrimir el garrote en vez de la mantequilla y las letras y la cultura, genera un odio sistemático y un rechazo generalizado a todo lo extranjero, una anglofobia y un antiamericanismo desastroso que no deja crecer a las personas ni económicamente ni espiritualmente.

Si sobre ti y ante ti no hay nada más que desierto y vacío, es porque dentro de ti no hay más que desierto y vacío. El oleaje del corazón no haría tan bella espuma y podría convertirse en espíritu sino rompiera contra el destino, esa vieja y muda rocajugamos con el destino y él hizo lo mismo con nosotros. Nos llegó en vaivén una y otra vez desde el trono hasta la estaca en la que se apoya el mendigo

Cuando finalmente llegaron al banco, Sebastián y Mario se quedaron en el vehículo esperando a que su amigo Víctor fuera al cajero y sacara el dinero que tanto necesitaba Mario para hacerlo parir. Tenía que invertir ese dinero muy bien, pensar detenidamente en qué iba a gastar cada centavo porque quién sabía cuándo volvería a caerle otro billete.

Mario se excitaba con las mujeres en forma tremenda cuando estaba chiro, esa era una forma de escapar de la desesperación y de todas sus angustias existenciales. De tanto sexo se le habían pegado unos hongos que inútilmente trataba de combatir con una crema de Ketoconazol.

Mario estuvo a punto de decirle que si quería uno de aquellos perros tendría que ser el negro porque los otros ya estaban vendidos, pero de inmediato se dio cuenta que Sebastián estaba más chiro que la pepa de una guaba.

Finalmente Víctor sacó el dinero y se lo entregó en las manos a Mario y se fueron del banco justo un poco antes de que una remolcadora de la Comisión de Tránsito los enganchase. Estos operativos de la autoridad de tránsito se habían convertido en un maldito fastidio, característico del nuevo orden de cosas, que imperaba en Salinas.

Sebastián se acomodó en su asiento y volvió a disfrutar del viaje. Bellas chicas estaban paradas por todos lados y él lo veía todo, incluso la miseria y la fealdad, se fijaba en todo, lo absorbía todo y se compadecía mucho de sí mismo por ser el poseedor de esta lúgubre sensibilidad que nunca lo soltaba y que lo hacía ver todo sobre la Tierra con unos ojos dotados de una rara melancolía.

Oppenhaimer habla de que las democracias necesitan con urgencia instituciones fuertes y no hombres fuertes que oscilan como un péndulo implementando con sus acciones políticas de izquierda y de derecha. Me parece un buen argumento para desacreditar el sistema presidencialista que tanto daño le ha causado a las incipientes democracias latinoamericanas. El poder de las instituciones desgraciadamente está relacionado con el poder de las personalidades de los políticos que las crean, mejoran o que simplemente las utilizan para su provecho.

Al parecer la pesadilla totalitaria creada por Orwell y llamada EL GRAN HERMANO, se a puesto de moda a través de los llamados REALITY SHOWS, que no es otra cosa que verdadera basura de la televisión, empeñada en legalizar la intolerancia y la intromisión de los televidentes en la vida privada y en la intimidad de las personas, que para rematar viven encerradas y sometidas a una enloquecedora disciplina, que busca por todos los medios SACAR DEL JUEGO a todos sus participantes hasta dejar a uno solo que se convertiría en el ganador de una gran suma de dinero.

La década de los 90s se caracterizó bajo la batuta de la familia Bush por utilizar los TALK SHOWS para confundir y embrutecer a los televidentes de bajo rendimiento intelectual y hacer parecer como algo inteligente y novedoso ventilar por televisión los conflictos explosivos y escandalosos que habitan en los hogares en especial los latinoamericanos.

Incluso la otrora sacrosanta función judicial cayó en este horripilante espectáculo surgida de la mente de Orwell y se prostituyó al mismo ritmo que los demás programas embrutecedores de una televisión que experimentaba el uso y el abuso de su nuevo poder para controlar a la sociedad.

George Bush, padre, y ex director de la CIA, junto con Dick Cheney, Donald Rumsfeltd y George W. Bush, hijo son los obstáculos para que la SEGURIDAD NACIONAL estadienense revelen el secreto sobre la inteligencia extraterrestre, que cambiaría dramáticamente la forma como los seres humanos conceptuamos la vida sobre el planeta Tierra. Es posible que los mismos alienígenas les obliguen a guardar el secreto?

En la sociedad en la que vivo es bien visto bailar y acomodarse a los vientos de cambio. Si no cambias simplemente mueres. Y es mal vista la persona que no se adapta bien a los cambios, ya que pronto se convierte en una paria y un sujeto inadaptado que debe ser desterrado.

Desde 1989 el nacionalismo a adquirido una fuerza inaudita y todo aquel que posee un espíritu cosmopolita es merecedor de la más dura reeducación para que aprenda a amar lo nuestro. La seriedad del nacionalismo ha llegado a tales niveles de fanatismo que colindan no sólo con lo absurdo sino que también con la demencia.

El ciudadano cosmopolita, hedonista y pacifista es candidato número uno a ser asesinado y una vez muerto a que le coloquen un puñado de tierra en la boca. Y lo peor de todo es que esta peste intelectual se a extendido al resto de naciones exaltando el racismo, la xenofobia y la peor de todas las violencias: la económica.

No hay peor crimen que el bloqueo económico. Uno puede tener todas las diferencias del mundo con cualquier persona, pero que por eso se lo aísle y se le quite el derecho a trabajar o que se lo bloquee económicamente ya es una medida propia de terroristas económicos y de criminales.

En la sociedad en la que vivo es creencia muy frecuente que todo joven idealista y soñador debe ser comunista, de tal suerte que termine hablando con la izquierda mientras se alimenta con la derecha sudorosa, ignorante y esforzada de sus padres.

La influencia perniciosa del CHE Guevara martirizado por los cazadores de la CIA y traicionado por Fidel Castro, es un poderoso efecto narcótico en la juventud, mucho más poderosa que la influencia de James Dean o de Elvis Presley.

Pero en mi caso desde el principio le tuve gusto a pensar a favor de la libertad y en una libertad auténtica no a aquella que se esconde tras la tiranía del Estado y la disciplina marcial de los militares, esa casta de hombres y mujeres que tanta desgracia le han causado a la humanidad. Ni tampoco se trata de aquella libertad que se esgrime con la única finalidad de forrarse los bolsillos de oro a cualquier precio para luego arrodillarse en misa los domingos de la manera más cínica.

El amor a la libertad por sobre todas las cosas; una libertad que es muchas; la libertad política y la económica; la libertad poética de Octavio Paz y la de Mariano Grondona; la libertad filosófica: una libertad que está comprometida con el placer y la vida despreocupada y al aire libre.

Una libertad cuyo ejercicio se vuelve verdadero liberalismo y compromiso con la iniciativa privada, que apuesta a la inteligencia personal del hombre, que trabaja y da trabajo para que todos saquen su beneficio sirviendo a los demás.

Cuando llegaron a la villa de Mario, éste se olvidó de avisarle a Víctor que sacara del techo de su auto en venta las parrillas, que Mario utilizaba para transportar el bote y se fue con ellas, lo que le causó un tremendo disgusto a Mario y otra vez se sumergió en aquellas crisis de angustia y desesperación.

Adentro de la villa, Sebastián observaba todo y era testigo de los vanos esfuerzos de su amigo por tratar de hacer funcionar una bomba para fumigar la cocina ya que se le había metido en la mente que por culpa de la perra, toda la cocina estaba llena de garrapatas.

Sebastián caminaba de un lado para otro y observaba detenidamente el piso del corredor del departamento lleno de pedazos de papel periódico que cubrían pequeños, pero apestosos charquitos de meado de perro.

Cuando Mario terminó de colgar la ropa recién lavada y de cambiarse de ropa le dijo a Sebastián que lo acompañara para ir cobrar un cheque producto de una venta de mariscos. En el último momento, poco antes de salir, a Mario se le ocurrió ofrecerle un gran vaso de cola negra a Sebastián y se lo hizo beber a toda prisa, como era su maldita costumbre.

En todo este tiempo Mario interrumpía sus labores de fumigar la villa, de colgar la ropa o de cambiarse de ropa cuando hablaba por el celular, tratando de coordinar todas las cosas al mismo tiempo. Lo que más lo desquiciaba era recibir las llamadas de las madres de sus hijas que le pedían dinero para tratar de sobrevivir a la fuerte crisis económica.

En el camino Mario le repetía una y otra vez a Sebastián lo jodido de su situación y su amigo le respondía que tratara de drenar con él toda su angustia y desesperación, pero que le agradecería que lo hiciera de una manera más bien educada. Así, mientras Mario hablaba, Sebastián se volvía a perder en los vericuetos de su mente trastornada, cuando sus ojos se posaban en el paisaje sedante del desierto de Santa Elena

No todo en la vida debería ser sufrimiento y humillación, no todo en la vida se debería ganar con el sudor de la frente de uno. Hay personas que por su inteligencia y fragilidad deberían recibir cierta protección del Estado contra las aberraciones del mismo Estado y sus orgullosos funcionarios.

No hay que generalizar. Cada ser humano es único e irrepetible y si bien es cierto que dentro de su ser se esconde una porción determinada de genes, que lo condicionan para ejercer ciertas virtudes o para dejarse llevar por ciertos defectos, el destino de cada ser humano se forja en el acontecer del día a día. A pesar de que la fuerza del destino esté por sobre todas las cosas hay cierto margen de error por el que cada hombre o mujer puede escapar a un final nefasto. Los dioses propicios nos lo permiten casi todo incluso eludir un final nefasto y no todo es tan trágico.

El sexo es una práctica que de generalizada pasa a convertirse en el privilegio de unos pocos cuando en la sociedad cae el telón de acero y cada esquina de cada barrio se llena de viejas chismosas y moscones políticos que reciben pensiones y privilegios del Estado para informar vida y milagros de la vida privada o de los comentarios políticos de las personas de su barrio.

Entre los placeres de la vida se encuentran el escuchar una buena música y alimentarse con un buen plato de comida masticado con verdadera hambre; disfrutar del amor incondicional de los hijos; ayudarlos cuando se meten en problemas; educarlos y adiestrarlos para que no cometan los mismos errores que los padres. Los hijos son una prolongación de uno mismo en el tiempo y qué padre no a experimentado que se le desgarra el corazón cuando se pone a imaginar que futuro le va a tocar vivir a su prole.

Esta peste apocalíptica sólo puede ser neutralizada definitivamente si se legaliza completamente el uso de la yerba. Aunque se han dado los primeros pasos la presión que ejerce sobre los gobiernos la industria armamentista es indetectable porque como buena conocedora de la política se esconde tras los orgullos inflamados del comunismo y sus valores, del nacionalismo y de todos los valores culturales comprometidos con la narcopolítica.

Los valores tradicionales ya no se los esgrime de manera racional, respetuosa y en última instancia opcional sino que se han blindado con la fuerza de una ética que más parece terrorismo moral y fanatismo.

Barack Obama nos engañó a todos al hacernos creer que un cambio era posible, pero todas las evidencias señalan que los Bush siguen en el poder. Mientras esta situación continúe el verdadero desarrollo intelectual y económico de Latinoamérica estará detenido al tiempo que sigue alimentando el voraz Leviatán del comunismo y del marxismo cubano. Si esa maldita isla no cambia nunca vamos a cambiar los demás y permaneceremos secuestrados por las fuerzas de la oscuridad y del secretismo.

Cuando llegaron a Chipipe, ahí los estaba esperando John y otro amigo e intercambiaron un caluroso diálogo por la forma como se demoraban las cosas, ya que Mario tenía que cambiar los pistones de su volkswagen que estaba a punto de fundirse.

Cuando llegaron y John fue a retirar el cheque, el valor con que venía lleno era seis dólares menos del valor pactado, y Mario se resignó, se controló y no dijo nada. De inmediato puso en marcha el motor de su volkswagen y lo dejó a su contacto de negocios y a su amigo y se fue con Sebastián a la ventanilla del banco más cercano para cambiar ese miserable cheque.

Su melenita negra estaba bien peinada con una raya en medio y los bordes de su pelo lacio le llegaban elegantemente hasta el fino cuello. Sobre sus delicados pero abultados pechos colgaba una pequeña y delgada cruz de plata.

Y Roxane le tendió la mano y Sebastián aprovechó la oportunidad para agacharse y depositarle un tímido pero fervoroso beso entre sus nudillos, que la hizo vibrar desde la punta de su delicado pié hasta la más fina hebra de cabello. En ese momento a Sebastián se le vino a la mente un pensamiento de Marvin Harris:

Debido a la selección natural, se puede decir que los organismos se adaptan a las necesidades y oportunidades existentes en su medio ambiente. Las fuertes presiones sobre los discos cartilaginosos entre las vértebras producen hernias, alineamientos defectuosos y dolores de espalda específicamente humanos. En algunos primates, las hembras en celo muestran hinchazones policromas en la región del ano y de la vagina.

Al día siguiente Sebastián madrugó y en medio de duro frío se bañó, se acicaló y se perfumó, luego fue a la cocina y cascó dos huevos y se los preparó revueltos en la sartén apenas untada con aceite de oliva, y salió de su casa a las siete de la mañana para acudir a la casa de Freddy para ir a una compañía que les iba a dar unas cajas de cloro para salir a venderlas en Milagro.

Pasó por el malecón y cuando sus ojos se depositaron en Shit Bay, su corazón le latió más aprisa. En el lejano punto se podían ver grandes espumarajos, lo que quería decir que estaban reventando las olas.

Aquella mañana, Freddy se había levantado a las cuatro y se había ido a Paco Illescas a correr unas olitas en medio de la penumbra. El agua estaba helada, pero las olitas pronto lo hacían entrar en calor a cualquier surfer.

El sol de aquella mañana empezaba a despuntar con mucha fuerza por lo que cuando Sebastián llegó al punto, estaba todo sudado y sus rodillas temblaban por el esfuerzo de caminar un largo trecho sobre la arena.

Al fondo, en la punta, se encontraba Freddy, que en ese momento se encontraba remando una olita de metro y medio, y luego la bajó todo tambaleante para luego dirigirse a la orilla donde lo esperaba su amigo.

El tiempo no había pasado en vano para Freddy y Sebastián, y ambos hacían gala de una pequeña barrigota, y Freddy siempre bromeaba preguntándole a su amigo sobre cómo hacía para ponerse las medias y que si él también usaba un banquito.

Cuando ambos amigos se dirigieron a las puertas del condominio San Lorenzo, Sebastián se llevó una linda sorpresa, que casi lo tumba patas arriba: sentada en las escaleras se encontraba Roxane. Estaba envuelta en una gran toalla que la protegía de los incipientes rayos del sol mañanero y de las fuertes corrientes de aire frío.

Sebastián se acercó a saludarla y ella le ofreció su delicada mejilla. Por segunda vez nuestro héroe depositó un delicado beso en la piel exquisita de aquella muchachita tan dulce. Antes de iniciar la conversación Sebastián pensó en una cita de C. Levi-Strauss:

Definitivamente debo admitir que no sé reaccionar más que con un perplejo silencio cuando me responden de manera irracional. La Lógica y la claridad mental forman parte inextricable de mi vida y de mis pensamientos y todo lo irracional me deja mudo, confundido y hasta asustado!

Todo desorden mental originado por una relación sentimental fallida o insatisfecha es una herida que con el tiempo se va curando. Para todo hay tiempo en este mundo: para llorar por un amor y para olvidarlo también.

Caminando me encuentro con una pareja de enamorados, se besan tan apasionadamente, que ella parece una muñeca en las manos de él, una muñeca que está a punto de ceder! Es una sensación rara contemplar el amor de otros como algo tan fresco y vital cuando en nosotros ya está casi extinto.

La estupidez humana nunca es inocente sino más bien malintencionada. El orgullo irracional por su estúpida raza y su maldita cultura, que por otro lado nunca nos a traído nada bueno, sólo se merecen mi mayor desprecio.

El bombardeo radial es una técnica de tortura de refinados procedimientos y muy difícil de comprobar por medios legales. Todo lo que queda para enfrentar el terrorismo latinoamericano es la herramienta del terrorismo internacional.

Tenemos que sacrificar a nuestra pobre, crujiente individualidad-que quizá sea sólo(desde un punto de vista analítico) una persistente megalomanía infantil, o (desde un punto de vista marxista) una pequeña y asquerosa característica burguesa- a una necesidad histórica. Y a la verdad. Y esto sólo es verdad cuando causa más desgracia y angustia a los seres humanos de modo que si proporciona algo distinto al mal, sólo será ilusión y no verdad. Saul Bellow.

Y sacó de su billetera un batecito y Freddy aplastó el encendedor automático de su chevrolet y luego se lo pasó a Sebastián y éste lo juntó al borde de su pequeño cigarrillo y empezó a exhalar humo de los orificios nasales.

Roxane se mostraba impaciente porque Sebastián le pasara el porrito y darle unas cuantas pitadas, y finalmente le tocó el turno a Freddy y mientras manejaba recibiendo todos los rayos del sol de aquella fría mañana se lo terminó de fumar bajo la enojosa y a veces sorprendida mirada de uno que otro transeúnte, pero eso a Freddy no le importaba en lo más mínimo.

En el camino Freddy logró divisar a Cristina, una muñequita de pelo negro que más parecía una figurita de porcelana china, caminando junto a la carretera, en zapatillas, traje de baño azul y con una camiseta negra que decía: SHANGAI GIRL.

Cuando Cristina se subió a la camioneta fue presentada a Roxane y los cuatro muchachos siguieron el camino hasta llegar a la fábrica del amigo de Freddy y mientras él entraba a concretar su asunto, ellos se quedaron afuera, escuchando la linda música de la radio, que en ese momento tocaba AT SEVENTEN de Janis Ian.

Como Freddy se demoraba, Sebastián armó otro pitillo de yerba y Cristina se emocionó mucho porque aunque no buscaba los momentos para fumar, sí le encantaba el efecto disipador de la yerba. Roxane le preguntó con ironía:

Cuando se terminaron de fumar el pitillo de yerba se pusieron locos de contento porque en la radio se escuchaba Does your mother know del grupo ABBA y como estaban recontra grifotes la música les agitaba el cerebro y cantaban a todo pulmón y se agitaban dentro de la pequeña camioneta.

Después de un rato apareció el dueño de la fábrica y más atrás Freddy, pero no vino con las cajas de cloro prometidas sino con unas cuantas muestras y con un pequeño balde de goma. Con eso no se iba a justificar el viaje a Montaña, pensó Sebastián.

Cuando entró en la camioneta Freddy les confirmó a los chicos la mala noticia de que les habían fallado con el cloro y que en vez de ir a Montaña, irían a una pequeña colina a buscar a un pusher para comprar más yerba.

Las chicas iban locas de contento porque estaban paseando, pero para Sebastián las cosas ya no iban tan bien porque el proyecto se vino abajo y los dólares que esperaba ganar se le esfumaron de la mente.

La pequeña chevrolet de Freddy hizo un sinnúmero de zigzags y finalmente se salió del desierto para subir por una pequeña colina llena de arbustos que al final del camino terminaba en la estación de una serie de pequeñas busetas de color rojo que servían de transporte intercantonal.

Entonces las chicas se serenaron y dejaron de armar bulla porque estaban en una zona roja y no era prudente llamar la atención. En aquel ambiente lleno de malandros se empezaron a poner paranoicas y temían ser vigiladas por todos lados y que se presentase la policía en cualquier momento. Pero Freddy se comportaba con la tranquilidad de quien se encuentra en su propia casa e iba y venía de un lado para otro conversando con los pushers de la yerba mientras esperaba que le llegara su dólar de marihuana.

Sebastián y las chicas se quedaron sin resuello cuando después de un largo rato apareció una camioneta del Municipio de JUSTICIA Y VIGILANCIA, que representaban ese nuevo fascismo que azotaba junto con la Comisión de Tránsito a toda la Península y no dejaban trabajar a nadie. Para rematar llegó en el momento en que la yerba ya había llegado y Freddy se encontraba probándola junto con los demás pushers con un tremendo cigarro en la mano.

Cuando finalmente entró a la camioneta las chicas le protestaron a viva voz por su comportamiento tan imprudente, pero él les respondió que ni siquiera a la policía le paraba bola mucho menos se iba a preocupar por una camioneta del Municipio. Y Cristina le preguntó:

Sebastián estaba cabreado porque Freddy había puesto a las chicas en riesgo y porque no iban a viajar a Montaña, pero se quedó callado royendo su malestar interno, él ya conocía cómo era Freddy porque había trabajado de chofer con él cuando repartían por toda la Península materia prima para las industrias y era la misma historia con la fumadera y la cagadera de risa, yendo de un lugar a otro, y a veces metiéndose en contra vía y cagándose de risa todo el tiempo, sólo que en esa ocasión era Sebastián el que estaba al volante.

Luego Sebastián y Freddy se habían metido a trabajar en una procesadora de fruta para exportación y por andar con la fumadera y la cagadera de risa casi queman el motor de la banda de la procesadora de fruta que transportaba la pulpa cortada en trocitos y que la convertía en fruta congelada, lista para ser exportada. El mecanismo que controlaba aquella banda que transportaba la fruta procesada por las hábiles manos de las operariasdebía ser manejado con mucho cuidado cuando se congelaba la banda transportadora porque por el efecto del frío se podía romper en mil pedazos, entonces Sebastián, todavía medio grifote, le dijo al jefe:

También Sebastián había trabajado con Freddy como chofer de una huevito para una distribuidora de computadores, pero no duró mucho tiempo ya que los hijoputas de la Comisión de Tránsito se le llevaron la camioneta, que supuestamente, estaba mal estacionada con una grúa y eso le costó sesenta y cinco dólares a la compañía y Sebastián se quedó fuera del camello.

Durante las tres semanas que Sebastián trabajó en aquella distribuidora la pasó super chévere con Freddy, fumando yerba todo el tiempo, mientras conducían por toda la Península, repartiendo equipos electrónicos y sólo parando para almorzar un chaulafán de a dólar.

Se trataba de un lindo departamento medio rústico y medio moderno, ubicado en un edificio atrás del Miramar. Ella le preguntó si quería que le cocinara algo y Sebastián reflexionó mucho la respuesta aunque las tripas le sonaban por el hambre que producía el efecto secundario de la yerba y luego de una larga pausa le dijo que sí.

En el rostro de Roxane se dibujó la felicidad y sacó de la refrigeradora una gran pizza congelada a la que le quitó el plástico que la cubría, para luego meterla en el horno microondas. Luego se dirigió al toca cedés y puso una suave y romántica canción de Johnnie Matis.

Sebastián se relamía de gusto con la vista panorámica de aquel edificio, desde donde se podía ver Shit Bay escupiendo abundantes espumas blancas lo que era señal segura de que todavía había buen oleaje.

Roxane estaba en la cocina canturreando como lo hacía la madre de Sebastián cuando se hallaba concentrada con algo entre las manos. Después de unos veinte y cinco minutos sonó el timbre del microondas y Roxane lo llamó al comedor para que se sirva, entonces, Sebastián le preguntó:

El aire acondicionado de aquel departamento funcionaba a toda potencia y el frío que lo envolvía a Sebastián lo hacía combinar en sus pensamientos toda clase de sensaciones que se mezclaban con las pinturas modernas colgadas en la pared, la música de Johnnie Matis, los suculentos y humeantes pedazos de pizza, la belleza extraordinaria de Roxane, que le ponía duro el miembro, la vista panorámica del departamento, la pintura blanca de las paredes con esa mezcla entre rústico y moderno con esas vigas de gruesa madera enlacada pegadas en el techo y que le daban forma a la pequeña chimenea de estilo español.

No hay nada que incite más al sexo que una buena comida y unos cuantos tragos de vino. Entonces Sebastián hizo algo revolucionario: le tomó de la mano a su amiga y se la llevó a los labios. Y ella se lo quedó mirando con una expresión llena de dulzura y dudas en el rostro, como si no supiera cómo satisfacer a su lindo amigo, y después de vacilar un rato, le preguntó:

Cuando Sebastián terminó de comer se fue al baño y se desnudó poco a poco. El frío del aire acondicionado le recogía el escroto y lo desacostumbrado de todo aquello hacía que se moviera en cámara lenta.

Sebastián le empezó a besar en las manos y luego en el cuello y era una delicia sentir, sí, sentir el roce de sus labios en el suave y dulce rostro de la muchacha. Era una experiencia casi mágica besar sus pezones, escuchar sus tímidos quejidosde pronto se levantó de la tapa del servicio con ella envuelta en la cintura y rodeándolo con sus piernas, y se metió a la ducha.

Bajo el agua la penetró varias veces de manera incesante y con mucho amor. Sebastián no paraba de besarle los pequeños pero abultados senos de su amante y ella se desesperaba y gemía cada vez que era penetrada.

Al día siguiente, Sebastián se levantó temprano no de madrugada y acudió a la puerta de su villa donde alguien tocaba suave, pero insistentemente. Cuando Sebastián abrió la puerta se encontró con su viejo amigo don Jaime, que venía para ofrecerle un trabajo como administrador de un viejo edificio, que con el paso del tiempo se había convertido en hotel-en los pisos de arriba y en bodegas en los de abajo-, ya que su anciana madre había fallecido recientemente.

Sebastián lo hizo pasar y mientras don Jaime esperaba en la pequeña salita de la villa salinera, el rubicundo irlandés se terminó de vestir. Luego se fueron a tomar unos capuchinos en un bar restaurant de CASA TOSI, y empezaron a conversar sobre el negocio: todo lo que tenía que hacer Sebastián era cobrar la renta del edificio, entregar un recibo y depositar el dinero en un banco, y anualmente pagar el impuesto al Municipio, eso era todo.

Después de que se tomaron sus capuchinos se fueron a ver el viejo edificio y entraron en el hotel para que la encargada conociera al nuevo cobrador de la renta. Luego Sebastián quedó libre y don Jaime lo dejó en su villa.

Ni bien llegó, el fornido y barrigón muchacho se metió al baño y se duchó, luego se metió dentro de un traje de baño, cogió su tabla Mark Richards, de dos quillas, y sin desayunar, se fue caminando para coger olas en Shit Bay.

Cuando llegó hasta el edificio EL TIBURON se metió al agua y empezó a remar el largo, largo trayecto hasta coronar las peligrosas rocas de Shit Bay. Mientras remaba iba pasando por en medio de asombrados turistas que se estaban bañando satisfactoriamente bajo el fuerte sol de la temporada y volvían sus cabezas para ver a este tipo raro que se dirigía con su tabla hasta la punta más extrema de Salinas, junto a una base militar.

El punto estaba preñado de olas que se paraban hasta alcanzar la altura de dos y tres metros, y por el efecto del viento, se paraban y se cerraban violentamente, y el pobre Sebastián tenía que remar y remar la maldita espuma que lo empujaba peligrosamente contra las rocas, pero este viejo surfer, ya era un veterano de Salinas y sus hombros tenían las credenciales como para resistir el embate de las tandas de barredoras.

Cuando finalmente el rey Neptuno le dio una pequeña tregua, Sebastián logró coronar la punta del point y se quedó ahí, flotando y remando, remando y flotando, y con la mirada en el horizonte en busca de la llegada de las mama rusas.

Su mente estaba completamente concentrada y fija en las diferentes sensaciones y posibilidades estéticas, que el mar le ofrecía. El frío del agua le penetraba hasta los huesos, desde la cintura para bajo y los fuertes rayos del sol lo quemaban desde la cabeza hasta la cintura.

Cuando empezaron a llegar las olas, Sebastián se lanzó en la búsqueda de la más grande de toda la tanda y rebasó las paredes de agua de las dos primeras para encontrarse de frente con una bestial pared de agua, que, en la medida que se iba acercando, se iba enconchando, por lo que el hombre se viró, la empezó a remar y se fue en ella a toda velocidad.

Así se mantuvo hasta que el sol comenzó a declinar y completamente agotado empezó a remar de regreso a la orilla. Todavía había luz cuando pisó arena y sus ojos se alegraron al ver a Roxane, sentada en la arena, envuelta en una toalla y con sus ojos protegidos por unas gafas muy punk, y ella le dijo:

Cuando la linda parejita llegó cerca de la casa de Iván empezaron a oler el tufo de las carnes asadas y ya la oscuridad de la noche empezaba a cerrarse sobre las calles de Salinas. Durante todo el trayecto, Sebastián se cansaba de cargar la tabla y no paraba de pasársela de un brazo al otro, así que se sintió aliviado cuando llegaron al pequeño establecimiento pobremente iluminado con un foquillo y se sentaron.

Sebastián tiritaba de frío que se hacía más molestoso por el pantalón de baño mojado, y Roxy pronto se percató de su malestar y le tendió la toalla para que su hermoso amante cubriera sus poderosos hombros y espaldas con ella y se cubriera un poco del frío de la noche salinera. Ella estaba contenta por ser la segunda vez que le daba de comer a este hombre tan simpático y que la había amado tan dulcemente hasta hacerla estallar varias veces la noche anterior.

Iván prácticamente vivía de las rentas de los alquileres de los cuatro departamentos de su gran villa, pero además para redondear su presupuesto preparaba y vendía tarrinas de comida a los empleados del Mi Comisariato. Con ese dinero tenía que ayudar a su hermano que recientemente había sufrido un derrame cerebral, que le había paralizado todo el lado izquierdo del cuerpo y parte del lado derecho de la cara.

Al principio el pobre muchacho estuvo al borde de la muerte y cuando Sebastián lo fue a visitar, ayudaba a Iván a levantarlo de la cama, para que las enfermeras cambien las sábanas orinadas y lo sentaron en una silla de ruedas muy criolla y lo llevaron a hacer fila para esperar su turno para el baño y mientras tanto Iván le pidió a su amigo que le leyera unos textos de las doctrinas de los Testigos de Jehová. Todo eso había sido muy penoso. Después del baño del enfermo, Sebastián sintió un gran alivio cuando lo sacó a pasear al soleado patio ya que estar en aquel pabellón repleto de enfermos lo deprimía sobremanera, y cuando lo sacó al enfermo al soleado patio, le susurraba al oído a Lalo que silbara para que se recuperara más rápido y que tenga fe y esperanza ya que todo aquello era una maldita pesadilla, pero temporal, un mal sueño y que pronto se recuperaría y se irían a la playa y correrían buenas olas en Canoa.

Todos aquellos recuerdos surcaban la mente de Sebastián mientras comía en silencio al tiempo que asentía sin escuchar verdaderamente a las palabras de Roxi, que le hablaba sobre lo lindo y lo tranquilo que le parecía la vida nocturna de Salinas. Y Sebastián le preguntó cuando su mente aterrizó nuevamente sobre el restaurant:

- Me gusta verte cada vez que salgo del agua, en verdad eres super linda y tu dulzura me marea, es como una droga que siempre me deja insatisfecho. Hoy al verte en la arena cuando salí del agua sentí que el corazón me brincaba en el pecho.

- Pura coincidencia, ya antes había caminado por ahí y me había fijado que en ese lugar se reunían los surfers y me pareció un espectáculo tan bonito como apacible. Verlos bajar las olas es algo tan bonito, que esa mañana fui temprano para verlos y sentirme bien.

Después de una semana Sebastián empezó a preparar maletas para coger la chichera que lo llevaría a Montañita, en la madrugada había recibido una llamada de la constructora para que se trasladase para allá inmediatamente.

Pero nada de eso tenía importancia ahora. Estaban juntos. Desde que él le había ofrecido llevarla a Montaña, Roxane no le había respondido y después de mucho tiempo, él se había enterado de que ella le había solicitado el permiso a sus padres a la hora del almuerzo provocando una escena dramática en la familia, y luego se había empecinado y había llorado y también suplicado hasta que finalmente los padres la dieron por loca y se rindieronla madre le dijo con voz trémula detrás de la puerta de su cuarto que se encontraba cerrada a cal y canto:

El HOTEL MAYFLOWER, quedaba justo a la entrada de Montañita en la primera calle a la derecha. Lo que a Ricky le molestaba era la situación de Roxane, le preocupaba que sea una menor de edad y que Sebastián se la haya raptado. Sebastián tuvo que hablar más de una hora frente a Ricky y soltarle todo el rollo del trabajo con la constructora para tranquilizarlo.

Así que cuando Ricky se quedó tranquilo, Sebastián y su chica se fueron a dar una vuelta por Montañita. Sebastián no venía a Montaña desde hacía veinte años y lo encontró todo cambiadísimo. Cuando se cansaron de dar vueltas se apearon en una pequeña tiendita y almorzaron a las tres de la tarde unas dos latas de sardina con pan y cola negra.

Cuando comenzaron el camino de regreso les dolían las piernas y llegaron muertos al MAYFLOWER a ducharse y a bañarse y finalmente a descansar en una mediana carpita que Ricky les había alquilado en el tercer piso.

Sebastián se quedó profundamente dormido y se despertó a eso de la media noche y descubrió a Erica sentada en el malecón, sola y con la mochila a un costado mirando el maravilloso atardecer. Sebastián tomó nota del asunto:

Entre las nubes hay un hueco incandescente que brilla, sí, sí, sí, brilla con la fuerza de un Dios libertino y decadente del Olimpo, es el mismo Zeus que se apaga para siempre tras las cimas de la isla de Creta.

Sebastián le preguntó a Erica si tenía donde hospedarse y ella le dijo que estaba esperando a un amigo y no volvió a tomar más asunto y se dedicó a vigilar las varillas de hierro y los sacos de cemento que llegaban de la bodega a la construcción.

A la hora del almuerzo, Sebastián sabía que Erica iba a estar perdida por ahí sin un lugar donde descansar así que salió a buscarla y la encontró sentada media dormida e incómoda y la despertó suavemente y se la llevó al MAYFLOWER, y le pagó a Pati para que le alquilara una carpa y descansara.

Cuando llegaron las seis de la tarde, Sebastián se sentía molido, no había un solo ganglio en el cuerpo que no le doliera y se fue al Mayflower. Roxy estaba en la cocina, pero Sebastián se fue directo a su carpa. Subió aquellos anchos peldaños de madera como si fuera un cadáver y cuando se metió en la carpa tuvo que hacer un verdadero esfuerzo para sacarse la ropa, envolverse en una toalla y salir para meterse en el baño. Se encontraba en la segunda enjabonada cuando Erica entró en el baño y se le metió en la ducha. Antes haló la válvula para que se vaya la mierda que Sebastián recién había evacuado y su cuerpo se le enroscó como una gigantesca serpiente pitón en el fornido cuerpo de su benefactor, su cuerpo del color de la oliva estaba ardiendo en fiebre y le preguntó a su futuro amante:

Cuando Erica se salió del baño, Sebastián se sintió más tranquilo y el corazón dejó de latirle con fuerza. Cuando terminó de bañarse se secó como pudo y se envolvió en una toalla y se metió en su carpa sin antes percatarse de que en la carpa de Erica había una débil luz encendida, seguramente estuviera leyendo un libro.

Cuando se despertó, encontró el cuerpo de Roxy a su lado y estaba inerte, así que se vistió muy despacio dentro de la carpa para no despertar a su amada, se colocó su hawaiana, se enfundó en su blue jean y se metió en sus nikes y se fue a la planta baja para comer algo porque se encontraba hambriento. Cuando llegó a la cocina, se encontró con una linda rubia que se hallaba calentando su comida, la comida que Roxy le había dejado sobre la estufa

- Me temo que sí, pero si no te incomoda la podemos compartir, desde que estoy viviendo en Montaña he experimentado dos fenómenos fisiológicos interesantes: no siento sed y me lleno el estómago fácilmente.

Pronto la cocina hippie del Mayflower se inundó, brevemente, del humo acre de la weed de Pierina y Sebastián supo de nuevo lo que es la felicidad al satisfacer dos necesidades muy arraigadas en su persona el hambre y la soledad.

Cuando terminaron de comer, Pierina se sintió muy excitada, era como si entre sus piernas tuviera un jodido yogurt y muy disimuladamente le preguntó a su nuevo amigo si aquel cuarto de enfrente estaba vacío. Sebastián pensó que la chica lo quería alquilar y para hacerle un favor a su amigo Ricky, se lo enseñó, ya que estaba desocupado y en la puerta colgaba el candado con la llave.

Cuando entraron Pierina se colocó justo detrás de su nuevo amigo y mientras él le enseñaba el cuarto que poseía un olor rancio por la humedad, ella se le acercó mucho por detrás hasta colocar su sexo sobre las nalgas de él y luego aspiró el delicioso perfume parisino que fluía detrás de las orejas de Sebastián.

Definitivamente Pierina era una wild cherry y rápidamente se sacó la ropa y se le montó encima al pobre viejo y gordo Sebastián. El peso de su cuerpo y la excitación lo iba volviendo loco y él empezó a succionarle sus pequeños globitos con tanta desesperación que ella empezó a jadear.

Al día siguiente Sebastián se despertó con todo el cuerpo molido, miró por la ventana del cuarto y eran las seis de la mañana y no había regresado a la carpa con Roxy. Repámpanos! Rápidamente subió las escaleras y se metió en el baño y se restregó con abundante espuma de jabón, y se volvió a enfundar en la misma ropa y fue directo a la carpa, donde Roxy seguía dormida.

Aquel día de trabajo fue un infierno ya que Sebastián tenía que registrar todo el material que salía de bodega y el HOTEL estaba en tal posición que tenía que hacerse ocho para recibir los materiales que le llegaban por dos distintas calles. Luego se dio cuenta de que la libreta que había llevado estaba a punto de acabarse y se fue caminando tranquilamente a la tienda de don Emilio para comprar otra. Cuando llegó lo atendió muy amablemente la señora y le ofreció una libretita con un TIKO TIKO en la portada y Sebastián le dijo entre dientes:

Con tanto ajetreo, Sebastián se había olvidado por completo de que era su cumpleaños. Roxy, Erica y Pierina estaban completamente borrachas de dulce vino y los otros dos vecinos estaban saturados de yerba.

A estas alturas, en un tercer piso, en Montañita!, Sebastián se rindió, simplemente aceptó un porro que le brindaba uno de los vecinos, amigo de Erica y Pierina y que todos lo apodaban:PUEDE SER y empezó a fumar, aunque ya nada valía la pena mantener en secreto, le agradecía a Erica, que un poco más sensata, no le haya contado también a Roxy el pequeño asunto que tuvieron en el baño, cuando él se resistió a se violado después del trabajo. Luego se le vino a la mente de Sebastián este triste pensamiento:

La dificultad para tener una feliz y saludable relación sexual con una amante, radica en el problema de querer mantener todo bajo secreto. Sin el secreto la relación se interrumpe y ya no hay una amante sino más bien un escándalo, pero con el secreto las cosas no son psicológicamente tan fáciles, tampoco, porque el secreto mata y destruye la psiquis de las personas.

Luego apareció con los ojos rojos y desenfocados, entre una nube de yerba el vecino al que todos apodaban EL ANTROPOLOGO, poseedor de un degree de la universidad de Huntington. Su porte lo utilizaba para andar de un lado para el otro y después de unos cuantos pipazos ya se creía Leonardo Di Caprio en una fantasía fílmica de hashís. Se encaramaba en una saliente del techo del hotel de Ricky y le provocaba angustias a Erica, que le decía con su vocecita:

Entonces Sebastián dejó su jodido casco dentro de la carpa y cogió, el jabón, la pasta de dientes y la toalla y cruzó hacia el baño. Cuando estuvo adentro se desnudó y se sentó en la taza para pegar su habitual cague y luego se metió en la ducha para limpiarse y purificarse el cuerpo de todas las cochinas toxinas que había expulsado su organismo con la transpiración.

Unas veces Sebastián sentía preferencia por las nalgas de Roxana y en otras ocasiones por las de Pierina, para Sebastián era un gusto verlas semidesnudas cogiendo el sol matutino de la playa con sus cabellos forrados por pañuelos, sus tangas metiéndoseles entre los glúteos y oliendo el perfume de sus bloqueadores solares que se untaban generosa y seximente sobre sus blancas pieles.

Sebastián sentía un profundo amor por Roxane, aquel amor era bellamente correspondido con ternura, toda la ternura del mundo, pero el amor de Pierina era salvaje y exuberante, loca, loca, loca de atar y cuando Sebastián se apoyaba en ella, sentía que se le salían todos los tornillos de la cabeza y quedaba majareta. Menudo problema!, su corazón estaba dividido, su corazón!, este órgano de Sebastián era tan grande que ahora estaba dividido por el amor de dos mujeres, que sentían verdadero frenesí cuando se acostaban con él, por lo que Sebastián decidió irse a vivir a la carpa de Pierina durante una semana y en la siguiente con Roxane.

Algunas veces esta situación le hacía mal a Roxane y borracha le reprochaba, que no se decidiera y en otras ocasiones disfrutaba de esta poligamia porque adoraba a Pierina y porque ella la hacía partícipe de todas sus locuras. Las dos en general se habían dado a fumar demasiada yerba para el gusto de Sebastián.

Entre las dos experimentaban con Sebastián con el sexo imaginativo de tal manera que cuando Sebastián la montaba a Pierina ella le hablaba de los atributos sexuales de Roxi y lo inducía a terminar dentro de ella pensando en Roxi y lo mismo hacía Roxi al inducirlo a Sebastián a terminar dentro de ella pensando en Pierina. Hasta que en una ocasión, Sebastián cayó en la cuenta de todo el asunto y les dijo a las dos:

En cambio él como todo buen patriarca a veces salía solo en los fines de semana con una botella de whisky en la mano y se sentaba en la esquina de la obra en construcción y disfrutaba de aquellas mañanas con fuerte frío y garúa mientras las olas de la punta se paraban detrás de la roca.

Una noche Sebastián se levantó del lecho, se vistió y se fue a caminar al HOLA OLA y se encontró con una Lucky GIRL y como ya se habían visto en el trabajo, porque ella le había pedido que le regale unas cañas a lo que él se había opuesto a regañadientes, incluso, se tomó la molestia de explicarle el motivo, aquella noche ella le restregaba en el rostro el haberle negado unos miserables pedazos de caña, pero él le decía que no tenía ningún poder como ella afirmaba para darle las cañitas que si por él hubiera sido le regalaba todo el jodido edificio. Pero Lucky Girl insistía

Cuando se desnudaron ella se sintió libre de mover las caderas, sensual y provocativamente, frente a él y de caminarle desnuda por entre sus narices y hacerle la paja a su nuevo amante. Luego interrumpía la paja para chuparle las bolas y el pene y de pasada le lamía el ano.

Aquella noche Lucky Ladie se sentía solitaria y le conversaba a Sebastián sobre su madre y la relación extraña que tenían y que había culminado con una entrega de dinero por correo para que ella parara un pequeño negocio, y luego la conversación saltó sobre su último amante que la dejó botada después de seis años de relaciones ininterrumpidas.

Su situación psicológica era de penumbra porque le contaba a Sebastián una serie de cosas y le daba a entender que era una hooker, pero luego lo negaba enfáticamente. Sus pensamientos eran confusos, y Sebastián no alcanzaba a comprender lo que ella quería, quería sexo pero luego se desanimaba?, quería conversar, pero luego, se quedaba callada esperando una respuesta a una pregunta ya hecha?

- Creo que tenemos que hablar de este asunto otro día!, ahora estoy borracho!- y Sebastián se levantó a regañadientes de la cama calientita por el calor de su amante y en medio del tremendo frío de las madrugadas de Montaña, se empezó a vestir-.

- Sólo uno que siempre coges cuando está o muy cansado o muy estresado- le respondió Sebastián y le dio un beso en la frente, y se metió en el bañoy sintió que Erica estuvo a punto de seguirlo, hasta pudo oír su suspiro que a Sebastián le destrozó el corazón-.

Todas las mañanas Sebastián aprovechaba la hora del almuerzo para disfrutar del show de los locales que se metían a correr el beach break y entre ellos había un niño de diez años,aquello asombró sobremanera a Sebastián!, y decidió alquilar todos los días una tabla para meterse al agua durante el lunch, para ponerse a remar y hacer un poco de ejercicio.

De pronto sus pensamientos se interrumpieron cuando frente a su rostro apareció una linda danesita con una canasta repleta de trufas con avena, manjar y maní sobre el chocolate, adornadas con una flor roja, y Sebastián le compró tres a cincuenta centavos cada una. Muchas veces llegaban a la construcción, gringas vendiendo galletas tortitas, empanadas, y Sebastián las hacía subir al incipiente edificio a ofrecer sus deliciosas variedades gastronómicas a los empleados para que le hagan el gasto. Muchas de ellas lucían como tocados grandes y voluptuosas trenzas y muchas veces estaban descalzas.

Cuando terminó la agotadora jornada de trabajo y Sebastián regresó a la tercera planta del Mayflower, se encontró con la gratísima sorpresa de ver acostada en una hamaca roja a su amiguita de Salinas, la SHANGAI girl, vistiendo un straple púrpura, y una faldita blue jean, que le quedaba super ajustada, y le dejaba adivinar al espectador, sus hermosas y fornidas piernas.

- Yo te lo guardo- le contestó Cristina con su adorable rostro de muñequita de porcelana china-. Y de inmediato siguió ahí acostada conversando con Roxy y Pierina sobre sus asuntos femeninos, que Sebastián no alcanzó a comprender porque llevaba la cabeza completamente saturada de sol. Aquel día el sol había pegado tan fuerte que la crema LUBRIDERM, que Sebastián utilizaba fue insuficiente y tuvo que comprar un bloqueador de sol para protegerse la piel del rostro.

El vecino ANTROPOLOGO recién había llegado del valle de los Chillos y había recogido de entre la mierda seca de las vacas unos hongos alucinógenos que los estaba ofreciendo a todo el mundo como si fuese la experiencia intelectual más grande del mundo.

De pronto llegó a la puerta de la carpa de Sebastián el dulce perfume de Cristina y le ofreció compartir su batecito. Sebastián le pegó dos fuertes toques y sintió que los músculos del cuello se le relajaban y cuando sus ojos se enfocaron bien pudo ver en el rostro de la SHANGAI GIRL una expresión de ansiedad, como si ella quisiera decirle algo, algún secreto que tuviera escondido en el fondo de su corazón. Y lo que pasaba es que Cristina, Roxana y Pierina habían apostado contra Erica que Cristina lograba seducir a Sebastián y meterse en la cama con él, pero las cosas no se iban a dar así nunca porque había demasiada gente en la tercera planta del Mayflower, y Sebastián en cuestiones de sexo no le gustaba dar espectáculos.

Cuando llegaron ahí estaba la señora Elena cocinando un delicioso seco de carne y más allá su esposo, Pocho, sentado leyendo el periódico y cuando Sebastián pidió los dos secos de carne, la señora Elena mandó a don Ignacio para que vaya adonde don Emilio a ver dos botellas de cola negra bien heladas.

Ella le narró la historia que uno de sus antepasados le había contado: un pescador había encontrado en una de las rocas de la punta donde todavía se acostumbra sacar pulpos, una pequeña imagen del Santo, que en un principio no había reconocido y al llegar a casa lo guardó en un gran baúl, pero más adelante lo llevó a empeñar a una casa donde vendían licores, para poder pegarse unos tragos, pero al Santo no le gustó aquel ambiente, y de manera milagrosa regresó la efigie al baúl, y desde ahí golpeaba, y cuando el pescador empezó a escuchar aquellos golpes se intrigó y cuando abrió la maleta y encontró la imagen del Santo, se quedó completamente asombrado y todavía un poco incrédulo por el misterio divino de aquel milagro.

Ella sentía frío y Sebastián la abrazó para transmitirle su calor, entonces, ella le propuso no regresar al Mayflower todavía sino que se metieran en otro hotel acompañados de unas botellas de cerveza.

Junto en el malecón había un hotel, el Montañita, donde la pareja se refugió del frío de la noche y de la garúa y alquilaron una habitación con parlantes para escuchar la música de fondo que ponía el disck jockey del bar del hotel.

Sebastián se metió en el baño y roleó y encendió un porro y Cristina se le unió, sentándose en la tapa del servicio, para fumar con él. Le dio varias caladas al cigarro y se fue a la habitación donde se desnudó y se metió en la cama para luego de estirarse y frotar las piernas con el rico frío de las sábanas, proceder a acostarse boca abajo dejando a la vista de Sebastián su enorme y reluciente culo blanco, bien brotado.

Sebastián le dio los últimos toques al bate y también se quitó la ropa y se acostó junto a su amiga y se tapó hasta los hombros con la colcha, pero con la mano izquierda empezó a sobar los preciosos glúteos de Cristina, y ella volteó el rostro para contemplarlo con ojos soñolientos. Luego de un rato le preguntó un poco enigmática:

Sebastián le acercó los labios a la frente y le depositó un beso y procedió a acostarse encima del esbelto cuerpo de aquella jovencita y Sebastián descubrió que se sentía muy suave y bien estar encima de ella. De aquel cuerpecito atlético se desprendían olorosas fragancias dulces y enigmáticas como el misterioso chocho de una virgen. Entonces Cristina le susurró con el rostro escondido entre el antebrazo derecho:

Sebastián la volteo a su amiga y sus ojos se quedaron frente a los de ella y no pudo contener una irresistible necesidad de besarle todo el rostro sin dejar ni un solo pequeño espacio que no tocaran sus labios. Así era Sebastián, un tipo que en su interior, desbordaba de ternura, para él joder sin sentimiento era imposible y casi antinatural.

Cristina todavía sin ser penetrada tenía las entrepiernas húmedas por el deseo y su vientre estaba hinchado por la intensidad del deseo. Sentía unos ardores en todo el cuerpo que eran verdaderamente inaguantables.

Sebastián no paraba de cocinar aquella pasión a fuego lento, besándole interminablemente, en el cuello, succionándole los pezones y lamiéndole las axilas. Todo aquello la hacía desesperar aún más a Cristina, hasta que sin poder aguantar más lo empujó y lo volteo y se subió encima de él u se ensartó la tiesa varilla dentro de su chochito y empezó a menearse hasta que su pequeña vaginita se pudo mantecosa como el contenido de una botellita de yogurt y ella sintió que las fuerzas del cuerpo se le iban en la medida en que experimentaba una serie de orgasmos.

De inmediato se metió en el baño y se enjabonó abundantemente para ir al trabajo. Ni bien llegó a la construcción del hotel, se encontró con una loca alucinada, que se hallaba en cuclillas, escondiéndose de quien sabe qué enemigo imaginario y con una biela en la mano. Hablaba toda loca una serie de incoherencias y lo empezó a involucrar a Sebastián en un asunto dudoso, más bien era un escándalo homosexual, y Sebastián, estaba cansado y no tenía ni tiempo ni paciencia para soportar toda aquella mierda, los trabajadores no tardarían en llegar, así que lo cortó y le dijo en tono enérgico que no tenía tiempo para toda esa mierda y le decía al gay:

Luego el alucinado parpadeó y como que se hizo la luz en su pequeño cerebro, comprendió, y se puso más histérica y empezó a correr de un lado para el otro como una estrella de mar rosa completamente fuera de control.

El día transcurría muy lentamente, la garúa no amainaba y en medio de ese frío unos alemanes, que aparentemente, recién habían salido de una fiesta tan borrachos como amanecidos, estaban bañándose en la orilla con aquella agua helada de la madrugada.

Cuando llegó la hora del almuerzo, Sebastián se fue caminando a la bodega para encontrarse con Duval y salir a almorzar juntos. Desde que había llegado a Montañita había tenido tanto sexo que empezaba a tener miedo a las mujeres. Su escroto estaba seco sin ni una sola gota de semen.

Después de comer, Duval lo llevó a Sebastián a conocer el santuario de la virgen, que se hallaba encima de la montaña y metido en una cripta. Para entrar tuvieron que sacarse los zapatos y se sentaron y se quedaron ahí, una hora completa contemplando a la imagen de la virgen que había llorado y cuyas manchas de sangre en los ojos todavía se podía apreciar.

* No quiero ser el mejor director técnico del fútbol, detesto el fútbol, soy enemigo acérrimo del fútbol, dejen de joder con el fútbol y no me confundan ni me hagan perder el tiempo con huevadas...

* Definitivamente el tamaño y la forma del culo de una mujer dice mucho, muchísimo de esa persona y no se trata de querer emular, infructuosamente, algún tipo de filosofía de tocador de Sade, pero las señales del cuerpo están ahí, es algo que las personas cultas no pueden dejar de advertir...

* Definitivamente me quieren volver loca de nuevo. La derecha corrupta, por la fuerza de la economía, me quiere meter en el laberinto que no va a ninguna parte de la izquierda demencial para enriquecerme, pescarme in fraganti y deportarme a una prisión en el extranjero, cómo demonios voy a librarme de toda esta caterva de hijoputas y vivir mi vida en forma independiente?

* Reflexionando bien sobre este asunto, lo que hace bella a las mujeres embarazadas es el crecimiento anormal de los pechos y, lógicamente, el abultamiento en el vientre. Estos razgos son los que despiertan salvajemente el apetito sexual en los hombres, aunque muchos de ellos, no lo quieran reconocer fácilmente, al igual que sus institntos pedófilos, y todo por temor a la censura y la reprobación social...

El señor Aghios, un hombre de edad avanzada, esclavo complaciente de las tradiciones y de la vida hogareña, siente vibrar de emoción su frágil corazón las pocas veces que el destino le abre la puerta de su jaula, cuyos barrotes lo componen el amor, el afecto y la consideración hacia su amable y venerada esposa y su raro hijo poseedor de un talento plástico incomprensible para su anciano padre.

En el trayecto el profesor Italo Svevo (1861-1928) nos mostrará con esa vocación literaria tan recargada de autoanálisis cómo a través del cotidiano y penoso ejercicio literario se puede llegar a entender tan bien el mundo de preocupaciones de los viejos, que siempre gira en torno a la soledad del hombre moderno y a la más completa, absoluta, desoladora y también cómica debilidad para poder concretar con éxito los más mínimos proyectos al punto de vivir siempre resignándose con alcanzar sólo pequeñas y aisladas victorias pírricas.

Durante su vida el trabajo literario de Svevo, siempre fue silenciado por la crítica, tal vez, por considerarla escandalosa o políticamente inapropiada y aunque recibió el espaldarazo del gigante de las letras, James Joyce, en ese entonces, profesor de inglés en la Academia Berlits de Triste, y que contribuyó a su difusión fuera de Italia, fue ya después de su trágica muerte en un accidente de tránsito en Motta di Lienza, Treviso el 12 de septiembre de 1928 cuando sus obras alcanzarían el pleno reconocimiento hasta llegar incluso a considerarlo el mejor escritor de Italia.

* Cuando vas a escribir un libro, una novela, específicamente, y los recursos de la imaginación están parcialmente agotados, tienes que poner mucha atención a las reacciones y a las palabras de las personas que entrevistas para conseguir material o fondos literarios...tienes que hacer toda clase preguntas provocativas y revolucionarias, que desafíen la cordura para estudiar las reacciones que acompañan las respuestas

* La identidad nacional no debe ser recuperada sino extraviada porque mirándolo bien, a dónde nos ha conducido?, qué es lo que le ha ofrecido al desarrollo intelectual y a las expectativas económicas de los países de poco peso específico en el teatro de las naciones del mundo? la respuesta es nada, sólo pobreza, miseria, marginalidad, tiranía, genocidio y migración, por lo tanto es el salir de la cueva de Platón y fundirse en las múltiples corrientes culturales de todo el mundo lo que le da una mejor comprensión y perspectiva al hombre sobre todas las cosas que lo rodean hasta llegar al fin último, la meta primigenia de todo hombre culto: comprender el sentido de la vida...

*El problema principal estriba en que el criterio mayoritario y contundente es el no considerar como observaciones científicas el raro, pero, curiosamente acertado punto de vista de un empírico u hombre hecho por sí mismo, un autodidacta!, lo que implica que su economía política es considerada no como una ciencia sino como locomía!, de esa manera no se puede llegar a ningún lado...

Era la primera vez que Johnnie Pick Up viajaría fuera del país. De la mano de Tommy Robin, se subiría a un avión y volaría a Kansas. Aquel avión era un aparato metálico enorme, podría elevarse por los cielos sin partirse en dos?, lo llevaría sano y salvo a Kansas a él? Los motores eran unas potentes turbinas, que empujaron a la aeronave a gran velocidad por la pista hasta que, finalmente, se elevaron y Pick Up disfrutó de un suculento desayuno por cortesía de Lufhtansa: langosta regada con abundante vino blanco alemán. Una azafata patucha y rubia se le fue de bola, y no dejaba de atender los más mínimos requerimientos de Pick Up. Tommy Robin se dio cuenta del asunto, pero le dijo a su compañero que se quedara quieto porque podía ser un agente encubierto, que terminaría enredándolo en un mal asunto y sacándole información. Pick Up se relamía con aquella rubia tan apetitosa, de trasero descomunal que se mostraba tan complaciente. Estuvo a punto de desobedecer a Robin y llevarse a aquella azafata al baño y montarla de pie hasta acabar, pero una orden era una orden. Prefirió dormir y recordar su ingreso en la familia.

Johnnie había sido ingresado a la familia de los Miraglia en una ceremonia nocturna en la penitenciaría del litoral, mientras Antonio estaba interno. Había sido una noche especial para Johnnie. Le habían hecho sostener una pistola de esperma y un cuchillo de cocina y le habían pinchado el dedo con el que jalaba del gatillo, luego frotaron con su sangre vermellón la imagen de un Santo-de Vicente Ferrer-, y luego le prendieron fuego a aquella imagen ensangrentada, mientras Pick Up, sostenía en sus manos el papel, que ardía hasta consumirse completamente. Al mismo tiempo Antonio Miraglia, le decía:

Como nuevo soldado de la banda de Robin, Pick Up tendría que recibir una encomienda del famoso Nick Civella, que se hallaba interno, desahuciado y moribundo en una prisión militar en Estados Unidos.

Pick Up había cumplido los treinta años y ya no tenía físico para seguir peleando boxeo patada y seguir ganando dinero para la familia Leone Miraglia. Esto fue algo que tuvo que comunicárselo a Paul Ditto y a José Leone a su debido tiempo. Pick Up se quedaba sin oxígeno y ya no duraba los tres rounds. Su cuerpo había envejecido, había aumentado súbitamente de peso. Mary Jo, le decía que estaba estrenando decadencia y se reía con esa sonrisita burlona de las mujeres asiáticas, mientras movía coquetonamente el culo cuando caminaba desnuda y en tacones por el departamento.

Paul Ditto y José Leone habrían podido negarse a dejarlo salir a Pick Up y tenerlo como carne molida hasta que se muera, pero Pick Up era querido por ser un buen muchacho, disciplinado, amigo íntimo de Tommy Robin y querido por el jefe Accardo. Así que cuando Pick Up les dijo que tenía que decirles algo serio y cuando les comenzó a hablar sobre el retiro y todas las circunstancias, en especial que quería retirarse invicto, ellos lo llevaron al hipódromo de Santa Cecilia y apostaron a los caballos, comieron tallarines, con albóndigas, hongos, salsa de tomate y hierbita y le dijeron que no había ningún problema con el retiro. Johnnie los había hecho super millonarios con sus victorias consecutivas y le dijeron que aquel asunto tendrían que comunicárselos a los demás jefes. Entonces fue cuando Nick les dijo que lo llevaran a Kansas para darle de herencia aquel viejo hotel BERLIN.

Mary Jo también le había dado un hijo, que era una mezcla de sangre irlandesa y china. A Johnnie le preocupaba su hijo. Era tan delgado, los huesos de la cadera le sobresalían y era un místico a la hora de la comida, alimento que tan duro le costaba a su padre comprarlo. Era tan delgado, que era un recuerdo para Johnnie de su propia infancia, Pick Up, contraponía a sus angustias, el recuerdo de su propia anatomía cuando era un joven. Él también era sumamente delgado, y no le gustaba tomar sopa cuando hacía demasiado calor. Su abuelo paterno siempre lo incordiaba por este asunto de la comida y la inapetencia. En una ocasión su abuelo había salido de caza con su escopeta de chimenea y había traído para el almuerzo unas palomas tierreras, que la abuela de Johnnie había preparado. Aquel plato de consomé, parecía contener en su interior a dos murciélagos negros, flotando, y Pick Up no quiso saber nada de comer aquello. Su abuelo se ponía furioso, pero al final cedía, ya que Johnnie no era su hijo y no lo podía azotar con la correa.

Cuando tenía tiempo, Johnnie introducía a su hijo en el arte del Tai box, trataba de transmitirle el único conocimiento puro y verdadero, que a él lo había convertido en un campeón. Su hijo daba muestras de no tener voluntad para hacer nada. Y Johnnie trataba de infundirle la llama de la pasión irlandesa, la fuerza en la determinación para luchar por las cosas importantes y verdaderas de la vida. Su hijo tenía la manía de reírse, soltaba una estúpida risita en los momentos en que Pick Up creía que las cosas iban en serio. Pero Johnnie se cuidaba de no reprocharle con mucha fuerza aquel defecto a su hijo. No quería herir su orgullo. Todos los seres humanos lo tenemos y muchas de nuestras nefastas decisiones se deben a que el orgullo nubla nuestras mentes. Pero las decisiones que nos llevan a la gloria también provienen de un orgullo sano, de una autoestima real y pragmática. Su hijo tenía mucha fuerza en las piernas a la hora del combate, pero sus golpes de puño eran verdaderamente débiles, así que su padre decidió ejecutar una estrategia que compense aquel defecto. Había tanto que hacer en un terreno tan adverso y tan poco tiempo. En la vida el tiempo y el esfuerzo nunca van de la mano. Todo tipo de fuerza que impulsa una acción termina por agotarse, como la vida misma, y la determinación en una persona anciana, acabada y cansada de vivir.

Otra de las cosas que Pick Up quería transmitir a su hijo era el amor por la filosofía. Pero comprendía que a los catorce años es muy difícil entender a Raymond Aron o a David Hume. Entonces optaba por comprarle libros de judo y un tipo de literatura un poco más digerible para su edad. Pero los libros y el conocimiento no despertaban ningún interés en Danni. Pasaba su tiempo absorbido por el Game Boy y de ese tipo de tecnología que lo proveía de un tipo de música que cuyo mensaje más representativo era la confrontación entre dos civilizaciones o bandos enemigos. Ese era el tipo de música que escuchaba a la hora de bañarse, y cómo se bañaba!, duraba tanto tiempo en la ducha, que Johnnie a veces le preguntaba con un poco de exasperación por las veces que se enjabonaba para tener que demorarse tanto en la ducha por un simple baño.

Tal vez el problema era que su hijo era demasiado bueno. Los dioses se llevan a los niños santos. Esa era para Johnnie la explicación más plausible de que a temprana edad a su hijo le haya atacado un maldita fiebre reumática y posteriormente un hepatitis leve para luego ser seguida de una lesión fuerte en uno de sus tobillos y para rematar una arenilla en los riñones y barro en la vesícula. Los dioses se llevan a los niños santos. Pick Up creía que era nefasto ser extremadamente bueno. Pero él amaba locamente a su hijo. Nunca lo abandonaría de la misma forma que su padre nunca lo abandonó hasta que la muerte los separó. A veces le daba la impresión de que su hijo lo subestimaba. Esto fue cuando en una ocasión el chico le preguntó:

Ese tipo de pregunta sólo se lo hace a alguien a quien no se lo tiene como un tipo listo. A alguien de quien no se espera muchos resultados de sus facultades intelectuales. Tal vez su hijo pensaba que su padre era un insuficiente mental, un tipo bruto pero de noble corazón?

Johnnie tenía una contradicción, una paradoja en este caso de su vida. Una gran parte del tiempo pasaba tratando de persuadir a su hijo para que ingrese en el mundo de la inteligencia a través del amor por la lectura y el conocimiento y el chico respondía sin interés y nunca cumplía su palabra de leer el libro que su padre le traía. Pero por otro lado su hijo lo tenía a su padre por un tipo poco listo, un desinformado, un tipo que carece de posibilidades intelectuales. En una ocasión surgió entre él y un compañero del colegio un problema de física en una materia tratada en inglés y fue el compañero del colegio quien tuvo más fe en que aquel problema podría ser resuelto por el padre de Danni, que su propio hijo. Ellos no encontraban en el libro de texto en inglés un cambio físico. Y Pick Up, después de meditar un poco sobre el asunto les dio la respuesta al decirles que cuando el sol moría en una galaxia lejana, aquel fenómeno físico daba paso a otro llamado agujero negro. Pick Up pudo ver en el rostro de su hijo la expresión, aquella expresión que combinaba sorpresa e incredulidad.

Durante el trayecto, Pick Up recordaba sus tristes inicios como vendedor de hamburguesas y hot dogs, sus combates en el cuadrilátero donde demostraba una mezcla de corazón frío y el terror de la ira del Dios del Antiguo Testamento.

Cuando llegaron, un taxi con los hombres de la familia Civella, los estaba esperando- los hermanos Albert y Moe Domeniccos-, y los condujeron directamente a la prisión militar de Leavenworth. Era día de visita. Toda clase de gente rara se veía por ahí: la mayor parte estaba compuesto de madres negras y enamoradas abandonadas que iban de visita. Todo se había programado para que coincida perfectamente.

Cuando Johnnie estuvo frente al viejo, ojeroso y demacrado Nick, éste se encontraba en el pabellón de enfermería, se arregló los lentes con manos temblorosas, le tendió la mano sudada y Pick Up se la besó como lo haría con un querido familiar suyo. Éste le dijo que todo su esfuerzo, durante sus locos años como pugilista marcial, siempre invicto, había sido tomado en cuenta y que de regreso a la península, él heredaría de por vida, la administración de un hotel, el hotel BERLIN. El gran rey de Kansas pronto moriría por deficiencias generales en todo el cuerpo, ocasionadas por un largo padecimiento de diabetes, así que se despidió de Pick Up, cuatro días después regresaba a Springfield para continuar su tratamiento y finalmente fue trasladado al Menorah Medical Center donde falleció.

Cuando llegaron a la península, los estaba esperando un taxi con Tony Luca y Pepo Quintana y fueron directamente a ver el hotel que Pick Up había heredado. Cruzaron el desierto, iluminado mágicamente por las luces de Salinas y finalmente llegaron a un edificio, que se confundía completamente con las demás construcciones, la entrada pasaba totalmente desapercibida debajo de un gran neón: bajo del edificio funcionaba el Casino Lido. En una esquina del edificio se hallaba una pequeña puerta roja por la que se ingresaba, luego se subía por unos peldaños cubiertos por una desgastada alfombra roja. Aquel edificio daba señas de haber sido, en otros tiempos, la sede de innumerables eventos de gran importancia: presentaciones de artistas, convenciones de vendedores y empresarios, desfiles de modelos TOP y presentaciones en sociedad de quinceañeras. El dueño había muerto de cirrosis hepática y su esposa de cáncer cervical uterino, también. Un bello adolescente llamado Oscarín cuidaba temporalmente de los asuntos del hotel, y tenía la orden de indicarle a Pick Up, cómo funcionaba todo, entregar las llaves y hacerse a un lado. Todo fue cumplido perfectamente. Junto a la oficina de recepción había un cuarto pequeño con baño, a un lado había una pequeña cocineta eléctrica, una hamaca que olía a pezuña, una pequeña refrigeradora y una cama de cemento pegada a la pared, sobre la cual cabalgaba un colchón y una mísera sábana.

El ambiente de humedad en aquel cuarto de la recepción en ocasiones alcanzaba los niveles de lo insoportable. La sábana se empapaba de sudor y Pick Up creía que se estaba pudriendo en vida en aquel cuarto. La primera noche lo despertó un golpeteo en la oscuridad y cuando encendió las luces se percató que había entrado un murciélago gigantesco-casi un vampiro-, a la habitación, las siguientes noches se dio cuenta que todo el cuarto se empezaba a llenar de hormigas negras, de manera inexplicable, porque él no comía en aquel cuarto; cuando llegó la temporada de lluvias los mosquitos se lo llevaban en peso, eran tantos, que cuando Pick Up los empezó a matar, pronto todas las paredes del cuarto se llenaron de manchas de sangre de los mosquitos reventados, aquel espectáculo macabro daba la impresión de que las paredes estaban tapizadas de sangre. En el baño se empezaba a acumular una capa de cebo, seguramente, de la piel muerta que se le desprendía al bañarse, pero como no tenía a nadie que le haga la limpieza, aquella capa de cebo fue creciendo en espesor cada vez más y más, hasta llegar al grosor de dos pulgadas. De pronto cogió una neumonía por bañarse con agua helada y fumar tantos cigarrillos y escupía esputos llenos de pus que salía de sus pulmones, pero nunca le dio fiebre y la enfermedad al no ser alimentada con más cigarrillos y al ser tratada con la ingesta de asquerosos vasos de Noni, desapareció, de la misma manera como vino, pero no sin antes provocarle a Johnnie una tembladera del hijueputa. Fue la primera noche en la que se mandó aquellos tres vasos y cuando se iba a acostar empezó aquella tembladera sin fiebre, que le estremecía todo el cuerpo con un frío de muerte. Rápido se cubrió con la colcha y se quedó quieto esperando a que aquel frío desapareciera al tiempo que desaparecía milagrosamente la pus de sus pulmones infectos. Aquellos jugos de Noni tenían el poder curativo para cicatrizar sus pulmones corruptos, pero aquel brebaje apestaba a diablos. Era como si le hubieran lavado las patas a un mendigo y hubieran hecho esencia.

La televisión era su única herramienta contra la desesperación y la locura. A veces se reía a carcajadas con las locuras de John Denver en la película OH, GOD, cuando interpretaba a Jerry Landers, un empleado de un supermercado de un pequeño pueblo donde nadie hace nada fuera de lugar, loco, o desacostumbrado, a quien se le presenta, Dios, interpretado por el comediante George Burns. Burns lo somete a Denver a una dura prueba, cuando lo convierte en una especie de portavoz, un testigo, un misionero, en definitiva, una labor que Denver no quería ni había buscado, y que lo pone a él y a su reputación, bajo el fuego del escepticismo de una serie de representantes de diferentes confesiones. Cuando terminó la película Pick Up recordó un pensamiento de W. H . Auden que decía: todos jugamos un papel cómico en la vida, aunque la vida no sea cómica ni tampoco un juego. Aquel pensamiento lo había leído en su poema UN VIAJE.

Recientemente ha muerto uno de los intelectuales más influyentes de Estados Unidos. Pero pocas personas identificarían su nombre. Frank Knight fue profesor de economía en la Universidad de Chicago durante medio siglo. No se jubiló; en el momento de su muerte, con ochenta y tantos años, su pluma estilográfica aún estaba cargada. Knight fue el fundador de una escuela de economía, la escuela de Chicago. Si él fue Abraham, Henry Simons fue Isaac y Milton Friedman, Jacob.

Aunque, que yo sepa, nunca invitaron a Knight a la Casa Blanca, es clarísima su influencia en Washington en las decisiones que tomará el secretario George Schultz sobre los tipos de cambio y en el agudo ingenio de Herbert Stein, director del Consejo de Asesores Económicos. Pero esto es sólo la cima visible del iceberg. Hasta economistas radicales, como explicaré, llevan el sello del pensamiento de Frank Knight.

Cómo no incluyó THE NEW YORKER una nota biográfica de una personalidad tan singular? Frank Knight, filósofo profundo y técnico económico soberbio, fue también el ateo del pueblo y un sabio de la cosecha de Will Rogers. En estos tiempos, los profesores suelen proceder de la Exeter Academy o de la Bronx High School of Science. Knight pertenecía a esa generación de finales del siglo pasado y principios de éste que (como Karl y Arthur Compton y Wesley Mitchell) procedían del campo.

Él solía decir, con su voz cascada, que se había hecho economista porque le dolían los pies de empujar el arado. Quizá se acerque más a la verdad el hecho de que cuando era estudiante graqduado de filosofía en Cornell, le dieron un ultimátum:Déjese de tanta charla o abandone la Facultad de Filosofía Así que Knight no tuvo otra elección que dedicarse a la economía. (Y además se convirtió en una autoridad en las leyes de la charla, como lo demuestra su adagio: La sociología es la ciencia de la charla, y en sociología sólo hay una ley:la charla mala desplaza a la buena.)

Frank Knight era un escéptico que dudaba de la capacidad del hombre para mejorar su condición a través del gobierno. El capitalismo es, por desgracia, lo mejor de que disponemos. Así, mientras el doctor Friedman es uno de esos optimistas que creen que el capitalismo es el mejor de los mundos posibles, el doctor Knight fue un pesimista que pensaba que, desgraciadamente no era así.

No abordaré aquí el tema de determinismo y libre arbitrio. Pero si ustedes creen que el hombre puede adelantar el reloj de la evolución(que un Marx o un Lenin pueden adelantar la fecha de la revolución inevitable), deben admitir que el hombre puede observar ese reloj. De 1932 a 1945, la fe en el mecanismo del mercado para determinar los precios como base de organización de la economía se vendía con descuento.

La inestimable aportación de Frank Knight y de la escuela de Chicago fue recordarnos los méritos del mercado. Se trata de un mensaje al que se hacen oídos sordos en los recintos de las antiguas universidades de Gran Bretaña. Pero es, sin embargo, un mensaje cuya importancia puede entender un soviético, un yugoslavo o un checo.

Y no se equivoquen al respecto. Los rumores sobre la muerte del mercado, como los de la muerte de Twain, son bastante exagerados. En Gran Bretaña y Escandinavia gobiernos socialistas han sido desplazados del poder en el último cuarto de siglo. También en Estados Unidos oscila el péndulo. El papel de Frank Knight en esta contrarrevolución es decisivo.

Una característica básica del pensamiento de Knight es su antipatía hacia una economía mixta. Como decía él, una economía planificada es, ni más ni menos, una penitenciaría bien dirigida. Fue este elemento simplista el que acabó desilusionándome de mi ídolo adolescente. Y me temo que convirtió a Knight en un pobre profeta de los acontecimientos que habrían de producirse después de 1932, como cuando en un momento de desesperación declaró que la única elección posible era comunismo o fascismo y que, en tal caso, él prefería el comunismo.

Como ha dicho un sabio: Las ideas de los economistas y de los fiolósofos políticos, tanto cuando tienen razón como cuando se equivocan, son más poderosas de lo que comúnmente se percibe. En realidad, el mundo se rige por poco más. Los hombres prácticos, que se creen totalmente exentos de influencias intelectuales, suelen ser esclavos de algún economista difunto... Estoy seguro de que se exagera muchísimo el poder de los intereses encubiertos comparado con la gradual usurpación de ideas.

Fue un artículo interesante. Aquel argumento de una penitenciaría bien dirigida interpretado como un asunto negativo, imposible, utópico, poco probable o deseable para que se dé en un sistema, lo impresionó, de verdad fue lo que más lo impresionó. Lo impresionó de la misma manera que cuando se enteró de que en la penitenciaría del Litoral era costumbre que todo nuevo convicto al llegar se embarrara de pies a cabeza de detritus fecales y los arrojara a todo el mundo que se le acercara, para evitar ser violado o asesinado.

Para Pick Up el verdadero sistema penitenciario era aquel que le brindaba al convicto una auténtica posibilidad de rehabilitación. Johnnie creía que los convictos eran basura, basura humana, basura blanca, negra, latina, serrana, chola, que habían llegado a conocer toda clase de degradación posible: espiritual, sexual, mental, psicológica, y esa basura era muy difícil de volver a encaminar por la vía de la legalidad, la sanidad espitirual y hasta de la cordura. Por eso él creía que se debería construir en las islas Galápagos, concretamente en la isla Isabela un gigantesco complejo penitenciario, una verdadera colonia penal-del tamaño de un estadio de fútbol o más grande-, verdaderamente militarizada, para que se aplique a los convictos un aislamiento, que sirva de base a su camino hacia la reinserción a la sociedad. La rehabilitación de un convicto necesitaba, en muchos de los casos, de terapia psicológica para los narcodependientes, que delinquían en las calles para mantener su vicio. Y también se necesitaba una cárcel tan grande para darle a cada preso la posibilidad del encierro celular, es decir, un convicto en cada celda. Ese espacio mínimo para el convicto garantizaría la posibilidad de reflexionar sin tener que lidiar con los problemas de violaciones y asesinatos que se dan en un sistema penitenciario desbordado y colapsado por el hacinamiento.

Ocasionalmente entraban clientes al HOTEL BERLIN para alquilar una habitación por el momento y eso significaba-le había explicado, Oscar, el muchacho, que antes administraba-, que luego Pick Up tendría que entrar a la habitación y cambiar la sábana, manchada de semen o sangre, botar a la basura los condones repletos de semen y limpiar el baño con cloro porque los ocupantes, seguramente habían tenido una sesión de sexo, luego se orinaban en la ducha o vertían sus secreciones en el piso. Luego Pick Up tenía que recoger la basura de los cuartos ocupados por los inquilinos. Tenía que estar pendiente de que salieran de la habitación para ir con sus grandes fundas negras y vaciar los tachos repletos de desperdicios, restos de comida, toallas sanitarias, colillas de cigarrillos, botellas vacías de cerveza, etc.

Pick Up tenía que anotar en un cuadernito de contabilidad el nombre del cliente, su número de cédula y su procedencia. Luego acompañaba al cliente o a los clientes o a la pareja hasta la habitación, tenía que subir los peldaños alfombrados de aquel rojo desgastado, les abría la puerta y luego les entregaba la llave o la dejaba sobre un pequeño velador. Todas las habitaciones estaban decoradas en la pared con un calendario con fotos de mujeres desnudas y que en la parte de arriba decía: BIENVENIDOS AL HOTEL BERLIN.

Luego volvía a bajar los peldaños y regresaba a su lectura del periódico o a escuchar la radio. Algunas habitaciones tenían televisión, otras no. La mayoría de las veces Pick Up escuchaba mientras cenaba una suculenta sopa china WU CHI WU-, los programas que sintonizaban sus inquilinos y siempre se trataba de novelas o series medio detectivescas, medio policíacas como Barnaby Jones.

En el silencio de la noche se escuchaba el lejano eco de una televisión encendida, el ruido de las olas golpeando la orilla, el bullicio de los turistas en el malecón, los gritos de los adolescentes enloquecidos por el alcohol. A veces los inquilinos habituales discutían en voz alta sobre asuntos domésticos, problemas conyugales, de sábana o de adulterio, que se originaban por diferentes desavenencias, como por ejemplo la falta de dinero para pagar la mensualidad atrasada de los chicos. El marido le recriminaba a la esposa que ella no servía para nada y ella le respondía que él era también un inútil, que siempre perdía todos los buenos empleos, y que lo mejor que podía hacer era largarse con aquella furcia con la que tenía dos hijos.

En aquellas madrugadas Johnnie recuperaba el recuerdo de su anciana y ciega madre, siempre lavando platos, siempre con las manos heladas como el agua que salía del grifo, a veces, enferma de gripe, con una tos incurable, esperando la llegada de su hijo, que trabajaba hasta las cuatro de la mañana vendiendo hamburguesas y hot dogs. Su pelo era ya blanco, pero ella se lo pintaba de castaño y pronto las raíces de la muerte reclamaban aquella materia, que ya no servía de adorno ni para la vanidad femenina. En los últimos días aquella anciana salía al patio a caminar de un lado para otro para ejercitar los huesos y los músculos deteriorados por el tiempo, su pelo blanco, sin vida, como de cadáver, flotaba con el viento. Al final cuando el negocio de las hamburguesas le quedó chico a Tommy, éste dejó que su esposa la negra Marie se encargara de administrarlo, mientras Tommy y Pick Up se introducían en el mundo del Tai box.

Si pudiera tener usted confianza en la naturaleza, no tendría que temer. Le mantendría en forma, rápido, magnánimo, inspiracional, da forma a las hojas, ondula las aguas de la Tierra. El hombre es lo principal de esto; toda la creación es su justa herencia. Usted no sabe lo que lleva dentro, una persona o crea o destruye.

En la habitación 3A, vivía un periodista, y cada vez que Pick Up tenía que entrar a realizar la limpieza-cuando el escritor salía por la mañana-, se daba cuenta que aquella habitación estaba repleta de libros, documentos tan históricos como indescifrables, botellas de rompope, recortes de periódicos, manuscritos ilegibles, folletos con información de pintores nacionales, que inauguraban una exposición en una galería de la ciudad, un archivo de metal, y libros y más libros, como si se tratara de una biblioteca. Aquel tipo se parecía al escritor Willian Faulkner, con su rostro vencido por abrumadores pensamientos, taciturno, y siempre estaba atrasado en el pago del alquiler de la habitación. De alguna manera siempre lograba sacar los fondos necesarios para viajar al exterior y se iba a Cuba, República Dominicana, Panamá, Rusia, Alemania, México...y era con esta misma facilidad que había logrado enviar a sus sobrinos a Estados Unidos para que ganen muchos dólares trabajando como jardineros y pintando las mansiones de los millonarios.

En la habitación 7Y vivía un transexual bien bonito, apodado LA GATA, que se ganaba la vida gerenciando un gran gabinete de belleza, bebía mucho, y cuando Pick Up entraba para realizar la limpieza, siempre encontraba botellas vacías de whisky, pastillas ansiolíticas de toda clase que provocaban dependencia como las xanax, valium y ativan, latas vacías de cerveza esparcidas por toda la habitación. LA GATA siempre tenía el pelo pintado de rubio y andaba siempre sola, pagaba su alquiler puntualmente y era callada y discreta cuando subía al cuarto algún chico que la quería montar.

En la habitación 2B vivía una adolescente gótica que, probablemente, ejercía la prostitución para sobrevivir. Siempre estaba con el pelo teñido de rojo y con grandes porciones de maquillaje negro alrededor de los ojos. Tenía grandes y hermosas tetas e iba ataviada de luto como si fuera una bruja de Salem, una amante del demonio con las uñas siempre pintadas de negro y los labios de azul o púrpura. Cuando Pick Up entraba a su habitación a realizar la limpieza se percataba de que su cuarto siempre olía a incienso, sobre la mesa habían libros de Ann Rice, Bram Stoker y Jules Bois, sobre vampiros, y toda clase de literatura gótica sobre seres del mundo de las tinieblas, que practicaban sus cultos en tenebrosos cementerios. En la habitación 3B vivía una ancianita poeta, que se mantenía con una pensión del seguro social, y como único compañero, tenía un canarito al que le daba de comer y le hablaba con cariño como si se tratara de su hijo único. Solía escuchar la música de Olga Guillot, de Braulio. A veces se asomaba al balcón de su departamento y saludaba con la mano a los viandantes que no reparaban en su presencia, en otras ocasiones conversaba con Pick Up sobre sus recuerdos, tenía muchos, gracias a su esposo, que había pertenecido a la Fuerza Aérea, había conseguido viajar por todo el mundo. Nunca dejaba terminar sus historias y remembranzas sin pronunciar una muletilla: qué viva mi Quito!. Pick Up sentía verdadera lástima por aquella dama, le recordaba a su madre y a su abuela sobre todo por el asunto de la demencia senil. En una ocasión en que se hallaba haciendo la limpieza de su cuarto, pudo leer un poema que estaba escrito y olvidado encima de la mesita de trabajo y decía así:

En la habitación 4A vivía un extraterrestre, llamado Sebastián, cuyo verdadero nombre era XTU437 y que se encontraba en la Tierra y específicamente en Salinas-, con una misión antropológica de observar y analizar el estilo de vida de la gente junto al mar. Era una especie de antropólogo interestelar. En la habitación 5E vivía el dueño, medio alcohólico, de un restaurant italiano, que salía por las mañanas y sólo regresaba a dormir. Cuando Pick Up fue a comer a su restorant se percató de que todos los empleados, incluso los de la cocina estaban compuestas de hermosas negras, verdaderos ejemplares de su raza. Aquellas mujeres atendían a los clientes con la misma elegancia y don de gentes de los europeos y la comida italiana era exquisita. Las pastas siempre en su punto nunca muy cocinadas y las pizzas eran lo mejor, sobre todo, las crujientes que calientitas se deshacían en la boca de los comensales que calmaban la sed con un gran vaso de vino tinto.

En la habitación 6P vivía un artista medio loco, budista y anarquista, también, que vivía de la venta de extraños e indescifrables dibujos, realizados con pluma sobre trozos de madera, a veces también escribía poemas. En una ocasión este joven chiflado lo fue a visitar a su cuarto de recepción y con aliento a licor y con los ojos enrojecidos le leyó un extenso poema de amor, medio loco y suicida y decía así:

Aquel loco poema era largo como la figura del mismo poeta, ininteligible como su psiquis, contradictorio y suicida como sus estados de ánimos. Este muchacho era un poco loco y drogadicto. Por las noches salía a divertirse y emborracharse en los bares y discotecas del malecón y de la zona bohemia, y cuando regresaba, de su habitación se escuchaba salir música china, hindú y rock fuerte. Oscarín le había contado que aquel muchacho antes de que se meta en la droga, trabajaba eficientemente como cajero en una ventanilla del SRI, pero eso había sido antes de que la narcodependencia lo destruyera por completo. Luego, renunció, se dejó crecer la barba como talibán y andaba por ahí fumando yerba con los ojos desorbitados y enrojecidos. Había conseguido trabajar atendiendo un surf shop en Urdesa, pero el dueño, que era su primo, murió ahogado en la playa de Sunset en Hawai. Desde entonces deambulaba de un lado para otro, drogándose y sin dar tregua a su cerebro. Unas veces trabajaba pintando y redecorando los bares bohemios donde iban los artistas e intelectuales por las noches a divertirse hasta las altas horas de la madrugada.

Una noche entró Oscarín al hotel y le dijo a Pick Up, que antes que el llegara unas chicas, que ofrecían servicio nocturno siempre acudían al BERLIN, porque trabajaban abajo en el Casino Lido, y querían saber si él les iba a realizar el mismo descuento que les realizaba Oscarín. El muchacho se portó muy educado con Pick Up y cuando le presentó a Valeria, Sofía y Alexandra, Johnnie se quedó encantado de encontrarse rodeado de puras tan lindas y le dijo a Oscar, que con él el trato seguiría como de costumbre. Alexandra tenía un cuerpo musculoso como las amas de casa aniñadas de Urdesa, que se mantienen en forma en los gimnasios, y que compran su comida en lujosos supermercados. Ella se le insinuó a Pick Up, pero Johnnie le dio a entender, que en ese trato el sexo no era necesario para sellar nada, ningún compromiso. De todas formas ella le dijo:

Aquella noche las chicas, Oscar y Pick Up celebraron tomándose varias botellas de agua ardiente y al final Johnnie quedó tan borracho que se fue a dormir a su cuarto y fue una mala idea ya que en la cama todo le daba vueltas, pero no vomitó, ya que odiaba vomitar, pero le dio una sed tremenda. Toda la noche la pasó con sed, una sed devoradora, una sed que lo volvía loco, pero estaba tan ebrio que no podía pararse y bajar al Casino a pedir una botella de agua. Aquella noche la pasó mal con todo el cuarto dándole vueltas y con aquella sed insoportable que lo torturó, especialmente, en la madrugada.

La noticia de que las chicas seguirían trabajando con tarifas rebajadas en el BERLIN, se regó como bomba en el Casino y todas las putitas comenzaron a subir al BERLIN: la negrita, un poco gordita Nori, la gringa Lola, las menores de edad y apetitosas Carlina y Tania, la gorda Carmen, la preñada Silvia y su hermosa hermana Dixie, la vieja y bonita Jovita, la loca y apasionada Clemencia y la líder del grupo y la más relajosa Mayito.

Una noche la tranquilidad del BERLIN se vio trastornada con la llegada de unos estudiantes de cuarto año del colegio Almirante Illingworth, se trataba de unos evangelistas, que surfeaban y que iban de paso porque su destino era Montañita.

Estaban alojados en todo el tercer piso y lo habían convertido en un manicomio o alguna especie de campo de batalla futurista. Los demás inquilinos se quejaban por el escándalo, pero nada los podía detener. Pick Up subió los peldaños de madera, pisando la desgastada y aporreada alfombra roja y al llegar al tercer piso se encontró con una carrera frenética de muchachos de catorce años por ver o demostrar quién estaba más loco y demente aquella noche. Había uno que sostenía en cada mano una botella de whisky y otra de vodka y gritaba a todo pulmón mientras se tiraba en la boca el contenido de las dos botellas que chorreaba por la pechera de su uniforme:

A otro el alcohol lo había convertido en un sicópata peligroso, que se metía en todos los cuartos repartiendo patadas y puñetes. Los golpes sonaban como cuando se golpea la piel de un animal: sordos, era hueso contra carne. Cuando los muchachos lo veían acercarse trataban de cerrarle la puerta, pero este tipo se las tiraba debajo de una patada y empezaba a repartir golpes. Pick Up tomó nota mentalmente de los daños y ya le pasaría la cuenta al rector de aquel colegio. Un alumno, completamente borracho y con el uniforme de parada puesto encima se había quedado dormido en la tina de un baño agarrado a una botella de whisky. En otro cuarto un grupo de estudiantes que daban la impresión de ser los más cerebros, experimentaban por primera vez, la hermosa sensación de masturbarse en grupo, mientras se comparaban entre sí, cuál tenía la picha más larga.

Johnnie caminaba por el corredor como testigo de aquel desbarajuste, lo hacía como si tuviera un arma en la mano y de vez en cuando esquivaba un botellezo, que una mano anónima le lanzaba desde la esquina de algún cuarto. De algún lado una radio con el volumen a toda potencia dejaba oír la música frenética de Rock and roll de los Led Zeppelín. Por todos lados había botellas vacías de diferentes tipos de licor, papeles higiénicos rodando de una lado para otro como serpentinas y muchachos borracho, alucinados?, corriendo con las manos en alto, gritando como locas histéricas.

Pick Up se rindió, mañana sería otro día y ya vería lo que haría. Cuando bajó las escaleras y se disponía a entrar a su miserable cuarto, una preciosa mujer de anchas caderas y de pelo castaño, llamada Marcela, lo estaba esperando. Se habían conocido cuando Pick Up tenía diez y siete años y ella cuarenta, ahora que él tenía treinta y tres habían pasado diez y seis años y ella tenía cincuenta y seis años y seguían siendo amantes. Caundo lo vió, su rostro se iluminó y una sonrisa de complicidad se dibujó en su rostro, ella le preguntó en son de broma:

Johnnie sonrió, con aquella sonrisa pícara de los famosos gánsters, cuando algún negocio les sale bien, y se la llevó a su deliciosa amante para dentro, se fumaron unos porros, ella se quejó del olor ofensivo a pezuña, le dijo que aquel cuarto necesitaba una mano de mujer experta para decorar y adecentar aquel horrible cuarto y se acostaron a dormir. Sólo a dormir. Marcela era feliz durmiendo y colocando su cabeza con su preciosa cabellera de brunnette sobre el pecho de su amante. En la radio se escuchaba la canción: YOU BELONG TO ME. Por la mañana, antes de irse Marcela, con su cuerpo gastado por el paso del tiempo se quedó contemplando el cuerpo regordete de su no tan joven amante, que se reflejaba en el espejo mientras se secaba con una toalla después de tomar un baño con agua helada. Johnnie se fijó en su mirada y le preguntó.

Johnnie se acostó junto a su amante y aquel cuerpo de vieja, todo decrépito lo excitó tremendamente y le empezó a besar el cuello. En su mente no se estaba acostando con Marcela sino con alguna mujercita de aquellas que se follaba a la salida de los colegios nocturnos, y en medio de esos pensamientos, el contacto con el cuerpo desnudo y frío de Marcela lo enardecía y al montarla, sintió la angustia de ella, el miedo a ser feliz, tan feliz que los orgasmos ya no le producían placer sino auténtico dolor, un dolor espiritual, acompañado de cierta culpa que le arrancaba verdaderas lágrimas, que también eran lágrimas de amor. Entonces Marcela le decía bien bajito en el oído de Johnnie:

Apareció en traje de baño: su cuerpo era, o se veía, tremendamente más fornido que lo que le pareció en la visita previa. Aquella manabita era capaz de volver loco a cualquier hombre con su hermoso rostro griego y sus espaldas, piernas y hombros fornidos.

Pick Up se bañó y se restregó todo el cuerpo con una vieja pero nueva pastilla de jabón PROTEX y después de secarse salió en toalla a su cuarto donde se encontraba la bella Alex, leyendo el periódico. Ella le dijo:

- No hay mucho que mirar en el cuerpo de un hombre de treinta y pico de años. Todo cambia con el tiempo, eso es algo que entenderás más adelante, ahora que tienes veinte, ni siquiera te preocupa el paso del tiempo, la decadencia y la vejez.

Cuando Johnnie se preparó, se montó en la moto con Alexa, y se fueron a ballenita. En el camino sigzagueante, el viento y la proximidad, a esta pequeña diosa del amor, hacía que Pick Up oliera el rico perfume de la piloto. No dejaba de sorprenderse con los músculos de la espalda de esta fémina. Estaba a punto de morderle el cuello lleno de pasión cuando divisaron el camino de entrada a Chuyuipe.

Cuando llegaron, todo era estupendo porque la playa estaba casi desierta. A duras penas había una pareja de escandinavos que tomaban el sol y que no les importaba que unos locales los vieran acostados sobre la arena o sentados, charlando animadamente y comiendo supanes con sardina y agua de coco.

Luego se metieron al agua. Ella iba remando sobre la tabla mientras recibía las instrucciones de Pick Up para hacerlo de la mejor manera posible. Él iba nadando como perrito y no se alejaba de ella.

Alexa era persistente. Una y otra vez remaba sobre la tabla, dejando ver los poderosos músculos de sus hombros. Siempre seguía las instrucciones de Johnnie y remaba la espuma y se dejaba ir con su fuerza. Cuando Pick Up creyó que era conveniente, le animó a que tratara de pararse y ella comenzó a intentarlo una y otra vez. Pick Up le decía que no se desanime ya que este deporte era sumamente difícil.

- No te preocupes por eso, que primero, no se va a enterar y segundo, no te estoy pidiendo amor eterno, además, así es más fácil para ti...de lo contrario, todo el esfuerzo, lo desperdiciarás tratando de jalar el humo del porrito, y al final, no te quedarás en nada...

Y Pick Up después de dar una gran jalada al porro le juntó sus labios a los de Alexa y cuando ella abrió la boca, él le pasó el humo. Alexa se tragó todo, todo y de inmediato se dio cuenta de que algo estaba pasando en su interior. Pick Up le decía que se tranquilizara, que el efecto no cogía a la persona tan rápido, pero ella insistía en que estaba agitada, que sentía palpitaciones, y constantemente se miraba en el espejo retrovisor de la moto para ver si sus ojos habían enrojecido. Johnnie le decía que ella a lo mejor era alérgica porque nunca había visto a una chica ponerse tan neurótica por un poquito de humo de yerba.

De pronto ambos fueron testigos de una poderosa imagen: un gigantesco sol de color rojo sangre se estaba derrumbando poco a poco sobre el nivel del mar allá lejos del horizonte. Era un espectáculo colosal, como si se fuera testigo de la muerte de Zeús. Todas las cosas: la arena, las pieles quemadas, la pintura de la moto, todo, tomó un color anaranjado fosforescente, verdaderamente fenomenal.

Bailaron bien engrupidos con aquella música que sonaba tan rica a los oídos de los chicos envueltos en una alucinación onírica de la yerba. De pronto Pick Up le puso la mano en la nalga que ardía de pasión y ella no dijo nada, pero de pronto alzó la mirada y le dijo a su compañero:

A la noche siguiente, mientras Pick Up veía en canal dos la película EL LOCO Y LA SUCIA, con Peter Fonda y Susan George, la película se trataba de la loca fuga de la policía de Crazy Larry-interpretado por Peter Fonda, que era un aspirante a piloto de NASCAR y que comete un robo cojudo, de poca monta y en la huida se le junta dirty Mary-interpretada por Susan George-, y son bestialmente perseguidos por la policía, que es evadida de diferentes maneras por Peter Fonda en su Dodge Charger del 69, hasta que el loco y la sucia terminan muriendo calcinados al estrellarse contra un tren. Aquella noche Pick Up recibió la visita de su viejo amigo Tommy Robin y junto a él venía el diputado Eusebio, escoltado por su guarda espalda Milton, apodado la puerca mañosa. Pronto todos subieron a la terraza, hermosamente decorada del Berlin y Johnnie les encendió a todos unos cigarrillos de yerba. Era una cosa seria, pero también curiosa ver al diputado Eusebio, todo alto, pulcramente enternado con su elegante traje Yves Saint Laurent a rayas, con las piernas cruzadas, fumando un cigarrillo. Hablaba de mucho dinero, de permisos municipales, del toque asiático que quería para su chifa. De vez en cuando era interrumpido por Tommy, que iba anotando en una agenda todas las instrucciones que el diputado le daba. El guarda espalda Milton se encontraba al pié de la escalera de caracol, cuidando que nadie suba.

Tommy le explicó que el diputado se alojaría temporalmente en el hotel, para coordinar con Tommy la inauguración de un Chifa restaurant llamado Tommy. Pero también Tommy le dijo que el diputado quería que Pick Up le hiciera un favor. Cuando Johnnie le preguntó que de qué se trataba, éste le dijo que quería descuentos para sus chicas que utilizarían su hotel para servicio nocturno a los clientes del casino LIDO y luego le presentó unas chicas que aparecieron atrás de él, se llamaban: Lida, Rocío, Frida, las menores de edad Dori, Verónica, Mireya, Fabiola y la gringa Patricia. Estas chicas realizarían servicio nocturno en el Lido y Johnnie les haría el respectivo descuento por utilizar el hotel.

Johnnie de inmediato se quedó encantado con Frida, que era una cholita salinera sencillamente maravillosa. El diputado Eusebio, de inmediato se dio cuenta de aquel detalle y tronó los dedos y en un segundo Frida estaba muy cerca de Johnnie, pegándole las suaves y calientes tetas en su hombro. Eusebio le dijo a Johnnie:

Aquella noche Frida se lució en la cocina eléctrica y en la cama con Johnnie. Antes que nada de sexo, primero había que alimentarse, así que Frida le cocinó a Pick Up unas piernas de conejo, y un cuy, todo bien asado y adornado con papas rebosantes de salsa de queso y delicioso cuero. Comieron con apetito, se llenaron las bocas y los dedos de grasa animal, y bebieron abundante vino tinto para pasar los grandes bocados de comida. Cuando estuvieron completamente satisfechos se bañaron juntos y Frida le practicó el sexo oral a su amante con la boca llena de grasa y fue sensacional, lo hizo hasta ponerle la picha bien tiesa. Ella quería sentirse bien satisfecha aquella noche ya que este tipo la traía de manera irresistible. Luego se fueron a la cama, ella lo guiaba de la mano. En la radio se escuchaba la canción HOW CAN YOU LOVE ME de AMBROSIA. El sudor y la pasión de Pick Up calmaban la sed de Frida y ella le decía toda lasciva:

Frida le lamía el pene a Johnnie hasta que se lo ponía bien duro, luego se abría de piernas y aquel cuerpo caoba dejaba ver en medio una rosa roja, su vagina, y se dejaba penetrar, una y otra vez, mientras le besaba apasionadamente el cuello a Pick Up, y al mismo tiempo, le apretaba el tronco del falo hasta hacerlo acabar.

Y ella se sacudía y hacía un tremendo esfuerzo por acabar al mismo tiempo que Johnnie, que se sacudía y la penetraba una y otra vez por aquel pequeño y delicado hueco tan húmedo, tan suave tan jodídamente suave y rico.

Cuando Pick Up terminó, ella lo llevó de la mano, todo desfalleciente, hasta la ducha y ahí le lavó, muy cuidadosamente, su estropeado aparato. Y luego le dijo mientras lo miraba con ojos alegres:

Después de aquello Oscarin trajo más putillas, pero para trabajar en el mismo hotel BERLIN y todos los pasillos y los cuartos restantes del edificio de tres pisos se llenó de trabajadoras sexuales que se disputaban los cuartos para trabajar con los clientes que llegaban o pasaban por debajo del edificio o que salían del Casino LIDO. Todo aquel ambiente se convirtió en un espectáculo colorido, folclórico, sensual, erótico y también sórdido. Pasear por los pasillos del hotel Berlin, era como introducirse en el hotel donde vivía Al Capone, lleno de mujeres ataviadas con lencería erótica y de cuyos cuerpos emanaba toda clase de perfúmenes exóticos, violentos y provocadores.

Una noche la paz del hotel se vio alterada por un escándalo, y Pick Up tuvo que subir a una de las habitaciones. Una de las cosas que más lo irritaba a Pick Up era que lo interrumpieran cuando descansaba viendo televisión. En ese momento se encontraba viendo EL NADADOR, una película de 1968, dirigida por Fred Perry que moriría de cáncer a la próstata en la década de los 90`s El protagonista era Burt Lancaster, que para estar en la cincuentena, poseía un físico escultural. Él interpretaba el papel de Ned Merrill, hombre perdido y desamparado, que deambula en una zona residencial de clase alta de las afueras de Connecticut. En su mente flota la rara idea de cruzar todo aquel valle, nadando, por entre las diferentes piscinas hasta llegar a una casa condenada que alguna vez fue de él y su familia compuesta por una mujer chiflada por el fanatismo evangélico y sus dos hijas, que debían dinero a todo el mundo. Se trata de una película verdaderamente perturbadora, que despedaza el fabuloso sueño americano de dicha y prosperidad. Era curioso como funcionaban las cosas en el mundo: los evangelistas y los testigos de Jehová se pasaban la vida esperando el regreso de Jesucristo para que se termine este orden de cosas, pero la realidad era muy distinta si uno visitaba un hospital oncológico que atendía a niños con cáncer. En este maldito mundo las personas buenas morían y sufrían como moscas, pasaban toda clase de necesidades, mientras que los hijoputas, siempre triunfaban y mejor les iba mientras más hijoputas eran y se llenaban los bolsillos de oro. Parecía como si el mundo estuviera destinado para los malos, pero para los buenos sólo les esperaba la desgracia cuando cometían actos malos o crueles en su infancia o juventud.

Jesucristo no iba a venir a la Tierra, sino que la Tierra se consumiría poco a poco: el campo magnético que provenía del núcleo de la Tierra se debilitaría poco a poco dejando penetrar la luz solar que para el 3000, convertiría la Tierra en un lugar desértico o congelado como MARTE, esto si es que del cinturón de asteroides no nos impactaba un meteorito, que como el martillo de Dios, destruiría toda la civilización tal como la conocemos hoy. Eso era todo lo que iba a pasar. Al final la civilización de los seres humanos nos convertiríamos en interesantes restos arqueológicos de otras civilizaciones extraterrestres.

Un cliente no estaba de acuerdo con la tarifa que Mayito le había pedido y como ésta se negaba a darle el vuelto, el tipo le había pegado un puñetazo en el rostro, partiéndole el tabique. La bella chica había quedado desfigurada y bañada en sangre.

Cuando Pick Up utilizó la llave maestra para entrar, se dio cuenta de la escena: Mayo se encontraba desnuda, tirada en el piso, boca arriba, abierta de piernas, enseñando la raja que goteaba semen y con el rostro empapado de sangre y el tipo casi encima de ella en actitud amenazadora.

- Yo no quiero tener problemas contigo, ella empezó todo. Ella me prometió sexo oral por una tarifa y cuando estuvimos desnudos se empezó a reir y se negó a chuparme el pito, es la pura verdad te lo juro.

- Ayúdame a vestir...aquel tipo se me acercó dos veces, primero en la pista de patinaje EL PARQUE del Policentro, mientras yo estaba jugando en la máquina de SPACE INVADERS, tú sabes esa maquinita que recibe una lluvia de líneas desde arriba y tú las vas deteniendo cuando detonas pequeñas explosiones, de lo contrario los misiles que caen te destruyen las bases que están en la parte baja de la pantalla, y luego, creo que me siguió...

- Sí, así flecho yo a los hombres cuando les devuelvo la mirada, me siguió a la discoteca EPICENTRO y se me acercó y me brindó un trago y me sacó a bailar y de un trago pasamos a otro, tú sabes, bailamos la música de Kool ayúdame a vestir!

Cuando Mayito se quedó dormida, en el cuarto de la chica gótica, de pronto entró el inquilino XTU437 y le puso la mano sobre el rostro y le sanó completamente la fractura. De su mano hervía una luz azul fosforescente, que le compuso el cartílago roto y le sanó los tejidos rotos, que provocaban la hemorragia nasal. Cuando terminó la operación XTU437 salió del cuarto sin que nadie se diera cuenta de nada.

Este personaje se pasaba el tiempo caminando por el malecón de Salinas. Lo observaba todo, los gestos de las caras de los adolescentes mientras farreaban, el olor seductor de los perfúmenes de las chicas y también el de sus desodorantes, la música que escuchaban, las luces de colores con que animaban la atmósfera del entretenimiento. XTU437 tomaba nota mentalmente de toda aquella actividad. Era el mundo de los seres humanos, de su futuro, su juventud alegre y despreocupada, que vivían lo que ellos llamaban la libertad, algo completamente desconocido en su mundo de autómatas en serie, que se comunicaban telepáticamente, un mundo frío, cerebral, sin emociones, quizá el fin de todo orden fascista, que no desperdicia nada, que no experimenta con los sentidos. Un mundo sometido a un orden proveniente de la luz del intelecto. Qué diferente era todo acá abajo!

La libertad en esta esquina del Universo era un grito de amor a la filosofía de Robert Nozick, era una expresión, una prolongación de la anarquía, un completo desorden: no había cojudas simples reglas que obedecer ni ninguna maldita autoridad que venerar y peor respetar. Los clientes pagaban la entrada a la discoteca y adentro se divertían a mares. Toda regla de disciplina provenía de ellos mismos, de su sentido común. Desde su interior se dictaban las reglas de hasta dónde podían llegar en su perpetua búsqueda de placer. Aquí en Salinas nadie necesitaba de la maldita seguridad y su aspecto imponente e intimidatorio. Aquella maldita seguridad que era una amenaza, una barrera de contención de los sentidos innecesaria y molesta.

XTU437 cada vez comprendía más la mentalidad de los jóvenes que odiaban el compromiso y las responsabilidades. Aquella mentalidad, tenía como principio básico una sola meta: correr olas desde la mañana hasta el atardecer y luego ir a farrear. De pronto sus pensamientos se vieron interrumpidos por una coqueta pelirroja, que se tropezó con él y se le acercó de manera confianzuda. Ella le hablaba y le pidió fuego para un cigarrillo. También le dijo que le invitara un trago. XTU437 percibió la fuerte esencia que aquella pelirroja exhalaba de su cuerpo. Parecía que antes de ir a la fiesta se había echado todo el perfume encima. Ella le dijo que se llamaba Diana y cada vez que gesticulaba, movía su cabeza de una manera especial, como invitando a Sebastián a que se colocara en la misma longitud de onda en la que ella se encontraba. Ella le estaba coqueteando, eso era evidente. Tal vez lo veía como un buen candidato para tener sexo con él en aquella noche tan divertida y loca.

Pick Up entró al cuarto descolgó el auricular y llamó con dedos ansiosos a su esposa y le dijo que viniera a quedarse a cargo, y que de paso trajera un médico para que la llevara a Mayo a enyesarle la nariz.

Cuando se subieron al taxi se fueron rodando por los arrabales de Salinas hasta llegar a la casa de Pick Up, cogieron la tabla y siguieron su camino hasta llegar a la casa de Maxie, una amiga de los dos y de ahí se fueron directo a Paco Illescas.

Pick Up conocía a Maxie desde hacía mucho tiempo, cuando ella se quebró la pierna en un accidente de moto, donde casi muere un pequeño niño destripado por un camión que le pasó justo por encima sin tocarlo apenas, y como era amiga de Tommy, ella le pidió que la ayudara y Tommy le dio la orden a Pick Up de que la llevara en un taxi hasta Charapotó, a que un masajista le arreglara el hueso fracturado. El viaje fue realizado a toda velocidad, pero todo fue inútil porque la radiografía mostraba que el hueso estaba astillado y lo que ella necesitaba era cirugía, el implante de unos cuantos tornillos en los huesos y reposo en cama por varios meses. Desde entonces se hicieron amigos y amantes.

Maxie era la negrita más linda que Pick Up se había conseguido como amante. Su nariz era completamente perfecta a pesar de ser una mujer negra. No había nada más poderoso que el amor de un hombre blanco con una mujer negra: era el quebrantamiento de todos los tabúes y la experiencia sexual más intensa que ser humano alguno pueda sentir. Su cuerpo dentro del pantalón de baño, dejaba ver en su vientre la cicatriz de una cesárea. Ella dijo:

Johnnie se sentó en la escalera del muro y se sacó la ropa mientras miraba las olas con mirada reconcentrada, casi hipnótica. Esa era su forma de meterse en el asunto. Tenía el pantalón de baño colocado como calzoncillo y en un momento sólo se quedó con aquello puesto.

Tommy se fumaba un porro, de pié, mientras recibía en el rostro y en el cuerpo la helada brisa marina. También miraba hacia las olas. Pero su mirada era más bien la que un contrincante le lanza a un enemigo ya conocido, al que se le conoce muy bien el estilo de pelea. Tommy había corrido incontables veces aquella ola playera de Paco Illescas y no le tenía miedo. Cuando era un jovencito iba allí a coger olas, con sus padres, y siempre se ponía tan nervioso, que todo el tiempo se caía de las olas. Su madre se reía de él y se le burlaba y le decía risueña que no importaba y que la siguiera invitando a verlo correr olas. A ella le divertía mucho verlo intentarlo una y otra vez y siempre fracasar, cayendo estrepitosamente desde aquellas alturas de vértigo. Su padre, el viejo profesor, no decía nada. No quería herir los sentimientos de su hijo, pero Tommy estaba confundido por aquella persistente mala suerte. No comprendía. Cómo era posible que diera ese espectáculo? Él se conocía de memoria aquella ola, pero bastaba el hecho de que sus padres lo estuvieran observando para que no lograra coger ni una sola ola.

Pick Up se metió al agua y empezó a remar. Atrás empezaron a quedar las figuras de Maxie y Robin, alejándose como dos pequeños puntitos en la costa. Las olas se le venían encima a Pick Up y él las remaba, con todas sus fuerzas, hasta pasarlas al otro lado.

Johnnie remaba entre las olas, tapadas por una espesa y fría bruma. Aquella neblina se abrió un poco en el horizonte y dejó ver unas líneas de olas de dos metros que se aproximaban a gran velocidad.

Pick Up cogió una ola y se fue en ella. Su cuerpo de treinta añero, hinchado y pesado ya no servía para el boxeo patada, pero el surf no era tan exigente. La adrenalina fluía por el cuerpo de Johnnie, y cuando la pared se enconchó, Pick Up se tubeó. Fue tan solo un instante, un momento mágico, desbordante de toda clase de felicidad. Cuando Pick Up llegó a la orilla su voluntad estaba dividida: por un lado quería más, pero por otro lado estaba cansado. Salió del agua y se reunió con la negrita Maxie y se pusieron a conversar. Adentro, Tommy Robin seguía bajando olas de manera incansable. Una y otra vez remaba y remaba las grandes paredes de agua y las bajaba con la destreza de un orangután rubio. El cansancio no parecía hacer mella en él.

Pick Up le contó a Maxie sobre el accidente de Mayo y ella se quedó horrorizada. Su cara de espanto se transformó en una cara ceñuda, de preocupación cuando se concentró para rolear un grifito mal armado que era barrigudo en el centro. Cuando lo terminó se lo pasó a Pick Up y éste le dio fuego.

El paisaje se fue transformando dramáticamente. El mar del color azul pasó a ser de un verde esmeralda y el viento comenzó a soplar y congelar el sudor en las caras de los chicos. Adentro seguía Tommy remando y cogiendo olas sin parar y después de un buen rato, cuando Pick Up y Maxie se habían hundido en la arena por la modorra, salió Robin y se les sentó junto a ellos. Su cuerpo estaba hinchado por el esfuerzo y la carne erizada por el constante frío del agua.

Por la noche llegaron al hotel las menores de edad Tania y Carlina y se le fueron de bola a Pick Up, que se encontraba cansado, sentado en una silla, viendo un aburrido programa de televisión donde pasaban el show de los tres chiflados. Las chicas también daban muestras de estar aburridas, pero aquel aburrimiento se les transformaba en el cuerpo en calentura. Carlina lo sorprendió a Johnnie al decirle:

Pero Carlina se le echó encima a Johnnie y lo abrazó hasta hacerlo perder el equilibrio y ambos se cayeron sobre la cama con las sábanas desechas. Ella lo besaba en el rostro, apasionadamente. Y Pick Up estaba un poco lerdo, pero la tenía bien apretada de la pequeña cintura. De pronto sintió que Tania le aflojaba la bragueta y le desabrochaba el cinturón del pantalón y se lo empezó a bajar y cuando saltó al aire su pene, Tania lo atrapó con los labios y lo empezó a chupar.

Luego Johnnie, con la picha bien tiesa la desnudó, apurado a Carlina, y la penetró varias veces por el ano hasta que le desgarró un tejido y la pequeña chica le embarró de sangre el pene a Pick Up. Ambas chicas se disputaban a aquel hombre y en el momento en que Pick Up se miraba, asombrado, la picha ensangrentada, Tania aprovechó para atraparlo con sus piernas y metérselo hasta dentro. Cuando Johnnie sintió su picha dentro del cuerpo del útero de Tania, era algo tan estrecho y delicioso que no pudo soportar más y se vino con todo, inundando de leche a la pequeña.

A la noche siguiente Johnnie tuvo que asistir a la inauguración del chifa Tommy. El decorado de aquel restaurant no se diferenciaba en casi nada a los modestos chifas de Salinas. Las paredes estaban decoradas con cuadros que reflejaban el arte y los paisajes chinos, todos ellos llenos de negra tinta a la aguada. Una de las cosas que le llamó la atención a Pick Up era que en una pared estuvieran colgados cuatro grandes retratos: uno era del ex presidente Mao Tse Tung, el segundo era del general presidente de Vietnam del Sur: Nguyen Van Thieu y el tercero del heroe nacional vietnamita Ho Chi Min y el cuarto de Lyndon Johnson. Además se dio cuenta de que aquel restaurant tenía una gran pecera, una pecera gigante con toda clase de peces comestibles como la tilapia, la albacora. En una esquina del chifa había un altar compuesto de un gigantesco buda, sonriente, montado sobre un tigre y rodeado de decenas de varillas de incienso humeante. Aquella esquina del chifa era una verdadera humareda. También era algo curioso ver el detalle de que por todas partes había grupos de figurillas de fina porcelana china, que representaban ancianitos en diferentes posiciones de kung fu.

Luego hubo en el extenso patio una interesante exhibición de kung fu, estilo dragón y tigre. Los artistas marciales, vestidos con trajes amarillos con negro y rojo con púrpura y de seda, se movían con una agilidad impresionante y casi acrobática. Todo aquel espectáculo estaba adornado por unas conejitas que como meseras se paseaban de un lado para otro con sendas bandejas de bocaditos y copas de cristal rebosantes de whisky, champagne y vino.

La comida era sabrosa, Pick Up se despachó con ganas un arroz con verduras y un tallarín saltado con chancho en salsa de tamarindo. Mary Jo estaba ataviada con un bonito vestido negro con un gran escote en la espalda. Y Marie la amante negra de Tommy estaba ataviada con un traje azul y un pañuelo celeste envolvía su sofisticada cabeza negroide. Paul Ditto y José Leone se pasaron de copas y se retiraron pronto. El diputado Eusebio estuvo todo el tiempo sentado conversando con el chino que hacía de testaferro de aquel negocio y Tommy andaba de un lado para otro con un rostro en el que se leía que estaba pasado de yerba y alcohol. Mientras tanto el show de kung fu había dado paso al show de streap tease de Amanda y Terina. Sobre una pequeña pasarela bailaban las chicas de exquisita belleza mientras se iban despojando de las ropitas y de los trajes de baño hasta quedarse en pepa. Sus pequeños vellos púbicos y sus fabulosos senos eran la gran atracción de la noche, todos los asistentes bebían, fumaban yerba y se paseaban de un lado para otro, deleitándose con los deliciosos acordes de la música de Styx y Van Halen.

La música que se escuchaba de fondo era una melodía ininteligible para Pick Up. Sonaba como un tango, pero era un tango cuya vocalista no arrastraba las palabras en mandarín sino que más bien parecían maullidos de un gato con hambre.

Cuando se terminó todo Pick Up se sintió aliviado. Se había puesto unos zapatos nuevos que le pelaron la piel del talón de Aquiles y ya no soportaba más aquel dolor. Mary Jo hacía esfuerzos por controlar la borrachera, pero mientras iban en el taxi a su casa. Johnnie tuvo que ordenarle al chofer que se detuviera para que ella pudiera sacar la cabeza por la ventana y vomitar copiosamente. La pobre se estaba convirtiendo en una dipsómana perdida.

Una noche llegaron en cuatro taxis de lujo, el cerebro económico de la familia: Esteban Miraglia, acompañado del contador y chepo de las finanzas de la familia: Cheché, luego los capitanes Paul Ditto, José Leone, y finalmente los tenientes: Tony Luca, y Pepo Quintana. Traían cuatro maletas de viaje repletas de dólares para meterse en un cuarto del hotel, y ponerlo a contar billetes a Cheché y a su asistente el Sicodélico, contar y contar todo el maldito dinero, comer y beber, y luego, tener sexo y pasarlo en grande.

De inmediato se le acercó al cuarto recepción de Pick Up, Tommy Robin y le dijo que cocinara comida para toda esa gente y que después de la comida que les llevara chicas a los cuartos para que se arme una tremenda orgía.

Esteban Miraglia confirmaba que el dinero sea contado por los demás, y aprovechó para acercársele a Johnnie y proponerle un negocio importante. Él sabía que Johnnie estaba retirado, pero lo fue a ver, entró en su cuarto, se sirvieron unos cafés y Miraglia le dijo que había llegado a Salinas un coreano llamado Tommy Wang Wang, que quería realizar una pelea de exhibición para promocionar su academia de Tae Kwon Do y que lo quería a él para que participe como contrincante.

Johnnie dijo que estaba retirado y que su estado físico estaba consumido por la gordura, el cigarrillo y el sexo. Pero Miraglia le dijo que el coreano ya había conseguido la autorización de Al Leone y que había una importante suma de dinero en juego en todo el asunto. La pelea estaba arreglada para que sea inofensiva y para que gane Pick Up.

Johnnie se quedó en silencio un momento, mirando directamente a los ojos de Esteban y luego le dijo, que si la pelea estaba autorizada por el señor Leone, no había más remedio que realizarla. Luego Pick Up le preguntó a Miraglia, el tiempo con que disponía para entrenarse ya que su físico estaba arruinado y Miraglia le dijo que disponía de dos meses, pero que eso no era importante ya que la pelea estaba arreglada para que el coreano no lo lastime a Pick Up y para que el coreano se tire a la lona en el tercer round. Lo único que tenía que hacer Johnnie era participar, pelear sin hacerle daño al coreano, ganar y cobrar 3.000 dólares en una sola noche.

Aquella misma noche Mary Jo le dijo a su esposo que estaba preñada. Johnnie no sabía si ponerse alegre o triste. Pick Up le contó a su mujer que le habían ofrecido 3.000 dólares por ganar una pelea arreglada y ella tampoco sabía si ponerse feliz o preocupada. Ella sabía que su marido ya no estaba para ese tipo de actividades, pero ellos necesitaban el dinero con urgencia ante la próxima venida de un nuevo miembro de la familia. Pick Up le hablaba con ternura a su mujer y le solicitaba que no beba tanto, pero ella vivía con nervios de punta por el tipo de gente con que se codeaba su marido y el tipo de negocios en que estaba metido. Ella nunca le preguntaba a Pick Up sobre sus negocios, pero escuchaba los rumores de la gente, la forma extraña como la miraban, con ese miedo reverencial que se le otorga a la esposa de una persona relacionada con gente peligrosa. Todo eso le hacía temblar las manos y volvía a beber y beber hasta quedar desmayada. Ahora llevaba una vida en su vientre, un nuevo hijo de este hombre, que le había demostrado durante tanto tiempo ser más constante en el amor que una verdadera felicidad.

Cuando Pick Up salió de la oficina le encargó a la gorda Nori que prepare un gigantesco banquete de guatita para los ilustres huéspedes y la gorda, y bella negra, que tenía una linda voz para el canto, se puso a trabajar de inmediato.

La noche anterior, Johnnie tuvo que sacarla a Nori de un tremendo problema porque la chica había apuñaleado a un cliente en la pierna. El problema había surgido porque el tipo era un super dotado, que tenía una verga gigantesca y le hacía daño a la gorda, revolviéndole todas las entrañas, cuando ella le dijo que se detenga, que no podía más, él la forzó y la otra se sintió violada y lastimada y entonces ella lo apuñaleo en la pierna. Aquello ocasionó un bateroyal en el hotel con el tipo aullando de dolor como loco, el cuarto embarrado de sangre por todas partes, y las chicas histéricas gritando y pidiendo auxilio y Nori, frenética, cono los ojos desorbitados gritando y amenazando, con el cuchillo en la mano, que lo iba a seguir apuñaleando hasta liquidarlo y las demás amigas agarrándola y conteniéndola a la negra para que no cometa un asesinato.

Cuando pasó todo, la negra le dijo llorando a Pick Up que aquella violación le había traído un mal recuerdo de su infancia cuando un tío por parte de madre la violó de niña y ella sufrió amnésia a los trece años y se hacía pipí en la cama por el trauma, que el tío le dejó y que por eso reaccionó así cuando se sintió violentada por aquel monstruo super dotado con esa verga gigantesca. Luego le rogaba a Johnnie que no la botara del hotel y que la siguiera dejando trabajar allí, que ella tenía familia que mantener.

Tommy le dijo que no se preocupara, que dos meses, eran dos meses y que el combate estaba arreglado. Al día siguiente se presentó en el hotel con tres sparrings survietnamitas apodados: Face dog, Cara e chancho y Bobo happy. Estos tres tipos lo iban ayudar a entrenar a Pick Up. Cuando Johnnie volvió de un pequeño trote por la playa en la mañana, vino verdaderamente preocupado ya que la mayor parte del recorrido lo tuvo que hacer caminando porque se ahogaba con su pésimo estado físico, pero cuando llegó al hotel, ahí estaba Robin con aquellos sparrings survietmanitas, de dónde sacaba Tommy a estos tipos?, parecían cocineros de algún chifa de mala muerte, menos puñeteros de Tai box.

En la terraza del hotel, Robin, mandó a construir un cuadrilátero y lo equipó con todo lo necesario para que Pick Up sacara algo de estado físico para que tenga algo con qué enfrentarse y resistir los tres asaltos contra el coreano. De una Tommy le dijo a Pick Up que se olvide de trotar. Todo lo que tendría que hacer Johnnie era pelear con los sparrings una y otra vez. Ellos se turnarían a cada rato hasta completar los ocho asaltos por día. Pick Up sacaría un solo tipo de estado físico con este tipo de entrenamiento: estado físico de combate. Muchas veces, Pick Up tenía que sentarse en su esquina y hacer verdaderos esfuerzos para introducir aire a sus pulmones, ya que se ahogaba con todo el cigarillo y el sexo que había tenido antes de que empezara toda esta locura. Maldecía a cada rato que lo hayan sacado de su retiro, acaso no podían ver que estaba viejo con sus teinta y tres años y acabado?

El entrenamiento simpre comenzaba con Face dog, que era una máquina de lanzar patadas y puñetes. El tipo no paraba y aunque lo hiciera con la mínima intención de hacerle daño a Pick Up, la tensión y el esfuerzo que exigía a Johnnie el tener que seguirle el ritmo a este tipo era verdaderamente escalofriante. Pick Up giraba alrededor del ring, bloqueando y bloqueando toda clase de patadas y golpes de puño y de martillo, pero Face dog no se rendía y lo perseguía a Johnnie con verdadera saña. Todo concluía hasta que Pick Up se quedaba sin piernas y se tenía que sentar en su esquina como un tullido. El descanso duraba lo suficiente como para que el rostro pálido de Johnnie recupere el color y de nuevo volvían al combate. El peso de los guantes en la eterna posición con la guardia arriba, agotaba tremendamente, los hombros de Pick Up y a éste le empezaban a temblar las extremidades superiores por el tremendo esfuerzo.

Luego seguía el turno de Bobo happy y este se especializaba en judo y proyecciones, y el pobre Pick Up se la pasaba retrocediendo y cuando ya no podía seguir rehuyendo el combate, Bobo happy empezaba a proyectarlo por el cuadrilátero, y Pick Up parecía barrer todo el piso del dojo, cayendo y volviendo a caer de un lado para otro de manera interminable, hasta cuando ya completamente exhausto, hacía señas, suplicando que parasen el combate. Luego venía el turno de Cara e chancho y este tipo era experto en box y patadas de Tae kwon do, y lo tenía a Johnnie completamente alerta al perseguirlo por todo el ring con sus demoledores golpes de puño y sus patadas de media vuelta y con salto, que siempre iban dirigidas a la cabeza del pobre viejo y acabado Pick Up, que ya no podía más con el peso de los guantes y con sus pobres piernas de porquería, que ya no le funcionaban como antes para escapar de los golpes de sus adversarios o para levantarlas y defenderse con sus impredecibles impactos a la cabeza y ni qué se diga de sus famosísimos golpes de puño a lo Phillipe Cantamessi. Simplemente sus golpes de puño habían perdido la fuerza y carecían de todo tipo de pegada. Sus impactos eran una mala broma para los esparrings, que no hacían el menor esfuerzo para bloquear esos golpes completamente débiles. Los primeros días de entrenamiento Pick Up terminaba con todos los músculos del cuerpo completamente adoloridos y llegaba a su habitación del hotel a bañarse y a recibir el masaje de su esposa Mary Jo. Para rematar su china le dijo que estaba otra vez embarazada, y Pick Up le rogó que deje de beber al menos mientras dure la gestación de la criatura, pero ella apenas lograba controlar su sed de alcohol y en las noches se bebía unos cuantos vasitos de whisky.

Después de que Mary Jo terminaba de dejar completamente dormido a Pick Up con sus masajes, ella se iba a su casa, arrastrando su pequeñísimo vientre abultado por la gravides y se bañaba, se quedaba desnuda con sus zapatos de taco y se sentaba a ver la televisión para reirse a carcajadas con el soh de Lucy y luego ver las noticias internacionales. Cuando terminaba todo eso se ponía a comer y a comer porque el embarazo de este segundo hijo le había abierto enormemente el apetito.

Mientras tanto en el hotel a Johnnie a veces lo iba a visitar Mayito y entraba a su habitación como si estuviera en su casa, se duchaba, y luego se acostaba junto a Pick Up y le empezaba a contar sobre el milagro de la virgencita, que le había curado la nariz partida en forma misteriosa y Pick Up le decía, que no se le pegara tan cerca porque se le paraba la picha y se excitaba tremendamente teniendo el cuerpo de ella, bañado, oloroso y desnudo junto a él, pero ella sabía que Tommy había ordenado a las chicas que nada de sexo con Johnnie porque estaba en entrenamiento, así que le decía que no se preocupara porque ella tenía las piernas bien cerradas ya que no quería incurrir en la cólera de Tommy por desobedecer alguna orden, pero que le parecía algo irresistible y tentadora la idea de estar allí, desnuda, acostada junto a aquel gladiador venido a menos y le excitaba enormemente hacerle poner tiesa la picha a su amigo. Pick Up le decía que ella era una reberbera cruel y ella le decía, acostada y provocativamente desnuda, junto a él que bueno que por lo menos ella le chupaba el pito un ratito y Pick Up sabía que si él le dejaba hacer eso, al final terminaría comiéndosela y todo el entrenamiento se iría al carajo, pero ella le juraba y le rejuraba que sólo le chuparía el pito y que confiara en ella porque tenía las piernas bien cerradas, pero Pick Up le decía que se vaya al infierno porque tal como estaba él en aquel momento, tan acostumbrado al sexo y al mismo tiempo tan contenido por el entrenamiento, si ella se lo chupaba, él terminaría acabando en su boca, y entonces ella se calmaba t se daba por enterada de tan acertado razonamiento y entonces, se levantaba y ponía música y se volvía a meter en la cama y ambos se quedaban quietos pero excitados, en silencio, pero tranquilos, escuchando Cant fall to sep to a lullaby del grupo AMERICA o I just cant let go del grupo AMBROSIA o The best of me del magnífico BARRY MANILOW, y al final los dos se quedaban dormidos, desnudos, completamente solos, uno en brazos del otro, mientras Milton, la puerca mañosa, se quedaba atendiendo a los clientes en la recepción de hotel BERLIN. De todas maneras, en las mañanas, Mayito se salía con la suya y mientras Johnnie estaba completamente dormido, ella le chupaba el pito sólo hasta ponérselo un poc duro y luego se bañaba una vez más, se vestía y se iba a su casa bien temprano por la mañana ante la vista de un preocupado y soñoliento Milton, que tenía que levantarse todavía casi a oscuras para abrirle la puerta del hotel.

Todas las mañanas Pick Up se levantaba, desayunaba cereales con leche y fruta, se bañaba y subía a la terraza a esperar que llegaran los survietnamitas. Se ponía a saltar cuerda en medio del frío de la mañana hasta que llegaban los sparrings. De inmediato subía al cuadrilátero y se calzaba los guantes. De inmediato Face dog empezaba a lanzarle patadas a media velocidad, pero de manera intermitente, todas dirigidas a la cabeza y Pick Up bloqueaba y devolvía con rápidas patadas también a la cabeza. Cuando Face dog golpeaba con los puños, Pick Up bloqueaba y devolvía los golpes de puño. Cuando Face dog atacaba a Johnnie con las rodillas Pick Up retrocedía o se cubría las costillas y se movía de un lado para otro y devolvía con patadas a la espalda del contrincante el ataque. Cuando terminaba el primer round, Pick Up se sentía a punto del desmayo, su rostro se ponía blanco como el papel y tenía dificultades para respirar. Sus pulmones estaban cargados de nicotina, aquella brea maldita lo tenía consumido. Los survietnamitas se daban cuenta del asunto y se reunían y conversaban entre ellos.

Cuando le llegaba el turno del segundo round, Bobo happy se mostraba más compasivo y cuando lo agarraba a Pick Up ya no lo proyectaba al suelo con tanta violencia sino que lo detenía en la caída para que la moral no se le cayera a su contrincante tan rápido. Luego le explicaba el movimiento que había hecho Pick Up de manera equivocada-en el desplazamiento dentro del ring-, para que el judoca lo aprovechara para cazarlo y proyectarlo. Pick Up asentía con la cabeza y cuando no entendía algo le pedía que repitiera la explicación. Entonces Bobo happy con paciencia de japonés se ponía en el lugar de Pick Up y le demostraba de manera detenida lo que había hecho para que Johnnie aprendiera este tipo de judo practicado sin kimono y que utilizaba las proyecciones enganchando los brazos y los hombros del contrincante. Casi a la mitad del segundo round, Johnnie ya daba muestras de severa fatiga y la práctica se volvía más teórica que práctica para dejar que el treintañero logré llegar hasta el final del segundo round.

Después del descanso, cuando le llegaba el turno a Cara e chancho, Pick Up se lanzaba contra su contrincante con toda la reserva que le quedaba de fuerza, con una determinación suicida y sus embates eran bloqueados fácilmente por el tae kwondosista Cara e chancho y luego empezaba a castigarlo, mientras con gritos de verdadero guerrero survietnamita, lo animaba a que no se rinda, a que se sobreponga, a que aguante hasta el final y a que trate con todas sus fuerzas de devolver golpe por golpe. Johnnie respondía con débil entusiasmo y trataba de bloquear los embates del survietnamita y cuando ya no podía alzar las piernas, utilizaba las rodillas y los codos y para conseguir esto se acercaba al survietnamita todo lo que más podía. Cuando terminaba el tercer round, Johnnie se desplomaba en su esquina, completamente exhausto. Tenía una sed espantosa y su cuerpo estaba empapado de sudor, le temblaban las piernas y los brazos. Sus músculos estaban hinchados y adoloridos por los golpes y el esfuerzo.

Mary Jo se iba a su casa con su pequeño vientre ligeramente abultado por la vida que llevaba adentro y Milton se quedaba en la recepción, viendo la televisión y atendiendo el negocio del hotel hasta las altas horas de la madrugada.

Mayito llegaba a visitar a Pick Up a eso de las tres de la madrugada, entraba en el cuarto como si estuviera en su casa, se desnudaba, se duchaba y se acostaba junto a Johnnie, y en esta ocasión le trajo un chisme a Johnnie. Le dijo que iba a llegar al hotel un pez gordo, calibre 38, de vacaciones, para ver el entrenamiento de Johnnie. Pick Up abrió el pequeño cajón del velador junto a su cama y le encendió a Mayito un porrito para que se arregle. Ella acostada, fumaba y fumaba y se iba relajando, al tiempo que sentía que su sexualidad iba floreciendo de manera incontrolable y aquel cuarto pobre, espartano, de gladiador, le parecía un palacio exótico, junto al Nilo, lleno de misterio, secreto, infinito como un laberinto griego y donde ella se sentía en completa libertad para decir lo que quería, andar de un lado para otro, completamente desnuda, y mirar por la ventana la noche silenciosa y marítima de Salinas.

Cuando Pick Up le preguntó la identidad del hombre, ella se encogió de hombros y dijo que no lo sabía porque en la conversación que había escuchado no se mencionó el nombre del visitante. Al parecer era algo muy secreto. Luego Mayo le dijo a Pick Up que la perrita que ella tenía había parido siete cachorros y que ella estaba contenta. Había sido una semana de nacimientos ya que la gata que tenía también había parido un montón de gatitos, aunque ella, sin querer, había matado a tres, que la gata había escondido en el horno de la cocina. Cuando ella lo encendió los gatitos murieron calcinados. Estaba grifota y Pick Up era el tipo irlandés, buena gente, que inspiraba confianza, un tipo con el que se podía conversar sin interrupciones. Pick Up era sumamente respetuoso ala hora de oír los asuntos de los demás. Todos tenían necesidad de drenar sus dificultades y problemas, todos, de una manera u otra, vivían su propia pesadilla existencial, su propio tormento. A nadie le salían las cosas como quería, siempre había alguna dificultad, algún tropiezo, alguna piedra en el camino. Si la dificultad o el impedimento no provenía del exterior lo más seguro era que viniera de alguna tara de nuestro carácter, de nuestra propia psíquis. Al final comprendía que cada ser humano tenía personalidad de hotel: con una conciencia llena de compartimentos, juntos, pero independientes, como si la cordura de las personas se asemejara a una gran pizza. Cada pedazo estaba destinado a diferentes aspectos de la vida: el trabajo, el amor, el sexo, la piedad, el dolor, el miedo, la felicidad y las especulaciones filosóficas. Aquellas especulaciones filosóficas que acompañan al hombre desde la época de las cavernas y de donde nace la superstición, los sacrificios a los dioses y la religión con su opresivo dogma, su maldito manual de comportamiento, que restringe todas las libertades del ser humano y lo vuelve un ser contradictorio, falso e ignorante. Al final uno queda confundido ya que si se analiza bien el asunto no se es ni un ángel ni un demonio, entonces qué es lo que es realmente el hombre?, arena?, ceniza, una masa de carne que encierra un alma, que como las fogatas de la playa que se apagan en la madrugada, abandona al hombre con su muerte, la muerte del envoltorio material. Entonces era el hombre como una especie de hot dog alemán?, por fuera la piel que envuelve algo más sustancioso, adentro, y que constituye el alimento de los dioses, por qué es tan importante para el diablo y para Dios el alma de los hombres?, qué es lo que tiene aquello?, qué recompensa había en conseguir el alma de un hombre? Todas las religiones, buenas o malas, falsas o verdaderas, se peleaban por conseguir adeptos, seguidores, devotos, fieles, en resumidas cuentas, todas querían conseguir almas, era una especie de orgía, donde cada pastor, cada líder, sacerdote, cada gurú, quería el alma de otro, y de otro y de otro, hasta el infinito, todos querían juntar almas en su iglesia como un perro junta mugre en su pelaje, como la arena de una playa.

- Ella está envejeciendo, ya era vieja cuando la conocí en un supermercado y nos hicimos amantes, además es muy vergonzosa, le tiene mucho miedo al juicio de la sociedad, a que la condenen por libertina, a que la juzguen sin piedad, por eso no viene. Cuando lo hace es porque ya no aguanta más las ganas de que la joda.

- Es que ella pertenece a una clase social muy elevada, se mueve en otros círculos, además aunque no lo creas es una santurrona, le costó mucho esfuerzo intelectual adaptarse y aceptar nuestra relación prohibida. Sufrió mucho, mucho cuando me casé con Mary Jo, no lo podía creer, no podía aceptar que SU amante se casara con otra e hiciera una familia, eso la devastó completamente, pero luego, cuando vino a mi de nuevo y yo la amé con más fuerza que antes, entonces, parece que lo aceptó o lo comprendió todo. Ella es una mujer grande, pero como fue educada por las monjas, en realidad piensa como una chiquilla y cree que el amor es una aventura romántica en la que el caballero va al castillo de su amada y se la lleva y son felices para toda la vida.

- Así es, su moral, su conciencia de urdesina y su pudor no le permitirían cambiar de hombre, entiendes?, a pesar de haber estado casada cuando nos hicimos amantes, es como si la hubiera desflorado como a una niña...

A la mañana siguiente cuando Pick Up se encontraba saltando la cuerda, entraron a la terraza dos chiquillas de quince años, llamadas Ruth y Mariuxi y atrás de ellas entró Milwaukee Phil, un super duro de Chicago.

El pez gordo calibre 38 de inmediato se sentó en una esquina de la terraza y se quedó ahí en silencio, mientras Ruth y Mariuxi deambulaban por toda la terraza, observando todo, como si estuvieran visitando un curioso y divertido museo lleno de piezas misteriosas de otras culturas. Cuando llegaron los survietnamitas, Pick Up entró al cuadrilátero y se calzó los guantes y de inmediato Face dog empezó a moverse para entrar en calor y a lanzar patadas a la cabeza de Pick Up, que el irlandés bloqueaba con los brazos cruzados y devolviendo el ataque con patadas frontales, dirigidas al estómago del survietnamita. Las quinceañeras estaban fascinadas con el novedoso espectáculo. Ellas habían oído de un deporte llamado box en el que los contrincantes usaban guantes y se golpeaban hasta caer soñados en la lona, pero nunca habían visto que esos luchadores también utilizaran las patadas, los codos y las rodillas.

Milwaukee Phil observaba todo con aquella mirada lejana, tenebrosa e indescifrable. Aquel pez gordo calibre 38 había sido uno de los privilegiados, que podían entrar en Miami a ver a Al Capone, cuando el hombre ya tenía consumido el cerebro por la sífilis, que le había contagiado una puta griega hace mucho tiempo. Habría sido fácil que el hombre se curara de aquella enfermedad con un poco de penicilina, pero el hombre le tenía fobia a las agujas y nunca se dejó inyectar, hasta que después de su encierro en Alcatraz, empezó a dar muestras de que estaba majarreta y terminó sus días exiliado y completamente pobre en la Florida.

Milwaukee miraba todo sin decir una sola palabra y sus ojos se achinaban cuando detectaba que al final de cada round, Pick Up terminaba excesivamente agotado, que su cuerpo ya no era el de un jovencito, que todo él estaba completamente bañado en sudor. Los survietnamitas le daban voces de aliento de manera demencial para que Pick Up coja confianza y no se desmorone. Aquellos gritos estimuladores del valor, se parecían a los que utilizaban los paracaidistas del cuerpo de fuerzas especiales del Vietnam del Sur. Sus gritos muchas veces pasaban del inglés al vietnamita, pero Pick Up comprendía que su finalidad era apuntalar su valor, su garra, su determinación a luchar de manera feroz hasta el final. Pero su cuerpo, de pronto se negó a responder y le dio un poderoso calambre en la pantorrilla izquierda que lo tumbó de inmediato en la lona. Los survietnamitas lo cargaron en peso y lo bajaron por las escaleras, mientras Pick Up a duras penas controlaba ahogar un grito de dolor. Cuando fue depositado en el cuarto fue recibido por Mary Jo que le aplicó hielo en el músculo contraído, pero Face dog le dijo que no era un trauma con hemorragia interna sino un desgarre y que había que inyectarle Neurobión y hacer que tome pastillas de apronax. Milton se encargó de inmediato de ir a buscar los medicamentos. Las quinceañeras entraron al cuarto de Pick Up y miraban con los mismos ojos de interrogación aquel pobre cuarto de hotel.

Dos días tuvo que guardar cama Pick Up cama para recuperarse del desgarre muscular y una noche llegó a visitarlo Marcela. De inmediato Pick Up percibió que algo andaba mal, el rostro de su vieja amante presagiaba malas noticias, estaba marcado por las señales de la angustia.

Johnnie estaba tenso, acostado en la cama, inmóvil, como un cuadrapléjico, en espera de algo que le parecía una sentencia de muerte. A veces miraba al techo en busca de una salida a su situación, alguna idea que lo sacara de su postración, pero nunca llegaba nada. Marcela volvió a tomar la palabra y le dijo que estaba muy enferma, era cáncer al páncreas y que venía a despedirse. Esa era la mala noticia, y Johnnie le dijo que con esa noticia no concebía que hubiera la posibilidad de una buena. Ella le dijo que sí, que había la posibilidad de una noticia buena, entonces le empezó a hablar de su hija menor, Sandra. Y le dijo que con el tiempo, ella se había convertido en su única confidente, mucho más íntima que cualquier sacerdote, que cualquier amiga del gabinete de belleza, en verdad muy cercana, muy cercana y ella sabía todo sobre el gran amor que era él y todo el soporte que Pick Up había significado para ella. Entonces Marcela la hizo pasar.

- Ella es Sandra y a diferencia de mis otras hijas, ella no se parece a su padre, sino que ha salido mucho más a mi. Lo que te quiero decir es que a pesar de que hemos estado tanto tiempo juntos, tal vez te parezca una idea loca, pero no tengo un hijo tuyo.

- Déjame terminar, te lo suplico...como ya no voy a estar aquí y como ella siempre ha querido conocerte, te la traje, además ella...quiere tener un hijo tuyo. Que sea el hijo del amante tan adorado de su madre, sería algo muy especial para ella, además, si tu lo permites, ella quisiera ocupar mi lugar. Como ves es joven y muy parecida a mi, además no le gustan los chicos de su edad porque sólo hablan tonterías y siempre le ha gustado lo que le he conversado de ti y en cierta forma ella también te ama.

- Cuando conocí a tu mami en el supermercado y se le cayeron aquellos paquetes y me lancé a recogerlos, supe de inmediato que nos amaríamos por siempre, pero ella estaba casada. El tiempo ha pasado y ya no soy un muchacho de diez y siete años y ella ya no tiene cuarenta. Yo no soy un Julio César ni nada por el estilo, pero si este asunto es muy importante para ti, en memoria del recuerdo de tu madre, creo que podemos intentarlo. Marcela sabe, ya se lo he dicho otras veces, a pesar de estar casado, de tener un hijo y de estar rodeado de toda clase de libertades, siempre me siento solo, sigo permanentemente solo, tal vez tú me cures ese vacío que siento.

Yo quiero conocerte y descubrir, con información de primera, mano el motivo por el que le robaste el corazón. Y quiero que me hagas un hijo porque mi madre siempre ha sido mi única aliada contra las agresiones y las estupideces de mis hermanas. Cuando todo ha estado en contra mía, ella siempre ha estado de mi lado como un escudo fuerte, defendiéndome de los ataques de mi padre y de mis hermanas. Ella estuvo a mi lado cuando quise estudiar francés, me apoyó cuando quise estudiar literatura y piano y cuando mis hermanas me descubrieron una amante lesbiana. Nunca me rechazó porque como puedes ver y como ella te lo ha dicho somos igualitas. Las dos pertenecemos a un mundo de la alta sociedad, pero intelectualmente estrecho y nos sentimos, estamos atrapadas, en un cerco de tradiciones y convencionalismos que no nos dejan respirar. Mi madre te encontró a ti y se liberó, ahora que pronto desaparecerá, tú serás mío, porque yo no he encontrado a nadie que sea como tú.

Pick Up sonrió, no sabía si debía sentirse insultado o halagado, aquello de que sería de ella, era algo típico de la mentalidad de aquellos ricos, que creían que su voluntad, respaldada por millonarias cuentas bancarias, estaba por encima de cualquier consideración racional o respeto de la vida humana. Al final Pick Up, aceptó la pretensión de Sandra y le dijo:

- Ahora con mi madre enferma, no tendrá ninguna fuerza para luchar conmigo, en la actualidad las madres solteras son una realidad muy común. Además tengo una fortuna en cuentas bancarias en el exterior no necesito la aprobación de nadie más que de ti.

Después de aquella entrevista entró a la habitación Tommy Robin y le dijo que la pelea con el coreano Wang Wang, estaba suspendida definitivamente por orden del mismo Al RENZO Leone, porque Milwaukee Phil le dijo que te había visto entrenar y que se dio cuenta de que estás en la mierda. El coreano Wang Wang está hecho una furia, pero ya se cuidará de quedarse frío.

A la mañana siguiente Pick Up salió a caminar tranquilo por la playa con su tabla en la mano hasta llegar a Paco Illescas. Al fondo pudo distinguir la figura de dos chicas rubias, lindas que se encontraban acostadas, tomando el sol encima de sillas de madera blanca. Cuando lo vieron lo saludaron. Sandra le presentó a Johnnie a su pareja, Clara. Clara puso cara curiosidad y felicidad al ver al tipo que iba a preñar a su amante. Sandra le preguntó a Pick Up si quería subir a su departamento y tomarse unos tragos con su amiga, la bella Clara. Y Pick Up le dijo que no había problema. De inmediato Sandra ordenó a un chico que subiera las sillas y éste iba detrás de ellas hasta el quinto piso del edificio Santa Rita. Cuando llegaron, Pick Up se dio cuenta cómo vivían los ricos y los famosos, con muebles blancos de lujo, las paredes decoradas o mejor dicho tapizadas de pinturas de artistas verdaderamente buenos en su oficio, también habían cuadros de artistas chinos y piezas de bronce del imperio chino de extraordinario valor. Clara era pintora y tenía en su cuarto una tela a medio trabajar. Todo aquel cuarto olía a trementina y a los desagradables olores que despiden los materiales y pinturas con que se compone una buena obra. Sandra era una intelectual y se encontraba en pleno forcejéo con una tesis sobre Mijail Sholojov. De inmediato Clara abrió una gran botella de rompope y sirvió a todos unas grandes copas del exquisito licor. El rompope estaba sencillamente delicioso. Mientras tanto Sandra encendía la televisión y la sintonizaba en un canal donde presentaban sexo duro. Aquellas escenas eran junto con el rompope, una explosión audiovisual que provocaban verdadero furor en la mente de Johnnie y muy en su interior las imaginaba desnudas, sin sus trajes de baño, acostadas en la cama, con las piernas abiertas, enseñando sus pequeños y aniñados sexos de manera invitadora y provocativa. Al final los tres terminaron en la cama en un día sin sol, medio nublado, donde los turistas se quemaban tan solo con el reflejo del sol sobre la arena y el mar. Hubo un gran entendimiento sexual en aquel momento: Clara fumando un gran cigarrillo de yerba, tenía la misión de excitar a Pick Up, masturbándolo y lamiéndole el falo hasta el punto de hacerlo llegar al éxtasis total, y a cambio, Johnnie, vertiría su espeso semen en el interior de la fría Sandra y todo, absolutamente todo, quedaría hecho. Cuando terminaron todas las doce botellas de rompope se fueron a bailar a la discoteca EPICENTRO. Pick Up bailaba con sus dos chicas en medio de un gran tumulto de gente, que se balanceaba en medio de la penumbra. Pick Up bailaba con ganas la música de Rick Astley, canciones como: Dont say goodbay y No more looking for love y la más chévere de todas: The love has gone. También bailaron las canciones de Kool En qué diablos estaba pensando?, sí, era algo como si Pick Up estuviera bailando con dos pequeñas demonios, súcubos, que con sus movimientos, demostraran tener el poder hipnótico de atrapar y secuestrar a su espectador.

A la noche siguiente apareció el diputado Eusebio con Tommy Robin y otras cuatro maletas de billetes para que sean contadas por Cheché. Iban a abrir dos chifas más el HONG YUN y el SHI WEI THIAN, donde la gente de Salinas comería con gran apetito la más exquisita comida china. Lo gracioso de todo era que el cocinero en jefe, de los dos chifas, era un survietnamita, que siempre bromeaba con sus clientes, y cuando éstos le pedían comida para llevar, el chino les preguntaba, mientras sostenía con las dos manos una gran tarrina rebosante hasta el tope de comida china para llevar:

Durante este proyecto, Pick Up estuvo muy ocupado atendiendo a los ejecutivos de la construcción que se alojaron en el hotel para redecorar e instalar los dos chifas según el exquisito gusto del diputado Eusebio. El proyecto duró varios meses, tiempo en el que Johnnie no volvió a salir a divertirse ni ver a ninguna chica. Todo ese tiempo vivía recluido en el hotel, atendiendo a los clientes y a las chicas que subían y bajaban atendiendo a sus clientes del casino LIDO. Eran días que parecían infinitos, verdaderamente largos e inacabables. Por cuatro días consecutivos Pick Up no pudo pegar un ojo por culpa de los mosquitos y cuando lograba dormir lo hacía con la televisión encendida. A veces si no eran los mosquitos, eran las chicas que lo despertaban para que les atendiera y les abriera una habitación. Era claro que ellas se pasaban todo el día durmiendo para salir a trabajar en las noches, pero él tenía que atender a todos esos ingenieros y arquitectos y lo tenía que hacer día y noche por lo que estaba al borde del colapso.

Unos días antes de la inauguración de los chifas, Al RENZO Leone, ofreció una fiesta por su cumpleaños e invitó al grupo del irlandés Tommy Robin y todas las chicas se reunieron en la terraza del hotel BERLIN y ahí estaban sentadas todas en una mesa, reunidas bajo un parasol multicolor: Mary Jo, Gabriela, Viviana, Claudia, Marie y esto significaba más trabajo para Johnnie. Había que atender con comida a estas chicas, RENZO había mandado a preparar sendas paellas sevillanas de mariscos para que las chicas llenaran bien las tripas y la cerveza corría hasta decir basta. Pick Up volvió a ver a sus amigos: Buchanan, que estaba más delgado, Phillipe, Rod, Russo, toda la pandilla de surfistas. Tommy Robin con su hawaiana bailaba sin parar con Marie y era la verdadera alma de la fiesta. Las chicas comentaban que era extraño que la negra Marie todavía no le haya dado un hijo a Robin y algunas se atrevían a especular que tal vez el hombre era estéril. Hacía mucho viento seco aquella noche, el viento seco de la calina desértica se mezclaba alegremente con la salada brisa marina. Rod conversaba con Johnnie sobre su bar de streap tease y le decía que le caiga unos de estos días para que una muchacha lo atienda bien con uno de sus famosos masajes. Rod también quería hablar con Pick Up sobre una posible inyección de dinero para mejorar su negocio, ampliarlo y darle más clase o sea traer más chicas y de mejor raza, también tenía un proyecto de colocar en medio del bar un cuadrilátero de boxeo patada para que los clientes disfruten regularmente de combates tipo tailandés con miembros de pandillas tales como los de la Playboy, los Guerreros, los chicos del barrio de los raros y otras más...que en ese momento no le venían a la memoria.

Buchanan les hablaba a todos de la próxima inauguración de su hermosa casa en Montañita, que tenía todo el aspecto de un templo Krsna e invitaba a todos a que vayan allá y pasen una temporada con él, Gabriela y Viviana. Finalmente Buchanan había conseguido realizar el sueño de vivir en una especie de comuna hippie junto a sus dos mujeres, las que dominaban su vida: la zanahoria Gabriela y la ahora reformada ama de casa Viviana. Había tenido que esperar casi veinte años y pasar por toda clase de dificultades para poder vivir con los amores de su vida, respetado por todo el mundo, aceptado por la sociedad y en completa paz, hare krsna...

Annie y Phillipe se encontraban en medio de ese grupo como dos pequeños burgueses que miran desde lejos la forma como evolucionaron sus amigos de la infancia. Tanto Annie como Phillipe estaban fornidos, colorados, perennemente bronceados por la buena vida, las tardes de coqteil junto a la piscina, la selecta y buena conversación junto a sus amigos y amigas del vecindario, el amor que sentían mutuamente, era como si sus cuerpos estuvieran hinchados de buenas intenciones. Tanto el uno como la otra habían cumplido su sueño de casarse y tener una gran familia como las familias tradicionales. Vivian en Salinas y Phillipe había heredado el control de las dos gigantescas fortunas, tanto la de su padre como la de su suegro que permanezca en la gloria del Señor.

Don RENZO se encontraba alegre, muy alegre, la vida le sonreía con salud y mucho, mucho dinero, y después de zamparse una gigantesca sopa marinera, se levantó y se acercó a Tommy Robin y después de abrazarlo le levantó el fornido brazo derecho y declaró en alta voz a todos los concurrentes, que Tommy era el gran hijo político y querido que nunca tuvo. Al instante, Robin sacó una pistola de la parte de atrás de su cadera, y disparó todo el cargador al aire para celebrar tal anuncio. Caulonia, la hija mormona del jefe RENZO Leone, se fijó en aquel detalle y de inmediato le clavó los ojos al fornido irlandés Tommy AMETRALLADORA Robin. Aquella mirada encerraba toda clase de cálculos y maquinaciones de mujer. Una declaración así, una declaración de poder de tal calibre, en su cumpleaños!, no era algo poca cosa para toda aquella gente, que se encontraba presente en la fiesta: Tony Luca, Paul Ditto, Pepo Quintana, José Leone, todos se quedaron callados, reflexionando sobre aquella declaración. Incluso Pick Up se asombró de aquello, pero su corazón se alegró y tranquilizó al mismo tiempo porque si Tommy estaba seguro y gozaba de la confianza y la estima de don Renzo, él también estaba seguro y tranquilo. Y para celebrar sacó de atrás del bar un subfusil AK 47 y también vació el cargador al aire.

Su hembra la negra Marie, asustada al principio, por el ruido de las balas, no podía evitar sentirse orgullosa de su hombre, pero también triste ya que hasta ahora no le ha podido dar un hijo a Tommy.

Sandra y Johnnie se fueron al cine MAYA a ver la película INFIERNO EN LA TORRE, la película contaba con toda una serie de rutilantes estrellas de Hollywood, como Fred Staire, Paul Newman como el arquitecto, Steve MacQueen como el bombero y en el papel del ingeniero malo, Dick Chamberlain, y la trama se trataba de un gigantesco edificio, un verdadero rascacielos, cuyo sistema eléctrico colapsa y provoca el mortal incendio, ya que había sido instalado por un ingeniero corrupto- Dick Chamberlain-, que ahorraba dinero a la constructora a costa de la seguridad más elemental. Sandra se juntaba toda temblorosa en el hombro de Pick Up, llena de espanto, en las escenas de terror en las que aparecían personas asfixiadas por el humo, que se lanzaban abismo abajo por las ventanas del gigantesco edificio. Y después de la función le contó a Pick Up, que estaba atrasada en la regla, y que no le llegaba el período, y al mismo tiempo, le contaba con una mezcla de confusión y desesperanza en el rostro, que su madre estaba adelgazando rápidamente, que los médicos le habían suspendido la quimioterapia y que ahora le daban pastillas para que no sienta el dolor, y que su padre trabajaba como un loco y costeaba el carísimo tratamiento de quimioterapia y pastillas.

Al oír estas palabras, Pick Up creía escuchar en el timbre de voz de Sandra cierta deferencia hacia él, cierto calor, ya no era la voz de la mujer fría que había recibido su semilla como si se tratara de algún tipo de acuerdo contractual frío y calculado. Ahora, creía Johnnie, que podía sentir en el timbre de voz de ella cierta intimidad, cierto amor?, era algo diferente su trato hacia él, como si el hecho de que pronto iba a ser la madre de un hijo suyo, la llenara de una gran ternura y preocupación por él. A lo mejor, Sandra resultaba ser mejor amante que su madre, pero, podía ser eso posible?, la hija lo amaría más y con mayor intensidad que la madre, que lo idolatró hasta el punto de entregarle a su propia hija antes de morir?

Pero los doctores desde el principio le dijeron que era un cáncer agresivo de páncreas y que la guerra estaba perdida, Marcela estaba muriendo rápidamente. Pick Up comprendió la ironía del destino: Sandra embarazada traería una nueva e inocente vida al mundo, un nuevo ser completamente inocente y dulce, mientras que a cambio, la naturaleza exigía el sacrificio de la vida de su dulce y adorada Marcela, que entregaba pacíficamente su vida a los dioses.

Finalmente llegó la hora de marcharse de la fiesta de Elizabeth, Roberto la trató de convencer de que se una al viaje. Ella le había dicho que sí, pero Roberto dudaba de que ella en realidad iría.

Pava Loca le había dicho a Lorena que se venga a Canoa con ellos, pero ella decía que para ir a Canoa, ella prefería un viaje más corto a Montañita. Y asunto concluido. Todos se fueron a sus casas. La fiesta había acabado. Doménica, nuevamente fue a dejar a Ballenita a los hermanos Russo, y quedaron en encontrarse a las cinco de la mañana para salir a Canoa.

Ni bien entraron en la casa, se fueron directamente al patio con la radio de pilas tronando a todo volumen una canción de Led Zeppelin, y encendieron en el centro de la duna, sobre los restos de anteriores fogatas, una gigantesco fuego, que los alumbre el máximo tiempo posible y que aleje los mosquitos. Luego cuando la fogata se extinguió, subieron a sus cuartos para acostarse y dejar fluir en la oscuridad de la noche sus pensamientos de manera ininterrumpida.

Tal vez aquella noche sería una de esas en que los dos hermanos se la pasaban toda la madrugada conversando sobre surf, chicas, fiestas, modas, playas desconocidas y sobre los misterios de la vida, como por ejemplo sobre la vida del filósofo griego Anaximandro, alumno de Tales, diestro cartógrafo que era el creador de magníficos mapas náuticos, inventor del reloj solar, y que había predicho un terremoto en Esparta, salvando la vida de sus habitantes y también hijo de Mileto.

Veinte años más joven que el maestro Tales, afirmaba que el origen de la vida no se hallaba en el agua porque de ser así, la primacía de este elemento hubiera sofocado la existencia de los demás como el fuego, la Tierra y el aire. Anaximandro afirmaba que el origen de la vida era el Super-elemento llamado ápeiron que funcionaba como una especie de árbitro y que ponía en su lugar al elemento que cruzaba sus límites con respecto a los demás.

El principio de los seres es el infinito...de donde viene la vida de los seres y donde se cumple también su destrucción, según la necesidad, porque todos pagan, el uno al otro, la pena y la expiación de la injusticia, según el orden del tiempo.

Los hermanos Russo comieron con fuerza y apetito, porque sabían que les esperaba un largo viaje. Luego se entregaron con energía a la solitaria labor de revisar las tablas para ver si tenían algún hueco que parchar con cinta impermeable o para colocarle una capa extra de cera antideslizante, sex wax.

Entonces en medio de la penumbra de la madrugada se escuchó el pito del Land Rover y las puertas del vehículo que se abrían y se cerraban de golpe. Pronto Doménica y Nicole estaban dentro de la casa de los hermanos Russo y en el porche, dejaron las grandes maletas con las ropas y Doménica le pidió de comer a Danni. El chico Russo, besó a su enamorada en la boca y rápidamente se dirigió a la cocina a preparar una olla de arroz con pedacitos de coliflor, frejolitos palito, que habían dejado remojabdo la noche anterior para que esté suave, y todo sazonado con albahaca y arverjitas, y luego abrió una lata de atún, también preparó una jarra de fresco solo.

El General Robert Lee, comandante en jefe del ejército confederado durante la guerra de secesión norteamericana, cierta vez elogió mucho a un oficial que lo había censurado. Su interlocutor, muy asombrado, dijo a Lee:

El presidente norteamericano Gerald Ford, al observar un retrato suyo donde aparece con la mano izquierda en el bolsillo, comentó: Como conservador en materia fiscal, siempre me agrada ver a un político que tenga la mano metida en su propio bolsillo.

Mientras Danni preparaba el desayuno, Doménica se le acercó por detrás y lo abrazó con ternura. Este fue un sentimiento nuevo en la vida de Danni Russo. La única ternura que él conocía hasta entonces era la de su madre y la de su padre. Pero nunca había sentido la ternura de una mujer. Ella lo abrazó y apoyó su cabeza sobre su ancha espalda. Para Doménica todo un nuevo mundo le había abierto las puertas al conocer a Danni: el surf, los viajes, las fiestas.

Hasta entonces, para Doménica, Salinas no era más que un lugar desértico y caluroso que no tenía ningún interés, un lugar aburrido donde pasar las vacaciones mirando gente extraña y donde pasar encerrada viendo televisión.

Ahora, con Danni, conocía un lugar para ir a patinar, escuchar música, conversar con sus amigas, comer ricos hot dogs y ver la vida con nuevos ojos. Era esto lo que sentía su mamá por su papá?, era esto lo que los profesores de literatura en el Liceo Panamericano le hablaban cuando pronunciaban la palabra amor?

Con Danni, Doménica se sentí segura e independiente. Nunca sabía lo que iba a pasar en ese día. A diferencia de estar con sus padres donde siempre sabía lo que iba a pasar o lo que iban a hacer, con Danni todo era un misterio. El azar dominaba sus vidas. De pronto sus melancólicos pensamientos fueron interrumpidos por Joey y Nicole, que les dijeron:

Doménica se había levantado tan temprano para ese viaje como cuando se levantaba para ir al colegio, y no había tomado desayuno, por lo que se sentía hambrienta. Devoraba esos pedazos de carne con un hambre exquisita, ésta por ejemplo, era otra nueva sensación que descubría al conocer a Danni.

Después de las carnes asadas, vinieron los platos de arroz humeante y las chicas se servían la comida con impaciencia, lo devoraban todo hasta el último granito y luego se refrescaban al servirse sendos vasos de fresco solo.

Danni iba de la cocina al comedor con la premura y la perfección de un gran chef italiano. Sólo le faltaba la gorra de cocinero. Cuidaba de que todos estén bien servidos y luego se fue al patio para apagar bien el fuego y evitar un incendio.

El temor a un incendio en aquella casa de madera era la pesadilla constante de los hermanos Russo. Siempre estaban revisando las llaves del tanque de gas, las cenizas de las fogatas y mirando por todos lados para evitar cualquier chispa que provocara una flama mortal, que consumiera su preciosa casa de madera.

De pronto, afuera, se escuchó el claxon de la Station Wagon de Manuel Fernando que venía con Ingrid, Pava Loca y Roberto. Ellos también entraron muertos de hambre y Danni tuvo que poner aceite en la cacerola, hacer una mezcla de harina, huevos y aceite, y junto a su hermano ponerse a batir y batir hasta que la masa de los panqueques esté lista para poner a freír.

La propia anciana había denunciado a los agentes los malos tratos que sufría a manos de su violento esposo, Massimo Di Napoli, a quien habría entregado bajo amenazas más de cien millones de liras (cerca de cincuenta mil dólares), según declaró. La insólita pareja había contraído matrimonio hace dos años.

Me refiero, por supuesto, al amor no en el sentido griego de eros, sino más bien de ágape (que la tercera edición del Diccionario Webster define como amor espontáneo y altruista que se expresa libremente sin cálculo de coste o ganancia para quien lo otorga o de mérito en quien lo recibe). Pero no estoy seguro de que estos dos conceptos puedan divorciarse-ejem-del todo: puede que los problemas de Soames Forsyte en la cama tuviesen cierta relación con su arrogante sentido de la propiedad.

Si en las siete primeras ediciones de mi manual de introducción a la economía logré omitir la palabra amor en el índice, por qué no puede la octava arreglárselas sola? No es que se me hayan reblandecido de pronto los sesos, de veras. Más bien se me ha despejado la cabeza con cierto retraso: para explicar los hechos científicos que tenemos que explicar, si no hubiese existido el amor habríamos tenido que inventarlo. Es evidente que contradigo lo que me enseñaron en la Universidad de Chicago como primera y única ley de la economía: Todo tiene un precio.

En el momento en que salían de Chuyuipe se dieron cuenta que los padres de los hermanos Russo venían en sentido contrario, llegando del Guayas. Danni le dijo a Manuel Fernando que se detuviera y se bajó del vehículo para ir a hacer señales al otro, que venía en sentido contrario para que se detuviera. Danni habló con sus padres y consiguió sacarles algunos sucres, y luego volvió a embarcarse en el vehículo de Manuel Fernando.

Cuando llegaron a la playa de Bahía de Caráquez, ahí se estaba celebrando la fiesta de una chica de apellido Estrada. Todos estaban disfrazados y bebiendo canelazos dentro de una gran cabaña con techo de paja y construcción de caña y todo decorado con globitos y serpentinas.

Apenas pisaron suelo de Bahía fueron al mercado central para proveerse de tamales, bollos, empanadas de camarón, corviches, natillas, huevos fritos con bolón, cebiches de pulpo y mixtos. Todo el grupo comió con apetito después de tan largo viaje y Doménica y Nicole observaban a las chicas de Bahía de Caráquez y a sus habitantes como si fueran seres de otro planeta; una civilización más atrasada en el tiempo, como si en aquel lugar la moda se hubiera estancado en la época dorada de Bob Marley y la música jamaiquina de reggae.

Cuando terminaron de almorzar, subieron por la calle del parque del obelisco y se percataron de que a esa hora de la tarde, ya no funcionaba la gabarra o barcaza que los llevaría a San Vicente y por último a Canoa. Pero los chicos de Bahía no los querían aflojar y las chicas formaron un círculo alrededor de Ingrid, Doménica y Nicole. Todo el mundo bebía, bailaba y bailaba.

Manuel Fernando se enteró por boca de un chico de Bahía de Caráquez, que más allá de la playa de Canoa se encontraban unas cavernas llamadas LOS APOSENTOS, donde se efectuaban encuentros amorosos de todo tipo. Todo eso tenía que ocurrir en marea baja porque si a los amantes los sorprendía la marea llena quedarían atrapados de manera peligrosa. Manuel Fernando tomó nota del dato y se lo guardó para contarlo a los chicos más tarde.

Las chicas estaban cansadas por el largo viaje, así que de manera muy cortés se fueron abriendo del grupo de alocadas danzarinas, que las habían recibido como seres de otros planetas y se fueron directo a la Station Wagon a dormir en los colchones que estaban en su interior.

Roberto y Pava Loca se pusieron de acuerdo con Danni y Manuel de que no era justo que las chicas pasaran incomodidades, y se fueron despidiendo de los demás fiesteros y se fueron a ver si contrataban una lancha que los cruzara a San Vicente. Pero todo fue inútil. Tendrían que pernoctar en Bahía, así que se fueron al hotel VERA y se metieron todos en un cuarto para dos personas.

En sus inicios, como surfistas, habían aprendido a dormir en carpas pequeñas para dos personas, carpas que se desarmaban con los ventarrones de las madrugadas, y que había que volver a armar medio dormidos, en medio de la noche. En definitiva estaban acostumbrados a pasar incomodidades con tal de correr olas grandes. Como las chicas estaban muertas de hambre, se sirvieron los corviches y las empanadas de camarón que habían comprado en el mercado central de Bahía y que habían guardado como reserva.

En medio de la noche, Manuel Fernando le comentó a Roberto, Pava Loca y Danni sobre el descubrimiento que había realizado sobre aquella playa del amor llamada LOS APOSENTOS, y sobre la advertencia que le habían dicho sobre la marea alta. Tarde o temprano tendrían que ir a conocer aquellas cuevas de rocas empinadas.

Ya era de madrugada y los chicos apagaron las luces y se hizo el silencio. De pronto Zeus, el que nubes reúne, desató una tempestad tropical y empezó a llover torrencialmente y de las paredes del hotel se desprendía una humedad dulce y fragante, que inundó el ambiente con olor a sándalo.

Pronto estaban con destino a la gabarra, que los transportaría con Station Wagon y todo a San Vicente, y de ahí, por la playa, en marea baja, a Canoa. Pasaron por LA OLLA DE BRICEÑO, BRICEÑO y finalmente llegaron a CANOA.

El espectáculo que ofrecía el transporte de la gabarra, con sus aguas de color verde esmeralda y su viento fresco era tremendamente bello y salvaje. Muchos niños pobres se la pasaban lanzándose al agua desde los estribos de la gabarra hasta cuando esta arrancaba con destino a San Vicente.

Canoa asombraba con su malecón y su calle principal llena de gente y algo de comercio. Pero lo que más sorprendió a los muchachos fue el tremendo desfile que se desplazaba por la calle principal como si los locales se hubieran enterado de que llegaban ellos y lo hubieran ejecutado en su honor. En las esquinas había puestitos que vendían del fuerte canelazo.

Danni divisó una mancha de delfines, cabezas de tortugas marinas, que emergían de vez en cuando. Unos locales estaban jugando voley y los invitaron, pero la necesidad de meterse en el agua era tremenda.

Había que remar del putas, loco. Remar y remar a toda prisa, para evitar las barredoras que se les venían encima. En aquella playa de Canoa, dabas dos pasos dentro del agua y ya estaban mar adentro, vapuleado por fortísimas corrientes marinas. Los chicos se quedaron pasmados, cuando al llegar a la punta de Canoa se percataron que una mancha de delfines se encontraba en el punto de quiebre caracoleando sobre las olas.

El primero en llegar fue Pava Loca, que en el playero de Canoa le daba la espalda a la ola. Rápidamente se posicionó y se fue en una ola de tres metros. De inmediato puso las manos apropiadamente y doblando las rodillas se tubeó en medio de aquella mole de agua. Mientras se tubeaba, Joey iba remando y lo observaba todo hasta cuando él también llegó a la punta para esperar la llegada de las mamas rusas.

La ola de Canoa era un beach break, lo que significaba que no había un point fijo donde coger la ola, sino que era una multitud de picos que se formaban y que los surfistas tenían que remar de un lado para el otro para cazarlos e irse en una de sus olas.

Roberto, Manuel Fernando y Danni remaban despacio, como saboreando el bello momento que estaban viviendo. Cuando llegaron al punto no se apresuraban en coger olas como locos como hacían Joey y Pava Loca, que parecía que estaban en un mano a mano de alguna loca competición imaginaria.

Danni remó una ola de cuatro metros y se fue en ella, dejando una estela de agua en el aire. En la cabeza de Danni sólo había una idea: llegar hasta debajo de la ola y subir lo más aprisa posible.

Afuera las chicas se frotaban sus estilizados cuerpos con Coopertone, enterraban los pies en la arena, acomodaban el viejo parasol, se entretenían con la vista de la playa virgen y selvática de Canoa y comenzaron a hablar sobre las distintas formas de besar.

Cuando llegaron, aprovecharon la marea baja para adentrarse entre el largo laberinto de rocas. Cuando llegaron a una pequeña duna entre la arena, Danni se acostó y le hizo señas a Doménica para que se recueste a su lado. Luego Danni le preguntó dulcemente a su morenita:

Danni no esperó la respuesta, y suavemente le quitó el traje que cubría sus pequeños pezones. Y llevó sus labios hasta succionar aquellas mamas tiernas y suaves, mientras conseguía arrancar de Doménica suaves quejidos de secreto placer y lamentables ruegos:

Entonces Danni reaccionó y se sintió mal por haberse dejado arrastrar por la pasión. Los remordimientos católicos fueron tan grandes, que junto con el sabor amargo que los pezones de Doménica le habían dejado en la boca, se sintió preso de un fuerte malestar. Entonces, con lágrimas en los ojos le dijo:

Mientras tanto en la punta de Canoa, Roberto estaba deleitando a las chicas con sus piruetas soul sobre las olas. Parecía que aquella ola de tres metros, tan larga como una cuadra americana, hubiera sido hecha para Roberto. Él bajaba las olas con una gracia y una determinación casi elástica. Tenía un fino sentido para seleccionar la ola que lo llevaría y para dejarse arrastrar por la espuma. Manuel Fernando se concentró en las olas de gran tamaño y de esa manera se sentía libre. Hubo un momento en que agarró una ola que parecía de cuatro metros, de lo grande y descomunal que era, y se fue en ella de lo más tranquilo, como si nada. Pava Loca y Joey se quedaron con la boca abierta, el corazón palpitante, y bien impresionados de semejante proeza.

Después de un rato Danni y Doménica regresaron de LOS APOSENTOS y venían entre preocupados y felices, porque habían abierto nuevas puertas en su vida, traían en sus labios un nuevo conocimiento sobre su sexualidad, y poseían en sus manos el gusto y el terror de un nuevo secreto entre ellos.

Ingrid de inmediato se dio cuenta que algo había pasado allá, porque en el rostro de Doménica se reflejaba algo, un misterio, había una cierta satisfacción que la preocupaba, una sensación agridulce.

Cuando salieron del punto, empapados y hambrientos, las chicas los estaban esperando alrededor de una fogata que había realizado Danni con la ayuda de Doménica y todas estaban cubiertas con colchas por el frío producido por el viento de la tarde y la brisa marina.

De inmediato se fueron al hotel Palmeche y alquilaron una habitación con dos literas. Entonces Pava Loca los sorprendió con una noticia nueva y refrescante: había traído de Salinas un cassette con música de un concierto en vivo de Peter Frampton.

Los chicos esperaron que las chicas se bañen con agua dulce mientras se deleitaban con la música de Peter Frampton, su guitarra eléctrica y su sintetizador. Los chicos y las chicas después del baño se deleitaron con algunos manjares que habían comprado en la calle principal de Canoa.

Los chicos estaban muertos de cansancio y sólo querían quedarse, ahí, acostados en la cama sin hacer nada, pero las chicas estaban impacientes por salir a pasear por la avenida única de Canoa para ver qué había de nuevo. Al final tanto insistieron que Manuel Fernando, Danni y Joey accedieron a salir, menos Pava Loca y Roberto que decidieron quedarse acostados en el hotel.

La noche estaba transparente, las estrellas brillaban allá en lo alto del negro firmamento con un esplendor único y sorprendente. Manuel Fernando e Ingrid iban adelante caminando con las manos entrelazadas, Joey y Nicole los seguían de cerca y Danni y Doménica iban en la vanguardia caminando abrazados. De pronto Doménica le dijo a Danni en el oído y en voz bajita:

De pronto, al final de la calle, llegaron a una cabaña de madera y caña de la que se escuchaba a todo volumen una canción de Bryan Adams, titulada: THE SUMMER OF 69, y resultaba que en aquella cabaña se encontraban cuatro amigos más de los hermanos Russo y se trataban de Jaime, Rod, Chechi y Gustavo.

Jaime estaba asomado en la ventana y los vio y de inmediato los llamó y los hizo pasar. Jaime tenía el brazo enyesado porque en una caída que sufrió en LA FAE, en marea baja, chocó su brazo con una filuda roca y se le partió el hueso.

Cuando Manuel Fernando, Danni y Joey entraron a la cabaña junto con las chicas no podían creer lo que estaban viendo. Sus cuatro amigos habían abierto un cartón de botellas de vino Concha sabes? Todo el tiempo se la pasan peleando y discutiendo y parecería que ya no se aman y que se odian. No quiero que eso nos pase a nosotros.

No te preocupes por eso, mi amor. Nosotros somos diferentes y nada de eso nos va a pasar. Ya quédate tranquilo, nosotros vamos a ser felices como mis padres, que llevan muchos años de casados, y no necesitan nada en el mundo aparte de ellos dos. Yo soy una mujer muy fiel como mi madre.

Qué pasa con Joey? Déjalo en paz que se haga hombre. Además hoy estuvo todo el tiempo con nosotras sin despegársele a Nicole. Y Nicole, me parece que ya está harta de Canoa y se quiere regresar a Salinas. La vida vagabunda y nómada del surf no le llama mucho la atención.

Sí, pero estamos completamente chiros. Sin un sucre partido por la mitad y vamos a pasar hambre. A Ingrid no le importa, por lo que veo, ella es como la sombra de Manuel Fernando. Esa sí que es una pareja de enamorados ejemplar. Y a propósito de Ingrid, no para de preguntarme y de sonsacarme lo que hemos hecho en LOS APOSENTOS!

Aquella segunda noche en Canoa estuvo llena de humedad acompañada por el ruido que las gotas de agua hacían en el techo del hotel. Rayos y truenos estallaban en el negro firmamento y Danni comprendió que en el mundo existían fuerzas poderosas e inimaginables. Comprobó la existencia de Zeus el que nubes reúne.

Cuando amaneció la aurora de dedos de rosa se posicionó sobre el pueblo de Canoa con su máximo esplendor. La primera en despertarse fue Nicole que no sabía el momento en que los chicos regresaran a Salinas para quedarse metida en el baño una hora y sacarse toda la arena y el sudor pegajoso que la incordiaba.

Cuando los chicos estuvieron listos empezaron a hacer la vaca para reunir todos lo sucres que les quedaban para pagar un buen desayuno. Con el importe del dinero se fueron al mismo saloncito junto al mar de mesas cubiertas de plástico para desayunar huevos duros con café puro.

Pava Loca fue el primero en llegar al punto de quiebre y de inmediato se percató de que la punta estaba repleta de pequeñas manta rayas. Sus rabos ponzoñosos eran un peligro para los deportistas y esto lo puso inquieto. Joey no sabía cómo remar entre tanta manta raya sin llegar a tocar una de las espinas venenosas que llevan en el rabo.

Las olas habían perdido poder, pero seguían siendo grandes y tubulares y Roberto sentía verdadero placer de irse en cada una de ellas y bajarlas con su estilo suave, carente de movimientos bruscos, un estilo soul, donde la elegancia de los movimientos era el lenguaje con que se transmitían las sensaciones que el observador captaba.

Cuando Danni se percató del congestionamiento de manta rayas en el agua, de inmediato le dijo a su hermano que se saliera del agua, pero éste le respondió que como hoy era el último día de surf no se lo quería perder por nada del mundo.

Afuera las chicas recibían la ayuda de Manuel Fernando para colocarles el parasol, para que les untara en las requemadas espaldas las porciones de Coopertone y para conversar un rato. Manuel Fernando se dio cuenta de inmediato que las olas habían perdido altura y a él no le gustaba correr olas sin fuerza. Había traído la radio de pilas y se deleitaba escuchando una y otra vez las canciones de Peter Frampton, Donna Summer, Kool s Digest, que tanto le gustaban a ella. Ingrid siempre llevaba unas dos o tres revistas a la playa para leer mientras cogía sol, aunque sólo podía leer cuando el tiempo estaba nublado porque el resplandor del sol le dañaba las retinas.

Y Doménica se puso colorada y se sonrió. En aquellos momentos soñaba despierta con Danni y con la forma como la tocaba y se unía a ella. La pasión la atormentaba y quería que Danni de verdad hiciera algo para que ella vuelva a sentir que las entrañas se le escapaban del cuerpo. Pero por otro lado tenía miedo de que alguien los viera. Aunque era imposible que la pequeña y aburrida Nicole los siguiera y los atisbara. Pero sería vergonzoso ser sorprendidos por otros turistas que también iban a aquella playa a tocarse y besarse.

Manuel Fernando e Ingrid se deleitaron con el paisaje al subir por el estrecho sendero selvático a la pequeña loma para llegar a LOS APOSENTOS y ver desde ahí la magnificencia soleada y apabullante del mar.

Cuando llegaron se quedaron verdaderamente impresionados de la altura de aquellas cuevas y pronto se fueron adentrando por los túneles hasta llegar a unas dunas de arena donde se sentaron. Entonces Manuel Fernando le dijo a su enamorada:

Y Manuel Fernando creyó escuchar algo, unos pasos, que no eran en realidad nada más que el ruido, el eco de las olas al golpear contra las rocas y se le quitaron todas las ganas de hacer cariñitos a su enamorada. Así que pronto se encaminaron para la salida sin dejar de admirar las formaciones rocosas, que con la fuerza del viento y del agua de mar habían formado aquellas cavernas.

Mientras tanto Roberto, Danni, Joey y Pava Loca habían llegado a la conclusión de que el surf en Canoa había llegado a su fin. Las olas eran cada vez más débiles y el agua estaba infestada de manta rayas, así que decidieron marcharse a Salinas.

Cuando salieron a la orilla se percataron que las chicas habían iniciado una fogata con papeles de periódico, maderas sueltas y basura combustible. Allí estaban sentadas alrededor de aquella fogata, tratando de protegerse del viento helado y de la brisa que venía del mar. Después de un rato llegaron Manuel Fernando e Ingrid y se unieron al grupo. El cielo estaba completamente nublado, el día era gris y amenazaba con lluvia. Nicole estaba desesperada por regresar a Salinas y Doménica se ponía nerviosa por sus silencios prolongados y por su cara de malestar. De pronto Manuel Fernando dijo:

Entonces Danni le empezó a hablar a Doménica sobre el buceo y le preguntó si ella quería acompañarlo a una excursión subamarina en los restos de un gran barco de carga que se hallaba sumergido en la playa sur de Chuyuipe, y Doménica lo pensó un rato, pero estaba tan enamorada de Danni que no le podía negar nada y le contestó que sí.

Danni y Joey se levantaron temprano ese día para desayunar café con leche y verdes asados. Joey se fue a la despensa de la playa a comprar pan, y regresó con unos pancitos pequeños, con forma de pez y olor a leña, que estaban sabrosos.

El propietario del arma, otro cazador, puso su fusil cargado en el suelo y se retiró tras unos arbustos a cumplir con un llamado de la naturaleza. El perro, buscando a su amo, llegó corriendo y pisó el arma, disparándola.

Luego de reírse por un buen rato, desayunaron, a veces en silencio, a veces hablaban, y de lo que hablaban era de lo mismo de siempre: que cuándo llegarán los papis; si ya se habrán reconciliado; si siempre seguirán peleando por todo y nada; que ojalá mejore el carácter de la mami. Los padres de los hermanos Russo eran una pareja completamente disfuncional. Aquel matrimonio nunca estaba del todo bien, siempre los aquejaba un resentimiento, siempre había de por medio alguna disputa. El padre, Sam Russo era un hombre que no le gustaba recibir órdenes de nadie y menos de su esposa cuando ella estaba colérica. Doris, en cambio, tenía un carácter de pocas pulgas, y montaba en cólera por todo y nada. Aquel matrimonio vivía en una constante pugna de poderes.

De todo este enredo lo que único que resultaba es que los hermanos Russo habían decidido utilizar el surf para escapar de casa, conocer la libertad, hacer deporte y vivir la vida lo más independientemente que se pueda. Escapar a la playa era para los chicos enfrentar la vida de una manera diferente, fuerte, pero era el antídoto para olvidar su miserable y traumática realidad familiar.

Cómo vas a hacer para conseguir que Doménica vaya a Canoa contigo?, tienes que decírmelo para ver si te copio la estrategia y yo le saco el permiso a Nicole. A propósito, qué piensas de Nicole?

De pronto afuera se empezó a escuchar el ruido de los motores de los filibusteros. Se trataba del volskwagen de Manuel Fernando acompañado sólo con Ingrid y el Land Rover del padre de Doménica con las dos chiquillas.

Los hermanos Russo salieron al porche y recibieron a la gente. Aquella mañana el sol brillaba con una fuerza inusual y calentaba la arena del desierto, las rocas y más allá en el horizonte se adivinaba el mar azul, cubierto apenas por una densa neblina, que contrastaba con el sol que iluminaba la casa de madera.

Y los chicos Russo se metieron en la casa para coger las cosas que necesitaban, las toallas, la ropa seca, las ceras para las tablas y por supuesto la radio de pilas, que en ese momento estaban tocando un especial de ELTON JOHN, y en ese preciso momento estaba tocando la canción titulada: Your song.

Y Doménica se le sonrió, inclinó la cabeza, con la mano liberó su rostro de un largo mechón de pelo, y le acercó sus labios hasta que se fundieron con los de Danni. Y ahí se quedaron un buen rato hasta que ella le dijo:

Así que luego emprendieron el viaje por la carretera desértica con rumbo a Punta Carnero. Danni le dijo a Doménica que se le colocara junto al volkswagen de Manuel para preguntarle algo y cuando ella lo hizo, él habló:

Ellos ya están allá-dijo Manuel-, Roberto sacó su volkswagen y se fue a ver a Pava Loca, venían con nosotros, pero en lugar de entrar para verlos a ustedes, ellos se fueron directamente para allá.

Y prosiguieron por la carretera ardiente y sinuosa hasta llegar, y Danni les empezó a contar a todos una historia sobre monstruos marinos, pescadores desaparecidos, fantasmas y espectros. El encadenado de Santa Elena. Y las chicas no le creían nada.

Cuando llegaron, efectivamente, al fondo en el agua, se podía ver la figura fornida de Roberto y la figura atlética y estilizada de Pava Loca, que estaban sentados sobre sus tablas al nivel de un mar picado, esperando olas.

El mar azul profundo, estaba picado por el viento y era muy difícil estarse quieto, sentado sobre la tabla, todo era puro movimiento. De vez en cuando corrían ráfagas de viento que les ponía a los chicos la carne de gallina.

Una tanda de diez olas, de metro y medio, venían acercándose rápidamente y los muchachos empezaron a remar para colocarse en el lugar exacto en que las masas de agua los pudiera empujar para irse con ellas.

Roberto y Danni se quedaron en busca de la ola perfecta que los lleve, y Roberto fue el primero en encontrar una ola a su medida, la remó y se fue en ella con su estilo soul, sin movimientos bruscos y más bien suaves.

Danni fue el último en irse en aquella tanda de olas y tuvo la suerte de que le tocara una ola hueca que de inmediato lo tubeó, hasta lograr salir fuera del tubo expulsado junto a una fuerte explosión de vapor que provenía dentro de la ola.

Afuera Ingrid y Nicole conversaban sobre el permiso para ir a Canoa, y Nicole le contaba a Ingrid, que ya había estado tanteando a su madre y que ésta se mostraba con buena disposición a que su hija de doce años tuviera amigos y que pasara largos ratos con ellos para así dejarla disfrutar de las vacaciones en compañía de sus amigas de té y de juegos de naipes. El padre de Nicole se la pasaba en el Yacht veleando o pescando, y de ahí se iba a jugar squash. Casi nunca pasaba en casa y cuando llegaba era para la hora de ver las noticias en televisión o para dormir.

Doménica, en cambio, estaba más preocupada porque sus padres la habían regañado la mañana después de que regresó tan tarde de Chuyuipe y se mostraron muy preocupados de que anduviera con Nicole en el Land Rover hasta tan altas horas de la noche. Tal vez a ella no le iban a dar el permiso para viajar a Canoa.

El paisaje de aquella mañana en Punta Carnero era delicioso. El sol flotaba, brillante en lo alto del cielo y entre el cielo y la arena las gaviotas volaban raudas de un lado para otro, hasta terminar posándose en alguna duna cercana, para ponerse a caminar insolentes en la orilla de la playa. Los cangrejos rojos se movían esquivos y furiosos en medio de la soledad, y cuando alguna gaviota se acercaba, corrían a sus agujeros en la arena para proceder a desaparecer luego.

Doménica le pidió Coopertone a Ingrid, pero quien tenía el bloqueador solar era Nicole y ésta se lo pasó. Entonces Doménica empezó el ritual de frotarse aquel aceite para proteger su piel morenita.

Las chicas sentían verdadero placer al enterrar los dedos de los pies y parte de los mismos en la arena, pues ésta se encontraba a menor temperatura que la arena de la superficie que se hallaba expuesta al sol.

Adentro los chicos se turnaban para coger aquellas olitas de metro y medio. Y una y otra vez se deslizaban sobre ellas con pequeña gracia y estilo, repitiendo los mismos movimientos, una y otra vez, hasta lograr conseguir alguna mejora más radical en su estilo.

Así transcurrieron las horas con aquellos chicos en el agua, pasando el tiempo sin mucho que decir y sí mucho que remar porque la corriente estaba jalando hacia las rocas y los muchachos a cada rato tenían que remar y volverse a colocar en la posición adecuada y justa, para remar en dirección de las olas y cogerlas.

Una y otra vez se repetía la misma escena: las olas venían desde el magno horizonte y los muchachos se ponían alertas para remar hacia ellas, posicionarse en el lugar exacto para cogerlas, y luego montarlas para hacer toda clase de maniobras y piruetas.

El viento mantenía el mar picado y cuando los chicos bajaban una ola, las tablas saltaban sobre la onda de agua, debido a las grandes escamas que el viento formaba sobre la pared de agua. El mar estaba picado.

Roberto y Manuel Fernando, como expertos corredores de olas en LA FAE, una playa generalmente de mar picado, aprovechaban al máximo aquellas olas de mar picado por el viento y subían y bajaban por las paredes de agua sacando estelas con verdadero placer.

A Danni no le gustaba mucho surfear en olas de mar picado y remaba las olas de Punta Carnero con desgana. Además su cabeza estaba totalmente copada con el obsesivo pensamiento de cómo conseguir que los padres de Doménica y Nicole autorizaran que las chicas viajaran con la gallada a Canoa. Esto lo volvía un poco torpe y en algunas ocasiones no coordinaba bien la cogida de la ola y se quedaba. O se iba en la ola con mal tiempo y se caía dejándose revolcar por la espuma. Lo que no era algo de temer por el tamaño de la ola que era de metro y medio, cuando Danni estaba acostumbrado también a correr en LA FAE y Montañita donde las barredoras, y en LA FAE, especialmente, los remolinos son cosa verdaderamente seria.

Pava Loca y Joey se habían puesto de acuerdo en competir para saber quién era el que más olas cogía ya que los dos eran los que más vicio sentían por el surf. Pava Loca, viejo y experimentado hippie, que no perdonaba el menor error de su contrincante, y que se empecinaba en competir con un crío como Joey. Y Joey, un niño verdaderamente superdotado por los dioses, con un estado físico tremendo y una pasión desmedida por la tabla hawaiana, corriendo, y de la misma manera implacable, al no perdonar algún mal cálculo de Pava Loca, que le permitiera robarle la ola mejor.

Ambos bajaban las olas con una maestría y un dinamismo digno de ser retratados por una revista internacional. Pava Loca imitando el estilo del campeón Mark Richards y Joey, con un estilo apretado, igual que el de Cheyene Horan.

Así transcurrió el tiempo hasta que llegó la tarde y con ella el hambre y la hora de salir para prepararse a ver la espectacular caída del sol. Era un show portentoso donde el gran círculo de hierro candente se ponía de color naranja intenso y luego, poco a poco, se iba hundiendo hasta perderse completamente en el oscuro horizonte del mar y dejando toda la atmósfera con un reflejo de color púrpura brillante para luego ser seguido por la oscuridad.

Cada muchacho, a medida que su permanencia en la playa se iba alargando, su cuerpo acusaba un estilizamiento, una pérdida de peso que iba consumiendo las grasas de exceso hasta dejarlos puros huesos y músculos. Sus pieles en cambio se iban oscureciendo por los efectos de los rayos del sol, que quemaban la piel sobre lo ya quemado, hasta conseguir que el tejido se oscurezca.

Pava Loca, Roberto y Manuel Fernando conversaban sobre las maniobras que habían realizado y la dura batalla que le había dado el pequeño Joey. Joey y Nicole estaban ocupados en tomar agua y en sentirse contentos por estar juntos en Punta Carnero. En la radio de pilas sonaba una canción de ELTON JOHN, titulada: DANIEL.

Cuando el sol portentoso se evaporó del firmamento vino la oscuridad, y Roberto y Pava Loca se metieron en su volkswagen, Manuel e Ingrid se metieron en su volkswagen y los hermanos Russo y las chicas se metieron en el LAND ROVER.

Cuando el Land Rover entró a Salinas el malecón estaba saturado de gente que caminaba por las calles, surfistas con sus tablas se paseaban de un lado para el otro y se dirigían al restaurante Super Fausto o al Saavedras para llenarse la barriga con un buen arroz con pescado o con un lomo a lo pobre.

Eran las siete de la noche, y aquella hora, tanto los turistas nacionales como los internacionales estaban en sus hoteles viendo televisión, bañándose o vistiéndose y preparándose para salir a pasear por el malecón o para asistir a la misa en la iglesia de Chipipe.

Cuando los chicos llegaron a la casa de Doménica, les abrió la puerta la empleada, porque la señora de la casa estaba en un té con sus amigas. Sólo estaba el padre en la cancha de squash de la casa, dándole y dándole a la pelota contra la pared.

Señor-dijo Danni nervioso-, hemos venido para pedirle su permiso para llevar a Doménica a un viaje de tres días a una playa de Manabí, llamada Canoa. Allá llegaremos a un hotel de un amigo llamado Palmeche y todo estará bien, tendremos suficiente agua y comida para los tres días.

Así estuvieron un rato dándole a la pelota y el viejo pronto se dio cuenta que estaba ante un rival fantástico y que iba a hacer el ridículo compitiendo con la ventaja que le llevaba el muchacho en habilidad, fuerza y juventud.

Entonces los chicos se sentaron en la mesa y Doménica, imitando el estilo enérgico de la mamá, entraba y salía de la cocina y le daba instrucciones a la empleada para que sirviera sendos platos de seco de pollo, cebiches de camarones, jugos Guayas, y platos de sopa marinera.

Cuando los muchachos estuvieron satisfechos con la comilona, se levantaron y se dirigieron al Land Rover, para dirigirse a la casa de los padres de Nicole. Pero antes se acordaron de pasar por la casa de Ingrid, y ahí todavía estaba Manuel Fernando y tanto Doménica como Danni los persuadieron de que los acompañaran para hacer más fuerza a la hora de conseguir que los padres de Nicole le dieran permiso para viajar a Canoa. Entonces Ingrid y Manuel Fernando se subieron al Land Rover y juntos se fueron para allá.

Nuevamente los chicos empezaron a rodar por el malecón de Salinas y eran testigos del bullicio de los turistas, en una ocasión tuvieron que ir despacio detrás de veinte motociclistas que iban en línea por el malecón, sin dejar pasar a nadie. Otras veces eran testigos de los turistas que se ponían a pasear en sus tricars o en sus motos a toda velocidad, de las gentes vestidas con la elegancia de un desfile de modas, que se dejaban ver en los balcones de los restaurantes para servirse alguna especialidad típica compuesta por mariscos frescos, cerveza o colas. Una de las grandes fallas que tenía Salinas era que aquel balneario no disponía de un centro comercial dotado de cine. De vez en cuando la Comisión de Tránsito hacía batidas a los motociclistas y los rodeaban con sus escarbajos celestes con puertas blancas y sus Fords LTDS para luego de emboscarlos meterse en una puñetiza con los motociclistas donde no siempre salían bien parados.

Cuando llegaron a la casa de los padres de Nicole les salió a recibir la mamá y los hizo pasar adentro. Entonces los chicos le dejaron a Doménica que hable por su amiguita Nicole y le preguntó a la mamá, que si la podía dejar viajar a Manabí a una playa remota y llena de olas llamada Canoa, con todos ellos. Ingrid le prometió a la mamá de Nicole que todo estaría bien y que su hija estaría bien cuidada.

La madre no sabía qué pensar, su hija apenas tenía doce años y los chicos surfistas, se la querían llevar a Manabí!, pero así era la juventud de ahora. Entonces Danni le sacó un mapa a la mamá de Nicole y le dijo:

Mire señora, salimos de Chuyuipe en Ballenita y nos vamos hasta Canoa en Manabí y tenemos que pasar por: EL MANSITO, CAPAES, COITO, Playa BRUJA, MONTAÑITA, LAS TUNAS, RIO CHICO, PUERTO CAYO, LA TINOZA, SAN MATEO, EL MURCIÉLAGO, LA BELLACA y finalmente CANOA.

Entonces salió del cuarto de billar el padre de Nicole y vio a todos esos chiquillos de diez y siete años junto a su pequeña bebe, y le preguntó con la mirada a su esposa que qué era lo que pasaba y ella, le tomó del brazo y se lo llevó aparte y le enseñó el mapa que le habían proporcionado los chicos y le empezó a susurrar al oído.

Entonces se produjo un momento tenso entre los muchachos. Joey tenía el corazón en la boca y tenía unas ganas tremendas de cogerle la mano a Nicole, pero algo en el ánimo, una vergüenza se lo impedía. Manuel Fernando ya estaba aburrido de estar ahí y se quería largar de inmediato a rodar por el malecón para verse con sus amigos y tomarse una cerveza en lata. Ingrid y Doménica estaban cogidas de la mano, esperando ansiosas la respuesta del ceñudo y bigotón padre de Nicole. Aquel señor lucía como un oso, con todo ese vello en el pecho y portando orgulloso una gran calva que contrastaba con su espeso bigote.

En realidad somos todos los varones, señor-dijo Danni-, con nosotros vienen dos muchachos más que tienen un estado físico como de salvavidas, aunque las chicas van a permanecer en la orilla, bronceándose, y nada más.

- No te preocupes, papito, que Joey y los muchachos me van a cuidar muy bien. Sólo que las chicas y los chicos surfistas quieren estar todo el tiempo juntos y conocer nuevas playas con olas cada vez más grandes y feroces. Te das cuenta?, eso es todo!

Cuando salieron de la casa de los padres de Nicole, Ingrid los invitó a los hermanos Russo y a sus chicas a una fiesta que daba el Liceo Panamericano, el colegio donde ella estudiaba. Así que se treparon todos en el Land Rover y se fueron de largo por el malecón hasta llegar a una casa atrás del balneario de Chipipe. En el camino se encontraron con Roberto y Pava Loca y también los treparon. Ya antes de llegar, casi a dos cuadras de distancia, se escuchaba el estruendo de la música que salía de los parlantes que habían colocado en el patio de la villa.

Toda la casa había sido acondicionada para la fiesta heavy y los muebles habían sido desalojados y colocados en el patio, las luces habían sido sustituidas por focos de colores, en las paredes se habían colocado posters de bandas de rock como The Doors, Jimmy Hendricks, The Monkeys y Rolling Stones. Sólo había una gran mesa en el comedor con toda clase de bocaditos como pequeñas salchichas junto a pozos de salsas, cachitos, bandejas con colitas seven up, bandejas con pequeños sánduches de mortadela y de atún.

Lo primero que hizo Pava Loca fue empezar a devorar pastelillos de dulce, que estaban en la gran mesa del buffet. Eran los nervios de tener que buscar una pareja de baile lo que lo impulsaba a prácticamente devorar con manos nerviosas los panecillos dulces. Entonces vino Ingrid acompañada de Elizabeth en su rescate y le presentaron a Lorena, que estaba loca por conocer un surfista pesado de Salinas. Así que por fin Pava Loca ya tenía pareja para bailar y todo había resultado casi sencillo para él. Ella le preguntó:

Danni tuvo su segunda oportunidad de bailar un bolerazo con Doménica bajo los acordes de OPEN ALL NIGHT de los HALL a quererme sacar a bailar a la fuerza, delante de Joey y como tu hermano protestó lo invitó a pelear afuera, y tu hermano, primero se le cuadró como karateca o yo no sé qué cosa y luego se le ha acercado como un rayo, rapidísimo y le a golpeado bien fuerte en el rostro.

Afuera la noche se hacía eterna para los caminantes y los turistas que se paseaban por el malecón. Por todos lados había fiestas, reuniones, globitos inflados, alcohol, música y diversión. Y los dioses miraban desde lo alto del Olimpo.

Aquella mañana de enero, Ballenita lucia un sol esplendoroso, pero corría por toda la casa de madera un viento helado. Pronto los hermanos Russo fueron despertados por los gritos de Manuel Fernando, que venía acompañado de su enamorada Ingrid y de dos surfistas más: Roberto y Pava Loca.

Pronto los hermanos Russo salieron de sus camas, envueltos en sus edredones y desde una de las ventanas del balcón pudieron contemplar un espectáculo maravilloso: el océano estaba completamente rayado, y miles y miles de olas surcaban la playa para reventarse en la orilla de Chuyuipe.

Apenas llegaron los chicos, se dieron cuenta al subir al promontorio de Chuyuipe, decorado con pequeños departamentos para turistas, que el playero estaba escupiendo unas olas increíblemente tubulares y perfectas. Y todos de manera unánime decidieron meterse a correr olas en el playero.

Y para sorpresa de todos el primero en coger una ola fue Joey, a pesar de que nunca había corrido ese playero. Joey remó una ola tuco de bola, que se venía encima y se fue en ella doblando rápidamente sus abdominales. Todos se quedaron boquiabiertos al ver la pequeña figurita de este niño de doce años montado sobre una descomunal ola de tres metros de playero. De inmediato la ola se fue cerrando progresivamente, y Joey se arrodilló hasta que la ola se cerró totalmente aprisionando al pequeño surfista dentro de la masa de agua.

Joey supo de inmediato que algo no andaba bien cuando la ola se empezó a cerrar tan pronto. Así que por más que movió los talones, dobló las rodillas y se agachó bien no pudo salir del tubo hasta cuando presintiendo lo peor-, vio como se le cerró el labio de la ola atrapándolo en el remolino interior.

De pronto todo el mundo de Joey se convulsionó completamente. Cayó aparatosamente, golpeándose la cara y patinando con el cuerpo sobre la ola de tres metros. Por suerte, antes de caer, absorbió una buena cantidad de aire porque la ola lo mandó al fondo de los mismos infiernos acuáticos, dando vueltas y más vueltas, hasta que con el brazo izquierdo tocó el fondo del lecho submarino y comprendió que no iba a bajar más. Después sintió un gran golpe en una de sus piernas.

Cuando después de un rato, desesperante, logró subir a la superficie, se dio cuenta que estaba rodeado de espuma blanca y que atrás de él estaban las filudas rocas. Pero lo peor era que adelante se le venía encima otra tanda de blanca y mortal espuma. La verdadera muerte blanca.

Trató de respirar y respirar hasta normalizar el fluido de oxígeno en sus pulmones y cuando la espuma ya estaba cerca se volvió a sumergir todo lo más profundo que podía para que la muerte blanca pasara por arriba.

Entretanto Manuel Fernando había remado al fondo hasta colocarse delante de una monstruosa pared de playero de tres metros y remando dejó que la ola lo llevara hasta la cresta de blancos penachos de espuma blanca, para luego dejarse deslizar atléticamente hasta el piso de la ola.

De pronto se quedó más tranquila cuando vio que Joey empezaba a remar hacia fuera en dirección hacia la playa. Cuando salió lo fue a recibir y se quedó de una pieza cuando Joey le mostró las piernas todas lastimadas, sangrantes y rayadas por las filudas rocas.

Más al fondo estaba Roberto remando una ola gigantesca, hasta que se dio la media vuelta y se dejó llevar por una ola de tamaño impresionante. A duras penas se pudo parar y bajarla cuando se dio cuenta que el tubo iba demasiado rápido y se fue para adelante porque la tremenda ola se cerró completamente.

Y de pronto, los turistas que vivían en los departamentos de la roca de Chuyuipe, fueron testigos de cuatro lunáticos montados sobre tablas hawaianas, que pasaban remando por en medio de un mar furioso que escupía olas de tres metros, que se estrellaban sobre las rocas.

Doménica tenía puesto un traje de baño amarillo de una sola pieza y Nicole tenía puesto un traje de baño naranja de dos piezas y pronto se terminaron de embadurnar todo el cuerpo de aceite protector y se acostaron sobre sus toallas y bajo el parasol aunque en aquel momento corría un viento helado y el sol se empezaba a ocultar entre las poderosas nubes grises que flotaban descomunales en el firmamento.

Cuando llegaron, Joey dejó escurriendo su tabla en el portal y luego se fueron directo a la cocina para buscar el botiquín, sacó el alcohol, apretó los dientes y se empezó a esparcir gotitas del caliente líquido sobre las ardientes heridas de las piernas y las rodillas.

Alentada por 5.000 jóvenes que asistieron al festival de música popular en Sydney, una chica australiana baila ritmos modernos, mientras exhibe su busto, cubierto tan sólo por unos pocos collares de cuentas. Como suele suceder en estas grandes aglomeraciones de jóvenes, abundan los excesos. Radiofoto UPI

Joey se quedaba mirando con ternura la pequeña cabecita pelirroja de Nicole que movía sus pequeños labios mientras ponía ceñuda la frente. Al parecer ya empezaba a sentir algo por esta linda chiquilla de la playa.

Lo mío con Manuel Fernando no es parecido a lo tuyo. Tú recién estás de enamorada de Danni, y yo en cambio me amarré con él desde chiquitita y nuestros padres han pasado toda la vida la temporada de playa juntos como familia. Cuando sea grande me casaré con Manuel, nos iremos a la yoni y tendremos muchos hijos. Si Manuel quiere irse a Canoa, por supuesto que tiene que irse conmigo, si no, no va.

Y Nicole les hizo un gesto con la mano en señal de abandono de que no me molesten y siguió de largo hasta llegar al Land Rover, cuyas puertas no se podían cerrar con seguro, y sacó el pequeño televisor en blanco y negro para luego emprender el camino de regreso hacia la vieja casa de madera.

Cuando sintió el empujón se fue de manera perfecta y atlética sobre la ola y de entrada la bajó y volvió a resortearla hasta llegar a la cresta para sacar una tremenda estela y volver a bajarla como lo hubiera hecho Mark Richards.

Una y otra vez las remaba luego se embarcaba en ellas y de una se tubeaba o sacaba una estela para luego dar un largo recorrido hasta pegarse un cutback, o retroceso, de manera tan inclinada, que el cuerpo parecía que se iba a acostar sobre la ola.

Todavía recordaba la primera vez que durmió en Montañita. Había llegado a la casa de madera de un amigo y el padre de éste no sabía nada, y cuando llegó, lo sacó de la casa y Manuel Fernando tuvo que dormir en la arena y hasta se mojó en la madrugada porque cuando la marea subió, lo encharcó completamente la pantaloneta. Desde entonces Manuel Fernando había llegado a la conclusión de que un citadino exige ciertas comodidades. Él sólo corría olas tremendamente grandes. Y las bajaba casi con una sonrisa en la boca. Su lema era:

Entretanto Nicole ya llegaba a la casita donde la estaba esperando Joey con los pedazos de carne asada, ya servida en la mesa, y acompañados de unos vasos de Fresco Solo de uva. A Nicole le caían bien los hermanos Russo ya que no se trataban de dos mochileros apestosos que se habían quedado en la época de PEACE AND LOVE.

Nicole acomodó la pequeña televisión portátil para que la vea Joey, la encendió y de pronto se empezó a ver en el televisor las imágenes de una película de Roger Moore, titulada: LA VENDETTA DEL SANTO. Nicole había tratado a Joey con la misma cortesía como su madre trataba a su padre. Y pronto se sentó en la mesa junto a su amigo para desayunar carne asada con vasitos de Fresco Solo.

Divertido, pero un poco agotador. Es como saltar la cuerda en el patio del colegio. Hay que estar con el círculo de plástico alrededor de la cintura, practica y practica, todo el tiempo para hacerla girar bien.

Nueva York, Modelos avanzados que anteriormente sólo se veían en los escenarios serán parte de la nueva moda femenina en que el busto queda al descubierto de acuerdo a los diseños de Kund Germasion. Para esta semana, aquellos que están descontentos porque la moda mini está pasando, pueden encontrar compensación con el advenimiento de estos nuevos modelos. Radiofoto UPI

Cherry Hill, NY El famoso animador Sammy Davis, jr y su nueva esposa Altavisa Gore llegan al Night Club local tras haber contraído matrimonio. Gore de 23 años es la principal bailarina de color de la revista de Davis. Radiofoto UPI.

Roberto se puso loco de contento porque entre los surfistas el que les caiga una lluvia en medio de la corrida de olas era algo de buena suerte. Y mientras esperaba olas, sentado sobre la tabla, le empezó a salpicar agua a Manuel Fernando y éste también empezó a salpicarle agua a Danni. Danni estaba cansado de estar sentado sobre la tabla haciendo equilibrio y remando con las manos de vez en cuando para que la corriente no lo desubicara del lugar preciso donde debería estar para coger la próxima ola.

De pronto Roberto y Pava Loca se dieron la vuelta, para tratar, cada uno de coger la ola y como Pava Loca estaba más cerca de las rocas, fue el primero en gritar y en irse en la descomunal masa de agua.

Más adelante Manuel y Danni pasaban por encima de la pared de agua para descubrir que más adelante se venía otra tanda de olas. Roberto que venía justo atrás a duras penas logró pasar la tremenda pared de agua.

De pronto Manuel, que por lo general siempre iba vestido con unos shorts hechos de blue jeans, se dio la vuelta y empezó a remar la primera ola que venía de esta segunda tanda hasta largarse montado en ella.

En la siguiente ola estaban Roberto y Danni en seria competencia por tratar de cogerla, pero cuando la remó Danni, la ola era demasiado ancha y no tenía la fuerza para llevarlo, así que el que la aprovechó fue Roberto que se hallaba más atrás.

Así que se fueron a pie hasta la vieja casa de madera, llegaron alumbrados por unas estrellas que titilaban en la bóveda negra del cielo, dejaron las tablas para que se escurran en el porche y entraron.

Pava Loca había traído unas botellas de cerveza en lata, que con la lluvia se habían refrescado, destapó una y empezó a beber para entrar en calor. Cuando se terminó la lata de cerveza de un solo trago se puso a estornudar y Roberto se partió de la risa.

Roberto estaba cambiando a cada rato la señal de la televisión portátil hasta que se quedó en el canal en que presentaban EL SHOW DE CAROL BURNETT. Y empezó a reírse a carcajadas incontenibles de los dramas de aquella comedia.

Entonces Danni fue a la cocina donde Ingrid y Doménica estaban preparando carne asada con arroz y huevos. La tomó del brazo y le preguntó si ya le había pedido permiso a sus padres para ir a Canoa y ella le dijo.

Pava Loca empezó a aburrirse y salió al porche a contemplar la tormenta eléctrica. Y de pronto Ingrid empezó a servir el café a cada uno en su taza. A Pava Loca le gustaba el café casi sin azúcar. Se quedaba ahí sentado mirando el salvaje oleaje que se estrellaba contra las rocas y se quedaba pensando la manera de entrar a coger esas olas, que la negra y eterna noche se lo impedían.

Roberto se cansó de ver televisión y saludó con un estruendoso:BIEN!, la llegada del café que calentaría su frío cuerpo. Manuel Fernando ayudaba en la cocina a pasar platos y a servir a Ingrid y se portaba con ella con aquella dulzura que caracteriza a unos enamorados de mucho tiempo. Nicole y Joey estaban sentados, bien apretados en el mismo butacón leyendo la vieja y polvosa revista LIFE.

Rápidamente Danni y Joey se bañaron con agua dulce de tanque y se vistieron con sus blue jeanes, sus zapatos de goma Nike y sus camisas de vaqueros y se fueron en el Land Rover con las chicas, mientras Manuel Fernando se iba con los chicos e Ingrid a sus casas.

Danni y su hermano estuvieron esperando a Doménica en la sala de su casa, hasta que ella estuvo lista, y luego hicieron lo mismo en la casa de Nicole, aunque el padre estaba reacio a volverla a dejar salir, pero al final cuando lo invitaron a él también, éste se negó a ir, pero consintió en dejar ir a su hija a la feria de pueblo que se había asentado en las afueras de Salinas.

Cuando el viejo Land Rover finalmente llegó, los chicos se bajaron con el corazón lleno de dicha. Compraron los boletos y se metieron. Lo primero que hicieron las chicas es comprar algodón de azúcar y luego empezaron a pasear por todo el perímetro. Por todas partes había tiendas de tiro al blanco que premiaban al ganador con ositos de peluche. Y estaban las famosas ruedas moscovitas. Y habían dos: una grande y otra chiquita. Cuando Danni le propuso a Doménica subir a la grande, ella se opuso tenazmente porque le tenía miedo a las alturas y le dijo:

De pronto llegaron Manuel Fernando e Ingrid y de inmediato él la convenció de subir a la rueda moscovita más alta. De pronto Joey lo llamó a gritos a su hermano y éste fue corriendo a ver de qué se trataba el asunto, y era que el niño de doce años, había encontrado la pista de carros chocones o carros locos y ahí sí, Doménica sí quiso meterse y la pasaron de lo lindo chocando y evitando ser chocados. Mientras tanto Joey y Nicole se metieron en un juego diferente. Se trataba de una gigantesca piscina con botecitos mecánicos que giraban y giraban alrededor de la piscina. Nicole iba bien divertida y por primera vez se encontraba bien agarrada del brazo de Joel, y así estuvieron todo el rato.

En aquellos momentos Manuel Fernando se encontraba con Ingrid sentado en la rueda moscovita y en un momento se encontraban en todo lo alto hasta poder ver toda Salinas nocturna, como un gran islote preñado de luces, como gigantescas luciérnagas.

Abajo se los oía gritar a Roberto y Pava Loca. Finalmente los viejos surfistas de LA FAE habían llegado y estaban ansiosos por treparse a la rueda moscovita, pero recién estaban en la fila. En sus manos tenían unas latas de pepsi cola, pero en su interior habían colocado cerveza.

Al principio Doménica no quería y Nicole estaba espantada, pero ahora que ya había cogido confianza cada vez que sentía miedo, se apretaba del brazo de Joey y no había alma que la pudiera soltar, porque así se sentía más segura.

La noche llena de estrellas se presentaba infinita y despejada de nubes. Todo el cielo negro como la tinta, se mostraba rutilante de fuegos lejanos, otras galaxias, otros mundos, otros centros del universo, donde giraban las vidas de otras especies.

Danni empezó a recordar que Tales de Mileto, un ingeniero de la segunda mitad del siglo VII a.C., de padres fenicios, afirmaba que el origen de la vida se hallaba en el agua. El semen era húmedo y todo lo que tenía vida estaba relacionado con los líquidos vitales, mientras que las piedras, el desierto, la arena y los cadáveres estaban secos, convertidos en polvo y muertos. Los católicos celebraban un día de fin de feriado con la imposición de la cruz de ceniza en la frente para recordarle al ser humano, que polvo eres y en polvo te convertirás.

De pronto sus pensamientos se interrumpieron cuando se percató que ya se hallaban en la cola para comprar los tickets para entrar a la casa del horror. Cuando comenzó el recorrido, Doménica se le apretujó bien hasta hacerlo sentir ternura por ella. Y finalmente le dijo:

Cuando terminó el recorrido, los chicos habían pasado por toda clase de pasadizos tortuosos, en completa penumbra o iluminados con luz roja, donde a cada rato eran sorprendidos por la aparición de un hombre disfrazado con una máscara, portando algún cuchillo o hacha en la mano, y con una máscara atroz gritaba espantosamente y embarrado con sangre artificial.

Cuando salieron de la casa del horror se dieron cuenta que ya era bien entrada la noche. Y los hermanos Russo decidieron ir a dejar a las chicas. Cuando las chicas los dejaron en Ballenita cada cual se fue a su pequeño rectángulo bien acolchado que tenían por cama y se metieron debajo de las sábanas para refugiarse del frío de la noche y de la madrugada.

Danni se quedó dormido rápidamente, pero Joey no podía dormir de tanta alegría que le rebosaba en el corazón. En el momento en que llegaron a la casa de Nicole, él había estado a punto de despedirse de ella con un beso en la boca.

Aquella noche salinera era simplemente demasiado magnífica para Joey, y ya estaba ansioso por saber lo que el destino del pueblo griego le deparaba en su viaje a Canoa. Joey se imaginaba durmiendo vestido junto a Nicole como había visto siempre a sus padres, sólo que ellos dormían en pijamas.

Es imposible dejar de reconocer las conquistas del feminismo liberal en la breve pero sustanciosa historia de la humanidad: el voto femenino; el derecho al acceso al trabajo y la conquistas de puestos de alta dirección; la educación superior y a la no discriminación racial de las mujeres afrodescendientes; las conquistas en el campo de los deportes y las artes liberales; el derecho al aborto y a la utilización de las pastillas anticonceptivas; en el campo de la literatura tenemos a Virginia Wolf, que se suicidó ante la idea insoportable de la victoria de la Alemania nazi; y en la economía tenemos a Rosa de Luxemburgo, cuya militancia ferviente la supo alternar con un trabajo intelectual no menos interesante e instructivo.

Una de las primeras feministas que estuvo codeándose con el máximo poder político en tiempos en que aquello era absolutamente inconcebible fue Eleonor Roosevelt, cuyo esposo paralítico logró romper las barreras de las reelecciones presidenciales estadinenses, pero sin alcanzar a ver el triunfo final de la democracia y la libertad sobre el imperio japonés en una gigantesca llamarada nuclear.

En la antiguedad Nefertiti, esposa del emperador Akenatón fue la fuerza que estaba detrás del trono y que tras su muerte compartió con el mismo la experiencia de tratar de ser borrada de la historia, hasta el punto de que en la actualidad todavía no se encuentra su tumba ni sus restos momificados, y luego tenemos el caso de la reina Cleopatra, que sin ser la mujer más bella, poseía el don de seducir y subyugar a todo emperador romano, que se le cruzaba en su camino.

Por lo tanto no es enteramente cierto que el feminismo es una desviación del rol normal de la mujer hogareña, hacendosa y entregada al rol de cuidar a los críos y que este afán de protagonismo de las mujeres esté completamente ligado a un clítoris demasiado grande y a una preferencia lesbiana, que hace sucumbir las mejores inteciones en un debate bastante polémico.

Para llegar a responder con certeza si el feminismo es liberal, tenemos que tener en cuenta y con absoluta claridad lo que es el liberalismo. Un concepto ligado profundamente con la democracia y por ahí va más o menos con la igualdad.

Pero los hombres no son iguales a las mujeres ya que ni entre ellos mismos existe tal igualdad ni siendo gemelos. Cada ser humano es único e irrepetible y para los hombres del siglo XXI es ya casi imposible tratar de descifrar la mente de la mujer hasta llegar a convertirse en un misterio tan insondable como el espacio exterior, las cuevas de los Tayos en Ecuador o los abismos insondables del océano pacífico y atlántico.

Octavio Paz hace un análisis profundo sobre el orígen de la guerra de los sexos, esta nueva manifestación de un feminismo, que las mujeres fatales se valen para conseguir, podemos decir también destruir?, con su sexo lo que no pueden por las vías de la lógica y la cordura. Es decir que cuando una mujer se encuentra acorralada por la evidencia y la lógica de un hombre, ella le abre las piernas y le enseña su sexo desnudo y profundamente poblado de vello púbico o completamente rasurado; también utiliza la estrategia de mandarle una señal de que pare, cuando de improviso le agarra con fuerza, pero de manera curiosamente sensible el pene, sin previo aviso de ninguna clase. O sea, de qué clase de locura estamos hablando aquí

Lo que quiero decir es que el feminismo como tendencia o manifestación sociológica ha evolucionado de manera sorprendente, hasta llegar a niveles inconcebibles y contraproducentes para ellas mismas porque con el fenómeno de la geriatrización de la población en los países europeos, se ha puesto de moda en las estadísticas que las mujeres experimenten cierto tipo de infertilidad o tendencias a abortar prematuramente en la medida que su cargo ejecutivo es más y más alto en la escala gerencial o de alto managing.

Me encontraba acostado, paralizado sobre una alfombra de arena blanca. No podía moverme. La marea subía lentamente como el pesado desplazamiento de un reptil de Comodo y yo me alegré al sentir las lenguas de mar, heladas, que refrescaban mi piel torturada por el sol.

Pero no podía moverme. Cuando el nivel del mar, amenazaba con ahogarme, me preocupé. Pero no podía ni abrir la boca. Creía que se trataba de mi fin. El agua salada, subía y subía, y no me quedó más remedio que aguantar la respiración...

Cuando ya no podía más y cuando mis pulmones amenazaban con reventar, casi al borde de la inconciencia... apareciste como una diosa griega, Démeter la diosa antigua de la Tierra. Tu boca, tus labios afilados como los de un ave, se posaron en los míos y me transferiste tu aliento.

Siento un terrible dolor en la columna, la cadera, las piernas y atrás de los testículos, cuando no me inyectas a tiempo o cuando así me lo parece. Ayúdame Señor, ya es bastante el sufrimiento físico como para padecer también el mental.

Johnnie Pick Up llegaría de un momento a otro. Mi boca seca me pidió más whisky y yo no me podía negar a mí mismo otro sorbo de aquel líquido, color canela, que rápidamente se me fundía en la sangre.

Figuras felinas, piernas esbeltas, largas, calientes se movían frente a Red Hughes. Todo el paisaje se convertía en una danza erótica, figuras extrañas, siluetas danzantes bailaban en torno a un tubo metálico, vertical, que se difuminaba en un claroscuro oportuno.

Y sin embargo era un día muy importante. Iba a dar el gran salto de Director de una firma auditora a Presidente de una compañía revendedora de noticias internacionales. Qué papel desempeñaba Johnnie en todo esto? A Hughes le hacía falta un tercio del capital total para que las cosas se hicieran con el buen gusto y la distinción que él quería.

Johnnie, su viejo amigo de la playa, tenía al hombre que podía hacer ese tipo de favores. Una agencia de noticias internacionales era una empresa respetable, Red Hughes era un hombre conocedor de los números y de las proyecciones financieras. Los números eran su carta de presentación. Johnnie Pick Up le iba a presentar a Tony Accardo, el hombre que iba a convertir su sueño en realidad.

El ambiente estaba saturado de lujuria, perfumes violentos, que las chicas convertían en sudor fragante, que corría libre, como pequeños hilillos por sus cuellos, piernas y axilas lampiñas y deliciosas.

Red sorbió un largo y quemante trago de whisky y después desenrolló un artículo internacional titulado: Nuestro abuelo Neanderthal? y leyó: ...Los expertos en evolución humana han establecido que el moderno Homo sapiens y el Hombre de neandertal, homínidos musculosos de cráneo duro, coexistieron en Europa durante al menos miles de años. También es obvio que los Neandertales ya no existen, pero no se sabe qué ocurrió. Los eliminaron nuestros antepasados en un acto de genocidio prehistórico? O nos mezclamos con nuestros primos hasta que sus genes se diluyeron y se hizo imposible distinguir los suyos de los nuestros? Ahora hay pruebas para dirimir la cuestión. En Portugal, un grupo de antropólogos ha encontrado un esqueleto de unos 24.500 años que tiene rasgos modernos y Nearderthales. Los huesos, de un niño de cuatro años, habían sido cuidadosamente enterrados, teñidos con ocre rojo y enterrados con una concha marina perforada junto al cuello del niño, algo característico de los enterramientos del alto paleolítico encontrados por toda Europa. Lo más impresionante era la forma de aquellos huesos. Aunque los huesos de la barbilla, la mandíbula y el brazo se parecían a los del primitivo Homo sapiens, los científicos descubrieron que el torso corpulento y las piernas cortas eran más parecidos a los del Neanderthal. Esta mezcla de razas podría haber sido un hecho aislado, pero el niño vivió en una época en que las dos poblaciones llevaban entre 3.000 y 4.000 años compartiendo la península Ibérica. Erick Trinkaus, paleontropólogo de la Universidad de Washington y consultor en el proyecto, explica: No se trata de un solo Neandertal y un humano moderno haciendo el amor entre los arbustos. Según Trinkaus, la única explicación es que los habitantes de la Edad de Piedra veían a los Neandertales simplemente como una tribu más. Puede que tuvieran la frente más baja, la nariz más chata o fueran más corpulentos, pero en cuanto al comportamiento, la sociedad y la reproducción, eran personas como cualquier otra....

Me encontraba en medio de aquella exploración del intelecto, a que me conducía el whisky, cuando una puta negra y alta, se me acercó para decirme al oído -, no había otra forma de hablar en medio de ese estruendo-, que Johnnie había llegado.

Afuera, una ola gigantesca tomaba una temible forma, elevándose hasta el cielo oscuro, donde flotaba una luna pálida, de color de plata, y luego la ola arremetió contra las rocas haciendo temblar la tierra.

A los seis años, cualquier joven vive una etapa de descubrimientos, de revelaciones, a esa edad somos impresionables, vulnerables, no tan inocentes, como ignorantes de los misterios y de los peligros de la conducta humana.

Era una sana costumbre pasar el invierno en la costa. Las familias preparaban con anhelante anticipación la seguridad de las villas; atrás quedaba la enfermiza, pero indispensable rutina, la ansiedad asfixiante era sustituida por la brisa marina y el silencio terapéutico del paisaje. La ciudad empezaba a anegarse por las lluvias, las moscas, los mosquitos y grillos, que por enjambres se pegaban a los puntos de luz.

Hasta los más humildes y los mendigos se trasladaban en transportes y las calles y esquinas, donde vivían de la compasión eran sustituidas por las arenas calientes y las noches tibias y pobladas de estrellas.

El ruido y la agitación, alegre y desenfrenada, de la noche contenía conciertos en los que quinceañeros asistían y se paraban en los techos de los vehículos, todo eso, pronto daba paso al sosiego diurno, que era mil veces preferible a la esclerosis contaminada, maloliente y frenética de la ciudad que todo lo aturdía y desmemoriaba. Eran tiempos felices y soporíferos.

Después de un desayuno frugal, una pizza casera, un waffle, venía la quietud de la carretera, arena candente, visiones áridas, sedientas, poblados de rocas, cáctus que parecían de piedra y ceibos con torsos, unos femeninos y otros que asemejaban monstruos colosos.

La arena, las advertencias de los padres sobre el oleaje o a la excesiva exposición al sol, la dieta rica en mariscos, la gente de piel oscura y de carácter esquivo, todo formaba parte de otro mundo, de otra forma de ver la vida.

Con un monopatín comprado en Mar Bravo me deslizaba hasta las lomas de las Carmelitas y de ahí en adelante sólo existía la emoción de bajarse una y otra vez por la empinada pendiente con caídas y todo.

Hay un día en nuestras vidas, que es diferente a todos los demás, es el día en que uno crece; se trata de un crecimiento emocional, se produce un cambio, un florecimiento de la inteligencia hacia la madurez.

La muerte de un ser querido, esa muerte que nos parece tan lejana de pronto se vuelve personal para dejar de ser algo en lo que no se debe pensar y cuando llega el momento nos dice: ahora te toca a tí.

Y al fondo, aquella silueta teñida con los colores del sol, seguía imperturbable, ignorante por completo de ser el origen del despertar absoluto en la existencia de un niño. Deslizándose y cortando el mar, dando la impresión de estrellarse, con fuerza sobrehumana, contra las olas, contra la naturaleza y contra la vida misma.

Mi madre hablaba conmigo, se estrellaba con el silencio de mi padre al volante, y encontraba eco en la niñera, cuyos razonamientos y toda su cultura encontraban su único asidero intelectual en las telenovelas venezolanas.

En cambio, aquellos personajes melenudos, psicodélicos y fanáticos del surf, que no parecían conocer otro calzado que las zapatillas, se sentían muy seguros de sí mismos, eran una raza de seres cuya especial perspectiva de la vida y cuya sensibilidad los convertía en superdotados. Gente que conocía un tipo de libertad más auténtica y real.

En el aeropuerto iba a encontrar a Wayne Buchanan. Ahí estaba él, en medio de una reunión de Hare Krsnas. Bailaban al ritmo de su música hindú, vendían incienso, flores y literatura espiritual.

El estruendo de una turbina aeronáutica nos dejó sordos y mudos por un instante. Su rostro expresaba felicidad, estaba rasurado al cero y en su cara pálida de vegetariano puro colgaban unos lentes.

El atleta fue levantado por la fuerza de la ola, aquella forma de agua como una gigantesca concha. Delgado y con la seguridad de un equilibrista, se situó en medio de la ola, se puso de pié y luego de lado, cortando en su base y a toda velocidad, la poderosa onda de agua salada, que ya dejaba caer un poderoso y mortal labio de bordes cristalinos que se convertían en espuma blanca.

El boxer movía la cabeza de un lado a otro, se rascaba. Junto a Wayne se sentó su gordo y mantecoso primo, colocó con toda la seguridad del mundo su gigantesco culo en la arena del Hotel Humboltd; perezosamente, lamía desconcentrado, un helado de manteca, comprado en un Frío frío, cercano y se unió a la contemplación del extraño marino y acróbata que se desplazaba rapidamente sobre las olas mientras luchaba contra la corriente poderosa del Humboltd.

Mar adentro, la figura humana descendió hasta la parte más recóndita de aquella forma tubular, compuesta por agua y que reventaba amenazadora una y otra vez sobre sí misma. En un momento dado el atleta pegó un salto, con tabla y todo, y salió disparado de la ola.

- Estuvimos casi cinco horas sentados en la arena, que se iba empapando por el crecimiento de la marea. En una radio lejana se escuchaba la canción típica de los Demócratas: Baby got back.

Mi padre trató de averiguar todo lo que pudo sobre el surf. Pronto le llegó la idea de que un surfista era un espiritualista grande y rebelde. Y que había gente que quería ser surfista por una idea equivocada.

Ahora jugaba Fresbee sobre la arena o junto al loco de Red rodábamos a toda velocidad sobre la playa y derrapábamos una y otra vez con el peligro de volcarnos, pero eso nunca sucedió, y empezaba a adquirir cierto dominio con el plato de plástico.

En ocasiones se presentaban los espectáculos internacionales de patinaje teatral y artístico sobre el hielo. Era una especie de parodia de la Belle Epoque de la Francia de Guy de Maupassanat y de Tolouse Lautrec y también acudíamos a ver el show deportivo espectacular de los Globe Trothers, aquel equipo de baloncesto emblemático de Estados Unidos, lleno de movimientos acrobáticos.

El frío nocturno, el perturbador desequilibrio por no encontrar parqueo, el olor a palomitas de maíz, la sensación de los tickets en la mano, el rumor de los espectadores, el sabor caliente, y grasiento de los hot dogs y la sed que se calmaba con unas mini coca colas.

Aquella noche experimenté cierta calentura por la excesiva exposición al sol y me puse mal, pasé la noche tumbado en una hamaca, sintiendo escalofríos mientras recibía la brisa marina y concentrando mi atención en un poster de la Playboy.

Yo ya había oído algo sobre las sensaciones especiales que se experimentaba con el crecimiento, como si se tratara de un cambio de piel, pero una cosa es imaginarlo, intuirlo y otra experimentar la forma, vivir el suceso, y nunca había experimentado tal revolución en mis sentidos al menos no de esa manera. No sabía que me estaba convirtiendo en un hombrecito.

El tiempo había operado un profundo cambio en él, era esa clase de cambios que se introducen en la mente y terminan dominando a todo el cuerpo, era como si a su cuerpo le hubiesen succionado todas las grasas de la vanidad, de la comodidad y del convencionalismo, para dejar un hombre aferrado a su espíritu, a una idea que no es de este mundo.

Tenía licencia profesional, adquirida cuando trabajaba en una camaronera de su amigo Udall, y conducía por en medio del tráfico con coordinación y tranquilidad, como en un viaje astral, hasta que finalmente, llegamos a nuestro destino.

Al entrar al templo Krsna, fui invitado a presenciar una escena sagrada de culto oriental. Descalzo y al nivel del suelo, respiraba la atmósfera, saturada de inciensos multicolores, que despertaban mi interés.

De pronto el lento y suave ritmo de los címbalos sufrió el acompañamiento del tambor hindú llamado mirdanga y me transporté, poco a poco, y completamente, a una espiral de emociones, casi frenéticas, de mucho significado espiritual y creo, me pareció, que por un momento vislumbré, muy por encima, muy fugazmente, el nirvana.

Estábamos en pleno aguaje del día de los difuntos y nuestro recorrido empezaba en el Humboltd, seguía por Chalela, Dos tetas, Olas Verdes, Dolphin, Shark Bay, La Cueva, La Posada, El Faro, El Pelado, y, finalmente Engabao.

Caminaba a mi lado y en su hosco silencio, algo extraordinario ocurría allí, podía oír todas sus maldiciones, recriminaciones, sus agonías y su profunda sed, desgarradora, incontrolable y el agobiante sufrimiento de tener que caminar por parajes sobrenaturales y de angustiosa soledad. Sobre todo la sed, se moría de sed y aquel sufrimiento era incomprensible para él. Pensaba:

...Tal vez el sol aplicado en exceso sobre la cabeza de mi primo lo ha tocado un poco... no sería mejor disfrutar de unos sánduches acompañados de agua helada de coco? No!...

Para Wayne aquellas presencias de piel oscura y ojos achinados eran un ingrediente nuevo, exótico, lleno de misterio, un nuevo significado de la vida. Los locales habían ido absorbiendo por ósmosis aquellas nuevas formas de expresión cultural y deportiva de los blancos. Eran una manifestación de amor por el mar, que los fascinaba, por cuanto tenía mucho de inexplicable. Ellos vivían junto al mar, pero no lo veían como algo para divertirse, le tenían respeto y era también la única forma de sustento primitivo, que conocían. Querían, en algunos casos, lo que no tenían:

Ciudades, comodidades, vicios citadinos, y, en cambio, se extrañaban y divertían al ver a los turistas frecuentar con fuerza irreductible las olas, que para ellos no representaban absolutamente nada. Hasta que lo intentaron, y entonces, quedaron atrapados del puro gusto.

Mi primo buscaba afanosamente una cueva que lo protegiera de este sol de justicia; finalmente encontró una sombra protectora de un ceibo y luego se puso a sufrir. Básicamente, toda su vida consistía en sufrir. Sufría por ser gordo; en el colegio se burlaban de su gordura y de su forma de hablar que a veces tartamudeaba, y lo peor de todo era que sufría por la falta de comida. Y cuando no tenía por qué sufrir, sufría de pensar, que todo era demasiado bueno para ser verdad.

Pero, qué podía hacer él al respecto? Nada. Y como era cobarde en extremo, como para emprender el regreso solo, decidió que no tenía más alternativa que sufrir de sed hasta morir, viendo a unos locos, que seguramente, estaban tan locos como su primo, deslizarse entre las olas de un mar enfurecido por el aguaje del día de los difuntos, con el riesgo de partirse la piel y desangrarse entre aquellas rocas filudas. Pensó:

Wayne, -absolutamente divertido- y desde la rompiente, le hacía señas para que entre. El pequeño y mantecoso primo se limitaba a mover la cabeza, de un lado para otro, en señal de resistencia y pensaba:

...A este maldito lugar que me has traído, cualquiera se puede morir de insolación y encima quieres que me ahogue.... Y al momento, allá en el horizonte, la figura de un local, remó delante de una ola totalmente hueca, crispada y a punto de reventar. La tubular y espejeante masa de agua, impulsó a esta figura humana, que parecía estar totalmente conectado con aquel equilibrio imprescindible. Descendió hasta llegar a la parte más profunda de la concha marina, como si quisiera estar cerca de la espuma.

El viento era una brisa dulce y refrescante, que les golpeaba en el rostro, Wayne remaba, también. Al principio torpemente, pero luchaba, no se resignaba a perder el equilibrio. El presentir, el adivinar el placer futuro y fugaz de deslizarse sobre el mar, lo compensaba todo.

El primo, desde la orilla, no pudo ignorar aquella escena, nadie podía sustraerse a la magnificencia, no se podía dejar de apreciar cierta belleza, cierto coraje, había una forma de vida antigua, y atractiva, ahí. Un dominio feroz, viril y desafiante de la naturaleza.

Pero, como una resaca, la vieja idea de lo convencional y establecido, el sufrimiento conocido, le hacía dudar de las emociones nuevas que experimentaban sus sentidos y pensaba: ...Loco, Loco!...Loco...

Nuevamente un local, tal vez tres años mayor que Wayne, remó ante una ola coronada en lo alto por un espumarrajo blanco que caía sobre la onda, la pared de agua de color verde. Bajó sobre la onda de agua, con una pericia admirable, hasta finalizar su descenso con un corte sobre el nivel del mar. Luego, como un gurú hawaiano, se introdujo magistralmente en un tubo acuático en permanente agitación. Los ojos de Wayne y los de su obeso primo se salían de sus órbitas. Cuando el muchacho se iba acercando a la orilla se fue posicionando en la punta de la tabla, a lo Peter Townsend.

Subimos por unos peldaños de madera vieja, pero olorosa a incienso y flores. Un olor dulce, rancio e indefinible, nos envolvió completamente. El aspecto de Buchanan era el de un monje Krsna algo risueño, con sus ojos tras los lentes un poco alocados. Me invitó a degustar un alimento santo llamado Prasada. Prasada significaba: la misericordia del Señor.

Charlamos nuevamente sobre su vida. El no comprendía mi interés por el pasado en la misma medida en que yo era ignorante de aquella filosofía de desprendimiento y renuncia, que constituía todo su presente y futuro.

Buchanan gozaba de aquellos breves momentos de control e independencia, ya que empezaban a tratarlo como adulto. Encender correctamente el vehículo, sin hacerlo toser y sin que se apague, meter los cambios correctamente, utilizar el espejo retrovisor y el cláxon ante el descuido de un niño juguetón y distraído.

Mi padre se quejaba y gruñía. No había cosa más estúpida para él, que los países desarrollados copiaran las estupideces y las insensibilidades de los subdesarrollados. El nepotismo, las democracias sanguíneas, el nacionalismo fanático, la cleptocracia, la falta de seriedad y entendimiento de los países desarrollados, el poco empuje que le daban las autoridades públicas al cruce cultural para afianzar el mundialismo, la falta de visión en la rehabilitación de la delincuencia. Wayne dedujo que leer el periódico era una forma de corromper la mente con el pensamiento inferior de personas que no sabían lo que estaban haciendo, pero, desgraciadamente, era la puerta al mundo de los adultos. Cada vez que su padre leía el periódico era como ir a encontrarse con la opinión de un grupo bien consolidado de enemigos.

Cómo era Sara, mi madre? De muy pocas palabras cuando algo no le gustaba, pero cuando llegaba a sintonizar con una persona, hablaba, abría la boca, toda la confianza, todo su corazón con todos sus prejuicios a veces hirientes y castradores- se abrían paso como la lava volcánica como si se tratara de la cosa más normal del mundo.

Había conocido a mi padre en una fiesta de la Universidad. En una noche de arrebato, llenaron la solicitud de amor y el Señor Todopoderoso la firmó y de esa manera llegué yo. Su padre la invitó a salir del refugio hogareño porque estaba embarazada de un hombre casado y no estaba de acuerdo en apoyar a una madre soltera, pero cuando el padre de su hijo se divorció y le propuso matrimonio, ella cogió el teléfono y lo invitó a su padre a la ceremonia que aceptó con lágrimas en los ojos y voz temblorosa.

Empecé a correr olas en Chuyuipe. Pasé dos años remando, estudiando todas las variantes del equilibrio sobre la tabla. Cayéndome una y otra vez, ahogándome hasta llegar a perderle el miedo a las olas más altas de la temporada, y hasta llegar a amar este deporte tan complicado.

Mi pasión por este deporte peligroso en extremo lo desconcertaba y decidió, que si iba a practicarlo, necesitaría toda la ayuda de Dios. Me envió con tabla y todo- a un retiro cristiano que se iba a realizar en Ballenita. Conocí a una chica que se quedó a mi lado para siempre: Gabriela.

La religión era un rito místico de entrega al prójimo, en cuyo rostro se reflejaba la imagen de Dios. Entrega y consagración, un acto de comunión y de prédica, de silencio, de madurez y reflexión.

Tanto reflexionar y meditar sobre los misterios divinos y el origen del Universo, sobre el sentido teológico de la vida nos abrió el apetito en forma extraordinaria. Con Gabriela compartíamos sendos sánduches de jamón con mantequilla y queso. Compartíamos las noches silenciosas y llenas de constelaciones. Arrullados por el murmullo de las olas, sobre la orilla, conversábamos sobre cómo sería nuestra vida si nos uniéramos en matrimonio. En una ocasión, mientras jugábamos al escondite, fortuitamente nos encontramos debajo de una cama, y, con el corazón palpitante, nos besamos apasionadamente, tanto, tanto, que Gabriela lloró y yo me asusté de muerte.

Desde entonces, cada vez que hacíamos filas para comulgar, nos mirábamos con ojos chispeantes; aquella mirada de feliz complicidad y ternura, que sólo poseen dos almas que comparten un dulce y eterno secreto. Nuestro amor sería eterno. Formábamos una pequeña parejita, y, muy seria, me acompañaba vigilante a mis sesiones de surf. Cuando terminó el retiro espiritual, ella se fue, llorosa, al Guayas y yo me quedé, con mi tabla, junto al indómito océano.

Inmovilizaciones en la cama por las quemaduras del sol en la piel, cortarse con las rocas en las piernas, los pies, sufrir estrangulamientos con el cordón de la tabla, mientras te revuelca una ola hasta la orilla. Buscas la superficie y te encuentras con el lecho marino. Caminar sobre arena tan caliente que sientes la quemazón en el mismo centro del cerebro, recibir un tablazo o el golpe y el corte de las quillas de otro surfista, y, por supuesto, largas sesiones de culebreantes carreteras, sinuosas, sedientas, cintas de asfalto en medio de un sol abrasador o de una noche negra y fría como la tinta.

Al final de la secundaria me gradué con sobresalientes en el Rubira, y me nombraron abanderado, pero, la graduación que más me interesó era la que yo había conseguido, o mejor dicho, conquistado en silencio, en los diferentes puntos de quiebre o beachberaks a lo largo del Litoral.

La remada de entrada era una prueba de resistencia. Tal parecía que el oleaje quería sacarte la cabeza. Había que entrar a una cuadra de distancia para esquivar los terribles labios de las barredoras, que reventaban peligrosamente. El agua estaba helada, en esas situaciones, uno nunca sabía si iba a morir ahogado o de hipotermia. Finalmente habían llegado las mama rusas a LA FAE. Mi padre observaba el imponente espectáculo con el rostro congestionado y los labios temblorosos, las manos en el bolsillo. No hablaba y solo se le escuchaba de vez en cuando un:

Otra parte de mi vida, transcurría en la punta de una gigantesca ola, dominando la fuerza centrífuga de la onda acuática, siempre al borde del extremo, tal como lo había visto, una década atrás, en la propaganda de Old Spice.

Nuestros atuendos, nuestra forma de hablar, el acento, la piel tostada por el sol, nuestros peinados, el olor a hawaiian tropic, la música, que retumbaba de los parlantes a las paredes y de ahí al cerebro, todo era sensacional y único durante la adolescencia.

Phillipe se me acercaba con su belleza sajona e insolente, acompañado de Bárbara y Esther. Phillipe se identificaba conmigo y siempre buscaba mi compañía. En medio de todo el mundo, que se desplazaba por entre la penumbra, nos fumamos un porro de buen tamaño. Empezamos a vibrar y las chicas se reían con una fuerza tremenda de las cosas que Phillipe me decía, o era la forma en que me lo decía? En aquel momento los cuatro éramos el centro del Universo, nos identificábamos plenamente en todo, estábamos de acuerdo en todo. Fuimos a un cuarto y desalojamos a diez personas que se encontraban ahí alborotándolo todo y nos encerramos con llave y empezamos una orgía. Cuatro seres desnudos sobre una cama, completamente tarados, nos hicimos un tallarín con carne, de sudor, besos, lujuria y esperma. Yo me la tiré a Bárbara y a Esther, al mismo tiempo, como si fueran dos vacas en celo y Phillipe también. Sus vaginas eran como una gelatina ardiente y suave y mis vellos púbicos se embarraban con las secreciones apasionadas de sus órganos.

Afuera se oía el estruendo de la música de Hall Oates y en ocasiones, golpeaban de tal manera aquella puerta, que parecía que iban a tumbarla y a sorprendernos desnudos en aquella orgía demencial. Nos creíamos unos ciudadanos griegos del jardín de Epicuro.

Cuando Phillipe corría una ola era como ver una copia fantástica del estilo de Mark Richards; lo único que faltaba era la estatura y el brazo quebrado y mal pegado, que tenía Richards. Cuando bajaba la ola, no se conformaba con el impulso de la misma, sino que sacudía los pies y le daba mayor velocidad. Para cuando llegaba a la parte inferior, había agarrado tal velocidad que, literalmente, su cuerpo se pegaba casi al nivel del mar.

Era poseedor de un equilibrio y de la graciosa plasticidad de un gimnasta o de un acróbata circense juntos. En un momento dado, salía, con tabla y todo, disparado por encima de la ola, planeaba como un águila y volvía a la pared de agua.

Pero, a pesar de todo me consideraba un drogadicto modelo, me esforzaba por no consumir yerba cuando no había y nunca se me hubiera ocurrido robar a nadie para conseguir el dinero que necesitaba para comprarla.

Pero el problema existía, el gusto por la Marihuana existía y la imposibilidad táctica de detener el consumo diario existía. El problema era algo real y se estaba incubando, más tarde explotaría. Mientras tanto, Sara estaba encantada con el interés y la dedicación que Gabriela sentía por mí. Gabriela era una de ellas. Era la típica chica de clase media, que iba a misa de la iglesia de Chipipe o a la redonda todos los domingos y de ahí, pasaba al Uso Napoli y después cuando este se cerró al Super Burger.

El sol pegaba en mi espalda y me calentaba irritante, cada fibra de músculo. Al mismo tiempo, el agua helada amorataba mis extremidades superiores, arrugándolas poniéndolas moradas y paralizándolas. De pronto, me dí cuenta, que no podría pasar aquella mole de agua azul oscura, que se me venía encima. Phillipe la pasó a duras penas y gritaba:

Me agarré como pude a la punta de la tabla y me sumergí. La ola me succionó del fondo bestialmente y solté la tabla. De pronto, me sentí flotando en el aire y ví mi cuerpo pataleando grotescamente en busca de algún asidero.

En un momento, mi rostro se estrelló brutalmente contra la superficie de la misma ola, quemándome la piel. Varias veces, mi cuerpo patinó sobre la superficie circular de aquel remolino y a ratos veía las nubes y en otras veía el azul del agua, que me ahogaba y que penetraba en mis oídos, garganta, ojos y pulmones.

Pero el impacto era tremendo; mi cuerpo estallaba, se quería desprender, fraccionar, moler en mil partes. Al final, como un tronco viejo, terminé atontado, flotando, lamiendo la orilla, tratando de recuperar el equilibrio, y, luego, volví a la carga ante el asombro de Vivian. Esas cosas la impresionaban.

Vivian era una chica que lo hacía con todos, pero a un nivel con clase. Era divorciada, sin hijos y sus padres le pasaban una pensión para que se quede desterrada en la Península de Santa Elena, esa era la única condición.

Se parecía a la actriz Meg Ryan y le gustaba viajar por el mundo, amaba las emociones fuertes, unas veces la pasaba en el carnaval de Rio de Janeiro y otras en Nueva Orleans. Las paredes de su cuarto de Salinas estaban tapizadas con una colección de máscaras carnavalescas de todo tipo y las había hasta de las fiestas raras que se daban en los viejos palacetes de Venecia.

Ahora se escuchaba el album Close to the Edge del grupo YES. En aquella época el rock progresivo era una novedad que se escuchaba bien con unas cervezas en el cerebro y te permitía diferenciarte de los demás. Al escuchar la música de YES, te convertías en un tipo pesado, nada común, nada convencional.

Invadidos por la poesía de la noche y el medio, la realidad grotesca de las necesidades existenciales se borraba del pensamiento. Bailábamos frenéticamente con la música de los THE GUESS WHO, sacudiendo la cabeza, bajo los acordes de American Woman.

En el psicodélico desfile de modas organizado por Phillipe, su personalidad llamaba la atención. Poseía una belleza extrafina, verdaderamente hiriente a los sentidos. Fue la única chica de la playa que se quitó toda la ropa, poco a poco. Ella me presentó a Johnnie Pick Up, Tommy Robin y Marie, su amante negra, Claudia y a sus hermanas, Vivian, Andréa, Mary Jo, Isabel, Alejandra, Alexa, Johannie, Christie Mac Dougal, Red Hughes y Steve OBrien.

Al final de la fiesta nos fuimos a la casa del padre de Tommy Robin y organizamos una orgía descomunal. Aquella casa, con el diseño arquitectónico de las del barrio Pacific Heights de San Francisco, se convirtió en un santuario o refugio para nuestros sentidos.

Gabriela estaba tan borracha que se hizo la desentendida cuando entré a un cuarto con Phillipe, Bárbara y Esther. Vivian entraba desnuda, de un cuarto a otro, remando latas de cerveza y haciendo relajo. Todo era absolutamente demencial. Rod, Russo y Red se hacían un remolino de carne erótica con Johannie, Isabel y Andréa; en un cuarto aparte OBrien y Mac Dougal aprovechaban, que Claudia estaba semiinconsciente por la cerveza que había ingerido, para prácticamente violarla.

Alexa era la más fina de aquellas chicas borrachas. Al principio se reía y se resistía, pero en el fondo era como toda mujer de la playa y le gustaba estar bien borracha y rodeada de otras mujeres desnudas, que bailaban, conversaban normalmente y escuchaban música como si no pasara nada y todo era algo que la iba animando a experimentar este nuevo tipo de libertad sin ningún tipo de límite. Cuando apareció desnuda de la cintura para arriba, entonces, Russo la levantó en vilo y se la llevó como un trofeo a Rod y Red Hughes.

La carretera, el desierto, la marca crema, que el traje de baño ponía sobre la piel, como en la publicidad de Coopertone, la brisa marina, la arena, el amor por la radiación del astro rey, el amor a las olas, a las caídas del sol, a la cerveza, a las fiestas, el ansia perenne por conocer nuevas playas solitarias, el deseo de estar al día con la música de moda, las conversaciones inútiles sobre la vida en otros sistemas solares, el deseo desenfrenado por hacer el amor en cualquier lugar, en el auto, el olor que despiden los mariscos cocinados en agua caliente con ajo y comino, todo eso formaba parte de nuestra vida y era sagrado para nosotros.

- Me gustaría que empezaras a aplicarte en ello fue la fría y meditada respuesta de mi santo padre-, no te veo preocupado por estudiar y por vivir con más seriedad, ya no eres un joven de quince años, la universidad es un asunto serio y la economía demanda tiempo, concentración y un profundo estudio.

Mi situación actual era preocupante, mi rostro sufría los estragos de las largas noches de locura, envejecía prematuramente, mi discurrir era ocasional y misterioso, nada me tomaba en serio, mi aspecto era lo peor de todo, una vergüenza para la familia, daba la impresión de un hippie, un vagabundo desastrado.

Mi ama de llaves se encerraba en el cuarto y se ponía a llorara a escondidas. Había encontrado un sobre de marihuana en un zapato de caucho. El rumor que circulaba entre las domésticas y los vecinos estaba confirmado. En una ocasión un vecino llamó por teléfono a mi padre para decirle que de la casa salía un escándalo y mucho humo de marihuana, cuando la familia se iba de viaje por vacaciones.

Caminábamos por la arena, dejando huellas húmedas, que las borraba la marea de espuma blanca. Estábamos borrachos, Phillipe tenía, quería confesarme algo y lloraba. Sus lágrimas le manchaban el rostro, quemado por el sol y salpicado de arena, formando surcos como los del cauce de un río seco.

Me habló de su enamorada Annie, del verdadero y único gran amor de su vida. Había muerto de leucemia. Una falla en la naturaleza y la sangre se le enfermó con un cáncer agresivo que le trajo una voraz carrera entre los glóbulos blancos que se comían a los rojos, afectándole la médula espinal. Aquella dulce y cariñosa niña fue perdiendo el cabello y demacrándose por la quimioterapia.

Cómo hubiera reaccionado yo, si lo mismo le hubiera pasado a Gabriela o a Vivian? Me hubiera muerto. Amaba a Gabriela y a Viviana con todas las fuerzas de mi corazón y no podía vivir sin ellas.

En Gabriela amaba su pureza y su inocencia y en Viviana amaba la manera libre y casi suicida de autodestruirse. Yo quería ser todo para ella, quería protegerla a ella contra todos los peligros de este mundo y quería protegerla de ella misma.

Phillipe se drogaba demasiado. Quería matar el recuerdo de Annie, anestesiar su cerebro para dejar de pensar en ella. Era un círculo vicioso triste y fatal. Estaba enfermándose. Yo le repetía constantemente:

Phillipe no pudo entender, no pudo escuchar o no quiso. Los padres, con mucha pena, lo internaron en un manicomio en Miami y todo estuvo bien, por un tiempo. Recibía las visitas de Bárbara, Esther y Estefanía Stein y todos pensábamos que iba a mejorar.

Cuando salió, se lo veía en el bar de strip tease de Rod, que había abandonado el negocio familiar de exportación de palmitos, para abrir su propio bar de streap tease. Fueron sus últimos días. Phillipe recayó y se disparó a la cabeza hiriéndose fatalmente, pero eso es otra historia.

Cuando terminé la cena de navidad fui a ducharme. Miraba constantemente el reloj impermeable. Diablos! que nervioso estaba! Al fin dejaría de ser virgen. Me habían educado en la idea de que las gónadas se utilizaban únicamente para la reproducción de la especie.

Esa filosofía predominante de los mormones, los testigos de Jehová, los krsnas, los católicos y las diferentes corrientes evangélicas, nunca me terminó de convencer. El sexo era para mí parte de la diversión en la vida sobre este planeta. Una buena fiesta no era tal si no terminaba con un buen sexo, por lo menos oral, pero eso fue después, aquí te estoy relatando mi primera vez en el departamento de Vivian en Salinas. Al contrastar todo lo que había aprendido de mis padres sobre el sexo y lo que ahora estaba a punto de experimentar mi primer pensamiento en voz alta fue:

De pronto conversando con Pick Up -, supe que podía utilizar mi equipo de extinción de incendios por placer. Me miré al espejo y me veía bien con mi hawaiana, mis zapatos vans y mi blue jean; olía rico, a Grey Flannell.

Empecé a caminar al departamento de Vivian. Tenía un parecido extraordinario con la actriz Meg Ryan, mientras que mi Gabriela se parecía a una Farrah Fawcett, en miniatura. No me sentía mal por lo que iba a hacer. Gabriela era mi enamorada, pero no la podía exprimir, no le podía pedir que tuviera sexo conmigo, era una zanahoria completa. Y Vivian? Ah!, ella era otra cosa.

Caminé y caminé hacia mi destino y sentía que toda mi carne se desgarraba, que sólo mi esqueleto era el que me llevaba. Si mi padre supiera lo que estaba a punto de hacer, qué me diría?, casi podía oirlo gritar:

Pick Up se me unió en el camino, hablábamos. Íbamos para el otro lado, mis piernas me llevaban, acudía al llamado de la naturaleza, y cuando Johnnie encendió un porro y me lo pasó le di un par de pitadas y me animé un poco cuando empecé a vibrar.

Ya en el corredor, me sumergí en una elegante penumbra de foquillos que flotaban en el techo. Una alfombra roja como la sangre guiaba mi camino. Busqué y busqué, y di con su departamento. Al abrirme, me dijo:

Nunca había visto tal cantidad de apretujamiento de cosas en la decoración de un departamento. Su cuarto era una colección viva de recuerdos en completo desorden, algunos sin desempacar todavía. Despacio, me condujo por su habitación como si se tratara de una visita a un museo. Aquella habitación estaba decorada por máscaras de carnavales del Brasil, New Orleáns, Bangkok.

El protagonista quería alcanzar la santidad a través de la oración y el sometimiento de su cuerpo de penurias, por lo que mortificaba su cuerpo hasta el delirio con privaciones materiales, y místicas.

El escenario se poblaba con las descripciones de la idiosincrasia del campesino palurdo de la estepa rusa: el mujik alcoholico, las procesiones religiosas e iluminadas con espermas, el misterio de la muerte y de los amores preciosas mujeres de bajos estratos socielaes, limitados por el prejuicio del dinero y la posición, la veneración a los íconos sagrados.

Vivian se nutría en sus ratos de ocio de aquellos relatos y pronto se aburría y los dejaba para terminarlos más luego. Aquellos escritores rusos representaban en sus escritos una realidad tan lejana a la suya, que apenas si valía la pena leerlos y disfrutarlos en los largos momentos de soledad, que ella odiaba intensamente.

Cuando mis ojos volvieron a descubrir su figura estaba sentada, como una reina egipcia, sus ojos me esquivaron, una sonrisa de confirmación y correspondencia se dibujó en su irresistible boca de labios pintados de rojo fuego; palpitaciones de deseo me robaban el oxígeno. En la radio tocaban una melodía de los Fletwood Mac:

Se levantó y pasó junto a mí. Enseñándome una espalda de nadadora, firme, pero femenina. Una onda de perfume, Húngaro, me acarició el rostro, despertando mis feromonas. Ahora estaba más tranquilo, pero sentía entre mis piernas que mi instrumento estaba hecho una piedra.

Tomó mi mano y me condujo, muy suavemente, a su habitación, se sentó en la cama y mientras acariciaba y peinaba sus cabellos, seguía escuchando la música hasta que después de un rato su boca aprisionó mi falo. La experta ex vendedora de Mercedes Benz me tenía agarrado y no me iba a soltar hasta dejarme extenuado y sin una gota de semen en mi cuerpo, esto duraría toda la noche.

Afuera en el malecón comenzó a llover, era una lluvia azul y calurosa. Nuestros cuerpos transpiraban y se revolvían en las sábanas. Abrí su delicado jardín y bebí de la fuente salada de su alma, ella se revolvía debajo del peso de mi cuerpo y jadeaba:

Entre gemidos y susurros me confesaba que cuando me conoció supo que tarde o temprano sería de ella y la sola idea de tenerme en su cama le hacía bailar su cuerpo de alegría porque ella sabía que me haría feliz.

Pálidos rayos de sol iluminaban una luna velada que flotaba en el firmamento, un arco iris se desplazaba a lo largo del cielo después de una fuerte garúa, una escuela de delfines cruzaba rauda el horizonte y las olas alcanzaban una altura de tres metros, tubulares, perfectas, casi rayando la perfección de la locura.

Comencé a bajar olas incansablemente, me introducía en tubos de agua cristalina, y, de pronto, empezó a llover. Llovía a cántaros. Gruesas gotas, como lágrimas de un gigantesco dios, de algún Titán del Olimpo, se agolpaban en mi rostro, encegueciéndolo, hincándolo en mil partes, al tiempo que me desplazaba sobre la ola a toda velocidad. Montañita, nunca, nunca, te olvidaré.

Ya se había suscitado el suicidio de Phillipe y pensé, que siendo yo, su íntimo amigo, me querría indagar sobre las circunstancias de tan terrible fatalidad. Estaba ordenando mis ideas para responderle cuando me dijo:

- Queremos lo mejor para ti, es hora de que sientes cabeza, hijo, parece, nos dá la impresión, de que no sabes lo que te conviene y que vas por la vida sin rumbo, las cosas no pueden continuar así... tu padre y yo hemos creído conveniente que te cases con Gabriela, si quieres seguir disfrutando tu ritmo actual de mantenimiento financiero. Es lo mejor, ella te guiará y te cuidará, ella te conviene, sí, ella te sabrá cuidar.

- Ya que has decidido posponer, reiteradamente, tu carrera de economía en la Universidad, por motivos que no logro comprender, aunque, me imagino que todo ésto, tiene que ver con esta obsesión deportiva que te consume peligrosamente. Hijo, debo decirte, que te cerraremos todo soporte económico de no entrar en razón y hacer lo que te decimos. El matrimonio apresurará tu maduración, hijo mio, te obligará a vivir para servir a tu esposa y a tu futura familia.

Toda mi vida pasó por delante mio. Yo era una desgracia para los usos convencionales de mi sociedad libre. Tenía veintitrés años y todavía seguía siendo el hijo de papá. Y Vivian? Amaba a Vivian y quería estar a su lado para cuidarla. Estaba confuso. Ya Gabriela me había estado insinuando todo esto y me hablaba de cómo tuvo que llorar y suplicar a su padre para que me aceptara.

Yo estaba tan loco como él y esa no era una respuesta racional y no la debía haber tomado en cuenta, pero seguí adelante como él me dijo y me dejé arrastrar por las decisiones de mi familia como un bagre se deja arrastrar por la corriente. En aquella época, quería casarme con las dos al mismo tiempo y lanzarnos en paracaídas con el sacerdota para consumar nuestro compromiso o irnos a LAS VEGAS y buscar alguna iglesia que practicara la poligamia. Así era como quería ingresar a la sociedad libre, mi free people, era totalmente diferente a los usos tradicionales. En la sociedad en que vivía la poligamia se había quedado como una institución primitiva para el único estudio de los antropólogos que giraban sobre sociedades cuyas costumbres ancestrales habían diesmado a los varones de la aldea y que para proteger a su especie se permitía que los más destacados y competitivos pudieran tener dos o más esposas.

Wayne Buchanan, asistió a la celebración de la boda eclesiástica que precedía a la civil y lo hizo sobrio y lúcido. Todo el tiempo anterior, lo pasaba en el bar de Rod de strep tease, bebiendo y preguntándose mentalmente cómo encontraría una salida a su tremendo problema, no es que no quisiera a Gabriela, pero sabía que ella sola no lo haría completamente feliz en la vida.

El rostro de Vivian y de todos sus amigos ausentes se les aparecía como fantasmas que le gritaban traidor. Buchanan sentía que desfallecía y en su mente escuchaba una y otra vez la nefasta palabra: traidortraidortraidor.

En un momento dado se paró bien tieso como si estuviera poseído por el demonio, mientras el sacerdote daba el argumento y salió corriendo de la iglesia, huyó con smoking y todo, y su padre se tuvo que sentar porque sintió una fuerte arrítmia en el pecho y luego se lo vió en una tabla todo amariguanado, metiéndose al mar con traje de boda, corbata y zapatos de charol y florcilla en el ojal.

Recuerdo una hermosa puesta de sol con el estómago completamente vacío en Bahía de Caráquez. Eso fue antes de que perdiera el conocimiento en alguna parte de la costa y me internaran con gastritis en un hospital para desamparados.

Ni Vivian podía darme asilo porque los padres la llamaron por teléfono para advertirle que le cortarían la pensión y los viajes al exterior. Vivian era una chica perdida que los padres la habían desterrado en la Península.

Pronto terminé en el hospital de beneficencia pública, el Santa Bárbara, asilado por un cuadro serio de gastritis, debido a la excesiva ingesta de basura. Así había terminado mi alucinante deambular... como un pordiosero. El padre de Gabriela hizo todo lo posible porque demolieran aquel edificio, después de mi dada de alta.

Udall había sido mi compañero de colegio y mi gran admirador. Udall era un alumno excelente, pero rebelde y veía en Wayne todo lo que él no podía ser tanto en el deporte como en su vida particular por respeto a sus padres.

Pero después de graduarse del colegio se había convertido en el cabeza de familia y administrador de una gigantesca camaronera y más tarde se convirtió en el dueño de un grupo de camaroneras. Imperio, que lo había levantado casi solo, pero nunca se casó porque amaba en silencio a Gabriela y porque en el fondo nunca había dejado de querer ser un rebelde y darle un duro golpe a la sociedad. Él también estaba enamorado de Gabriela y no comprendía mi posición, pero fue incapaz de sentir odio o celos por mí. Yo era su ídolo, el surfista que pudo ser mejor alumno que él hasta conseguir ser abanderado del Javier. Udalll me veía como un tipo confundido, pero que pertenecía a su círculo social y que había que proteger. Por el amor que sentía por Gabriela me había estado siguiendo todos los pasos y estaba al tanto de mi pasión por Vivian. Para Udall esa dedicación y atención a nuestras vidas era una forma de ser fiel con los dos amigos que más valoraba en esta vida.

Udall fue al hospital Santa Bárbara y me visitó, pagó mis gastos extras y de ahí en adelante se encargó de mí. Gabriela había querido venir a verme y el padre explotó y dijo, más bien como una amenaza, que si lo hacía la meterla en un manicomio o en un convento católico en Suiza.

Y finalmente bajo otra especie de tortura, la de no dejarlo dormir al tirarle grandes baldes de agua fría en plena madrugada y una seria amenaza de muerte, obtuvo la promesa del viejo de dejar en paz el asunto y olvidarlo todo.

Trabajé y aprendí a administrar una camaronera. Luego, después de cinco años de intenso trabajo en el que estuve completamente desconectado de la sociedad, cuando tuve que ir a recibir a un inversionista al aeropuertoen, tal como comenzó nuestra entrevista, en el mismo lugar para ser exacto. Me conecté con algunos devotos de krsna y me empecé a informar sobre todo este asunto y un día quise ingresar en el templo como misionero y empezar una nueva vida, sí, por Phillipe, por Vivian y por mis padres entregué a la devoción de mi señor Krsna.

Mis vacaciones estaban a punto de concluir y tendría que regresar al trabajo. Qué había sacado en limpio de esta serie de entrevistas? En total fueron cinco. En aquel templo de la conciencia Krsna, me empezaban a tratar como una persona muy interesada en pertenecer al culto. Qué clase de hombre era Wayne? En estos momentos él estaría limpiando un baño, las ollas de la cocina, los pisos o preparándose para tocar el tambor en alguna ceremonia. Me sentía agotado y mucha información de todo tipo me daba vueltas en la cabeza. Veía la ciudad a través de la ventana y su persiana e intuía a las miles de personas con sus respetivas historias, cada uno arrastrando su propio drama existencial, cada uno viviendo, suspirando, deseando, conspirando mintiendo, persiguiendo el sucre, preocupados o felices, apurados o desganados e impertérritos.

Tenía ganas de conocer el bar de strip tease de Rod y fui para allá a tomarme una de sus famosas cervezas croatas y desnudarme para recibir masaje y luego salir envuelto en una toalla para sumergirme en el jacuzzi.

El sol de color rojo, se iba poniendo tras el horizonte, ahogandose en una luz de color rosa que bañaba las esquinas huidizas de mi departamento, que esporádicamente se iluminaba con las fuerzas estremecedoras de los truenos y relámpagos.

Mientras conducía hasta el bar de Rod, una pregunta repiqueteaba insistente en mi cabeza. Qué había sacado en limpio de esta serie de entrevistas, qué clase de libro iba a escribir con todo este material?

Mi destino había sido convertirme en narrador deportivo, estudiante universitario, y, posteriormente, entrevistador y reportero de opinión económica. Frente a mi máquina de escribir, transcribía los cientos de palabras que les sacaba a mis entrevistados. Que si el dólar va ha subir, que si va ha bajar, que dónde debe invertirse parte de un empréstito internacional, que cómo afecta la delincuencia en la economía, que si se debe crear un nuevo papel moneda, que cuáles son los efectos del federalismo en las exportaciones, que qué hacemos con la seguridad social, etc.

Mi trabajo era sumamente rutinario. El periodismo de opinión económica lo és, cuando se trata de asuntos económicos. Lo que realmente me causó emoción, fue cuando conseguí una plaza como profesor en el cuerpo de cerebros de la Facultad de Economía de la Universidad.

Horas y horas de estudio y reflexión sobre la visión del profesor Joseph A. Schumpeter, me alejaron del borrador sobre la free people, la sociedad libre de Wayne Buchanan. Y todo el tiempo repiqueteaba en mi cabeza la pregunta:

Wayne Buchanan nunca fue un niño mimado ni consentido. Su padre era un hombre duro, de negocios petroleros, que se había afincado en la ciudad y en la costa. Jugaba al squash. Había que darle y darle a la pelota contra la pared. Era un hombre competitivo y exigente. Y también lo era con su familia. Al padre, Wayne lo tenía como un idealista de una manera muy pragmática. Sara, la madre, lo tenía como una autoridad dedicada a su familia, su trabajo y a su deporte. En las pocas ocasiones que pude hablar con él por teléfono, me lo imaginé, por el tono de voz, como un hombre que logra retirarse con una buena pensión y que, por sus propios medios, pudo reconciliarse con quien al fin y al cabo era su hijo y sangre de su sangre. Al final pudo superar aquel rompimiento que Wayne hizo con todo su medio social. Probablemente lo vea a su hijo como un desperdicio humano.

El miedo a las olas se convertía en un desafío, un reto fascinante y, posteriormente, en un estilo de vida, que había que sostener en un medio absorbente y áspero. Las continuas exigencias del peligro y de la emoción erosionaban y ponían a prueba su sistema interno.

Viajar constantemente, por otro lado, es un signo. Hay una necesidad de rompimiento de las viejas ataduras con la familia, con el estilo de vida de la familia y con la superficialidad de la sociedad. Es un asunto de autoexigencia más que de vanidad o de rareza. Es un eterno luchar y repreguntarse contra los prejuicios de la sociedad, que digámoslo de una vez, no tiene nada de libre. Atada como está a todos los prejuicios, orgullos y tradiciones, cada ser que ante una nueva opción, se pregunta por qué no, se le hace una guerra de aislamiento y de vergüenza. Tal vez Wayne estaba pidiendo demasiado?

La promiscuidad, de Claudia, de Vivian, de Adriana; la poligamia que quería experimentar Wayne, la vida basada sobre las olas, la carretera, el sexo y las diversiones alucinantes estaban marcadas por la moda. Una moda que muere. Toda moda muere con el paso inexorable del tiempo. El tiempo marcaba las personalidades solitarias. Todo envejecía y como una ropa que usábamos de niño, o como las viejas y antiguas casas que quedaban atrás del supermercado TODO, todo terminaba por no quedarnos bien o por ser demolidas.

Todo es sometido a la dura prueba de supervivencia del tiempo, la raza, la especie. Antes, a los intrusos que querían surfear en la FAE, eran sacados con carros de bomberos y puestos tras las rejas, luego se les exigía la cédula y para rematar se les llamaba por teléfono a sus padres.

Todos estaban obligados a seguir los caminos trillados por fuerza de la economía y la religión. No importaba qué influencia gobernaba tu vida, siempre que ibas a la costa te purificabas tanto que de regreso a la ciudad te podía dar gripe. Existía un gran choque cultural en la costa frente a la ciudad. Ahí era en donde el espíritu se abre, sí, hay una expansión, como la de los pulmones cuando respiras en medio de una fuerte corriente de viento de aire puro. Y la cabeza se agita bajo el influjo de esas emociones. También hacías amistades que acá no veías. Phillipe, de una belleza sajona, insolente, con los ojos redondos como platos y el pelo al aire.

En aquella época Playas era un lugar muy solitario. La gente iba a acampar y liar un porro por primera vez. Todo esto era sumamente emocionante, excitante en comparación con las clases en el colegio, que eran sumamente aburridas. Aquella monotonía lo sacaba a uno de quicio y Wayne se pasaba horas haciendo dibujos de olas.

Aquellos cuadernos de estudio, eran una mezcla de estudio e intelecto artístico, fruto de ese conocimiento otro, que llamaba a una nueva forma de comprender la vida. Una vida tan maravillosa como otro idioma y que traspasaba las fronteras de Wayne enmarcadas entre LOS CEIBOS, MIRAFLORES, URDESA y EL POLICENTRO.

Mis ocupaciones en la Universidad y en mi manuscrito sobre la Sociedad Libre, sufrieron un abandono temporal. De pronto había reconocido mi necesidad por descubrir el punto de vista de Buchanan y empecé, durante los fines de semana, a lanzarme a la carretera, a un punto específico: Engabao.

Al principio el lugar me pareció una punta de arena como cualquier otra y sin nada que tenga de espectacular. No había olas, el mar lucía achatado como una piscina y sí mucho sol. Un sol que penetraba hasta los huesos y que le hace a uno estremecerse hasta los cimientos y revalorizar las comodidades de la ciudad con su agua potable.

Todo lo que había escrito empezaba a cobrar un nuevo sentido, empezaban a materializarse muchas cosas. No hacía autostop y el mismo Wayne no lo hizo por mucho tiempo, pero aquellas visiones sobre la arena las guardaba para mí, el mar y sus gentes también tuvieron un efecto disipador sobre mí. En la carretera me acompañaba un asistente-mi secretario personal-, con el que nos turnábamos en el manejo del Mustang. Entonces ocurrió el accidente. La culpa fue toda mía. El exceso de trabajo, no sé, lo cierto es que en una ocasión me adormecí en el volante, como un tejido que experimenta la anestesia de un odontólogo, y nos volcamos aparatosamente. Mi compañero murió de una fractura en el cráneo y yo sufrí una vergonzosa parálisis del diafragma para abajo. Experimentaba dolores intensos tanto físicos como psicológicos. Recordaba el momento en que me desperté por el impacto y todo el tiempo cruento que pasé tirado al borde de la carrtera en los que oía los hierros chirriar contra los hierros, sentir el charco fresco y pegajoso de la sangre coagulándose en mi ropa y el terror de ver la muerte cara a cara, de sentirla tan próxima, así como la invalidez, cuando la volcadura había terminado. La invalidez fue temporal, pero fue una pesadilla.

Estuve horas abandonado a mi suerte y aprisionado del diafragma para abajo. En medio de la noche perdía y recobraba la conciencia, pensando, interrogándome si aquella pastosa sangre que se coagulaba en mis ropas era mía.

Apenas me recuperé y pude volver a andar, comencé nuevamente a viajar en buses interprovinciales. Hasta que el seguro me devolvió flamante mi vehículo. Qué era lo que me impulsaba a seguir adelante? Era la inconformidad de un rebelde que me narró una historia triste? Curiosidad mal entendida de un intelectual? El creer que había desperdiciado mi vida tras los libros y la sala de redacción? Exceso de sensibilidad? Tal vez mi vida también estaba a punto de hacer un giro trascendental?

Si en el día, en Engabao hace un sol mortífero y canicular, en las noches el frío, te obliga a permanecer dentro de la carpa a la luz de una vela. Trataba de leer! Tenía que pasar un tiempo, relativamente corto, para darme cuenta que en aquel saliente había otra clase de lectura. Completamente solo y de noche en aquel risco, fui presa de visiones y temores. El ruido del viento, la arena microscópica, las incomodidades de un suelo que parecía un colchón tallado en la roca viva... ah, era para perder la cordura!

En medio de aquella nada, me transportaba en el tiempo, a través de los siglos y me convertía en uno de aquellos filósofos antiguos, que se preguntaban sobre los misterios del cosmos, mientras miraban el firmamento preñado de estrellas. Una visión divina de la eternidad o algo parecido a las imágenes que nos presenta por tv Carl Sagan.

Caminé y caminé, justo hasta el momento milagroso en que me detuve justo antes de caer de cabeza a un precipicio y fui testigo de luces, más bien llamaradas, que salían del mar negro como la tinta para arribar a la costa. Eran los pescadores artesanales de Engabao, que llegaban con su cargamento de peces.

Mi cerebro estaba tan saturado de emociones y dudas que no me sentía hambriento, pero lo estaba aún en medio de toda aquella adrenalina. Bajé. Bajé y bajé con mi cadera convaleciente hasta llegar a la costa agitada por el frenesí del comercio primitivo.

Crees que entiendes el mar porque conoces sus horarios... cuando se retira y cuando se despiertan las olas... y a una fiesta del club de la Unión te presentastes con un collar de colmillos de tiburón y botas cowboy... Y fumaste! Vaya que si fumaste!

Había un zeppelín encima de la carpa... Todos corrimos en dirección al cementerio, que había a un lado y pasamos de los árboles secos que había en el otro... Y corriste como nunca antes lo habías hecho... Espuma botabas por la boca, como perro rabioso o como corcel extenuado... El diablo quería apoderarse de tu alma como cuando con hambre te comes un huevo duro...

Un perro sarnoso se rasca indolente... Se parece a un vago recuerdo de un delincuente... Pero él se rasca insistente la costra que le colgaba sobre el cuero arrugado... Y tú llevas la melena hasta la cintura... una ola de mar empezaba a tomar forma... Se alzaba y sus colores -de un azul marino abismal- se alzaban portentosos, transformando el aire en líquido tan claro como el agua del grifo... Brillos espejeantes como mortales...

La civilización occidental nos apremia a vivir bajo el yugo asfixiante de un reloj de arena... Como un castigo cruel que transforma y confunde lo apetecible con lo irresponsable y lo cuerdo con una locura desequilibrante...

Y sueñas en convertirte en un Laudrup, Elkjaher o un Mario Kempes al ir corriendo tras la pelota... Con tu pelo al viento te ves adorable... Te combustionas y te afanas por seguir una quimera... Y yo tengo que esperarte, porque soy tu padre con el estómago vacío y con hambre... Corre, corre, corre detrás de la pelota que yo te espero...

Después de leer aquel poema me dí cuenta de algo. Creí que lo había escrito Wayne, porque él me lo dio, pero ahora no sé. Tal vez lo haya escrito Phillipe, allá en el manicomio WERTHER de Miami.

Después de algunos viajes a Engabao, mi Mustang quedó hecho un desastre. Como volví a sentir agudos dolores en la columna, que se extendían por la cadera y hasta las pantorrillas volví a guardar reposo.

Inmovilizado en una cama, completamente impotente ante mi destino, casi podía ver la sombra de la invalidez sobrevolando por mi cabeza. Antaño había aceptado las buenas cosas de la vida... por qué me sentía tan irritado con las malas, ahora?

Al salir del hospital en la acostumbrada silla de ruedas, me sentía tan alegre como cuando me divorcié de mi primera y última mujer. Desde entonces, toda mi sexualidad la invertí en mi trabajo como un loco fanático, como un deschavetado y frenético predicador ambulante.

Finalmente hablé con Rod. Aquel muchacho, daba la impresión de una hoja de papel reciclado. La textura de su piel era como algo deshecho, rehecho y vuelto hacer. Mantuvimos una extensa conversación sobre la vida junto al mar, la exportación de palmitos y el negocio de la agroindustria, la vida en recuperación y abstinencia de drogas, la tediosa y pobre filosofía de Narcóticos Anónimos, su experiencia como interno en una clínica para adictos y sobre su negocio actual como dueño de un bar de streap tease.

Cuando empezaba a ver mujeres desnudas, y soportaba el aliento de cerveza de Red mientras me razonaba una noticia internacional, se me acercó una mujer bellísima con facciones asiáticas. Era Mary Jo, la viuda de Johnnie Pick Up. Al fin había encontrado alguien que quería recordar, que quería hablar del pasado. Alguien que tenía una necesidad por mirar el pasado y recordar los momentos felices.

En ella era una morbosidad alimentada por el alcohol, en mí, era la posibilidad de materializar mis sueños. Bebía mucho y eso me impedía tener certezas sobre la veracidad del material que le sacaba.

El rostro de Pick Up se asemejaba a una serpiente. Aquellos ojos muy unidos y aquella mirada tan hipnótica como temible, parecía vigilarme a mí y a su novia borracha que dormía desnuda en la cama.

Eran fotos de la playa, de la carretera, de un joven alto y musculoso, de pelo rizado y quemado por el sol. Fotos de motos, de olas, de chicas desconocidas, de combates anónimos en un ring. Fotos del mismo chico frente a una carretilla de hot dogs, de un taxi, de guantes de box colgados de un clavo de la pared de un taller mecánico, y de escuelas de karate.

Al contemplarlas, sentía que me empezaba a meter en una historia diferente a la de Wayne. Mary Jo deliraba entre sus sueños de borracha. Balbuceaba palabras sin sentido, oraciones ininteligibles, como una vieja que ha sufrido un paro renal y medio inconsciente balbucea sus incoherencias por la uremia en su cerebro.

Salí de aquel departamento bastante desequeilibrado y perturbado por el gran peso del pasado, que había hallado en sus paredes y por un tiempo corto dejé de visitar el bar de strip tease de Rod, para dedicarme a rescribir y corregir mis apuntes.

El viento soplaba y removía las crestas de las palmeras. Una luna gigantesca colgaba en medio de una noche negra, negra como la que podría imaginar un ciego de nacimiento. Era una bola brillante, gigantesca, lejana. Poseía unas manchas de un gris ceniciento y azulado. Aquel color me recordaba los labios azules de un surfista traumado, inmovilizado por el tamaño de las olas en Montañita, el miedo y por el agua helada.

Entré en el condominio..., rápidamente consulté el reloj. Entré al departamento 247 y una fuerte fragancia femenina golpeó mi rostro. Una preciosa mujer, de piel chocolate intenso, me esperaba para conducirme; caminaba con estudiaba elegancia. Su mayor atractivo se centraba en su perfecto trasero; era una exhibición de refinadísimo lujo.

La persona con la que venía a entrevistarme se encontraba en un estudio sin luces, parecía una sala de interrogatorios o un cuarto oscuro para revelar fotos y, en cierta forma, se iba a producir una revelación. Fui conducido al centro de la habitación y una luz blanca y cegadora me iluminó desde arriba. Aquella luz parecía provenir de una nave nodriza extraterrestre y se derramaba desde mi coronilla hasta mis codos, dándole a mi busto un aspecto de tenebrosas tinieblas, todo en aquella habitación poseía un claroscuro mortal.

Una sombra, una silueta, una voz me empezó a hablar. Yo había empezado a escribir una novela de suspenso, con personalidades tortuosas y ahora, llegaba puntual, a la entrevista con uno de los hombres más siniestros y desconocidos de la historia del Ecuador.

Las palmeras, altas como todo lo que es digno, hermoso y noble, se mecían suavemente sobre la atmósfera. En la luna aquellas manchas en sus centros y bordes, parecían continentes, separaciones, que invitaban a la imaginación de los poetas y exaltaba el amor de los amantes.

Bellísimas mujeres desnudas danzaban por turnos o en pareja, danzas de increíble significado erótico, movimientos voluptuosos que enfrentaban el cuerpo con la razón, completamente desnudas, sexualmente perfectas.

Había una, en particular, Elizabeth, que poseía un cuerpo macizo y bien torneado; cada vez que salía, escondía su rostro bajo una cascada de cabello rubio. Poco a poco, con una dosis increible de provocación, empezaba a quitarse su traje de baño, hasta quedarse desnuda, totalmente expuesta, con los pezones rosa y la sombra negra de su pequeño y delineado vello púbico.

El ruido era ensordecedor, una música pegajosa que le daba a todo el conjunto la atmósfera de un manicomio donde el control lo tenían los internos. Era algo así, como un grito de rebeldía lanzado desde un precipicio; otra de las bailarinas era una muñeca, provista de dientes blancos y perfectos, sus ojos negros y redondos se asemejaban a los de una yegua loca, con pelo negro, largo y ensortijado que, después de su show de baile, completamente desnuda, se subió a la barra de los bebedores para pasear e introducir en sus narices su ano, negro y redondo como un eclipse.

Otra de ellas, Soraya, repetía el mismo acto, bajo los acordes de la misma música pegajosa, y se colgaba de un tubo colocado en medio de la pista de baile y enseñaba sus posaderas, que semejaban la cola de un caballo, finalizó el acto cuando se subió a la barra de los bebedores y al colocarles los senos redondos en sus rostros, el escritor se percató de que aquella bailarina tenía un parecido notable con Silvia Kristel.

Había otra chica, Anabella, que bailaba tan bien, con tanta agresividad y ritmo, que no necesitaba desnudarse pues ejecutaba su danza con tal fuerza, coordinación y erotismo que dejaba a todos completamente satisfechos, también finalizó su acto al subirse a la barra y poner sus rodillas alrededor de la cabeza de los bebedores que a su vez le regalaban una generosa propina en billetes que le colgaban de su sudado interior y cuando se lo quitaba le tiraban los billetes en el piso, que ella después recogía cuando terminaba su show.

De ahí pasamos a una recámara contigua con el número 54. Aquel número sería mi perdición, lo veía acercarse, danzar entre las tinieblas, representar todos mis temores y desasosiegos para finalmente matarme.

Acomodada con cortinas y muebles reclinados, aquella sala estaba decorada con columnas empotradas a la pared, aquella sala parecía haber sido escarbada en la roca, representaba toda la fuerza, con que se podía exhibir la belleza de un mundo subterráneo.

Pintadas de blanco hueso las paredes, de rojo y negro, las columnas y las cortinas, casi transparentes, tenían como misión provocar en los visitantes una sensación de refugio y de partida a otro mundo, un mundo minoico, uno que ha sido rescatado por arqueólogos a través de los siglos.

En uno de aquellos muebles reclinados y tapizados con telas de una época llena de refinamiento, se apoyaba, casi desnuda, una hembra de rostro griego, sus párpados grandes y bellos, daban la sensación turbadora de un vaso de vino.

Completamente estupefacto, al sentir la boca del arma en la cintura, ya no me atreví a abrir la boca. Aquella hembra, Rocio, se apoyó con mayor comodidad y en su rostro se dibujó una sonrisa. Su cintura era estrecha, invitaba a un apretón. Sus piernas gruesas, sus manos gruesas, también, se abrieron como sus labios grandes.

La realidad se mezcló con la fantasía como si me hubieran drogado con hachís y atravesé el número 54 envuelto en llamas naranjas y amarillas, y fue como caer en un agujero negro de besos, agarradas y sofocación, hasta llegar a un grito ahogado por la perdición.

Al parecer ya estaba, mi pensamiento, totalmente robado, secuestrado por aquellas oscuridades, con el cuerpo casi a la intemperie y bajo aquellos fuegos pálidos y maravillosos que eran las estrellas.

El fondo era negro, una penumbra más oscura que la boca de lucifer, pero cosa curiosa, había cierta clase de perspectiva, una que estaba marcada por diferentes niveles de horror. Brochazo a brochazo, plasmaba con rigor y con sensibilidad las facciones sinuosas, el perfil en estado de alerta, que huye, los tres cuartos de un rostro, un claroscuro.

Era también la imagen de un artista en lo suyo, de un poeta, de un profesional de sangre fría, un hombre dedicado completamente a su trabajo de vivir para matar, un ejecutor, su trabajo era matar gente, era un retrato de un realismo asombroso, raro, y perfecto a la vez. Era el rostro de un asesino que acechaba en la penumbra como una tentación diabólica, representado en el cuerpo de una prostituta dulce y tierna.

Aquella morenita transexual se llamaba Cecilia y volvió a su oscuro rincón, desde ahí pude ver como abría la boca, para luego, voluptuosamente, enseñarme una formación de blancos y perfectos dientes superiores, sumamente afilados.

- Desde muy pequeño ingresé en una escuela militar, aún niño, transpiraba la disciplina augusta, nos forjaron bajo los preceptos de la pedagogía llamada War fire, conocí la fuerza del hierro, era como vivir en permanente estado de guerra, estaba prohibido pensar o ejercer la voluntad sin autorización, sólo existía la obediencia estricta bajo presión, era una obediencia sometida a una sincronización perfecta.

Mi cabeza era mi paleta y mi laboratorio, mi mano engarrotada pintaba aquel paisaje de esfuerzo continuo, un sistema de disciplina sin esperar recompensa alguna y de vivir bajo la amenaza del desmérito.

El sacrificio diario, el esfuerzo que rompía todas las barreras, la soledad, el ritmo del embrutecimiento, la ley del más apto; brochazo a brochazo, retrataba los ejercicios físicos hasta más allá del límite, las pistas de obstáculos, situaciones de estrategia, y pistas, que se iban complicando cada vez más.

Mientras aquella voz en la penumbra me hablaba de cómo se había especializado como francotirador, y mientras yo le trataba de seguir con mi taquigrafía de Greg, mi mente se remontaba a las experiencias emocionales que había pasado antes de venir a parar acá.

El olor de las diferentes amalgamas se confundía con el de la cerveza croata. A mi doctor le gustaba la música de Super Tramp, cosa que se lo agradecía muchísimo. Siempre que me atendía me ponía como música de fondo a Good Bye, Stranger. Y, luego, taladraba sobre mi principio de necrosis en una parte de las encías, provocada por un mal trabajo realizado con anterioridad.

Cada vez que terminaba la función en aquel bar y al salir me sentía hundir en la desesperación, por no tener nada que escribir. El alcohol que compartía con Mary Jo no me aliviaba la necesidad y el vacío.

Es una especie de parálisis emocional, que duró mucho y que fue agobiante y más cruel, peor, que la sensación de invalidez física que sufrí después del accidente de tránsito, era una tortura mental. Me faltaba la confianza en mi talento. Estaba desolado.

Su respuesta fue una larga disertación sobre la rapidez de los eventos que ocurren a diario en el globo terráqueo y de cómo influyen en nuestra economía de manera tan imperceptible como ingobernable.

Era la historia de un simple oficinista contable, que trabajaba a muerte en la dura e implacable selva competitiva de los oficinistas de la clase media, para poner su firma auditora y, luego, su agencia comercializadora de noticias internacionales.

Me contó que detestaba los besos de los homosexuales. Que no creía en el matrimonio porque le limitaban sus libertades reales y le rebajaba su nivel de vida, y que le preocupaba la suerte de Mary Jo, hundida como estaba en el alcohol.

Siempre se le ha presupuesto incapacidad para adaptarse al medio. Sin embargo, las últimas teorías sobre el hombre de Neandertal pueden echar por tierra todos los prejuicios. Los últimos trabajos desarrollados por el Centro de Investigación de Cuevas del Humo, en la zona de la playa de la Araña (Málaga), han demostrado que era extraordinariamente inteligente, que sabía explotar los recursos marinos y que estaba perfectamente adaptado al medio de la bahía. Más del 50% de los restos de comida que han encontrado los investigadores ha sido de productos del mar. Al mismo tiempo, profesores del departamento de Prehistoria de la Universidad de Cadiz, han lanzado la hipótesis de que el hombre de Neandertal pudiera haber cruzado el estrecho de Gibraltar por Ceuta, después de estudiar el yacimiento de la cueva de la Cabililla. De confirmarse, la posibilidad cambiaría por completo la historiografía clásica, que afirma que la especie llegó a Europa a través de Oriente Medio y Europa Oriental.

El viejo escocés Red Hughes pasaba del descubrimiento de un fósil en Sudáfrica a un nuevo misil que había salido de los laboratorios militares del Pentágono o de la CIA, para luego pasar a hablar de los elementos cancerígenos de la carne Europea y luego sobre que, un hijo siempre tiene como ídolo a su padre... y luego divagaba sobre la playa que nunca pudo comprar por los malditos militares, sobre las olas, etc.

Cuando estaba a punto de que me den la alta, le quería proponer matrimonio, pero ella emigró a otro país, y nunca más volví a saber de ella. Para encontrarla, tendría que haber recurrido a esos programas TALK SHOWS, que reúnen a personas en la televisión.

Hice un alto, para dejar que circulara la sangre en mi mano, tomé un sorbo de té y miré a mi alrededor: una mujer guapísima me observaba desde un costado. Tenía el pelo negro, ensortijado, largo, caía como cascada, dulcemente, sobre uno de sus ojos. El que quedaba libre me miraba inquisitivamente. Su nombre era Casmene.

Por un momento, casi entro en una crisis de pánico. No era claustrofóbico, pero aquel encierro no me gustaba y menos sentirme observado así, rodeado por una docena o treintena de miradas femeninas, una jungla de reinas de la noche, compuesta por putas y transexuales, que se creían mujer, y hombres de nacimiento, sólo por error.

En todo caso nunca creí que mi destino me llevaría a sobrevivir y a tener la clase de vida que tengo. Yo y mis amigos formábamos un equipo de élite. Estábamos comandados por un líder al que no puedo identificar, lo podemos llamar Comandante Rayo. Su voz era como un trueno, era un halcón.

A mí me rompió siete palos de escoba en la espalda fornida y tensa por la adrenalina. Era un Paracomando, un sobreviviente a cualquier tipo de situación de guerra en la jungla. Me enseñó que para sobrevivir en la jungla no se debe querer escapar de ella, sino que se debe amar aquellos instantes en que la vida está en peligro y buscar al enemigo, plear mejor que él y matar tantos que ya no les quede ganas de seguir peleando. Esa era la forma como se sobrevivía no corriendo y ocultándose, no queriendo escapar de la jungla.

Bajo la mirada del Comandante Rayo el equipo se convirtió en dueño de un negocio de aerofumigación y correo aéreo en la amazonía, donde también teníamos un bar de strip tease llamado: La Luna de Sudáfrica, pero eso fue al final.

De nuevo tuve que suspender las entrevistas debido a los dolores en mi columna. No podía permanecer sentado por mucho tiempo ni podía permanecer parado, tampoco. Desconsolado visitaba al quiropráctico de la familia de mi ex esposa. Bueno, de cuando tenía familia, mi esposa, es decir, mi ex esposa lo consultaba, a regañadientes, por una dolencia muy común en las amas de casa que permanecen mucho tiempo en la cocina. A ellas se les formaba una tutuma en la nuca por tener siempre la cabeza colgada, fija en las labores de la cocina.

Era divertida mi posición con respecto a ella. A través de Buchanan conocía todos los aspectos sórdidos de su juventud. Sórdidos y perfectamente entendibles para mí. Pero, a ella, todo aquello parecía importarle un pito. Lo único que quería era mantener su estilo de vida playero por el medio que fuera. Había visto en mí la sustitución perfecta de un nuevo mecenas como algún tiempo atrás lo fuera Tommy Robin. Muchacho cuya historia había tocado tangencialmente en el relato de Buchanan y que ahora iba a profundizar.

Claudia me llamaba para sacarme dinero a cambio de sexo. Lo que en la mentalidad de ella se traducía en seguridad. Me citó en el bar de strip tease de Rod, pero con quien me encontré en la barra, fue con la belleza asiática Mary Jo. Estaba sobria, relativamente lúcida, y, entonces, me enteré, por centésima vez del dolor de perder a su amante. Aquel dolor la carcomía lentamente como un cáncer.

Claudia salió de la oficina privada de Rod hecha una furia, seguramente, venía discutiendo porque Rod no le había pagado alguna sesión de masaje que ella le daba a sus clientes. Y se sentó en la barra, pidió un trago y empezó a despotricar de Rod.

Ella interrumpió su furioso monólogo y me dedicó una bella sonrisa de agradecimiento ensayada mil veces, una sonrisa que sólo las mujeres bonitas saben regalar a sus admiradores para calentarles el alma.

Cuando Claudia se calmó, Mary Jo me preguntó sobre mi calvicie y sobre mi estado de ánimo en general. Me quejé de mi dolencia vertebral y Claudia, con una explicación llena de astucia, me dijo, que en ocasiones, mi despiste le recordaba al de Red Hughes. Me dijo que estaba muriéndome de sed junto a la fuente de agua.

Entonces me enteré, que Mary Jo, ahora estaba casi retirada, pero que en sus inicios empezó como masajista hasta que su amante el difunto Pick Up, le compró su propio gabinete de belleza y masajes.

Mi cuerpo desnudo, tendido sobre una mesa acolchada, parcialmente cubierto por una toalla, no era más que una masa de carne, algo adipoza. Como diría el profesor Updike, un saco de tripa erecto, una masa de humores y paquetes de arterias y nervios.

Sentía en mi destrozada cintura, dorsales y omóplatos, la fricción de las manos de Mary Jo, que calentaban los músculos, que estaban a los costados de mi columna y, luego, empezaba a empujar y a tocar con pequeñas presiones de sus pulgares, los tejidos que bordeaban mis vértebras.

- Usted en su novela podrá poner lo que quiera. Yo no puedo entrar en muchos detalles. Tampoco puedo precisar con nombres las zonas de la jungla Brasilera en la que operábamos. Si usted es el escritor, usted, póngales los nombres.

El comandante Rayo, nos metió en la nómina de una organización muy poderosa. Durante doce años hicimos dinero y lo tuvimos todo. Tenía cajones y cajones repletos de dinero. Me convertí en un experimentado piloto de Fouga Magisters, y mi conocimiento de la jungla se extendió hasta los rincones más insospechados, donde te topabas con tribus aún no descubiertas por la ciencia de la antropología ecuatoriana.

La consigna era liquidarlos a todos los que representaran un peligro: generales; oficiales de inteligencia; jueces; periodistas; clérigos; oficinistas e ingenieros de suelos; prospectores de explotación petrolífera o maderera.

-Comprenda amigo que hubo un momento, que perdí la cuenta mental de las personas que eliminaba. Eso fue un poco traumático para mí, en un momento de pánico me creí con los síntomas del Alzheimer.

- Porque, todo ha quedado en el pasado, estoy retirado y vivo para cuidar a mis chicas y ellas me cuidan a mí. Ahora invierto mi dinero, ya no asesino y cuido a mis chicas. Además, todavía no decido si usted conservará la vida. Ahora quiero saber cómo logró llegar hasta aquí.

- Soy escritor, ya le dije que escribo, estoy escribiendo una novela y no quiero divorciar mi imaginación de la realidad. Con fines literarios, me encontraba tras la pista, de una red de tráfico internacional de transexuales y me di de frente con Casmene.

El número 54 volvió a flotar en mi mentemis feromonas se activaron con la presencia de fuertes fragancias que despertaban la líbido dormida en mi cuerpo como una laguna de petróleo a millas de distancia de la superficie marina y de pronto cayó la oscuridad sobre mis ojos y sentí los labios de esta mujer, que succionaban mi pene que se iba convirtiendo en una espiga jugosa y a punto de explotar.

Parecían las caricias de una gata. Mi mente enrvada por aquel extraño elixir erótico la alucinaba a aquella mujer con piel de leopardo, todo era tan raro, una gata gigante!, una mujer extraterrestre!, sí!, una ninfómana de otro planeta

Cuando estuve listo, la misma mujer, Geosonda, me vapuleó y adopté la posición de un perro y me introduje por ahí hasta tener que empujar, empujar, empujar, empujar y empujar hasta el desfallecimiento.

Estaba siendo observado? Ah, todo era una locura!, total, me podían chantajear, matar, golpearme hasta dejarme incapacitado o dejarme escribir mi novela en paz. Igual estaba en sus manos.

Se podía invertir un tiempo -sin riesgo-, en una confesión parcial de mi vida?, y si el FBI o la DEA se interesaba en su novela y lo rastreaba a él hasta su precioso lupanar? Podría ocurrir. Y si eso ocurría tendría que matarlo. Era una pesadilla, una vez que empiezas a matar no hay otra forma de resolver los problemas.

- No existe riesgo alguno manifestó casi en un susurro el novelista-, puedo leer su pensamiento y adivinar sus dudas. Toda mi vida me la he pasado detrás de una cámara de televisión y últimamente estreno una cátedra de economía en la Universidad. Esta es mi primera novela. La otra parte de mi vida la he dedicado al periodismo económico, una tarea enfermiza, que se ciñe a las estadísticas y a la interpretación de los números. Nadie espera una novela de suspenso de mí. Si usted quiere, la escribo bajo un seudónimo.

De pronto, aquella voz comenzó a narrar de nuevo. Era como abrir un libro viejo y polvoso que no había pasado por una lectura o más bien por un relectura minuciosa, sino que había sido relegado sin éxito-, al olvido.

Era una patrulla de rutina. Buscábamos encontrarnos con una patrulla de la narcoguerrilla. Comprende lo que le digo, señor, fuimos directo al centro de una miniguerra con RPGS y fusiles de asalto Kalashnikovs.

Ellos sabían que íbamos a por ellos sin apoyo aéreo- y nosotros sabíamos que venían huyendo de su propio país. Fue un choque brutal. Fue mi bautizo de fuego. Empezaron a volar las balas, las explosiones hacían estalar los cuerpos como balones repletos de sangre, las balas eran rápidas gotas incandescentes que impactaban en las cabezas y las hacían volar.

Capturamos tres prisioneros: dos murieron en el interrogatorio y el tercero era una mujer. No conseguía nada con ella al interrogarla, era una narcoguerrillera bien entrenada y no se cansaba de repetirme a gritos su monserga ideológica.

No era posible que gente heróica y tan preparada se muriera de hambre o que sus sacrificios nunca sirvieran de sostén a sus familiares, o que sus deudos no contaran con lo suficiente para sobrevivir. Los familiares de los caídos en combate, no contaban con confiables seguros de vida.

El comandante Rayo comenzó a utilizar a su equipo de Paracomandos para dejar pasar droga en la frontera. Todos sospechábamos el asunto, pero nadie decía nada. Empezamos a imponer un cierto orden en la jungla. Si los narcos querían traficar y utilizar nuestras rutas, tenían que pagar un porcentaje.

Era un piloto altamente calificado, al punto que pronto se lo destinó como piloto de pruebas experimentales. Sabía cómo conseguir que se hagan las cosas. Nadie sabe cómo fue que empezó a interesarse por la infantería aérea y empezó a meterse en aquellos cursos, que exigían una gran fortaleza física y mental. Comenzó a acumular parches de diferentes cursos, hasta que un día renunció a la aviación para quedarse metido en la jungla como comandante de un selecto grupo de Paracomandos.

El comandante Rayo se salvó milagrosamente de un atentado cuando al salir de un bar y encender su vehículo la bomba que le habían puesto no estalló de inmediato y le dio tiempo de salir y escapar del vehículo en llamas. De inmediato supo quién era el perpretador de aquel atentado: Guillermo Da Silva, un poderoso narco del Brasil, que llevaba meses pasando droga por los senderos de la jungla sin pagar el respectivo impuesto.

Entonces, el comandante se reunió con los demás miembros del equipo y les habló claramente, todas aquellas coimas eran guardadas y representaban la pensión de retiro para todos ellos o para sus familiares en caso de muerte y aquel atentado y aquel desafío al poder militar que aquel narco brasilero estaba cometiendo era una declaración de guerra y un atentado a la seguridad de sus familias.

Un equipo de ingenieros de mantenimiento, recibió la orden de convertir un pequeño avión de carga y reconocimiento Lancaster en una máquina de guerra, una nave a la que le abrieron dos compuertas a los lados y a la que la artillaron con dos poderosos ametralladoras M60, y dos ametralladoras Gatling 7.62, manejada por cuatro artilleros. Además, agregaron en las alas, dos cápsulas o tubos repletos de lanzacohetes pequeños o minirockets.

Los artilleros los cubrían desde el aire y disparaban en cada pasada que daban sobre la gigantesca base del enemigo; apretaban los dientes, las manos eran como garras, los ojos desorbitados, sosteniendo y dirigiendo las M60 y las Gatling, que escupían chispas incandescentes.

Los artilleros de las AMETRALLADORAS M60 y de las Gatling 7.62, se movían de un lado a otro, gritando y respondiendo a las chispas del fuego enemigo que provenía de la tierra, y usando malas palabras, se guiaban unos a otros, según las manecillas del reloj, para seguir disparando con furia endemoniada.

La aeronave se inclinaba y los casquillos vacíos de las balas, caían al vacío y los artilleros volvían a abrir fuego, las bocas de sus ametralladoras se volvían de color blanco por la incandescencia.

Las chispas de los rockets, parecían rayos láser que partían e incendiaban la selva, todo era una locura; una conmoción; un estremecimiento que sacudía la Tierra. Hicimos diecisiete pasadas y en la penúltima conseguimos hacer estallar un polvorín, más bien, era un complejo siderúrgico de droga con químicos altamente volátiles, compuesto por un laboratorio, un polvorín y una gigantesca antena parabólica.

Lucharon por sus vidas como habían sido entrenados surante tanto tiempo de permanencia en la jungla, el miedo, la furia, el estremecimiento de la metralla, el golpe de la culata en el hombro, el polvo, las espinas, los mosquitos, los aullidos de los monos y el chillido de los pericos; las chispas de fuego enemigo, que puedes ver como se te vienen encima, el calor y la humedad que te cocinan el cerebro.

Inteligencia Militar era una casa de locos, aterrados ante la posibilidad de que esta operación se filtrace a los medios de comunicación; simplemente, no sabían lo que ocurría, empezaron a presionar, se abrían expedientes, alguien iba a responder por todo esto.

Todos nos fuimos dando cuenta, que nada sería igual sin él. Los otros comandantes no tenían el mismo liderazgo ni la preocupación por el bienestar de sus hombres, eran incapaces de mover un dedo, que no haya sido prestablecido por las reglas y las normas de los altos mandos militares.

El comandante Rayo nos había enseñado a pensar y a tomar decisiones; nos había enseñado a pensar en nuestras familias y en su futuro, que estaba directamente relacionado con lo que hiciéramos o dejáramos de hacer en aquella loca y demencial jungla y si eso significaba entrar en guerra y liquidar toda una banda de narcoguerrilleros, él nos había enseñado que lo podíamos hacer.

Un estudio jurídico ydespués una inmobiliaria eran la fachada para la reorganización y continuación de nuestras operaciones. Empezamos a colocar avisos peq ueños y desapercibidos en los periódicos para reclutar nuevos miembros. Muchos de ellos eran pequeños delincuentes; drogadictos; proxenetas; tipos de muelle peleados con la ley y que no se adaptaban a la vida dentro de la sociedad; su moral era baja, pero de vez en cuando dábamos con algún idealista y valiente, que nos daba alguna esperanza.

Nuestra primera misión fue realizar un seguimiento y análisis de horarios de las entradas de un blindado para el suministro de efectivo de un banco. Nuestro objetivo fue el First National City Bank.

Manteníamos una guerra secreta contra nuestros nervios. Intervenimos las frecuencias de la radio de la policía, en el momento del asalto, distrajimos su atención, volando por los aires una gasolinera lejana y logramos el golpe sin una sola baja y sin matar a ningún guardia.

Una vez más, el comandante Rayo me salvaba la vida. Un guardia de seguridad me tenía en la mira. De dónde había salido? No lo sé. Rayo silbó y yo le partí el tórax y la columna con una kalashnikov, pero sólo lo derribé porque los impactos se incrustaron en su poderoso chaleco antibalas super reforzado.

El comandante Rayo había instalado un bar de strip tease de lujo, un lupanar que poco a poco, se iba convirtiendo en punto de reunión de ejecutivos del petróleo, inversionistas, espías y militares de paisano, que iban y venían cruzando la jungla amazónica por diferentes motivos.

Un cosmopolita, un hombre internacional. Sobre todo quería conocer al loco hijoputa que pilotaba el Fouga Magíster del infierno, que le hizo volar por los aires su base narco en medio de la jungla. Y fuera de la frontera ecuatoriana y en el Brasil!

Su cara tenía unas cejas y unas arrugas, que le daban a su rostro un aspecto de profunda maldad. Una maldad que encerraba todo el tiempo del mundo, de muchos niveles, capa sobre capa, de crimen y muerte.

Nuestros hombres de transmisiones y demolición, empezaron a quedarse calvos y a enflaquecer, casi ni comían por interceptar las comunicaciones, espiaban todo el espacio por donde recorrían las ondas de la fuerza pública.

Para Ngo Son, constituía un placer adicional a su loca vida. Él los remataba con un tiro en la boca. Cuando de torturar a sus víctimas se trataba, él procedía a sacarles las uñas o darles pequeñas descargas de electricidad en las bolas, que iba aumentando de intensidad hasta que sobrevenía el paro cardiaco.

Ngo me presentó a Cas. En uno de los tantos vuelos de trasporte hacia la amazonía, en el Espíritu de Marcel, conocí a una jovencita de cabellos largos, negros y ensortijados que se recogían como un racimo de uvas, tenía unos senos increíbles.

El viejo Greg quería muerto a un jefe de Muey. El motivo? Nunca lo supe, pero algo tenía que ver con la hija de Spanolopus y la familia de Alfonso Leone don Renzo-. Todo eso era un asunto muy delicado.

Alfonso RENZO Leone era un hombre muy querido y respetado en la Península de Santa Elena, con el tiempo se había convertido en el subproducto de la política, un cáncer que había hecho metástasis a lo largo y ancho del corredor costero del Ecuador y que con el tiempo había conseguido obtener una franquicia internacional. Greg Spanolopus el hombre cosmopolita que tenía en su puño el negocio de los casinos y de las máquinas de juego tenía conocimiento de que el gran jefe de los transportes interprovinciales estaba intervenido por un agentes de inteligencia militar y vio en aquella situación la oportunidad para dar un golpe y sacar del juego al gigantesco pez gordo de la costa.

A sus motivos de odio personal, se le unía uno más consistente: el de la seguridad. Había muchos problemas dentro de cualquier organización, cuando era intervenida por un espía: no se sabía toda la información que se podía revelar si la misión secreta se completaba con éxito.

José Leone, el hermano menor de RENZO era el segundo de abordo y el brazo armado del gran jefe, luego estaba Antonio Miraglia hermano mayor de Esteban y que purgaba una condena de dieciséis años en la penitenciaría del Litoral.

Estos dos individuos eran el obstáculo principal que tenía que eliminar para poder llegar al gran jefe don RENZO y decapitar la organización que funcionaba clandestinamente tras la fachada del hotel, bar de streap tease y restaurante, llamado EL MONO JADEANTE.

José Leone a pesar de ser un pez gordo, calibre 38, no se destacaba por nada en particular, mantenía un perfil bajo y anónimo como todo gánster y sólo se limitaba a funcionar como brazo armado y a reclutar carne fresca para la organización de su hermano. Pero Antonio Miraglia era otra cosa, este se había convertido en un líder dentro de la penitenciaría del Litoral.

Estaba preso pero con el dinero de la organización y en el más absoluto secreto estaba trasformando la peni en un moderno centro de verdadera rehabilitación para los delincuentes, según las normas y directrices del filántropo inglés John Howard, sheriff del condado de Bedford.

Había llegado el momento de hacer otra pausa. Llevaron al escritor a un aparte y le sirvieron un gran plato de comida consistente en arroz con camarones apanados, ensalada de atún y papa, y todo rociado con abundante cerveza croata.

Como periodista económico alguna vez había escrito un Elogio al Yiapingacho, donde destacaba la mezcla y variedad de sustancias nutritivas de aquel platillo serrano, que había sido adoptado tan felizmente por la gastronomía de la costa, destacando las bondades de las papas asadas, rociadas con abundante maní derretido; la lechuga con la cebolla colorada.

Aquellos recuerdos húmedos por el efecto de la abundante cerveza, inmersos en medio de las luces multicolores; bajo los acordes de WAIT FOR ME de los Hall Oates; las piernas sudorosas de las bailarinas eróticas y el estruendo producido por la gran masa de gente viviendo su vida y divirtiendose despreocupadamente junto al mar; todo arrullado con la música del oleaje como tonada de fondo, era, simplemente, algo indescriptible. Aquel ambiente tenía su encanto especial, que bajo los efectos de unas cuantas cervezas se convertía en la mente del espectador en un refugio, una isla protegida por la felicidad y la armonía; una Atlántida; una civilización aparte, única y completamente diferente a todas las demás.

Me dolía la columna y empezaba a extrañar los masajes de Mary Jo y de sus chicas, que ahora trabajaban en el bar de strip tease de Rod después de que el salón de masajes de la novia de Johnnie Pick Up fuera cerrado.

Nadie había contado con que el comandante Rayo acusaba mal el desgaste que le ocasionaba aquella vida tan apurada por el miedo hacia la actividad de los servicios de inteligencia de los militares, tal vez inconscientemente se estaba dirigiendo hacía la autodestrucción y la muerte que le traería la tan aprecida paz de los sepulcros.

Lucía algo descuidado en su apariencia y por las mañanas se lo veía un poco barrigón y con los pelos largos sin peinar, sus barbas a veces llegaban a darle el aspecto de un vagabundo y poco a poco se fue convirtiendo en un borrachín nocturno.

La muerte esa diosa de la oscuridad se fue apoderando lentamente de su miserable vida, infestando todo lo que él había amado alguna vez, apareciéndosele en sus sueños y convirtiéndose en el tema predilecto de conversación del alguna vez poderoso militar.

En los exámenes de los médicos de turno del hospital militar, le confirmaron el diagnóstico de cáncer a la próstata y colon. El viejo militar tenía ante sí una última batalla mortal que librar y no estaba seguro ni de querer ganarla ni de sobrevivir a este último embate de la adversidad.

No fue fácil para Rayo, asimilar la noticia de que, para salvarle la vida, lo habían dejado impotente y de que tendría que vivir con una fundita de plástico pegada a su cuerpo, que hiciera la vez de colon.

Las sesiones de quimioterapia le parecían insufribles e insoportables cuando se presentaban los efectos secundarios, pero lo peor de todo eran las sesiones de radioterapia, donde sentía que lo estaban matando.

No tuvo que hacer mucho esfuerzo para ceptar la necesidad filosófica de comprender que estaba muriendo. Pronto a lo máximo en cuatro años no sería más que arena en el sarcófago dentro de un nicho.

En los últimos días ambos empezaron a interesarse por los servicios religiosos a los que iban juntos. Aceptaban con infinita estoicidad las indirectas y las groseras alusiones del párroco, pensando que de esa manera conquistarían el cielo. Aparte de eso había un silencio ominoso de reprobación que obtenían como bienvenida por parte de los feligreses.

El día del entierro en que esparcieron sus cenizas, estuvo presente todo lo que quedaba de sus Paracomandos. Le dí la oración de despedida, en nombre de sus compañeros. El autor era James Whitcomb Riley, era algo muy sencillo y decía así:

Con una amable sonrisa y agitando la mano se ha marchado a una tierra desconocida, y nos ha dejado pensando cuán hermosa debe ser, ya que él permanece allí, y tú, oh tú que anhelas escuchar el rumor de los pasos, el gozo del regreso...

Bajo una pertinaz lluvia, un hombre de gorra militar de parada y sobretodo azul, se acercó, apareciendo sigilosamente por en medio de los paraguas y le entregó a la destrozada pelirroja una cajita, que contenía una medalla de platino decorada con la bandera del Ecuador.

Lo primero que había que hacer era liquidar al agente del gobierno infiltrado, y cuando Ngo Son recibió la orden de liquidar a su amigo el pintor, no podía creer que aquel veterano fuera un espía. Lo estuvo acechando y una noche en que el pintor salía del departamento de Amanda lo sorprendió al salir de la oscuridad y le propinó tal golpe en la base del cráneo, que le rompió el cuello con un mortal golpe de karate.

Cuando quisieron liquidar a Paul Ditto a la salida del hipódromo de Santa Cecilia, no pudieron porque su gente respondió al ataque y se armó una balacera de los mil demonios. En las noticias, una testigo salió con labios temblorosos y con los ojos desencajados por el terror, diciendo:

Después de aquel atentado fallido, Spanolopus fue visitado en su gigantesco casino por Milwaukee Phil Alderissio, y después de una larga charla amena y de introducción, Milwaukee se lo quedó mirando a la cara al gran jefe y le preguntó si él sabía algo sobre el asesinato de un inquilino de los Leone y sobre el atentado contra Paul Ditto.

Como Greg le respondió que no sabía nada, Milwaukke, saboreó lentamente su tasa de café y le insinuó que sea quien sea que se había atrevido a cometer esos ataques se estaba embarcando mal y que se estaba metiendo en un asunto peligroso. Luego de una larga pausa mientras disfrutaba de su café, continuó y le dijo que si los ataques se detenían las cosas se quedarían frías, pero que si los atentados continuaban, la organización iba a poner precio a las cabezas de los responsables.

Greg, con su rostro temible, no movió ni una ceja de asombro ni se molestó en preguntarle a Milwaukee Phil si lo estaba amenazando, así que sólo se limitó a escuchar y cuando el mensajero de la muerte terminó, le agradeció su visita y lo despidió muy cordialmente.

El gran jefe, Greg Spanolopus, dio la orden al survietnamita Ngo de detener los ataques y luego se dirigió con paso firme hacia su gigantesco casino. Las dos puertas se le abrieron automaticamente de par en par...

Cuando terminamos la serie de entrevistas, este hombre cuya voz provenía de las sombras se percató del gran peso que se había quitado de encima con esta amena remembranza de su vida gansteril, afuera en el desierto de Salinas había amanecido y débiles rayos de sol empezaban a calentar las frías playas bañadas por las olas.

Durante un buen rato me quedé sentado en la oscuridad esperando hasta cuando un conserje me preguntó si me iba a quedar ahí o si me iba a dirigir a la salida porque estaban cerrando, así que comprendí que era un hombre libre para regresar a mi casa y empezar a escribir mi libro.

La información que había cosechado durante todo este tiempo me permitiría escribir un libro, el libro, que me proporcionaría una íntima satisfacción, lo suficientemente consistente como para alejar de mi aquel sentimiento de vacío y desesperación, que tanto me atormentaba.

Decidí ir a buscarla. Tenía que empezar una nueva vida, el trayecto hasta su casa me pareció interminable, pero disfruté como nunca antes en toda mi vida el viento del desierto y los débiles rayos del sol mañanero. Cuando llegué a su casa, toqué el timbre insistentemente, hasta que conseguí que me abriera la puerta.

De mi departamento me había traído mis apuntes de la Universidad y con la cabeza un poco despejada me puse a revisarlos para reanudar mis conferencias. De Marx a Keynes visto por el profesor Schumpeter.

El mundo de las experiencias concretas personales, al que pertenece la calle, es múltiple hasta el infinito, embrollado, fangoso, lleno de dolores y vacilaciones. El mundo en que nos introduce el profesor de filosofía es sencillo, limpio y noble.

Su mente estaba hecha trizas como el vidrio astillado de un parabrisas golpeado por un bate de béisbol y además era un fantasma, simplemente, no existía, corría sí, a pesar de su edad, corría rápidamente por la playa y en su mente se sucedían fugaces y dolorosos fragmentos de eventos, citas bíblicas, palabras y recuerdos dentro de recuerdos; a veces se trataba de largos fragmentos de análisis políticos y otras veces eran fragmentos de su vida adolescente. Él ya no existía, pero vivía la condena de poseer el mejor cerebro de la inteligencia militar, pero completamente destrozado, aniquilado, insuperable sí, pero también aniquilado, ahora cómo podía usted explicar esto?

Era mediodía y el sol estaba alto, y en el centro de todo el espectro electromagnético; la luz y el calor, eran tan intensos, que las pieles sudaban a chorros con el mínimo esfuerzo, y su color se volvía del blanco lechoso al color de la rubia miel.

Sus piernas temblaban por el esfuerzo y en su mente bailaba como una llama, una idea: tenía que terminar una serie de trabajos titulados: LAS PERCEPCIONES ERRATICAS DEL SOCIALISMO EN CENTROAMERICA; EL DERECHO DE LA BASURA: UN ANALISIS SOBRE LA REFORMA PENITENCIARIA y otro titulado: SOBRE LA VERDADERA LIBERACION NACIONAL.

Con ese pantalón de baño húmedo y viejo, la piel tostada por el sol, el cuerpo reseco y con los pies cubiertos de arena, el profesor retirado daba una lastimosa impresión de vagabundo. Un vagabundo, que había viajado al exterior y que había obtenido una licenciatura en Historia Universal en California, y que después de algunos años, intelectualmente fructíferos, como profesor de historia en un colegio militar, había iniciado una carrera, en la Academia de Guerra Naval, desdibujada por sus polémicas reflexiones sobre la oportunidad y el enfoque que debe tener el cuerpo intelectual de los militares o la llamada estructura ideológica de los militares del mañana.

Lo que el profesor había propuesto era una verdadera revolución intelectual que se apartaba de la tradición ortodoxa que tenía sus garras bien clavadas en la mente de la mayoría de los intelectuales del país.

Sus ideas provocaron algunas rasgaduras de las vestiduras de los altos cerebros de las instituciones militares, que se echaban arena en los ojos, y lógicamente la consecuencia de tal acto de provocación fue que pronto se decidiera convertir al profesor en un peligroso prisionero político y toda su vida, quedó total y completamente intervenida.

Desde entonces el profesor ya no estaba bien. Toda una vida de intensa actividad intelectual, al más alto nivel, se veía a duras penas coronado, por un retiro forzoso, que más parecía un arresto domiciliario; a una pensión que le financiaba una vida rodeada por la intriga.

El profesor no sabía quienes eran los que estaban detrás de esta agresión pero intuía que querían trastocar su fe intelectual en el neoliberalismo, y sabía que lo espiaban con satélites para oír o ver -con la mayor resolución posible-, alguna equivocación, alguna prueba que confirme un acto de traición.

Las olas terminaban agónicamente en la orilla y arrojaban burbujas calientes, que se ahogaban en espuma blanca. Reflejaban con fuerza el brillo nuclear del sol. Ya no podía más. El viento transportaba los rayos de un sol implacable, que calentaba la arena y enardecía su espíritu. Besó sus labios. Fue como beber un sorbo de agua dulce en medio del desierto. Era como darse un lujo. Lucir una joya. Aquellos labios finos, jóvenes y perfectos; su piel blanca, casi pálida, su cabello lacio, con una raya en medio, que caía sobre su casi perfecta cara asiática. Teníamos sed.

Cuando el profesor fue reclutado por el Comando Conjunto de las FFAA, era una persona con sentimientos, una poderosa inteligencia y un hombre completamente libre, pero pronto se convirtió en número dentro de una carpeta.

Como olvidó el calzado, sentía en las plantas de los pies el frío metálico que las baldosas acumulaban por el aire acondicionado. Un chico se lanzó al hombro un botellón de agua, mientras un helicóptero sobrevolaba la zona. Aquella claridad era envidiable. Ése era el tipo de claridad que quería en su vida.

Adentro bebió hasta saciarse del líquido vital. En el balcón del Santana, se podía apreciar toda la magnificencia solitaria y desértica de aquella punta de arena. La lejanía del horizonte, acostado sobre el mar, iluminando casi incandescente, era un bálsamo para su mente cansada, vieja y arrugada.

Su mente ardía como un sol. Las cervezas corrían con febril, juvenil y alegre generosidad. Fuegos artificiales estallaban en el firmamento. En la radio se oía una balada de Christopher Cross.

Caminaba descalzo, hundiendo los dedos, respirando la brisa salina, mezclada con rocío perdido en el horizonte. Las manos entrelazadas, dos corazones latiendo al unísono. Abrigados el uno junto al otro, sentíamos el escalofrió de lo nuevo y de lo desconocido.

Para su ego, mi gusto por lo que ella consideraba repulsivo y vergonzoso, era una peculiaridad, que le gustaba, por expresar cierta clase de fidelidad, ya no muy conocida, en estos tiempos. Mi atracción hacía su fealdad era mi mejor piropo. Cupido acertaba en el blanco. El llanto de Dios nos cubría como un manantial azul, que en medio de nuestro beso apasionado, no lográbamos sentir. La luna arrojaba sus pálidos reflejos sobre infinitas lenguas de mar negro como la tinta. Yo era un mendigo. Me invitó un almuerzo típico, caliente, crujiente, y humeante, que devoré con mandíbulas de hambre. Un hambre que me oprimía el estómago, me mataba.

Tu rostro ovalado, poseía una belleza asiática, tu nariz chatita se fundía en perfecta armonía con tus labios finos y perfectos. Sobre tu piel pálida, lucías un escotado traje de noche, fino como seda, como si una hermosa bruja medieval, mitad hembra, mitad animal, lo poseyera.

Se escuchaba el bramido irregular de las olas verdes, saladas e invariables. Mi mente estaba rebelde. Hacía frío y el viento arrastraba remolinos de arena. Todo era soportado con humildad ante la subyugante belleza de la playa. Surfistas, llenos de adrenalina, se deslizaban sobre las olas furiosas del mar helado.

Me tomas con tus delicados brazos por la espalda y me besas con ternura. Con un gesto, aclaras tu visión y remueves un mechón de tu cabello lacio sobre tu frente. Pasión incontenible, fuego volcánico que inunda tus entrañas. Puedo sentirlo, puedo sentirlo.

Había un fuego alucinante en tu mirada. Tus piernas fuertes, que sostienen una pequeña cintura, se mueven sensuales, la fiesta era afuera, el edificio estaba casi vacío. Te paraste frente a mi sofá y como si yo fuera un potro me dijiste.

Afuera, perdidos en la niebla de la fría noche, un resplandor llameaba. Era una fogata de dos surfistas. Las olas negras se envolvían sobre ellas mismas, pariendo espumarajos blancos, fríos, salados, que se perdían en la noche.

El sol nos bombardeaba con sus rayos y aquella radiación, nos hacía hervir la sangre, nuestros espíritus se caldeaban. Destilábamos la esencia de muchos perfúmenes. Empapados y transpirados, íbamos con el espíritu alegre a LA FAE.

Todos los bañistas que ingresaban a la base aérea entregaban sus credenciales. En el trayecto se observaba el conjunto de barracas soleadas en las que, en un tiempo atrás, el mismo profesor había vivido, estudiado y trabajado.

Los surfistas estaban por doquier. Empujaban sus tablas, iban y venían y más adentro, pasando los remolinos y las barredoras, se los veía remar, esforzándose, como las gaviotas cuando luchan contra las corrientes de la brisa marina.

Una ola descomunal, apareció mar adentro, para crecer hasta que sus crestas de espuma tocasen el cielo, se enconchó y se estrelló con fuerza inaudita sobre los surfistas, que pronto fueron succionados por los remolinos asesinos.

Como cualquier otro día de surf, salí de mi punta de arena preferida. Hinchado, con los ojos inflamados por la sal y el sol, quemado y con mucho apetito. Me fui, tabla en mano, a la cabaña-hogar de Tommy Robin, a ver si masticaba alguna sobra.

La visión crepuscular de la carretera era sorprendente. El cielo estaba formado por colores celestes, naranjas, violetas y azules. Más adelante fui recogido por mi viejo amigo Red Hughes y en su Datsun sin balde, nos fuimos por aquel camino lleno de polvo, maleza y luz naranja.

La millonaria mansión de verano, había conocido otras épocas de fulgor, donde se daban magníficas fiestas de grandes millonarios. Ahora, de todo aquello, sólo quedaba una vieja pulcritud y un cierto sabor a espléndido en la arquitectura. Aquella vieja construcción, contrastaba con las demás residencias de aquel suburbio, para veranear.

En su interior, los fantasmagóricos cubre-todos, le daban al espacio un aspecto tétrico y espectral, casi ectoplasmático. Impermeabilizaban los bienes del polvo, la humedad o bien de las altas temperaturas. Ahora, la casa de Tommy Robin se había convertido en un hotel para sus amigos:

Rod; Russo; Pick Up; Red Hughes; OBrian; Christie Mac Dougal; todos llegaban ahí. Me olvidaba de Wayne Buchanan y Phillipe. Y las chicas: Vivian, Claudia y sus hermanas, Esther, Johannie, Alexa, Isabel, Alejandra, Adriana, Andrea y Gabriela.

Lo único que Russo encontró en la nevera fue cerveza y cerveza en mano, optó por una enjuagada con agua dulce. No había placer más indescriptible que sacarse la sal bajo un chorro de agua dulce, mientras uno se bebía una cerveza en lata bien helada. Y para rematar bajo los acordes de una balada de la banda BREAD.

Medio insensible, por el alcohol en el estómago vacío, se secó con una toalla y se metió en un saco de dormir. El silencio lo era todo. El silencio se mezclaba con el piso de madera, las lámparas, los corredores, el bar, las escaleras y pronto una oscuridad cubrió todos sus sentidos.

Aquellas voces femeninas e infantiles, poseían un acento típicamente costeño y amanerado. Era una afectación delicada, que al igual que el acento de los chilenos, provocaba cierta atención especial. Russo se despertó completamente, abrió los ojos y se fijó bien en aquellas chicas.

Eran Claudia, Gabriela y Vivian que venían a la casa de Tommy para protegerse del sol, iniciar un programa de entretenimiento y tomarse unas cervezas. Pero no estaba Tommy y sólo se encontraba Russo.

Claudia tenía un tatuín en el brazo, su piel estaba tostada por el sol. Pronto dejaron de soltar chillidos y de alborotar para dirigir su atención sobre Russo. Quién era este chico bonito, musculoso, que habían sorprendido dormido?

El exámen al que lo estaban sometiendo terminó cuando todos escucharon la voz de Christie, que los saludaba con alegría como si hubiesen fijado la fecha y la hora para ese encuentro. Russo decidió socializar.

Desde la cocina se escuchaba el parloteo tan alegre como demencial de las chicas, que conversaban sobre las últimas locuras que se escuchaba en las noticias sobre el comportamiento decadente del gordo Elvis Presley.

A ellas les gustaba que las miraran con extrañeza y deseo. A aquellas chicas les gustaba que las demás personas las observaran como objetos raros y únicos en su especie. Se sabían preciosas y poseedoras de una belleza subyugante.

De pronto, llegó toda la banda de surfistas que faltaba y todo se volvió una escena de locura. Con los surfers, llegó la música estridente y se empezaron a encender los porros. La habitación toda quedó llena de humo de marihuana.

En medio de la locura generalizada de los chicos apareció, como un espectro, Alfil, el amigo de Russo. Él iba a realizar un trabajo en Manglaralto y le pidió que le cuidara la villa, y hasta le dio las llaves de la casa.

Russo estaba encantado. Le iba a dar cinco mil sucres, lo que en aquella época era una pequeña fortuna. Russo accedió de inmediato aunque un poco titubeante, pues aquella obligación comprometía sus salidas nocturnas, que eran el gran motivo de esparcimiento para un adolescente solo y sin compromisos en Salinas.

Alfil lo enredaba a Russo con mil explicaciones, de lo que no tenía que preocuparse, de las diferencias que había mantenido con unos locales que trabajaban para él, cuidando la casa. O algo por el estilo.

En la radio tocaban música de Yes y Rush y lo más desbaratado, era que el dueño de casa no llegaba. Tommy Robin estaba perdido en aquella noche con Marie, su amante negra y no tenía idea de lo que estaba pasando en su casa.

Russo se enfundó en sus desvaídos jeans. Estaban limpios y confortables como siempre, se colocó sus medias azules de oficina y una camisa manga corta de los 60s, con abotonaduras en el cuello estilo Oxford, y se fue a dar una vuelta por el malecón en busca de otra fiesta.

Cuando Russo salió a la calle las brumas de la noche lo fueron envolviendo poco a poco, pero el brillo de las luces del malecón lo fueron guiando y cuando llegó al banco de cemento de la Crush, se quedó sentado mirando fijamente, al frente, donde se producía una fiesta repleta de chicas lindas, pero Russo se sentía tan cansado de correr olas todo el día, que aunque su cerebro le daba la orden de moverse e ir a ver en qué onda se encontraban aquellas niñas, los músculos de su cuerpo no le obedecían por el cansancio. Luego, poco a poco, se fue quedando dormido sentado ahí en el banco de cemento de la Crush y pronto se olvidó de todo.

Russo no tenía la menor idea de cómo había regresado a la casa de Tommy, pero ahora se encontraba ahí, acostado encima de aquel viejo sofá polvoriento, con un mal sabor en la boca. Le picaba todo el cuerpo y sentía un hueco de hambre en el estómago.

Tommy había llegado a su casa en la madrugada cuando la fiesta estaba casi terminada, y en vez de enojarse, se había unido a la locura de lo que quedaba de la fiesta, que la muchedumbre nómada de surfistas de SALINAS, había organizado en su casa.

Toda la casa parecía un avispero lleno de capullos de avispa. Eran los cuerpos, de los que se habían quedado, que estaban metidos en sus respectivas fundas de dormir. Larvas de avispa, eso era lo que parecían.

Aquellos muchachos vivían para deslizarse sobre las olas. El viento matinal, fresco, vibrante, viajaba con ellos junto al sol, que despuntaba majestuoso, enceguecedor y que le proporcionaba a uno cierta vitalidad contagiosa.

Los músculos se resentían por la farra anterior con traqueteos articulares y fuertes escalofríos, pero, poco a poco, la concentración y el gusto tranquilo y profundo por las olas llenaba al cuerpo de determinación de hacer lo imposible, y seguían adelante.

La torpeza y el frío, daban paso a las maniobras arriesgadas, en donde pequeños muchachos cogían unas olas tres veces más grandes que ellos, para luego, bajarlas con un equilibrio acrobático. Era un espectáculo de otro mundo. Las chicas los miraban desde la seguridad de la playa y se sentían importantes y orgullosas de pertenecer a nuestra banda. Se habían colocado sus bikinis más apretados y se embadurnaban de loción Coopertone y se ponían a dorar al sol.

Ese era el estilo de vida que amábamos y que nadie comprendía lo fácil que era perderlo, y que más tarde, después de estudiar todo un curso de John Locke a John Stuart Mill o de Hayek a Popper y Robert Nozick se podía comprender lo fácil que era perder la libertad que todos buscaban y que nosotros disfrutábamos.

Vivíamos para recorrer las playas, montar olas cada vez más grandes, fumar yerba, compartir nuestras mujeres y farrear en las noches, escuchando y baolando la música FAMILY MAN de Hall Oates. Qué más se podía pedir a la vida? Qué más se podía pedirle a la vida? Era una vida sobre un mar violento!

Cuando llegó el turno de Russo, se supo colocar justo debajo del pico de la ola. Su fuerza lo llevó hasta la parte más alta, con una velocidad mortal, que a duras penas pudo superar su atracción o chupada, con la fuerza de sus remadas. Luego bajó aquellas toneladas de agua con una sola quilla.

Bajar un olón con una sola quilla en una tabla de dos quillas, era algo que había aprendido con mucho sacrificio. El secreto era presionar la pisada trasera y maniobrar con las rodillas para ejecutar un deslizamiento tajante y tubular.

No había nada más exquisito, que pegarse unos cuantos roles antes de tubearse por completo, hasta sentir el rumor del océano en los oídos. Era igual que escuchar el mar colocando la oreja en un caracol.

La ola lo llevó hasta el pico o cresta, y tenía tanta velocidad que lo empujo hasta escupirlo al aire. Johnnie se precipitó en el vacío como un bicho que trata de recuperar el equilibrio, pero todo fue inútil. La ola lo arrastró, haciendo que Johnnie embistiera el agua de cara, patinara de espaldas en la ola, que lo revolvía unas veces succionándolo y otras volviéndolo a lanzar desde una altura de vértigo. La caída fue espectacular. Su mujer, la medio Tailandesa, Mary Jo, se puso de pie, completamente angustiada, pero Gabriela le dijo que no se preocupara que ella ya había visto a Pick Up en similares trances, y siempre salía bien librado. Johnnie tenía excelentes pulmones y era un buen nadador.

Era como derrotar a la misma naturaleza, que en cierta forma los preparaba para lo que algún día sería la forma en que deberían sobrellevar y dominar las adversidades de la vida. Era una vida sobre un mar violento.

Russo se montó en una ola que llamaban: enana blanca. Era una ola de dos metros completamente blanca y de una rapidez brutal, y con ella se fue Russo hasta la orilla. Llegó a la arena pisando la punta de la tabla al puro estilo de Peter Townsed o de Rell Sun.

Russo le dejó todo su capital a Claudia y volvió corriendo al mar. De un salto penetró en el mar haciendo saltar espumarrajos blancos, enceguecedores y asfixiantes. Al emerger se lo encontró a Pick Up, y con estilo gimnástico y buena velocidad se fueron mano a mano -, hasta la punta. Neptuno gobernaba nuestras vidas. El día se escapó rápidamente.

Así era siempre la vida en la playa. Los primeros días y noches te gastabas la plata como si estuvieras en la ciudad - el Guayas -, y después andábamos perruñando por el malecón o por los arrabales en busca de una lata de atún con galletas.

Algunas veces le regalábamos un par de cigarrillos de marihuana al mesero del Super Fausto o al cocinero del restorant Saavedras y éstos los dejaban dar cuenta con las abundantes y deliciosas sobras que dejaban los turistas griegos que venían de Galápagos a conocer este nuevo tipo de civilización.

Las gorras y las pañoletas estaban de moda y las más atrevidas usaban gafas y cremas nivea para protegerse los labios o la nariz, lo que les daba un aspecto muy sensual de mujeres, fatales. En aquella época estaba prohibido que las chicas usaran malas palabras o que se vayan a acampar con sus amigos y mucho peor con sus enamorados, pero esa regla se la saltaban las chicas pesadas del Guayas, que vacilaban el dato surf en Salinas.

Red Hughes quería hacer unas reparaciones en la casa de Tommy y nos paramos en una ferretería. Muy cortésmente, Hughes se dirigió hacia la veterana que atendía el local y sacó de uno de sus bolsillos una lista arrugada y un poc húmeda de artículos en ella se podía leer:

Brea, cal, goma, focos, insecticidas, clavos, chapas, pintura blanca, pintura anticorrosiva, 8 metros de cableado eléctrico, espátulas, brochas, 2 sacos de cemento, velas, fósforos, alicates, martillos y 2 escobas.

Mientras la dependiente comenzaba a despacharles, ellos doblaron la esquina de la tienda. Era una tienda esquinera y al doblar la esquina, encendieron un porro de marihuana y le dieron unas cuantas chupadas hasta acabarlo. Toda la esquina quedó curada con el dulce y divino humo.

Por suerte en la secreta del carro había un colirio Visina, y nuestros ojos quedaron completamente blancos. El rojo fuego de los ojos focotes quedó sustituido por una blancura y una redondez tal, que daban la impresión de ser de pescados recién salido del mar.

Recibieron la mercadería envuelta en unas grandes bolsas de papel y después de una rápida confirmación de la lista y de los precios. El insecticida había subido una barbaridad. Cuando se fueron le agradecieron a la señora por su atención y cortesía.

De la tienda se fueron directo a la casa de Tommy Robin, muertos de la risa, de la cara de espanto que había puesto la señora - o tal vez todo era una alucinación- por haberle curado el negocio. Pero eso ya no importaba más.

La fachada de la casa de Robin parecía una de aquellas casas antiguas de San Francisco. Era algo así como una iglesia presbiteriana del siglo XIX. Toda la casa estaba rodeada de un corredor de madera y de pasamanos, lo que le daba al espectador la impresión de ser un rancho australiano.

Las ropas de Juan de Dios eran viejas, olían a madera quemada y loción barata de afeitar. Le estuvo balbuceando, en su dialecto peculiar, de que él necesitaba saber cuándo iba a venir el patrón para tener llena y limpia la cisterna y un sin número de cosas más.

Tenía una hernia gigantesca, estaba calvo y su cuerpo era delgado, de piel tostada por el sol y de su mano colgaba un machete y no paraba de hablar, de si ésto por aquí o de si ésto por allá, y aquella charla ya lo tenía mareado a Russo, así que para ahorrar tiempo le enseñó las llaves que Alfie le había dado la víspera y se fue para adentro.

La humedad, el óxido y la podredumbre no habían deteriorado mucho la casa, pero estaba repleta de telarañas y de colchones enrollados. Russo calculaba que había una capa de polvo de dos pulgadas en aquella casa. Pretendía Alfie que él se pusiera a limpiar todo ese relajo?

Abrió la puerta medio desvencijada de una vieja refrigeradora General Electric y encontró una caja de cereales Kelloggs ya comenzada, una olla con tallarines con carnes repletos de hongos, gusanos y dos botellas vacías de jugos Guayas.

Cuando salió al portal, se acomodó en una hamaca y la oscuridad del sueño tardó en venir, pero siempre ocurre lo mismo cuando de dormir en lugares extraños y desconocidos se trata. Durmió tres horas nada más.

Aproximadamente a las diez, lo despertó un tintineo metálico que se oía a lo lejos. Russo se encontraba hambriento, y como ya estaba harto de la comida en lata, salió de la cabaña. Tenía una sed atrasada del carajo. Se volvió a enfundar en sus jeans, su camisa manga corta de los 60s y traspuso la puerta de tela metálica con marcos de madera. Dejó encendidas las luces del portal. Pero al rato hubo un apagón en todo Salinas y no se veía absolutamente nada. El rítmico tintinear se le evadía en la noche oscura como boca de lobo. Sus pupilas estaban tan dilatadas como la de un gato, para no poner la pata en un hueco lleno de agua. Sus oídos lo guiaban. Donde estaba el tintineo habría una máquina de ping ball y ahí habría luz. Seguramente, ellos tenían un generador eléctrico de emergencia. Russo se moría de hambre y de sed.

Al llegar al local de entretenimiento, olió el exquisito aroma de unos panes de yuca que compró enseguida, y pensó, alegre, que con dos sería suficiente y los bajó con una cerveza, pero se le quedaron atravesados. En la radio se escuchaba Rich Girl de Hall Oates.

Frente a una máquina de ping ball estaba una salinera cuyas piernas bien torneadas estaban cubiertas por un pantalón pana, sus hermosos pechos tiernos estaban cubiertos por un strapple, y sus hermosos pies desnudos calzados por unos suecos. Ella era mayor que él y en su cuello colgaba una cadena de oro con la forma de su nombre: Annie.

Conversar con Annie era respirar un aire juvenil, nada de interrogaciones, nada de superficialidades. Conversar con ella era fundirse en su personalidad brillante, cuya piel roja como un cangrejo, poseía unas líneas blancas, señal de que ahí se colocaba su traje de baño. En el mundo son raras las aniñadas que son buena gente, Russo conoció ésta para luego perderla irremediablemente.

Entre conversaciones, silencios y movimientos concentrados para seguir jugando en una máquina de ping ball, se mantuvieron conversando juntos un buen rato. Un Ford pitó en la calle polvorienta y ella se despidió con un beso en la mejilla de la manera más desenfadada.

Lo tomó del brazo en señal de posesión y aprecio y a Russo le pareció que podía sentir un ligero estremecimiento de sus nervios, cuando sus manitas llenas de anillos de oro se tropezaron con su carne.

En el vehículo los amigos de Annie le dijeron, de común acuerdo, que les enseñara un lugar conveniente y famoso donde pudieran vaciar una botella de ron con hielo, que se habían sacado de una fiesta de los mayores.

Al lado de Russo estaba una rubia silenciosa y orgullosísima, que no paraba de mirarme con suspicacia e incredulidad cuando hablaba y cuando gesticulaba con esa graciosa desenvoltura con que se expresaban los tipos como Russo.

Cada vez que Russo hablaba y la miraba a sus ojos, para tener su aprobación, ella le torcía la cara, para después, volver a fijarse en la curiosa manera de hablar. Al parecer, gracias a Annie, estos niños ricos se habían encontrado con un chico de clase media, que sabía más de la vida que ellos y que los estaba llevando a un lugar secreto y prohibido para experimentar un escape a la rutina conservadora y aburrida de sus vidas.

En la clara y fresca noche lunar de Salinas Russo habia encontrado un grupo de nuevos amigos que lo oían hablar y hablar y que se dejaban llevar y llevar, por los arrabales sin luz hasta el fin de una botella de ron, Coca Cola con hielo.

Alexa parecía una yegua finísima provista de unos ojos grandes y almendrados de color azul. Después de que lo mirara fijamente como un objeto raro no le sostenía la mirada sino que le torcía la boca con incredulidad, luego, volvía a fijar toda su atención en el parloteo improvisado, a veces serio, siempre claro y a la vez actual, con el que la entretenía.

Cuando llegaron a la casa de Alfie, Russo tuvo que tranquilizar al guardián, el mismo guardián, que con su gigantesca hernia y su machete en la mano, parecía una prolongación de la casa, y que les había salido al encuentro.

En el trayecto y durante la pequeña reunión, Russo se pudo dar cuenta de cómo estaba jerarquizada la reunión, o, mejor dicho, cual era la estructura social de aquel grupo donde Johannie era la chica de Alfil y la que tenía la voz de mando. En la radio tocaban The girl of yesterday de los EAGLES.

Abrieron la botella de ron y pusieron la funda de hielo que goteaba mucho en el congelador de la General Electric y prepararon los tragos con una medida de ron, dos de Coca Cola y un limón con hielo, todo al gusto de cada uno.

Alexa, la rubia fría, y antipáticamente sexi, era el hielo provocador de la reunión. Demasiado bella e inteligente para el común de los mortales a excepción de Annie que era su íntima amiga se quedaba observando todo lo que la rodeaba en este viejo mausoleo de madera.

Observaban, primero con extrañeza y luego con detenimiento como si fuesen niños pequeños, que visitaban un museo, una casa salinera de millonarios de la época de sus abuelitos, con gigantescas conchas de mar, gigantescos timones de barcos, pisos de madera y enormes retratos al óleo de señores barbudos probablemente viejos lobos de mar-, y emperifollados y maduras señoras trajeadas con una sencillez elegante.

Copas iban, copas venían y todos se empezaban a burlar de Bertie, que le dió, medio borracho como estaba, por querer jugar monopolio a esas horas y, necio, se puso a rebuscar por toda la vieja catedral en busca de uno.

Russo se veía, con el calor de los Cubas Libres, como un malabarista en esta reunión de estirados y traidores, que no tomaban suficiente ron. Y tenía que ser absolutamente natural y entretenerlos con su labia que tenía que ser tan ocurrida como interminable.

De pronto todos se sintieron algo sofocados por las bebidas y por la atmósfera encerrada de aquella vieja casa, y Johannie decidió que trasladasen la reunión al portal, tipo Australiano, que rodeaba toda la casa.

Después de un buen rato tuvo tiempo para encontrarse a solas con Annie en la cocina. Ella preparaba unos pimientos fritos en aceite de oliva extra virgen. Le advertía, con esa vocecita tan fina y particular que ella tenía, que ya no les diera más cubas libres a sus amigos.

Entonces ocurrió algo imprevisto: la noticia de que Russo solito-, cuidaba la casa de Alfie, se había esparcido por todo el malecón y los filibusteros del surf, liderados por Tommy Robin y Pick Up, el Ayatollah del Rock Roll, habían venido a ver como era la cosa por acá.

Pronto toda la casa se estremecía con los gritos y aceleramientos de aquella gente. De inmediato Russo renunció a tratar de mantener el control, ni siquiera lo intentó. Aquella masa humana respiraba libertad y su aliento olía a cerveza, transpiraban hawaiian tropic y las chicas melancólicos perfúmenes.

Las chicas, compañeras de estos surfistas nómadas, de inmediato se apoderaron de la sala y en medio del ruido de las guitarras eléctricas, empezaron a mover las caderas y a bailar sintiendose libres; y gritaban eufóricas y los surfistas aullaban en el interior de aquella casa ubicada en medio del desierto, y todo era una completa locura cuando en la toca cassetera empezó a escucharse la música de Billy Ocean, todos gritaban y bailaban desenfrenados la música loca de aquel hermano, que tenía excelente ritmo. Algunas chicas se quejaban de que aquella casa era demasiado vieja, tan vieja, que no tenía piscina para lanzarse al agua y refrescarse del caloruna de ellas con su euforia loca y extrovertida se le acercó a Russo, ignorando a sus estirados amigos que lo acompañaban atónitos ante aquel espectáculo lleno de explosión de enrgía juvenil, nunca antes vista, y le dijo en el rostro, mientras le tiraba en la cara el aliento a alcohol:

- Hey Russo, en esta casa no va a pasar lo de lanzarse a la piscina como en la casa de la periodista de TELEMUNDO, cuando entramos de pavos, te acuerdas?- le dijo la chica con el cerquillo cayéndole sobre el rostro y cubriéndole el ojo derecho, al tiempo que le ofrecía a Russo un cigarrillo de yerba-.

Russo observaba a sus refinados huéspedes, y se percató de que aquella experiencia sobrepasaba todas sus expectativas de diversión; estaban demasiado metidos en el territorio del ron como para sentirse cortados por la presencia alborotadora de aquellos filibusteros. Alexa sin embargo, de vez en cuando, le dirigía a Russo una mirada, como de comprobación de alguna faceta oscura, que ella ya había calculado con sólo verlo.

Eran oráculos sibilinos los que pasaban ante sus ojos. En el bar una persona gentil había colocado una canción de James Taylor. Una preciosa chica se deslizaba desnuda al compás del ritmo de LA CHICA DEL ADIOS del grupo AMERICA, que nacía de lo más profundo de su alma. Movía los talones y lucia el tatuaje que llevaba en uno de sus glúteos. Todo era tan fascinante, como si Red se encontrara frente a una hechicera mientras realiza sus pases mágicos.

Un teléfono timbraba y timbraba, desesperado en una esquina. Aquella ansiedad no le pertenecía y sus pensamientos se estaban diluyendo, como el whisky en los cubos de hielo, por las baldosas octogonales del piso.

De pronto, el aroma se inundó de un olor penetrante y Red volvió su cabeza, lentamente, para ver de dónde venía aquella fragancia. Una chica que parecía que ya había visto antes se había acercado a su abrevadero y tomaba una copa sola. El mundo se estaba llenando de bebedores solitarios.

Red leyó en la prensa: EL PRIMER CARNICERO, Es posible que este carroñero dientudo sea nuestro antepasado? Michel D. Lemonick nos escribe: ...Tras 75 años de excavar en los sedimentos áridos de Africa oriental, los científicos han aprendido mucho sobre la larga cadena evolutiva que conduce hasta el ser humano moderno. Conocen a Lucy, la Australopithecus protohumana que caminaba erguida por el continente hace unos 3,2 millones de años; conocen al Homo habilis, la primera especie humana conocida, que fabricaba y utilizaba herramientas de piedra en la misma región, 1,2 millones de años más tarde; conocen al Homo erectus, que surgió en Africa poco después y se propagó por el resto del mundo. Aunque ya se ha establecido el esquema de esta genealogía prehistórica, la mayoría de los detalles cruciales siguen sin conocerce. Incluso el más fundamental de todos: precisamente cuándo, cómo y, sobre todo, por qué los Australopithecus como Lucy evolucionaron hasta convertirse en verdaderos seres humanos? Esta crítica transición tuvo lugar hace 2 o 3 millones de años, pero por desgracia, los fósiles con que contamos de ese período son escasos. Por eso, una serie de descubrimientos publicados la semana pasada en la revista Science tiene revueltos a los paleontólogos. En Etiopía, una expedición internacional ha encontrado una nueva especie de antepasados del hombre que vivió hace 2,5 millones de años, en medio de este período de transición. También hallaron pruebas de que en el mismo lugar y época alguien había utilizado herramientas para cortar animales. Además descubrieron huesos fosilizados de brazos, piernas y pies, lo que permitirá a los expertos hacerse una idea sobre la constitución física de nuestros antepasados. Alan Walker, anatomista de la Universidad del Estado de Pennsylvania, exclama: Es realmente emocionante. Pero todavía falta establecer el significado de estos hallazgos. Para empezar, no está claro cuál es la relación entre los tres descubrimientos. Por ejemplo, la nueva especie que los investigadores han llamado Australopithecus garhi (garhi significa sorpresa en la lengua afar), fue identificada a partir de un fragmento craneal que incluía una mandíbula superior completa con dientes especialmente grandes. El fósil fue extraído en el terreno árido y rocoso de la región etíope del Medio Awash. Cuando los paleontólogos lo estudiaron de cerca se quedaron pasmados: la combinación de dientes y huesos pertenecía sin duda alguna a una especie más primitiva que los primeros seres humanos, pero posterior a la familia del Australopithecus. Aquello indicaba que podría tratarse de la especie de transición que enlazaba directamente con el linaje Homo, o bien una rama del árbol genealógico que se convirtió en un callejón evolutivo sin salida. Los huesos de brazo, pierna y pie se encontraron en el mismo estrato geológico, a unos 275 m del cráneo y los dientes. Sin la proximidad física que les permita relacionar los dos hallazgos, y sin ningún diente para establecer comparaciones anatómicas, los paleontólogos no están seguros de que pertenezcan a la misma especie. Sin embargo, al igual que el cráneo, estos fósiles muestran una mezcla de características primitivas y avanzadas. El Australopithecus afarensis, que vivió entre hace 3,6 millones y 2,9 millones de años, tenía antebrazos muy largos en relación con las piernas, mientras que el Homo erectus, aparecido hace unos 1,7 millones de años, tenía antebrazos más cortos y piernas más largas. Los nuevos fósiles caen justo en el medio, tanto cronológico como anatómicamente, lo cual sugiere que los huesos de las piernas se alargaron al menos un millón de años antes de que los antebrazos encogieran. La evidencia de la carnicería es el descubrimiento más interesante de todos, pues no sólo nos informa sobre el aspecto físico de nuestros antepasados, sino también sobre su comportamiento. Según el artículo de Science, la mandíbula fosilizada de un antílope exhibe marcas de incisiones que, sin duda, se hicieron con una piedra afilada. Los científicos creen que el instrumento se usó para extraer la lengua del animal. También se encontró un caballo de tres dedos desmembrado cuyas patas habían sido cortadas para hacer filetes. El hueso de la pierna de otro animal también muestra las marcas de cortes hechos por humanos, presuntamente para extraer la médula ósea. Y aunque se habían encontrado herramientas más antiguas a unos 95 kilómetros de distancia, ésta evidencia asocia las herramientas con el consumo de carne, un hito en la evolución humana, y quizás un factor en el crecimiento del tamaño del cerebro humano. Las marcas dejadas en los huesos no implican necesariamente que estas criaturas fueran cazadoras. Hace 2,5 millones de años este desierto era mucho menos árido, primordialmente una pradera con pocos sitios para esconderse. No era un hábitat particularmente propicio para los bípedos, dice el paleontólogo y codirector de la expedición Tim White, de la Universidad de California en Berkeley. Preparar una emboscada hubiera sido difícil para estos homínidos armados, por lo cual White y otros muchos paleontólogos creen que eran carroñeros. Lo más fascinante de todo es la posibilidad de que los carniceros prehistóricos pudieran planear sus expediciones con antelación, sugerido por el hecho de que llevaban las herramientas consigo. White explica:No pudimos encontrar herramientas en el mismo estrato geológico que los huesos de los animales, por ello es probable que llevaran consigo estos instrumentos. Esta hipótesis se ve apoyada por la ausencia en los alrededores de materias primas para construir herramientas. Lamentablemente, no hay manera de saber si los tres hallazgos apuntan a una sola especie de transición, a dos o incluso a tres que vivieron en el mismo período. Y los investigadores tampoco pueden decirnos cuál es nuestro parentesco exacto con estos hombres primitivos. El próximo otoño, White y sus colegas volverán a Etiopía con la esperanza de desenterrar las respuestas.

Red asimiló la noticia, pero no le abandonaba la tensión que latía en su cabeza, la tensión por las exigencias y los resultados. Esa hiperactividad cerebral no tenía muro anímico que la contenga, era como una canción de Billy Idol golpeando una y otra vez dentro de su cerebro.

En Colombia estalla una bomba, un terremoto en Asia, una pareja se casa en España, se produce un golpe de Estado un Turquistán, hay una baja en la cotización del cacao en la bolsa, es asesinado un jefe de policía en Palermo, la fiebre palúdica azota un poblado al noreste de Nicaragua, un petrolero se quiebra asesinando un tercio indeterminado de la flora y fauna del Ártico.

Aquel perfume penetrante era una llamada seductora que le prometía a Red olvidarse, temporalmente, de sus ansiedades y buscó su conversación en el mismo momento, en que ella se dirigía a él, para pedirle fuego, para un cigarrillo. Además le resultaba difícil fingir que no sentía su pequeño y puntiagudo zapatito, chocar despacito e insistentemente, en sus canillas. Red la invitó a bailar Private Eyes de Hall Oates.

Ahora sí, todo daba vueltas en medio de la oscuridad. El oráculo sibilino se había revelado. La furia de la cerveza corría por sus torrentes sanguíneos con la fuerza de una ola. Compartíeron el ritmo, haciéndolo nuestro cada vez más. Estaban pegados. Ella le propuso que pasaran la noche, juntos. Red le gustaba y esta muñeca afrancesada no se iba a la cama con cualquiera. Red, indeciso, no se decidía a proponérselo. Era un diletante incorregible.

No era un amor matrimonial, consagrado por el tiempo y las responsabilidades, aquello que se avecinaba. Era una necesidad impostergable, que lo arrastraba hasta el abismo de la locura. No había que tratar de razonar lo irrazonable, por otro lado.

La atacó a dentelladas, besos franceses llenos de pasión y deseo. Red era un adorador de su ano, de sus axilas y de su cuello. La mordía despacito para arrancarle gemidos y palabras de impaciente deseo.

Rod y Russo se encontraban en el otro punto de la nave de la Catedral, presenciando el ordinario de la misa previa al matrimonio de dos desconocidos. Estaban medios borrachos, pero conscientes de estar frente a la casa de Dios y frente a una ceremonia seria.

Cuando terminó la boda, Rod y Russo salieron a la calle, siguiendo al cortejo de los novios que pasaban de la Iglesia a una casa vecina, ubicada en el centro mismo de Chone, donde se celebraba el baile. Rod y Russo acompañados por Pick Up y Buchanan estaban vestidos con zapatillas Bolt, ropa sport y hechos una desgracia por la arena y el sol. Tomaron deliciosa champaña helada y bocaditos. Se portaban con una cortesía exquisita y lograron conocer a la madre de la novia con quien conversaron, tratando de evitar la enojosa pregunta de quienes eran ellos y cómo así estaban ahí. Cuando Rod se dio cuenta, Russo estaba bailando con la novia. De pronto la vocecita de un niño como el rugido del mar en Briceño, que le tiraba de los pantalones, le advirtió que mejor se fueran porque los querían machetear. Pronto la gallada de surfistas salieron caminando despacio, primero y luego corriendo a toda velocidad por sus vidas.

Russo se acostumbró a visitar una negrita llamada Marie, cuya maestría en el amor profesional no tenía igual. El pobre muchacho se aficionó a ella y creía -pobre ingenuo de él-, que ella le correspondería para siempre. Marie se empezó a percatar de su dependencia emocional hacia ella. Marie, siempre rondaba en sus pensamientos. Nunca la celaba, eso, aquella mujercita, no lo hubiera tolerado. Necesitaba afecto y seguridad económica. Russo le daba todo lo que tenía, todo. La mimaba en sus más secretos caprichos y perversiones.

El tiempo pasaba y la menor de edad se hacía mujer y Russo siempre le proponía que se viniera a vivir con él. Ella siempre se ponía alerta y lo miraba desconfiada. Temía equivocarse con alguien que no mereciera su corazón. También había que tener cuidado con su carácter que era tan voluble y peligroso como la nitroglicerina. Podía ser sensible con él, y en un momento, le soltaba una grosería descomunal, Marie era todo para Russo, pero su forma de ser lo atormentaba y lo confundía.

A ella le gustaba que la agrediera verbalmente mientras tenían sexo. Era como si le gustara que la violaran. Una locura de aquellas de Sade en las que se puede fusionar la violencia, la ternura y el deseo.

Russo le leía los cuentos, que se pasaba escribiendo toda la noche y ella lo miraba y escuchaba con atención, juzgaba o le dictaba uno de sus sueños o fantasía para que lo agregue a sus trabajos literarios.

Marie buscaba una relación normal y respetable. Ya estaba harta de sueños. Ella quería ser una esposa fiel y enamorada y Russo no cuadraba con la idea que ella tenía de un esposo por culpa de su pasión por la literatura. Después de un tiempo se había decepcionado de él.

Russo sentía que el dolor por el súbito abandono le rajaba el corazón. El recuerdo de su amor era un dolor que guardaba en un compartimento secreto de su corazón. Marie quería un hombre que le dé todo, no migajas de su tiempo, alguien que terminara granjeándose su respeto y confianza.

Marie se marchaba, se escapaba de su vida y no podía hacer nada para retener su amor. Cuando se encontró en la puerta de la casa, se detuvo y volviéndose con una sonrisa pícara, tierna y feliz, le propinó un sonoro beso en la mejilla, como aquellos que una hija le da como despedida a un padre.

El sol, como una gigantesca bola de oro, se iba acostando sobre el horizonte. El color púrpura de la noche ganaba terreno sobre las esquinas de las fachadas y de los edificios. Tommy se palpó la pistola con el silenciador colocado en la base de la espalda. Aquella sensación de inutilidad no lo abandonaría nunca. Una sensación -que no siempre se negaba a si misma-, de no haber hecho absolutamente nada. Era el anonimato y la vacía intranquilidad de una esperanza que se esfuma.

No es bueno dejar de creer en los pensamientos, aunque después se olviden como la expresión máxima de la insensatez. No había forma de rebelarse contra el miedo perpetuo de existir en el fracaso. Finalmente llegó a la casa en cuestión. Eran las nueve de la noche. Tommy entró con la llave que le entregó José Leone. Subió despacio los escalones. Los contó, de uno en uno, eran veinte. Su dormitorio estaba vacío. Había una vocecita en el baño, seguramente era la zorra periodista.

Empujó la cortina y pudo apreciar su cuerpo fornido, de buena raza, una hembra completa, de pezones rosados. Sus ojos se encontraron y los labios de la zorra esbozaron una sonrisa malsana, pícara.

Tommy se pudo ver en el espejo. Una cara huesuda, ojos azules, pelo rubio y lleno de rulos, la piel tostada por el sol. Definitivamente se trataba de él, no estaba soñando. Era Tommy Robin. Un mecánico, un don nadie, que hacía trabajos extras para don José. Ahora no era nadie, pero algún día seria una herramienta indispensable, una piedra de apoyo, alguien importante.

Conocería a Tony Accardo y después podría morir en paz. Conocería hermosas mujeres, viviría de su garaje, del surf, de sus amigos, de su negra y de sus armas y algún día lo tendría todo. Toda la cerveza del mundo, toda la libertad del mundo. Siempre lo acompañaría Johnnie, su mejor amigo. Escucharían música todo el día, se emborracharían los fines de semana junto a Red Hughes, y sus noticias internacionales, también disfrutarían de los shows de strip tease, vivirían bien.

Tommy abrió fuego contra su cuerpo y vio cómo se abría un pequeño agujero junto a su corazón, del que salía un hilillo de sangre que se difuminaba con el chorro de agua de la ducha. Su hermoso cuerpo empezó a convulsionarse salpicando de carmín toda la bañera. Sus labios se tornaban violetas y la boca se abría como un pez. Escuchó el golpe seco de la cabeza al chocar contra el piso de la bañera. Un pie femenino quedó inmóvil junto a unas zapatillas romanas doradas.

Al día siguiente todo era como si no hubiera pasado nada. Tommy se encontraba en el garaje, embarrado de aceite hasta los codos, Pick Up hablaba por teléfono. Unas putas estaban sentadas mirando en la TV un concierto de Hall Oates, que tocaban la balada romántica One on One.

La primera vez que Phil conoció a su enamorada fue en una fiesta en el Yacht en honor del padre de un amigo. Phillipe no lo conocía, a este muchacho todo lo que le interesaba era ir ala fiesta y pasarla bien.

Se enfundó un traje de cuadritos, y se puso sus zapatos de plataforma, y se sintió bien luciendo el último grito del momento. Se miró al espejo y era un niño bonito de quince años. Se dispuso a pasarla bien.

En la fiesta sonreía y se atiborraba los bolsillos de toda clase de caramelos y chucherías comestibles. Entonces Phil y Ana se vieron a los ojos y ella experimentó una súbita vergüenza, y bajó la mirada.

Al fin llegaba Buchanan. Atrasado como siempre, con el traje de gala todo arrugado y el rostro sudoroso. Rápido Phil le contó su dilema a Buchanan y éste lo cogió del brazo y muy discretamente se lo llevó al baño. Se encerraron en un inodoro y del bolsillo de Wayne, salió una pequeña fundita de joyería con un polvito blanco. Buchanan se colocó un poco entre el dedo índice y el pulgar y lo aspiró con la nariz. Del otro bolsillo sacó un espejito y con el polvo formó una pequeña y angosta línea y se la tendió a Phillipe y le dijo:

Después de eso, Phillipe fue como un rayo zigzageante de un lado para el otro buscando la forma de disimular su energía eléctrica. Pero en realidad estaba buscando su pareja, la chica que había elegido, para toda su vida?

Phil la visitaba todos los días, la hacía reír, le daba esperanzas, rezaban juntos, lloraban juntos, veían televisión juntos. Phil dormía en una cama junto a la enferma, estaba presente cuando le ponían los sueros de la quimio y hasta cuando la bañaban.

El padre de Phil, habló con el padre de la muchacha y le había dicho que si ella se recuperaba, habría un espacio para ella y su familia en el hogar de su hijo, Phil. El padre de la muchacha se quedó estupefacto, su hija sólo tenía diez y siete años.

Besaba su frente transpirante y con caricias tranquilizadoras buscaba disipar sus temores y le hablaba de lo lindo que pasarían en la playa, cogiendo sol junto a sus hijos, tendrían muchos niños como las familias tradicionales.

Había comprendido que llegaba el momento y que ya no podía luchar más. Se tranquilizó cuando vió el rostro de Phil. Estaba tan débil que no lo podía llamar y estaban juntos en el mismo cuarto.

Era un negocio selecto, frecuentado para encuentros secretos y apasionados. Todos los que se convertían en sus clientes, después de unos cuantos tragos sentían que danzaban bajo la luz de la luna.

Una mujer de treinta y cinco años, con pullower celeste almendrado, se acercó, sinuosa, moviendo, con un ritmo ansioso, sus caderas. Todo su cuerpo se lo podía adivinar bajo aquel traje, que ocultaba el alma de una mujer desnuda. Su pelo recogido, daba la impresión de represar una pasión pospuesta, añorada por mucho tiempo.

Se acercó a un hombre de treinta y cinco años, que estaba sentado, bebiéndose un whisky, y escuchando una balada de Barry Manylow en el circuito cerrado. Junto a él, en un cenicero, humeaba un Marlboro.

Necesitaban ese tipo de relación para poder ser normales. Necesitaban compartirse sin que nadie se entere, para demostrar algo: que eran especiales, diferentes y que juntos podrían hacer frente al mundo monótono, censurador y agobiante de toda la vida. Tal vez sólo se trataba de una locura que ya venía durando mucho tiempo.

- Te sueño, te pienso, busco en mi piel la huella de tu recuerdo. Te amo con desesperación, cuento los días que faltan para volverte a ver, busco en las tiendas el perfume más caro, la ropa interior y las medias de seda que más te puedan encender. Quiero aprisionarte con mis labios, quiero abrazarte por las noches y sentir que derramas tu amor aquí dentro, no comprendes que te amo?

- Lo sé dijo él -. Yo, en cambio, me paso los días trabajando como bestia en la oficina. Noche y día la misma cuestión de siempre: cómo aumentar los ingresos; cómo reducir los gastos; cómo abrir nuevos mercados; cómo afrontar las crisis; que ya un susto por aquí; que ya un relajo por acá; cómo conservar a los viejos clientes; cómo espiar y mejorar las ofertas de la competencia; cómo mejorar la calidad en los servicios; cómo aumentar la rentabilidad de las inversiones sin aumentar el riesgo; cómo devolver los favores que recibo y cómo afrontar la crisis de la inflación sin ahuyentar los clientes; cómo diversificarme sin marearme con el ego de los especialistas.

Estoy empezando a perder el pelo, y mientras más pasa el tiempo en que no nos vemos más se agravan mis agruras. Mis pulmones están repletos de la brea de la nicotina, me ha aparecido una tocecita, que amenaza con no abandonarme, hasta que empiece a escupir sangre o hasta que me salga un cáncer al pulmón. Como ves, toda mi vida es muy mala, un maldito desastre.

- Lo sé, dijo ella, escucho ecos y vivo con esta ansiedad secreta por verte, por cuidarte, por recibir tus caricias salvajes, por tus besos nerviosos y prohibidos que me vuelven loca. Es una horrible desesperación que me asfixia y me aprisiona las entrañas.

A quien estaba engañando? A él mismo? Algo ya no era igual. Algo se había roto en su corazón. Estaba cansado de hacerle el amor cada cinco meses? Estaba cansado de masturbarse con su recuerdo cada vez y cuando? Estaba cansado de toda su locura? Estaba cansado de temer, del temor a que lo descubran, al escándalo?

Finalmente se decidió a llevarla lo más cercano que se podía de su casa. Ella comprendió el mensaje. Era el final. Ya no quería seguir complicándose la vida. Ella se bajó del vehículo y esperaron a que pasara un taxi.

Johnnie era huérfano y vivía con su abuelita a quien sostenía con mucho esfuerzo. Tommy Robin le daba trabajo como vendedor de hot dogs, ya que Johnnie no sabía nada de mecánica ni le interesaba.

Su pasión eran las mujeres y las artes marciales. Vivía regularmente de lo que sus amantes le pasaban y por eso, en su baño, no había champú. Tomó su pastilla de jabón Rexona, y se duchó, pues era muy importante oler bien.

Su rostro le daba a uno la impresión de tratar con un reptíl, y su inmensa espalda parecía la de una cobra. Escuchaba música rock todo el día y no se perdía ni una pelea de Hector Macho Camacho, de Benny The Jet Urquidez ni de Phillipe Cantamessi, que eran sus ídolos.

Era un depredador que se devoraba las chicas dañadas de los colegios nocturnos. Johnnie no perdía tiempo en reflexiones de conciencia que afectaran su seguridad. La moral y la corrección no eran compatibles con este mundo imperfecto y con la naturaleza del hombre, eso ya lo sabía él muy bien.

Todas las señoras se volvieron a ver a este joven de camiseta apretada, que entraba como un huracán. En aquella espalda ya no entraban más músculos brotados. La belleza y sensualidad de Johnnie era tan notorias que hombres y mujeres se volvían para contemplar su rostro. Entró y salió, pues ella ya lo había visto, y se apresuraba a pagar para salir a caminar, mejor dicho, a seguirlo, caminando detrás de él a cierta distancia, para que nadie se diera cuenta, que Pick Up la guiaba al hotel. Marcela estaba nerviosa y su corazón palpitaba con fuerza, fingía no verlo. El adulterio tenía mejor sabor cuando se perpetraba en un hotel céntrico y a plena luz del día.

En otras ocasiones, él tenía que esperar en determinada esquina y ella le daba la vuelta en el vehículo, se parqueaba junto a él y le cedía el puesto para que él la condujera a sus niditos de amor.

En esta ocasión ella le tenía una sorpresa: Johnnie era también un fanático de Raymond Aron y su amante le había comprado uno de sus últimos trabajos titulado: El opio de los intelectuales.

El temperamento de Johnnie era fuerte y apasionado, nada en él era consumido con moderación, si algo le gustaba se aficionaba hasta el extremo de convertirse en un coleccionista. Johnnie tenía en su corazón capacidad para amar a varias mujeres. Pero amar de verdad!

Todo daba vuelta en la cabeza de Marcela. Ella sabía que lo que más le gustaba a su amante, era su grande y bien proporcionado trasero. Johnnie le lamía el ano y la hacía sufrir cuando le introducía su falo por ese conducto tan estrecho. Pero ella siempre quería más.

Con Johnnie ella aprendía nuevas cosas, que intentaba poner en práctica con el aburrido de su esposo. Johnnie la encendía y su esposo se maravillara que ella dejara que él eyaculara en su cara o que le permitiera montarla en cuatro como una puta negra. Todo daba vueltas en la vida de Marcela. Todo lo que su aburrido y casi impotente esposo aprendía con ella; éste lo ponía en practica con la domestica de la casa. Absurdo? Quién dice que la vida tiene sentido?!

Amar a Marcela era penetrar en otro mundo, otra clase social llena de riquezas, de aromas exquisitos, de raras y fascinantes gastronomías, de gente de sangre real, de conversaciones triviales y melodramáticas, de fortunas de rancio abolengo y cenas imperiales al borde del mar.

De la central electrónica llamada Satélites 1, el Ministro de Defensa y el Director de la CTG, pasaron a una sala de reunión con el carácter de urgente y reservada. El punto del día era analizar la petición del Ministro de Gobierno. El ministro estaba inquieto por la forma como se llevaban las cosas en el interior de la cúpula del sindicato de choferes interprovinciales. Lo más sospechoso era que no había un líder que diera la cara, alguien con quien tratar y negociar. En vez del líder, la cúpula del sindicato de choferes interprovinciales, daba la impresión de manejarse como un monstruo de mil cabezas. No era un interlocutor fijo con quien tenía que tratar el Ministro, sino que, siempre aparecía un negociante diferente, con instrucciones, con las que nadie podía negociar y dale que te pego que el tiempo transcurría y el caos seguía imparable.

Los choferes interprovinciales no pagaban impuestos al Estado como era debido. Y se corrían rumores siniestros sobre una mano que aplicaba una cierta clase de justicia con sangre y fuego. El Ministro y la CTG estaban empantanados, y no daban marcha ni para adelante ni para atrás.

Harto ya de todo este embrollo, el Director de la CTG, ordenó a la secretaría que recopilara toda la historia, todos los expedientes, más la redacción de un oficio que le pasaba la papa caliente al mismísimo Comando Conjunto de las FFAA.

El rostro de la directora encargada del Comando Conjunto de las FFAA, de resolver este tipo de asuntos era afilado y amenazador, poseía unos lentes gruesos y transparentes que se equilibraban sobre ese rostro frío, científico y analítico.

Tras de ella, una pared mediana, tapizada de libros y gruesas carpetas le daba la nota final de sobriedad y eficacia. De la conversación surgió una clara conclusión: éste era uno de esos problemas que tardarían, a lo sumo, una década en resolverse. Se formarían varios equipos de trabajo, que leerían detenidamente, hoja por hoja, del material archivado, lo microfilmarían y se realizarían nuevos informes que serían procesados por Seguridad Nacional.

Por el momento la única medida, que se podía tomar era seleccionar a un pelotón de espías que se empapen de la realidad, que hervía dentro del mundo del transporte interprovincial. La pregunta clave era: cuánto tiempo tomaría esta operación?, cuánto costaría la tecnología que se utilizaría para esta operación?, de dónde saldrían los fondos?

En ese momento, tratar de reflexionar el adulterio de una esposa que es sorprendida infraganti, no es cosa fácil. Llegar a casa y encontrarla en su propio cuarto, tendida con las piernas abiertas y con un hombre encima, sudando y empujando su manguera hacia adentro.

Y lucia a su esposa como una joya, como un modelo de fidelidad y abnegación. Él también había sufrido por todo ello. En cada ocasión en que le era infiel, ya sabía todo sobre los remordimientos y las preguntas sin respuesta. Ya nada importa!

La encontró sentada frente a la peinadora, recién bañada, con su cuerpo escondido por una bata de toalla. Todo aquello le parecía un insulto, como si le dijera: Me bañé después de traicionarte, Qué te parece? .

Ese fue su error. Ella reflejaba en el espejo una mirada de odio, porque estaba esperándolo para pelear, para oír un estallido, para escuchar los insultos y las desgarradoras agresiones. Era una mirada de amargo y desafiante odio.

En el fondo se alegraba ver de nuevo aquel rostro de una salvaje belleza, era un espectáculo impresionante. Era la imagen de la bandera del enemigo, que ondeaba insolente en territorio conquistado.

Era una tarde llena de luz, calurosa. Un sol de Junio ardía en el firmamento y las hojillas muertas de las enredaderas y trepadoras formaban pequeños remolinos con el viento. Adison Adler tenía la sensación de estar acompañado, pero en realidad estaba solo. Era una tarde de paseo y estaba vestido para la ocasión. Atravesaba un sendero lleno de curvas, lo que daba la impresión de estar metido en un laberinto. El traje le apretaba un poco y al fijarse bien se dió cuenta que era de un estilo del siglo pasado. Todo era como si estuviera en una neblina espesa, que se iba disipando poco a poco. Pronto se dió cuenta que estaba paseando por un cementerio. Losas fúnebres lo rodeaban como cuadros en una galeria de arte. Una metrópoli habitada por espíritus. Toda la atmósfera estaba de color dorado, debido a que el sol se reflejaba en las lápidas de metal y plata el color amarillo del sol. Aquel esplendor cegaba la vista, que descansaba brevemente entre las sombras que proyectaban las acacias.

En el aire se respiraba la fragancia resinosa de los Algarrobos, también. Se respiraba paz en aquel silencioso santuario, que de pronto, empezó a llenarse de gente. Sería el día de los difuntos? Como todo esto era algo nuevo en su vida; dedujo que se trataba de un sueño del que despertaría pronto.

Las sombras de los visitantes iban y venían. Seres graves, de aspecto compungido, recorrían parsimoniosamente, de lápida en lápida, buscando algo, qué era lo que buscaban?, recorrían todo el cementerio. Se cercioraban de los nombres y de las fechas.

El sol pegaba fuerte, la brisa marina soplaba, refrescándolo todo, y el rugido de las olas era intermitente. Las enredaderas formaban una sombra sobre el camino, que parecía estar tapizado de una fina piel de tigre siberiano.

Aquellas losas fúnebres, eran como puertas hacia otra dimensión, cuya existencia estaba vedada para nuestros sentidos. Era una lotización ultraterrena. Nuevas construcciones para el descanso eterno se alzaban más allá, y algunas tenían el cemento fresco.

Los ricos pabellones, poco a poco, daban paso a una uniformidad pobre y triste. Adison Adler atravesó un túnel muy oscuro, pero fue de breve duración, y al otro lado lo esperaba un conocido, que bien podía ser un pariente muy lejano en el tiempo.

Este lejano ascendiente abrió un cajón de los que se pueden hallar en la morgue y dentro, había una bolsa de plástico negra, seguramente, con un cadáver. Al abrir el cierre, aparecieron los restos de un joven mutilado hasta la cintura. Adison se acercó para ver con detenimiento su rostro, y ese ser era él.

En la radio tocaban una canción de Andy Gibb. En la televisión en blanco y negro pasaban el show de Harold Lloyd. Aquellas imágenes y melodías se escuchaban muy lejanas, como si fueran figuras de humo que se disolvieran suavemente con el viento.

Cuando Wayne sorprendía a Gabriela en una sesión de ballet, sus ojos disfrutaban de un espectáculo pleno de equilibrio y sensualidad. Con suavidad y concentración, los músculos de sus piernas se dilataban, se estiraban de extremo a extremo, superando todo limite concebible y posible.

En otra esquina de Salinas, Vivian, reía a carcajadas, mientras un gordito, ya mayor y calvo, se despojaba de su traje de jugador de tenis para pasar un buen rato a la luz de las velas y bajo los efectos afrodisíacos del champaña, el aire acondicionado y el caviar.

Con el esfuerzo, el Principal, humedecía su rostro con el sudor que brotaba de los poros de su piel, copiosamente, mientras su lengua como una manchita roja de carne salía de su boca y se colocaba en una esquina de su boca.

Cuando finalmente dejó al muchacho, el principal tomó del brazo a Christie, y muy cordial, lo invitó a que le explique el funcionamiento del nuevo sistema de contabilidad, que había comprado. El antiguo sistema de tarjetas de cartón y papeles, era lento y caro, y el actual corría por cables eléctricos a una velocidad maravillosa.

Así transcurrían las horas, los capuchinos iban y venían, los meses se diluían, como una hoja de té sobre la taza de agua caliente, los años pasaban, como las hojas que se marchitan y caen, las navidades se presentaban, e iban como las hojas de los calendarios, que se arrancaban y se botaban a la basura.

Era una existencia segura y sorda, con el culo pegado a un asiento y los ojos al frente y clavados en la pantalla del terminal. La vida pasaba insensiblemente y en forma mecánica desprovista de sueños o imaginación.

Cada mañana, era la misma tarea de hormiga, que demandaba gran concentración, paciencia y equilibrio. Ese era el secreto de todas las existencias: De la naturaleza humana y el equilibrio en el 85.

La hora del almuerzo se convertía en un pequeño espacio de tiempo para tomar fuerzas y calmar el gusanillo del hambre. El menú no era ni muy rico ni variado, pero a veces sí tenía variedad: sánduches de atún, de jamón, de filete de corvina, de ternera con peperonni, shushi de pulpo o un roll californiano

Christie tenía una visión muy particular de sí mismo: era él un soldado de la fortuna, que trabajaba como esclavo para una empresa casi secreta del gobierno, que asesoraba al sector privado. Pero, en definitiva un esclavo, que se hizo amigo de otra contable, esclava también, del local de enfrente. Linda era una rubia de belleza esférica, de labios rojos, ojos azules y una cinturita bien apretada que terminaba junto a un bonito y puntiagudo trasero, cuyo uniforme siempre consistía en una falda escocesa que apenas le llegaba a la rodilla.

Linda era diferente. Ella no se burlaba de los torpes intentos de Christie por mostrarse mundano. Más bien, ella hacía un esfuerzo cómico, por tratar de entender toda esa locura de gran conquistador, cuando ella hace rato que sentía un calorcito en el corazón por él.

Ahorrando costos, se obtuvo excedentes, que fueron reinvertidos en la compañía como publicidad ecológica de alta tecnología. Incluso se empezó a insertar avisos de ofertas en diarios del exterior.

El teléfono sonaba y sonaba y las ventas crecían y crecían y el señor Andros sonreía y sonreía y le preguntaba a Christie sobre si tenía otra idea que lo hiciera más rico. El señor Andros tenía una vieja casa en la playa, que había hecho arreglar después del boom económico de su empresa. Ahora se iba todos los fines de semana a la playa.

En la compañía, había aparecido una nueva figura en la gerencia: se trataba de la señora Andros, que con su presencia engalanaba y ponía la nota de tensión entre los trabajadores de la compañía.

Era un gesto de triste y dolorosa resignación. Como si Linda, estuviera acostumbrada, a descubrir amistades preciosas en la vida, sólo para ver como una amiga o una chica más lista, le arrebatara lo que iba a ser suyo o lo que era una simple esperanza de amor.

Al adivinar su pensamiento, aquello le pareció injusto. Él era totalmente inocente! Pronto la sangre se le agolpaba con fuerza en las sienes y la mierda de las vísceras se le subían a la boca. Tomó su delicada manita, reteniéndola y le dijó:

Entonces, su rostro volvió a coger color y hasta sus lentes resaltaban su modesta belleza. Hábilmente se soltó del apretón de su mano, y con mayor resolución, se alejó meneando sus caderas, se dirigió al cubo de basura y arrojó dentro de él, una servilleta sucia.

Se sentía feliz. Él le había otorgado su preferencia y al alejarle sus dudas, veía que el triunfo era total. De manera tímida y silenciosa lo deseaba a Christi, y quería que se decidiera a joderla de una vez por todas, quería que le rompa el culo, que le haga el amor con furia y salvajismo.

Aquella tarde, el ocaso del día presentaba una belleza indescriptible, mezclando retazos de luz multicolores en tonos pasteles, que se iban difuminando hacia el gris: los naranjas se convertían en cafés y luego en violetas y las estrellas pugnaban por tintinear entre las nubes grises de Salinas.

La mañana del tres de septiembre, Christie se llevó una impresión fuerte, cuando casi encuentra en una oficina al señor Andros en una posición muy comprometedora con la vicepresidenta de la compañía.

Cuando lleguó a su pequeño despacho, encontró un sobre de correo de la base naval de Salinas. En él se le comunicaba que su trabajo en aquel centro comercial había finalizado, y que ya habían enviado su relevo.

En aquellos días de calor y locura, Christie empezó a ser visitado por la señora Andros. Quería que la ponga al corriente de todos lo trucos publicitarios que salían de su despacho, pero también estaba interesada en la última locura del modisto Calvin Klein y de Yves Saint Laurent.

Lo llevaba a lugares refinados, donde la gente opulenta saciaba sus exquisitos apetitos gastronómicos. Esta señora cuadraba muy bien con aquellos personajes intrigantes de los bestsellers sobre las altas finanzas del profesor Paul Erdman. También quería desempolvar sus conocimientos sobre contabilidad bancaria. La señora Andros, antes de convertirse en la señora Andros, había sido la secretaria ejecutiva del señor Andros.

No le gustó nadita que lo empezara a utilizar como su confidente sin que él supiera cómo disimular la incomodidad, cada vez que le soltaba algún secreto sobre su vida íntima de gigantesco calibre. Parecía como si la señora lo probara, estudiaba cada gesto, cada movimiento era seguido por sus ojos increíbles, como de gata, a lo Betty Davis, que se fundían en su nariz y sus labios de experta mamadora de vergas. Lo que la señora quería era chuparle el pito a Christie.

Y lo único que evitaba que se consumara aquel acto era que algo se rompía dentro de Christie cuando recordaba los sencillos sánduches que compartía con Linda. Algo, más terrible que una tormenta en mar abierto, se agitaba en su pecho, cuando recordaba el rostro de decepción, tristeza y resignación que ponía, cuando le comunicaba que no podría salir a almorzar con ella.

Un tres de septiembre, durante los últimos días de su traslado a su nueva misión, se ausentó, esquivando el tedioso almuerzo con la señora y en la tarde se presentó en el departamento de Linda.

Estaba atareada como siempre. Chrisitie estaba algo bebido y ella lo notó al abrirle la puerta. Hablaron de muchas cosas. Le contó sobre su infancia y su vida como surfista vagabundo. También le platicó sobre sus amigos y de sus reclusiones ideológicas después del servicio militar obligatorio.

Cuando se empezó a recostar sobre el mueble y a abrir las piernas en forma invitadora, Rod y Russo se levantaron del sillón, se despidieron y se fueron, mientras que Christie se percató que se trataba de ahora o nunca.

De pronto el joven ejecutivo le cayó encima y, ella a duras penas pudo soltar un gritito de sorpresa o de espanto y sin importarle si el hermano los descubría, le rompió la falda por atrás y la camisa por delante, y le mamó, como nunca en su vida le había succionado así las tetas a ninguna chica.

Al día siguiente Christie se iba a El Salvador. Allá iba a parar con todos sus huesos, a San Salvador, Centroamérica. Cuando se encontraba en el extranjero, a los cuatro meses de sol, recintos pobres y guerra civil, recibió por correo, la noticia de Linda de que estaba con tres meses de embarazo. El pobre contador se sintió feliz, iba a ser padre.

En el aeropuerto, unos momentos antes de partir para Centroamérica, reconoció la figurita ardiente y sexi de la señora Andros. Acudía presurosamente y ya tarde a despedirse. Por la ventanilla vió su rostro de desesperación, como si se tratara de una puta vieja despidiendo a su soldado.

En un descubrimiento insólito, los Antropólogos que estudian una isla remota de Indonesia dijeron haber hallado los huesos de una raza de enanos prehistóricos varada durante milenios en esa isla mientras el hombre moderno colonizaba el resto del planeta. Entre estos restos figura la osamenta de una mujer de apenas 91 centímetros de alto, considerada como el ser humano adulto de menor estatura que se conoce. Esta criatura parece haber vivido hace 18.000 años en la isla de Flores, una especie de paraíso tropical poblado por lagartos gigantes y elefantes en miniatura. En esa isla existen desde hace muchos años leyendas sobre la existencia de pequeños seres. La mujer es el mejor ejemplo de una serie de osamentas fragmentadas que corresponden a por lo menos siete de esos individuos primitivos. Los científicos han bautizado la nueva especie Homo Floresiensis (Hombre de Flores), por el nombre del lugar donde fue encontrada. Las especies vivieron en la isla en un período calculado entre 95.000 y 12.000 años atrás. El hombre de Flores poseía un cerebro que apenas alcanzaba un cuarto del volumen del cerebro normal de la especie humana. Pero hay pruebas de que el enano prehistórico fabricó herramientas de piedra, encendió fogatas y organizó cacerías en grupo para obtener carne. La evidencia geológica indica que una erupción volcánica, hace unos 12.000 años, provocó su extinción al igual que la de otras especies desusadas de la isla. El director de la revista NATURE, Henry Gee, destacó ayer en Londres la importancia del descubrimiento. Hasta que encontraron estos restos dijo-, los expertos habrían rechazado las historias que se cuentan como patrañas de Habbits y otras criaturas fantásticas, pero ya no. Los investigadores afirman que el descubrimiento demuestra que Africa, el continente considerado cuna de la especie humana, no tiene la exclusividad del hombre prehistórico ni la respuesta única a las preguntas de cómo y dónde surgió el primer ser humano. Es probablemente el descubrimiento más significativo acerca de nuestro propio género humano que he visto en mi vida, dijo el Antropólogo Bernard Wood, de la Universidad George Washington, que revisó los resultados de la investigación con carácter independiente. Otros científicos consideran que el Hombre de Flores no pertenece realmente al género humano, aun cuando fuere contemporáneo del ser humano durante toda una etapa histórica. No hay razón biológica alguna para considerarlo humano, dijo el Antropólogo Jeffrey Schwartz, de la Universidad de Pittsburg. Tendremos que reconsiderar lo que es. Los detalles del hallazgo fueron publicados en la última edición de la revista NATURE, que circuló ayer.

Red empezó su carrera en los números como digitador de cheques. Le daban un voluminoso paquete de cheques, de mil a dos mil unidades, y tenía que leerlos, verificar sus firmas, verificar las cantidades en números y en letras luego pasarlo a través de un terminal para que el banco los pague. De esa manera se pagaba sus estudios en la Universidad hasta que finalmente se recibió como contador público. Era una jornada agotadora en la que, si no llegaba a disfrutar del insomnio, no se llegaba a conservar el puesto. Y la rapidez? Había que ser una saeta con el teclado del terminal para digitar tantos cheques en ocho horas.

Todo era sumamente antiintelectual en la vida de Red. El servicio militar, el trabajo, la carrera que había escogido en la Universidad, todo. No había espacio para pensar, para leer o para reflexionar. Lo único que le quedó fue su televisión y las noticias internacionales.

Fue una tarde en que llegó temprano al trabajo y se puso a fisgonear por las persianas de la oficina. En la plazoleta de la esquina un grupo de trovadores callejeros, representaban una comedia preñada de sátira y doble sentido.

Red reflexionaba sobre lo duro de aquella existencia. Al igual que él, se ganaban la vida trabajando en las noches. Mientras que en su campo la lógica matemática, el insomnio, la velocidad para cuadrar hasta el último centavo, era lo que le daba de comer y lo preparaba para el futuro inclemente; en la vida de estos trovadores, la resistencia a las manipulaciones del orgullo, el insomnio, el agotamiento de la imaginación, eran en cambio, los desafíos que tenían que superar diariamente.

Lo mismo le ocurría con la religión, el amor, la economía, el strep tease, las noticias internacionales y las costumbres de la sociedad. Red era un contador con la inteligencia y la mentalidad científica de un antropólogo.

Red miró su reloj y en verdad le quedaban treinta minutos para salirse de aquella rutina de religioso, de gimnasta y de contador con que siempre realizaba todo en su vida. Decidió que iría al exterior, a la plazoleta a ver el show, al menos un rato.

Lo primero que hizo al llegar, fue meterse la billetera en un bolsillo delantero del pantalón. Lo segundo que hizo fue darse de frente con una actriz, que esperaba su turno para entrar en escena .

La mirada de ella estaba fija en la representación. Red se fijó en su rostro de singular belleza, sufrido, magullado por las penurias que soportaban los artistas, su pelo negro, ensortijado por el viento. Su rostro de una belleza afilada no dejaba de llamar la atención de Reeder que la miraba atentamente.

Como si él perteneciera a otro mundo. Un mundo más formal, más estrecho, en donde no hay cabida para el arte, ni se puede comprender nada de eso. Y ahí estaba él, parado como un idiota en medio de Salinas, con la noche derramándose sobre el cielo, y ella en medio de una muchedumbre, declamando:

Consultó el reloj y decidió esperarla para conversar un rato, Red era un tipo muy curioso, pero su curiosidad era más filosófica, que periodística. La curiosidad estética se iba despertando con la misma rapidez con que se espabilaba su interés sexual por la bonita actriz de teatro callejero.

Una luz interior brillaba el rostro de la actriz al expresar con magnífica teatralidad sus líneas. Oír sus palabras era como escuchar el trino de los pájaros, el rumor de una cascada, sentir los últimos rayos de sol en un crepúsculo o como escuchar el rumor de las olas cuando acarician la arena.

De pronto se sintió descubierto por los ojos de ella. Se había sorprendido de que aquel ejecutivo tan simplón, todavía esté ahí y él pude ver en su rostro una maliciosa satisfacción. Era uno de esos gestos que florecen ante el placer provocado por una sorpresa.

Cuando después del trabajo se iban a beber unas copas al Sanders o en el Continental, Red no recordaba bien, y cuando empezaba a rayar el amanecer, uno de sus compañeros, whisky en mano, se armó de valor y lo interrogó sobre aquel extraño suceso. Él le respondó que estaba viendo un ángel y luego siguieron conversando sobre las noticias internacionales.

Rod sacó del bolsillo un porrito y se lo colocó en la boca para empezar a jalarlo después de darle fuego. En el horizonte comenzó a bailar la figura de Russo. Era la silueta de un muchacho de unos diecisiete años, que era más robusto, pero con la acostumbrada melena que se estilaba en aquellas épocas.

Russo también le dio una jalada al porrito de Rod, y con el esfuerzo anterior sintió el principio de una ligera arrítmia en el pecho. Era un pequeño hormiguéo como si en el interior de sus pulmones viviera una pequeña araña.

Ahora, estaban juntos los dos amigos de nuevo y ya nada importaba. Sólo faltaba la camioneta con balde y un poco de espacio para poder instalarse en ella y lo demás se trataba de disfrutar del viaje y del paisaje. Aquella camioneta tan esperada era el vehículo, que les daría el aventón necesario para ir más adelante o hasta para llegar a las apetecidas olas.

El conductor era un ingeniero agrónomo y en su mano llevaba un porro, que llenaba de humo la cabina. Rod se impresionó un poco y pensó que a lo mejor se trataba de algún agente de la Dinactie, o algo así.

Tal vez eran los efectos del maduro, pero la conversación prosiguió con trompicones y todo, y las cosas se fueron calmando hasta que Rod se enteró que este ingeniero con gorra, radio y localizador personal, estaba metido en un proyecto de parar una granja porcina de buena raza.

- En una ocasión, en Playas, nos moríamos de hambre. Teníamos tanta hambre que estábamos de mal humor. En la casa en la que nos hospedábamos sólo había un refrigerador y una funda con veinticuatro ostras, curtidas en limón. Como no había cómo prepararlas: no había gas, ni aceite, ni condimentos, nos fuimos a la playa.

Ella tenía una amiga, hija de padres ricos y nos fuimos para allá. Los pies desnudos caminaban malecón abajo y los edificios pasaban y pasaban y una radio cercana tocaba una canción de los EAGLES: I cant tell you why...

El hambre, amigo mio, es como una araña gigantesca que te muerde el estómago y te hace delirar. Te sientes desfallecer y estás a punto de morder la sal por un pedazo de pan o de lo que sea. Y caminas y caminas con la esperanza de ver llegar el momento de satisfacer tu necesidad.

La chica, amiga de mi amiga, era linda y rica, su padre era un diplomático siempre ocupado, y necesitaba brazos para bajar ciento veinticinco cartones entre pequeños y medianos para finiquitar una mudanza de cosas viejas provenientes del Guayas.

Se trataba de libros, ropas viejas y usadas, chucherías de bodega y artículos rotos. Cuando terminamos de bajar los paquetes del quinto piso, nos encontrábamos al límite de nuestras fuerzas y adivina lo que había en el refrigerador?

Así pues, hervimos los pimientos en aceite con semillas y todo y con qué placer masticábamos aquella carne vegetal. Nos parecía alimento de los dioses. Claro, que nos había dado cinco mil sucres, pero eso lo reservábamos para otra necesidad futura. Nos atiborramos de pimientos verdes, hervidos en aceite de Oliva.

En otra ocasión, nos hallábamos en Chuyuipe, completamente botados y el hambre maldita siempre aparece cuando se van las olas. Es una ecuación infallable: no hay olas, pero aparece el recuerdo de los días y horas que se llevaba sin comer.

Nos volteamos los bolsillos, para ver cuánto suelto reuníamos entre cuatro personas y sólo nos alcanzaba para una lata de sardinas Real y allá fuimos, a comprar la lata sin acompañarla con agua ni galletas ni nada.

Subimos la colina donde se hallaba la tienda y nos entregaron la lata y un cuchillo para abrirla. Todo era un desconsuelo. Cómo le íbamos a dar de comer, a cuatro surfistas hambrientos como náufragos, con una sola lata de sardinas?

Detuvimos la operación comilona, hasta que alguien vaya a ver qué podía sacarle a unos turistas, que llegaban a la playa, y el pana bajó de nuevo la arenosa colina, sólo para obtener una caja de galletas saladas, Surfinas.

Al parecer, la narración de tanta penuria gastronómica, había causado un efecto de hambre enloquecida y los muchachos se atiborraron de carne de venado y de perro embarrada de achiote en Progreso. Y ahí se quedaron, pues ellos íban a Engabao y el ingeniero a Salinas.

Progreso es un lugar con muchos desniveles psicológicos. Calles de tierra, bancos de cemento, parques polvorientos, niños pequeños y chanchos coriendo por todos lados. Aquella parada de autobuses estaba por debajo del nivel del pavimento, unos treinta centímetros, por debajo de la cuneta hecha de lodo apisonado por chanchos y burritos de carga.

Un olor a tierra mojada flotaba en el aire y de vez en cuando se veía un carro ir o venir a la costa. Miles de llantas apisonaban y daban forma a aquel lodo, en otras ocasiones eran las pisadas de los burritos que deambulaban por ahí, comiendo basura.

También iban a Engabao, pero primero tenían que hacer una parada en una camaronera. Los muchachos no tenían ningún inconveniente y empezaron el recorrido a través de una carretera polvorienta, en medio del desierto. Las chicas iban a toda velocidad y se morían de la risa. Tal vez estaban medio borrachas, pues de las ventanas salían arrojadas a la carretera, latas vacías de cerveza Miller.

Era como si estaban inocentes de lo que les podría pasar en caso de accidentarse, como si sus cuerpitos finamente tallados, no fueran a sufrir ninguna rasgadura o trauma mortal. Sus mejillas tenían el color de unas manzanas y sus trenzas, rubias como el trigo, se movían de un lado para otro.

Llegamos a una zona donde la arena se mezclaba con la tierra y raíces de manglares talados técnicamente. Grandes piedras removidas con tractores, daban la impresión de haber rediseñado la naturaleza para dar paso a un complejo de piscinas, vigiladas por torres, cámaras de vigilancia y guardias de seguridad.

Todas las torres de vigilancia se comunicaban por radio y un supervisor las recorría en las madrugadas para vigilar que los guardias no se duerman y para evitar que sean sorprendidos por los piratas, ladrones de larvas de camarón. La oficina del administrador estaba empotrada en una colina artificial, y se trataba de un container al que le habían abierto unos agujeros para las ventanas, la puerta y el hueco del aire acondicionado.

El resto del camino de Playas a Engabao fue penoso y lleno de polvo. Cuando los chicos llegaron a Engabao, las tres chicas echaron una ojeada para ver que no haya mirones, y se desvistieron al aire libre. Las partes de sus cuerpos, que raras veces recibían el contacto del sol, lucían blancas y llenas de pecas.

Rod se grabó aquella imagen. De su mochila sacó un lápiz de dibujo y una cartulina y empezó a trabajar en un desnudo, con los colores del sol, la arena y la piel de las bellas muchachas como partes del paisaje.

Aquella tarde el cielo de Engabao poseía una tonalidad amarilla, el oleaje modulado por el viento, rompía y atacaba las rocas. El mar era pura energía que se liberaba en forma natural. Tan solo los cangrejos, que se sostenían rebeldes en los senos de las rocas, eran testigos de aquellas embestidas. Olas gruesas y traicioneras se estrellaban contra las rocas formando grandes cantidades de espuma blanca.

La ola tubular corría frente a la punta de piedra, formando un hermoso desafío para todos los que querían recorrer ese tubo. Corrían el riesgo de romperse la crisma contra las piedras si se caían.

En marea baja no había más de medio metro de profundidad en esa tubería, y para recorrerla con éxito, había que tener un excelente estado físico y ser liviano como una pluma. Aquella tubería era el corredor de la muerte.

El duchazo consistía en meterse al mar por las rocas, hasta el punto en que ya no se podía avanzar más. Ahí había que agarrarse a un hueco y aguantar el paso de la gruesa ola sin perder la tabla y saltar al agua de inmediato, aprovechando la entrada de agua para no romperse las canillas con las rocas.

Rod se encaminó hacia el punto del salto bien concentrado y se acurrucó en el hueco y con valor, pero también lleno de dudas, aguantó la gruesa ola que lo cubrió completamente, y luego, como un conejo saltó al terrible mar de olas violentas.

El surf era una terapia para los nervios. Exigían un gran esfuerzo físico y años de asídua y constante práctica. Casi había que casarse con el maldito deporte para llegar a disfrutarlo y desarrollarlo. Pero, una vez enchufado en las coordenadas correctas se convertía imperceptiblemente, en una forma de vivir, en un armonioso estilo de vida. Un estilo de vida universal, en el que se amaba y respetaba la naturaleza, la diversidad de las razas, culturas y costumbres que al mezclarse, formaban un crisol de miles de corrientes sociológicas de todo tipo. A pesar de aquella mescolanza, cada cosa tenía su sitio, como el estudio del mar y la perpetua búsqueda de nuevas y mejores olas que ocupaba un lugar preponderante en la mente de los jóvenes surfistas.

Claudia era la más joven de las tres y la playa para ella era su vida. Le gustaba caminar y su cuerpo gozaba de la adecuada dosificación de todas las sales y minerales de la naturaleza. Sus pies descalzos, hollaban la arena y sus ojos lúcidos exploraban paisajes vírgenes, poblados por animales migratorios y desconocidos. Caminar era bueno para la salud. Oxigenaba lentamente la sangre y combustionaba la piel. Caminaba al ritmo del mar con sus olas que fluían, reventaban en la orilla y luego regresaban al mar. Un, dos, un, dos.

En el cielo argentino empezaron a brillar los pálidos reflejos de diminutos astros a años luz de distancia. El chillido de una gaviota resonó en sus oídos como el eco lejano de un alegre saludo.

Rebeca se acaloraba armando una vieja carpa para tres personas. De las tres, ella era la que más prestaba atención a los detalles importantes y prácticos para la supervivencia. Su sentido práctico, tal vez era el regalo de algún gen del distinguido señor Stein. Cuando terminó de armar la carpa, quedó toda sudada y temblorosa y para calmarse enroló un cigarrillo de marihuana y se lo fumó tranquilamente, mientras disfrutaba de la refrescante brisa marino y el sol que brillaba en lo alto del cielo.

El océano retumbaba, desordenado sobre la orilla. Se expandía y se retraía humedeciendo la arena. Era el eterno flujo y reflujo de la vida. El mar es la vida. En sus arenosas playas los restos de blancos troncos, rocas esféricas, adornaban el camino de los turistas. Poco a poco Engabao se fue llenando de gente que venia en busca de las olas, del sol y del folclore marino. El tiempo se hacía infinito, perdía su valor monetario. Los problemas de la inflación, el desempleo, la delincuencia, la pobreza, la injusticia, los impuestos, las contradicciones, las pobrezas culturales y de la ideología, perdían sus dimensiones y se disolvían en la paz y la quietud.

Aquí reinaba la igualdad de razas y culturas. Reinaba la quietud, la paz y la gratitud por la abundancia. El mar y la virgen de Posorja daban en abundancia lo que la civilización citadina les negaba a sus hijos.

El viento golpeaba el oleaje y las ondas de la tormenta, al chocar con la elevada plataforma submarina, producían olas perfectas de dos metros y medio. El oleaje colérico golpeaba intermitente contra las rocas. Una y otra vez. Engabao era una máquina de hacer olas. A este fenómeno de la naturaleza se oponía la pasividad e indiferencia de los cangrejos roqueños. Estos pequeños animales de color naranja y fucsia, parecían desafiar la fuerza del oleaje. Una y otra vez las tandas de agua pasaban sobre ellos y éstos con sus patas puntiagudas, se quedaban inmóviles, rebeldes y desafiantes.

Las olas, al estrellarse contra las rocas, se transformaban en blancos espumarajos, que despedían un tufo marino. Así era Engabao. El mejor risco en invierno o época de clase, para correr unas paredes de agua, donde la ola se erguía varios metros detrás de las rocas. La ola formaba un tubo largo y peligrosísimo que se extendía como un callejón de la muerte.

La ola se alzaba y el viento la hacía peligrosamente hueca. Ese era el gran riesgo que todo surfista quería correr. Bajar la ola desde el pico y en la parte de mayor grado de dificultad. Esa sensación era única. Era como lanzarse de una avioneta sin paracaídas, sabiendo que si fallas con un segundo, varias toneladas de agua te caerán encima. Los labios de agua se elevaban al cielo argentino formando una concavidad vacía, disuasiva, amenazante y terminaba rompiendo cristalina y violentamente contra las rocas.

En esas circunstancias los surfistas experimentados desechaban la idea de entrar por la orilla. La corriente se llevaría el mejor esfuerzo con una remada inútil que no los conduciría al point. En tales circunstancias había que penetrar por las rocas, aunque fuese un acto más bien riesgoso.

Las hermanas Stein se bajaron de la camioneta y después de mirar bien por los alrededores en busca de mirones, se desnudaron y se colocaron unos diminutos trajes de baños y unas camisetas para proteger su piel blanca de los rayos del sol. Sus cuerpos eran perfectos y sus carnes bien proporcionadas. Eran lo mejor y lo más brillante de la naturaleza, y ellas estaban conscientes de aquello. Aquellos bikinis parecían piolas y pronto armaron una carpa en la playa.

Los chicos solo tenían ojos para las olas y después de equilibrarse sobre las filosas rocas de la orilla y de calcular las oleadas, se lanzaron de cabeza, con tabla y todo, al espumeante y embravecido mar.

Russo tenía que sincronizar el salto con la entrada de agua. Aquello no era tan fácil y menos en marea baja. En esas circunstancias, cualquier cosa podía suceder. Si el salto no se sincronizaba bien y no encontraban el metro y medio de fondo de agua para remar a toda prisa, lo más probable es que se despedazaran las tibias o las tablas contra las rocas.

Las chicas, primero sonrientes, y luego preocupadas, miraban a los muchachos y creían orgullosas que aquellas maniobras medio acrobáticas eran para impresionarlas, la belleza de sus cuerpos y rostros las hacían crrer parte de un espectáculo, parte de una cultura en la que todo giraba alrededor de ellas.

Finalmente le tocó saltar a Russo. Éste agarraba con una mano la tabla y con la otra se agarraba de una hendidura de la roca. Sofía miraba el ancho y azul mar y enterraba sus pequeños pies en la arena. En un momento dado una enorme ola cubrió completamente a Russo. Eso era lo que él llamaba ducharse. Luego, cogió su tabla con las dos manos y se lanzó de cabeza sobre una fuerte entrada de agua que tenía unos dos metros de profundidad.

El resto consistía en remar. Remar, remar. Remar, hasta sentir que los músculos de los hombros se iban inflando y calentado por el esfuerzo. Las piernas, siempre cruzadas, para no ir frenando el desplazamiento. La meta era sobrevivir y pasar las barredoras.

Al fondo, se venían una tras otra, las tandas de olas de dos metros. Algunas se cerraban completamente y esas eran las más peligrosas, pues si te caías dentro de ellas, te empujaban hacia las rocas y ahí, solo un milagro podría ayudarte.

Rod cogió una buena ola bien formada. La remó primero en dirección a ella, y luego se viró, y la remó hacia la roca, recogió el abdomen y empezó a resortear para ganarle a los labios que se cerraban.

Bajaba, y al agacharse, resorteaba al ras de la plataforma, para luego subir con fuerza por la pared, llegaba hasta el borde del labio, sacaba media tabla roleaba y regresaba con un perfecto y acrobático cutback.

Lo importante era mantenerse al borde de la espuma. La operación se repetía una y otra vez y ya en la orilla se agarraba gran velocidad. Arriba y abajo, una y otra vez, hasta sacar una gran estela sobre el labio de la ola.

Russo remó, hasta donde su brújula le decía que estaba el pico, ahí se sentó en espera de una ola tuca. Lo bueno de Engabao es que el agua siempre es tibia. Uno podía disfrutar de más surf. El único límite era el estado físico y la experiencia.

Russo remaba para alcanzar un pico. Russo era un tipo que siempre jadeaba y jadeaba. El pico apareció en medio de una espesa niebla que parecía ser el aliento de la despedazada tormenta. De pronto después de analizarla un instante-, se percató de que se iba a cerrar y sintió pena. Aquella ola, tan bella y perfecta, podía tener un significado, pertenecer a un microcosmos, a una dimensión que no podía ser vista con estos ojos. Aquella ola tan majestuosa, gigante e intimidante, podía ser el alma de una persona que como feto asesinado-, no tendría oportunidad de vivir y sufrir una vida completa.

En el surf la mayor parte del tiempo, el deportista se la pasa remando. Ese esfuerzo es incompatible con cualquier vicio, falla de carácter o decadencia. Remar, significa ver el mundo desde la perspectiva del nivel del mar o del suelo. Los músculos del cuello se engarrotan, la parte baja de la espalda se resiente mientras que el frío hace estragos en las yemas de los dedos. El sol entumece el cerebro y el agua salada te entra por las orejas y la nariz. En cada entrada, salida o revolcada se corre el riesgo de ser acuchillado por las filudas e infectas rocas.

Rod y Russo repitieron incansablemente una y otra vez los mismos movimientos. Remaban atléticamente para alcanzar el punto de quiebre. El pico de agua parecía moverse y cambiar constantemente de lugar. Se confundía la brújula. Muchas veces tenían que subir altas paredes de agua, que venían sorpresivamente a su encuentro. Las pasaban, y entre rocíos de agua salada, escuchaban el golpe del foam al caer de nuevo al otro lado. Y encima, había que remar contra la fuerte corriente.

El día se presentaba nublado y el viento diseñaba caprichosamente en el cielo nubes esculturales en forma de centauros y enormes cigarros de algodón. Russo parapadeó por varios segundos y creyó ver que se materializaba en el cielo una gigantesca nave nodriza extraterrestre y que luego se volvía invisible.

Cuando ya estaban listos decidían no rebasar las olas y elegían la ola perfecta, que no se les cerraría. Al frenarse, viró la tabla y comenzó a remar en la misma dirección de impulso hasta sentir la fuerza de arrastre de la ola.

El objetivo era tubearse. Remó con toda su fuerza hasta cuando empezó a descender, se paró y la bajó mientras echaba todo el peso del cuerpo hacia atrás, recargado sobre el talón derecho. Se zigzageaba para coger velocidad y cuando se llegaba a la parte más baja de la ola, se resorteaba con fuerza, para subir de lado por la pared de agua hasta llegar al borde en donde se sacaban las quillas con toda la fuerza física y mental que se tenía a mano.

Aquella noche de septiembre del 79, palmeras altas y llenas de cocos, se balanceaban, como queriendo engañar al viento, que parecía querer derribarlas. Hacía frío y toda Salinas sufría un apagón.

La noche parecía reflejarse en la cinta de asfalto que corría por delante de la camioneta de unos muchachos, considerados surfistas pesados de Salinas. Una constelación se ponía frente a ellos, como si surcaran un grande y apacible lago. El Chevrolet de OBrien parecía una enorme libélula que flotaba despacio por el arenoso pavimento. En sus cerebros oían carcajadas y ecos de carcajadas.

Rod contaba aquella historia de cuando salieron de hacer tabla de LA FAE con un HAAAAMMMMMBBBBRRRREEEE. Y cada fase que emitía la terminaba siempre con esa exagerada pronunciación de la palabra hambre, sencillamente estaba loco de remate.

- Salimos de hacer tabla, hombre. Y teníamos un HAAAAMMMBBBRREEE que ya no aguantábamos y para rematar estábamos super chiros, sin ningún billete de cinco sucres ni nada encima, y esta maldita HAAAAMMMBBBRREEE, que ya no podíamos aguantar.

- Recorrimos el maldito malecón, de punta a punta, para ir a dejar las tablas a una bodega, repleta de cucarachas y luego estaba la maldita HAAAAMMMBBBRREEE, que nos hacía delirar con ricos y calientes porciones de arroz, con su buen pescado y su ensaladita de pepinos y lechuga y tomates y la maldita HAAAAMMMBBBRREEE, que nos aturdía el pensamiento.

- El temor más recurrente, para los surfistas vagabundos, era la insolación y la maldita ceguera que eso te ocasiona, sin contar con las fiebres y el maldito malestar. Pero lo que ahora nos interesaba era cómo ducharnos porque nos picaba el cuerpo y cómo obtener, aunque sea un tacho, con agua dulce para sacarnos la sal y luego comida para el HAAAAMMMBBBRREE, que nos estaba matando.

- Por fin, entramos en trato, con un cholo vendedor de marihuana, que tenía un restaurant, para que nos dejara bañarnos y nos sirviera unos platos de comida, a cambio de que nos dejara lavarles los platos y limpiar las mesas, pero el cholo nos obsequió la comida y el agua gratis.

- Nos bañábamos triquiadotes con una tacita de plástico para desayunar y el viaje del baño se nos hizo eterno, y nos sacamos la sal de los ojos, las entrepiernas, las axilas y la nalga, eso era suficiente.

- Comimos volquetadas de arroz con pescado tan rápido que casi nos atorábamos. Nos parecía increíble volver a sentir comida entre los dientes, el bolo alimenticio rodaba con dificultad, pero rodaba, al fin.

Recorrieron, en zigzag, el oscuro malecón, ciegos como topos. Todo el trayecto estuvieron acompañados por el viento, silbido ensordecedor que se metía por las puertas, al quebrarse y hacerse pedazos contra los bordes. Tenían que llegar al edificio y al departamento de los padres de Red Hughes.

Las olas se estrellaban contra la orilla. Era un golpe seco, coordinado, como el retumbar de un bombo militar, que se mezclaba locamente con una balada del ídolo musical del momento: el inolvidable Andy Gibb.

- Tú no entiendes nada, men dijo Rod, mientras sacudía la ceniza a su porro -, cómo te hago entender que allá afuera hubo un maremoto o algo así, INOCAR no se equivoca, mira, tú maneja y fuma bien de esa mierda, que yo me preocupo de la estrategia de las olas, eso jala bien...

El Chevrolet o la libélula con ojos de luciérnaga, avanzó sin que OBrien sacara el pie del acelerador, hasta llegar al portal de piedra granítica del edificio Omicron de los padres de Hughes.

Steven pujaba sacando los bidones de agua, la comida en lata, los sleepings bags, las tablas. Sobre el viejo Chevrolet se atornillaban unas parrilladas un poco oxidadas, Rod observaba todo detenidamente, muy despacio miraba el contraste del mar, el viento, las palmeras, las estrellas, el Chevrolet, todo...

El cuerpo de Rod era un amasijo de músculos con viejas manchas de antiguas quemaduras de sol. Su cuerpo pequeño, delgadísimo y pura fibra, le daba al espectador, la impresión de vérselas con un adolescente soldado de la fortuna.

Cuando se abrió la puerta del ascensor, entró como un remolino. Todo él era esfuerzo y rapidez. El ascensor lo recibió con ese olor salino, característico de la costa. Rod se miraba en el espejo del ascensor: su rostro era el de alguien conocido. Había pasado algún tiempo ya, que recordaba bien. Había aprendido, poco a poco, a correr olas. Le costó tres años aprender a pararse bien sobre el mar violento. Tres años en que se jodía la vida remando y cayéndose de cabeza, siendo revolcado, ahogándose, todo en un fin de semana, para luego olvidarlo todo en los cinco días restantes... y luego volver a esperar la llegada del nuevo fin de semana, y volver a comenzar, todo de nuevo.

Volvió a tocar el timbre en el departamento 916. Esperó, y la puerta de madera se abrió poco a poco, al otro lado, apareció la figura de Red. Bostezaba y se rascaba el pecho desnudo, se volvió para dentro y Rod lo siguió.

El interior del departamento, estaba decorado con esculturas que representaban delfines, empotrados en las paredes, camas de cemento empotradas a la pared, mosaicos con temas marinos, cuadros de elegantes navíos en alta mar, escaleras que iban para abajo y otras que iban para arriba, era un departamento de locura, pero para Rod era la llegada a la tierra prometida. En la radio tocaban una canción de Fletwood Mac:

Rod bebía cerveza croata de una olla para cocinar cangrejos repleta de cerveza hasta el borde, y tomaba fuerzas, para maniobrar en la antena de la tv y la señal puta, nada que se arreglaba y él, quedaba mareado al intentar ver Telemundo con Alberto Borges, pues la señal iba de abajo hacia arriba.

El gallo del cerro mientras tanto despotricaba contra el mal servicio que prestaba la telefonía nacional y ordenaba a gritos que los ciudadanos deberían revelarse y proceder a incendiar las oficinas de teléfonos públicos.

Estos chicos, antes que nada, eran deportistas y su sexualidad la consideraban como un apéndice, como algo obvio, pero Vivian era toda sensualidad, era una mujer, alguien de un sexo diferente al de ellos.

Pronto se sintió a gusto con los tres. Ella, en cuestiones de cariño, era generosa y había para todos. Conversaron, con Vivian y después de un rato de beber con ellos, se unió a la borrachera, se volvió más chabacana y la pachanga, sin ella, no podía ser completa.

Todos borrachos y como perros de una manada, rechinaban los dientes, se empujaban y se disputaban empujábamos cada pedazo de su cuerpo, hasta que poco a poco, cada uno conseguía llegar a su vagina y terminar ahí. El maldito colchón quedó empapado de leche.

En todo el departamento había una sola mesa y ahí habíamos colocado las tablas, a las que recogieron para inspeccionarlas y sacarles los forros. En el balcón estaba Rod y miraba, alegre, un espectáculo casi increíble, no podía creer lo que veían sus ojos.

Llevaron el Chevrolet hasta el final del malecón y sacaron las tablas para meterse al agua, a remar los cien metros de distancia que los separaba de las olas. La corriente estaba fuerte y el agua helada.

Pronto empezaron a acercarse a la zona de peligro, de terror. Aquellas moles de agua cristalina se revolvían sobre sí mismas con tal fuerza y majestuosidad, que infundían un verdadero respeto. En su interior se podía alojar un pequeño mini Morris.

Aunque Red por el miedo hablaba estupideces, daba la impresión de haberse estado entrenando para este momento, pero ponía los ojos como un peatón que está a punto de ser atropellado cada vez que pasaba por el costado de las gigantescas paredes de agua.

Todos empezaron a llegar a la punta de quiebre y coordinaban sus brújulas cerebrales para descansar, respirar y calcular la velocidad y distancia, que tenían que tomar para ser impulsados por una de aquellas olas.

Al coger velocidad, recogió las piernas con sus poderosos abdominales y pisó con sus talones la parte de atrás para descender pegado a la pared de agua, de tres metros, que se alzaba hacia el cielo, caía y se convertía en espuma mortal. Había que salir o sobrevivir al tubo gigante, que se formaba con la ayuda del viento.

Sentir la velocidad debajo de los pies, el viento que golpea en la cara, las maniobras realizadas con las rodillas y las caderas. El surfista y la tabla se convierten en una prolongación de ola. Si querías podías despedazarla, si querías podías irte con ella, dejarte llevar por su fuerza y espíritu.

Las olas eran un bello y uniforme desafío, se cerraban aprisionando a los muchachos entre cinco y seis toneladas de agua en rápido movimiento. El torbellino los sacudía, como queriendo desnucarlos, como queriendo hacer estallar cada parte de sus cuerpos, para que cada una vaya por su lado.

Tocar fondo? Salir a la superficie? Qué debo hacer?, todo era verdaderamente desesperante cuando los chicos se caían de olas de dos metros en Shit Bay. Calculaban mal la remada o les fallaban los abdominales o no pisaban bien la tabla y se precipitaban desde una altura de vértigo hacia las paredes de agua en movimiento para soportar fuertes sacudidas y largas sumergidas, que los dejaban medio asfixiados, cuando lograban salir de nuevo a flote. Por haber estado farreando la noche anterior la mayor parte de la sesión de surf de aquel día, transcurrió en grotescas caídas desde grandes alturas, pero los chicos no se rendían y a pesar de que eran revolcados con fuerza y los músculos de sus cuerpos sometidos a grandes presiones debajo del agua, una y otra vez volvían a subirse a sus tablas y regresaban remando al punto de quiebre para volver a coger otra ola e intentarlo de nuevo.

Después de la sesión de surf se fueron al departamento y se ducharon con agua dulce. Ése es uno de los pocos privilegios que uno puede disfrutar en la costa. Buena agua dulce de pozo o de lluvia!

Luego se les ocurrió la loca idea de acampar a la playa. Y se formó una gran discusión ya que Red no quería saber nada de ir a revolcarse en la arena, cuando podían quedarse en el departamento durmiendo sobre colchones envueltos en sábanas limpias y con el dulce frescor de los aires acondicionados.

Rod y OBrien, bastante borrachos, bajaron a la playa, llevando la carpa, las colchonetas y la radio de pilas. Con mucho esfuerzo hicieron una fogata y se fumaron unos porros, pero las arenas se metían en sus cuerpos y les picaba el pellejo requemado por el sol, y al final, a eso de las dos de la mañana, regresaron a la comodidad del departamento y cuando Red les abrió la puerta les recriminaba y les decía entre maldiciones:

Cuando llegaron y se instalaron, Rod se puso a bailar y a saltar de felicidad. La Tv ya tenía buena señal y pudieron ver un formidable partido de básquet, un duelo entre esos dos gigantes que eran Earvin Magic Johnson y Larry Bird.

Tu discurrir es como escuchar una melodía de los EAGLES, cuán diferente eres cuando odias y cuando filosofas!, pero en ambas ocasiones puedo sentir ese profundo amor hacía aquellos a quienes te diriges.

Posees una atracción irresistible para mí cuando te lanzas en profundas meditaciones. Es que acaso nadie más que yo puede beber de tu fuente llena de sabiduría! Tu saber es como la oscura noche llena de estrellas y, más allá, de otras constelaciones, es como una noche fría, de tormenta, estar sentado frente al fuego santo de los sabios griegos al borde del mar. Eso es lo que representas para mí. Tu mente es una gran ola, la más grande, la que siempre estoy esperando lleno de temores y dudas, la busco y me voy en ella para explorarla, desde el principio hasta el fin. Como un poema, exuda un néctar de conocimientos eruditos sobre la oscura naturaleza humana. Pero estás maldita y nadie puede salvarte y esperas...que se pose sobre tus labios el beso salvador de tu príncipe azul.

Estás seca como un árbol, que necesita otra Tierra para brindar sus jugosos frutos. Es extraño! Yo soy un elegido y puedo ver, sí puedo ver puedo librarte del yugo mágico y coger el apreciable y apetitoso fruto de esa sabiduría, de ese conocimiento secreto, que penetra en las almas y enciende el fuego en los corazones.

No había podido dormir en toda la noche. En la fiesta de anoche se habíamos robado al anfitrión una funda de yerba, que pesaba una barbaridad y cada cual pasó, casi en vela, toda la noche por el temor a ser descubiertos. Había que conservar las apariencias!

Phillipe lucía agotado, tenso, pero feliz. Esther vino en un taxi. Los modales de Esther eran los de una chica que había extraviado su pasaporte, cuando hablaba, daba la impresión de quejarse suavemente de todo ante un oficial de seguiridad. Phil se volvió a presentar ya que, en la anterior situación, creía, o al menos no recordaba bien, no tuvo la oportunidad de verla o de oír su voz con claridad.

Phillipe iba y venía sin poder controlarse ni un minuto. Estaba ansioso por ponerse en movimiento. Bárbara era de otro planeta. Ella vino con sus padres. Su padre era policía y junto con su hermana, se embarcaron para ir hasta el control de tránsito.

Pero había que mantener la compostura. Bárbara hablaba como lora, trataba de llenar el vacío, que el silencio de los adultos provocaba entre los chicos. Ella pensaba que Esther era la enamora de Buchanan, luego creyó que era la enamorada de Phillipe. Esther le dijo que ella era divorciada y que no era la enamorada de nadie. Los padres de Bárbara suspiraban, la hermana de Bárbara se reía como loca y Phillipe temblaba y temblaba.

Ya en el carretero, fueron recogidos por Pepo Quintana, un vendedor de estructuras metálicas, que se ganaba la vida, construyendo pozos sépticos en la península. Wayne y Phillipe viajaban en el balde mientras las chicas iban junto al conductor.

Pepo Quintana le dijo a Esther, que iba a cerrar un negocio fuerte con el gerente de una camaronera, para que le construya unos fierros, que iban a colocar en unas bodegas gigantescas y unas escaleras de caracol.

Bárbara, se percató cómo Quintana había morboseado a Esther, sobándole la teta mientras conducía, hasta que los dejó en la entrada de Engabao. El iba más allá. Sequedaron en medio de la nada, en medio desierto!

Buchanan miraba el cielo para calcular, más o menos, la hora y al momento se percató de que Phillipe estaba fumando un porrito fino y barrigón en el centro y Esther y Bárbara haciendo cola para pegarle una chupadita.

No era de meter los camarones en las piscinas por meterlos. Había compuertas de entrada y compuertas de salida. En la compuerta de salida era donde según el peso -, se pescaba el camarón.

La corporación de Udall, en la que Buchanan trabajaba, pescaba un camarón de catorce. Buchanan también era el encargado de comprar la larva en los laboratorios. El biólogo le fue enseñando poco a poco el oficio. Con un microscopio, Buchanan aprendió a detectar las larvas enfermas o en mal estado. De ahí en adelante, Buchanan no miró atrás. Compraba los cartuchos para dispararles a las aves y para disparar en las noches, como advertencia para los ladrones. Buchanan con el apoyo de Udall volvió a sentir la satisfacción que siente un ser humano al ser útil. A veces pensaba en lo que le había hecho a Gabriela, dejándola plantada en la iglesia o en el amor que Vivian le había ofrecido en sus secretas sesiones de sexo en su departamento, y el mundo frágilmente reconstruido por él se le derrumbaba como un castillo de naipes. Cuándo las dejaría de amar? Cuándo se olvidaría de ellas?

No podía, el recuerdo del olor de sus pieles, del sonido de sus voces, de la inocencia puritana de Gabriela, del amor vicioso y cómplice de Vivian, todo aquello lo llevaba grabado en lo más profundo de su alma, allá, en aquellas fronteras inalcanzables del corazón y del sentimiento humano.

- El tiempo se encargará de borrar el perpetuo estigma que te persigue tenazmente. Tómalo con calma, brother, quién sabe!, a lo mejor un día tu padre te perdona. Hazte un favor, olvídate de Vivian y de Gabriela. Al menos Vivian prefería morir antes que ser vista junto a ti, hermano, créeme lo que te digo, si te hubieras casado con Gabriela ahora tendrías todo y Vivian estaría contigo y la sociedad haría como que no ve nada y todos serían felices.

Buchanan, pensó: vivir en la ilegalidad, eso es lo que le sugerían todos que hiciera. Las palabras de Udall lo transportaban a otros recuerdos de épocas pasadas. Recordaba cuando trabajaba en Saga Sears y cuando salía de su turno y se le alegraba el corazón de ver a Gaby, esperándolo fielmente, para llevarlo a cenar en casa de sus padres.

Ella estaba tan enamorada, hizo tantos planes y yo cedía cobardemente, vilmente, la besaba y no podía hablar, decirle que también amaba a otra persona, gritarle en la cara de ella y de sus padres, su nombre... Vivian...

Todo el mundo decía que eso era lo mejor que le pudo ocurrir y Buchanan asentía y les obedecía a todos. Qué importaba la opinión de un tipo como él! Qué es lo que pretendía hacer! Casarse con las dos! Estaba loco!

Ojalá algún día lo pueda perdonar. Ojalá Phillipe lo pueda perdonar por no haber estado con él cuando se suicidó. Ojalá les pudiera decir a todos unas palabras consoladoras y de comprensión, ojalá les pudiera decir: lo siento.

Rod salió de la cabaña de Tommy y el día había transcurrido rápidamente. Las tinieblas le opacaron sorpresivamente el horizonte con una luz azul, como el color de la contaminación, que baña los rincones de las calles, de paredes abandonadas y desnudas.

Lejos se oía el tintineo de máquinas de ping ball. Más allá se oía el griterío de unos salineritos, que jugaban fútbol, equipados cada uno con sus respectivos uniformes multicolores, de telitas brillantes y llamativas, en verdes y amarillos fosforescentes.

Cuando llegaron a la casa de los padres de ella, la misma pregunta que no había sido contestada, retumbaba en el cerebro de los dos formando un gran silencio, un vacío se abría entre los dos chicos.

Pero en el fondo, Phil pensaba que si uno quería saber algo de la muerte había que ir al cementerio y no a la iglesia. Ver las esculturas representando el dolor y el sufrimiento de la pérdida. Observar el nicho vacío donde se hospedarían los despojos de este cuerpo material, donde esperaría la descomposición, los gusanos y el vacío del silencio, sin pensamiento alguno, y finalmente, el olvido de los que una vez te quisieron, te amaron y te lloraron, todo eso en medio de la oscuridad sempiterna.

Los Testigos de Jehová y Saul Bellow hablaban de un sueño y una inconsciencia totalmente desconectada de la vida. Un no existir y un no respirar. Como arrojar una piedra en un pozo negro y abismal.

El padre de Annie no entendía a Phillipe. Creía que a este muchacho le faltaba un tornillo y que era el centro de muchas energías desperdiciadas. No comprendía como su niña se había fijado en este pequeño caballero, que tenía un aspecto enrarecido, como si dentro de sí, escondiera una impetuosa determinación, un fuego sagrado de los dioses, que había heredado de muchas generaciones atrás.

Pero tenía una manera de sorprender a cualquiera. El padre de Annie lo había invitado a jugar squash. Ese deporte de los ricos, de la gente bien, era la manera en que el padre de Annie tenía para calibrar a los hombres. Phillipe nunca había jugado squash, pero después de un inicio dudoso, terminó por darle una vergonzosa paliza al padre de Annie, que admitía esta paradoja con una sonrisa confusa en el rostro. El humor era todo lo que le quedaba después del fracaso.

- Mire, señor, desde que conocí a Annie he conocido el verdadero significado de la vida. Ahora tengo una razón para luchar, no sé si me entiende. Antes luchaba con todas mis fuerzas, pero no sabía para qué, me entiende, luchaba por sacar adelante los estudios, luchaba por coger la mejor ola y por hacer la mejor y más arriesgada pirueta sobre las olas, pero lo hacía porque eso es lo que todos hacían, comprende, ahora tengo alguien por quien preocuparme, alguien por quien ser mejor, alguien que me corresponde con la misma intensidad, alguien que confía en mí, comprende.

Ya en el malecón, Phillipe se encontró con Rod y juntos se fueron a la casa de Christie. Cuando llegaron, Christie les dijo que Russo había llamado por teléfono y les preguntaban: que si podían ir a la casa de Alfie, que los estaba esperando allá.

- Estoy jodido, hermanos, Alfie me encargó cuidar esta casa y yo organicé una pequeña fiesta y, luego, la fiesta se hizo más y más grande y todo acabó por salirse de madre, y ahora necesito la ayuda de ustedes para dejar todo, más o menos, como estaba antes.

Y todos se pusieron a fumar con calma, despacio, todos bien concentrados, como si fuera una ceremonia india sagrada, chupaban hasta consumir el último pedacito del porro. Cuando terminaron, Russo se puso al mando de la tropa y empezaron a recoger todo lo que estaba volteado, las botellas de cerveza, el polvo, las telarañas, a limpiar con Deja todos los mesones, y las fundas de basura se iban llenando de toda clase de desperdicios.

Surfear un aguaje glass o cristalino es la experiencia más terapéutica que puede existir sobre la tierra. La espuma blanca es un murmullo acariciador y las olas se presentan con un orden tan perfecto que no te cansas de remar y remar y montarte una y otra vez sobre las olas.

Una y otra vez subes y bajas sobre la pared de agua, derrapando para volver hacia la concha de la ola, mover la tabla y sentir como la pared de agua te envuelve por completo. Es una comunión con la naturaleza. Estás perfectamente coordinado con los impulsos del océano y esa sensación te da un poder intelectual que abre tus perspectivas.

Tuvieron que ir a la casa de OBrien, y ver como entraban. Al principio no pudieron. Fueron a la casa de Tommy y él solucionó todo desarmando una plancha del tejado y entrando por la cocina. Tommy encendió la radio y empezaron a escuchar YOU MAKE MY DREAMS de Hall Oates y luego les invitó unas cervezas heladas y unos cebiches de camarón que los chicos los devoraron con un hambre salvaje. Prácticamente lamieron los platos de cristal.

Todas las escenas pasaban con una velocidad sorprendente, y los rostros de los chicos parecían haber sido logrados en altorrelieve como las esfinges del antiguo Egipto. Aquellas caras parecían el reverso de unas monedas extranjeras.

Después de que Johnnie Pick Up ganara el combate pugilístico contra el campeón de la penitenciaría del litoral, toda la tribu se fue a celebrar a Montañita. De ahora en adelante, la dieta de la abuela de Pick Up mejoraría con carnes y pastas. Las noches en Montañita son tétricas, frías, frías, de un frío que penetra hasta la médula de los huesos.

Trepada toda la tribu en la casa triangular, el panorama parecía un verdadero nido de avispas con los sleepings que parecían larvas multicolores, las tablas, las jabas de cerveza, las mujeres danzando al ritmo de la colección musical de los 60s de Claudia. La radio a todo volumen vomitaba la música de Bread, Poco, Wayne Newton y James Taylor.

Afuera el viento barría la arena y las olas eran sombras violentas de espuma celeste, que se estrellaban frenéticas contra la roca. Un sordo murmullo de las olas venía acompañado de una fría brisa marina por lo que todos lucían unos suéteres deportivos y de colores llamativos.

La tribu se identificaba como una familia feliz. Todos tenían la barriga llena ya que Tommy había invitado a todos a comer una volquetada de arroz con menestra, carne asada y sendos vasos de quacker en la choza de la señora Helena.

Todas las chicas se habían reunido en el departamento de Vivian. Era una fiesta de las mujeres de la tribu para las mujeres de la tribu. Incluso la zanahoria Gabriela había asistido llevada a rastras por Adriana.

El mayor atractivo de la negra Marie, era que aparte de ser bella y de ser la mujer del líder del grupo, Tommy, era deliciosamente tímida y cerebral en aquel mundo compuesto por mujeres blancas, claro, con la excepción de Mary Jo, que era asiática.

Adriana y Claudia eran las que más trataban de que todas se lleven bien. Adriana sudaba a chorros haciéndole comprender a Gabriela que no debía odiar a Vivian por ser el amor secreto de Buchanan, y Vivian se portaba como la líder de las mujeres. Ella hacía que Marie se sintiera cómoda e integrada al grupo y que sus relaciones con la otra mujer de Tommy, Isabel, fueran cordiales.

Adriana y Vivian encendieron unos porros de marihuana y se los fueron pasando a todas, que era como un ritual para imponer la paz entre todas las mujeres de la tribu. Gabriela no quería, decía que ese monte le daba dolor de cabeza.

Alejandra fue la primera en andar por el departamento en traje de baño. Era una mujer caliente, y al rato Vivian, Isabel, Adriana, Andrea y Claudia las siguieron, porque se ahogaba de calor y eso que los tres aires acondicionados del departamento estaban funcionando a full, pero el calor de sus cuerpos provenía del alcohol que bebían copiosamente.

Asaron las parrilladas en el balcón del departamento y comieron con un tremendo apetito, la cerveza corría de un lado para otro, la música a todo volumen provocaba un ambiente de unión y fraternidad, y de ese sentimentalismo propio de las mujeres que se creen capaces de ofrecer una lealtad más fuerte que la de los hombres.

Al poco tiempo, todas estaban desnudas en el mismo cuarto, que tenía varias literas, tomando cerveza, fumando yerba y viendo tv. Gabriela conservaba su traje de baño, pero se había descubierto sus pequeños pechitos porque el calor era verdaderamente insoportable y así se fue quedando dormida con el sudor secándosele en el cuerpo tostado por el sol por el efecto congelante de los aires acondicionados.

Cuando pudimos salir de la fiesta de Adriana comprendí que estaba totalmente ido. Adriana estaba en las mismas, pero aun así me servía de apoyo, se dejaba abrazar de su delicada cintura y me ayudaba con los escalones.

Phil me hablaba de no sé qué conspiración de su familia para meterlo en un manicomio. La familia de Phil estaba preocupada por la conducta maniacodepresiva de su hijo. El reía, pero yo sabía que por dentro estaba destrozado.

Phil conducía porque él era el socio del yacht. Adentro de aquel maletero y junto a Adriana comprendí cosas muy esenciales. Podía sentir los latidos del corazón de Adriana. Sus ojos ardían. Ella se volteó y se acostó encima de mí. Reía, sensualmente, como si al tener el privilegio de iniciarme, también hubiera adquirido un certificado de propiedad sobre mí. Luego me dijo:

Cuando Wayne terminó de instalar a su pareja, se preparó para entrar al agua helada y su cuerpo caluroso quedó agradecido al entrar en contacto con las frías corrientes de mar helado, que llegaban hasta él en forma de olitas, que se iban haciendo más y más grandes a medida que Buchanan se acercaba hasta la zona de remolinos.

En la FAE, Vivian y yo actuábamos como una pareja de recién casados. Creo que le gustaba fantasear con la idea de que algún día pertenecería al clan de los Buchanan. Pero la realidad siempre nos sorprende con situaciones que irremediablemente nos desbaratan nuestros mejores planes. El agua estaba espumosa y fría y en la radio se escuchaba una balada de los EAGLES, Tekila Sunrise.

La figura delgada de Bárbara, elegante y refinada, dejaba atrás los pequeños baldocines, blancos y negros, del corredor número 7 del tercer pabellón. Su figura proyectaba una pequeña sombra, que caminaba de la mano del fino talle que balanceaba con desgana sus finas y apretadas caderas. Era guiada por una enfermera nigeriana al paciente de la habitación número 12.

Además odiaba la hipocresía de su mundo, que había condenado a Wayne a la miseria, odiaba al padre de Gabriela, por idiota y cruel, odiaba a Gabriela por zanahoria, odiaba a Vivian por su cobardía y se odiaba a sí misma por que tampoco podía hacer algo, nada.

Ella creyó que Wayne se iba a dedicar a la filantropía o algo por el estilo. Al principio creyó que se trataba de una broma, luego vió la seriedad y la pena reflejada en su rostro y ya no le quedó ninguna duda, se dedicaría ala filantropía.

- Es como un fin de semana en la playa... El consejo de un hombre te puede guiar, todo depende de la experiencia que tenga y de lo hábil que sea para transmitirlo. Tú entiendes. Todos tenemos una vida interior, somos seres espirituales, esto es lo que te guía, estas palabras te sacan de la oscuridad...

Ella aprovechaba el silencio para contarle las novedades de los chicos, pero sin mencionar a Rod que estaba internado en una clínica de rehabilitación para adictos o Buchanan que estaba pasando por una mala temporada de muerte civil, desterrado, en Bahía de Caraquez.

Deseamos de todo corazón que sea fructífera para ti. Confiamos plenamente en tu mente. Confiamos en tu fortaleza psicológica, confiamos en Dios y queremos que te encomiendes a él y que te entregues a su poder, plenamente. Siempre estuvimos seguros de tu amor por nuestra hija querida. Nunca dudamos de ellos y tú jamás debes sentirte responsable por su enfermedad y fallecimiento.

Cuando Bárbara terminó de leer la breve nota, Wayne estaba en la mente enferma y perdida de Phillipe, ésto le causaba un poco de tranquilidad, y por el rostro de Phil, de sus ojos demacrados, resbalan gruesas y saladas lágrimas de reconciliación.

El tedio del oficinista es originado por la suma de pequeñísimos cansancios, que se van acumulando a lo largo de cada día de trabajo. Todo produce tensión. Cepillarse los dientes todas las mañanas, mantener el corte de pelo reglamentario. Vestirse de terno y corbata todos los días, mantener lustrados los botines y relucientes las hebillas. Someterse al detector de mentiras todos los viernes de cada semana. La afeitada de todos los días.

Nuestro dominio de los números nos abre puertas hacia todo tipo de esferas y departamentos de una compañía. En mi caso, fui reclutado por una rama fantasma del Comando Conjunto de las FFAA, que se especializaba en estadísticas. Eso significaba acceder a un servicio secreto, que me sometía a pruebas físicas e intelectuales.

Mi trabajo era diseñar barras y tortas por computadora para que sean analizadas por altos oficiales del ministerio de Defensa. De esa manera ingresé a la firma auditora Chester Robinson, que era la pantalla civil para una serie de operaciones secretas de recolección de información.

Mi teléfono vivía interceptado permanentemente, toda mi vida pasada había sido investigada minuciosamente, hasta mi basura era analizada cotidianamente. Poco a poco, me habían entrenado para pasar todo tipo de pruebas. Me habían seleccionado por mi aptitud hacia los números, mi estatura y la fortaleza de mi corazón. Muchas veces me preguntaba, qué clase de firma auditora era ésta, que nos sometía regularmente a pruebas físicas de carácter militar, defensa personal, conocimiento y memorización de códigos y otras estrategias secretas de inteligencia. Mi vida hasta los cincuenta años era tan intensa y tan fuera de lo común, pero estaba dentro de una pantalla de normalidad, que nunca me atreví a dar el paso necesario para tener una familia. Mi trabajo lo era todo. Estaba casado con la recolección de información sobre control de armamentos; con la permanente actualización y verificación de toda información que se ocultaba en los partes de las diferentes bases militares que tenían que ver con el suministro y traslado del mismo.

Mi interés no se limitaba al puro placer sexual, sus manías y demás peculiaridades, que eran registradas fielmente por mi memoria. Mi archivo mental empezó a crecer tanto que tuve que robar horas extras a mi trabajo para poder documentarlo todo en varias libretas negras, guardadas celosamente bajo llave, detrás de un óleo.

Aquella actividad me permitía contrastar las diferentes realidades de la vida. La vida diurna con su aburrida rutina era el balance inicial y la vida nocturna era el de comprobación. Eran balances con su partida y contrapartida no de números si no de palabras, también de rostros, gente que hablaba y comunicaba sus ideas de diferentes maneras; era todo un muestrario de vidas con diferentes apetitos, pareceres y peculiaridades.

Desde los cinco años, ya muy pequeño había tomado muchas horas de clases de pintura, así que en mi mente fue tomando forma la idea de crear una serie de óleos que perpetuara con la más exquisita plasticidad aquella nueva faceta de mi vida, que empezaba a tomar forma; de esa manera empecé a desenrrollar el cabo de la tensión con los óleos que retrataban las diferentes mujeres con las que entraba en tratos sexuales.

Otros compañeros disfrutaban de su escaso tiempo libre jugando ajedrez; bebiendo extraños licores; practicando tiro al blanco; jugando squash; aprendiendo a pilotear avionetas; aprendiendo idiomas extranjeros.

Yo pintaba al óleo; combinaba colores, experimentaba con diferentes técnicas, reproducía aquella realidad nocturna, secreta y vergonzosa de las mujeres de la noche, con toda su parafernalia y ritos órficos.

A veces me sentía como un Tolouse Lautrec con sus muñones de piernas, y su falo monstruosamente grande, que retrataba la belleza corrupta de la vida nocturna de la ciudad. Otras veces me sentía el mesías, el salvador de aquellas niñas o mujeres, que me entregaban su cuerpo a cambio de unas monedas, que me daban un poco de placer y yo al pintarlas, casi podía sentir que las salvaba de su condenación, de aquel purgatorio saturado de suciedad y cucarachas; compuesto por hoteles con sábanas manchadas de semen, hombres enfermos que tosían, jadeaban, sudaban y les hablaban porquerías al oído. En mi interior se fue formando un laberinto y una serie de conexiones de impulsos contradictorios.

Era algo digno de ver y en mi interior me regocijaba al ver, la cara que ponía Teresita, la señorita del detector de mentiras, cuando le respondía que sí a las más desenfadadas e impertinentes preguntas, que el departamento de personal le enviaba sobre mi conducta sexual, supuestamente, privada.

Lo que no sabía era que en mi propio departamento mi conducta le estaba provocando dolor a Teresita. Tere era una chica de extraño parecido con la actriz Sigourney Weaver, pero más baja de estatura y más llenita. Vivía suspirando en secreto por tener una oportunidad para traerme, de nuevo, al camino correcto. Mientras que yo pasaba de largo sin prestar atención. Pero qué clase de relación amorosa sería esa y qué tipo de bienestar podría producir una vida familiar de esa naturaleza?

Oirían y grabarían toda nuestra vida privada. Sabrían hasta si nos decidiéramos por tomar vacaciones o coger un curso de lenguas extranjeras. Nos escucharían hasta cuando hacemos el amor, cuando hablamos por teléfono y ventilamos nuestras diferencias privadas. Qué clase de vida familiar sería esa? Escucharían hasta cuando vamos al baño a bañarnos o a defecar. Qué clase de vida familiar sería esa?, cómo lograríamos aprender a vivir todo el tiempo bajo la lupa de los servicios de control y seguridad?

Como consuelo a mi soltería forzada, me quedaba mi destreza con los números, y mis horas solitarias y vacías, junto a las prostitutas, a las que pagaba para que me liberen, por un momento, siquiera, de la pesada carga de mi vida.

Chester Robinson era el hogar que el destino me tenía reservado. Como envidiaba a los conserjes y mensajeros, que llevaban una vida simple, ya que su vida personal sería algo transparente sin mayores obstáculos que superar y de contradicciones, también, pero una vida mucho más tranquila y sin la terrible carga de tanta responsabilidad. Ese era un asunto sobre el que personal, también tendía su red de información. Todo el mundo vigilaba a todo el mundo y todos eran parte de una misión de registro y comprobación.

Todas las mañanas, tardes y ocasionales noches, venía Teresita con su tacita de capuccino y su sánduche de supán con alguna novedad gastronómica. A veces, había en el menú de Tere, un sánduche holandés, otras veces eran ingredientes italianos o marroquíes. Teresita tenía toda una comida internacional a bordo. Esas ganas de servir no disminuían en absoluto su capacidad para los números, las estadísticas informáticas y el respeto y admiración que todos en la oficina sentíamos por ella.

El secreto de aquella gastronomía tan internacional era que la cocina de la compañía, tenía servicio y asesoramiento de la Fuerza Aérea Satelital. Que era una unidad super secreta y especializada del Comando Conjunto de las FFAA, cuya labor consistía en dar seguridad en los alimentos que consumían los oficiales del servicio secreto consular.

Operaciones Consulares Negras, era una rama fantasma del Comando Conjunto de las FFAA que trabajaba indistintamente para la CIA, la DEA o el FBI, y estaba compuesta por cinco oficinas que laboraban fuera de cualquier dependencia pública.

Su labor, a veces, era tan invisible como su permanencia conceptual dentro del servicio público. Es decir que sus autoridades militares variaban y negaban rotundamente que existiese ese departamento.

Todas las mañanas tenía que vérmelas con mi compañero Fritz Robinson y su rostro torturado por las fatigas que le ocasionaba su problema crónico de la úlcera. Unas veces se reponía, para después de unos días, haber recaído. Su estómago temblaba y tenía que vivir con la pesadilla de la amenaza de morir por un cáncer al estómago.

Mi jefe inmediato era Dick Chester. En su rostro siempre dominaba una expresión de preocupación, asombro e incredulidad, simplemente nunca dejaba de asombrarse de las cosas locas que sobrepasaban la razón y de las cuales él era testigo.

Tenía una excelente pronunciación. Y era siempre contundente en sus más importantes afirmaciones, cuyo lugar asiduo para darlas, era en la oficina que siempre estaba medio en penumbra, llena de computadores, y aires acondicionados.

A algunas personas sensibles le daba la impresión de estar hablando con un ser, que prefiere dar las instrucciones más delicadas en un ambiente esterilizado de ondas indiscretas y sin que uno pueda verle bien el rostro. Trabajar en aquella atmósfera llegaba a afectar en el autocontrol de algunas personas que se volvían paranóicas, pero para eso existía un departamento entero de psiquiatras que andaba por ahí, ejerciendo un poder de tipo Gestapo. Pobre del que cometía un error donde tuviera aquel departamento su jurisdicción; ya podía considerarse listo para ser sometido a todo un proceso de moderna inquisición.

Mi vida familiar era pobre. Tenía una hermana bien casada, que siempre estaba regañándome por no conseguir una esposa y que hasta cuándo, iba a seguir así, como un muchacho, sin compartir mi vida con una buena mujer a mi lado. Me daba la lata en forma, y yo no podía decirle sobre el infierno que pasaba en mi maldita vida porque seguramente no me creerían y dudarían de mi buen juicio.

Ella creía que yo trabajaba en el Ministerio de Defensa y la cosa no iba por ahí, tampoco, por lo que yo callaba, y la molestaba ocasionalmente al pedirle que me tenga un cuarto para pasar la noche.

Cuando mi padre murió de tristeza por la muerte de mi madre, estuve a punto de salirme del servicio. Pasé la mayor parte de la crisis en unas vacaciones, disfrutando del clima riobambeño y de la melancolía polar de sus paisajes, algunas putillas serranas me sirvieron de modelos para pintarlas al óleo y me la pasaba pintando y pintando, con una determinación llena de fuerza angustiosa, los retratos de mi padre y de mi madre.

Luego volví a los números y a las sesiones de trabajo inagotables, números y más números que escupía el ordenador y algo en mi mente tomó forma. Cuando llegara el tiempo de mi retiro me dedicaría a pintar a las prostitutas de Riobamba y me quedaría a vivir entre ellas. Les haría ganar dinero, con la fuerza de mi intelecto las organizaría y tendría una gran familia a la que yo cuidaría y que cuidarían de mí.

Cuando llegó la hora del retiro estaba nervioso y consultaba insistentemente el reloj. Eran las cinco. Se acercaba la hora crepuscular que tanto utilizaba en mis óleos. Al fin había llegado la hora del retiro.

Sus ojos estaban cargados de lágrimas. Tal vez habría podido ser feliz con esa milagreña que tanto se acercaba a mí. La vida continuaría para ella y para mis compañeros llevando una vida concentrada en el oficio de contables secretos.

Tere era demasiado buena para meterla en mi vida de mierda, completamente intervenida por los escuchas de los servicios de inteligencia. Otros podían vivir de esa manera, hablando, pensando y observando el paso de la vida sabiendo que gente del gobierno los estaba escuchando, pero yo nunca me pude acostumbrar y hacía de mi soltería un acto de rebelión. Mis andares nocturnos eran una protesta, pero que sospechaba más daño me hacían a mí que al gobierno.

Firmé con verdadera satisfacción la carta de retiro por antigüedad y respiré feliz. Tenía cincuenta y cinco años. Cuando partí, sentí que atrás de mi, venían los pasos de Tere. La volvería a ver algún día? Me subí al taxi y el viaje fue incomodo. Al final, en medio de la negra noche, me quedé dormido.

Seguramente estaba soñando, sí, estaba soñando. Hablaba con un tipo de facciones asiáticas. Me sentía culpable, por qué? El tipo en cuestión era un asesino. Lo podía ver en su rostro. Caminamos por un pasillo oscuro y tenebroso que desembocó en un cuarto de baño.

Ese tipo me enseñó la bañera repleta de carne molida. Luego, este tipo asiático, me enseñó una funda de plástico repleta de huesos sanguinolentos listos para ser enterrados. Luché por despertar de aquella pesadilla de horror. Carne molida de seres humanos!

El chofer me despertó. En su boca brillaba un diente de metal. Le pagué con manos temblorosas, me sentía como un anciano. Sudaba copiosamente. La brisa del mar me golpeaba en el rostro. Que fresco era todo aquello! Las olas del mar, de color verde, un verde puro, transparente, esmeralda, virgen y salvaje.

El taxi lo había dejado en el frente de una villa de El Miramar. La calle arenosa era de la gasolinera, busqué el 909, me acerqué como una canoa recargada, con mucho cuidado, empujé el timbre diminuto, que flotaba en la pared, como una mancha de tinta. Presioné varias veces y al rato se escuchó un tac hermético y gris.

Cuando la puerta se abrió, una mujer dueña de una preciosa obesidad, su suave cabellera compuesta por rizos de oro y mirada fascinante, apareció en medio de un pequeño y elegante camino pobremente iluminado.

La pregunta quedó flotando en el aire y al lado de la mujer obesa, surgió la figura sexi de una linda muchacha ataviada con un traje masculino, y en su cabeza lucía uno de esos cortes de pelo corto de estilo francés.

Las cosas habían quedado claras en el Guayas. El Volkswagen había sido vendido y el dinero depositado en una póliza, el departamento, vendido y el dinero fue a parar en otra póliza, los muebles y electrodomésticos, todo vendido, y a parar al banco.

Cuando Lucio se despertó, le dolía terriblemente el cuello por haberse quedado dormido en una mala posición. Recordaba los ojos azules de Teresita, húmedos de lágrimas, y obliguó a su mente a cambiar de imagen, tenía que pensar en otra cosa menos dolorosa.

Doña Laura encendió la habitación y ésta estaba recién pintada de blanco, limpia, desinfectada de ácaros y chinches, y con el aire acondicionado encendido. La habitación estaba fresca y lúcida, incluso olía a perfume de mujer.

Lucio no sabía en realidad que responder. Él esperaba algo parecido a la atmósfera de su Riobamba, pero en Salinas todo era diferente: el clima unas veces templado, y otras, caluroso; las razas de sus habitantes; los colores y diseños arquitectónicos de los vecindarios.

- A propósito, monsiur Lucio, no sé si a una persona como usted le llegue a interesar, pero yo necesito un jefe de meseros en el negocio de la familia, usted sabe, alguien de confianza. Yo siempre acierto en mis juicios y sé de las penalidades de los artistas, en fin, si llega a necesitar un ingreso extra...

El Mono Jadeante era un hotel bar strip tease -, restaurant, que funcionaba en Muey y que le brindaba el mejor entretenimiento a los turistas de la península. Todo el glamour, todo el vicio, toda la suavidad, estaba allí, para cualquiera que quisiera encontrarla.

Cuando Lucio se aflojó el nudo de la corbata, se dio cuenta que el interruptor de luz hacía corto y cuando trató de arreglarlo, Lucio sintió una pequeña sacudida. De pronto, en el exterior, se escuchó la explosión de un transformador y todo el barrio quedó a oscuras.

Lucio rió para sus adentros. Recordaba un episodio chistoso de la oficina. Fritz Robinson lo incordiaba con la pregunta curiosa, de qué misterio se traía entre manos en sus días francos y que si esto y que si lo otro, hasta que un día lo llevó a uno de los burdeles riobambeños, donde Lucio tenía un cuartito de pintor y le presentó a una de sus amigas.

Para Fritz, un tipo santurrón y desmañado, el sexo con una linda y azucarada prostituta era algo nuevo por no decir revolucionario, y casi se trauma con la experiencia. Lo peor de todo fue que, en medio del acto, que se llevaba a cabo con la torpeza caráctersticas que proporcionan unas copas demás en la cabeza, afuera explotó un transformador y se fue la luz. Al encender una vela, su torpeza hizo que esta gotera y que le quemara la nalga a la chica y de ahí la expresión: espermas calientes!

Los años no pasaban en vano, el clima de la playa se encargarían de aligerar y estilizar su figura. El aire yodado, el calor intenso, refrescado, de vez en cuando, por la brisa marina, el desierto y la brisa calina, que sofocan el último aliento de humedad y de vida en la zona.

Se tendió en el suelo, primero boca arriba y luego boca abajo y empezó a flexionar, levantando su propio peso. Suavemente, una y otra vez, buscando botar todas las toxinas con el sudor. Cuando los músculos de los brazos y espalda, acusaron recibo del esfuerzo, empezó a ejercitar las piernas con un ejercicio que se le llamaba paracaídas y mantuvo el paso hasta que las piernas empezaron a temblar.

Seguramente estaba dormido, totalmente dormido, pero sintió que se despertaba, su cuerpo era más joven. Había regresado al tiempo del curso de entrenamiento de fuerzas especiales en Quevedo. De pronto todo le parecía muy extraño. Ya no estaba en el campamento ni en el frío y lúcido departamento de Salinas. Se encontraba en un templo japonés. El cielo estaba despejado y él gozaba de todas sus facultades. Tenía la fuerza de la juventud, el ímpetu y la gallardía, que lo impulsaba a creer que nada lo podía detener.

Este hombre asiático se acercaba a él y Lucio estaba acostado, inmóvil, sintiendo que debía hacer algo, que debía defenderse. El asiático le cogió las mandíbulas y le forzó a abrir la boca para introducirle mecánicamente grandes pociones de carne molida de seres humanos.

Lucio se debatía, luchaba por liberarse de aquella parálisis y coger del cuello a aquel verdugo, pero no podía, y como música de fondo, se oía la risa de un hombre todopoderoso. Era la risa de un hombre cosmopolita y su rostro se unió al del asiático y juntos se reían a carcajadas, mientras el asiático, con el rostro sudado, le seguía haciendo tragar aquellas masas de carne molida de seres humanos. Más allá, se oía el grito de terror de Teresita y pudo oír sus pasos que se aproximaban al todopoderoso Greg Spanolopus y éste, la agarró del cuello y la empezó a estrangular.

Lucio se debatía y gritaba, sí, gritaba con todas sus fuerzas con el peligro de atorarse, con toda aquella carne molida humana en su boca y garganta, corriendo hacia abajo. De pronto escuchó, aterrado, el último grito de Tere, casi un estertor, que salía de su fina garganta cogida con aquella mano, como una tenaza y comprendió que Tere estaba al borde de la asfixia. Lucio hizo un último esfuerzo, un esfuerzo sobrehumano, un esfuerzo que salía del fondo de todo su ser.

Entonces, Lucio se despertó y otra vez estaba en el elegante camastro de aquel blanco, frío y lúcido departamento de Salinas y estaba otra vez gordo, viejo, sólo, acostado en aquella habitación que olía a perfume de mujer.

En el desayuno, Lucio se comportó con aquellos modales de soldado en colegio militar. Se sentía observado por doña Laura que estudiaba cada movimiento, cada gesto, cada palabra que decía o que dejaba de decir.

Lucio les habló a las dos mujeres sobre el tremendo efecto, que la proximidad del mar le causaba, que ellas se emocionaron como dos niñas de escuela, cuando un compañero les propone una nueva travesura.

Pero para Lucio, que tenía por costumbre ir de un lado del país a otro y que luego sus vacaciones las pasaba encerrado en los burdeles de Riobamba, soportando climas helados o internándose en selvas vírgenes, la proximidad al mar era como un bálsamo que nunca había probado en su vida.

La villa de doña Laura era toda de madera y pintada con colores de diferentes verdes en tonos pastel y combinado con el blanco. Aquella casa parecía la villa de recuperación y descanso de un barrio geriátrico de Miami.

Finalmente logró convencerlas de que lo acompañen a la playa y doña Laura le dio la orden a Cas para que preparara el Volkswagen. Con esa hermosa obesidad, doña Laura no podía ir a pié a ningún lado.

A duras penas caminaron, muy despacio, el pequeño trecho que separa de la calle hasta la punta de Paco Illescas, y ahí, la bella y obesa mujer de rubios cabellos, se acomodó en la arena como una ballena varada en la costa. Casmene lucía un traje de baño que se ajustaba perfectamente a su fino cuerpo de mujer. Danzaba y correteaba por la playa, jugaba con el agua helada de la orilla y sus pequeños pezones se ponían duros por el frío.

Lucio ataviado con un sombrero de local, estaba agachado sobre la tela registrando, con la misma minuciosidad del experto contable, cada detalle de color y sombra del paisaje marino; el mar lamiendo la orilla de rocas filudas; el cielo de un celeste argentino, libre de nubes; la arena brillando, con el fuerte reflejo del sol; las olas del mar precipitándose sobre la costa.

Lucio se compró una bicicleta, que equipó con pequeñas canastas donde llevaba sus pinceles y óleos para trabajar en las marinas. Todas las mañanas, después del desayuno, pedaleaba y pedaleaba, quemando grasa bajo un sol de justicia, que lo consumía todo hasta recocinar las rocas del desierto.

Había emprendido el largo camino, largo, largo camino hacia su jubilación. Pero, en vez de estar en el frío de Riobamba, con la consigna de pintar las prostitutas de la sierra, se encontraba en medio de este desierto calcinante, en un carretero polvoriento y abandonado de Dios. Pedaleaba y pedaleaba en su bicicleta de panadero con sus instrumentos a cuestas, pujando, en busca de un paisaje, de una escena que capture el alma de esa gente, de esta raza sometida y que lo espera todo de las fuerzas de la naturaleza y de los turistas.

Lucio pedaleaba, pedaleaba, pedaleaba y trataba de coordinar su respiración con el empuje de sus piernas. Podía sentir cómo los rayos del sol le quemaban la piel, poco a poco. Seguramente, para cuando llegara la noche estaría en su cuarto, todo de color rojo, con la piel en llaga viva.

Estaba completamente deshidratado, descansó sobre la arena y se quedó quieto, absorbiendo la brisa marina mientras esperaba que los latidos de su corazón se apaciguaran para ponerse a dibujar. Su férrea disciplina, en algunas ocasiones lo convertía en un bruto sin razonamiento alguno. Así que sacó su equipo y empezó la tarea de registrar con breves apuntes las combinaciones de los colores que le dieran a la arena esa textura inconfundible, esa razón de ser que tanto apasionaba a los costeños. Tendría que registrar en sus pinturas esa cualidad refractante del sol, esa constitución árida que convertía un balde de agua en una joya, un objeto sagrado, de importancia vital.

Luego estaban las olas del mar. Un mar infinito que se extendía más allá del horizonte y que se agitaba con la fuerza del viento, un mar que es territorio de Neptuno con sus espumas blancas azotando de manera infinita las rocas y las orillas de la playa.

Un mar de olas verdes, otras de color azul, y en algunas ocasiones revuelto y de color gris, y que por las noches apenas se distingue de la negra bóveda del cielo por el murmullo intermitente de sus olas.

El tiempo transcurría lentamente en Salinas. El tiempo, como un gran reloj de arena, le brindaba motivos de reflexión. Pronto, Lucio conoció a Pepo Quintana, que era un asesino de la legión de José Leone, el brazo armado de Alfonso Leone, el jefe de todos los jefes, de la península de Santa Elena.

Pepo Quintana se presentaba como un amigo, un guía, que lo llevaría a recorrer cada hueco de la península. Una noche en que Lucio se sentía vacío de cualquier tipo de inspiración, Pepo lo llevó al Mono Jadeante, el hotel restaurant y bar strip tease, que servía a Alfonso Leone de base de operaciones.

A Pepo le gustaba el show de strip tease de una chiquilla de diecisiete años llamada Amanda. Era algo espectacular la forma en que demostraba el ritmo que llevaba dentro de su ser. Su baile era un acto que exacerbaba hasta al más frío de los turistas.

Todo el mundo aplaudía a rabiar a Amanda, que siempre terminaba su show, completamente desnuda y empapada de sudor. Desgraciadamente nadie podía meterse con aquella chiquilla porque sólo don Alfonso Leone la podía tener. Para decir la verdad era su preferida. Una chica que estaba a punto de ingresar formalmente a la familia.

La esposa de don Alfonso Leone era una mujer alta, rubia, con raya en medio y respondía al nombre de Pandosia de Leone. Tenía un notable parecido con la actriz Linda Evans. La señora Pandosia rara vez se dejaba ver en el Mono Jadeante y vivía recluida en su elegante y acogedora villa de estilo minóico en el Miramar. Cuando Pandosia supo, que el nuevo inquilino de su cuñada Laura era un pintor, pronto concertó una cita a través de Pepo Quintana, que en ocasiones trabajaba como recadero de todo el mundo. Pandosia quería que un artista diestro, pintara su retrato en tamaño natural, para colgarlo en su sala de tipo mediterráneo.

Todas las mañanas, llegaba Lucio, se desayunaba y leía el periódico mientras esperaba a que doña Pandosia lo recibiera, Lucio encontraba en la señora un raro parecido con la actriz Linda Evans. Después se enteró, por la doméstica de la casa, que la señora quería ese retrato para dejárselo a su esposo como recuerdo, ya que ella padecía de cáncer al seno izquierdo. Y a pesar de la insistencia de su marido y de la familia, ella rehusaba tratarse. La señora tomó aquella enfermedad como una señal de Dios. Era la forma como Dios quería mandar un mensaje a don Alfonso por todos los asesinatos que había cometido.

Cuando Lucio conoció aquel delicado detalle de la señora, empezó a recordar la muerte de sus padres y pintó aquel retrato suyo, como una verdadera sinfonía a la muerte. Cada detalle, cada rasgo era capturado por el maestro con una dedicación y una maestría verdaderamente impresionante. De ésto pudo dar testimonio Caulonia, la hija de don Alfonso. Era una chiquita mimada y exigente, casi nada la complacía y sólo por incordiar a su padre, se había convertido a la religión de los mormones. Aquella fe, que tenía como profeta a José Smith.

Caulonia le hablaba y le predicaba las buenas nuevas del libro Mormon a su madre y ésta la escuchaba con aquella infinita paciencia, que no perturbaba absolutamente nada. Doña Pandosia escuchaba a su hija, sobre aquellas revelaciones, con la misma tranquilidad con que Alfonso mataba algún tipo que ponía en peligro la organización.

Incluso, la misma doña Pandosia, con los ojos llenos de lágrimas, le había conminado, chantajeando y sobornado al Pepo Quintana, para que él se convirtiera en su confidente. De esa manera el pobre Pepo al ver esos ojos azules, preciosos, inundados de lágrimas y al saber que la pobre señora estaba desahuciada, le contó cómo su marido controlaba la disciplina en la organización. Al tipo que se lo sorprendía en un camino equivocado, es decir, desobedeciendo las órdenes expresas del gran jefe de todos los jefes, le metían una bala en la nuca, otra en la boca, lo cortaban en pedazos y lo incineraban o lo enterraban en alguna pared de cemento o terminaba formando parte de la base de concreto de algún edificio de Salinas.

Lucio pintaba el retrato de la señora con una lealtad apasionada. Ella siempre tenía una mirada triste, no muy triste, pero una mirada que veía a la muerte como el comienzo de la línea costera de un mundo ultraterreno, donde profundas cavilaciones la habían empezado a acostumbrar a aceptar. Ella veía y sentía su muerte con cada día que pasaba y poblaba su transición como lo haría un pasajero que se encamina a realizar un largo viaje en un crucero. Estaban los seres queridos que la iban a despedir y que por orden de Dios no podían acompañarla en su viaje espiritual, y estaban los familiares queridos que la esperaban, que la recibirían, gentes que ella había amado y que había perdido y que ahora había llegado la hora de volver a encontrar.

Cuando Caulonia se derrotó a sí misma al aceptar el indudable talento de Lucio, quiso ser parte del todo y le rogó a su madre que el pintor la retratara también. Lucio pintó a Caulonia mientras hacía esa nueva gimnasia rítmica llamada aeróbicos y luego la pintó en compañía de su dóberman preferido, llamado Circo, Lucio los pintó, capturando un momento especial de pleno acercamiento fraternal.

Ahora Caulonia, se había empeñado en convertir a la fe de José Smith al propio Lucio. Para Lucio era una verdadera pesadilla tener que soportar a esta aniñada de mierda, que pretendía saberlo todo.

Hablaba con una seguridad ridícula sobre temas delicados como el libro de Mormon, el libro sobre Doctrinas y Convenios y La Perla del Gran Precio, y no mostraba ni respeto ni tolerancia por las ideas ajenas.

Cuando Lucio, mostrándose vil, le decía que envidiaba la seguridad con que emitía tan profundos juicios y sentencias, la muy pretenciosa le respondía con una sonrisa preciosa en el rostro que eso se llamaba fe.

Lucio suspiraba, lleno de impaciencia, hasta que por fin, tuvo que abandonar su trabajo y decirle a la señora Pandosia que se tomara un tiempo para descansar y de esa manera, ir a la cocina para decirle, muy diplomáticamente, a la chiquilla malcriada e insolente, que él sí sabía cómo preparar su tan apetecida leche de soya. Caulonia batía palmas y se portaba completamente diferente a como se había conducido con el servicio doméstico. Su carácter era así de inestable. De un momento a otro podía pasar de la cólera más demencial para luego, a los poco segundos, mostrarse toda ella llena de dulzura. Lo único que había que hacer era cumplir con sus malditos caprichos. De buena gana Lucio la hubiera abofeteado, pero dominando su indignación con la misma férrea disciplina con que había triunfado en el servicio militar, cogió un papel y una pluma y anotó la mecánica de la preparación de la leche de soya.

Cuando finalizó la exposición, Lucio se sentía más tranquilo, la pedagogía ejercía en él un efecto terapéutico y cuando volvió sus ojos hacia Pandosia, ella lo estaba mirando con ojos de ternura.

Los días en que Lucio pintaba a la señora Pandosia, los culminaba con unas noches llenas de amable excitación, ya que se hizo visitante asiduo de Le Mono Pantelant. Aparte de Amanda, había otra chica que también le gustaba ver por su maravillosa danza nudista. Era un verdadero show erótico de los tiempos antiguos aquellos movimientos, que nunca se repetían y que variaban según el ritmo de la música que el disck jockey les ponía. Las luces multicolores, la decoración de alfombras rojas que tapizaban las paredes, los espejos gigantescos que devolvían las imágenes del interior con confusos reflejos, toda aquella atmósfera daba la impresión de ser un manicomio donde los internos tenían el control.

La única razón por la que don Alfonso no se metía con Terina, era que Amanda era celosa, menor de edad, más depravada, más viciosa, complaciente, capaz de realizar cualquier acto de depravación con tal de satisfacer al único hombre capaz de sacarla de aquel mundo de monstruos, de aquel lupanar y antro para degenerados y de la maldita pobreza en que tenían que vivir las cholas de la playa, que no tenían las suficientes luces para forjarse un destino más próspero.

Cuando terminó su show, Terina, fue a visitar a aquel hombre maduro y robusto, que impresionaba con esos hombros poderosos y esa mirada penetrante y diferente de los demás hombres. Los otros hombres que trabajaban en el Mono Jadeante, no miraban de frente, sus miradas eran esquivas y llenas de incertidumbre. En el Mono Jadeante se reunían toda la crápula, todos los mafiosos de la península y estaba prohibido tomar fotos dentro de las instalaciones. Cuando Lucio quiso pintar aquella atmósfera repleta de caras intimidantes, siniestras y peligrosas, tuvo que hablar con Casmene, con doña Laura y con José Leone, el capo aficionado a la música de Julio Jaramillo.

Aquellos rostros irradiaban una energía criminal, de asesinato, robo y tortura. Habían algunos que se presentaban siempre en pijamas, un picahielo en la mano dentro del bolsillo y zapatillas de andar en casa, esos eran los más sicópatas y peligrosos.

Terina se acercó. Olía a un perfume penetrante y parisino. Después de cada show las chicas se bañaban y acicalaban para, luego, ir a sentarse junto a algún cliente para satisfacer sus estómagos vacíos. A cambio de eso juntaban su piel a la del turista, le enseñaban las tetas de manera provocativa y discreta, a la vez. Se acercaban lo suficiente para dejarse oler sus fragancias enervantes y seductoras y siempre se comunicaban hablándoles a los turistas al oído, para que ellos pudieran morbosearlas, apretarlas y enredarse en las telarañas de la seducción, que irremediablemente terminaba en oscuras noches de pasión desenfrenada, con peligro para algunos de sufrir un infarto, llenas de gritos de placer y semen.

Todas las chicas cumplían una misma función. Se ponían de acuerdo con el disck jockey y éste les manipulaba los sentidos con la música de su preferencia. Ellas bailaban un par de canciones con todas sus fuerzas y luego el disk jockey les enviaba un par de canciones suaves para que las chicas recuperen el aliento.

Cuando éstos se disponían a sacar un billete para colgárselo en las ligas de las bailarinas, éstas se volteaban y colocaban sus sudorosos glúteos prácticamente encima de las narices de los asistentes. Todo el mundo gritaba y celebraba la lujuria en su máxima expresión.

Ningún cliente se podía propasar con las muchachas y para que esto se cumpla con estricto orden, estaban los capos de turno y de terno, vigilando, curados de cualquier sentimiento de novedad con respecto al show de las chicas. Eran las mismas chicas repitiendo el mismo paso de baile y las mismas risas y gestos de seducción. Pobres ángeles caídos de la noche. Con sus cabezas huecas, en qué más se podían meter para ganarse la vida, en nada.

Un día Terina le propuso irse a vivir, ella y su hijo, al departamento del artista. Lucio no sabía qué decirle. En verdad congeniaba con esta mujercita de senos robustos y cintura apretada. Le dijo que lo harían, pero como un tiempo de prueba, a ver si las cosas funcionaban.

Entonces, Lucio empezó a volver a pintar mujeres desnudas. Terina era su inspiración. Aquellos pezones grandes y negros, aquella pequeña y estrangulada sombra entre sus piernas, lo transportaba a mundos de secreto placer. Ella yacía recostada sobre un sillón o sobre la cama y él la pintaba cuidando cada detalle. Para el color de su piel no usaba el blanco y el rojo como la piel rosada de doña Pandonsia. No. Acá el color de Terina era más bien el de la aceituna, el blanco, el crema y el verde. De esa manera se obtenía aquel color de piel llena de voraz sexualidad, que atraía a Lucio como un agujero negro.

Todo era tremendamente cósmico con Terina, la forma de su ombligo, que colgaba de aquella barriga pequeña, griega y forzada hacia delante, sus ricos senos colocados entre aquellos hombros estrechos y femeninos. Su boca poseía unos labios mediterráneos, como sacados de un mosaico de la antigua Grecia y se combinaban con aquellos ojos azules sobre unos cabellos negros. Toda ella era una provocación, una invitación a entrar en un mundo lleno de carnes suaves, de conductos estrechos y húmedos, de olores ya dulces ya amargos.

Casi nunca estaban acostados en la misma cama. En las noches ella bailaba en el Mono Jadeante y él estaba en el departamento y cuando ella llegaba al amanecer, él salía con sus instrumentos y su bicicleta a buscar y capturar paisajes marinos. Lucio era un hombre como cualquier otro y le excitaban las cosas bellas de la vida, pero a su edad y con su experiencia, había aprendido a tomarse las cosas con más calma.

Una tarde que Lucio tomaba un baño, sintió que Terina entraba al departamento y que acostaba a su pequeño hijo. Luego sintió que Terina abría la puerta del baño y escuchó su voz que le decía con el ánimo fatigado:

Cuando Terina entró al baño, Lucio se volvió y ella se tapó un poco el cuerpo desnudo. Ese cuerpo que había modelado para él y que se derretía por él, ese cuerpo que se abría como una fruta fresca ante la mirada de él, ese cuerpo cuyo corazón palpitaba de extrañeza, curiosidad e incredulidad cuando él se mostraba desinteresado, pero sin ofender ni despreciar. Lucio se había convertido en un misterio para Terina, se había convertido en una necesidad escuchar su voz, se había convertido en una obsesión que la aturdía en las noches y que la llenaba de calor en aquellas zonas de su cuerpo, en aquellas fronteras y abismos donde ardía una llama de pasión.

Terina le enjabonó el pecho con una vieja esponja y se acercó lo suficiente para pegar sus apretados vellos púbicos en la cabeza del pene de Lucio. El pintor sintió una poderosa erección y Terina le dijo a Lucio, mientras lo miraba a los profundos ojos:

Terina se fue agachando, poco a poco, y colocando sus labios abiertos alrededor de la cabeza del pene de Lucio. Terina lamía la carne del pene que rodeaba el pequeño agujero. Lamía alrededor mientras su pequeña mano iba apretando el tronco del falo de Lucio. Lucio empezaba a entrar en aquella espiral de sensaciones, en aquella crisis, que como un rayo aprisiona los sentidos hasta hacernos desfallecer. Las venas del falo de Lucio se brotaban cada vez más y más.

Ahora Terina había introducido toda la cabeza del falo en su pequeña boca y seguía acariciando con la punta de la lengua la base de la cabeza, justo debajo del agujero. Entonces escuchó que Lucio se quejó suavemente y Terina sintió en su boca y después en su garganta un líquido cremoso y caliente con sabor amargo y más salado que el sudor.

Esta vez iba borracho o drogado en el asiento trasero de un taxi, lo cierto es que iba con las facultades bien disminuidas. El taxi lo conducía por diferentes y recónditos arrabales de Salinas. Finalmente se detuvo y los ojos de Lucio veían todo sin ver nada, no podía distinguir nada con claridad, babeaba y sobre sus ojos pasaban fogonazos de luz incoherente.

Lucio sintió que dos hombres lo sacaban del taxi y que lo metían a un cuarto, que lo desnudaban completamente y que le tiraban baldes de agua servida, detritus fecales, lodo y toda clase de porquerías.

Era una risa incontenible y al fin pudo ver el rostro de ese hombre, era un hombre calvo con unas cejas arqueadas y tétricas, lo miraba a él, fijamente, y se reía con una risa demencial, que salía de lo más profundo de su alma. El rostro asiático volvió a acercarse y lo volvió a tomar de las mandíbulas como a un niño indefenso y Lucio apenas podía ponerse a gatas y éste asiático lo garraba, lo forzaba y le abría la boca y le volvía a meter carne molida de seres humanos y le obligaba a tragar esa porquería sanguinolenta.

Después, Lucio sintió que el asiático lo empezaba a estrangular con sus manos, que eran como garras y cuando se despertó estaba en el suelo y Terina, arrodillada a su lado, tratando de calmarlo.

La casa de Pandonsia tenía las paredes decoradas con bellos frescos que representaban delfines, focas, pulpos y escenas prehistóricas y rupestres con toros y cazadores. Había muchos hombres representados con una técnica primitiva, montados en carruajes de combate y junto a ellos había muchas mujeres con el torso desnudo y sus peinados alborotados por el viento que flotaba libremente.

Cuando Lucio se acercó a la puerta de la villa de doña Laura, ésta se encontraba semiabierta. Entró y esperó en la sala. Al ver que no salía nadie a su encuentro, subió por la escalera para ver si todo estaba bien. Entró a un dormitorio en cuyas paredes se representaban escenas de prostitutas ofreciendo su servicio a clientes desnudos como en la antigua Pompeya, y luego a un cuarto de baño, y cuando abrió la puerta pudo ver el cuerpo, la espalda gorda, desnuda y los bellos, seductores y abundantes glúteos de doña Laura, que se remojaba bajo un chorro de agua fría, mientras sostenía con la mano un artefacto de metal, largo y ergonómico, con una esponja suave en la punta y que utilizaba para enjabonarse y limpiarse aquellas partes íntimas, que con su cintura y brazos gordos le era imposible llegar.

Lucio retrocedió, abochornado y sintió que la sangre se le agolpaba en la cabeza, pero se fue tranquilizando al ver, que la gorda y distinguida dama, siguió como si nada, se viró y continuó con la titánica labor de limpiar y restregar su voluminoso cuerpo.

Doña Laura era una mujer obesa, ciertamente, pero su gordura en vez de afearla la agraciaba, convirtiéndola en una mujer de proporciones gigantescas y seductoras. Vivía casi recluída en su villa en compañía de la belleza transexual, Casmene. Ahora, se dedicaba a ser consejera de cuestiones del corazón, de los jóvenes miembros de la familia Leone y Miraglia. Nunca, ningún hombre pudo acercársele para entregarle y derramarle en el vientre su amor, por el temor que inspiraba la fama de su hermano Alfonso.

Alfonso Leone se ganaba la vida desde pequeño como chambero y recolector de periódicos y botellas vacías. Toda basura mal parqueada, que encontraba en la calle la recogía para las empresas de reciclaje. Un día corrió por toda la península la noticia que el CID, un importante partido político del Guayas, estaba reclutando gente de la costa. El joven Alfonso se presentó a la recluta y con aquel hedor a basura y los ojos desorbitados por el achicharrante calor del sol, aunque asustó terriblemente a la señorita, logró enrolarse como guardaespaldas del diputado más influyente del CID. Otro muchacho de la península también se presentó, se trataba de Esteban Miraglia, un local atildado, de frente amplia, que daba más la impresión de ser universitario.

Ahora, Alfonso Leone se encontraba en una encrucijada. Tenía la sospecha de que había un soplón dentro del círculo familiar y algunos detalles reveladores señalaban a un hombre de Paúl Ditto, un tal Máximo Echeverría. Alfonso convocó a todos los hombres de esa sección y frente a todos ellos, sentados en una gran mesa de un departamento especial o sala de reuniones, dejó que Pepo Quintana le disparara en la base del cráneo mientras Alfonso hablaba sobre la Omerta.

- Mire, mi estimado pintor. He conversado con mi cuñada y me quedé muy sorprendida con lo bien que me ha hablado de su trabajo. Lo que le voy a proponer es que me pinte a mí, también, un retrato de tamaño natural, entiende?, qué?, cree que podrá hacerlo?

Finalmente, Terina se había contactado con el survietnamita Ngo Son y le había hablado con un entusiasmo poco frecuente sobre aquellas telas y Ngo, pudo sobrentender, que Terina estaba jodiendo con aquel sujeto. Como se habian separado sin ningún resentimiento, aceptó ser el intermediario para conectarlo con su jefe, Greg Spanolopus.

Ngo Son era un survietnamita que se había ganado la vida como boxeador tai en los cuadriláteros de Bangkok. Cuando Greg Spanolopus lo vio pelear quedó absolutamente encantado con aquella salvaje maestría y de inmediato lo contrató como brazo armado.

Greg Spanolopus era un griego universal. Ya había perdido la cuenta de las veces que había dado la vuelta al mundo. Era el dueño y señor de cada máquina de juego y Casino del Guayas. Nadie sabía que había una pena que lo corroía en el fondo de su alma. Su hija era una drogadicta que se consumía irremediablemente con la droga que traficaba su propio padre. El motivo?, una decepción amorosa con el hijo de Alfonso Leone, como protagonista principal. El joven había preferido los encantos y la pasión de la dulzura nívea de una de las chicas Miraglia.

Casmene le había hablado a don Alfonso, de la experiencia de Lucio como contable, y le calentaba la oreja a cada rato, con la necesidad de utilizar su ayuda como auditor de todas las operaciones, que se fraguaban tras la fachada del Mono Jadeante. Alfonso le comentó de pasada a Esteban sobre la conveniencia de la idea de Cas sobre una auditoría particular sobre todos los movimientos que tenían entre manos. Esteban Miraglia era el cerebro comercial de todas las inversiones, tenía un don especial para convertir en oro todo lo que tocaba y como no quería ningún problema o crisis de confianza con el jefe, aceptó.

Doña Laura sería la encargada de darle la noticia a Lucio sobre la idea de realizar una auditoría a los libros contables, guardados en la computadora del Mono Jadeante. Lucio le recordó que él había venido a empezar una nueva vida, que estaba retirado del mundo de los números, que en fin!, él no quería volver al pasado.

De pronto Lucio, que supuestamente, había ido a Salinas a vivir de la pintura y a disfrutar de su jubilación, se estaba envolviendo en más y más actividades, que exigía su mejor atención. Era un ritmo que se ponía cada vez más presionador, como una espiral, donde Lucio caía cada vez más profundo sin poder detenerse.

Su vida se había transformado en una estrecha galería poblada con hermosos cuadros realistas, llenos de luces y sombras que le daban a aquellos rostros o paisajes la impresión de haber sido ejecutados por un fotógrafo. Así, entonces, estaba el retrato de doña Laura sentada desnuda sobre un sofá; un paisaje lluvioso de Canoa; Caulonia en una sesión de aeróbicos; la misma Caulonia tomando desayuno; otra vez Caulonia patinando en el Malecón de Chipipe; Caulonia junto a su dóberman Circo; Caulonia con traje de noche en el Casino; un retrato del hijo de Terina dormido en la cama; un autorretrato retrospectivo de Lucio con terno, frente a su computador; Terina lavándose con el torso desnudo el cabello con agua dulce; una fiesta con kaipiriñas en casa de un escultor anónimo; una marina mar adentro en Shit Bay; una fiesta en el Mono Jadeante; un retrato de Alfonso Leone en su oficina, retrato de Amanda colocándose unas medias de seda; retratos de bellos transexuales, Rocío y Cecilia, bebiendo en la barra del Mono Jadeante; un artista anónimo trabajando en una escultura; un concierto de rock en el patio de la primaria del Espíritu Santo; cuatro surfistas esperando una ola en el Miramar; reunión de surfistas en Paco Illescas; los transexuales Rocío y Cecilia comprando en el 7-11; un taller de sastrería; el transexual Casmene, subiendo unas escaleras; una lavandera de Ballenita con el torso desnudo y mojado en plena faena; el velorio del pescador que no volvió; criminal juzgado en Comisaría; una pizarra con ecuaciones; y, para terminar, Terina abrazando a su hijo en la sala de un hospital.

Ahora empezaba la minuciosa y estremecedora labor de ir por las mañanas al Mono Jadeante para reunirse con Cas y empezar a revisar las cuentas, los libros, facturas, programas de informática contable, una serie de claves y todos los detalles y mecanismos que habían utilizado para registrar las entradas y salidas de dinero.

Gracias a Dios el trabajo se realizaba en una oficina con aire acondicionado!, el calor era insoportable, Lucio terminaba cada jornada del día con la cabeza latiéndole, los ojos inflamados, la camisa empapada de sudor y con gripe alérgica, por el polvo que se había acumulado en los documentos.

De regreso, cuando Lucio llegaba a su departamento, se duchaba y se sentía aliviado con el frescor del aire acondicionado, encendía la radio y se relajaba escuchando a FREAK OUT de Norma Jean Wright y Lucy Martin, mientras se bebía un gran vaso de té helado.

En poco tiempo, Lucio descubrió que el Mono Jadeante era un negocio rentable, pero habian algunos ingresos de dinero de origen algo misterioso, que funcionaban como cuentas en claves que Cas no quería revelar. Lucio fue anotando cada clave mentalmente y cuando llegaba a su departamento las apuntaba. De esa manera cuando el gran jefe de jefes le diera la oportunidad de verlo cara a cara, él se lavaría las manos con respecto a esos dineros. Eran cantidades grandes de dinero y tanto las entradas como salidas de esos dineros estaban en clave.

En Quito un diputado se estaba moviendo en el ministerio de gobierno y estaba tras la pista de la familia Leone Miraglia. Recopilaba testimonios, archivaba recortes de periódicos, entrevistaba en secreto a ex funcionarios y estaba hablando con Inteligencia Militar del Ejército para intervenir los teléfonos del Sindicato de Transportes Interprovinciales.

Los ojos y oídos de Esteban Miraglia, que trabajaban en el Congreso Nacional, pronto dieron cuenta de aquellos movimientos a Paúl Ditto y éste, como funcionario de enlace entre las dos familias, pulsó el botón de alarma. Don Alfonso Leone don Renzo-, no perdió nada de tiempo y le dio la orden de detener a aquel sujeto.

El distinguido profesor universitario Eugenio Villaquirán, había decidido pasar unas vacaciones en Salinas. Quería ver con sus propios ojos el terreno donde se desenvolvían esos malos ciudadanos, que aterrorizaban en diferentes partes del país. A esas alturas ya Esteban Miraglia había ordenado actuar a su hermano Antonio y ahora resultaba que el cordero venía con sus propios pies al matadero.

Esteban Miraglia intervino el teléfono del honorable profesor y estaba al tanto de las idas y venidas del diputado. En una bella noche Salinera el profesor salió del hostal a dar una vuelta por el malecón para hacer tiempo, mientras su esposa se terminaba de arreglar. Ni bien cruzó la calle y dobló la esquina, cuando dos hombres a punta de pistola lo obligaron a subirse a una Station Wagon para llevarlo con rumbo desconocido. El tiempo pasó y la familia se vio en la necesidad de seguir los trámites legales para presumir y luego reconocer al esposo como muerto. Nunca hallaron el cuerpo.

Los días transcurrían como si el reloj de Salinas no tuviera manecillas. Todas las tardes Lucio venía a su departamento con la cabeza toda congestionada por las cifras. Durante el día el Mono Jadeante era un hervidero de bailarinas que ejercían diferentes oficios como masajistas, estilistas de belleza y prostitutas.

En un departamento aparte, todo tapizado de rosa y espejos en los techos, se encontraba el alto y obeso jefe y junto a él estaba la preciosa Amanda. Era la hora del almuerzo. El gran don estaba frente a una gigantesca fuente que contenía abundante sopa marinera caliente como el mismo infierno ubicado en las entrañas de Israel.

Amanda le hablaba al oído al gigantesco don, cuya obesidad y corpulencia, con su cabeza adornada por una melena leonina y partida por la mitad y blanca, le daba el aspecto de un extraño sapo de las selvas orientales. Lucio en su vida como Adison Adler, había conocido y visitado a pié, intrincados rincones de la amazonía y había visto toda clase de fauna y de la más inverosímil que uno pueda imaginar.

Lucio le dijo que el Mono Pantelant estaba en perfecta salud económica, pero que dentro de la contabilidad, él había detectado un movimiento contable adicional con claves que Cas se había negado revelar y, que con respecto a esos voluminosos movimientos de dinero, él no sabía qué registrar en sus informes.

El jefe de todos los jefes del Sindicato de Transportistas Interprovinciales, lanzó un suspiro que escondía una meditación larga, como si ya hubiera estado esperando esa noticia o algo parecido. Después de una breve pausa en que sus ojos se posaron en el rostro de diecisiete años de Amanda, le dijo a Lucio lo siguiente:

- Mira, mijo, con respecto a ésto, verás, no quiero que registres esos movimientos y las claves con todas sus entradas y salidas quiero que me lo entregues así, sin descifrar. Habrá algún problema con eso?, he Lucky...

El transexual Casmene lucía más sexi y bella que nunca. Estaba cubierta de pieles, aretes y joyas, que le daban la impresión de una mujer cosmopolita. Mientras todos esperaban cualquier noticia del cuerpo médico, Casmene se paseaba intranquila como una yegua nerviosa. Movía su cuerpo como una serpiente del desierto y sus tacos de puntas finas golpeaban el piso pulido y desinfectado con una imperiosa persistencia. Su cuerpo despedía un olor exquisito. Tal parecía que aquella piel blanca y llena de voluptuosas pecas poseía una textura fina y seductora que invitaba al tacto.

Una de las noches que Lucio nunca olvidaría fue cuando el gran jefe Alfonso Leone lo llevó a Lucio, él mismo manejando el auto, a conocer a un escultor, que de día trabaja en sus proyectos y por la noche preparaba unas kaipirñas exquisitas.

Sus herramientas, su materia prima era la chatarra, que José Leone le traía de vez en cuando. Era increíble lo que aquel sujeto anónimo hacía con el hierro. Sus trabajos poseían ese toque realista que tanto buscaba Lucio en sus trabajos con los colores.

Aquellos cuerpos, aquellas máscaras que representaban mujeres y niños de la mano y paseando por las playas, poseían una fijación, casi obsesiva, por el detalle anatómico. Don Alfonso don Renzo-, se tomó un par de tragos y los dejó solos para que los artistas se comunicaran.

Lucio conversaba sobre las posibilidades del arte tropical en un futuro no muy lejano y ambos llegaron a la conclusión, que el arte en un país, tan identificado con los negocios estaba condenado a la extinción.

Lucio estaba más que bebido, se sentía muy torpe y el viento que le golpeaba la cara lo ponía más ido. Cuando llegaron al departamento, Terina había salido a trabajar y no había nadie. El transexual Cas, con su figura delicada, tuvo que hacer verdaderos esfuerzos para guiar a este hombre fornido que pesaba y pesaba. Cas tenía que cogerlo impulsarlo, sacarlo del auto, sostenerlo, evitar que se vaya para un lado o para el otro. Este ajetreo iba excitando al bello transexual, que se deleitaba oliendo los olores corporales de hombre de este misterioso artista contador, que estaba tan cerca de ella y tan lejos. Cuando llegaron, Cas lo desvistió a Lucio y lo acostó y apagó las luces del departamento. Sólo dejó encendida una pequeña luz de lectura y sin poder resistir la presión del deseo, empezó a desvestirse.

Con sus manitas llenas de anillos y olores punzantes, empezó a tocar el pene de Lucio. Sentía aquella piel un poco más fina, más delicada, rodeada toda con aquellos pelos apretados que escondían un olor peculiar e íntimo. Cas puso sus labios en el pene de Lucio como un apretado anillo de bodas y empezó a succionar hasta que el pedazo de carne respondió, poco a poco, hasta ponerse duro y grande como una espigada caña. Una caña de piel y tejidos, que en su interior escondía un néctar del color del látex, la sangre de los árboles de caucho.

Cuando al fin aquel cuerpo carnoso se calentó e inflamó lo suficiente para expulsar su blanco chorro de vida, Cas se deleitaba embarrándose la cara y la lengua con aquel precioso incienso que se había consumado en el altar de su boca y su cara.

Al día siguiente, Lucio se despertó desnudo en su cama y con una fuerte resaca. A su lado estaba el cuerpo caliente y bien formado de Terina, que se había puesto unas anteojeras para dormir la mala noche. Afuera el viento entraba galopante por las ventanas y se podía oír el rugido del mar. De pronto sonó el timbre y Lucio se percató que se trataba del correo. Una carta de Ngo Son le anunciaba lo siguiente:

La inauguración de una nueva sala de juego, fue la ocasión esperada para presentar a los amigos de don Greg Spanolopus los trabajos de Lucio, recopilados por varios meses. Aquella fue una noche de gala. Se iba a botar la casa por la ventana.

Lucio había terminado de realizar la auditoría a las operaciones de El Mono Jadeante y en un breve intervalo en el que tenía que preparar un informe, dispuso de tiempo para reanudar sus recorridos artísticos. Pintó una marina en Shit Bay, en el mismo sitio. Para lograrlo, alquiló un pequeño bote y se metió mar adentro. A duras penas pudo realizar un breve y apretado bosquejo sobre la constitución del mar de aguas agitadas, sobre las pequeñas olas que reventaban. Un día venía de regreso de las candentes arenas hacia su departamento, montado en su bicicleta, cuando un hombre lo detuvo para decirle algo. Cuando Lucio se detuvo sintió en la nuca un fuerte golpe y se desvaneció por completo.

Greg había firmado un cheque del Lloyds Bank por la cantidad de tres mil dólares. Luego se lo extendió a Lucio. Lucio lo tomó y miró con los ojos de incomprensión e interrogación. El hombre de rostro asiático le dijo que era Ngo Son y el señor del cheque, don Greg Spanolopus. Don Greg le dijo que en la carpeta, que le iban a entregar a la salida, estaban las fechas e indicaciones para la exposición de los óleos. Greg le dijo que le gustaba su trabajo y de una gaveta sacó una foto en blanco y negro del joven Spanolopus dándole la mano al hombre duro de Kansas, Nick Civella.

La hermana de Spanolopus, Liliana, era dueña de una galería de arte y Greg le advirtió que iba a ser visitado por ella para ver el avance del trabajo. Sonó el teléfono y Lucio fue despedido rápidamente.

A la salida de la oficina, se encontró con el survietnamita Ngo Son con su incansable sonrisa. Le explicó que tenía que ponerse una capucha para ser devuelto sano y salvo a su departamento. Eran las reglas y nadie estaba excento de su cumplimiento.

Una noche, Lucio estaba bebiéndose una cerveza en el Mono Jadeante que estaba repleto de turistas y el jefe de jefes, don Alfonso, estaba de viaje. Tenía asuntos pendientes en Chicago, California, Kansas y Miami. Terina había pedido permiso para asistir al funeral de un familiar en Manta. Aquella noche Amanda se le acercó a Lucio y le dijo:

Cuando le llegó el turno de bailar a Amanda el escenario se llenó de neblina artificial y las luces de colores se prendían y apagaban y todos los turistas se aprestaban a aplaudir a la reina de la DISCO, cuyos movimientos eran una buena y más atrevida imitación de Sally Rand, que en su época ofrecía un espectáculo casi pornográfico en el Century Progress de Chicago. El disck jockey ponía a todo volumen la canción de Rod Stewart, titulada: Hot Legs, Piernas Calientes.

El público enloquecía de felicidad, las cervezas corrían de un lado para otro, así como las porciones de maní y canguil como en un festín Vikingo. Amanda surgía de entre las brumas con un traje apretadísimo, que insinuaba cada parte de su cuerpo desnudo. Bailaba con una maestría y un ritmo que era algo impresionante. En su mente, ella dominaba sobre el impulso animal de todos aquellos hombres, que acudían sólo para verla bailar y desnudarse poco a poco. Ella era su diosa, ella les daba su hora feliz y el mejor recuerdo de aquellas tierras desérticas llenas de mar, sol y arena.

El ritmo frenético enardecía y caldeaba los ánimos de los espectadores y Amanda les correspondía con movimientos más y más atrevidos y sensuales. Era como ver florecer una especie de flor salvaje y mortal.

Amanda vivía su mundo púbico dando vueltas, alzando las piernas, enseñando su pequeño vello púbico, que se agitaba y goteaba sudor y lujuria. En algunas ocasiones se tiraba un jarro de cerveza en el cuerpo y los espectadores veían como sacudía sus tetitas, su cintura y sus caderas, para que el licor resbalara por todo su cuerpo y los espectadores bebieran aquellas gotas de alcohol que salían de su cuerpo. Luego se paraba sobre la barra, abría las piernas y volvía a derramar cerveza sobre su cuerpo, esta vez sobre su vello púbico y de ahí le daba de beber a un turista enloquecido por el show y todo el mundo aplaudía a rabiar.

Cuando terminó el show, Lucio se fue a pasear por el malecón de Salinas. Era increíble la forma como estaba creciendo aquel balneario. Pronto se convertiría en una verdadera capital del turismo de la Península de Santa Elena.

En su cuarto, Amanda había colocado un círculo de velas rojas y dentro de aquel círculo estaba ella en cuatro, desnuda, bañadita y olorosa a Victoria Secret, como una yegua, esperando a su domador.

Cuando Amanda se percató de la llegada de Lucio se puso de pié y se abalanzó hacia el alto pintor y lo desnudó con sus pequeñas manitas y ambos se abordaron con verdadera pasión. Con aquella pasión ardorosa de los que cometen algo ilegal y prohibido.

Lucio la puso boca abajo y con su falo la penetraba y la penetraba y Amanda recibía y recibía y así llegaron al éxtasis al mismo tiempo, ella recibiendo y él dando y ella tomando y él dando y ella tomando.

Cuando terminaron por tranquilizarse, Lucio le pidió a Amanda que posara para él, sacándose las medias de seda negra. Era el retrato de Amanda desnuda librándose de su piel de serpiente, como una liberación de unas medias negras como la noche.

En una noche de esas en que toda Salinas se iba la luz, Cas se encontraba en su cuarto, acostada en la cama, cavilando sobre su futuro. Encendió las velas para tener un poco de claridad a pesar de que en la bóveda celeste brillaba una impresionante luna.

Su futuro era algo que la inquietaba. Qué pasaría si moría la legítima esposa de don Alfonso, Pandonsia? Estaba desahuciada, la pobre. Doña Pandonsia había apoyado a doña Laura para que su marido entendiera su situación y la tratara como a una mujer, claro con sus limitaciones, pero como una mujer en vez de como un marica degenerado.

Casmene se sentía como un producto no evolucionado, en medio camino de un hombre hacía una mujer. Entonces, se levantó de la cama y se alzó la pijama para verse su pequeño penecito y sus reducidos y marchitos testículos, que colgaban como un apéndice triste e inútil, que debían ser extirpados. Cas había escuchado de doctores europeos que habían intervenido quirúrgicamente otros casos como el de ella.

Aquella noche sentía ardores, fuegos que agitaban su alma. Estaba enferma de deseo. Pensaba en el rico y amargo jugo que le había exprimido al inquilino y su corazón palpitaba con fuerza, se agitaba toda de desesperación. Afuera el mar estaba agitado y el ruido de las olas estrellándose contra la orilla le producía espasmos, que eran como aquellas convulsiones emocionales de un amante al ser oprimido por el peso del cuerpo de su ser querido.

En fin, pensó, si moría Pandonsia ya vería ella, para que doña Laura la protegiera de cualquier adversidad que le pueda producir Amanda, que seguramente sería la nueva señora de amplio dominio en los negocios del Mono Jadeante.

Gracias a Dios no había sufrido mucho. La tensión de su enfermedad en combinación con los agudos dolores le provocaron un infarto y amaneció muerta en su cama. Había fallecido mientras dormía. No se podía imaginar muerte más dulce para una mujer tan buena, tan cerebral como espiritual.

Lucio se imaginó y recordó a aquella señora de mirada dulce que nunca dejaba de ser amable con todo el mundo. Recordaba el día en que había terminado el inmenso retrato de tamaño natural. Ella se sentía feliz. Era como si ya hubiera dejado todo arreglado, en este mundo, para poder partir al otro, donde le esperaba algo indescifrable, un misterio divino.

Negras nubes de duelo encapotan el cielo mientras su alma se va a los dominios de los espíritus. En el corazón de tu hija y de toda tu familia ha surgido un quebranto, señora de las olas y del mar.

Finalmente había llegado la noche en que Lucio estaría presente en la gran gala pictórica, que don Greg Spanolopus ofrecía en su gigantesco Casino a sus distinguidos clientes y amigos. Se trataba de la inauguración de una nueva sala de juegos y sus paredes exhibían las veintiocho obras de Lucio. Para la ocasión, Lucio había alquilado un frac y caminaba despacio, con cautela entre gentes que tenían por costumbre asociarse con la vida del mar. Había toda clase de gente snob en aquel lugar. Diplomáticos, empresarios, señoras encopetadas y dueñas de inmensas fortunas, gente joven que encontraba divertido aquellos escenarios, donde se acostumbraba a departir sus pareceres sobre la vida, la sociedad y el mundo.

Otras, más desinteresadas, se dedicaban a continuar con su rutina de juego y guardaban en sus bolsillos o carteras, el papel en que se presentaba la obra y vida del autor de aquellos óleos, que, para la mentalidad de los jugadores, aquello no consistía más que en un derroche incosteable.

La noche transcurría lentamente y Lucio decidió servirse un trago de whisky en las rocas y seguir respondiendo a las preguntas de las pocas personas que Caulonia le presentaba. Caulonia estaba regia con aquel traje de luces y gala, que moldeaba su cuerpo atlético y esbelto.

Algunas damas se mostraban un poco turbadas con ciertas desnudeces que presentaba como ingrediente final, la obra del pintor. Pero todo aquello pasaba como algo accesorio ante la belleza imponente de los paisajes marinos. Aquella calidad y realismo alucinante, nunca se habían visto en la acostumbrada producción contemporánea.

Entre toda aquella gente apareció Liliana Spanolopus, alta y vestida con un bello conjunto de noche, con un gran escote que dejaba desnuda su espalda hasta dejar entreveer sus preciosas nalgas. A diferencia de su hermano, el rostro de Liliana era de una dulzura y de una gracia de gente bien, acostumbrada a la buena vida.

También Lucio pudo ver entre los asistentes al hipocondríaco Fritz Robinson, que se le acercó muy despacio y casi imperceptiblemente y le depositó un mensaje cifrado, en la mano, cuando se acercó a saludar al autor de tan exquisito trabajo. Se trataba de una fecha y un lugar para encontrarse con él y con Dick Chester.

La noche había sido agotadora. Toda su vida parecía transcurrir delante de él como una serie de secuencias donde Lucio aparecía siempre trabajando inagotablemente. Cuál era el problema con él?

No lo sabía. Había imaginado, que en el borde del mundo, cerca al mar, las presiones se acabarían, y, sin embargo, todo se convertía en un torbellino, un remolino que lo succionaba de una actividad a otra.

Cuando entró, finalmente, a su departamento, fue alumbrando cada cuarto con el sentimiento de alivio de no encontrar ni a Terina, ni a Amanda ni a Cas. Estaba cansado de ser el objeto y fijación sexual de cada una de estas mujeres y de tener siempre que satisfacer sus necesidades sexuales. Lo que tenía en mente Lucio, era terminar el cuadro de don Greg Spanolopus, dándole la mano al duro de Kansas, Nick Civella. Pero de pronto, cuando encendió la luz del dormitorio, en una esquina apareció de la oscuridad la silueta de Liliana Spanolopus. Estaba abrigada por una cobertor grueso, que le daba la impresión de ser una sacerdotisa griega.

Cuando terminó de decir aquellas palabras mortales que se le clavaron en el corazón a Lucio, dejó caer el abrigo de tela que la cubría desde los hombros, y apareció todo su cuerpo alto, blanco, desnudo, canela era el color de su pubis, rizado y de donde fluía un olor dulce, íntimo y prohibido.

Lucio la tomó y le mamó las tetitas, las axilas, al tiempo que la penetraba una y otra vez hasta hacerla acabar y cuando ella terminó, Lucio la volteó, la penetró por el ano y terminó en sus apretadas entrañas.

Aquella mañana, Lucio acudió al Sanders a su cita confidencial con los chicos. En una mesa contigua estaban unos anglo-americanos tomando un desayuno y Lucio compró el periódico y se puso a desayunar.

De pronto le cayeron Fritz Robinson y Dick Chester, como dos aves de presa y se sentaron. Fritz empezó a manosear el desayuno de Adison Adler Lucio-, mientras Dick Chester ordenaba un desayuno al mesero.

- Tengo el diskette. El hombre, -dijo, refiriéndose a don Alfonso Leone-, trafica duro, cantidades bestiales, son lavadas en toda clase de negocio y en especial en un proyecto monstruoso, un imperio, un Holding, un conglomerado de empresas turísticas que van a transformar toda la costa. Y eso no es todo, Al Leone don Renzo-, como se lo conoce íntimamente, es sospechoso de cada homicidio y muerte por desaparición, acá en la costa. Nadie mata sin permiso de Leone. Esa es la forma como se lleva la justicia y la paz en esta parte del país.

- Hemos colocado un satélite en tu cabeza, Adison, pero esta tecnología no está en su punto, es experimental. Y hemos colocado otro, sobre la cabeza de Esteban Miraglia. Prácticamente está muerto en vida. En cualquier momento le podemos provocar una falla renal o un derrame cerebral o una trombosis a las coronarias. Terminó de decirle Dick Chester.

- Tienes que cuidarte las espaldas, Casmene y Ngo Son están preguntando por ti. Lo más probable es que ya exista un contrato por tu cabeza y todos los indicios que tenemos es que será Ngo Son quien te va a eliminar. Dijo Fritz, mientras terminaba la última tostada de Adler.

Ni bien terminaron de hablar, Lucio les dió a Dick y Fritz, el periódico en cuyo interior se ocultaba el diskette que contenía toda la información contable, que incriminaba a la familia Leone Miraglia.

Adison Adler nunca se había retirado del servicio secreto de una rama secreta del Comando Conjunto de las FFAA. Él siguió imperturbable, pintando y pintando, mientras tanto, la vida de la costa.

Lucio se cambio de departamento. A sus cincuenta y cinco años había preñado a Terina y ésta se fue a San Mateo, Manta, a vivir su embarazo y dar a luz. Lucio nunca más pudo volver a Riobamba, se quedó enamorado de la costa, retratando a su gente y su estilo de vida. Una noche que salía del departamento de Amanda, la preferida de don Alfonso Leone, recibió un mortal golpe de karate en la nuca propinado por Ngo Son y falleció en el acto. Casmene vive en París... sola.

Una fría mañana de exilio en Ambato, Sam Scholl, descubre en una anónima biblioteca este librito, que nunca nadie se imaginaría que un conjunto de notas, tituladas SOBRE LA VERDAD DE LA RELIGION CRISTIANA, y concebidas desde 1652, y que iban a ser destinadas para la redacción de una APOLOGIA del cristianismo, y que el autor nunca llegó a escribir, hayan sido de tanto impacto y trascendencia para tantas personas.

El problema es que Pascal tenía por costumbre pensar mucho los asuntos y disponerlos en su mente antes de exteriorizarlos, considerando cuáles había de colocar los primeros o los últimos y el orden en que había de disponerlos todos, a fin de que produjeran el efecto que buscaba.

Graham Greene califica estos pensamientos como un conjunto de tristes pensamientos en su novela más lograda "EL AMERICANO IMPASIBLE" y John Updike utiliza uno de ellos como liminar en su extraordinaria novela "CORRE,CONEJO"".

Para Pascal el hombre que no busca a Dios está solo, desnudo, loco y vaga errante por el mundo como un leproso, y esta postura tan filosóficamente descarnada que pone al hombre como centro del universo es lo que le dá a Pascal una total modernidad hasta el punto de que el movimiento existencialista lo reivindica como uno de sus antecesores.

* No sólo tengo que luchar contra mi desmemoria sino con el espionaje que se anticipa a todos mis movimientos y siempre termina censurándome...y para rematar me provocan pequeños infartos cerebrales.

* Las axilas lampiñas de una mujer revelan ciertos misterios, profundos, anecdóticos, cierto encanto se descubre con el poder de la mente, es la visión de la misma mujer, pero desnuda, verla, a través de sus axilas, completamente desnuda.

* Después de ver aquella película sobre experiencias paranormales y posesiones satánicas, sobre un ente violador-secuestrador, que provoca indirectamente, la muerte de una joven pareja de esposos, me quedé paniqueado y ni con las luces encendidas pude pegar un ojo en mi cuarto, así que me fuí a dormir al cuarto de mi padre.

* Volviendo al tema de las axilas de las mujeres; las hay también las que se muestran de lejos y arrugaditas simulando un precioso anito...una linda mujer de pecho, hombros y espalda pecosa, que te enseña furtivamente sus axilas lampiñas, es una mujer que pide a gritos un amante; ahora, el problema de ceder a esas deliciosas tentaciones es que tarde o temprano el clima de la opinión, enterada de todo el asunto, cambia perversamente, y el o la amante, terminan colgados de los genitales o lo que es peor, dentro del estuche y bajo tierra.

* Me olvidaba anotar que las axilas peludas de las mujeres, además de su exotismo y su salvaje atractivo erótico, nos invita a imaginar el frondoso y ensortijado vello púbico, todo cruelmente provocativo, y tan notoriamente relevante!, dentro del resto del pálido cuerpo junto a las zonas que no son tocadas por los rayos del sol...

Tuco y Pepe Viche Andolini salieron de una larga sesión de surf en Paco Illescas. Sus músculos estaban hinchados y cargaban sin ningún esfuerzo sus medianas tablas Gordon con su rostro empapado de sudor y la respiración entrecortada.

El engaño produce rencor y odio, pero aquello no debía quitarle al ser humano la esperanza de volver a hallar el amor. Tuco nunca más se volvió a enamorar. Tuvo mucho sexo con diferentes mujeres, pero ni siquiera lo que tenía con Katty que se aproximaba a lo que él sintió cuando le pidió matrimonio a Irene. El primer amor nunca se olvida ni siquiera cuando termina convirtiéndose en un fracaso tan estrepitoso. En cambio Irene se casó con Tuco sólo para salir de la rutina de una vida sexualmente mediocre y le parecía divertido que este remedo de ejecutivo con sus trajes a cuadros, su melena partida por la mitad y sus zapatos de plataforma se haya ilusionado con ella, una mujer que no tenía corazón suficiente para enamorarse de los hombres.

Los hermanos Andolini habían corrido olas desde temprano en la mañana y un grupo de chicas los habían estado observando con bastante interés, pero el interés se transformó en deseo y el deseo quedó en nada ya que los hermanos Andolini nunca salieron del agua, y cuando lo hicieron, ellas ya se habían ido con los primeros rayos de las tinieblas, que se iban depositando suavemente sobre los filos de las paredes y sobre las blancas dunas de arena.

El frío de las noches en el desierto penetra hasta los huesos y pronto toda la punta de Illescas se empieza a llenar de hippies, que venían a armar sus carpas y a encender sus pequeñas hogueras para iluminarse, calentarse o tocar guitarra.

A medida que las sombras de la oscuridad se dejaban caer sobre el punto, las familias de millonarios, se iban retirando con sus sillas y parasoles hacia la comodidad de sus departamentos con aire acondicionado y agua tibia para sacarse todo vestigio de sal y arena. Cuando llegaban a sus villas y después del baño se instalaban frente a la televisión en blanco y negro con sus pieles quemadas por el sol, y ordenaban a la sirvienta que les prepare algo de comida: un cebiche de camarón, un arroz con pescado fresco, comprado en la mañana en el mercado de la lojanita, o unas salchichas gordas y grandes, alemanas, que se las zampaban con abundante cerveza.

Tuco y Pepe Viche caminaban por el sendero desértico, lleno de espinas con rumbo a su casa de madera y de manera silenciosa, eran testigos de un precioso y olímpico atardecer. Todo el cielo nublado resplandecía en sus bordes con colores dorados, celestes brillantes, verdes difuminados que se convertían en amarillos fosforescentes y anaranjados.

Tuco caminaba y caminaba, pero estaba triste, tenía bien guardado un secreto. El problema con los secretos es que en el fondo son una mentira y la mentira es algo que está contra la naturaleza del hombre. Al hombre le gusta hablar con la verdad ya que de esa manera puede vivir tranquilo con su conciencia y no se mete en problemas con nadie. Mentir es un pecado relativamente cerca al asesinato ya que cuando se empieza a mentir no hay cuándo parar y una mentira trae consigo otra y otra más. Y todo ese esfuerzo de mentir al final resulta inútil ya que la verdad tarde o temprano sale a flote. Por otro lado la mentira y el fingimiento produce un desgaste sicológico que es el factor que provoca que la verdad a la larga o a la corta salga a flote.

Durante su juventud y adolescencia había fumado mucho y tomado mucho café para amortiguar las terribles preocupaciones financieras que le ocasionaban el negocio de su patio de venta de vehículos, y una dolencia prolongada de helicobacter pílori le había provocado la enfermedad, que pronto lo llevaría a la tumba. Ahora Tuco tenía que alimentarse poco y con mucho cuidado para no experimentar terribles dolores en la boca del estómago y en el colon ascendente. Estaba condenado a morirse de hambre y a comer cereal y fibra y si en alguna ocasión se zampaba un suculento plato de carne de soya muy condimentada luego se sentía mal y empezaba a temer el terrible momento del vómito. Desde que había agarrado el cáncer de estómago, Tuco andaba de puntillas por el terrible sendero arenoso de su vida para no despertar a los síntomas de la muerte o a la muerte misma.

Luego se dirigía al santuario familiar y se arrodillaba y se ponía a rezar con todas sus fuerzas por las almas del purgatorio, por su propia alma pecaminosa y por la de su corrupto hermano Pepe Viche. Arrodillado ante el altar, de vez en cuando, elevaba su miedosa mirada para ver a la descomunal efigie del santo Vicente Ferrer, que su madre había comprado y mandado a colocar en aquel oscuro rincón de la sala. Tuco le pedía a la santísima imagen que lo aliviara del sufrimiento de su enfermedad, y le pedía, con auténtica fe, que le salvara la vida y lo curara de tan terrible mal. Tuco amaba la vida y no quería morir.

Al fin después de mucho tiempo de vivir sin ningún sentido, Tuco había hallado la fuente y el sentido de la vida. La vida tenía sentido cuando comías con apetito; cuando dormías abrigado para protegerte del frío y cuando tenías sexo con una mujer bonita y que se moría de ganas por tenerte entre sus piernas.

Una de las cosas terribles de este tipo de cáncer es que ya el pobre enfermo no podía disfrutar de los suculentos carapachos rellenos, que tanto le robaban el cerebro. Ninguna comida que iba a ser ingerida por el enfermo podía estar condimentada ni excesivamente cargada de sal o peor aún ají. De pronto Tuco vio completamente trastornada su vida, ya que su dieta sólo se fundamentaba en fibras, cereales tostados, tés helados, y muy de vez en cuando, carnes asadas para suministrar un mínimo de proteínas animal al organismo enfermo. Durante un breve lapso de tiempo, Tuco se vio sometido a toda clase de análisis como rayos X en los intestinos para determinar la posición exacta del helicobacter pílori y de esa manera proceder a destruirlo. Tuco se exigía mucho en su dieta y aunque era más caro convertirse en vegetariano, se disciplinó a tomar sólo ese tipo de comida y a estudiar e investigar todo lo referente a ella, hasta convertirse en un experto.

Toda la entrada a Salinas estaba congestionada de vehículos que, o bien, salían de correr olas en la orilla del Miramar o bien regresaban de una sesión de surf en LA FAE. Los muchachos se mostraban cargados de felicidad cuando se paseaban una y otra vez por el malecón de Salinas. Todos buscaban muchachas extraterrestres, que eran la sensación del momento. Muchas de ellas ejercían de prostitutas y les garantizaban a sus clientes total y absoluta satisfacción y seguridad. Desde que en 1970 habían aterrizado varias naves en el desierto de CAPAES, desde entonces, muchas chicas de otras galaxias lejanas se habían juntado con éstas, que venían de una de las lunas de Júpiter para convertirse en faranduleras habituales del malecón de Salinas. En las naves no vino ningún miembro del sexo masculino, todas eran mujeres. Sus ade enes, les daban una apariencia humanoide, muy parecida a las mujeres terrícolas, pero aventajaban a las de la Tierra, por su excelente estado físico y por su conocimiento perfecto de todos los idiomas que se hablaban en la Tierra hasta entonces. Todas eran pelirrojas y sus ojos eran amarillos como los de los gatos, sus cuerpos atléticos estaban llenos de pecas y poseían un pequeño rabito en forma de colita lampiña de un largo de quince centímetros. Si se obviaba estos pequeños detalles, por todo lo demás, y por sus habilidades sexuales, eran excelentes prototipos de mujeres, que para rematar sabían cocinar unos platillos de comida vegetariana verdaderamente sensacionales. Lo más raro de estas mujeres XPZ era que con sus habilidades telepáticas sabían de inmediato cuando un posible cliente se fijaba en ellas, entonces ellas les lanzaban eróticos besos volados desde las esquinas donde paraban y si el individuo en cuestión se detenía para observarlas, ellas se le acercaban muy coquetamente y se terminaban yendo a la cama con él. Las mejores en la cama resultaban las que trabajaban como peluqueras. Después de un buen corte de cabello y un masaje nada era más rico que ellas le practicaran a sus clientes un sexo oral y finalmente se lo montaran a uno.

Tuco pudo divisar a la linda extraterrestre XPZ270, con quien se había acostado un par de veces para ver de qué se trataba todo el asunto y no había resultado nada mal. Ella le hizo un descuento especial para que Tuco no utilizara preservativo alguno, ya que el principal motivo de estas mujeres era embarazarse de los terrícolas para mejorar la calidad genética de los miembros de su mundo-claro que esto dependía de si alguna vez lograban regresar a su planeta-, un mundo en serio peligro de extinción ya que los recursos naturales tras largos años de civilización-, se habían agotado peligrosamente, junto con la calidad genética de aquellos seres, que habían aprendido a utilizar mucha más capacidad de sus cerebros evolucionados, hasta convertirse en seres de pura luz y tan poca materia. Esta habilidad les permitía aparecer y desaparecer a su antojo. Por eso era tan importante para ellos o ellas-, el intercambio y la experimentación genética. El semen de los humanos era, en su lenguaje, algo traducido como gotas de agua en un desierto. Muy valioso, muy valioso

Cuando los hermanos Andolini llegaron a su gigantesca casa de madera, ambos sintieron un gran alivio. Tuco siempre decidía si leer o no un periódico según lo que dijera el liminar. En aquella ocasión en el periódico se leía un pensamiento de Marco Aurelio:

Se armoniza conmigo todo lo que para ti es armónico, universo. Nada que para ti esté en sazón me es prematuro o tardío. Para mí es fruta todo lo que dan tus estaciones, naturaleza. De ti viene todo, en ti está todo, hacia ti se dirige todo. Aquél dice: ciudad querida de Cécrope, no dirás tú ciudad querida de Zeus?

Las noticias lo aburrían, no había nada interesante, todo era lo mismo de siempre. Evel Knivel se había montado en un cohete acondicionado como una motocicleta con manubrios para tratar de cruzar el gen cañón del colorado y al fracasar en el intento tuvo que abrir su paracaídas.

En una ocasión cuando los hermanos Andolini se aproximaban a la casa de madera después de una sesión de surf, justo antes de llegar a su casa, una cuadra antes para ser exactos, les salió al encuentro una jauría de perros dingos, que los rodearon amenazadoramente y con las fauces llenas de espuma y mostrando unos colmillos amarillos y en sus pequeños rostros triangulares se podía ver toda la furia característica del animal salvaje. Entonces Pepe Viche le entregó su tabla a su hermano y agarró una larga vara de madera y con ella empezó a repartir palo a todos los cachorros que se les acercaban con feroces ladridos, y en actitudes amenazadoras. Luego un tipo gordo y con cara de mafioso pegó un silbido y todos los perros se desaparecieron del mapa.

En sus vidas ya se había hecho costumbre las largas caminatas por los tortuosos senderos del desierto y bajo un sol de justicia, pero siempre sus fuerzas llegaban hasta el tope al final del camino. La fuerza del sol les hacía hervir el cerebro y el polvo cubría sus pies y sandalias dándoles la impresión de vagabundos. En Salinas las personas se podían dar el lujo de caminar sin zapatos, pero aquello no era completamente recomendable cuando tenían que atravesar el penoso desierto lleno de espinas, vidrios y excremento de perro.

Dejaron las tablas en el porche y entraron directamente a la cocina. La cocina de los Andolini era una bella obra de arte: todas las cuatro paredes estaban decoradas con cuadros que enmarcaban fotos familiares, avisos publicitarios de conciertos de rock u hojas volantes de diferentes servicios. También había fotos de artistas de rock y de bandas de rock como la de Pink Floyd, YES, los EAGLES, los BOSTON, LED ZEPPELIN y los BEATLES. Poco a poco y de una manera metódica se habían ido añadiendo a las paredes tanto los cuadros que enmarcaban las fotos familiares como las demás chucherías hasta darle un aspecto a todas las paredes de la cocina de un barroco muy siglo XX.

Tuco abrió la refrigeradora GENERAL ELECTRIC, sacó el pan, el queso y el jamón y recordó cómo en una ocasión en el supermercado 7 11, lo detuvieron por comerse un bombón sin pagar, lo detuvieron ya a la salida del supermercado y fue una experiencia bochornosa, afortunadamente, llevaba cinco sucres en el bolsillo, que era el costo del chocolate que se había comido, y el guardia de civil se lo quitó y le hizo que lo donara a un programa de caridad del supermercado, también le rebuscó en la billetera y le descubrió un porro de yerba y Tuco creyó que ahora sí el guardia de civil le avisaría a la policía y lo meterían preso, pero lo que hizo el polizonte fue botar la evidencia por el vertedero y de esa manera se salvó Andolini de pasar unas cortas vacaciones en la Peni, luego de recordar involuntariamente tan amarga experiencia, Tuco, empezó a preparar los sánduches de queso y jamón. Pepe Viche- que no sabía del doloroso drama que se gestaba en la cabeza de su hermano, abriendo la puerta de recuerdos dentro de recuerdos-, abrió la despensa y de una esquinita sacó un porrito de yerba, lo encendió y se lo puso a fumar muy concienzudamente.

A Tuco le picaba todo el cuerpo y tenía frío, pero antes de bañarse tenía que alimentar su cuerpo que le pedía a gritos un bocado de comida. Él sabía que no podía cometer excesos con la comida o vomitaría y volvería a sufrir esos terribles dolores de estómago y de colon ascendente.

Después de un rato llegó su amiga Doménica y ambos salieron con los sánduches en la mano a comerlos en el porche, pobremente iluminado. Escuchaban la canción del grupo Lipps y comían los sánduches. Pero también escuchaban el silencio del desierto y sus ojos trataban de escudriñar la oscuridad cerrada que empezaba a apoderarse del desierto. La música del grupo Lipps parecía extenderse, flotar y difuminarse por entre la atmósfera oscura del desierto.

La temperatura bajaba por las noches y el frío penetraba hasta los huesos. Doménica le quitó el pitillo de yerba de la mano de Pepe Viche y se pegó una última fumada para luego exhalar el humo y lanzarlo hacia el negro firmamento preñado de estrellas.

Doménica siguió a su hombre con una sonrisa en la boca hasta el cuarto y se acostó en la cama con la comodidad y seguridad de una gata. Desde ahí observó a Pepe Viche, desnudarse y meterse en la ducha. Abrió el switch de la radio y se empezó a quedar dormida bajo los suaves acordes de la canción del grupo OPUS: Midnight Fantasy

Las gotas de agua dulce le caían en la cara y en el cuerpo y aquel contacto refrescante le producía escalofrío, pero lo liberaba de la pesada y molestosa sensación que producía el contacto de la arena y el agua salada en el cuerpo. El jabón Johnson, que el muchacho se frotaba en el cuerpo era sumamente suave con la piel quemada y expuesta a la inclemencia del sol.

El tiempo que Doménica pasó medio dormida fue lo suficientemente prolongado para que cuando abriera los ojos, se percatara de que ya era de noche y hacía frío. Pepe Viche se encontraba acostado en su lado, envuelto en una toalla y leía un vieja Selecciones del Readers Digest, que había entresacado de un grupo de revistas apiladas en una esquina del cuarto en las que se mezclaban las Selecciones con las National Geographic, y que traía un amplio y riquísimo reportaje sobre el aterrizaje de las naves alienígenas en el desierto de CAPAES y sus fines de reproducción sexual para conservar su especie en extinción. Al principio hubo problemas de comunicación hasta que ellas lograban asimilar una forma o sistema para poder comunicarse con los terrícolas sin partirles el cerebro, como se podría decir: en la misma frecuencia. Un grupo de prostitutas extraterrestres habían ido en delegación a hablar con las autoridades eclesiásticas y militares y con las autoridades de la Seguridad Nacional, para demostrarles y dejarles bien en claro, que ellas eran lo que eran: PROSTITUTAS y que NO representaban ninguna amenaza para la civilización terrícola. Ninguna de ellas habían venido a secuestrar hombres, mujeres o niños, sino que lo único que les interesaba era introducir en sus organismos la semilla humana para ayudar a sobrevivir a su propia especie. En total, habían aterrizado diez mil prostitutas alienígenas y no demoraron mucho en empezar su labor. Rápidamente empezaron a trabajar en las esquinas, como peluqueras y manicuristas, en los bares de streap tease, como meseras, como relacionistas públicas y como damas de compañía y entretenimiento. También alquilaban su vientre en los casos de mujeres que padecían de infertilidad. Todo esto causó en Salinas un pequeño estallido demográfico, que no causó ninguna crisis económica ya que las chicas habían traído en sus naves suficientes provisiones para evitar padecer de hambre. En su planeta no conocían lo que era la pobreza ni el hambre y mucho menos la enfermedad, así que el problema era que los hombres habían perdido su capacidad de reproducirse en el vientre de las hembras. Eran hombres de mucha luz, demasiada energía y poca consistencia material. Por lo tanto las mujeres necesitaban ser inseminadas por una especie como la de los hombres de la Tierra, que decididamente era una raza inferior en muchos aspectos, sobretodo en lo intelectual. Luego seguían unas doscientas páginas más sobre el poder de la telepatía en las mujeres y sobre algunos comentarios que había realizado el PAPA Juan Pablo VI, sobre este espinoso asuntode la prostitución por una causa humanitaria?

De pronto a Doménica le entraron unas gigantescas ganas de desamarrarle la toalla e introducirse en la boca la flácida pieza de carne que se encontraba entre las piernas de su hombre. Era un deseo tan potente, que todo su cuerpo se estremecía afiebrado por los rápidos y punzantes latidos de su corazón. Sus nalgas le temblaban de deseo y su entrepierna estaba empapada y sentía un calor sofocante que le hacía sentir que todo su cuerpo ardía de fiebre. Se le hacía agua la boca de ganas de chuparle el pene y le atormentaba la mente de deseos de dejarse penetrar por todos lados. Quería cogérselo y masturbarlo hasta que se ponga duro y luego abrazarlo con los labios y chupárselo hasta que se derrame su néctar en su boca y resbale por su garganta para que sus semillas se fundan en su estómago e intestinos. Pero un miedo la paralizaba, una inseguridad a cómo reaccionaría él ante tanta pasión y deseo. No sabía cómo reaccionaría él, tenía miedo a que lo vaya a tomar a mal y se disgustara, pero, simplemente, no podía evitarlo, no podía posponerlo por mucho tiempo más, así que se lanzó a su objetivo y con la mano temblorosa por una mezcla de miedo y deseo le abrió la toalla y empezó a aplicarle un pequeño masaje a la picha de Pepe Viche.

Como no se ponía dura de inmediato y como él se quedaba callado y no decía nada, ya no pudo contenerse más y se abalanzó sobre él para chuparle el pito y de esa manera consumar ese deseo que la quemaba por dentro y que la hacía tan, pero tan vulnerable. La picha de Pepe Viche se empezó a espigar y el glande, rosado, y duro como una nuez, salió y se liberó de la protección del prepucio. Doménica ya no podía más, le temblaban las nalgas por el tremendo deseo de montar encima de Pepe Viche y mientras sostenía la larga y delgada pieza de carne con la mano derecha, aprovechó para sacarse el traje de baño y montarlo a su amigo y amante, hasta que la dura, roja y redonda cabeza de su falo se metió, dificultosamente, dentro de su aguado anito. Así permaneció por un cuarto de hora saltando y saltando sobre la picha de Pepe Viche y gimiendo y abriendo la boca y sudando y teniendo varios orgasmos hasta quedar completamente agotada

Muchas veces Doménica también pintaba al óleo marinas y paisajes montañosos y se los iba a enseñar a Pepe Viche para que él les de un vistazo y le diera su opinión y consejos. Doménica hacía grandes progresos y se daba cuenta que el mundo de la pintura era bastante embriagador y absorbente. Si uno quería obtener avances y resultados tangibles tenía que pasar muchas horas dibujando y pintando una y otra vez. Ella lo hacía encerrada en su cuarto mientras escuchaba con volumen bajito su música country preferida. También le gustaba escuchar todos los días por la radio LIBERTAD la encendida polémica y el subsiguiente debate entre Yolanda Yagual y Manuel Solines sobre el asunto de las prostitutas extraterrestres trabajando en Salinas y Capaes.

Aquella polémica entre las más importantes autoridades de la península empezaba a tener eco en los ciudadanos y se empezaban a dividir en dos bandos: los que se asustaban y veían aquella actividad social como una señal del Apocalipsis y los que lo tomaban como la cosa más normal del mundo y que incluso recomendaban su experimentación.

Durante las noches de los fines de semana, Pepe Viche se quemaba las pestañas y las cejas dándole vueltas a los chuzos de carne asada, de pollo y de ternera cuencana, previamente precocidos, que despedían un olor exquisito para los húmedos paladares de los clientes.

Cuando Pepe Viche se graduó de bachiller, su primer trabajo fue en el departamento de microfilmación en el banco POPULAR y consistió en archivar y conservar las firmas de los cuenta correntistas que giraban cheques. Luego lo pasaron a cámara de compensación donde tenía que realizar la estresante labor de solucionar todos los problemas de descuadre de las cajeras que trabajaban en el día. Lo único bueno de ese trabajo fue que a la hora del almuerzo, tenía suficiente dinero para comer toda la comida china y japonesa que el quisiera en el mundo, porque en aquel trabajo le pagaban muy bien.

Luego aceptó una lucrativa oferta para trabajar como jefe de bodega de Mi Comisariato, pero aquel trabajo era matador ya que lo tenía que realizar de lunes a domingos y salía de la casa a las seis de la mañana y no estaba regresando siquiera hasta las nueve de la noche. Esa fue otra de las pequeñas cosas que decidieron el rompimiento de su noviazgo con Estefanía. En aquella época le decían en el trabajo el hombre buseta, porque tenía que coger tres busetas para llegar desde su casa a su Mi Comisariato de Urdesa.

Mientras se hallaba en esas faenas, Pepe Viche se embriagaba en sus recuerdos amorosos del primer amor de su vida: la pequeña y dulce Estefanía. Linda como una princesa egipcia, con su pelo lacio y negro, cayéndole en el rostro, con un hermoso cerquillo. Se dieron el primer beso en una fiesta go go, ocultos en una esquina de la barra de licores de aquella olímpica mansión de Chipipe y luego se metieron debajo de una cama para seguir dándose más besos franceses. Ella lo amaba locamente. Esto fue algo que él lo supo tan sólo con verle a los ojos. Cuando una mujer ama a un hombre lo mira de una manera inconfundible, es una mirada de ojos que brillan como estrellas en la noche, como chispas de colores, que claman a gritos el más inconfesable los deseos. Fueron enamorados durante seis largos años y cuando se le retrasó el período, ella se sintió muy ofendida cuando Pepe Viche le habló de la posibilidad del aborto para evitar el escándalo de su familia. Ella estaba dispuesta a morir con su hijo en el vientre pero nunca se iba a someter a una operación clandestina de aborto. No sólo por el hijo sino por el amor al padre, pero cuando se le vino la regla, algo se había roto dentro de ella y ya nunca más pudo volver a sentir el mismo amor por su flaco. Pepe Viche se dio cuenta de aquello y también se fue distanciando, aunque le rogó que lo perdonara por haber mencionado el asunto del aborto y aunque le pidió que le comprendiera cuando él sintió que el mundo se le venía encima ante la posibilidad del escándalo y que él apenas era un muchacho inexperto de diez y seis años, ella nunca olvidó que se haya atrevido a mencionarle la posibilidad de matar a su propio hijo. Para Estefi aquello fue como si él le hubiera sido infiel o como si hubiera cometido una gran traición. Eso de una manera muy extraña y peculiar había matado su amor, su precioso amor infantil, su divino amor incondicional.

Al día siguiente Pepe Viche cayó en cama enfermo por el agua helada y por fumar demasiados cigarrillos. Desde unos días antes ya venía sintiendo ciertas molestias en la garganta y un ligero picor en el paladar, pero seguía fumando sin parar, pero una noche no pudo salir a trabajar, porque le cogió un fuerte escalofrío y una gran debilidad en todo el cuerpo. De inmediato se forró de varias chompas y se quedó acostado en la cama, delirando, con terrible temor al cáncer y a la muerte. Su hermano Tuco le compró una caja completa de cebión efervescente y Doménica le llevaba todos los días fresca dulcamara, recién cosechada para que le alivie de la infección. El pobre Pepe Viche se despertaba en las mañanas con la garganta repleta de flema verde y a veces un poco sanguinolenta y la escupía en la bacenilla, para examinarla más detenidamente. Toda una semana le duró la enfermedad y cuando lo venía a visitar la señora Priscila- que tenía un extraordinario parecido con la actriz nicaragüense Bárbara Carrera-, le encargaba que le compre pastillas de BACTRIM FORTE para ayudar a la dulcamara, la leche de soya, el CEBION y la leche con miel de abeja que tomaba para curar la infección en la garganta. Esta vez sí se juró Pepe Viche que dejaría de fumar o de lo contrario sabía muy dentro de él que moriría de cáncer.

Una noche soñó con su padre y su hermano cuando eran niños. Su padre los llevó de excursión a la montaña y treparon el pequeño cerro, por el sendero pedregoso y Pepe Viche se dio cuenta que el estado físico de su padre estaba en la miseria. A cada rato se detenían para que su padre recuperara el aliento, y su hermano Tuco no quería seguir subiendo hasta la cima, pero su padre, a pesar de estar desfalleciente, lo empujaba y lo ponía alerta al mismo tiempo contra alguna culebra matacaballo o algún escorpión. El padre de los hermanos Andolini creía que el ejercicio era algo bueno para ellos. No estaba bien que un chico de catorce años y uno de seis se la pasaran todo el tiempo sentados frente a la televisión de manera sedentaria. Él creía que la juventud se había hecho para forzar al cuerpo en toda clase de ejercicios hasta llegar al límite. Él mismo, de joven y adolescente, siempre cogía el colectivo de la doce y se iba con un monopatín mar bravo a las lomas de las Carmelitas y se ponía a competir con Diego Baquerizo y Xavier Peralta para ver quién podía bajarse la loma la mayor cantidad de veces. Ese tipo de ejercicio en monopatín le ayudaba al padre de los Andolini a tener mejor estilo a la hora de surfear. Qué maravilloso era el mundo de los sueños!-pensó Pepe Viche cuando se despertó en la mañana con la garganta llena de flema sanguinolenta para recibir de Doménica una jarra tibia de leche con miel pura de abeja-, sí, qué maravilloso es el mundo de los sueños!, cuando su madre sufrió su primer ataque renal y el ácido úrico se le subió a la cabeza y le dio uremia, ella, la pobrecita, estuvo todas las noches delirando y soñando con su madre y su tía Elbita y diciendo cosas sin sentido. La pobre vieja estaba al borde de la muerte. Qué maravilloso mundo el de los sueños!

Aquel sueño con su padre y su hermano había sido tan real, incluso, se acordó de cuando su padre le había comentado al día siguiente que había amanecido con un fuerte dolor en las piernas y en la cadera por el esfuerzo desacostumbrado de aquel sábado nublado y también recordó vívidamente, que su padre les había dicho que desde que empezaron el ascenso temía, que al regreso, bajaran el cerro en la noche, pero pronto se dio cuenta de que sus temores eran infundados y que lo único que ocurría era que el día estaba nublado. También recordó que por aquella época, la familia pasaba muchas necesidades ya que su padre no conseguía trabajo por su edad, a los cuarenta y dos años ya nadie le da trabajo a un viejo, y la única fuente de ingreso eran sus clases de literatura que impartía a unos pocos alumnos. No es que su padre haya sido un escritor muy importante, pero había leído mucho y tenía el don para enseñar. Cuando su padre enseñaba ponía verdadera pasión y trataba de transmitir a sus alumnos todo el conocimiento que tenía a la mano y su padre era en ese sentido un hombre muy despierto, muy observador en los detalles nimios de la vida y de las circunstancias que lo rodeaban. Por algo había trabajado en el campo de las ventas por espacio de siete años. Aquel sueño había devuelto la vida a Pepe Viche. Era como si al sentir la mano de su padre y ver a su hermano y a él mismo tan joven, todo se hubiera arreglado en su vida y su salud, y milagrosamente, se hubiera recuperado. Pero también se sintió triste al mediodía al extrañar aquel desaparecido ambiente familiar, pero aquel dolor que le desagarraba el pecho y le inundaba los ojos de lágrimas tenía que ser superado. Nada era eterno en este mundo y había que amar bien lo que pronto se tenía que dejar.

La segunda noche de fiebre soñó que los chicos de Fletwood Mac venían a su casa en Salinas a dar un concierto y se reunieron en la gran sala, que fue despejada para colocar los instrumentos de estos grandes gitanos del rock. Y todo iba de maravilla porque empezaron a tocar unas canciones elementales creadas con instrumentos de percusión y empezaron a desfilar en fila india por toda la casa hasta que se cansaron y a Pepe Viche se le ocurrió la idea de decirle a todo el mundo como si estuviera dando una proclama que el asunto se debía a una falta de inspiración, entonces, el tío William, que es evangelista y kungfucista, vino a sermonear sobre las drogas y, luego, cuando fue duramente repelado por aquellas palabras que estaban demás y como estaba con unos tragos encima, mintió, y dijo que había sorprendió a unos chicos hablando sobre la relación de la yerba y la inspiración musical en el antiguo cuarto de mi padre y luego todo pasó tan rápido que lo único que recuerda Pepe Viche fue que el tío se puso como loco y le cayó a puñetes al padre de Pepe Viche, a su propio hermano y Pepe Viche tuvo que sacarlo a empujones de la casa. Todo era tan real que cuando el enfermo de despertó, todavía sentía el sabor del whisky en la boca. Claro que nada de eso era real porque su padre había muerto hace mucho cuando se habían cambiado a la casa de madera y los Fletwood Mac nunca iban a venir a su casa de madera en Salinas a dar un concierto de rock. Pero de todos modos Pepe Viche se sintió perturbado y se levantó en la madrugada para ir a tomar agua helada de la refrigeradora, pero se acordó de su enfermedad y tomó agua tibia de una jarra en la que, más temprano, habían preparado algo de té.

La tercera noche de fiebre soñó que estaba buceando mientras tenía atada a su tobillo con un cordón su tabla y tenía que llegar a la punta de Shit Bay, pero la actriz Cristina Ricci no le dejaba pasar porque no tenía dinero para pagarle. Entonces Pepe Viche encontró un gran tesoro bajo el mar consistente en una gran cantidad de billetes de a cien dólares semi enterrados en la arena, bajo el mar. Y Pepe Viche se puso a sacarlos frenéticamente hasta que hizo un gran montón y se los entregó a la pequeña sirenita que era Cristina Ricci, que parecía una menor de edad. Luego se formó un escándalo con su madre, que creía que aquel dinero la comprometía sexualmente a su pequeña hija y Pepe Viche le explicó a la madre de la Ricci, que todo se trataba de un juego que la misma niña había empezado y que si ella quería podía donar todo esos billetes de cien dólares a la caridad, que a él no le importaba, pero lo más impresionante de aquel sueño fue que las escenas submarinas eran tan hermosas que subyugaban la mente de Pepe Viche y él se quedaba sumergido observándolo todo y medio hipnotizado por la belleza de la pequeña niña actriz. Luego vinieron unas escenas confusas en las que él subía por la loma y se metía a un edificio y subía varios pisos por las escaleras hasta llegar a una oficina repleta de policías para solicitar el permiso correspondiente para correr olas en lugares peligrosos como Shit Bay. Y luego, cuando todos los documentos estaban listos, los policías le dieron una camiseta de color naranja que tenía grabado una bonita marina y una serie de nombres de playas peligrosas para los bañistas, pero aptas para los surfistas y cuando se dio la vuelta se volvió a encontrar con Cristina Ricci y ella lo abrazó y lo besó varias veces en la cara y se fueron a hacer el amor en unas dunas de arena porque ella lo amaba locamente y le gustaba que él le contara sus sueños.

Apenas se recuperó de la fiebre fue visitado por sus panas Pava Loca y Carlos Xavier y lo invitaron a correr olas en el salinero de Paco Illescas. Estaba entrando un aguaje maravilloso y de inmediato se fue para allá en la camioneta de Pava Loca.

Aquello parecía una exhibición del mejor surf que se podía observar. Pava Loca y Carlos Xavier no dejaban correr al pobre Pepe Viche, además, el estado físico de Pepe Viche no era muy bueno porque recién se encontraba convaleciente, así que tuvo que contentarse con quedarse mirando a sus amigos cómo cogían olas sin parar unas tras de otras.

Después de un rato le cogió mucho frío y le empezó a entrar una deliciosa tembladera que lo obligó a salir corriendo del agua helada de Salinas. Mientras que sus panas Carlos Xavier y Pava Loca se quedaban corriendo olas unas detrás de otras en el salinero de Paco Illescas. Él, en cambio, se quedó en las escaleras, bien arropado con mantas, descansando y mirando tranquilo cómo sus amigos disfrutaban de las olas.

Cuando salieron del agua se encontraron con un Pepe Viche muy disminuido por el frío y le preguntaron si se quería ir con ellos a Engabao y Pepe Viche les dijo que sí, que lo que quería era estar en completo movimiento para sacarle el cuerpo a la muerte. Así que se fueron a Engabao y aquella camioneta alcanzó hasta los doscientos kilómetros por hora. Pepe Viche iba medio dormido en el asiento de atrás, cuando lo sorprendieron con la noticia de que ya habían llegado a Engabao y que el mar estaba rayadísimo, completamente glass y super tubular. El único problema era que toda el agua estaba saturada de cadáveres de insectos y en la punta se desplazaban dos gigantescos lobos de mar, que se movían en el agua de un lado para otro.

Fue una jornada de surf agotadora y los tres muchachos corrían olas a cada rato desde la punta atrás de la roca hasta la orilla donde se pegaban unos tubazos espectaculares ante la vista de unas cholitas bien bonitas, que seguramente eran hijas de los pescadores o algunas playeras que se habían venido a pie desde la ciudad, nadie lo sabía ciencia cierta.

Cuando regresaron a Salinas un amigo les comunicó que había muerto el pusher de la yerba. Lo habían sorprendido en una redada y le habían disparado en la cabeza cuando trató de huir así que se prepararon en sus casas para ir al velorio.

Cuando por fin llegaron a la humilde vivienda donde estaban velando al pusher-porque se habían perdido en el camino-, una persona que se encontraba en la puerta de entrada de la casa en la que vivía el pusher con su abuelita, les preguntó si eran ellos los que llegaban o eran los otros y ninguno de los tres sabían qué contestarle a aquel individuo. A lo máximo que llegó Pepe Viche fue a responderles que ellos no eran policías y que querían despedirse de su amigo.

Su rostro estaba empezando a hincharse y estaba medio morado. Probablemente nunca en su vida se haya puesto una ternura, pero ahora estaba bien enternado y acicalado y en sus manos juntas le habían colocado un escapulario y un rosario católico.

Cuando Pepe Viche se unió a los demás en la sala trasera para tomarse un cafecito con rosca, uno de los muchos amigos del pusher encendió un porrito y se lo empezaron a pasar de uno en uno y todos fumaron y recordaron los rasgos más destacados de este tipo, que en vida se había comportado como un buen amigo, siempre fiel y leal y que en su vida privada se había dedicado por completo a cuidar de su abuela que era su única familia. El pusher también tenía su lado religioso y se consideraba un santero de Cuba, que adoraba fielmente a Yemayá, una virgen negra que era su madre y su ángel de la guardia. En una esquina del cuartito, sobre una mesa destartalada, había varias copas de agua que representaban el descanso del espíritu que vivía en aquella casa con él y su abuela. Luego venían otros dioses menores como Changó que era el rey del trueno y del relámpago. Aquella religión provenía del Congo, Cuba y Brasil. Todas estas cosas las sabía Pepe Viche porque había mantenido una larga conversación con el pusher cuando se habían encontrado en Montaña dentro de una carpa que compartieron para dormir cada cual dentro del forro de su tabla. Muchas veces el pusher iba a Montaña y subía a los cerros para recoger raíces, palos, huesos y plumas para fortalecer o adornar el altar de su Dios llamado OLOFI. Muchas veces tenía que pasar por los potreros y se llenaba de garrapatas que luego tenía que desprenderse de ellas echándose alcohol. En una de sus piernas tenía una gran cicatriz que le dejó de recuerdo una garrapata. Cuando Pepe Viche le preguntó que según su religión qué pasaría cuando él muriera, el pusher le dijo que se iría al cielo como todos los demás y luego le ofreció una taza de flan Royal, y unas galletas surfinas con atún. Ahora el mismo tipo se encontraba enternado, con un rosario en la mano y metido en un ataúd en proceso de descomposición. Rodeado de todos sus amigos de parranda y de su abuelita que de tanto llorar toda la noche ya se había resignado a separarse del único miembro de su familia que la mantenía. Ahora ella dependería de la caridad de los vecinos o tendría que buscar asilo en alguna institución para desamparados porque el resto de su familia trabajaba muy lejos y nunca habían querido saber nada de ella y de ese nieto perdido que vendía yerba para mantenerla.

Tuco Andolini empezó su carrera laboral como vendedor de vehículos y con el lento paso del tiempo llegó a tener su propio patio de compra venta en la calle Panamá en pleno malecón Simón Bolívar. Cuando se graduó de bachiller, en la ceremonia se encontró con un compañero del colegio: el ingeniero Crevecoeur a quien le confesó su temor de no encontrar trabajo y él le dijo que lo vaya a visitar a su patio de vehículos para hablar y convertirlo en comisionista de vehículos usados. A la mañana siguiente Tuco se presentó en el patio, bien enternado, y de inmediato le explicaron el ABC de todo el asunto y lo peligroso, aunque muy tentador, que era el meterse a comprar y vender vehículos robados.

Vender vehículos es una profesión absorbente y llena de azar. Las comisiones son mínimas y el esfuerzo inmenso. Hay meses y meses en los que no vendes ni un solo carrito y las facturas se van acumulando, la preocupación y el estrés se acumulan en la base del cráneo porque hay cuentas qué pagar. Luego, suena el teléfono y aparece una esperanza de venta. Y corres con el vehículo a enseñárselo al posible comprador. En una ocasión tuvo que manejar a Cuenca para enseñar un vehículo al dueño de una librería y conoció a una linda chica de Machala, que vivía mucho tiempo en el Austro, trabajando como mesera de un pub escocés. Katty era huérfana y pronto se había aclimatado al frío y a la putería cuencana. Los serranos tenían una capacidad para farrear mucho más grande que los chicos de Machala que ella conocía. De inmediato ambos quedaron flechados y Tuco la invitó a comer una paella de mariscos en el restaurante del HOTEL LA LAGUNA. Cuando salieron de aquel lujoso restaurant, se fueron a la cama juntos. Ella se llamaba Katty y era rubia, rubia, y tenía unas tetotas bellas y grandes como las de una vaca. Le gustaba fumar maduro con queso y, a veces, en medio del frenesí del sexo, se levantaba de la cama, desnuda, y se ponía, con manos temblorosas, sobre una mesa de vidrio, a armar un maduro, sintiendo cómo le latía fuerte el corazón, esparciendo por toda la mesa tanto la yerba como el químico. Jodía con Tuco tan drogada, que a veces le entraban crisis de pánico porque creía que las avionetas que sobrevolaban el espacio aéreo de ella, estaban piloteadas por policías. Su cordura estaba conectada por un delgado hilo de paranoia a la demencia. Después, cuando Tuco se mataba de la risa de la locura de ella, Katty se percataba de que estaba portándose irracional y se le unía a Tuco en su carcajada. Todo era demencial con ella ya que siempre quería hacer una pausa para esconderse y fumarse un maduro ya sea en un closet, en el baño de un restorant serrano o hasta en la esquina vacía de una iglesia católica cuencana. Ese tipo de actitud era la que le provocaban esas ansiedades paranoicas, que la hacían creerse perseguida y espiada por la policía.

Luego, una noche antes de que Tuco regrese a Salinas, Katty lo llevó a un desfile de modas. Tuco estaba bien trajeado y olía a GREY FLANNEL. El desfile presentó a las chicas más lindas del Ecuador, y Katty había conseguido unas sillas privilegiadas muy cerca de la pasarela. Tan cerca que cuando las modelos pasaban, Tuco podía oler las fragancias que emanaban de sus voluptuosos cuerpos, todos ellos embutidos en caros y extravagantes trajes de noche.

Un chico de formación universitaria europea, pero sexualmente desinteresado y de la familia de los EL JURI, le había regalado esas entradas a ella, para que las disfrutara con un amigo. De esa forma cuando Tuco se sentó en aquella mesa no comprendió, al principio, que estaba rodeado de la crema y nata del austro ecuatoriano. Tuco era un hombre poseedor de una belleza felina y muchas chicas de los EL JURI apenas disimulaban su ardiente curiosidad por ver y mirar a este mono tan elegante y tan bien acompañado de aquella rubia fascinante. Todas cuchicheaban entre sí y se preguntaban en susurros que quién era el mono tan lindo.

Después de que terminó el desfile de modas, Katty se lo llevó a Tuco detrás de la pasarela y le presentó a su amigo cuencano, llamado Xavier, que pertenecía a aquella rancia familia aristocrática y los tres se metieron en un baño para empolvarse la nariz con unas líneas de coca.

Cuando Tuco terminó de arreglar sus asuntos en Cuenca, se había convertido en el primer mono de Salinas, que había conseguido vender diez LAND ROVERS, dos BMWS y ocho MERCEDES BENZS a varias concesionarias automotrices cuencanas, Tuco llevaba los bolsillos repletos de cheques y un pequeño maletín repleto de miles y miles de sucres. Tuco estaba tan eufórico que le dijo a ella, que se viniera a vivir a Salinas, que él la mantendría como su amante. Ella dijo que no. La relación duró por mucho tiempo y cada vez que el negociante de autos usados viajaba a Cuenca, se volvían a encontrar, y de inmediato se enredaban en la cama de un hotel para tener sexo. Leían juntos algo de poesía de Octavio Paz, escuchaban música de los EAGLES, leían a Camilo Destrugue Illingworth, Ugo Stornaiolo, John Steinbeck, Norman Vincent Peale, Og Mandino o a Julio Estrada Ycaza, y se drogaban en la cama, uno junto a la otra.

Cada vez que Katty encontraba algo interesante en los libros de Norman Vincent Peale y se lo comentaba a Tuco, éste le respondía que aquello no era más que una pobre filosofía parche para hacerles creer a los ilusos que los ricos pueden, mediante el entusiasmo, pasar por el agujero de una aguja. Pero a Katty le encantaba aquellas palabras tan inspiradoras y Tuco le respondía a sus inquietudes que aquello era una teosofía que pretendía traducir y convertirse en un sustituto del verdadero cristianismo. Para Tuco el verdadero cristianismo era una alucinación hippie de dudosa reputación:quién había preñado a María?, un soldado romano, quizá?, por qué Jesús se dejó engañar por Judas, torturar y crucificar por los romanos?, era Judas en realidad un traidor?, entonces por qué tiró las monedas y se ahorcó?, acaso ese no era un detalle muy revelador de que las intenciones de Judas eran otras?

Katty se había metido en la universidad para estudiar fotografía, y mientras tanto, le daba a fondo a sus dos aficiones más arraigadas: el libro de cartas de Lord Chesterfield, dedicadas a su hijo, la poesía de John Donne, Robert Frost y la historia interpretada por el comunista Ayala Mora. Le gustaba leer sobre la historia del Ecuador y leía todas las versiones habidas y por haber. También después de las clases en la universidad, Katty y Tuco, se ponían a leer las obras del doctor Robert L. Heilbroner sobre la vida y doctrina de los grandes economistas.

Después de tanta sesiones de lectura y sexo se les abría el apetito y Tuco le daba dinero a su chola cuencana para que se meta en el ascensor y bajara al hall del edificio para que compre en la tienda naturista unos panes vegetarianos, rellenos de higos y toda clase de fruta confitada, luego Katty compraba unos deliciosos tés y grandes frascos de miel, para acompañar al pan relleno. A veces Tuco preparaba en la cocina unas grandes carnes cocinadas en ollas de barro, previamente empapadas en agua, cosa que la carne en el interior de la olla, aflojaba todo el jugo y quedaba suavecita, y bien cocinada. También preparaban fondieu, pero aquellas carnes y aquellos pepinos hervidos en aceite, le parecían a Katty un exceso, algo que su hígado joven podía soportar, pero que a la larga todo su cuerpo se resentiría.

Katty también se metió en la secta de los mormones, pero ni eso le convenció de dejar la droga y siempre asistía a las ceremonias de la estaca, media drogada, y siempre guardaba ese poderoso secreto de su adicción. En una ocasión le dio un ataque de ansiedad en el Templo y se puso muy mal ya que se le bajó la presión, pero las hermanas la tranquilizaron sin sospechar nada porque creían que era una simple baja de presión. Eso siempre les ocurría a los monos cuya sangre no era lo suficientemente espesa como la de ellos.

Cuando Katty le contó sobre el ataque de nervios y la presión baja a Tuco, éste le dijo que eso era producto del subconsciente, que veía como una grave transgresión el asistir a la casa de Dios completamente flipada y que de eso se trataba todo, de un latigueo sicológico.

Todos los serranos la querían y la protegían a la suka, porque en realidad, Katty era una chica de modales suaves y encantadores. Cuando Tuco la empezó a analizar, ella se le pareció a Ivonne de Galais, la heroína de Alain Fournier en su novela EL GRAN MAULNES.

Tuco estaba enamorado de su colorada adicta y del jugoso sapito, bien rasurado que ella poseía, y ella siempre acudía junto a él de una manera fiel y desinteresada, aunque en el fondo siempre esperaba que Tuco la ayudara con un poco de dinero. Tuco nunca olvidará cuando tuvo en sus brazos a Katty toda la noche en la disco del HOTEL LA LAGUNA, bailando la canción de AMBROSIA: I JUST CAN T LET GO. El cuerpo de su colorada se enredaba y deshacía de pasión junto al de Tuco Andolini. El coro de aquella canción y los vasos de champán demás que se había tomado lo tenían con la mente bien en alto y Tuco llegó a sentir un verdadero amor por Katty. Un amor que nunca había sentido por ninguna mujer en el mundo, un amor prohibido, totalmente secreto, algo que el destino por error le había deparado y que ahora él lo gozaba a plenitud, podía un hombre ser tan feliz, pero tan feliz con un amor ilegítimo, el de una amante? Y era eso precisamente lo que él pensaba: que no la podía dejar ir a aquella mujer. Cuando acabaron de bailar fue como haber terminado de hacer el amor al mismo tiempo y de acabar juntos. Cuando terminaron de bailar apretaditos esa pieza, Tuco le dio un par de cien sucres al pianista del bar y le dijo que tocara THE BEST OF ME y WEEKEND IN NEW ENGLAND de Barry Manilow. Katty batía palmas de felicidad y cuando él se fue a su encuentro, ella se precipitó a él y todos los señorones y las señoras encopetadas de cuenca se quedaron boquiabiertos de sorpresa ante aquel espectáculo de amor apasionado. Sobretodo cuando empezó a tocar el pianista y Katty aflojaba la cabeza hacia atrás, como en señal de total felicidad y abandono, en los brazos del hombre de su vida. Al final los espectadores cuencanos no pudieron contenerse más y arrancaron a aplaudir a la feliz pareja que parecían haber encontrado la llave de la felicidad y del amor eterno.

Con el tiempo, Tuco, comenzó a ver muy difícil el panorama económico del Ecuador. El negocio de los bancos privados lo estaba absorbiendo todo de manera monopólica. Todo tipo de giro comercial, de una o de otra manera, terminaba relacionado con la bancocracia, y Tuco creyó, que este tipo de expansiones terminarían por colapsar de la misma manera que una burbuja siempre termina por reventarse. Así que Tuco decidió acumular su dinero en un fondo de retiro, una fuerte suma de efectivo, que le permitiría retirarse a la playa a vivir de los intereses.

Pepe Viche era un caso aparte, después de trabajar en Mi Comisariato se metió en la universidad y tras largos esfuerzos, se había incorporado de arquitecto, pero ocasionalmente lograba conseguir alguna obra y vivía en la misma casa que su hermano, herencia de sus padres. Cuando Tuco decidió irse a vivir como pensionista retirado a la playa, Pepe Viche se fue con él. Pepe Viche no tenía suerte para los negocios y tampoco era muy brillante como arquitecto, y el honor familiar de una familia de clase media alta, le prohibía ponerse a trabajar de taxista o administrando un negocio.

Había emprendido varios negocios y todos ellos terminaron en bancarrota y aquellos fracasos le habían minado el espíritu emprendedor y ahora tenía miedo de seguir fracasando y de seguir exponiéndose a la acumulación de deudas y a la persecución y hostigamiento de los acreedores.

Siempre había vivido bajo la sombra protectora de sus padres. Su madre lo protegía y su padre le tiraba los huesos que conseguía arrebatar en el negocio de la constructora, pero cuando sus padres fallecieron se quedó solo junto a su hermano y él lo comprendió todo perfectamente. Tanto su madre como su padre le pidieron a Tuco, en sus últimas palabras, que lo cuidara a su hermano menor, el pobre Pepe Viche.

Ahora Tuco y Pepe Viche, en su casa de madera en Salinas, se dedicaban a las artes plásticas. Pintaban óleos coloridos, paisajes desérticos, marinas encantadoras y de vez en cuando les salía algún encargo para pintar alguna señora encopetada o algún político importante de la península. Aquella actividad era un hobbie para los hermanos Andolini. La mayor parte del tiempo la pasaban escuchando música, leyendo libros de historia, corriendo olas, cocinando para sus amigos e invitados, y junto con la señora Priscila, organizando fiestas con fines benéficos para los niños pobres de Salinas y tanto a Tuco como a Pepe Viche se les ocurrió reunir fondos privados para construir un gran asilo de ancianos que mejore la calidad de vida de los viejos desamparados al menos en sus últimos días de vida.

Por aquellos días el pobre Pepe Viche pasaba por tremendas crisis existenciales y lo atormentaba el pensamiento o más bien la certeza de ser un fracasado. Esto le producía una gran ansiedad que lo llevaba a dar grandes caminatas por toda salinas, iba y venía de un lado para otro, siempre pasando por los mismos lugares, completamente atormentado por el pensamiento de que había pasado toda su vida estudiando de manera inútil porque ahora no podía cuajar con dinero, éxito y prestigio en su profesión y todavía vivía arrimado a su hermano que prácticamente lo mantenía. El pensamiento de que era un pobre infeliz sin dinero lo atormentaba de manera recurrente y le quitaba la paz y la tranquilidad espiritual. No podía conciliar el sueño por las noches y se pasaba leyendo libros de artistas plásticos, de decoración de interiores y de diseño gráfico, luego leía revistas teológicas de los adventistas del séptimo día y de los testigos de Jehová, y luego remataba con lecturas del Bhagavad gita, el libro de Mormón, pero ninguna de estas lecturas lo tranquilizaban sino que, al contrario, no sólo llenaban su cerebro de conocimiento sino que también le exacerbaban los nervios porque la certeza de que era inteligente se mezclaba con la certeza de que todo negocio que emprendía terminaba en fracaso. Pero pronto halló la solución al tomar unas pastillas de Neurobión. Toda una semana estuvo medicándose con aquellas pastillas y las crisis de ansiedad ya no lo tenían tan cogido de las bolas al pobre Pepe Viche.

Entonces el pobre Pepe Viche vivía un tormento porque a pesar de que hacía todo lo posible por tranquilizarse, las piernas le temblaban y todo su cuerpo se convulsionaba y sufría de shakes incontrolables, que ante la vista de las demás personas le daban una mala reputación. Un amigo hasta llegaba a burlarse de él diciéndole que lo que le pasaba al pobre Pepe Viche era que le estaba fallando el relantín y que lo tenía demasiado acelerado y que en verdad estaba desquiciado. Otras veces se le burlaba cuando al verlo se ponía a bailar junto a él y lo imitaba torpemente delante de otros amigos y todos se reían de aquellos gestos, pero Pepe Viche no podía dejar de moverse y en realidad lo que él quería era que alguien le prestara dinero para comprarse un cigarrillo y fumárselo desesperadamente hasta consumirlo por completo.

Pepe Viche lo aventajaba un poco a su hermano en su capacidad plástica de pintar al óleo por cuanto tenía mayor conocimiento del asunto de la perspectiva artística. Sus paisajes tenían más que ofrecer a los ojos de los turistas, eran más convincentes, definitivamente. Pepe Viche era más artista que su hermano. Pero Tuco se esforzaba, era un hombre tan inteligente como desesperado y muy ahorrador. Cuando compraba los materiales para pintar al óleo, se esforzaba por no gastar ni un sucre más de lo debido, y cuando los utilizaba en la confección de una obra de arte, no desperdiciaba ni una gota de pintura al óleo. Todo, absolutamente todo, era aprovechado por Tuco.

Con el tiempo a Tuco se le ocurrió la idea de mandar a construir un gran asador de un tanque partido en dos y ponerse, con su hermano, a vender chuzos, choclos y chorizos por las noches, pero sólo en los fines de semana. Todas las noches la calina del desierto se refrescaba hasta el punto de que los turistas salían a pasear por el malecón abrigados hasta el cuello. En cambio aquel frío era del gusto de las mujeres extraterrestres y una de ellas, una simpática chica de una de las lunas de Júpiter, llamada: XPR899, siempre lo venía a buscar a Tuco con la finalidad de que él accediera a reproducirse con ella, pero Tuco estaba más concentrado en el negocio de darle la vuelta a los chuzos para tener un ingreso extra. Pero fue tanta la insinuación de aquella mujer hermosa, que Tuco no tuvo más remedio, que encargarle el negocio a Pepe Viche y subir al segundo piso de su casa de madera con aquella alienígena tan simpática como exigente. En la cama aquella mujer lo hizo vibrar a Tuco de una manera impresionante y cuando ambos acabaron el acto sexual, ella le transmitió una energía corporal, que lo hizo sentir, al débil enfermo, completamente rejuvenecido, por un par de días. Tuco no sintió con tanta fuerza los achaques del cáncer durante ese lapso de tiempo. Pero siempre que tenía sexo con estas bellas mujeres alienígenas, sentía por varios días, que las piernas le temblaban, como si estuviera su organismo completamente debilitado. La bella XPR899 lo siguió visitando hasta cuando un día le anunció que él iba a ser padre, entonces, se desapareció del mapa, para alivio de Tuco. Por las noches Tuco pensaba en XPR899 y su hijo pero aquel pensamiento no le daba mucha ansiedad ya que aquella criatura no sería un humano de verdad al ser engendrado en el vientre de una mujer de otro planeta.

Por las mañanas, los hermanos Andolini, corrían olas en el salinero de la isla del Miramar, y ambos hermanos disfrutaban del deporte. Pepe Viche había desarrollado una técnica excelente para tubearse de espaldas en el salinero de la isla del MIRAMAR, y cuando venían las tormentas y las aguas se revolvían, los chicos tenían que cuidarse en el agua de no ser mordido por una serpiente de coral, que nadaban bastantes desapercibidas hasta cuando las tenías encima con las pequeñas mandíbulas abiertas, enseñando su paladar tan negro como venenoso. La belleza de las olas cristalinas, cubriendo a los surfistas en cámara lenta, era algo impresionante, bastante extraordinarias. Tuco pronto aprendió a pegarse unas tubeadas impresionantes, mientras otros, se limitaban a bajar las tandas de las olas para luego saltar al agua, sin preocuparse de correr todo el resto de la pared, que se quedaba desaprovechado, tal como lo hacía PAPELITO. En una ocasión Tuco se trepó en la camioneta de Flychi con PAPELITO y mientras iban rodando se prendieron un bate, y de pronto, después de un rato, se le encendió la locura a PAPELITO y con el vehículo rodando a toda velocidad se saltó por la ventana y cayó rodando en la arena del desierto como un comando paracaidista, pero, peligrosamente por el sendero de arena de la carretera y sin que le pasara nada y sin que se le rompiera un hueso, se levantó y se puso a hacer autostop como si no hubiera pasado nada.

A Pepe Viche lo visitaba una señora mayor, viuda, y con un gran parecido a la actriz nicaragüense Bárbara Carrera, y ambos se encerraban en su cuarto y se abandonaban a largas sesiones de sexo. Priscila necesitaba fumar bastante yerba para librarse de todas las inhibiciones y disfrutar completamente del sexo con su joven amante. Su rostro maduro era el típico rostro de una mujer caucásica, urdesina, de espalda musculosa, piel llena de pecas, trasero redondo, discreto, pero también tremendamente sexi. Cada vez que Priscila lo visitaba a Pepe Viche, éste tenía que salir de la casa con el frío de las noches salineras e ir a comprar salami ahumado al mini market de un alemán que los despachaba hasta altas horas de la noche. El hombre había sido profesor de física en el Rubira y cuando se retiró no regresó a Berlín sino que se casó con una argentina y se quedó en salinas preparando y ahumando sus deliciosos salamis y vendiéndolos en su mini market a orilla de la playa.

A la señora Priscila le encantaba que Pepe Viche le lamiera el culo y que la jodiera con fuerza hasta hacerla terminar. Esa era la forma como ella se quitaba todo el estrés que le producía su agitada vida social en la alta clase social a la cual ella pertenecía. Cuando la señora Priscila lo visitaba a Pepe Viche siempre le traía un poco de dinero y Pepe Viche la desvestía y le mamaba las ricas y redondas tetas que la señora poseía. Los pechos de la señora eran generosos blancos y llenos de pecas que se regaban hasta los hombros.

Pepe Viche siempre la incordiaba a la señora pidiéndole que lo conecte con sus amigos ricos, para ver si ellos, le encargaban un trabajo como arquitecto, alguna ampliación; alguna redemodelación o alguna instalación de estructuras metálicas; pero la señora Priscila siempre le daba largas al asunto, ya que en el fondo, sentía vergüenza de que sus amigos encopetados conocieran a su joven y musculoso amante. Cuando Pepe Viche reconoció aquel detalle se sintió herido en lo más profundo de su orgullo, ya que eso demostraba, que la señora no tenía ni fe ni confianza en su capacidad como profesional de la arquitectura. Pero decidió quedarse callado y no seguir incordiándola con ese asunto. Entonces volvían los ataques de nervios, las tembladeras en las piernas, y los shakes que le estremecían todo el cuerpo y se ponía a caminar imparablemente de un lado para otro y sin poder controlarse salía a caminar y caminar y no había forma de detener esa caminadera por toda Salinas y a veces se iba trotando desde Salinas hasta Santa Elena. Pero aún así la ansiedad y las angustias no se le iban a Pepe Viche y a veces se desesperaba de su situación y pensaba en el suicidio. En la vieja y antigua casa de Guayaquil el padre de Pepe Viche había tenido una pistola de cartucho 14, pero ya no sabía qué había sido de ella, también tuvo una escopeta recortada del 12 con la que disparaba al aire durante las celebraciones de fin de año, pero tampoco sabía de su paradero. Todo era tan triste y desesperado para Pepe Viche, que ni siquiera sabía cómo suicidarse para terminar con su miserable existencia.

Como la señora Priscila se mostraba reacia a conseguirle un trabajo, Pepe Viche le empezó a pegar sablazos de dinero y ella aceptaba gustosa prestarle su tarjeta de crédito para que él comprara comida, ropa, o pagara los impuestos prediales de la casa de playa y sobre todo los impuestos de la luz que se habían disparado tan terriblemente.

Esos tipos de la Empresa Eléctrica se habían convertido en una verdadera mafia sindical, que con fines políticos provocaban apagones peligrosos. En unos de esos apagones misteriosos la madre de los Andolini de setenta y ocho años se cayó por las escaleras y se partió la cadera y nadie podía meterse a demandar a esta mafia y las oficinas de protección al consumidor no servían para nada. Y encima se atrevían a mandar planillas de consumo con precios exorbitantes, como si los Andolini fueran una familia multimillonaria. Lo mismo ocurría con la Empresa de Agua Potable, que provocaba daños en las tuberías y cortes de agua con fines políticos, como medio de presión a las personas que de una u otra manera eran consideradas como blancos políticos de la odiosa prensa catódica o escrita.

Mientras la señora Priscila se encontraba en la cama con Pepe Viche, en el piso de arriba, Tuco se bañaba con agua dulce y tibia, y escuchaba los estridentes y pegajosos acordes de una canción de Leo Sayer: You make me feel like dancing, que provenían del piso de arriba. Y el corazón de Tuco se le llenaba de verdadera felicidad y la sombra de la incertidumbre de la muerte ya no lo atormentaba. En aquellos breves momentos se podía ser feliz con lo poco que le había dado la vida: un hermano que le gustaba chulear a las viejas ricas.

Vivir en la playa es el sueño dorado de cualquier persona que ha trabajado en la ciudad el suficiente tiempo como para contraer una úlcera provocada por el helicobacter pílori y la presión del estrés. Ahora todo lo que quería Tuco Andolini era vivir sin experimentar ninguna clase de problemas. Ninguna clase de problemas, ninguna complicación. Quería llevar una vida tan tranquila como ubérrima y llena en todo momento de verdaderos éxtasis.

Su única preocupación era cómo decirle a su hermano Pepe Viche que él estaba condenado a muerte. Una muerte terrible a causa de cáncer al estómago. Desde que el fantasma de la muerte rondaba en la existencia de Tuco, éste empezó a cambiar su forma de ser: ya no era el ser esquivo e introvertido en que se convirtió cuando se retiró del azaroso mundo de las ventas. Ahora parecía tener la cabeza sumergida en profundos pensamientos metafísicos, como si tratara de comprender, de comprender, completamente, el gran paso que iba a dar cuando su cuerpo deje de ser y ya no exista más.

Su hermano Pepe Viche no se terminaba de percatar de ese cambio tan profundo que se operaba en el alma de su hermano mayor. Pero de vez en cuando sí notaba que Tuco se comportaba con todo el mundo como si se estuviera despidiendo de sus amigos, como si antes de partir, quisiera dejar arreglados todos sus asuntos.

Ella quería verlo cuanto antes. Le tenía que confesar que se sentía miserable por asistir a los cultos dominicales de los mormones completamente drogada y que cuando iba a una fiesta de estos chicos con las luces encendidas y sin alcohol en la mesa, simplemente, se daba cuenta que ese no era su mundo y que estaba al borde de la deserción

Katty era preciosa aún con el rostro demacrado por el excesivo consumo de droga. Ella no tenía necesidad de entregar el culo al pusher para que le de droga porque cuando necesitaba dinero o se lo pedía a sus amigos o se lo pedía a Tuco y éste le resolvía todos sus problemas. A veces Katty le ayudaba a Tuco con una venta de vehículo y su amante le daba unos billetes por su colaboración. En una ocasión ella quería ir a visitarlo y se vino en avión y Tuco la estaba esperando en el aeropuerto y de ahí se fueron a la playa. Ella con esa piel tan sensible se quemó bastante, y por la noche, estuvo padeciendo por el dolor que experimentaba en su piel. Tuco, desesperado, la cubría con toallas húmedas, le encendía el aire acondicionado a toda potencia y le daba de beber suero Pedyalite. La belleza de Katty le invitaba a Tuco a mimarla ya quererla con dulzura. Muchas veces le hacía el amor tiernamente, que arrancaba de ella deliciosos quejidos y conseguía que ella lo amara mucho más de lo que se pudiera amar en este mundo.

Tuco le gustaba joder con su chola cuencana, porque ella, a diferencia de su esposa, no le ofrecía resistencia cuando él la quería penetrar por el culo. Ella se preparaba antes de cada fornicación duchándose bien y lavando a la perfección el recto para no embarrar a su amante de eses fecales, porque había oído que eso a la larga daña la próstata, que la glándula se llena de parásitos y todo eso produce inflamación y cáncer.

Cuando Tuco iba a Cuenca llegaba a su departamento y se metía en la cocina a preparar un sabroso bistec y ella se desnudaba y se metía en la cama a ver televisión. Le gustaba ver mucho las películas de Starsky y Hutch y la serie de LOS ANGELES DE CHARLIE. Desde que frecuentaba la compañía estable de Tuco, los ataques de paranoia habían disminuido. Tuco le daba seguridad y le hablaba siempre por teléfono o la iba a ver para tranquilizarla y para tratar de convencerla de que deje de fumar base. Cuando Katty experimentó una fuerte taquicardia, entonces, se asustó y dejó de fumar base. Para entonces ya había abandonado la universidad y se había retirado de la iglesia de los mormones porque se sentía mal al ir drogada a escuchar las enseñanzas bíblicas. Se sentía una mentirosa y una engañadora, aunque sabía que Dios la miraba cuando fumaba maduro antes de ir al Templo, cuando se ponía a cantar los himnos, completamente drogada y cuando iba a comer el pancito de la salvación todas las mañanas del culto de los domingos.

Todo el mundo que leía los periódicos, creía, que con el aterrizaje de todas esas naves alienígenas en el desierto de CAPAES, la religión se iba a terminar y sin embargo, nada de eso ocurrió, sino que todo el mundo después de la primera conmoción en los periódicos y en la televisión-, siguió viviendo su vida de manera normal, salvo que ahora existía el componente extraterrestre, que tomando la forma de mujeres de la noche, se había regado por todas las calles para ofrecer el servicio nocturno más apetecido por los terrícolas: el sexo extraterrestre, que tenía fama de rejuvenecer a los hombres y de curar enfermedades no muy graves.

A veces, por las noches, de lunes a viernes, ambos hermanos se acostaban en las hamacas del porche, y mientras se balanceaban, hablaban como una pareja de esposos que están conversando con mucha intimidad y confianza sobre los términos de su divorcio.

Recordaban cosas y anécdotas del pasado como cuando se reunieron después del colegio para tomarse unos vasos de Guanto y al principio no les cogía el asunto hasta que después les reventó eso en el cerebro y Pepe Viche se quedó soñado en la cama de un amigo, completamente inconsciente con el mundo volteado para atrás y cuando despertó veía todo de color rojo y los rayos del sol le parecían celestiales y se sentó en una silla y pedía agua para beber, pero cuando terminaba de dar unos sorbos la mano no le respondía o como que se olvidaba que tenía un vaso de vidrio en la mano y lo soltaba y el vaso se hacía añicos en el piso. Y Tuco salió a la calle y no podía caminar bien y hablaba y hablaba con amigos y luego parpadeaba y ya no había nadie y se metió a un taller de artefactos usados, creyendo que era la casa donde estaba su hermano y se puso a gritar de desesperación. Posteriormente lo vieron corriendo sin zapatos y echando espuma por la boca por las calles del centro, pero nadie podía agarrarlo porque era rapidísimo.

Tuco se había casado con una escritora, que luego resultó ser bisexual, y que nunca quiso darle hijos. El placer del sexo con aquella mujer llamada Irene, siempre era intenso, ella se desesperaba cuando su esposo le provocaba los orgasmos, pero a Tuco no le gustaban sus amistades, que lo miraban a él de una manera extraña y como si él fuera un hombre más cercano a la clasificación de rival y enemigo, que otra cosa. Ellos eran unos intelectuales que consideraban aquel matrimonio como algo indigno para ella. Irene, poco a poco, se fue dejando arrastrar por la rivalidad y la tirantes que le provocaba estar casada con un mercachifle, completamente ignorante. Ella era una mujer de cultura y no le gustaba viajar a la playa y embarrarse el culo de arena, tostarse e inflamar su piel con el sol, caminar en medio del desierto y todas esas tonterías de las noches de farándulas salineras. Al poco tiempo de casarse con su marido, se decepcionó de todo aquello, y decidió no enredar más el asunto al no darle hijos porque sabía que la separación y el divorcio vendrían tarde o temprano. A Irene, lo único que la mantenía casada junto a Tuco era el dinero, bendito dinero!, precioso y divino dinero! Dinero que le permitía viajar a Galápagos, llenarse los dedos de manos y pies de anillos de oro amarillo y oro blanco, usar los perfúmenes más caros, comprar bellas y caras obras de arte pictórico, hermosas esculturas y alfombras persas verdaderamente divinas.

El abogado de Tuco reunió y habló con la joven pareja, y decidió divorciarlos por mutuo consentimiento y por diferencias irreconciliables. Ante la sociedad Tuco prefería mantener la imagen de ser completamente ignorante de la bisexualidad de su esposa y por eso no mencionó ese asunto en los tribunales.

Entre las distracciones de Tuco se encontraba la lectura del Selecciones del Readers Digest y la revista National Geographic. También investigaba por Internet todo lo que más podía sobre el mal que lo aquejaba y que pronto lo llevaría a la muerte. Para Tuco, después de Irene no volvió a existir otra mujer, ya que Irene lo había castrado muy bien al pobre Tuco. Ella le había atrofiado el cerebro con la aplastante idea de que las mujeres aniñadas son crueles, egoístas y abusadoras.

Tuco miraba pasar la vida como si fuera una obra de teatro en la que el protagonista principal era su pobre hermano, fracasado, Pepe Viche y la multitud de mujeres que desfilaban por su vida. Curiosa obra de arte de un pobre ser cuyo destino lo convertía en un triste y filosófico dandy.

Nunca llegaba a comprender el motivo de su venida a este mundo miserable en el que el hombre estaba condenado a trabajar como esclavo para sobrevivir, en el que tenía que mentir día y noche y aprovecharse de los ingenuos para conseguir colocar un maldito vehículo. Tuco se había cansado de luchar tan duro de esa manera: mintiendo y esforzándose por sacar una pequeña renta para tener un dinerito para comprar la comida de la semana. Cada vehículo que llegaba a sus manos él lo transformaba y lo volvía a vender un poco más caro y luego seguía el asunto de la cacería de vehículos en forma infinita para seguir cosechando pequeñas cantidades de dinero. Viéndolo bien todo aquello era enfermizo, pero Tuco no sabía nada más en la vida para ganarse la vida. Su matrimonio había consistido en pagar dinero a una vaca a cambio de placer. Irene lo supo exprimir hasta la última gota, pero Andolini siempre sospechó que ella nunca lo había amado y que por eso nunca le dio hijos.

La idea de comprar una casa en Salinas fue desde el principio idea de Irene, ella siempre saliéndose con la suya, pero cuando empezaron a venir a pasar las vacaciones a la playa, Irene pronto se cansó del desierto, la soledad, el sol, la arena y el mar, y pronto comenzó a sugerirle a su marido que vendiera la casa, pero a Tuco le empezó a gustar cada vez más la tranquilidad del desierto y comenzó un plan de ahorros para retirarse del negocio de compra y venta de vehículos. Cuando Irene se enteró de aquel proyecto puso el grito en el cielo y comenzó a hacerle la vida imposible a su marido con continuos reproches a su falta de competitividad y quemeimportismo. Por su parte Tuco se quedaba callado y lo soportaba todo hasta que se le colmaba la bilis y entonces le gritaba a su esposa y la mandaba a la casa de la verga o le decía que se consiga un amante y que se vaya con él o con ella, y esto lo decía con intención bien maligna, porque ella creía que su esposo no sabía nada de su preferencia bisexual por las lesbianas.

Cuando el matrimonio terminó, Tuco se sintió libre, pero, entonces, cuando sus planes de vivir feliz se empezaron a hacer realidad y su vida tomaba un nuevo giro lleno de grandes banquetes de mariscos, paz y armonía. Cuando había liquidado con éxito el negocio de su patio de vehículos y se disponía a llevar una existencia completamente tranquila en la playa, el destino le traía la noticia de que no iba a vivir mucho tiempo. A veces Tuco se despertaba en la noche lleno de pánico y desesperación y se volvía a acostar y rezaba el Padrenuestro en completo silencio hasta lograr calmar los nervios. Siempre lo atormentaba la idea de quién sería la persona que lo cuidaría mientras llegara el momento de la agonía. No tenía hijos, su esposa no quería saber nada de él, sus padres estaban bajo tierra: su madre por la diabetes y su padre víctima de la hipertensión. Su hermano era casi un inútil, así, que, en definitiva, estaba solo y moriría solo en este mundo; solo, completamente solo en una cama de hospital, como tanto temía Octavio Paz. Katty era una drogadicta inútil que no servía para nada, quién la mantendría cuando él se muriera?

Cuando Tuco pisó por primera vez un hospital oncológico pronto se informó que el noventa por ciento de los pacientes mueren, y que es entonces cuando el enfermo logra apreciar las cosas insignificantes y simples, pero bellas y sublimes de la vida: como disfrutar de una noche estrellada en Canoa o disfrutar de la compañía de una amiga mientras se saborea una deliciosa pizza donde don PEPE.

Tuco se hizo muy amigo de Tony Reyes el doctor que lo chequeó y que le detectó el cáncer al estómago. Él le conversó que había entrado a trabajar en aquel hospital oncológico junto al mar cuando era estudiante, ya que su padre lo recomendó al director con quien mantenía una larga amistad desde la infancia. Pronto Tony entró a trabajar como ayudante en el área de diagnóstico. Y él le confesó lo triste que era hacerse amigo de un niño con leucemia ya que sabías que iba a morir. El hospital en que trabajaba ahora no siempre fue así: cuando recién entró a trabajar lucía todo viejo, descolorido y desvencijado y a él le tocaba recargar los hematócritos y pronto se dio cuenta de la importancia de tener dinero para comer a la hora del almuerzo. Recargar los hematócritos significaba medir los glóbulos rojos y era una tarea de gran responsabilidad y siempre después de cada jornada, Tony terminaba muerto de hambre y el primer día de trabajo estaba completamente chiro y subió al comedor a ver si alguien le regalaba un plato de comida, aunque sea un arroz con jugo de carne, pero la negra cocinera Heriberto le abrió una cuenta de crédito para que él la pagase en la quincena y así pudo tener asegurada la comida diaria.

Los primeros días de trabajo Tony Reyes no vio a los enfermos de cáncer sino que se lo pasó en el LABORATORIO haciendo hemogramas, que es el conteo de leucocitos, donde se utiliza la fórmula de Schilling, que sirve para diferenciar los leucocitos entre segmentados y mononucleados y los linfocitos y los monolitos y también había que recargar los hematócritos que era el contaje de plaquetas y que se dividían entre: neutrófilos, eucinófilos y batófilos. El problema de la leucemia se detecta cuando entre los glóbulos blancos surge un aumento en número y se alteran en su forma.

El doctor Tony Reyes y su paciente Tuco Andolini compartían el mismo gusto por el surf y ambos estaban de acuerdo en que se trataba de un deporte que tenía el poder de otorgar una sensación al surfista de satisfacción y libertad y paz. En algunas ocasiones se habían encontrado en el playero de Chuyuipe y habían corrido unas olitas glass, justo después de una fuerte lluvia lo que las había hecho perfectamente tubulares.

El grupo de doctores, enfermeras y colaboradores con los que trabajaba Tony Reyes era un grupo de gente con un gran sentido de humanidad y compromiso para con las necesidades del prójimo. El doctor Reyes le recitaba con gran muestra de sabiduría a Tuco un pensamiento de Henry David Thoreau, que decía:

Cada nueva generación que viene se ríe y se burla de lo que consideran cosas anticuadas y pasadas de moda; e inmediatamente comienza a crear cosas para ellanuevas, pero que la próxima generación considerará muy pronto pasadas de moda.

Los pacientes adinerados son muy exigentes y siempre querían que se comprueben los hemogramas que se les practicaba y donde se les detectaba el incremento en el número de glóbulos blancos, señal visible de leucemia. Así que para darles gusto el doctor Tony Reyes utilizaba un lenguaje más específico y les habalaba de la fórmula de Schilling que en realidad lo único que hace es diferenciar el tipo de leucemia que tiene el paciente. Había que tener mucho cuidado con estos ricachones ya que el hospital funcionaba en gran parte con los millonarios donativos en divisas extranjeras que los ricos hacían como beneficencia.

Lo que más le entristecía a Tony era ver el gran número de niños enfermos de leucemia, que eran abandonados a su suerte por sus padres pobres; también había hombres que se internaban solos y se preparaban mentalmente para aceptar su destino de enfermo Terminal y morir. La leucemia es una enfermedad tan costosa que los esposos abandonaban a las esposas y los padres a los hijos. Muchos jóvenes en la flor de la vida se iban a internar completamente solos para no convertirse en una carga para su familia.

En el hospital oncológico de la península trabajaban unos setenta colaboradores y todos se conocían de pies a cabeza. Siempre existía dentro del personal una persona más jovial, más amiguera y en este caso era precisamente el doctor Tony Reyes el que siempre alegraba el lugar por donde él pasaba y pronto los demás colaboradores lo apodaron el conejo de la suerte, porque se las tiraba a todas las enfermeras, pero nunca las preñaba.

Con el paso del tiempo y el contacto diario con el pabellón de niños enfermos de leucemia, las cosas fueron cambiando y la depresión se fue apoderando del doctor Tony, el conejo de la suerte. La rutina y el mismo procedimiento de trabajo: la numeración de los pacientes, que se dividían entre pacientes de SALA y los INGRESADOS y los PACIENTES AMBULATORIOS, que pronto se transformaban en HOSPITALARIOS, por la acción erosionadota de la enfermedad.

Tony no podía soportar sin deprimirse el llegar a conocer a aquellos dulces e inocentes niños y luego verlos morir. Esa rutina de convertirse en el ángel que acompañaba a los niños desde la enfermedad hasta la agonía y la muerte lo estaba desquiciando y de vez en cuando y por las noches al llegar a casa y para poder conciliar el sueño, se fumaba un porrito de yerba y sentía que su mente y su alma lograban amortiguar el dolor, el terrible dolor que le causaba trabajar con dulces e inocentes niños condenados a muerte por la leucemia. Generalmente los niños de diez y seis años que entraban altos y gruesos, pero padeciendo leucemia linfolílita aguda duraban seis meses y morían de paro cardiorrespiratorio y en completa desintegración física, con el cuerpo completamente consumido.

En aquellos tiempos cuando se trataba de analizar el proceso de la enfermedad de los niños con leucemia no se hablaba de recuperación sino de sobrevida desde el momento en que empezaban a recibir el tratamiento de quimioterapia. Lo que Tony Reyes le quiso dejar bien en claro a Tuco era que el cáncer era una segura condena a muerte. Así que eso fue lo que captó Tuco: que si se hacía tratar con quimioterapia tendría una sobrevida de cinco años y después la muerte. Con todo lo que significaba soportar la quimioterapia: dolores de cabeza; malestar general del cuerpo; somnolencia y vómitos

Tony le explicó que habían cientos de casos de niños con leucemia que él tenía que hacer un minucioso seguimiento a su expediente y visitarlos para tomarle las muestras de sangre hasta el punto de que lo empezaron a apodar como el vampiro y Tony no podía evitar involucrarse sentimentalmente con los niños, que eran como unos ángeles y luego los veía quedarse ingresados, después de pasar un tiempo en inútil tratamiento ambulatorio y siempre les respondía con optimismo cuando ellos con cara de angustia le preguntaban si se iban a salvar. Así que cuando Tony Reyes llegaba a la casa se fumaba uno o dos grifos para poder tranquilizarse y olvidarse de la pena que sentía por aquellos inocentes angelitos condenados a muerte. Por las noches, antes de dormir, Tony se arrodillaba junto a su cama y le pedía misericordia a Dios para que no se lleve a la tumba a aquellos angelitos inocentes que todavía no sabían lo que era vivir. Estaba bien que un anciano que ya ha vivido y que está cansado de comer y vivir sea llevado al estuche por un infarto que lo sorprenda dulcemente mientras duerme, pero estos niñitos, estos dulces niñitos, que recién empezaban a conocer lo que era la vida,cuál era el sentido de todo este dolor?

Muchos de aquellos niños llegaban solos y la familia los encontraba a los cinco meses y eran testigos del cambio que se iba operando, incluso algunos después de recibir la visita de su madre se quieren suicidar porque ya no quieren seguir sufriendo más ya que se daban cuenta del cambio que se iba operando en ellos cuando entraban en una etapa Terminal.

Entonces la idea del suicidio o de abandonar la carrera empezó a rondar la cabeza de Tony Reyes y ahora fumaba yerba antes de ir a trabajar al hospital para no tener que sentir el profundo dolor que lo estaba consumiendo por dentro.

Tony era testigo como la quimioterapia les quemaba las venas por dentro a los niños, produciéndoles una mancha que más parecía una quemada y que se sentía como una quemada porque produce ampollas, dolor y ardor.

Este chico tenía una hermana que lo iba a visitar y se llamaba Esther. Ella era una chica preciosa y llena de vida, que fue elegida reina de belleza de Santa Elena. Poco a poco nos fuimos conociendo hasta hacernos buenos amigos y ella al percatarse de con cuánta dedicación atendía no sólo a su hermano sino a todos los niños del pabellón se empezó a enamorar de Tony, a pesar de estar prometida en matrimonio con un sujeto dueño de una hacienda arrocera muy importante. El tiempo pasó y el corazón de Esther se inflamó de una loca pasión por el médico de su hermano y no tardó mucho para que ambos se metieran en la cama. El resultado de esta nueva locura del conejo de la suerte fue que la chica suspendió el matrimonio una semana antes de que se realizara y se vino a vivir a Salinas. Esther le dijo a Tony que si él no se podía casar con ella o no quería ella estaba dispuesta a ser su amante. En Salinas empezó atrabajar de bailarina nudista y al poco tiempo de transcurrida la formalización de la relación, Tony le descubrió en un cajón de la cómoda un consolador y cuando le preguntó ella le respondió de tal forma que él comprendió que ella era ninfómana. Mientras tanto su hermano cada día se debilitaba más y más y el chico que Tony había conocido como alegre y vivaz y que siempre tenía todas las respuestas y las palabras correctas al pie de la lengua se estaba convirtiendo en un guiñapo humano. Uno de sus últimos deseos antes de entrar en la etapa Terminal fue que Tony lo llevara al estadio ya que el niño era hincha de Barcelona y Tony lo llevó al estadio junto con su hermana Esther. Luego de eso y después de dos días el hermano de Esther-su amante-, entró en la etapa crítica de agonía- en sus ojos se podía apreciar el terror a la muerte-, y luego vino la etapa Terminal con hemorragia nasal, hemorragias gingival; hemorragias internas o petequias y todo su cuerpo se llenó de manchas moradas que aparecían en su piel hasta que finalmente Dios se apiadó de él y se lo llevó con un paro cardiorrespiratorio, que a Tony le pareció como si el niño, hermano de su amante, hubiera dejado escapar un ronquido y con el su pobre e inocente alma sin haber siquiera empezado a vivir la vida. Tony, completamente grifote en su cuarto, después del trabajo se preguntaba: por qué Dios permite que estos niños inocentes tengan que pasar por esta terrible enfermedad y que tengan que morir, dejando medio dementes de dolor a sus pobres padres?

Muchos niños que llegaban con sus hijos enfermos de leucemia, a veces no encontraban camas para ellos porque el hospital estaba saturado y se quedaban parados con sus hijos en brazos como estatuas de la muerte.

Todas estas experiencias estaban destruyendo a Tony y fumaba yerba mañana, tarde y noche para TRATAR de amortiguar el dolor de ver a los pacientes terminales agonizar con sus respiraciones entrecortadas; la desesperación en sus rostros ante el terrible abismo que encierra la incógnita de la muerte; el aferrarse a la vida hasta el último momento; Tony comprendió-y se lo hizo saber a Tuco en sus múltiples conversaciones-, que los niños condenados a muerte siempre abrían mucho los ojos porque estaban completamente asustados. Sus labios se ponían morados y sus cuerpos que alguna vez fueron normales ahora, que estaban al borde de la muerte se asemejaban a pequeños esqueletos vivientes, casi como unos zombies y siempre que Tony asistía a sus muertes se daba cuenta que todos dejaban escapar un ronquido muy peculiar. Tony concluyó que ese era el preciso instante en que los niños dejaban escapar su alma.

Después que los niños morían una de las enfermeras de turno hacía el parte para el médico, señalando la hora de la muerte y sus posibles causas, que en el caso del paciente oncológico siempre es el paro cardiorrespiratorio. Luego la enfermera de turno llama a los conserjes y con las sábanas de la cama amarran punta con punta al niño muerto en forma de paquete para que se lleven el cuerpecito a la morgue o al área de entrega de cadáveres.

Aquella noche, cuando murió el hermano de Esther, Tony Reyes, se fumó varios cigarrillos de marihuana y estuvo toda la noche dándole vueltas en la cabeza a la idea de cortarse las venas aunque él prefería pegarse un tiro en la cabeza, pero no tenía un arma a la mano. Entonces se le vino a la mente leer un libro de mormón que unos misioneros le habían dejado el anterior fin de semana. Cuando abrió la página del libro de mormón al azar se encontró con el siguiente pensamiento:

Estas palabras le llegaron a Tony hasta el fondo de su alma de lo grifote que estaba y lloró, empezó a llorar como un niño que gime por la muerte de su madre o como un padre que se arrodilla, se rasga las vestiduras y se echa tierra en los ojos por el dolor causado por la muerte de un hijo adorado. Pero aquel dolor también lo purificaba, aquellas palabras le habían abierto el entendimiento, y comprendía, sí, comprendía, que había un propósito para toda aquella tragedia, que había una vida más allá de esta vida, de este valle de lágrimas, y que el propósito de la muerte de estos niños era para probar a sus padres, así era como reflexionaba la divina voluntad de Dios, sí, aquello tan terrible y tan triste era para probar la fe de sus padres, como si estuvieras cogidos en una trampa.

Mientras Tony Reyes le contaba todas estas cosas a Tuco, éste no se percataba de que gruesas lágrimas se le escurrían por los ojos. Pero Tuco no sólo lloraba por la miseria de la muerte y el desperdicio de aquellas inocentes vidas; por el dolor de tumores inoperables que arrancaban a sus víctimas escandalosos gritos de desesperación en medio de la noche; convirtiendo aquel hospital en una casa de horror una casa de locos, sino que también lloraba por su propia vida desperdiciada completamente en la entrega a su trabajo y a satisfacer las necesidades materiales y sexuales de la vaca lesbiana de su esposa. A Tuco todo le parecía una broma cruel del destino.

Los cuadros que Tuco Andolini pintaba al óleo en sus ratos libres eran una forma de recuperar la cordura, de pedir auxilio, de gritar toda su angustia. Pero reconocía que nada había de filosófico en aquellos lienzos, pintados con manos temblorosas, a la luz de las velas, en ambientes húmedos, rodeado de paredes de madera y bajo un cielo saturado de estrellas. En aquellos óleos se expresaba un moderado esfuerzo por captar la realidad circundante, pero también lo que habitaba o lo que se escondía detrás de aquella realidad. Las formas sinuosas o vacilantes de unas gentes de piel oscura y de comportamientos misteriosos, que deambulaban por las calles de Salinas, siempre en perfecta guardia contra los demonios blancos que se llamaban turistas y que eran tan diferentes a ellos.

Lo que más cautivaba a Tuco era el espectáculo que ofrecía el mar siempre lleno de olas, que de manera interminable se arremolinaban en la orilla. Aquel precioso e infinito mar verde, siempre en continuo movimiento, que se picaba con el viento y que con los rayos del sol deslumbraba y se volvía un feroz espejo, era algo así como una experiencia divina, quedárselo viendo por horas enteras. Nunca había estado tan cerca la naturaleza del hombre y el hombre de la naturaleza.

Correr olas era interesante. Un deporte bastante espiritual. Aunque para un espectador, aquello parecía siempre lo mismo y lo mismo, pero sólo un surfista de verdad sabía, que cada ola tenía su propio misterio. Uno nunca iba a saber cómo le iba a ir en una ola que cogía. A veces las cosas salían bien, pero a veces la ola se cerraba o se abría un gigantesco hueco debajo de la tabla y entonces venía lo buenola caída, el manto oscuro de la espuma o muerte blanca, que le teñía al deportista los ojos de negro y que lo revolvía dentro del agua.

Cada vez que Tuco se metía al agua se concentraba tanto y con la fuerza de su mente trataba de luchar contra su enfermedad. Pensaba que mientras más remaba más fuertes se hacían los anticuerpos que terminarían librándolo de la muerte. Tuco surfeaba horas enteras con la esperanza de seguir viviendo y lo poco que comía consistía en frutas, que no le exigieran mucho trabajo a su miserable y despedazado estómago.

Cuando llegaba el mortal momento en que experimentaba la mordida del hambre, sentía pánico, pero también desesperación por saborear un jugoso pescado o un exquisito cebiche de camarón. Había momentos en que hasta la misma fruta le causaba náuseas. Todas estas cosas le minaban la resistencia a los embates de la vida y a veces el pobre Andolini se quedaba en la cama sin querer levantarse para nada. El pelo y la barba le empezaron a crecer con libertad y belleza y no le importaba en absoluto. Cuando salía al porche a ver cómo Pepe Viche atendía a los clientes que le compraban sus chuzos, se le alegraba un poco la existencia al escuchar las palabras y las conversaciones de las gentes. Había un cliente llamado Lester y otro que le decían EL TOPO y ambos se divertían entre ellos haciendo toda clase de preguntas filosóficas y hasta Lester trataba de hipnotizar al TOPO y todo el mundo se reía carcajadas. Lester era un escritor adicto al trabajo literario de Jack Kerouac y Henry Miller y EL TOPO era un especialista en las obras del profesor Norman Mailer, así que cuando este par se unían los espectadores se daban un buen banquete de toda clase de conocimientos eruditos.

Una mañana Lester y EL TOPO fueron a ver a los hermanos Andolini para ir a correr olas a DEAD POINT. Que era un playero suicida donde el surfista tenía que coger la ola en el pico y luego conectarse con otra ola más tubular llamada el SUPER TUBO y de ahí seguir corriendo hasta salirse de la ola antes de estrellarse contra las rocas. Pero primero pasaron por el Rubira y les pitaron a las chicas Tatiana y Nancy para que ellas saltaran el muro y se fueran con ellos a ver cómo cogen olas en DEAD POINT. Y resulta que después de recoger a las chicas se fueron a ver a los hermanos Andolini, que ya los estaban esperando. Y luego a DEAD POINT.

Había que remar y remar y remar del putas loco y luego comenzó el verdadero surf de verdad. Todos cogieron olas y se montaban en ellas uno tras del otro y las chicas miraban desde las rocas, muertas de frío, pero bañadas en Coopertone y sonriendo. Tatiana le prendió un grifito a Nancy y se quedaron grifotas temblando, viendo como sus amigotes exponían sus vidas al correr aquellas olas de ese playero suicida.

Entonces se escuchó el ulular de la sirena de alarma y vinieron los militares en una lancha y se los llevaron a todos presos, incluidas las chicas, por considerarlos espías. Tuco una vez en la base, alineado en la fila, se le ocurrió pedirle al sargento Troya que le de un cafecito y los demás muchachos se partieron de la risa. Una mujer de la Armada revisó el bolso indígena de Tatiana y encontró dos cigarrillos de marihuana y ella se defendió diciendo que eran para consumo personal, que ella no era una mugrienta narcotraficante. Pero el problema era que ninguno de los muchachos y de las chicas tenían la cédula de identidad y lo comisionaron a Pepe Viche para que vaya a buscarlas y las traiga más quinientos sucres para pagar la multa que pesaba contra Tatiana por la yerba que le encontraron en la pequeña carterita indígena.

Una mañana que Tuco salió a trotar por la playa se dio cuenta de que estaba perdiendo estado físico. El dolor en el colon ascendente y en la boca del estómago era una fuente de pesadumbre y desesperación. Cuando suspendió el ejercicio, se metió en la playa y refrescó todo su cuerpo con las frías olas del mar, que poco a poco, le fueron llegando hasta los hombros.

Más allá unos pescadores se encontraban en plena faena sacando la pesca de la noche anterior y de toda la madrugada. Los cholos pescadores, cuidaban celosamente, que nadie se les llevara las piezas más gordas y toda la faena estaba vigilada por los piqueros y las gaviotas que sobrevolaban en busca de una pieza mal estacionada o que haya sido lanzada al aire por un niño o niña traviesa para ser inmediatamente engullida por sus voraces picos.

De pronto, Tuco, sintió un agudo dolor en la planta del pie derecho y pensó que se trataba de algún pedazo de vidrio que se le había incrustado. Maldijo a los turistas descuidados y empezó a luchar contra la resaca que le hacía difícil la salida de las olas, para atender aquel dolor punzante que le cortó toda la distracción que proporciona un refrescante baño. Pero cuando logró pisar la arena no se sintió bien. Se sentía un poco desorientado y frío como si se le quisiera bajar la presión. Se sentó en la arena húmeda de manera torpe, con náuseas, y se miró la planta del pie lastimado y pudo ver en todo el centro un pequeño triangulito rodeado de una mancha subcutánea de color azul. Entonces Tuco comprendió que no había pisado una botella sino que, posiblemente, había pisado un bagre. Y como para confirmar sus sospechas empezó a sentir un terrible dolor articular entre los dedos del pie afectado y este dolor insoportable se iba extendiendo, o mejor dicho, subiendo por la pantorrilla hasta alojarse tormentosamente en la ingle. Estaba a punto de gritar por el dolor pero se contuvo. Tuco no podía más, sentía que se iba a desmayar. Unas amigas de Pepe Viche: Nancy y Tatiana, pasaban en ese momento por donde se encontraba agonizando el herido y, después de preguntarle lo que le pasaba, lo llevaron a emergencias. Nancy era doctora y sabía lo que tenía que hacer, así que hicieron mucho esfuerzo y pujaron el pesado cuerpo de Tuco hasta meterlo dentro del Volvo para llevarlo al policlínico.

El rostro de Nancy poseía la belleza de la mujer musulmana, sus ojos tenían un extraordinario parecido con los de la princesa Soraya de Irán. Su pelo negro formaba una hermosa melenita sobre su rostro egipcio, y sus ojos eran como bellas esmeraldas, verdaderas joyas incrustadas en su rostro. Su mirada era tierna y apacible. Cualquiera se daba cuenta de que ella era una mujer que dominaba sus nervios.

Una vez instalado en emergencia le sacaron una radiografía del pie y Nancy confirmó sus sospechas: había necrosis en el tejido provocado por la toxina del animal y había que operar para extirpar aquel cáncer que amenazaría con pudrir el resto del pie. Los médicos de emergencia tenían otra opinión sobre el asunto, pero Nancy lo convenció pronto a Tuco y después de que le aplicaran unas cuantas inyecciones para calmarle el dolor, las chicas lo volvieron a meter en el Volvo para llevarlo al consultorio privado de Nancy. Mientras la doctora conducía, Tatiana mantenía una conversación muy natural como si no estuvieran pasando por unas circunstancias delicadas y como si toda aquella revolución fuera la cosa más normal del mundo e incluso sacó de su bolso indígena un porrito de yerba, lo encendió y se lo empezó a fumar deliciosamente. El mundo de la bella Tatiana, siempre giraba alrededor de ella misma y de sus grandes senos y sus anchas y fornidas caderas, siempre se estaba mirando en los espejos y vigilaba cada parte de su maquillaje para comprobar que no existiera ninguna imperfección.

Tuco volvió a quejarse del terrible dolor que amenazaba con hacerle perder el sentido, pero el viaje fue corto y por fin llegaron. Mientras Tatiana estaba sentada en un rincón del consultorio, la asistente de la doctora preparaba todo para la pequeña cirugía y después le lavó el pie al enfermo que lo tenía lleno de arena sucia. Cuando todo estuvo listo, Nancy le dijo a Tuco que sea macho y que contuviera la respiración. Tuco estaba tan desesperado por el dolor, que no sintió mucha diferencia cuando la doctora le empezó a cortar todo el tejido muerto.

Cuando finalizó la operación le enseñó a su paciente la mediana bola de carne que le había extirpado y luego empezó a preparar un cóctel de antibióticos para que se secara la herida y se frenara la peligrosa ulceración. Aquella inyección contenía una bomba de químicos, liderados por la Benzetacil 633, Gembexyl 160mg, Dexametazona 4mg, 4 ampollas, y para que Tuco pudiera aguantar el dolor, Nancy tuvo que meterle al cóctel una dosis de anestesia.

El rostro de Nancy es el de una mujer perfecta. Su piel es la cosa más suave como la piel de un bebé. Sus caderas eran perfectas y listas para la reproducción y el placer. Ella se fijó en Tuco y se le hicieron agua los calzones. Quería volver a verlo curado y en pelotas para chuparle todo el semen. Cuando se acercaba a Tuco los senos se ponían duros y le palpitaba el corazón.

Cuando todo terminó, las chicas lo llevaron en el Volvo de vuelta a su cabaña hogar y la doctora le dijo que no vaya a cometer la peligrosa torpeza de beber alcohol por espacio de una semana, siquiera.

Pepe Viche recién había llegado de la playa y se encontraba cocinando unas hamburguesas y unas pastas, cuando se enteró de la peligrosa aventura de su hermano. Pepe Viche le preguntó a la doctora si Tuco podía comer hamburguesas con espaguetti y ella le dijo que sí, pero que el chancho, el cangrejo y cualquier comida infecciosa estaba totalmente prohibida. Luego Pepe Viche les ofreció a las chicas unos vasos de whisky y sacó al portal la televisión para ver el show de Cheers. Ted Danson siempre tenía problemas con su rubia enamorada Diana porque no se desprendía de su famosa agenda negra en la que llevaba anotado con mucho esfuerzo y por muchos años todas las direcciones de las chicas más lindas y al mismo tiempo las más ligonas de Boston.

A medida que se escapaba la noche dentro de la madrugada, los whiskys turbaron la inteligencia de Nancy y empezó a seducir con la mirada a Tuco, que de inmediato comprendió lo que eso significaba. Ella quería subir para pegar un palo porque se le hacía agua la entrepierna. En toda su vida había tenido sólo hijas mujeres y de pronto, con Tuco, podría existir la posibilidad de concebir un varón. Así era como razonaba la mente alcoholizada de Nancy. De inmediato Tuco aprovechó la oportunidad que Pepe Viche y Tatiana ofrecieron al irse a la cocina a conversar y cuando se distrajeron por la bella decoración de la cocina de la casa, Tuco y Nancy aprovecharon para subir las escaleras a los departamentos. Nancy estaba que se derretía por Tuco y se le pegaba todo el cuerpo en sus brazos. Cuando llegaron se desvistieron torpemente y se metieron con frío en la cama. Se besaron y abrazaron y Tuco la empezó a montar, sin que su pene estuviera lo suficientemente duro para penetrarla, pero Nancy se lo embutió con sus propias manos en el agujero húmedo lleno de vellos y empezó a sacudirse hasta poner bien caliente el miembro de Tuco, que vibraba y vibraba y que pronto se puso duro como una roca, y de inmediato empezó a empujar hacia adentro y a sentir algo delicioso y suavecito. Nancy olía riquísimo, su perfume le recordaba el de una mujer seria y madura. Aquella fragancia de su cuello no era como el que usan las chiquillas quinceañeras y que se le pegaba en el sudor de su cuerpo. Nancy se quejaba por los insistentes embates que Tuco le propinaba, empujando su miembro, cada vez más profundo hacia su matriz, hasta que, en un momento dado, los dos llegaron al clímax del placer carnal. Y ambos se sacudieron fuertemente, presas del espasmo de dolor que les hacía sentir como si se les desprendiera el alma. Cuando Tuco se le quitó de encima, ella buscó en su cartera, un cigarrillo y después de darle fuego lo empezó a chupar para relajarse, mientras Tuco descabezaba un pequeño sueño de diez minutos.

Mientras Tuco dormía soñó con los primeros síntomas de la muerte que acecharon a su madre. Primero la atacaron a la pobre vieja unos terribles dolores llamados neuritis diabéticas y los doctores la atiborraron de pastillas hasta que una tarde ella sufrió un paro renal que casi le cuesta la vida. Empezó a ahogarse, luego perdió el conocimiento y finalmente se empezó a poner morada. La empleada llamó a su viejo padre y éste se la lanzó al hombro y se la llevaron al hospital del IESS, que era una verdadera pocilga, con todos esos muertos y heridos acostados en el piso, recibiendo un trato infrahumano, así que el padre de los Andolini se llevó a su esposa a la clínica Rendón y ahí se fue recuperando poco a poco. Ahora la vieja Nelly necesitaba inyectarse todos los días insulina en el ombligo para poder seguir viviendo. De pronto Tuco se despertó con los ojos bañados en lágrimas y con una sensación muy irreal de no encontrarse en su vieja casa de madera en Salinas sino de estar en su casa de Guayaquil junto a su madre. Pocos días después cuando le conversó aquel sueño a su hermano Pepe Viche, éste le habló de que cuando fumaba marihuana demasiado y empezaba a fumar todos los días, siempre escuchaba que su madre lo llamaba a gritos y que eso le ponía los pelos de punta porque sabía que su madre hace muchos años que había muerto.

Tuco no se cuidó muy bien el hueco que tenía en la planta del pie derecho y una tarde salió a caminar sin zapatos por el malecón para ir al 7-11 a comprar comida y la herida se le volvió a infectar y se le hizo una bola o absceso que la doctora Nancy tuvo que volver a extirpar. Cuando abrió la bola en el pie de Tuco, se dio cuenta que estaba repleta de pus infecta y pestilente, y esta vez escarbó mucho más profundo hasta dejar un verdadero hueco de tres dedos de profundidad en la planta del pie.

Tuco no podía beber alcohol con la cantidad de antibióticos que tenía en el cuerpo, pero cuando su viejo amigo Flychi los fue a visitar a los dos hermanos para llevarlos a una fiesta del Liceo Panamericano realizada al estilo andrógino NEW WAVE, a la que los habían invitado, Tuco no pudo resistirse.

En la vieja MAZDA sin balde se trasladaron de los polvorientos arrabales del MIRAMAR hasta las viejas casas de madera de Chipipe donde se desarrollaba la fiesta, donde todos los asistentes estaban disfrazados con ropas y máscaras muy punks y al mismo tiempo muy David Bowie. En una gran pero gran olla de vidrio había una gran cantidad, litros y litros de rompope, listo y dispuesto para que todos los invitados disfrutaran del delicioso licor, que penetraba suavemente en el organismo hasta dejar atrapada a su presa, de un momento a otro, completamente borracha.

Cuál fue la sorpresa de Tuco, que ni bien llegó a la fiesta se encontró con su pelirroja amante extraterrestre XPR899 en avanzado estado de gestación. De inmediato Tuco, cojeando, se le acercó y empezaron a bailar un bolero con la música de TOTO.

Mientras tanto Pepe Viche, Lester, EL TOPO y Flychi se entretenían con Fabiola, una gringa que quería encerrarlos a todos en un cuarto para hacer un esquema y luego convertir sus impresiones en una hermosa tela al óleo. Los muchachos, en cambio, lo único que querían era emborracharse, bailar un poco y luego irse a la cama. No querían saber nada de posar para un cuadro al óleo. A veces Fabiola resultaba una chica muy intelectual. Como Pepe Viche, como arquitecto, comprendía mejor esas cosas, prestó una cámara polaroid, los reunió a todos para que posaran teniendo como telón de fondo la demencial fiesta, y les tomó una instantánea y se la entregó a Fabi para que ella continuara con su retrato al óleo en casa.

De pronto a Fabi le entró muchas ganas de comer y se abalanzó a la mesa y se atiborró de bocaditos junto a Pepe Viche, que la miraba con los ojos rojos, focotes y ambos devoraban los riquísimos dulces de leches y las natillas y se atiborraban de borrachitos ante la horrorizada mirada de una gringa medio gorda, que los miraba reprobadoramente, no tanto por mezquindad sino por los pésimos modales que demostraban, pero Pepe Viche y Fabi se morían de sed y se zampaban decenas de vasitos de exquisito rompope heladito, hasta cuando empezaron a sentir un fuego incandescente que les subía por el pecho directo desde la boca del estómago hasta posicionarse justo en la coronilla. Entonces pararon y volvieron a la pista de baile para danzar una canción de Billy Idol, que gritaba frenético por los parlantes

De pronto Niza comenzó a bailar encima de la mesa del comedor y las demás chicas empezaron a bailar encima de mesas y encima del bar. La música de, primero, Lionel Richie, y luego, la de Van Halen sonaba a todo volumen. Pero los ocupantes de aquella casa se volvieron completamente locos de atar cuando el disck jockey puso la canción: I WANNA ROCK WITH YOU de Michael Jackson.

Tuco se la llevó a su amante pelirroja XPR899 con su barrigota y todo a una pista de baile y se empezaron a deslizar bajo los sugestivos acordes de TOO HOT de Kool Qué era lo que pasaba? Alguien le había puesto un papelito de LSD en la bebida de Tuco y ahora recién le reventaba en el cerebro aquella nota y el pobre Tuco estaba desnudo corriendo de arriba debajo de la casa, gritando y echando espuma por la boca como un enloquecido. Pepe Viche al principio no sabía qué hacer hasta que se le ocurrió llamar a Nancy y ella vino toda apurada y entre los dos lo sometieron a Tuco y le inyectaron un tranquilizante para que baje y se quede dormido. Nunca se supo quién había sido la persona que le puso el LSD que había sido detectado en el examen de orina y de sangre que se le practicó a Tuco. Luego Pepe Viche le contaba a Nancy que el hijoputa de su hermano le hacía muecas de tigre y gritaba como Tarzán en la maldita selva y que se movía como un primate. Y entre los dos se empezaron a partir de la risa de manera imparable y demencial, sobretodo Nancy, que ya se imaginaba al pobre y cerebral Tuco convertido en un homínido primitivo, completamente loco y con la cabeza quién sabe en qué dimensión desconocida.

A la mañana siguiente Flychi los fue a buscar para ir a correr olas en Punta Carnero. En el camino Pepe Viche sacó un grifo bien roleado de una yerba poderosísima y se lo fueron fumando durante todo el camino. Los cuerpos de los hermanos Andolini eran musculosos, pero con el efecto de la yerba, Tuco no dejaba de mirarse una y otra vez y de mirar los tremendos músculos del cuerpo de su hermano. Tuco creía que desde que habían salido de la casa hasta el viaje por la carretera, sus cuerpos estaban experimentando una asombrosa hinchazón. Al parecer aquel bate lo volvió a meter aunque sea un poquito en la onda del LSD y estaba alucinando un poco, porque cuando llegaron a Punta Carnero todo le pareció a Tuco de color amarillo, no sólo la arena y las rocas sino el cielo y era como si el resplandor del cielo fuera tan fuerte que todo se había transformado adquiriendo un color dorado.

Cuando los chicos llegaron a Punta Carnero las olas estaban reventando con una altura de tres metros en perfecta formación, unas tras de otras, eran líneas continuas, que se alzaban desde el bello horizonte hasta llegar a la orilla.

Pepe Viche se lanzó de inmediato al agua y empezó a remar las paredes de agua y espuma que se le venían encima unas detrás de las otras. Pepe Viche remaba y remaba y poco a poco, de manera imperceptible se iba acercando al point para esperar y coger una mama rusa, de buen tamaño. Flychi y Tuco se quedaron en la orilla cogiendo sol y respirando la deliciosa y refrescante brisa marina. Entonces Flychi le dijo a Tuco:

Una noche Tuco recibió una llamada telefónica nocturna y al otro lado de la línea se escuchaba la voz de Katty. Ella quería salir de Cuenca. Ya no soportaba la soledad y saber que él estaba muriendo. Todas las noches lloraba porque no podía dejar la droga y tenía miedo de morir por una sobredosis, nadie le daba trabajo porque su reputación de drogadicta era conocida por todos y la sociedad era muy dura. Todos le insinuaban que se interne y que busque ayuda de sus padres, pero sus padres estaban muertos y no podían hacer nada por ella. Tuco le dijo de inmediato que se viniera lo más pronto posible y que él la estaría esperando en el Miramar. Ella no se presentó a la mañana siguiente porque hubo un derrumbe en la carretera, pero llegó al día siguiente por la tarde y Tuco fue a recibirla, pero cuando la vio casi se cae para atrás de espanto. Katty estaba demacrada y consumida las grasas completamente por la droga. Ella estaba temerosa de la reacción de él, pero Tuco hizo como que ella era la misma gordita de siempre y le cargó las maletas, pero se dio cuenta de que el peso era excesivo para llevarlas los dos solos. Así que pararon un taxi y se fueron a la casa. Ella le preguntó el motivo de su cojera y él le explicó lo del bagre que le había clavado su aguja venenosa.

Por las noches Tuco evitaba toda clase de visitas y se concentraba en abrazar y calmar a Katty de todos los tembleques y alucinaciones, que le producía el síndrome de abstinencia. La pobre rubia estaba mal, pero que muy mal. Katty estaba muy mal y sudaba y temblaba y se retorcía todita porque el cuerpo le pedía base y Tuco como un santo ruso, con ese pelo largo y esa barba descomunal, la agarraba como si en verdad estuviera luchando contra la muerte y la locura, que pretendían llevarse a su adorada amante de antaño. Fueron varias noches de malanoche, ya que la crisis siempre golpeaba por las noches mientras que en el día la pobre chica pasaba durmiendo todo el tiempo y sólo se levantaba para comer y evacuar.

Una buena mañana la cabaña de Tuco y Pepe Viche amaneció sin comida para el desayuno y Tuco se la llevó a Katty a caminar por la playa mientras Pepe Viche iba al mercado a seleccionar un buen pescado para desayunar con arroz, leche y coca cola.

A pepe Viche le gustaba madrugar ya que nunca podía dormir como es debido, con absoluta tranquilidad y se desayunaba el fresco viento de la brisa marina mañanera. Ese friecito matutino acompañado por los chicos que madrugaban para repartir el periódico.

En el mercado Pepe Viche se encontró con una vieja compañera de colegio del Rubira: Ursula y se enredaron de inmediato. Los ojos de una mujer siempre son los primeros órganos, que le abren la puerta al amor de un hombre. Era una cosa increíble la suerte que tenía Pepe Viche con las mujeres. Al darse cuenta de aquel dato, la invitó a su vieja amiga de la infancia a desayunar a la casa y mientras iban caminando por el malecón ella le mandaba toda clase de indirectas sobre su apetito sexual tan ardiente en las mañanas. Pepe Viche caminaba sintiendo un gran endurecimiento de su miembro y no sabía cuándo llegar a la casa para despacharse a esta rubia descomunal. Pasaron por el Miramar y se asombraron que a esa temprana hora de la mañana la playa ya esté repleta de surfers bajando olas, pero no lograron divisar a Tuco y a Katty, así, que pensó Pepe Viche, que se los encontraría en la casa y que tendría que cocinar para la enferma y para su hermano y eso retrasaría su encuentro sexual con Ursula.

Rápidamente Pepe Viche dejó las compras de la comida en la cocina y se llevó a su rubia a la cama. Una vez en el cuarto, mientras Pepe Viche se desvestía, ella encendió el televisor en blanco y negro, y lentamente, se fue sacando la ropa para unirse a su amante en el baño. El agua que salía de las cañerías estaba fría de muerte, así que a duras penas se enjuagaron las partes y las axilas y de inmediato se metieron en la cama a joder. Ursula se acostó de espaldas y su viejo amigo, primero, la serruchó y luego la penetró suavemente, pero el éxtasis era tan fuerte que no duró mucho tiempo en el ano de ella que de inmediato terminó por correrse completamente.

Ursula se quedó helada y se metió en el baño para lavarse el coño y luego los dos amantes bajaron a la cocina a preparar un suculento desayuno a base de pescado frito. Pepe Viche le dijo a su amiga:

- No te preocupes, yo entiendo que para los hombres en este sentido, las cosas siempre son un poco más difíciles. Ustedes siempre tienen que hacer todo el trabajo, mientras que nosotras, solo abrimos las piernas y dejamos que ustedes nos inunden con su materia toda pegajosa y amarga.

- Porque la he probado. Todas la mujeres tarde o temprano lo hacen, la que diga que no y que esas cosas le dan asco es o una hipócrita o una mojigata, que se pierde lo mejor de la vida para luego andar por ahí toda amargada y arrepentida, ok?

- Trabajo en bienes raíces, pero no me ha ido muy bien, las ventas han bajado un poco, aunque siempre salen buenas cosas para las épocas de diciembre. A los millonarios o los que tienen buenos negocios les gusta comprarles casas a sus amantes y regalárselas en navidad, qué te parece eso?, y qué ha sido de ti y de tu vida?

- Tal vez yo pueda ayudarte, yo podría hablar con mi jefe para que te contraten como supervisor de obra en un nuevo complejo habitacional que están construyendo cerca Montañita. Está destinado para que sea comprado por unos australianos que quieren vivir cerca de las olas y del ambiente de paz y de relajo de Montaña, qué te parece?, quieres que haga el intento?

Mientras se encontraban en medio de aquella amena conversación sintieron que Tuco metía la llave en la puerta y que llegaba con Katty. Habían caminado hasta Chipipe y su amiga estaba toda colorada, con el cuerpo completamente oxidado por el esfuerzo desacostumbrado. Seguramente al día siguiente le dolerían las pantorrillas.

Cuando Nancy conoció a la chola cuencana de Katty, de inmediato supo que ella era más que una amiga para Tuco. Se ponía loca por los celos y como medida de contragolpe le llevó a regalar a Tuco una preciosa gatita romana, para que él siempre esté pensando en ella. Tuco la llamó de inmediato como Michi:

Mientras que a Katty no le importaba compartir con Nancy a su hombre. Ella pensaba que la relación amorosa, cualquier relación que tenga que ver con el sexo y el amor se estancaría si el hombre no puede disfrutar de dos o más mujeres.

A veces por las noches salía a caminar por el malecón y no sabía el motivo que lo impulsaba a aquello. Unos adventistas del séptimo día le habían estado calentando la oreja y hablándole de Dios, pero para él aquello era algo tan lejano e incomprensible como si le estuvieran hablando en mandarín o en vietnamita.

Una noche se parqueó en la PEÑA DE ROY y se estaba embriagando cómodamente, cuando alcanzó a ver al gran amor de su vida la dulce princesita de Egipto: Estefanía. Ella no lo había visto y él se quedó sentado, esperando que sus miradas se encuentren. Además temía hacer un papelón ya que se sentía bien borracho.

Como ella no lo miraba ni se percataba de su presencia porque estaba sentada en un lugar donde le daba la espalda, Pepe Viche aprovechó la oportunidad de que su acompañante fue invitado a bailar por una gringa, para acercarse a ella y hablarle unas palabras.

- Tal vez porque tú también me recuerdas como yo y a lo mejor también sufres por lo que pudo ser. Dicen que uno nunca olvida el primer amor. Cada vez que escucho a Barry Manilow, se me escapan las lágrimas al

- Lo siento, pero mi vida es así nunca paro de cometer errores. A veces pienso que he venido al mundo con esa y exclusiva finalidad, la de cometer errores. Quisiera empezar todo de nuevo, pero con la experiencia que me ha dado el conocimiento y hacer todo bien sin fallar.

- Ahora comprendo el motivo por el que no te olvido. Eres tan bella como una princesita egipcia como inteligente. Por qué no te vuelves a amarrar conmigo?, te prometo que dejaré a todas las mujeres y me dedicaré sólo a ti.

- Estás borracho, me dices eso porque te sientes solo y borracho, mañana ni te acordarás de lo que me estás diciendo-dijo Estefanía con los labios temblando y con el pensamiento un poco confuso-.

Comieron grandes porciones de pizza regadas con sendos vasos de coca cola con hielo. Pepe Viche comía en silencio y a duras penas alzaba la mirada para ver a su hermosa pareja que lo miraba llena de expectación e intriga. Cuando estuvieron listos cogieron sus mochilas y llamaron un taxi para que los lleve a Santa Elena. El viaje por el carretero desértico era hermoso a esa temprana hora de la mañana. El viento fresco proveniente de la brisa marina le golpeaba en el rostro a Estefanía y aquella máscara de belleza divina parecía disfrutar de una felicidad hace mucho tiempo olvidada. Para Estefanía regresar a ser el centro de atención de Pepe Viche era como volver al carril normal de la vida. Su separación con él había sido un gran error y haberse casado con otro hombre y haber engendrado un hijo con él era otro error más grave que el anterior. Su único y verdadero amor siempre había sido Pepe Viche. Pues bien, ahora, estaban juntos de nuevo. Y ella estaba radiante de felicidad.

Cuando llegaron a Santa Elena se bajaron del taxi y caminaron lentamente hasta la parada de las chicheras que llevaban su carga de pasajeros y turistas hasta Montañita. Les esperaban más horas de viaje bordeando la playa iluminada de manera espejeante pro los débiles rayos del sol. En el camino Estefanía se recostó en el hombro de Pepe Viche y por fin pudo dormir con aquella tranquilidad que sólo había experimentado cuando era niña y se quedaba dormida en los brazos de su padre.

Mientras tanto Pepe Viche sentía que en su cuerpo estaba a punto de explotar una nueva crisis de shakes, ya que esta relación incipiente con Estefi era algo de gran trascendencia y responsabilidad. Su pierna derecha empezó a temblar frenéticamente, pero la crisis tal como vino se pasó ante la tranquilidad que Pepe Viche recibía al contemplar el hermoso paisaje marino que bordeaba la carretera. Y Estefanía no se despertó durante todo el viaje. En este tiempo Pepe Viche replanteó toda la perspectiva de su vida. Sería esta relación un nuevo comienzo?, a dónde lo conduciría todo esto?

Cuando pasaban por una curva Pepe Viche pudo ver a una gallina colgada de un árbol y pensó de inmediato en la maldita superstición y en la brujería, que era tan valorada en las civilizaciones primitivas. A cada rato se cruzaban por la carretera ciertos venados, tigrillos, cualquier cantidad de culebras morían aplastadas por las llantas de los vehículos. Al parecer recién se había producido un gran aguaje ya que toda la playa estaba repleta de raíces, huesos, palos, troncos de árboles, plumas. Luego se asustaron y pensaron en un acto de brujería cuando vieron una gran gallina colgada de un árbol.

En los asientos de atrás de la chichera venían parloteando un pocotón de gringas del cuerpo de paz, que recién venían de Babahoyo cumpliendo una misión de beneficencia como ayudantes en operaciones gratuitas de corazones abiertos para los pobres, personas de escasos recursos y desamparados. Al parecer venían con un gran cargamento que iba en el techo de la chichera y que consistía en una gran cantidad de ropa usada para ser repartida a los pobres de Montañita.

Cuando Pepe Viche y Estefanía llegaron era medio día y en todo el pueblo se rumoreaba de un acto de brujería en el que un niño se había convertido en un gato, pero ellos no le prestaron atención a esas habladurías y de inmediato se fueron caminando por la playa hasta la punta para hospedarse en una casa triangular, completamente abandonada. Ahí dejaron las mochilas, la tabla y se fueron más a la punta a comer un almuerzo donde la señora Delia y Oswaldo. Aquellos locales preparaban los mejores mariscos asados y con maduro frito que el paladar de un citadino pudiera probar. También fueron los primeros en Ecuador en servir en Montaña los mariscos: las ostras, el atún, la langosta y la ostión cocinado hasta hervir con limón. Eran unos potajes exquisitos si se los acompañaba con unas cervezas bien heladitas.

El viento soplaba fuerte y refrescaba mucho, ya a esa hora, incluso, se podía sentir el frío del mar en los huesos. Las olas estaban grandes y Pepe Viche sentía que le picaban los pies de ganas de meterse a correr, pero primero había que alimentar a su amiga y luego regresar a la cabaña cohete para instalarse bien.

Cuando estuvieron en la casa cohete, desempacaron todas las cosas que llevaban en las mochilas y decidieron acostarse y tomar las cosas con calma ya que tenían la barriga completamente llena de pescado y arroz. Pepe Viche utilizó el forro mullido de su tabla como sleeping bag y Estefanía desenrolló su bolsa para dormir y de su mochila sacó un libro de Flaubert y lo empezó a leer despacio mientras se arrullaba de sueño con el sonido regular de las olas estrellándose en la orilla. Pepe Viche enroló un grifito y se fue al balcón, se sentó y le dio fuego y pronto se encontraba completamente embargado de un ánimo lleno de entusiasmo y alegría. El paisaje que contemplaba ante sus ojos era impresionante y hermoso, también era verídico, muy real. Allí estaban las olas revolviéndose sobre sí mismas esperando que él fuera a montarlas. Era un espectáculo maravilloso de un mar infinito preñado de sol y unos pocos surfistas, que al parecer la estaban pasando muy mal con el tamaño de aquellas olas. De pronto por detrás se le acercó Estefi y se sentó junto a él y le dijo:

- No sé lo que le pasa, últimamente está muy concentrado y muy raro. Es como si estuviera inmerso en profundas meditaciones que casi no se da cuenta de las cosas bellas que nos rodean. Cuando no está ocupado atendiendo el negocio y cuando no está ayudando a Katty se sienta en el porche y se entrega a infinitos silencios y profundas meditaciones. Realmente no sé lo que le pasa.

Luego se quedaron acostados juntos y Estefi se quedó despierta leyendo su madame Bovary hasta que sintió un gran peso en los párpados y se unió a Pepe Viche en el sueño. Mientras tanto, Pepe Viche empezó a soñar con su madre difunta en el preciso momento en que llegaba a la casa para encontrarse con su padre que le decía que su madre en medio de un apagón -se había equivocado en la oscuridad y en vez de meterse al baño para lavarse las manos se había rodado la escalera con el riesgo de romperse el cuello. Cuando Pepe Viche la encontró a su madre, su rostro estaba muy pálido y la pobrecita se quejaba de un terrible dolor en la pierna izquierda, además tenía toda la bata de casa, completamente ensangrentada. Junto a ella se encontraba Tuco que presa de los nervios hablaba y no paraba de hablar.

Cuando el subconsciente de Pepe Viche no pudo soportar la angustia se despertó y se asustó un poco al darse cuenta de que la oscura noche los había sorprendido mientras dormían. Encendió una vela y se fue a sentar a un rincón de la cabaña cohete para rolear un cigarrillo de yerba. En eso se despertó por el frío Estefanía y le dijo:

Mientras tanto Tuco asistía junto con Katty y Nancy a un concierto de Pink Floyd en el cine MAYA. Tuco estaba desesperado por que las chicas se vistieran rápido ya que temía llegar tarde y quedarse sin los boletos, pero cuando llegaron a la taquilla, se dieron cuenta que poca gente hacía cola para entrar y les fue fácil entrar al concierto que todavía no empezaba. Adentro las luces estaban encendidas y el cine estaba repleto de adolescentes unos más y mejor vestidos que los otros. Pronto empezaron a pasar en la tela las propagandas de algunas películas que se estrenarían pronto. Como las luces estaban encendidas no se olía mucho el humo de la yerba, pero ya se empezaban a escuchar las risas frenéticas y el rodar de las botellas de cerveza en lata.

El nombre de la banda Pink Floyd proviene de juntar los nombres de dos intérpretes desconocidos de blues: Pink Anderson y Floyd Council. El concierto estuvo saturado de gente, de humo de toda clase de yerba y de botellas de whisky. Lo más buenazo fue escuchar el teclado sicodélico de Richard Wright, mezclado con la voz de Roger Waters. Todo el concierto fue una alucinación completa, desde principio a fin. Tanto Katty como Nancy y Tuco no se pudieron resistir a probar una jaladita de hachís cuando comenzaron a tocar la canción Whish you were here

Cuando llegaron a la casa Katty tuvo unas palabras en privado con Tuco y le dijo que qué tal si se iban a vivir a Cuenca, pero Tuco le dijo que ni hablar, que aquella ciudad era muy cara y que él ya no tenía el dinero de antes y que el clima frío lo deprimía y que acá se encontraba tranquilo en su nuevo estilo de vida, pero que si ella quería se podían ir de viaje a pasar un fin de semana o unas cortas vacaciones de tres meses, pero que ir a vivir era algo complicado desde el punto de vista económico. Katty comprendió de inmediato que había metido la pata y se quedó callada. Además ella comprendía que también ella necesitaba olvidarse de Cuenca porque allá estaban los pushers de la yerba y de la base, además de sus lindas amigas y amigos farreros, así que se empezó a interesar en la lectura y con el poco dinero que le pasaba Tuco empezó a comprar libros viejos usados y de segunda mano y comenzó a reunirlos y a formar una biblioteca. Le encantaba leer las obras de Howard Fast y de Morris West. Pasaba largas horas de la tarde leyendo incansablemente en su cama y sólo bajaba al comedor a desayunar; a almorzar o a cenar. Después de un tiempo se hizo amiga de una chica XPZ375, que estaba estudiando la literatura de este planeta y ella empezó a compartir con ella un librito de Balzac, titulado: LA PRIMA BELA.

Pepe Viche y Estefanía mientras tanto caminaban hacia el pueblo con las tripas llenas de humo y hambre. Cuando entraron en la cabaña de la señora Helena no dudaron mucho para pedir dos suculentos arroz con menestra, servidos con sendos vasos de quaker. Luego, después de dejar pedidos los platos de comida se fueron a una cabaña que quedaba a unas tres cuadras abajo para comerse en la cabaña de un francés unos cebiches de cazón que eran absolutamente deliciosos. Una zampada la entrada se dieron cuenta de que después de fumar la grifa se habían quedado mudos y no habían pronunciado ni una sola palabra desde la casa cohete hasta que llegaron al pueblo. Todo el tiempo que hicieron ese solitario recorrido el fuerte y frío viento proveniente del mar les golpeaba el rostro y se les metía por todo el cuerpo. Mientras caminaban en silencio escuchaban el sordo retumbar de las olas sobre la orilla. Cuando regresaron de la cabaña del francés a la cabaña de doña Helena ya estaban servidos los platos con la suculenta comida. Pero había una sorpresa esperándolos: Flychi estaba en una esquina, sentado tranquilamente, cenando. Pronto la parejita fue a sentarse junto a su viejo amigo y empezaron a comer juntos. Y Flychi dijo:

Al día siguiente Pepe Viche se metió al mar de Montañita a correr olas. Las barredoras hacían hasta lo imposible por arrancarle la cabeza y no dejarlo entrar, pero Pepe Viche era un surfer pesado de Montaña y entraba remando con una fuerza bestial hasta pasar de una en una todas las olas y las barredoras hasta llegar finalmente al point.

Una vez que llegó al point se quedó sentado ahí, totalmente quieto, sintiéndo cómo el frío se le subía por los pies hasta posicionársele en la coronilla. Para cuando llegaban las mama rusas, estaba todo entumecido y empezaba a remar con la fuerza de un paralítico para evitar ser barrido por las barredoras y para colocarse en la posición correcta para dejarse arrastrar por una ola y bajarla suavemente al estilo soul.

Una escuela de delfines empezó a acompañar la corrida de Pepe Viche y éste se quedó tranquilo porque donde había delfines no había tiburones. Por otro lado a Pepe Viche no le gustaba surfear beach breaks o puntas de ola de mar picado como los de ECUASAL o MAR BRAVO.

En una ocasión bajó una olota cuya concha ya había reventado y todo el chorro grueso de agua del labio le cayó a Pepe Viche encima. Así estuvo surfeando todo el día sin parar hasta entrada la noche cuando ya no se veía la ola. Luego se fue remando en medio de la oscuridad hasta la orilla y se fue corriendo a la casa triangular a encontrarse con su flaquita. Ella le dijo:

- Y por qué no nos quedamos a vivir aquí en Montañita?, tú te podrías meter en una clínica para dejar de fumar yerba y cuando salgas podrías tener mejor suerte y encargarte de mi y de mi hijo.

- Yo he estado en esas sesiones y te obligan a someterte a un degradante sistema de terapia donde todas las ideas giran en torno a que aceptes tu culpa por tu situación de adicto y a que te resignes a basar toda tu maldita vida pensando que eres un enfermo incurable, lo siento, pero esa basura de ideología de recuperación no es para mí.

- En algunas ocasiones hablábamos con Tuco de estas cosas y hasta estuvimos a punto de internarnos los dos para dizque dejar de fumar yerba, pero todo quedó en eso: en simples discusiones de noches de luna. Siempre volvíamos a dejarnos atrapar por las cuestiones mundanas y los apretones de la ciudad con todas sus obligaciones, ves?, internarse en una clínica significa que tienes que olvidarte del mundo, siquiera por espacio de tres años y volver a reeducarte. Toda tu maldita vida tiene que cambiar y tus viejas ideas de consumo tienen que ser sustituidas, en un doloroso proceso sicológico de lavado cerebral, por unas nuevas ideas de recuperación. Algunos tipos pasan toda su maldita vida tratando de recuperarse y de adaptarse a ese nuevo estilo de vida. Yo no, yo en cambio, quiero morir fumando yerba y sintiéndome feliz. No quiero pasar el resto de mi vida tratando de convencerme de que todo lo que hice en los primeros años de mi vida estaba mal.

Las noches en Montañita son tétricas y desoladas. El viento corre fuerte y su ulular estremece las pequeñas cabañas de madera. El frío y la oscuridad lo son todo, y el silencio también y la paz también. La mente siempre permanece alerta a los sonidos de la oscuridad. El ruido de las olas golpeando la orilla se convierten en un susurro, pero también en una melodía enloquecedora, que a fuerza de repetirse se olvida y se ignora. También los olores son característicos: se huele a selva, a arena, el sudor de la Tierra y la sal.

Todas las noches de Montaña están pobladas de espíritus y sombras misteriosas, escondidas o difuminadas por la imaginación debajo de una gigantesca luna que flota en el negro firmamento. Las calles polvorientas son barridas por el viento y por la soledad. Todos duermen y en medio de ese silencio imperturbable no hay absolutamente nada más importante que pensar en qué es lo que va a pasar mañana, qué nueva aventura se te presentará. Habrá olas?

Nadie sabe lo que va a pasar mañana. El destino es la fuerza mayor que gobierna a los hombres. Ni los dioses pueden hacer algo al respecto. Los hombres somos meros juguetes en las manos del destinonos podemos oponer con todas nuestras fuerzas, pero siempre todo resulta inútil.

Montaña era tan aterradoramente bella y silenciosa por las noches. Los estrechos caminos de tierra, pobremente iluminados por la luz de la luna y de las estrellas. A lo lejos el aullido de uno o más perros cholos.

Pepe Viche pensó que apenas le cayera un billete se iría a vivir a Montañita donde las cosas ocurren con más calma. Salinas estaba convirtiéndose en una pequeña ciudad llena de apretones y ya era casi imposible respirar con tranquilidad.

El corazón de Pepe Viche le pedía a gritos un cambio de vida; una fuga geográfica; una salida a todos los apuros; si tendría que vivir como monje lleno de estrecheces y miseria lo haría; viviría de esa manera, porque a fin de cuentas esa era la necesidad de su corazón.

Carlina Love llegó en la noche al aeropuerto de Tan Son Nhut en Saigón. Su misión la llevaba al Hotel Continental. Esperaba impaciente el pronto encuentro con su amante Chiqui. Todo su cuerpo vibraba de éxtasis ante la futura posibilidad de volver a hallarse en sus brazos. Su piel negra era un manantial de lava ardiente al borde de la erupción. Sentía muy húmeda su entrepierna y le sudaba atrozmente el anito. En su mente ya se veía desnuda, con las piernas abiertas en espera de que su macho la penetrara y la hiciera vibrar. De pronto sus ensoñaciones se vieron interrumpidas por el estruendo de los motores de una decena de helicópteros que despegaron, de tres en tres, desde la pista del aeropuerto.

Mientras se deslizaban por las calles, atestadas por el caótico tránsito, Carlina pudo observar la belleza anárquica de la perla del sudeste asiático: chicas en motonetas, vestidas como muñecas de fina porcelana china, con sus túnicas multicolores, que les daba el aspecto de mariposas, sus cuerpos delgados, sin sexo, sus ojos oblícuos, sus pelos lacios y largos, mendigos y mutilados, sentados en las esquinas pidiendo caridad, los triciclos de alquiler rodando por todos lados, haciendo bulla con los pitos, en el aire se percibía el fuerte olor a flores, miel, menta. Todo se mezclaba con salsa de pescado, perros sarnosos comiendo en la basura esparcida por todos lados, los monjes budistas rapados al cero, dentro de sus túnicas color azafrán, caminando en fila india, el olor a carne asada de los puestos ambulantes, el olor a caldo de buey, los gritos de los vendedores de sopa china, los vigilantes de tránsito con sus guantes blancos hacían señales incomprensibles, la temida policía survietnamita, sentada en los cafés de estilo francés, leyendo los periódicos vietnamitas: el Tien Tuyen y el Chinh Luan; travestis con sus pantalones anchos y sus collares, caminando, y expresándose a gritos, con un feminismo exagerado, con su rostro maquillado también con exceso; las gallinas y los patos colgados en exhibición, todo era una borrachera de colores y olores; las frutas, las verduras y el calor de una intensidad insoportable. Todo ese tiempo ni Carlina ni Face dog pronunciaron palabra alguna.

Cuando llegaron al hotel Continental, Carlina fue introducida al bar y en la barra se encontraban los hermanos Nolte: Myco, Nermal, Chiqui y Cucho bebiendo un refrescante whisky con hielo y soda, mientras recibían en sus rostros los débiles vientos de un pobre ventilador cuyas aspas giraban lentamente.

Cuando Face dog quedó libre de su encargo de conducir a Carlina al hotel, se encerró en su habitación, se desnudó, se pegó una rápida ducha y se metió en la cama con dos niñas de la familia: Ruth y Mariuxi. Ellas lo estaban esperando, desnudas, mientras leían perezosamente unas revistas de la Selecciones del Readers Digest.

Face dog abrió el cajón junto a su cama y sacó un gran porro de yerba y lo encendió y empezó a llenar de humo el cuarto. Ruth y Mariuxi se precipitaron encima del cuerpo del fornido matón y se disputaban alegremente el turno para darle una chupada al apetecido cigarro. Ruth con su cuerpo menudo estaba montada encima de la panza de Face dog y el contacto de sus nalgas con la zona peritoneal del gánster lo hacía excitar hasta llegar a ponerle el miembro bien tieso. Mientras tanto Mariuxi se levantó de la cama, después de pegarle una larga chupada al cigarro y encendió la radio. De la caja de música empezó a salir canciones sicodélicas de un templo budista o hare krsna, Mariuxi no sabía precisar aquellos confusos ruidos.

Cuando Mary Jo abrió la puerta se encontró con la agradable visita de sus amigas: la negra Marie, Gabriela, Viviana, Alejandra, Adriana y Claudia. Habían venido con algunas botellas de whisky, carne para asar y cassettes de música. Pronto organizaron una tremenda fiesta. Mary Jo encendió el aire acondicionado y colocó los cassettes de música con canciones de Barry Manilow y empezaron a charlar entre trago y trago de whisky con abundante hielo. Claudia y Mary Jo eran capaces de acabarse en un abrir y cerrar de ojos todas las botellas de whisky. La negra Marie les conversaba a las chicas que el no poder darle un hijo a Tommy la empezó a deprimir terriblemente y que para salir de esa situación se acercó a Dios. En realidad fue Dios quien se acercó a ella, a través de unos misioneros de los testigos de Jehová, que empezaron a visitarla regularmente.

Marie leía los folletitos de DESPERTAD y ATALAYA con voracidad, tratando de encontrar en aquella casuística teosófica, alguna solución a su problema de infertilidad. Por otro lado le preocupaba que su esposo fuera asesinado, pero cuando le dijo que si él alguna vez había pensado dejar de trabajar como asesino para aquella familia innombrable por el terror que sentía, él le dijo que entonces ahí, sí, él mismo estaría firmando su sentencia de muerte y lo más probable es que su padrino Paul Ditto tuviera que ejecutarlo y meterle una bala en la cabeza o José Leone o el terrible y temible Antonio Miraglia. Él le había dicho no cientos sino miles de veces que en ese negocio se entraba pero que nunca se salía.

Así, poco a poco, Marie se fue internando en el mundo de los testigos de Jehová y asistía sola a las reuniones e incluso tuvo que soportar la serie de interrogatorios de los demás hermanos cuando le preguntaban por su esposo y ella se quedaba callada porque no sabía qué decir ni podía mentir. Pronto cambiaba el tema de la conversación y prefería pasar como loca ante los demás miembros de la congregación, que hablar más de la cuenta. Pero por más que buscaba y buscaba ningún folleto le hablaba sobre la infertilidad en la mujer y sus posibles soluciones. Ella rezaba y rezaba y le pedía a Dios que se apiadara de ella y que le mandara un milagro para poder darle un mulatito a Tommy, pero tal parecía que Dios era sordo y mudo. Pero cuando había tormenta en la costa y los rayos y los truenos se descargaban en el cielo, ella temblaba de miedo y se arrepentía de aquellos pensamientos de rebeldía y desconfianza ante el poder de Dios.

Sus amigas la escuchaban como se escucha a un demente. Ellas no podían entender la situación de la pobre negra. Viviana odiaba a los niños y no quería tener nada que ver con ellos. Gabriela estaba demasiado ocupada gerenciando la hacienda de Olón que le habían heredado sus padres y la otra parte del tiempo la compartía con Vivian y con su esposo, Wayne que dirigía una comuna de HARE KRSNA en Montañita. Claudia vivía de la putería y se la pasaba todo el tiempo levantando clientes en la barra del bar de streap tease de Rod. Alejandra y Adriana vivían viajando alrededor del mundo, gastando y gastando el dinero de sus padres millonarios. Así que la pobre Marie estaba sola, completamente sola en el mundo de los testigos de Jehová. Sólo la tenía a la china Mary Jo de compañía y paño de lágrimas, porque la china pese a ser una alcohólica le había sabido dar dos hijos a Pick Up.

Los hermanos Nolte trabajaban para Tommy Robin como choferes y seguridad en el negocio de proveedores de comidas y bebidas para los diferentes restaurantes de Salinas, pero cuando ellos se dirigieron a don Johnnie Pick Up y le dijeron que querían ascender y que estaban dispuestos a todo, entonces, Robin los mandó al Asia para que se convirtieran en verdaderos especialistas en el asesinato.

Pick Up había escuchado de unos hermanos Nolte que estudiaban en el Almirante Illingworth y que cada mañana, mientras esperaban el bus, jugaban tanto y se revolcaban en el césped, que para cuando entraban a clase sus uniformes estaban completamente sucios. Luego escuchó de ellos que habían formado una pandilla para defenderse de la actitud excluyente de la pandilla de aniñados de la PB o Ping Ball, que paraban en la curva para jugar en las máquinas electrónicas. Los PB se fueron formando de manera espontánea y sin organización, simplemente, todos los que paraban en la curva empezaron a dibujar en las paredes la PB envuelta en un círculo. Más tarde vendría el misterioso BENRU tú eres chiqui?, y luego lo invitaban a pelear. Entonces iban al callejón al lado de la casa y después de que Chiqui le propinara una buena paliza porque estudiaba judo los tipos le preguntaban si ya podían ingresar a su banda.

Entre las travesuras que hacían estaba la de robarse los discos PARE de las calles. Como todos los Nolte estaban en equipos de béisbol a Chiqui le empezó a dar por llevar a las fiestas un casco azul de béisbol y por aquella época estaba de moda arrancarse las marcas de los pantalones y de las camisas y camisetas para exhibirlos como trofeos de guerra, a Chiqui se le ocurrió la idea de pegar esas marcas en su casco de béisbol con el que iba a las fiestas y pronto todos lo s miembros de la banda empezaron a usar los mismos cascos repletos de marcas.

Generalmente los hermanos irlandeses y su grupo, que cada día crecía más iban en masa a las fiestas y alborotaban y era regla sabida que meterse con uno de ellos significaba meterse contra todos. De esa manera consiguieron dejar de ser excluidos por la pandilla de aniñados de la PB. Y luego todo lo demás era disfrutar de la música de BOSTON, Crosby, Still, Nash LAS TOLDAS. Un miembro de la banda de los Nolte llamado Carapacho fue insultado desde una camioneta en la que viajaban unos físico culturistas del gimnasio Nautilus. Cuando los pepudos gimnastas se parquearon más adelante en una carretilla de hamburguesas frente al edificio de LAS TOLDAS, no tardaron mucho en ser alcanzados por Carapacho y los hermanos Nolte, que empezaron a insultarlos al decirles que eran unos pobres cerdos y unos inútiles cagamúsculos. Cuando uno de ellos, que era el más pepudo se le fue encima a Chiqui, éste lo agarró de los codos y luego de proyectarlo en el piso lo empezó a aporrear con el puño en la cara hasta convertir su rostro en una masa sanguinolenta. Como los otros fisicocultiristas se les fueron encima los demás hermanos y Carapcho los barrieron a golpes de taekwondo y karate shotokán. Los ocho fisicoculturistas quedaron tirados en el suelo soñados por cinco muchacho de la banda de los hermanos Nolte. Al día siguiente Chiqui era buscado por toda Salinas por la policía para ser detenido, pero ya a esas alturas los hermanos Nolte estaban rumbo a Canoa embarcados en una chichera.

En cierta forma para aquellos chicos que venían de conocer la pobreza total y todo un mundo de privaciones y disciplinas en la infantería de marina, era comprensible, que quisieran tener suficiente dinero para vivir la vida a lo grande. Querían tomar todas las ventajas de la vida que el dinero les pudieran ofrecer, entrar por todas las puertas que el dinero les pudiera abrir, vivir y actuar como los protagonistas de la historia y no como simples espectadores o como meros tramoyistas que se desplazan atrás de los escenarios. Los cuatro hermanos estaban de acuerdo en esta idea, la vida se había creado para vivirla y para gozarla y si no se lo podía realizar con suficiente dinero y a completo gusto entonces no valí la pena vivirla. Los hermanos Nolte no se consideraban unos pobres muchachitos, ellos lo querían absolutamente todo.

La misión de Carlina consistía en entregarles un maletín repleto de dólares para que ellos regresaran a Salinas, con todo su equipaje, ya que había concluido su período de entrenamiento de manera satisfactoria.

Cuando Carlina divisó a Chiqui Nolte en la barra del Continental no pudo evitar que su corazón saltara de felicidad. Los ojos de Chiqui se abrieron como platos por la felicidad: su amante se había puesto más bonita, como si el tiempo que estuvieron separados le hubiera provocado cierto dolor a Carlina, que en cierta forma al penetrar en su cerebro le habría modelado sus grasas hasta convertirla en una mujer más bella. Cuando estuvieron solos, se metieron en la cama. Estaban desesperados por estar solos, acariciarse y hacerse el amor. Ella le preguntaba una y mil veces, que con cuántas mujeres se había acostado, y Chiqui, invariablemente, le respondía que era una boba, que sólo pensaba en el sexo, que él había venido a Saigón a entrenarse y no de vacaciones. Chiqui sabía que su hembra era una puta, pero no le importaba, también sabía que ella lo amaba desesperadamente, y que sus celos femeninos e insensatos, eran una muestra de aquello. En aquel cuarto del Continental, Chiqui y Carlina jodieron amablemente, entre trago y trago de whisky. Chiqui sabía que cuando Carlina estaba borracha era una excelente amante. Su cuerpo negro caoba era un verdadero instrumento de placer en sus manos. Montada encima de él jodía tan placenteramente, con su pelo sobre la cara, como si ella estuviera montando su propio caballo allá en su triste pueblo de Muey. Una vez que estaba con cinco vasos de whisky en la cabeza ya no la atormentaban los celos y volvía a ser la misma Carlina que él conoció en el HOTEL BERLIN, cuando junto con sus hermanos se le presentó al irlandés Johnnie Pick Up para entrar a trabajar como choferes y seguridad en el negocio de Tommy Robin. Así que por espacio de tres años estuvieron conduciendo los pequeños camiones con los mariscos congelados, repartiéndolos en las puertas traseras de los restaurantes, armados hasta los dientes y alertas por si eran interceptados para robarles, de esa manera eran testigos del mundo de oropel de la gente linda que tenía mucho dinero para derrochar, que la pasaba todo el tiempo divirtiéndose a lo grande, bebiendo y comiendo todo lo más selecto que el dinero les pueda comprar. Había que trabajar duro hasta cuando se terminara la jornada para llegar muerto de cansancio al pequeño departamento y terminar desplomándose en la cama completamente agotado. Así se vivía la misma rutina todos los días una y otra vez. La única novedad en aquellos días de duro trabajo hasta las altas horas de la madrugada fue el encuentro que tuvo Nermal con unos gatitos recién nacidos que habían sido abandonados en la calle. Ni siquiera tenían los ojos abiertos y Nermal se los llevó al departamento donde vivía con sus otros tres hermanos. De inmediato le dijo Chiqui que sólo él se encargaría de cuidar a esos tristes y condenados animalitos. Cuando Cucho y Myco les echaron una mirada de inmediato quedaron de acuerdo de que aquellos animalitos morirían salvo una milagrosa intervención de la naturaleza. Nermal consiguió un gotero en la farmacia y le empezó a suministrar leche a los animalitos, sobretodo a uno negrito que parecía exánime y al borde de la muerte. El truco consistía en meterles la punta del gotero en un extremo de la boca y al conseguir abrirla, introducirle las gotas de leche a los recién nacidos. Pero todo fue inútil. En la primera noche amaneció muerto el que se presentaba más débil y en la tarde del mismo día murió el más gordito y de pelaje romano. Nermal, totalmente resignado, fue cogiendo los cadáveres de uno en uno y los envolvía en las revistas que los testigos de Jehová dejaban y luego los metía en una pequeña funda negra para luego excavar un hueco profundo en uno de los maceteros del balcón y darles cristiana sepultura a aquellos desdichados animalitos para que vayan directamente al cielo, si es que realmente existía un cielo. Nermal recordó que los Krsnas creían que los animales también tenían alma y esa creencia reforzaba aún más su vegetarianismo puro. El tercer gatito luchó más tiempo por su vida y Nermal creyó, abrigó la esperanza de que el animalito sobreviviera, pero una mañana también amaneció muerto y Nermal tuvo que volver a cubrir el cadáver con otra revista de los testigos de Jehová, meterlo en una funda negra y enterrarlo en la jardinera. Mientras el muchacho excavaba aquel hueco, pensó que desde que se había convertido en asesino estaba maldito y todo lo que tocaba tarde o temprano lo mataba y por eso temía por la vida de su enamorada, aunque ella sea una simple puta. Su novia Tania siempre lo venía a visitar y estaba muy feliz de conseguirse un marido rubio como Pick Up y siempre se acostaba desnuda en la cama de Nermal esperando ansiosa que su hombre saliera del baño fresquito y luego le empezaba a masturbar y le chupaba el pito hasta que estuviera bien fuerte para penetrarla. A Nermal le gustaban aquellos senos duros y redondos, cubiertos de pecas que llegaban hasta los hombros. Tania pronto le hizo olvidar su pequeña pena por la muerte de los gatitos, pero había algo que ella no entendía y se lo preguntó:

- Si no fuera por él estaríamos trabajando como burros ignorantes en alguna compañía perruna como guardias de seguridad, en turnos de doce horas y recibiendo un sueldo miserable de esclavos. Si no fuera por él no estaría aquí acostado contigo, rico, jodiéndote por todos lados incluso el asunto de los gatitos me ha impresionado tanto que ayer de noche escribí un poemita, quieres leerlo?

Aquella noche, el verla a Carlina, fue para Chiqui enamorarse de ella, y ella se fijó en seguida que su rostro y su presencia habían flechado de inmediato a este joven rubio, flaco, pero de aspecto recio. En aquellos primeros tiempos Carlina estaba más interesada en don Johnnie, pero la empresa se le hacía un sueño imposible, ya que el viejo y maduro Pick Up tenía esposa, hijos y nunca la buscaba ni daba muestras de necesitar verla o de estar enamorado de ella. Así que cuando apareció Chiqui con sus hermanos, y cuando él empezó a frecuentar el casino sin aceptar la compañía de las demás chicas, sólo la de ella, Carlina se dio cuenta que Chiqui estaba enganchado. Carlina, como todas las mujeres, una vez que enganchan a un hombre, quieren absoluta fidelidad. Ella tenía miedo de que a él le molestara que ella ofreciera servicio nocturno en el Lido, pero Chiqui le dijo bien claro, que mientras él no pudiera mantenerla ni darle el dinero que ella ganaba en el casino a él no le importaba su trabajo. Esto la irritó al principio a la negrita y la dejó muy perpleja. Qué clase de hombre era éste que la dejaba trabajar como puta como buen cabrón? Pero pronto Chiqui le fue demostrando que su amor era tenaz, sincero y profundamente respetuoso de su juicio. En cambio ella lo mortificaba con los celos, pero Chiqui sabía que la única forma en que ella lo dejaría en paz sería teniéndola bien borracha y jodiéndola exclusivamente a ella en sus ratos libres. Ese fue un secreto que se lo comunicó el viejo irlandés Pick Up, cuando Chiqui le conversó su problema. El viejo Pick Up no sólo era un experto en Tai box que le enseñaba toda clase de trucos para desconcertar en el ring a sus oponentes, desarmarlos y liquidarlos, también se había convertido, con el paso del tiempo, en un buen conocedor de la mente femenina. Chiqui y sus hermanos estaban muy agradecidos a don Johnnie por darles trabajo cuando salieron de la infantería de marina. Como huérfanos, que habían perdido a sus padres en un accidente de tránsito, no tenían a nadie en el mundo que los ayudara. Los trabajos que les ofrecían sólo era para trabajar en compañías de seguridad y aquello era una burrada, él y sus hermanos eran chicos inteligentes, que querían ganar dinero, tener algún día sus propias casas o departamentos, y ser dueños de sus propios negocios. Cuando fueron al hotel Berlin, esto fue lo que Pick Up les ofreció: un trabajo como choferes que transportaban alimentos para proveer a los restaurants, iban a estar bien armados y si se ganaban la confianza de Tommy, seguro ascenderían. De vez en cuando los hermanos Nolte y Pick Up practicaban Tai box en la terraza del hotel, y Johnnie les enseñaba todos los trucos que no habían aprendido en el dojo de la infantería de marina. Esa era la forma como ellos aprendían del gran maestro, pero también aprendían a pensar, a ver la vida de una manera distinta, aquellos encuentros estaban sazonados de un rica y exquisita experiencia, acumulada a través de largos años de error y aprendizaje, error y aprendizaje. Pronto Pick Up se convirtió en el gurú de los hermanos Nolte, que siempre acudían a él para que les dé una señal o un indicio que les ayudara a resolver sus problemas como si el propio Pick Up fuera el oráculo de DELFOS. A veces Johnnie estaba tan cansado que se quedaba callado ante la impaciencia de uno de los muchachos y ellos no sabían qué pensar, era como si a Johnnie no le interesara en lo más mínimo sus problemas. Otras veces cuando iban con sus asuntos y le preguntaban, él los bombardeaba con excesivas palabras, esto era lo más frecuente cuando Pick Up estaba un poco amariguanado; aquellas ideas y soluciones a sus problemas a veces eran descabelladas y otras veces eran auténticas verdades, el problema esencial consistía en saber diferenciar las unas de las otras, lo que constituía un verdadero quebradero de cabeza para los chicos. Pero cuando Chiqui se le acercó a Pick Up y le dijo que estaba enamorado de Carlina, él le dijo que era algo jodido enamorarse de una puta si no se estaba lo suficientemente listo y maduro para aceptarla a ella tal cual como era. Entonces Chiqui le preguntó si a él le había pasado lo mismo alguna vez y Pick Up le dijo que no porque Mary Jo era una masajista decente cuando la conoció, y que a él le tocó vivir una época diferente. A Chiqui le pareció que lo que Pick Up le quiso decir era que había sido él el que la había conducido por el mal camino a la pobre china Mary Jo. Todos sabían que ella no paraba de beber ni siquiera cuando estuvo embarazada de su segundo hijo, y que había sido un alivio para el padre, que el niño no diera muestras de anormalidad cuando nació.

Mary Jo se pasaba todo el día sentada frente a la tele, bebiendo whisky hasta que se quedaba dormida con el televisor prendido. Alguna vez había trabajado como masajista en un salón de belleza y se encargaba de recibir a los vendedores ambulantes que le traían diferentes muestras de shampoo, pero ya todo eso había quedado atrás. Ahora era una ama de casa aburrida, pero que vivía prisionera del miedo, miedo a que su esposo terminara asesinado, miedo a que su hijo terminara degollado, miedo a lo que decía la gente, miedo a los susurros, a las miradas despectivas o de temor, miedo a no ser una persona normal, miedo a la vida, miedo al SIDA, miedo a la policía, miedo a los militares, miedo a todo lo que la rodeaba porque todo había dejado de ser bello y apacible como lo fue en su juventud. Antaño todo se trataba de viajar a la playa, surfear y dar masajes a su marido para que sus músculos estuvieran en óptimas condiciones para enfrentarse a sus adversarios en el cuadrilátero, pero ahora vivía con miedo a que su hombre se suicidara. En sus sueños podía ver a Johnnie montar en su moto, salir de casa y no volver a verlo nunca más. Otras veces soñaba con su difunto padre que la llamaba y le acariciaba tiernamente sus cabellos y cuando le contaba sus sueños o sus pesadillas a su esposo, éste le decía que dejara de beber porque soñar con los muertos significaba para él que sus familiares difuntos la estaban llamando y que soñar con él y que no regresa nunca significaba que él estaba en peligro o que tenía en el cuerpo una enfermedad grave o que pronto iba a morir asesinado.

Al contrario, en la medida en que iba creciendo, demostraba que era muy vivaz e inteligente para alivio de su padre. Para un hombre tan orgulloso como Johnnie habría sido algo terrible que hubiera tenido un hijo anormal, tullido o discapacitado. Nadie habría sabido cómo hubiera reaccionado, posiblemente lo hubiera entregado en adopción o lo hubiera llevado a un lugar del desierto y le hubiera pegado un tiro. Johnnie sabía que la vida era demasiado dura y cruel para los normales y nunca iba a permitir que un hijo suyo subnormal- venga a este mundo a sufrir el doble y a trastornar su vida con un dolor insoportable.

Fue una mañana de noviembre, mientras Pick Up tomaba desayuno, cuando su hijo mayor, Dan le anunciaba que había conseguido un trabajo como chofer en una hacienda que quedaba por Olón, que pertenecía a una amiga suya llamada Gabriela. Pick Up tomó la noticia con algo de sorpresa y mezcla de alegría, como si su hijo le notificase que se iba a casar o que iba a ser padre y convertirlo a él en abuelo. Para poder trabajar allá tenía que ir a vivir de lunes a viernes y sólo regresaría a casa de sus padres los fines de semana. Su madre se puso contenta, pero también preocupada como cualquier madre que tiene que enfrentar el momento en que su hijo primogénito encuentra trabajo y se tiene que alejar del hogar de esa manera, pero Mary Jo abrazó a su hijo, lo besó en la frente y luego fue a la cocina a tomarse un pequeño trago mañanero para poder asimilar mejor la noticia.

Pick Up también lo abrazó y lo felicitó y le dijo que tuviera cuidado con la carretera cuando tuviera que manejar en la noche y bajando el tono de voz-, que tuviera cuidado con las mujeres ajenas, porque en las haciendas todo, absolutamente todo lo que tenía que ver con sexo se sabía de inmediato y no quería tener que enterarse que su amado hijo había muerto macheteado y que su cadáver había sido encontrado tirado en una guardarraya. Dan lo miró a los ojos de su padre y comprendió de inmediato la importancia de esa información y claro que la iba a tener bien en cuenta.

Las noches caían lentamente en Vietnam, todo era más lento de noche, incluso, junto al cuerpo de la mujer amada. Carlina yacía a su lado, desnuda, envuelta en una sábana, perdida en un sueño de whisky. Su respiración era más lenta, su cuerpo era perfecto como el de todas las mujeres de raza negra.

Afuera se escuchaban las sirenas de las ambulancias que pasaban a toda velocidad y de vez en cuando se escuchaba el estallido de una granada. Chiqui de inmediato palpó su pistola que la tenía debajo de la almohada. No podía dormir por las noches ya que su mente trabajaba a mil por hora. Además en el entrenamiento le enseñaron tantas técnicas de combate nocturno, que, simplemente, se había convertido en un hombre que apenas podía dormir por espacio de breves momentos. Santos interludios de sueño pacífico interrumpidos, generalmente, por el escandaloso ruido de los motores de un grupo de helicópteros.

Cuando su mente descansaba soñaba con el cuerpo de Carlina o tenía bellas visiones de paisajes sicilianos, ricos en trigo, blancas cabras, cielos despejados, mujeres de vientres maduros caminando descalzas, manantiales de fresca y dulce agua pura. Otras veces, en sus sueños, se encontraba en la cocina del hotel Berlín junto a sus hermanos, y Pick Up se hallaba cocinando para ellos un estupendo seco de pollo con abundante spaghetti y sazonado con toda clase de especias sabrosas unas y picantes las otras. Todos estaban hambrientos y en sus rostros se podía ver el signo del hambre y la tortura de la sed. Y Pick Up se alzaba ante ellos como una fuente de sabiduría, a veces hablaba demasiado, era como si tuviera demasiada información en su cabeza. Era una fuente de sabiduría que los hermanos Nolte respetaban, Pick Up daba la impresión de saberlo todo, el tipo era una enciclopedia ambulante. Pick Up los conocía a fondo a estos chicos, de eso se daba cuenta Chiqui cuando él los miraba directamente a los ojos. Como ellos siempre aprovechaban una oportunidad para entrenar con el viejo maestro, Pick Up los conocía mejor que su propio jefe Tommy Robin. Y Chiqui se quedó impresionado cuando escuchó a Pick Up hablarle con la dureza y la firmeza de un padre a Myco, porque éste le había contado un trauma.

En un curso de fuerzas especiales de la infantería de marina le habían hecho criar un pequeño perrito y Myco se había encariñado mucho con el animalito, pero cuando terminó el curso, como requisito indispensable para aprobarlo, tenía que matar al perrito y Myco lo hizo, sin espacio para la duda. Con sus propias manos degolló a su fiel compañerito, pero la herida que tal acto le produjo en su interior lo había dejado marcado y destruido casi por completo. Y fue Johnnie el que lo terapeó a Myco, lo invitó a tomar un café a su casa y mientras la china Mary Jo les cocinaba una suculenta comida china, Pick Up le habló con la fuerza y la sabiduría de un profeta mormón. Le abrió los ojos, le explicó cómo era de duro e insensato el mundo, su estrategia fue la de acusar a toda la humanidad de aquel acto para de esa manera librarlo de su culpa personal. Para Pick Up los hombres eran meros instrumentos del destino. El destino era lo que gobernaba a los hombres. Era una fuerza más poderosa que los mismos dioses. Poco a poco aquellas palabras fueron calando hondo en la conciencia de Myco y se fue endureciendo. Comprendía que en el mundo no existía aquello que algunos llamaban justicia. Todo lo que existía era el poder de sobrevivir y si en tu camino aparecía un obstáculo tenías que aplastarlo y destruirlo sin tener ningún tipo de conciencia ni remordimiento. Esa era la consigna, ese era finalmente, el punto más alto de la sabiduría humana. Había que mostrarse duro e implacable porque la vida era una sola y si uno cedía en algún punto, pronto toda su vida se convertiría en la vida de un esclavo. Lo mismo le ocurrió a Abraham cuando escuchó la voz de Dios que le ordenaba subir a la montaña y sacrificar a su único y querido hijo. Simplemente el viejo tenía que hacerlo, tenía que demostrar su fe, incluso si se trataba de tener que cortarle el pescuezo a aquel ser que había nacido del vientre de su amada mujer y que por tanto tiempo lo habían esperado. Pero se endureció y sostuvo entre sus manos a su único hijo y alzó en puñal en el aire, listo para asestar el golpe mortal. Agamenon también sacrificó a su única hija para poder satisfacer a los dioses- según el oráculo de Calcas-, y tener buen viento para ir a destruir a Troya y montar a la bella y divina Helena.

El mundo era cruel e inmisericorde, la historia daba fe de muchos casos similares, Herodoto le enseñaba a sus lectores miles de casos en los que se mostraba al hombre como un simple instrumento, unas veces del capricho de los dioses y otras veces del terrible destino.

Se levantó de la cama, desnudo, y abrió la puerta de la pequeña refrigeradora y sacó de una esquina una botella con papilla, que contenía ambrosia: esa mezcla de miel, agua, fruta, aceite de oliva, queso y cebada.

Tal vez si se atiborraba lo suficiente podría volver a conciliar otro pequeño espacio de sueño. Pero cuando regresó a la cama se percató de que ya estaba amaneciendo. Carlina se despertó a su lado y le dijo:

La negra Marie se había dado cuenta que su amiga Mary Jo ya no podía más. Cuando la pobre china dejaba de beber, le temblaban las manos como a una vieja con Parkinson. De pronto Marie se dio cuenta, se dio cuenta de cuán misteriosos son los caminos del señor. De alguna manera comprendió que el altísimo Dios no la embarazaba porque ella estaba destinada para otras cosas: tenía que predicar la palabra de Jehová y ayudar a su pobre amiga. Muchas veces en la madrugada, recibía el famoso telefonazo de la crisis y al otro lado de la línea siempre se encontraba la frágil voz de Mary Jo. Incluso llegó la pobre china a pensar en el suicidio y eran sus hijos los únicos motivos que la detenían para no colgarse en la tubería del baño.

Desde entonces Mary Jo comenzó a visitarla y le llevaba los folletines de DESPERTAD y se los leía despacio, poco a poco a la frágil Mary Jo para que se tranquilizara y dejara de temblar. Como Tommy tenía ahora suficiente dinero, ella se la llevaba a Mary Jo y al pequeño Joey a Canoa a pasar largas vacaciones para que su amiga se desintoxique, respirando aire puro y tranquilizándose con el paisaje maravilloso y sedante de aquel suave punto de quiebre.

Después de desayunar Marie y Mary Jo salían de la pequeña casa de madera, que Tommy tenía en la calle principal y se iban caminando, bien cogidas de la mano, como si fueran queridas compañeras de colegio, Mary Jo con el pequeño Joey en los brazos o también cogido de la mano, hasta llegar a la playa.

El paisaje marino era sumamente sedante para Mary Jo. La brisa marina, el ruido, que producían los murmullos repetitivos de las olas, era algo tan conocido como tranquilizador y Mary Jo sentía que recuperaba la cordura mientras caminaba largas distancias por la playa.

En Canoa había un pequeño Templo de los testigos de Jehová al que Mary Jo se empezó a aficionar a visitarlo junto con su amiga todos los días en que se celebraba el culto y se sentía rodeada de gente buena y amable, que creía en Dios y que no murmuraba a sus espaldas ni la señalaban. Era gente que la aceptaba y que no le daba miedo porque todas aquellas personas eran santas, que siempre hacían el bien a los demás.

Cuando los testigos de Jehová de Canoa empezaron a visitar a las dos amigas en la casa de Tommy, Mary Jo los recibía dichosa y les preparaba sendos platos de rica y jugosa comida china, y los misioneros siempre salían de aquella casa barrigudos como leones, que se habían despachado, recientemente, los cuartos traseros de una zebra.

También descubrió Mary Jo que cocinar le hacía bien y en sus momentos de relativa calma y paz le estuvo dando vueltas en la cabeza a la idea de empezar junto con su amiga Marie un negocio propio, un chifa donde también se vendieran las hamburguesas y los hot dogs de su amiga negra. Cómo lo llamarían al restaurante? Marie dijo que si en aquel negocio se iban a vender las hamburguesas y los hot dogs de Tommy, aquel lugar tendría que inevitablemente llamarse Marques de Sade, que era el nombre que siempre utilizaba su esposo. Al parecer el loco de Tommy, alguna vez leyó el JUSTINE de Sade y se quedó verdaderamente impresionado y se puso a pensar que si sus hamburguesas eran espectaculares y si quería dejar una huella imborrable en la mente y el paladar de sus clientes, tendrían que llamarse HAMBURGUESAS Y HOT DOGS MARQUES DE SADE. Mary Jo se reía de manera incontenible ante tan raro razonamiento y se daba cuenta que la compañía de su amiga negra la ayudaba a olvidar su fobias y todas las crisis de pánico que la envolvían cuando se encontraba sola, porque ahora su hijo Danni se había marchado a trabajar y además él nunca fue una buena compañía para ella, ya que había sacado una vena intelectual de su padre y se la pasaba leyendo filosofía, aunque gracias a Dios!, no tenía el mismo gusto desenfrenado por el sexo y las mujeres como su padre. Se podía decir que en ese aspecto su hijo era un poco retraído, aunque ahora metido en esa hacienda, rodeado como estaba con todas esas mujeres lujuriosas, quién sabe lo que estaría ocurriendo, lo único que la preocupaba era que su hijo se vaya a meter en algún lío peligroso por culpa de alguna de esas fulanas.

Pero cuando Mary Jo se quedaba ensimismada o empezaba a perderse en el laberinto de sus angustias y a ahogarse en el lodazal de sus oscuros pensamientos, en sus angustiosos pensamientos infinitos y potencialmente peligrosos, su amiga Marie la cogía del brazo y la terapeaba con la Biblia en la mano y la sacaba de aquellos abismos y la traía al aquí y ahora. La frente de Mary Jo se llenaba de gotitas de sudor y a duras penas ahogaba un temblor incipiente de sus manos. Marie entendía que no sería fácil ni una cosa de un día para otro tratar de volver a convertir a su amiga en la chica alegre y despreocupada que era antes.

Después de la terapia religiosa invariablemente salían a caminar y de compras por el pueblo, cuyas calles se habían convertido en una galería viva de todo tipo de artesanías, joyas, y souvenirs para los mochileros y turistas que la visitaban.

Muy pronto se les unió en la villa de madera Gabriela, Alejandra, Adriana y Claudia, y con ellas llegó el vicio. Alejandra y Adriana no paraban de encender porros y Claudia no paraba de beber y de hablar de sexo y Marie tenía que tolerar aquellas imperfecciones en la conducta de sus amigas de toda la vida, pero, oh!, cosa curiosa, a Mary Jo aquellas visitas le hacían mucho bien y mientras duraban no paraba de sonreír y de hablar ni tampoco salía de la cocina hasta que salía de ella con una gigantesca fuente de comida china en sus manos para alimentar a esas viejas amigas suyas, que con el efecto de la yerba comían como náufragas recién rescatadas.

Gabriela, gracias a la influencia de su esposo, se había convertido al vegetarianismo, pero cuando visitaba a sus amigas y le ofrecían comida china, ella daba gracias a Krsna y se tomaba unas vacaciones de la estricta disciplina religiosa ya que ella amaba la comida china que Mary Jo sabía preparar tan bien.

El tiempo había transcurrido lenta pero inexorablemente y Tommy Robin acusaba el paso del tiempo. No había engordado mucho, pero ya no era un hombre de treinta años. En sus ojos se había esfumado la chispa de la rebeldía y en su lugar se había posicionado otros humores menos efusivos como el de la resignación y el hastío.

Robin se había convertido en un poderoso jefe, que ha heredado el poder del clan de Renzo y de Esteban. El día en que Tommy entró en EL MONO JADEANTE como jefe fue recibido por la ex amante y preferida de don Renzo, Amanda y Tommy fue testigo de un show de streap tease verdaderamente sensacional: Amanda, que ya estaba casi retirada, realizó un espectáculo de baile verdaderamente sensacional. Nadie se podía imaginar que una mujer tan madura y entrada en carnes pudiera realizar semejantes acrobacias en la pasarela y despojarse de sus ropas con tal sensualidad hasta quedar completamente desnuda. Su vello púbico era diminuto y la cosa más excitante que cualquier hombre en este mundo podía ver. Tommy se quedó impresionado al verla realizar tal cantidad de pasos de baile montada en esos zapatos puntiagudos y hasta ponerse de cabeza, pero bien agarrada al tubo, todo era tan erótico que el baile de Amanda hizo que Tommy tuviera una poderosa erección. Junto con Tommy Robin estaban como guardaespaldas los cuatro irlandeses sentados un poco lejos y disfrutando de la compañía de sus chicas. Chiqui estaba abrazado con Carlina; Myco se tomaba un whisky con Dori y hablaban de sexo; Nermal estaba mirando el fantástico show junto a Tania y Cucho le susurraba toda clase de chistes rojos en el oído a Nancy. Todas aquellas chicas trabajaban en el HOTEL BERLIN.

Después del show nudista de Amanda, cuyo objetivo era darle la bienvenida a Robin y sus irlandeses, le tocó el turno de presentar sus respetos a Terina la jefa de las trabajadoras de noche del MONO JADEANTE, sus pasos de baile eran tremendamente afectados por una sensualidad delirante y casi hipnótica. Todo era sensualidad en la forma como se iba quitando la ropa y en los pasos de baile que le daban la impresión a los espectadores de que la bailarina estuviera borracha o drogada. Aquellos movimientos eran bellos, voluptuosos, profundamente estudiados para hacerle parar la picha y hacer babear hasta al hombre más frío de la Tierra. Los ojos de Terina, su mirada era de mudo reproche, de sensual disgusto con las partes del cuerpo, de su sexo que enseñaba. El espectáculo fue tan bueno que hasta las chicas de los irlandeses aplaudieron a rabiar como homenaje a tan grande talento.

Después de Terina entró en el escenario el grupo del transexual Casmene y sus lindas chicas. Casmene también había acusado el paso del tiempo, pero su rostro seguía poseyendo un atractivo impresionante. Era como si aquel transexual hubiera hecho un pacto con el diablo para no envejecer nunca. Su pelo negro azabache le resbalaba por un costado, cubriéndole de manera sexi y provocativa el ojo derecho y su cuerpo era escultural como el de una diosa griega. Ahora Casmene era una verdadera mujer pues había viajado a Paris y se había sometido a una operación en la que le removieron su diminuto e inservible penecito para con su piel, adaptarle una pequeña vagina. Detrás de la Casmene venía la tropa de transexuales que operaban en EL MONO JADEANTE, ofreciendo su servicio nocturno: estaban Rocío, Cecilia y un grupo de nuevas chicas que se habían agregado a la compañía.

Robin no tuvo más remedio que resignarse a ver aquel espectáculo de baile, medio nudista y medio erótico, realizado por aquellos hermosos fenómenos de la naturaleza. Rocío tenía mejor ritmo en sus movimientos de baile y superaban de largo a los pasos de baile de Amanda, pero cuando se quitó toda la ropa, Tommy y su grupo se quedaron con la boca abierta y la mente un tanto desencajados al ver que esta loca todavía no se había operado el sexo y mientras realizaba sus últimos pasos de baile, completamente desnuda, exhibía su pequeñito apéndice que colgaba rítmicamente, de un lado para el otro. El silencio de los espectadores era más fuerte que la estruendosa música electrónica de los parlantes y las silenciosas sonrisas de las mujeres de la banda de Amanda que miraban divertidas las caras de espanto de los hermanos Nolte. Todo ocurría de esta manera hasta que Dori, una de las chicas que acompañaban a Myco, no pudo contenerse más y estalló en bestiales carcajadas, ya que todo aquello le parecía absolutamente demencial, y con ella se empezaron a reír de manera estrepitosa los demás asistentes, aunque de manera gradual fueron pasando de la vergüenza a la carcajada absolutamente incontenible y demencial. Las cervezas corrían de un lado para otro mientras Cecilia que se encontraba bailando desnuda en la pasarela le daba la espalda a los espectadores, se agachaba y con las manos pequeñas, finas y delicadas, se cogía las nalgas y le enseñaba su gran ojete medio abierto, para que todos lo pudieran apreciar. La música bramaba en los oídos de los asistentes y el ambiente se llenaba con los colores del sol moribundo, que teñía de rosa y anaranjado todo aquel ambiente de manicomio.

Cuando Tommy Robin se encontraba medio borracho apareció la bella y obesa hermana de Renzo Leone, doña Laura. Su porte era gigantesco, pero sus inmensas proporciones sólo servían para acentuar la belleza felina de su rostro.

Últimamente la estaba pasando mal porque todas las noches la acosaba una neuritis en el glúteo derecho, que la hacía llorar de dolor en las madrugadas. Casmene le inyectaba Feldene y Neurobión, pero el dolor no se le quitaba con nada. El médico dijo que se trataba de una neuritis diabética y que si el dolor no cedía y si la señora Laura no se sometía a un régimen estricto, pronto se le complicarían los riñones y moriría. Desde entonces su ánimo fue decayendo y el primer síntoma fue la inapetencia, ya no quería comer los jugosos manjares que antes la deleitaban. A Casmene la unía a esta mujer obesa un fuerte lazo de dependencia ya que ella lo recogió desde pequeño y le enseñó a aceptar con orgullo, naturalidad y humildad la confusión de su sexo, el sentirse una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre. Le dio educación, respeto y disciplina. Le dio un lugar donde vivir y la libertad para vestirse como niña.

Doña Laura apareció en aquel salón atestado de gente porque tenía curiosidad, quería ver aunque sea de lejos al hombre que su poderoso hermano había elegido para que lo reemplazara y para que cuidara de proteger a todo su mundo.

El hombre tenía buen tipo, era rubio y fornido y estaba rodeado de otros hombres colorados como él, que daban una impresión bastante intimidadora. Aquellos muchachos eran el futuro, la nueva generación de gánsters de la Península de Santa Elena. Esos hombres rubios parecían militares, y estaban acompañados de chicas bellas, pero a todas las había visto trabajando en el casino LIDO. La señora pensó para sus adentros, que todo aquello, la vida misma era un verdadero desperdicio. La vida era un derroche de energía, que nada tenía sentido, todo era superficial y efímero. Ahora su querido hermano estaba muriendo, su vida se estaba extinguiendo y de nada le servía todo el poder y el respeto que había acumulado durante toda su vida porque la ciencia no había inventado nada todavía, un suero, algo, que frenara la metástasis del cáncer, que se regaba por todo el cuerpo de su hermano hasta llevarlo al oscuro agujero de la tumba. Allí su cuerpo experimentaría la muerte cerebral y luego se hincharía, se descompondría dentro de su ataúd, sus carnes reventarían y toda la corrupción se abriría paso por en medio de los gusanos y los gases contenidos en el estrecho nicho del cementerio. Nada quedaría de ese hombre poderoso que reinó durante tanto tiempo en el submundo de la política y que fue dueño de la vida y de la muerte de muchos hombres. No quedaría absolutamente nada después de cuatro años, sólo los huesos y después de eso la nada, el vacío y el olvido. Al final de la vida nadie recordaría a Al RENZO Leone.

En la ceremonia de presentación también estaba el embajador de las tres familias Accardo, Civella y Milano: Milwaukee Phil junto con sus dos niñas: Ruth y Mariuxi. Cuando el desfile y los bailes se terminaron, Milwaukee Phil Alderissio se metió en un cuarto del hotel EL MONO JADEANTE y se dejó desnudar por sus dos chiquillas.

Después de los bailes Tommy y sus muchachos fueron a otro salón donde se había instalado un cuadrilátero para que se enfrentaran los combatientes de la noche como viejos gladiadores de la Ilíada. En el primer encuentro se enfrentaban ATOMICO de la PLAYBOY con Zorrogato de los GUERREROS y en el segundo combate se enfrentaban TATO de la PLAYBOY contra Patarrecho de los GUERREROS.

Cuando comenzó el combate ambos contrincantes chocaron canillas y Zorrogato le metió un codazo en el pómulo a ATOMICO y después de la cimbrada, ATOMICO le metió una patada frontal en el estómago y lo sacudió a Zorrogato. Luego Zorrogato se le fue encima a ATOMICO y éste lo cogió de los codos y lo proyectó a la lona hasta dejarlo totalmente fuera de juego. En la esquina de los GUERREROS tiraron la toalla.

En el segundo encuentro se enfrentaban TATO de la PLAYBOY y Patarrecha de los GUERREROS. Cuando comenzaron las agresiones Patarrecha chocó canillas con TATO y pegó un salto al estilo de Sahuamura e intentó meterle un rodillazo en la cabeza a TATO, que lo bloqueo a duras penas y cuando Patarrecha cayó al suelo TATO le metió una patada de media vuelta en el tórax a Patarrecha y cuando cayó a la lona lo remató con un codazo en la base del cráneo. En el tercer round Patarrecha quiso cruzar a golpes a TATO y éste le colocó el empeine en la cabeza a Patarrecha y colorado León de la esquina de los GUERREROS tiró la toalla y el combate se terminó.

Cuando las exhibiciones terminaron José Leone el hermano menor de don RENZO y su brazo armado, estaba medio borracho y se había sentado junto a Johnnie Pick Up para conversar. Pick Up también estaba con el rostro medio adormecido por el efecto de la cerveza y se puso a escuchar respetuosa y atentamente a su viejo jefe.

-Sabes?, cuando lo contraté a Robin, después de que salió de la infantería de marina, siempre lo estaba vigilando porque creía que era un policía infiltrado. Fui el primero en enterarme de su amor por esa negra sucia y también fui el primero en enterarme cuando se fijó en ti para hacerte miembro del clan. Luego, cuando empezó a meter dinero al clan, fielmente, sin pedir nada a cambio, sólo que lo dejaran en paz con sus negocios, yo fui a la oficina de Paul Ditto y le dije que Tommy era una joya. No le interesaba el poder y que era sumamente leal. Paul y yo lo veíamos como un chiquillo que le gustaba juntarse con esa pandilla tuya de amigos de la playa y estar patinando sobre las olas todo el tiempo y fumando esa maldita yerba. Entonces mis sospechas se acabaron y fíjate!, ahora es el jefe. Aunque estoy seguro que para él nosotros siempre seremos sus amigos, y en cierta forma, seguiremos siendo sus jefes, no?, qué te parece a ti?

- Me acuerdo cuando ganaste aquella pelea en la penitenciaría del Litoral contra ese loco rabioso, eso fue estupendo. Fue sensacional para mi verte empapado de sangre, luchando por tu vida y por el triunfo. Tengo que confesarte que no creí que ibas a ganar la pelea y que cuando vieras cómo corría sangre te ahuevarías, pero no!, demostraste que eras un gladiador hasta el final.

- Fue duro ese combate, tuve que zurrarlo a ese tipo con todo lo que tenía. Ese golpe de puño que le metí en el corazón tuvo que venir, seguramente, del cielo. Yo no me lo esperaba, no sabía cómo iba a ganarle a esa bestia.

- Siempre que me tomo unos tragos con Paul nos ponemos a recordar el combate que tuviste con aquel chino de las fuerzas especiales de Corea del Norte. El tipo te estaba pisando el cuello duro y tú lo soportabas todo no sé si por estrategia o por miedo a que te de un mal golpe, pero cuando te le fuiste encima en el tercer round, te juro que aquel espectáculo era como si yo nunca lo hubiera visto en toda mi puta vida, simplemente Johnnie, era como si no te conociera, como si fueras un extraño, ya no eras un jovencito, pero lo atacaste con tal inteligencia, que el pobre no sabía cómo ni de dónde le venían los golpes y hasta lo hiciste temblar al hijoputa, fue sencillamente increíble Pick Up!, increíble!

- Fue duro, en ese tiempo yo ya estaba empezando de declinar y en varios momentos estuve a punto de pedirle a Tommy, en la esquina que tire la toalla, pero ustedes me habían dicho que tenía que ganar y estaba verdaderamente asustado. En el tercer round supe que si no me le iba encima con todo iba a perder la pelea, así que me le fui con todo al hijoputa y lo ametrallé con todos los golpes que todavía podía usar.

- Don José cuando uno es pobre y tiene que rodar por las calles si no sabes artes marciales para defenderte, simplemente, tarde o temprano te llega la hora de la muerte, comprende?, la hora de la muerte.

Renzo Leone padecía desde hace mucho tiempo de cáncer al pulmón izquierdo, los dolores eran insoportables, a veces y le atravesaban hasta llegar al corazón. Su casa en el Miramar se había convertido en un pequeño hospital. Ahora estaba completamente retirado de los asuntos del transporte interprovincial. Primero había delegado todo el peso de las decisiones en los hombros de Esteban y cuando éste sufrió una fuerte taquicardia y tuvo que ser hospitalizado, ambos decidieron en aquel cuarto blanco y enfermizamente limpio del hospital, que lo mejor sería que Tommy se encargara del negocio. Al menos de la parte dura del negocio. Cuando se tomó esta gran decisión Renzo ya se había reunido con sus capitanes Paul Ditto, Tony Luca, Pepo Quintana y José Leone en el hotel, bar de streap tease y restaurante EL MONO JADEANTE. Ditto, sentado frente a la gran mesa redonda de póquer, dejó muy en claro que no quería ser el jefe, porque tenía suficientes preocupaciones con la administración de su hipódromo. No era nada fácil manejar el negocio de las carreras de caballos. Las apuestas y las grandes cantidades de dinero que se movían en las taquillas. Tony Luca tampoco quería ser jefe porque todo su tiempo lo dedicaba a la administración de sus bares de streap tease, el negocio de la carne parecía algo fácil, pero no lo era, y aquello requería de todo su tiempo y concentración. Tony Luca fue el primero en darles un trabajo de confianza a los irlandeses Nolte. Nermal era amigo de su hijo, Danni, y cuando éste fue atrapado fumando yerba en el parque Forestal por cinco policías, le dijo a su padre que estos tipos lo habían humillado, y uno de ellos se atrevió a abofetearlo. Luca había escuchado de los hermanos Nolte y su hijo quería participar en el acto de venganza contra los policías que lo habían jodido, pero Tony habló con Robin y el jefe le dijo que le dijera a su hijo que se olvidara del asunto que él se encargaría. A continuación lo que hizo Tommy fue encargarle el asunto a Nermal y sus hermanos. Los chicos se encargaron de seguirles las pistas a los policías, que se habían especializado en aterrorizar a todos los aniñados fumones, cogerlos in fraganti, hacerlos pasar vergüenza con sus padres, sacarles plata y luego irse de juerga con el dinero y la droga que obtenían. Generalmente se encerraban en el cuarto de un hotel, acompañados cada uno de una chica y se entregaban a toda clase de sexo sazonado con las rondas de la droga que confiscaban a sus víctimas.

Chiqui y Cucho les tenían bien vigilados a los tipos: el sargento era un tipo de escaso pelo- que siempre se jactaba de odiar a los aniñados fumones-, otro de piel negra y flaco de tanto fumar base era un cabo y los otros dos eran simples principiantes, que para el servicio eran un poco gordos. Cuando después de joder a un aniñado, sacarle plata a sus padres para evitarles el bochorno de la prisión y encerrarse en un motel con unas amiguitas a fumar droga y disfrutar de una sesión de sexo, los hermanos Nolte, los cogieron a todos en pelotas y los acribillaron a balazos. Nadie se enteró de nada porque sus ametralladoras utilizaban silenciadores. Fue una masacre completa, Nermal y los demás no dejaron de disparar hasta que se les acabaron los cargadores y hasta cuando los cuerpos se habían convertido en una masa sanguinolenta llena de huecos negros.

Este fue el primer trabajo de los hermanos Nolte y lo cumplieron a cabalidad, sin testigos y sin sobrevivientes. El hijo de Tony Luca quedó vengado por la ofensa y Luca los reclamó a los muchachos, pero Robin se apresuró a dejar bien claro que los irlandeses le pertenecían por haber sido introducidos por Pick Up, que era su amigo y protegido.

Cuando todo acabó Nermal y el hijo de Tony Luca, Danni se metieron en uno de los bares de streap tease del padre y se emborracharon en la barra mientras eran atendidos como verdaderos reyes por las camareras y eran testigos de verdaderos shows de unas nudistas que no reparaban en abrirse de piernas frente a los muchachos y ponerles el conejito en sus propias narices.

Pepo Quintana se aterrorizaba ante la idea de convertirse en jefe, ya que tenía muchos quebraderos de cabeza con su constructora. El negocio de la construcción siempre oscilaba: unas veces todo iba viento en popa y otras veces decaía el flujo de dinero y no había gente interesada en invertir dinero en remodelaciones, ampliaciones, estructuras metálicas, pozos sépticos o en construir condominios. Pepo Quintana fue el que les dio a los hermanos Nolte su segundo trabajo. La hija de Quintana, Angela, fue detenida por un patrullero de la Comisión de Tránsito por rebasar en curva, y fue llevada al calabozo donde fue encerrada ahí durante cuarenta y ocho horas. Cuando salió de la cárcel aquella chica echaba chispas por los ojos, pero no dijo ni una sola palabra, simplemente, fue con su padre y le exigió la cabeza de los patrulleros. Pepo ya había decidido la muerte de aquellos hijos de puta y de inmediato se puso en contacto con Robin, y la operación quedaría a cargo de Cucho. Él se encargaría de seguir a los dos vigilantes día y noche, saber dónde vivían, lo que conversaban por teléfono, sus costumbres sociales, las enfermedades que padecían, el lugar en que visitaban a sus parientes. Pero no encontraban un punto débil donde poder atacarlos cuando se encontraran solos. Cucho se reunió con sus hermanos en un bar de streap tease y mientras se servían una suculenta y caliente comida china, le preguntó a Chiqui que qué era lo que podían hacer y Chiqui le preguntó a Myco y éste les dijo a sus demás hermanos que si los hijoputas pasaban más tiempo juntos dando vueltas en el carro, patrullando, que con sus propias familias, lo más preciso era colocarles un explosivo de plástico y hacerlos estallar en el mismo vehículo cuando lo encendieran y estar cerca del lugar para rematarlos por si sobrevivían al atentado, claro, eso si es que no habían testigos de por medio. Todos los hermanos estuvieron de acuerdo en que era una brillante idea y la pusieron en práctica y cuando los hijoputas se detuvieron para almorzar un encebollado cerca del super 7-11, unos de los irlandeses se les escurrió y les pegó un bomba magnética de material plástico en el chasis, que se detonaba por control remoto. Luego cuando los dos oficiales de tránsito terminaron de almorzar y siguieron patrullando, los hermanos los seguían desde una distancia prudencial, esperaron que se internen en el carretero, y después de activar el control, los hicieron volar en mil pedazos. Como lo esperaban, uno de ellos sobrevivió al bombazo y logró arrastrarse fuera del vehículo. Le faltaba una mano y gimiendo pedía ayuda, cuando el vehículo que los seguía, se detuvo, era Cucho el que se había parado junto al oficial herido. Cucho le dijo:

Cucho le metió tres balas en la cabeza con una pistola de nueve milímetros con silenciador, y lo mismo hizo con su compañero, que se encontraba carbonizado en el asiento del conductor, aunque ese ya estaba purgando todos sus pecados en algún círculo del infierno de Dante.

Pepo Quintana quedó encantado con el trabajo y la hija de Quintana, Angela pidió conocer en persona a Cucho y luego lo invitó a cenar a un lujoso restaurant. Después de la comida ambos se fueron a la cama. Angela lo cogió a Cucho como si se tratara de un chico virgen y lo zamarreó en la cama haciendo que el pobre muchacho le practicara todas las posiciones posibles en el coito y hasta lo hizo terminar dos veces en su vagina peluda. Cucho nunca había tirado con una mujer tan apasionada y arrecha en toda su puta vida. Angela parecía una ninfómana insaciable que quería joder en la cama con su vengador hasta llegar a todos los límites físicos posibles y Cucho en algún momento de la jodienda, la visualizó a esta mujer como una bruja maléfica cuya intención era hacerle el sexo a él hasta llegar a un punto en que le pudiera provocar un paro cardíaco. Finalmente Cucho tuvo que decirle que basta, que ya no podía más, que ella ya lo había exprimido hasta la última gota y ella gracias al cielo! Se dio por satisfecha y se quedó acostada del lado de su cama, completamente tranquila e indiferente, mirando la tele, mientras se fumaba un cigarrillo.

Cuando Paul Ditto se enteró de los trabajos de los cuatro irlandeses de inmediato se comunicó personalmente con Robin, pues le tenía a esos muchachos un trabajo bien gordo: había que eliminar a un político masón que estaba metiendo las narices donde no debía: se trataba de un economista bocón llamado Abdón Calderón Muñoz.

Cuando Paul Ditto se reunió con Tommy de inmediato se dio cuenta que ya Tommy no estaba en condiciones de realizar ese tipo de trabajos tan gordos y peligrosos, aunque Tommy siempre había sido considerado el bisturí indispensable para salvar al clan de ese tipo de peligros. De todas formas Tommy le dijo a Ditto, que él se encargaba y de inmediato se puso en contacto con Nermal Nolte.

Renzo estaba preocupado y le consultaba a José Leone, cuyo único oficio era el de dar seguridad a su hermano mayor y éste fue a la Penitenciaría del Litoral y habló con el otro brazo armado del clan, Antonio Miraglia, y Antonio le dijo que si nadie quería ser jefe que le dejen la silla a Tommy Robin, que era el único que tenía los cojones para fajarse cuando tenga que resolver problemas que los abogados no pueden resolver. Antonio lo recibió a José Leone con mucha cordialidad, José se sacó la levita y se sentó en la parte baja de la litera, mientras Miraglia preparaba un estofado de carne en la cocinita que tenía en una esquina de la celda. Leone se percató que Antonio había sufrido los impactos del encierro: sus manos temblaban, tal vez eso sería una señal del mal de Parkinson, pero no hizo ningún comentario. Cuando todo estuvo listo se sentaron a comer. Antonio hablaba con la boca llena y le hablaba a José de los viejos tiempos. Leone se percató que ahora Antonio siempre hablaba del pasado como si su presente y su futuro ya no existieran. Era como si el hombre estuviera mal de la cabeza. Él había escuchado que el encierro enfermaba a las personas de la cabeza. Pero Antonio seguía siendo una persona amable y educada con los amigos. Si estuviera loco no supiera cocinar ese exquisito estofado de carne, si estuviera loco no se mostraría tan amable y delicado. Lo más probable es que aprovechara la visita para dar rienda suelta a toda su enfermedad y angustia y le reclamara que el resto de la familia lo haya olvidado y lo haya dejado sepultado en la cárcel como si estuviera muerto en vida. Pero Antonio no le dijo a José que unos días antes lo había visitado Caulonia y que le había hablado sobre el futuro del clan Leone Miraglia y que le había insinuado que el único que podía heredar el poder de papá Renzo era Tommy Robin. Idea que lo extrañó un poco a Miraglia porque entonces el clan dejaría de ser siciliano para convertirse en irlandés, pero Caulonia se había mostrado insistente y también generosa porque le había dejado un grueso fajo de dinero y una caja de botellas de vino blanco alemán. Cuando Caulonia decidió que debía marcharse le dio a entender que él tenía la obligación de adoptar el punto de vista de ella y votar por Tommy Robin como sucesor del gran Renzo Leone. Nada de todo esto Miraglia le dijo a José cuando lo vino a visitar.

Cuando José Leone se fue entraron al pabellón de atenuados las dos putillas más sexis y exquisitas de la familia: Ruth y Mariuxi y Antonio corrió la cortina para darles a las chicas toda la privacidad que necesitaban para desnudarse, ducharse y acostarse en la estrecha cama del mafioso.

La idea de convertir en jefe a Robin, al principio, no vino precisamente ni de José ni de Antonio sino de Caulonia, la hija mormona de Renzo, que había estado amarrando la balsa en pequeñas y furtivas entrevistas con José y Antonio.

Con el paso del tiempo Caulonia había comprendido que el mundo de la iglesia no era compatible con el mundo de su familia. Nada de todo aquello lo podía cambiar. El tiempo también había pasado por ella y nunca se había comprometido con nadie, además estaba harta de ser virgen. Caulonia era rubia, un poco entrada en carnes, su peinado es una melenita circular que la asemeja a una bailarina parisiense. Su espalda llena de pecas y su rostro griego y amable era el vivo retrato de su difunta madre Pandosia y también había heredado de su madre un voluminoso culo, que se hacía agua por Tommy Robin, desde que escuchó a su padre en la terraza del hotel Berlín, llamarlo su verdadero y querido hijo político que nunca tuvo. Pero el problema es que Tommy tiene a esa negra Marie como su mujer oficial, aunque ella nunca le ha podido dar un hijo mulato. Así que ella sabe que tiene que aprovechar todas las oportunidades antes de que a su padre se lo lleve el cáncer.

Caulonia comienza a visitar a Tommy en EL MONO JADEANTE, que es la nueva oficina donde ahora despacha Robin ya que Renzo se la pasa en su casa del Miramar rodeado de atenciones médicas y de las enfermeras.

Tommy visita regularmente a don Renzo y se da cuenta de que ahora se ha convertido en su confesor. Renzo le cuenta a Tommy que siente miedo de morir y que necesita hablar con él para librarse de las angustias y las preocupaciones. Don Renzo le contaba a Tommy cuando comenzó a trabajar como recogedor de botellas vacías, periódicos y artefactos dañados, hasta cuando tomó la decisión de afiliarse al CID para luego conocer a Esteban Miraglia y ambos hacer carrera como guardaespaldas de diferentes diputados en el Congreso Nacional. De esa manera don Renzo se entregaba a sus recuerdos que los iba desgranando poco a poco frente a Tommy como si éste fuera su sacerdote confesor: le explicaba lo que sentía, el miedo que logró dominar cuando tuvo que asesinar por primera vez a un reportero de televisión, cuando transportaba dinero sucio para ser depositado en cuentas de bancos extranjeros, cuando cobraba dinero para otorgar favores políticos y darles trabajo a los recomendados, que venían de parte del partido político. Don Renzo le explicaba que el respeto no te lo dá nadie sino que es algo que se va ganando poco a poco de a pulso. Defender el honor de una familia siempre es un camino cuesta arriba y lleno de adversidades.

Luego don Renzo le confesaba a Tommy- con su voz baja, inaudible, casi como un susurro-, que creía que no había sido un buen marido con su difunta esposa, Pandosia. Cuando ella murió él no le guardó luto, pero no fue porque no la quisiera sino que era demasiado duro para esas cosas, y siguió frecuentando el templo de Amanda y quemando allí todo sus inciensos. Robin le escuchaba y asentía y de vez en cuando le respondía con un:

Y luego don Renzo le decía que eso sí nunca se volvió a casar porque eso sí le parecía un acto de traición intolerable a la memoria de la señora Pandosia. También le confesaba su temor por el futuro de su hija. Y cuando mencionaba este asunto lo miraba a Tommy, directamente a los ojos, sin parpadear, como si quisiera penetrar en su mente y comunicarle un mensaje mudo de súplica y ayuda.

Tommy le decía que se tranquilizara y que el le daba su palabra de honor que mientras él viva a ella no le faltaría nada nunca y que siempre sería la princesa de la familia. Y evitó decir: que yo heredaré.

Cada vez que Tommy visitaba a don Renzo, una enfermera se lo comunicaba a Caulonia y ella aprovechaba para encontrarse con el irlandés. Entonces don Renzo se mostraba más feliz por tener a su lado al más útil y valiente de sus soldados y del otro lado a su hija querida. En una de sus manos retenía la mano de Tommy y en la otra tenía la mano de Caulonia.

Aquel atardecer Tommy salió de la casa del jefe con Caulonia y ella le pidió que la acompañara a realizar las compras en el supermercado. En el trayecto Tommy comenzó a experimentar una serie de regresiones mentales muy interesantes: recordaba cuando trabajaba como mensajero para la familia ya que muchas veces el propio Paul Ditto no se alcanzaba a realizar todas las tareas o era demasiado peligroso que se exponga en algunos casos, manejando un taxi de un lado para otro, transportando maletines repletos de dinero para llevárselos a don Antonio, que se encontraba en la cárcel, luego cuando ya estaba en el supermercado, Tommy recordó sus viejos tiempos de galán junto a Pick Up, cuando se comportaba como un chulo, coqueteando con aquellas mujeres bellas, mientras compraban los panes y la carne molida para el negocio de las carretillas. En aquel momento de inflexión psicológica, Caulonia le empezó a coquetear y a seducir a Robin con aquellas miradas que sólo las mujeres saben tirar como dardos a los hombres hasta volverlos locos de deseo, y ambos terminaron en la cama. Caulonia era una mujer bellísima con unas tetas blancas, llenas de pecas y gordas como Dios manda que sean las tetas de una mujer de raza superior, y encima, de remate, con un trasero descomunal y delicioso. Robin se dio cuenta de que la hija de don Renzo era virgen y Caulonia descubrió en los brazos del irlandés que es una leona llena de pasión; su amor es un torbellino de lujuria siciliana y consigue lo que la amante negra de Tommy nunca pudo conseguir: recibir la semilla de Tommy en su matriz y quedar embarazada.

Nermal Nolte había estado siguiendo al famoso y problemático político Abdón Calderón Muñoz por espacio de tres semanas, y ya le conocía toda la rutina de su vida, hasta cuando iba al baño a cagar. El economista acostumbraba todos los jueves a las cuatro de la tarde acudir a su Templo de chiflados masones para sesionar y hablar de sus cosas misteriosas y esotéricas, según las cuales observaban e interpretaban al mundo.

Nermal se encontraba escondido entre uno de los pilares de la fachada, mirando regularmente su reloj y esperando impaciente a su víctima. El economista se estaba retrasando, pero cuando apareció embarcado en su taxi, el pobre no se imaginaba que pronto dejaría este miserable y tortuoso mundo para alivio de Paul Ditto y su banda.

Cuando el economista Muñoz se bajó del taxi y terminó de pagar la carrera, se dispuso a subir por los peldaños del Templo sin saber que iba al encuentro de su asesino. Justo poco después de penetrar en la zona de los pilares, Nermal le interceptó el paso al tiempo que le clavaba con el brazo izquierdo un largo y afilado puñal en el pecho. El dolor lo paralizó de inmediato al enérgico economista y cayó de rodillas al piso. En el acto Nermal con el brazo derecho le metió tres balazos en la cabeza al problemático embajador de la honradez y de la transparencia de la política ecuatoriana, y luego se alejó de manera rápida y sigilosa hasta la esquina, donde lo esperaba en un auto robado su hermano Myco. Cuando Nermal se subió al auto, su hermano le preguntó:

El primer día de trabajo para Danni Pick Up en la hacienda de la señora Gabriela en Olón fue divertido. La misma señora lo recogió en su casa, se despidió de sus padres,- Gabriela saludó con cariño a su viejo amigo Johnnie y charlaron un rato. Ella le dio noticias de Wayne y de su comuna de hippies hare krsna ubicada en Montañita y se despidieron-, y se lo llevó a la hacienda y aterrizaron en el comedor. Ahí le presentaron a Henry, el encargado de gerenciar la planta procesadora de piña orgánica y que al mismo tiempo administraba el comedor de los peones. Era un tipo amable, sencillo de sonrisa cálida y afable y de inmediato lo pusieron a comer un estupendo seco de pollo. Cuando terminó de almorzar se enteró que un primo del ingeniero a cargo de la hacienda iba a salir al pueblo a ver al mecánico y Pick Up se ofreció acompañarlo para conocer el pueblo y conocer a aquel mecánico.

En el trayecto de la hacienda al pueblo Dan se percató de la pasión política de aquel sujeto. El hombre llamado Raúl despotricaba contra todo el mundo. Nadie en la política era honrado, un hombre de bien o un héroe para su pueblo. Todos robaban, eran cleptómanos natos, todos iban a jugar el juego del poder y de la política para forrarse los bolsillos de sucres y obtener a base del enriquecimiento ilícito una millonaria fortuna en un banco extranjero. Todo era en el mundo de la política como una fachada que siempre encubría algo monstruoso y degradado. Como decía Balzac, detrás de cada poderosa fortuna se escondía un voluminoso crimen.

Dan escuchaba aquel vómito de rabia con un poco de impaciencia y recordaba las palabras de su padre, que siempre le decían que nunca se meta en política, por Dios, Dan, nunca te metas en política!...

Cuando llegaron a la mecánica, los atendió un hombre honrado, canoso, delgado como una vara de bambú y de inmediato se puso a trabajar en los frenos del vehículo y por fin se vio Dan libre de los comentarios peligrosos de aquel sujeto. A Danni no le interesaba la mecánica. Raúl se quedó pegado al mecánico como chicle y Dan se puso a mirar todo aquel pueblo. Los comerciantes informales estaban por todos lados: unos venteaban sus tripitas asadas; habían puestos que ofrecían toda clase de chucherías ya había hasta lo más increíble que un turista pudiera querer porque había de todo. Los comerciantes formales parecían no verse afectados por aquel bello y democrático desorden. Todo el mundo respetaba y se solidarizaba con el precioso y vital derecho a sobrevivir. Los inmensos buses de transporte interprovincial viajaban de un lado para otro y levantaban grandes polvaredas en el camino.

Dan le preguntó al mecánico que cuánto se iba a demorar y él dijo que lo que él se demoraría en ir, cruzar el puente caminar por todo el centro de Olón y regresar y Danni quedó encantado. Entonces se dispuso a conocer Olón. Empezó a caminar, uno, dos, tres el comercio de aquellas calles era abundante, pero también saturado, ni pobre ni rico.

Caundo cruzó el puente metálico del pueblo se percató que incluso en aquella estructura se encontraban estacionados los mendigos, los comerciantes informales y que era cruzado por gentes apuradas que buscaban la obtención del preciado sucre a como dé lugar.

Pero Danni caminaba como un santo. Se sentía vigilado, juzgado y el centro de una conspiración que lo quería llevar a la silla eléctrica para fundirle el cerebro y conseguir que se le salieran los ojos por la fuerza del voltaje. Tal vez este pensamiento estuviera influenciado por la lectura y relectura de los pensamientos de PASCAL.

El pueblo giraba alrededor del comercio especializado en agricultura. Las ferreterías, el mercado, la zona tecnológica, las despensas de productos químicos, los bares de streap tease, todo, absolutamente todo giraba alrededor de la agricultura. Por todos lados en la calle principal habían pequeños shops que vendían la cultura gótica. En cada esquina había una pequeña carretilla que vendía sus líquidos y esencias para rejuvenecer, curar enfermedades y alargar la vida, más allá estaban los restaurantes de sabrosa comida china. De pronto, mientras caminaba por la avenida principal, fue testigo de un desfile político de gran importancia. Pequeñas niñas bastoneras desfilaban por el centro de la calle haciendo piruetas con el bastón y realizando acrobacias. Danni decidió comerse un encebollado, pagar la cuenta y regresar por el puente a la mecánica.

La riqueza agrícola era secreta e insospechada. También se podía ver a través de la ventana del auto las señales de la derrota y del paso del tiempo: habían construcciones que reflejaban el abandono, la corrupción y la destrucción que siempre iba acompañada por el olvido. En el tramo de la carretera había dos partes que eran peligrosas y en las que habían ocurrido varios accidentes. Danni tomó nota de aquellos peligrosos pasos para cuando tuviera que viajar en la noche.

Pronto descubriría Danni que en aquel clima subtropical la lluvia convertía los caminos en una verdadera pesadilla. Eran casi intransitables y el vehíiculo se hacía pedazos: las llantas se ponían lisas y se reventaban, se caía el tubo de escape, las mangueras se desconectaban, todo se convertía en un desastre.

Cuando llegaron a la hacienda, Henry lo llevó a Danni a conocer la planta de proceso de piña. Del campo venían los carromatos repletos de piña orgánica, recién cosechada. Los cosechadores eran tipos que realizaban un trabajo duro, peligroso por las culebras-, y esforzado. Había que meterle inteligencia al asunto para no cortar la fruta equivocada. Había un ex oficial del ejército que dirigía a aquel grupo de peones. Siempre tenía el ánimo en alto, era un hombre de piel canela, con un diente de oro y su trabajo consistía en recorrer diariamente toda la siembra de piña para detectar cualquier irregularidad en el terreno. No se podía perder la fruta, así que había que estar pendiente de la fruta que estaba lista para cosechar, de alguna plaga que esté azotando el sembrío como la cochinilla, que a veces, se esparcía por todas partes hasta llegar a un nivel alarmante. Toda fruta en mal estado era rechazada como desecho en la planta. Cualquier imperfección la dejaba fuera de las líneas de proceso y empaque. La fruta entraba de los carretones al proceso de selección de las obreras y las que pasaban la primera inspección eran arrojadas a un piscina que llevaba una mezcla de cloro y otros químicos más. Cuando la piscina estaba llena, se encendía la banda transportadora y la piña era suavemente empujada a la línea que la hacía penetrar por un agujero de la planta y llegar a las manos de las obreras que le cortaban el tallo, la examinaban para ver si tenía cochinilla o si tenía alguna parte podrida, luego era pasada por un baño de cera orgánica y fumigada varias veces en la corona con una mezcla especial que evitaba que llegara la corona podrida a los mercados de Europa, Asia o Estados Unidos.

Henry le enseñó a Danni el vehículo que iba a manejar. Era una camioneta china con un sistema eléctrico de pésima calidad. La batería necesitaba que se le refuerce la base porque no estaba bien ajustada y con el movimiento de la camioneta por esos caminos tan despedazados se desconectaba. Los amortiguadores estaban en la mierda y no servían para nada. Seguramente el pésimo estado del camino de entrada a la hacienda era el responsable de la destrucción de los amortiguadores y de que todos los tornillos se aflojaran. El parabrisas estaba rajado, los asientos no contaban con cinturón de seguridad, como el sistema eléctrico era una desgracia la camioneta siempre se estaba apagando porque el sistema de arranque se quemaba y no pasaba la electricidad, el carburador era un muladar y el chasis no tenía la protección de caucho por lo que cuando el vehículo pasaba por un charco a mucha velocidad, se apagaba. La puerta del balde de la camioneta estaba dañada y se abría constantemente cada vez que las llantas rebotaban en un bache. En definitiva, la camioneta que iba a manejar Danni era una desgracia y si el motor del carro se apagaba en un cruce podía correr el riesgo de ser impactado por un vehículo que venía a toda velocidad en cualquiera de los dos sentidos del camino.

El primer trabajo que le encomendaron a Danni fue el de ir a ver a AIFA un gigantesco tanque de cincuenta y cinco litros de aceite importado para mezclarlo con abono orgánico para la bananera. Danni estaba con el espanto metido en el cuerpo. No podía fallar en esta misión. Se llevó el tanque vacío y de inmediato se puso en camino, recorriendo la larga carretera hacia la pista privada de aerofumigación. El trámite para despachar el aceite siempre se demoraba porque tenían que esperar la autorización de las oficinas de Guayaquil. En el Guayas tenían que confirmar la situación de pagos y créditos de la compañía que representaba a la hacienda. Mientras tanto Danni Pick Up se sentaba cómodamente y se ponía a ver películas extranjeras por televisión de cable, tomaba pequeños vasitos de agua o conversaba con uno de los mecánicos que se encargaban de despachar los pedidos, y que en sus ratos libres tenía el hobbie de confeccionar pequeñas pesas de cemento con las que se entrenaba. Acostado en una hamaca hecha de redes de pescador, Danni escuchaba a los pilotos jactarse de lo increíblemente rápidos que eran y de los errores que, a veces, cometían en sus pequeñas avionetas y de lo mortal que podía significar cometer el más mínimo e insignificante error. Danni sabía que ya habían ocurrido accidentes mortales en otras haciendas donde los pilotos se habían desplomado mortalmente por fallas, que no sabía si eran humanas o mecánicas. Cuando le despacharon la orden el joven Pick Up vio como con una manguera gruesa, después de adaptarle un correcto dispositivo en la punta, le llenaban el tanque y se lo subían al balde de la camioneta, no sin antes asegurar bien la tapa del tanque por si este se viraba en el camino de entrada a la hacienda.

Cuando emprendió el camino de regreso el muchacho respiró más tranquilo, la mitad de la encomienda se había realizado felizmente. La primera impresión fue buena y Julio, el administrador quedó tranquilo y satisfecho por el desenvolvimiento del joven piloto. De la misma forma Danni tenía que manejar para ir de la hacienda al pueblo a comprar cosas en la ferretería, repuestos para la máquina que fumigaba pesticida orgánico y que los peones lo llamaban el aguilón por tener dos brazos mecánicos extendidos y llenos de boquillas por donde salían los químicos orgánicos para fertilizar la piña, para eliminar la teca o para combatir la terrible cochinilla. La cochinilla era una peste tan fuerte que muchas veces el pesticida orgánico resultaba completamente inútil. Como la hacienda era orgánica todos los cultivos eran limpiados del nefasto monte en forma manual y las hormigas que pululaban por ahí eran las que transportaban la cochinilla, infestándolo todo con esa plaga.

Cuando terminaba la jornada de trabajo, Danni se dirigía al comedor, cenaba rico una comida de chancho con arroz y menestra y luego se embarcaba en la camioneta y sacaba a los jefes y subjefes de la oficina y de la plantación de banano orgánico y los llevaba al hotel del pueblo donde estaban todos alojados.

La humedad y el calor eran algo insoportable. Afuera no era aconsejable ni caminar porque aquel pueblo le resultaba un tanto xenofóbico. Los de afuera eran vistos como una peligrosa curiosidad. Danni sabía que aquel pueblo no era como estar en Salinas. En una ocasión salió a caminar y se detuvo ante una cancha de fútbol en la que jugaban un ameno partido dos equipos de mujeres. Era la primera vez que veía a unas mujeres jugando fútbol. Se movían con cierta delicadeza, pero a la hora de patear la pelota le atizaban bien duro al balón. Y de pronto dos muchachos, sin ninguna razón aparente, se tranzaron a golpes. Danni no era un ignorante en el duro arte del boxeo patada, pero estos muchachos lo superaban. Ambos se asemejaban a un par de gallos de pelea y sus nudillos producían duros golpes secos cuando se estrellaban contra la piel de su contrincante. Una y otra vez se impactaban duros golpes en la cara y los huesos de sus canillas chocaban y se estrellaban entre sí.

Cuando amanecía Danni tenía que ducharse a las cuatro y media de la madrugada, y salir del hotel a calentar el motor de la camioneta a las cinco y media y a las seis de la mañana ya estaban desayunando en el comedor. Generalmente les servían un arroz con seco de carne, un vaso con jugo o un huevo frito con café negro y pan.

Danni nunca sabía lo que iba a ocurrir cada mañana. Muchas veces lo mandaban a Olón a las agencias de transporte interprovincial para que recoja sacos de abono orgánico que enviaban desde Guayaquil, otras veces se trataba de esquineros de caucho para embalar los pallets que contenían los cartones repletos de fruta con rumbo a los mercados extranjeros. En algunas ocasiones después del desayuno tenía que salir al pueblo para ir recogiendo a las trabajadoras que entraban por el largo y tortuoso camino de la hacienda. Luego se tenía que encargar de llevar a cambiar los tanques de gas de la cocina y reponer los bidones de agua ya que el agua de la ría estaba demasiado contaminada para ser utilizada en la preparación de los jugos.

Danni se sentía contento cuando manejaba por aquella carretera con rumbo al pueblo para ir a ver los pallets. Se sentía dueño de su destino, dueño de su vida. Muchas veces iba recogiendo gente pobre en el camino y les daba un aventón hasta el pueblo de la Esperanza, que quedaba un poco antes de Olón. Generalmente eran señoras con hijos pequeños, mujeres embarazadas, viejos agricultores con sus nietos, toda clase de personas se subían a la camioneta china y pedían que se los llevara un poco más allá.

Una mañana, le encargaron a Danni que fuera hasta el pueblo y que consiguiera unos repuestos de aspersores, que iban en el aguilón y estaban rotos. Como de costumbre, Danni se dejó llevar por la tranquilidad del paisaje, preñado de ricas tierras de labranza, con sembríos de cacao unas, palma africana otras, banano, yuca, soya, árboles de tecala madre Tierra ofrecía la riqueza para alimentar al pueblo de este y de todo el mundo y el humilde campesino, agachaba el lomo y sembraba, fertilizaba, abonaba y cosechaba el rico fruto. Cuando cruzó el segundo puente se encontró con una mujercita, que por la posición de su cuerpo, parecía estar esperando indolentemente una chichera o alguien que la llevara a su destino. Danni la recogió y ella subió a la camioneta, encantada.

En aquel momento Danni estaba tan nervioso, que su corazón le palpitaba a mil revoluciones por minuto y pronto sintió que tal actividad le bajaba la presión, pero cuando Valeria comenzó a succionarle el pito, el muchacho se empezó a sentir más tranquilo. Era la primera vez que una mujer le tocaba sus partes íntimas y era algo verdaderamente placentero. Cuando llegaron a la Esperanza, Danni aminoró la marcha apenas lo suficiente para torcer a la derecha y encaminarse a Salinas, lo más rápido posible para que nadie en el pequeño pueblecito se diera cuenta de lo que Valeria le estaba haciendo. Entonces Valeria dijo:

Cuando Nermal paseaba una noche de aquellas de insomnio por el parque se encontró con una niña poeta. De inmediato supo que aquella niña era especial. Ella se le acercó llena de súplicas, con las manitas hechas nudo y le hablaba de unos gatitos. Milena lo llevó a una esquina del parque y, efectivamente, ahí estaban varios gatitos abandonados. Milena le dijo que eligiera uno y que se lo llevara, que ella se encargaría de regalar los demás. Nermal se la quedó mirando a aquella niña con una dulzura infinita. Sacó un billete de cincuenta dólares y se lo regaló. Y ella le dijo:

Cuando Nermal regresó al departamento donde vivía con sus hermanos, se percató que el gatito sí tenía más posibilidades de vivir que los otros porque era más grande. Era una hembra y Myco al verla la bautizó como Michi. Todos en la casa se pusieron felices de que su hermano trajera un gato que no se vaya a morir esta vez.

Cuando Danni empezó a trabajar en la hacienda de la señora Gabriela tuvo que buscar una lavandera para que se encargara de su ropa sucia y la encontró una noche de miércoles, mientras compraba comida china en un restaurant del pueblo llamado DRAGON NACIENTE. Cuando estaba pagando su chaulafán se encontró con una bella señora llamada Sofíaia. Cuando Sofía escuchó que Danni Pick Up le preguntaba a la china que atendía el negocio si ella le podría lavar su ropa, Sofi le dijo que ella era lavandera y peluquera. Entonces de inmediato se pusieron de acuerdo. Todos los fines de semana, antes de que Danni regresara a Salinas a descansar y leer en su hogar, le dejaba el bulto de ropa sucia a la señora Sofi y cuando tenía el pelo largo también le pagaba para que se lo corte.

Una tarde viernes llegó Danni con ropa para lavar embarrada de lodo y con una funda de semillas de árboles de caucho en la mano, y cuando Sofi le preguntó lo que había pasado, Danni entró en la humilde vivienda, aceptó la taza de café que le ofreció la señora y le explicó que la camioneta que el manejaba se había quedado atascada en la cauchera donde Henry había colocado la bomba de agua que regaba toda la hacienda y que mientras esperaba al tractor para que jalara la camioneta y lo saque, se puso a recolectar todas las semillas de caucho que más pudo, pensando en ella para regalárselas. Sofi se puso feliz de que este joven tan guapo se dignara en pensar en ella, una vieja lavandera y le trajera semillas de árboles de caucho que se venden tan caras. Otras veces Danni le llevaba piña orgánica y racimos de banano orgánico que eran rechazados por los patronos. Y ella se ponía contenta y sentía como se le endurecían los pezones y su vello púbico se encharcaba de deseo. Así que aquella tarde aprovechó su visita y la oportunidad de que su marido estaba de viaje y cuando Danni le entregó la funda con las semillas, ella le dijo, insinuante, si no quería que le cortara el pelo y cuando Danni le dijo que no, ella no se rindió y le dijo con un tono lleno de provocación, que hacía un calor insoportable y que si él no quería pegarse un baño. Danni se quedó estupefacto y le preguntó por el esposo y ella le dijo con los labios temblando que él estaba de viaje y que no volvería hasta la próxima semana.

Danni se metió con Sofi en el cuarto, cerraron la puerta y se desnudaron, rápida y con manos temblorosas, sus corazones latían velozmente ante lo prohibido y con el temor a ser descubiertos. Pronto se metieron en la cama y ella estaba más que ardiendo de pasión y de satisfacción de al fin! Poder pagarle con amor todos los favores que había recibido de este chico.

Ambos jodieron maravillosamente y ella tuvo cuatro orgasmos casi seguidos, mientras que Danni, a duras penas acabó una sola vez en su vientre. Luego, cuando terminó, el muchacho se sintió mal y lleno de remordimientos y ella no le volvió a mirar de frente como si él la hubiera dañado o como si él la hubiera hecho sentir una puta.

Después de aquello Sofi le siguió lavando la ropa al joven Pick Up, pero nunca más volvieron a tener sexo y cada vez que él le llevaba piñas o bananos o cuando le pagaba el lavado de la ropa, ella se ruborizaba, como si al aceptarle todos aquellos favores o atenciones, estuviera nuevamente obligada a abrirle las piernas y entregarle su amor. De todas formas aceptaba todo, pero Danni comprendió que ella nunca más se volvería a acostar con él.

Todos los hombres se odian naturalmente el uno al otro. Uno se sirve como ha podido de la concupiscencia para hacerla servir al bien público; pero esto no es más que fingir y una falsa imagen de la caridad; porque en el fondo esto no es más que odio.

Tommy Robin se encontraba agotado de repasar una y otra vez las cuentas de los negocios de EL MONO JADEANTE con el tesorero Cheché y su asistente el sicodélico. Aquel día se había entrevistado con varios líderes del transporte interprovincial, dueños de cooperativas de transportes y de taxis y a todos les escuchaba sus exigencias o quejas con la paciencia de un chino. Cuando todo terminó se puso de pie y se quedó parado junto a la ventana mirando un hermoso atardecer que iluminaba de diferentes tonalidades de anaranjado el desierto de Muey.

Tommy Robin se volvió y se quedó mirando pensativo a la ya madura, pero todavía bella amante preferida de RENZO. Su cuerpo entrado en carnes y su pelo negro le daban el aspecto sensual y provocativo de una puta gótica, capaz de arrancar a un hombre no sólo su más maravilloso éxtasis de placer sino su alma y quizá su propia vida.

Tommy se sentó en la pequeña mesa que había en la oficina y se zampó la humeante sopa marinera. Aquella sopa contenía todos los mariscos que los cocineros del MONO JADEANTE pudieron encontrar. Robin sentía que los testículos se le llenaban de semen con aquellos gordos mariscos.

Ahora comprendía el motivo por el cual RENZO se había engordado tanto si es que ese era el tipo de jugosos manjares a los que todos los clientes asiduos del MONO JADEANTE eran habituados. Robin caminó por el angosto pasillo que lo llevaba al aposento de Amanda. Tocó la puerta y desde adentro se escuchó un:

Cuando Robin entró se percató de que toda aquella atmósfera le parecía, le daba la impresión de que se encontraba en otro planeta. Aquel cuarto era la copia fiel de la villa en el Miramar, que poseía RENZO Leone: era como si la habitación la hubieran excavado en la piedra, con las paredes pintadas con diseños paleolíticos, todo era muy de vanguardia, pero de una vanguardia dotada de una imaginación mezcla de Tolouse Lautrec y de algo más allá de lo increíble. Quién podría ser el arquitecto de semejante obra de arte?, porque definitivamente, aquel departamento no era un cuarto común y corriente.

Cuando Robin llegó al dormitorio encontró a Amanda vestida con una lencería erótica muy parisina y decadente, que invitaba a la vista al sexo y a la locura total. No tenía bragas por lo que sus genitales estaban al aire libre.

Tommy se empezó a desvestir y Amanda se colocó al filo de la cama en medio de aquel cuarto de piedra y pinturas rupestres, e iluminado por antorchas, y luego le abrió las puertas al nuevo vencedor, al nuevo campeón de los Leone Miraglia, al nuevo césar.

A Tommy ante ese espectáculo se le subieron todos los ácidos y no sabía el momento de terminar de sacarse toda la ropa para introducir su falo en aquella mata de espeso vello púbico que se le abría y dejaba ver en medio una raja de carne de color sangre.

Cuando Tommy medio fastidiado se terminó de vestir y salió al pasillo para ver qué era lo que pasaba, adelante lo tenía a Paul Ditto que se encontraba esperándolo. Ni bien Paul lo vio se le acercó y le susurró en el oído:

El mundo de Esteban Miraglia había dado un giro espectacular cuando su corazón sufrió ese fuerte remezón. Él nunca creyó que viviría tanto tiempo en el mundo que había elegido. Siempre sentía cierto remordimiento por su hermano mayor, encerrado en la penitenciaría del Litoral, pero la decisión de pactar con los militares fue en esos momentos algo inevitable. Tenían que sacarse de encima a los servicios de vigilancia de inteligencia militar. Mientras estuvo en el hospital, Esteban recordaba cómo poco a poco se fue convirtiendo en el cerebro económico de las dos familias. El orgullo que sintió cuando publicó un libro de comentarios y sugerencias sobre y para el código de comercio del Ecuador. Aquel libro fue de gran utilidad para sus jefes en el Congreso Nacional.

Luego cuando publicó su segundo libro sobre la importancia del comercio informal en la génesis de la democracia y la libertad ciudadana, causó mayor impacto todavía, no sólo por ser el esfuerzo intelectual de un autodidacta sino porque la visión generalizada era que el comercio informal fomentaba el caos, la suciedad y la evasión fiscal por lo que su segundo libro fue recibido con total escepticismo, pero aquel libro había sido un tributo a RENZO, que había empezado su vida y carrera política de una manera humilde y paupérrima hasta que tocó la puerta a la política. Para Esteban el comercio informal era una forma emergente de actividad mercantil, que el pueblo se ingeniaba para no caer en las garras de la vagancia y el crimen y había que respetar esas decisiones precisamente porque provenían de los estratos más bajos de la sociedad y esos tipos eran los que movían las grandes decisiones políticas con sus votos en los momentos de las elecciones políticas. Para Miraglia era preferible gastar diez veces más en la recolección de la basura, que tratar de bloquear a los pobres y miserables informales. Y los policías metropolitanos deberían ser enviados a Quevedo para aprobar el curso de paracaidismo de fuerzas especiales y luego asignarlos a luchar contra la delincuencia, en vez de atropellar el trabajo de los que viven en la extrema pobreza.

El mejor ejemplo de aquella convivencia pacífica entre los informales y los gobiernos municipales se lo encontraba en Quevedo. Recorrer aquellas calles era como caminar por Saigón, y se respiraba libertad e igualdad de oportunidades para todos. Había que tener una mentalidad republicana para reconocer el valor decisorio de aquella gente. Pero si se pensaba que el pueblo no tenía capacidad para pensar y que, simplemente, eran unos borregos que se los conducían de aquí para allá hasta la hora de llevarlos al matadero, entonces todo estaba perdido. Ese era el motivo de que muchos partidos políticos perdían sus fuerzas y se extinguían. Aquel libro sobre la importancia del comercio informal de Miraglia no fue del gusto de los jefazos del Congreso Nacional, pero para algunos líderes populares fue una obra de arte caída del cielo, que reforzaba sus creencias en el derecho que tenían para trabajar con libertad y sin la intervención del Estado. Incluso no faltó quienes le ofrecieron a sus hijas a don Esteban para que les haga un gol en recuerdo de tan grande intento y preocupación por los menos favorecidos por la suerte en este injusto mundo.

En la medida que el partido político el CID iba desapareciendo más y más fuerza iba cogiendo la alianza entre él y RENZO. Ahora Esteban era dueño de un edificio que alquilaba y donde vivía en Salinas y sus hijos eran profesionales cuyos títulos refrendados en universidades extranjeras les permitía llevar una vida muy lejos del lodo nacional.

Esteban tenía decorado su extenso departamento con obras plásticas de alto nivel artístico. Creía firmemente que había que apoyar a los artistas para que no se mueran de hambre. Todo su departamento lo había convertido en una verdadera galería de arte y siempre estaba bien informado sobre las últimas novedades de los pintores ecuatorianos y extranjeros. Cuando se trataba de cumpleaños regalaba cuadros al óleo o libros de rara aparición y de excelente contenido.

Johnnie Pick Up se encontraba en el cuarto despacho de su HOTEL BERLIN viendo la tele, cuando apareció su amiga Frida. Estaba más linda que nunca, parecía una muñequita envuelta en papel de regalo. Y ella muy coqueta le dijo:

- Yo tengo que tirar para llevar el pan a mi casa porque no sé hacer nada más, tan sólo se trata de mi trabajo. Estoy obligada abrirle las piernas a mis clientes, pero tú puedes elegir y nunca lo haces, sólo te desnudas y se lo metes a todas las furcias que cruzan por tu vida.

- Te tengo miedo, Pick Up, tengo miedo a necesitarte, tengo miedo a enamorarme de ti, tengo miedo a descubrir que todo lo que me das, todo ese cariño es falso, tengo miedo a enamorarme de esa máscara que es tu rostro.

Cuando Pick Up le introdujo su falo pudo sentir en el cerebro todo el placer del mundo encerrado en la pequeña cabeza de su pene, que iba directamente hacia su cerebro y que recorría todo su sistema nervioso, como si su alma se desprendiera de su cuerpo. Frida agonizaba de placer y éxtasis y le susurraba al oído a su amante:

Pick Up se puso encima la hawaiiana, se metió en los blue jeans, se colocó como pudo los zapatos y bajó a trompicones las escaleras forradas con la vieja y desgastada alfombra roja. Cuando abrió la puerta de entrada del hotel, todas las chicas estaban paradas en la entrada cazando clientes. Sus bellos y esculturales cuerpos eran iluminados por las vibrantes y fosforescentes luces de neón que titilaban en forma llamativa para los transeúntes. De las sombras, semioculto por las tinieblas, apareció la figura de Tommy Robin y de entrada le dijo:

- Nadie lo sabe, nuestro contacto Milwaukee Phil se encuentra en reunión para saber lo que va a pasar. Tal vez nos empiecen a exprimir o nos pongan una trampa o simplemente nos liquiden, eso es algo que puede pasar.

Aquella noche Pick Up no pudo dormir. Cuando llegó a la habitación ya Frida se había marchado y se quedó solo, terriblemente solo. Nunca en su puta vida se había sentido tan al borde de la muerte. Rápidamente pensó en sacar todo su dinero, joyas y vender todo lo que más podía para dejárselo a su esposa e hijos. Se levantaba de la cama y se volvía a sentar, le temblaba todo el cuerpo, por su cabeza pasaban, veloces, toda clase de pensamientos que se mezclaban con las peores alucinaciones paranoicas, tal vez su propio amigo Tommy sería el encargado de liquidarlo?, y si se ponía en contacto con el primo Milano?, no eso no sería correcto, sería un insulto al nuevo jefe. Diablos!, estaba frito.

Lo mejor sería abrir la puerta de la refrigeradora y beber de aquel whisky hasta emborracharse. Comenzó a servirse medios vasos de whisky con apenas un cubito de hielo y el temblor de las piernas no paraba, sudaba frío y grandes gotas que resbalaban por su rostro. De pronto alguien golpeó la puerta de su oficina y Pick Up sintió que el maldito corazón se le salía por la boca. Se trataba de Mayito. Estaba pálida, pero se la veía hermosa envuelta en aquel sweter rosa con aquella minifalda y sus zapatos de tacos con los deditos de los pies completamente desnudos. Ella sabía que algo grande había ocurrido, una especie de terremoto en el submundo y le preguntó:

Mayo se quitó la ropa completamente nerviosa, pero callada, esperaba, alguna noticia, seguro que algo grave había ocurrido, sino Johnnie no tuviera esa cara tan descompuesta. Cuando terminó y se quedó desnuda se metió en la cama y se arropó porque sentía escalofríos de los nervios. Pick Up le tendió, con mano temblorosa, un vaso con abundante whisky y ella al estirar el brazo para cogerlo descubrió un rico y lechoso pecho dotado de abundante carne. Luego le dijo:

Pero de pronto sonó el timbre de la entrada y Pick Up, fastidiado, se metió en los pantalones y fue a abrir la puerta. Afuera estaba lloviendo a cántaros, rayos y truenos zumbaban en el negro cielo de manera atronadora. Cuando Pick Up llegó a la puerta se percató de que su visitante era nada más y nada menos, que el embajador de las familias Milwaukee Phil Alderissio, acompañado de sus putillas Ruth y Mariuxi. Los tres estaban encharcados por la lluvia con viento hasta los huesos.

Pick Up los hizo pasar y le ordenó a la negra y gorda Nori que preparara comida y la negra un poco molesta le preguntó que si a esa hora comerían guata con tallarín ya que era lo único que había en la refri. Pick Up le dijo que no había problema.

Milwaukee se encerró con Johnnie en un cuarto vacío y destapó una botella de whisky. Johnnie estaba aterrado, pero tranquilo, loco, pero coherente, dormido, pero despabilado, arrecho, pero intranquilo. Tenía mucho miedo por lo que en ese momento Milwaukee Phil podía decir o hacer. Tal vez después de ese par de tragos de whisky le metiera una bala en la cabeza como si no hubiera pasado nada. Y si Johnnie se defendía y lograba salir vivo de aquella situación sería para siempre un hombre marcado y tarde o temprano alguien lo cazaría y le metería una bala en la cabeza.

- Salud!, como tu sabes Tony ha muerto. El nuevo jefe ha escuchado de ti y en lo que a ti respecta tú estás retirado y disfrutando de tu vida tranquilamente. El hotel seguirá siendo tuyo y nadie te va a poner un dedo encima. El nuevo jefe es Joey Aiuppa y si él decide que tienes que hacer algo por él lo tendrás que hacercomo siempre, está claro?

Cuando Pick Up salió del cuarto se notó tembloroso, todo su cuerpo rompía a sudar frío, un grueso chorro de sudor frío le corría por la espalda. Cuando entró en su habitación de administrador encontró a las tres chicas desnudas y Mayito le dijo:

Aquella noche Pick Up fumó mucha yerba y la picha no se le paró, pero fue testigo impotente de una danza sexual ejecutada por estas niñas del sexo. Sus cuerpos desnudos bailaban bajo los acordes de la música de Kool

Danni cerró los ojos y sintió que le acariciaba, primero la punta del falo, y luego todo el cuerpo y el tronco, unas delicadas flores y suaves alas de mariposas y Danni, alfil descubrió lo que era el sexo, y apretó las nalgas y en su mente se dibujó el rostro amable y maduro de la señora Gabriela y entonces no pudo contenerse y sintió como un chorro de vida se le escapaba de su cuerpo y penetraba en el útero de Valeria, empapándola toda por completo.

Cecilia el bellísimo transexual que trabajaba en EL MONO JADEANTE, tenía una nueva y romántica razón para vivir: se había enamorado apasionadamente de Cucho Nolte. Ella sabía que a Cucho le gustaba salir a surfear todas las mañanas y lo esperaba para verlo. Cucho tenía un cuerpo repleto de pequeños músculos que pujaban bajo su piel por salir y esa tensión y el bello rostro del chico rubio volvían loco de pasión el corazón de Cecilia y sentía que sus nalgas temblaban con violencia y entre sus piernas su pequeñísimo pipí se ponía ridículamente duro.

Cuando lo venía venir caminando con su tabla a la punta de Paco Illescas, Cecilia se quitaba la toalla que la envolvía y exhibía su bello y estilizado cuerpo envuelto en un traje de baño negro, que se amoldaba a su excelente trasero y a sus pechos tan grandes, redondos como artificiales, pero que le daban el aspecto de una hembra guapísima. A veces se le acercaba y le proponía a Cucho compartir un refrigerio. Cucho siempre sonreía porque recordaba con qué entusiasmo el transexual Cecilia había bailado aquella noche frente a su jefe y cómo había coronado su exhibición enseñándoles el ano a todos los espectadores. Aquello, sencillamente, había sido algo espectacular. Otras veces cuando los informes y las difíciles y complicadas pesquisas le informaban a Cecilia de que su hombre se encontraba solo en el departamento, ella iba a visitarlo con una canasta de comida y lo invitaba y él como todo hombre se satisfacía con las apetitosas viandas que el maricón bonito le llevaba y luego se tomaban unos tragos, encendían el aire acondicionado, escuchaban música y hasta la última vez bailaron un bolero bien apretados. Cecilia siempre iba a esos encuentros bien engalanada y bien perfumada y creía, soñaba o esperaba, daba igual, estar cada día más cerca de satisfacer los deseos animales de aquel energúmeno de hombre cuya figura y voz lo atormentaba en sus sueños de deseo por la noche.

Cucho trataba de distinguir alguna señal del hombre que Cecilia fue alguna vez, pero las hormonas y las cirugías habían borrado por completo cualquier vestigio de masculinidad en ella, salvo aquel apéndice pequeño que colgaba inútil entre sus piernas.

A veces cuando salía del departamento de Cucho iba directamente a sus habitaciones y se entregaba a la bebida porque Cucho no la había tocado y prefería emborracharse un poco y dormir hasta que se le pasara la crisis para no tener que cargar con la pesada cruz de pensar en él y estar tranquila y dispuesta en el momento en que le tocaba danzar en los shows nudistas nocturnos del MONO JADEANTE.

Una mañana en particular Danni Pick Up recibió la orden de ir al pueblo a recoger a la señora Gabriela, que llegaba de Guayaquila las doce del día. En el camino el joven Pick Up iba pensando en los nuevos giros que iba tomando su vida.

En el camino Pick Up tenía que pasar por la misma gasolinera de siempre donde le daban crédito. Siempre la hacienda se atrasaba con aquel señor Parrales y Danni tenía que esperar a que las cosas se solucionen ya sea para que le despachen diesel para la bomba de agua o para la gasolina de la camioneta. Cada vez que podía le llevaba a la vieja señora que despachaba, unas piñas orgánicas, a veces mangos que venían de las otras haciendas y siempre le compraba el diario EXTRA, que en aquel pueblo lo consumían vorazmente.

Luego iba pasando por los diferentes recintos con sus infaltables canchas de fútbol con piso de tierra, sus despensas, sus salas de billar, y sus casitas de madera, pobremente iluminadas, que dejaban ver en su interior el camastro y la cocina y el reducido espacio donde se desenvolvían sus precarias vidas. Había una zona de campo abierto donde los paracaidistas hacían sus prácticas de guerra y en la que aterrizaban, luego de lanzarse al vacío desde grandes alturas. Aquel camino con las lluvias se ponía pésimo y era una desgracia transitar por él ya que las autoridades se demoraban mucho en repararlo. Aquel camino desde la hacienda, el pueblo hasta Olón era transitado las veinte y cuatro horas del día ya que por ahí circulaban centenas de miles de dólares en materia prima para la agroindustria: latex, aceite de palma, banano, cacao, teca, arroz

Pick Up tenía que salir temprano en la madrugada, ducharse con agua helada y manejar kilómetros y kilómetros de carretera. En una ocasión recogió en el camino a una anciana que poseía un vientre redondo e hinchado y resultaba que la centenaria señora estaba embarazada!

Cuando finalmente llegó a Salinas se parqueó frente al hotel CASABLANCA y ahí se quedó esperando a la señora bajo un sol de justicia, que le hacía transpirar todo su cuerpo. Al rato salió una mesera ataviada con un traje sexi y provocativo, con un vaso de whisky con abundante hielo en una bandeja y le dijo:

Cuando Danni entró se encontró en la recepción con una colombiana de una belleza exquisita. Ella lo miró con una timidez, más cercano a un pudor, pero de inmediato le desvió la mirada. Danni y la colombiana se hicieron amigos de inmediato y ella le dejaba que tomara el control del aparato de televisión para que buscara los canales que le gustaban y generalmente se ponía a ver el show de Christian Johnson y se desternillaba de la risa. Al fondo de la recepción había un mezanine y a esas horas de la mañana se escuchaba la música de una fiesta. Danni le preguntó a la señora que de qué se trataba todo aquello y ella lo invitó a pasar. Danni entró a la gran cueva llena de luces y música, pero no le gustó aquellas escenas sicodélicas. El ruido era insoportable así que salió y se volvió asentar en el gran mueble frente al televisor para esperar a la señora Gabriela. Todo era sumamente aburrido. Afuera el desierto y en el aire volaban a gran altura los gallinazos de la basura. El calor del desierto entraba en el hall del hotel cuando el viento lo transportaba de manera silenciosa. Al frente del hotel había un mecánico especialista en encontrar y vender piezas mecánicas de rara confección. Cuando Danni utilizaba sus servicios, siempre estaba seguro de que el hombre le conseguiría la pieza de repuesto que necesitaba. Llegaba hablaba con el maestro le indicaba la pieza que no encontraba y luego se desentendía del asunto y se ponía a leer el periódico.

Cuando finalmente llegó la señora lo hizo acompañada de sus amigas Claudia, Alejandra, Adriana y Johanna y Danni las llevó por la carretera hasta la casa de Johanna, que quedaba antes de llegar a Punta Carnero. En el camino Danni conoció el olor de la marihuana, porque Adriana encendió un porro que se los fueron fumando entre todas.

Cuando llegaron las señoras bien grifotas se cambiaron de ropa, mientras la empleada le servía un suculento almuerzo al chofer en la cocina y luego desde la ventan pudo ver los cuerpos de las viejas que se lanzaban de coco a la piscina.

Danni masticaba con hambre atrasada aquellas porciones de sánduche de pollo con mayonesa y se deleitaba con el paisaje desértico en grave contraste con la piscina llena de agua tibia. Al igual que su padre estaba empezando a amar aquel desierto de Santa Elena. De pronto la empleada alzó el volumen de la radio y se escuchaba un flash informativo en el que se anunciaba que el avión en que viajaba el Presidente Jaime Roldós Aguilera junto con su esposa Martha y toda su comitiva- según testigos del lugar-, había estallado en el aire sin dejar ningún sobreviviente.

Los días se convirtieron en una rutina monótona para Danni y cada vez se interesaba más por la religión. Después de leerse el libro de mormón, se consiguió el Bhagavad gita y lo empezó a leer, aunque el primer capítulo le parecía insoportable, Danni era un pacifista convencido y no le gustaba nada esos asuntos de la guerra, pero perseveró y siguió adelante hasta terminar de leerlo. Todas las noches, después del trabajo, se duchaba y se acostaba en aquel cuarto caluroso y se ponía a leer. A veces lo interrumpía el ruido de alguna fiesta de pueblo que se celebraba afuera, pero Danni sabía que aquel pueblo era traicionero y que lo al principio era una recibida de bienvenida se podía convertir en una disputa mortal por culpa de una mujer. Valeria siempre le reprochaba que se la pasara todo el tiempo metido en aquel caluroso cuarto, leyendo y leyendo, en lugar de salir a jugar pelota o a disfrutar de la fiesta del pueblo. Danni le respondía invariablemente que lo comprendiera, después le decía que lo dejara en paz y finalmente le decía que si tanto se aburría con él, que era libre de terminar la relación y seguir su maldito camino. Ella se ponía a llorar y le decía que no lo comprendía.

- No, no, sabes quien soy, soy el hijo de un hombre que está siempre bajo sospecha, entiendes?, no me puedo dar el lujo de vivir mi vida de manera despreocupada, comprendes? Yo quiero aprender a describir la vida ordinaria, el mundo real expresado y contenido en mis poesías y mis novelas, todo observado a través de una visión muy personal, muy mía, donde revaloro las simples sensaciones y pensamientos. Escribir textos que representen las virtudes tradicionales del país, pero también el egoísmo y la intransigencia, el orgullo y la ignorancia. Quiero que el tema fundamental de mis trabajos sea la práctica del sexo con amor, visto de un modo romántico que le permita al lector plantear en su mente problemas fundamentales. Quiero escribir una novela que tome la península de Santa Elena como el símbolo del país e incluso del mundo. Una novela que sea para mí el encuentro de mi propia solución personal al dilema del fanatismo cristiano que me agobia y quiero librarme de las cadenas de Dios con un ateismo humanitario. Necesito que mi conciencia sea una conciencia liberada de la opresiva presencia de Dios.

Quiero escribir una novela tan buena que los críticos se limiten a atender mis palabras floridas en vez de tratar de hurgar en mi vida privada y de crear una biografía del escándalo. No quiero que investiguen la vida secreta de mis textos literarios. Tengo que asumir el reto de definir la civilización guayaquileña por medio de la literatura y no como la define la televisión. Tengo que llegar a esta alta definición a través del combate ideológico si es preciso. Ahora hay un problema: tengo que hacerles comprender a los críticos que mis obras literarias no se basan en mis propias y concretas experiencias, como si yo fuera un Henry Millar. Cuando escribo no siempre soy fiel a lo real ni en la acción ni en el valor personal y no trato ni quiero preservar mi yo esencial. Lo que sí planteo es una verdadera lucha por la individualidad en el contexto comunista de la sociedad moderna. Mi guayaquileñismo adquiere una súbita importancia en medio de una visión nacionalista de extrema izquierda. No soy tampoco un crítico mordaz del mundo contemporáneoen realidad soy el inocente hijo de la naturaleza que vivo luchando contra el mundo onírico de la religión de mi madre, entiendes?, preocupado siempre por el futuro. Con el tiempo me gustaría ser un teórico político y ganarme la vida analizando la naturaleza del poder. Para lograr esto tengo que adquirir un conocimiento que me permita romper por completo con el pasado, establecer un nuevo punto de partida: que estoy totalmente insatisfecho con el estado en que se halla el conocimiento en mi patria. Es una conclusión terrible, lo sé, pero se fundamenta en la convicción de que todo cuanto hasta entonces había sido tenido como conocimiento es erróneo. No nos sirve para nada de lo que quisiéramos lograr en el futuro.

Debo aprovechar mi situación porque, como autodidacta, me encuentro en una posición intelectualmente pura, mi mente es como una blanca hoja de papel como la de un individuo al nacer y sólo yo soy el que va a dirigir el conocimiento político que introduzca en ella. La mente de las personas sin juicio y sin criterio no es perfecta, claro que lo es en el instante de su creación, pero pronto se corrompe a causa de la televisión nacional. Qué es lo que encontramos en ella?...programas de chismes, las novedades en la corrupción política, fútbol las veinte y cuatro horas del día, crónica roja que chorrea de sangre la visión que tenemos de la realidad nacional, ves?, no hay nada educativo ni de gran nivel intelectual. Toda esta información catódica nos lleva a la conclusión de que a la cosa política del Ecuador lo que la impulsa es el deseo de poder mediante el empobrecimiento de los televidentes y también es el miedo a que su realidad nacional se conecte con el mundo y termine disolviéndose como si se tratara de ser testigos de una realidad nacional y un nacionalismo que al abrirle las puertas al mundo se vería ajusticiada mortalmente en forma lúdica.

- Un recopilador de mitos de la antigüedad, lo cierto es que él dice que Prometeo es hijo del titán Japeto y de Climent, una oceánidaen cambio Esquilo dice que la madre de Prometeo es Gea y que Pina es su esposa, que Prometeo es el genio del fuego y amigo del hombre. Prometeo no es ni un héroe ni un hombre ni un dios, sino que es un poco de cada cosa. Su mito es el más brillante y trágico de las leyendas griegas. Prometeo es un titán a quien se le atribuye la creación de la humanidad. Se trata de una creación diferente a sus hermanos ATLAS, EPIMETEO, MENETICO y TIFON. Prometeo es fuerte, pero prefiere utilizar la inteligencia y la destreza, por ejemplo: cuando los titanes declararon la guerra al Olimpo, Prometeo permaneció neutral, pero luego cuando la balanza se inclinó para Zeus, se alió al gran dios.

En aquellos remotos tiempos los dioses inmortales eran enemigos de los hombres y Zeus les mandó un diluvio para que se extinguiera la raza de los humanos, pero Prometeo le avisa a Deucalión y Pirra y éstos como una especie de Noé construyeron un arca y se salvaron, no sé si construyeron un arca o simplemente subieron a las montañas más altas, pero lo cierto es que se salvaron. Ovidio dice que fue después del diluvio cuando Prometeo crea al hombre con el limo sedimentado de las aguas

- Otro recopilador de mitos antiguoslo cierto es que Prometeo crea al hombre con el temor de la liebre, la sutileza de la zorra, la vanidad del pavo real, la ferocidad del tigre y la fuerza del león. De esta manera Prometeo se convierte en aliado del hombre contra los mismos dioses, valorando demasiado sus propias fuerzas. Hesíodo nos cuenta que en aquellos tiempos los humanos realizaban sacrificios a los dioses, que eran verdaderos holocaustos, pero los humanos se quedaban sin comida ya que le daban la parte de león a los dioses, entonces, Prometeo inmoló dos toros y arrojó sus hígados al fuego, luego separó los huesos de la carne y los cubrió con las pieles que parecían toros vivos y de esta manera engañó a Zeus

- De esta manera los humanos resultaron beneficiados cuando Zeus aceptó el engaño ya que en adelante los humanos se reservaban la carne y destinaban los huesos a los inmortales. Esquilo menciona otros favores que Prometeo le dio al hombre: el computo del tiempo, la ciencia de los números, el alfabeto, la domesticación y empleo del caballo y del buey, la navegación, la medicina, la industria de los metales, la ciencia de los presagios, observados en el vuelo de las aves

- Zeus se harta de este tipo y lo encadena encima de una roca y por eternidades es condenado a que un águila le roa las entrañas, produciéndole un dolor tremendo y como el hígado le volvía a crecer el águila se festinaba la víscera de manera eterna.

El vientre de Caulonia crecía cada vez más con el paso de los días. De pronto para Caulonia, el estar consciente de su preñez la hizo madurar, su temperamento sufrió un cambio, ya no era la joven rebelde e inquieta, que se la pasaba de fiesta en fiesta, patinando por el malecón, desafiando la autoridad de su padre y asistiendo a un iglesia que parecía de otro mundo. Ahora se pasaba todo el mayor tiempo posible cuidando a su padre. A veces era ella misma la que le administraba las necesarias dosis de morfina para que el dolor del pulmón que le atravesaba el corazón al viejo RENZO no lo hiciera gritar de dolor. Por las noches el viejo gánster sudaba copiosamente. Había bajado mucho de peso, el cáncer se lo estaba llevando al vuelo hacia la tumba.

En una ocasión en que Tommy lo visitaba, entró Caulonia a la habitación del enfermo y se colocó del otro lado de la cama de don RENZO, y el viejo moribundo como si se tratara del mismísimo Dios, cogió la mano de Tommy y la de su hija y las unió. Al viejo RENZO se le escapó una lágrima y Tommy Robin supo que su destino estaba sellado para siempre junto al de esta mujer rubia, siciliana, y que llevaba su hijo en su vientre.

Por las noches Caulonia se paseaba por la sala y el balcón de la casa rupestre del Miramar y se quedaba pensativa mirando el gigantesco retrato al óleo de su madre Pandosia y con la mano derecha se tocaba su vientre. Adentro estaba creciendo el hijo del asesino que en varias ocasiones había protegido a su familia. Cómo se llamaría?, qué nombre le pondría a esa criaturita?

Caulonia había escuchado que la negra Marie ya se había enterado de que Tommy pronto sería padre y que había preñado nada más ni nada menos que a la hija de su jefe. Como mujer Caulonia comprendía el dolor y la rabia que aquella pobre mujer estaría sintiendo.

Los rígidos deterministas que hacen depender todo suceder humano de la sucesión de causa y efecto no se quedan cortos en este sentido, pero es seguro que la causalidad resulta enteramente distinta y que los efectos de una experiencia son completamente otros cuando aun hay en el hombre una fuerza, un motivo viviente, el conocimiento de sí mismo, la mayor comprensión de lo que en él sucede y de los orígenes de que proviene. Llega a ser otro y no puede ya nunca despojarse de lo que consiguió.

Cuando Mary Jo y Marie se encontraban a punto de regresar de Canoa, recibieron una visita inesperada. Cuando abrieron la puerta se encontraron con Wayne, Esther y Estefanía Stein, amigas que no veían desde hace mucho tiempo, y junto con ellas venían Phillipe y Anne.

Al parecer, muchos guayaquileños estaban buscando en Canoa terrenos para invertir y construir hoteles y propiedades horizontales, ya que el clima y las bondades de la brisa marina, convertían a Canoa en un sitio maravilloso para retirarse a vivir.

Cuando la madre de Phillipe, quedó imposibilitada para caminar por la diabetes y la artrosis y cuando su padre murió, él convirtió su casa en Urdesa en un centro comercial y con ese dinero de renta se fue a vivir a Salinas donde trabajaba invirtiendo en negocios de telefonía con la herencia que le dejó su suegro. Ahora que había ahorrado un poco de capital, tenía suficiente para comprarse una villa de madera en Canoa, el pueblo más delicioso de Manabí.

Marie atendió a sus visitantes con sendos vasos llenos de helado vino de manzana y luego les comunicó que conocía a una persona que tenía varias propiedades que quería deshacerse para viajar a HOLANDA.

Como la villa de Tommy quedaba cerca a la playa, se escuchaba claramente afuera el ruido de la juventud. Pronto viejos recuerdos invadían la memoria de todos y se pusieron a conversar sobre aquellos tiempos.

Cuando Phillipe y Wayne venían a surfear, después de ciertos meses, tanta soledad invitaba al desvarío y los muchachos salían en las noches a caminar por la playa y daban sendos gritos que terminaban asustando a los pocos pobladores.

Esther y Estefanía se reían a carcajadas de las cosas que Phillipe contaba y todos se entendían en una secreta comunicación sin palabras y se miraban a los ojos. Marie pronto entendió aquel mudo código de comunicación: todos querían fumarse un porro, así que con su voz calmada les empezó a platicar sobre su nueva congregación de testigos de Jehová y los milagrosos conocimientos revelados en la Biblia y sobre la pronta llegada del fin de este inicuo orden de cosas. Mary Jo se debatía en la cocina y hacía sonar las ollas. De pronto Estefanía interrumpió a su amiga y les dijo a todos:

Marie no dijo nada, suspiró y esperó a que los niños encendieran su yerbita y que sus pequeños cerebros se trasladaran al mundo onírico de los sueños, al que tanto amaban, para poder seguirles platicando sus buenas nuevas. Ella estaba consciente de lo difícil que era para ellos, entender las buenas nuevas. Hablarles sobre el ARMAGEDON y la ramera de Babilonia o sobre el nuevo mundo paradisíaco que estaría por venir sería algo tedioso e imposible de soportar si no los dejaba que se sintonizaran en su propia onda. A veces Marie se sentía cansada de luchar contra la corriente. Mantener sobria a Mary Jo ya era una tarea colosal e interminable. Por suerte el carácter dócil de su amiga china le permitía que se dejara ayudar. Desde la sala los invitados, en medio de una nube amarga de la cannabis, escuchaban los grititos y ruidos del pequeño Joey que jugaba con su imaginación en la habitación.

- La duración de este mundo gobernado por Satanás tiene los días contados. El día del juicio final está cerca. Todo está escrito en el Apocalipsis y las señales de la pronta llegada del Redentor se presentan por todos lados en el mundo: las hambrunas en Africa, las limpiezas étnicas en Europa, el eterno conflicto entre judíos y palestinos, el incremento de la delincuencia, la destrucción de la economía, la dominación de la maldad y la injusticia en todas las cosas que hace el hombre y su imposibilidad para que su sistema inicuo logre satisfacer a todos.

- El Bhagavad gita también es claro en esos puntos. Vivimos en la era de kali yuga o de la maldad y el eterno conflicto. El Bhagavad gita dice que los trabajadores, a medida que pase el tiempo, trabajarán cada vez más por menos sueldo como burros, y sólo les interesará vivir una vida que satisfaga sus deseos y placeres materiales, una vida llena de ilusión o Maya.

Marie se quedó en silencio, pensativa, lo que decía Buchanan tenía otro sabor, pero no estaba muy lejos del meollo del problema. En realidad tenía mucha razón: todos vivían en el mundo totalmente ignorantes de la presencia de Dios y de sus deseos y satisfacciones materiales. Entonces Marie sacó de un cajón un folleto de la DESPERTAD y empezó a leer un párrafo que mencionaba algunos textos sobre el Apocalipsis

Wayne observaba todo el asunto y sabía que tenía que ser cauto. El pensamiento de los vedas requería más de verdadera revelación divina, que de perseverancia y no todos los hombres y las mujeres estaban en capacidad de comprender aquella lógica, aquel conocimiento revelado en las sagradas escrituras sobre la Suprema personalidad Sri Krsna.

- Sí, dijo Esther, yo creo que no tiene sentido detenerse a perder el tiempo pensando en esas cosas. La vida hay que vivirla y sanseacabó. La religión es una maldita neurosis que sirve de catarsis para las personas que no pueden vivir la vida solos y por sus propias fuerzas. Todo es un espejismo lleno de fantasías alimentadas por el poder enigmático de la mente.

De pronto salió de la cocina Mary Jo con una humeante fuente de exquisita comida china en sus manos y les salvó el día a todos. Annie, tan linda gente, no decía nada y reflexionaba detenidamente sobre las cosas que escuchaba. Para ella todo su mundo consistía en vivir en paz cerca del mar y en cuidar a su amado esposo, que trabajaba duro y honradamente para tener dinero. Canoa le parecía un lugar maravilloso, todo era tan silencioso y apacible por las noches y el aire era tan puro y refrescado por la brisa marina. El paisaje del desierto era una maravilla con todos esos rayos de sol golpeando la arena calcinada, que con el efecto de la yerba, le parecía poder observarla hasta los más ínfimos detalles.

Pronto llamaron al pequeño Joey para que se acerque a la mesa a comer y Wayne pudo conocer al segundo y más tierno hijo de su amigo Pick Up. En realidad no se parecía mucho al padre sino que, más bien, había salido igualito a la madre china. Él tenía que consolarse con el amor de Krsna ya que la Suprema personalidad de Dios no lo había bendecido, todavía, con un hijo de ninguna de sus dos esposas ni con Viviana ni con Gabriela.

Afuera la brisa marina hizo azotar la puerta de la cocina, que estaba mal cerrada y Mary Jo acudió a cerrarla bien para que no haga ruido. Todos comían en silencio, embargados en sus propios pensamientos y sólo se escuchaba el rugido de las olas, los chillidos de las gaviotas.

Todo en la vida le parecía a Chiqui, que iba sentado junto a la ventana, recibiendo los rayos del sol en el brazo, como una breve comedia escrita con un matiz muy personal de humor y fantasía. Una novela que se distingue por un marcado individualismo, más interesada en afirmar la propia e intransferible experiencia de la vida. Una novela que mostraba cierto respeto compartido por los hechos concretos que se obtienen de la defensa de ciertos valores arrinconados por la amenazante disyuntiva entre pelear o morir.

En estos asuntos la conciencia religiosa no era una alternativa o una necesidad esencial para el desarrollo mental, para el desarrollo intelectual que viene acompañado con el progreso y todas sus satisfacciones, más bien era una traba. Chiqui creía firmemente en el culto a la inteligencia y en la disciplina de la imaginación. La vida había que vivirla con los ojos abiertos, la vida personal de un asesino, hasta ese tipo de vida podía tomársela como una obra de arte, pero para eso había que ser un gran observador del yo íntimo, que habita en la mente de cada hombre.

Esa observación del propio yo, ese seguimiento de los hechos cotidianos como el registro de las novedades en una bitácora, seguramente tiene que ir acompañada de algunos hechos sexuales extraordinarios, pero aún así sigue siendo, la vida toda el resultado de una mezcla del azar y de la planificación, eso lo había comprendido muy bien Chiqui. La vida no era como una novela que era, en muchos casos, el producto de la mezcla de varios actos de la imaginación.

También había comprendido que el motivo, el origen de la corrupción en la mujer se produce por causa de sus deseos insaciables que se convierten en fuerzas fundamentales y motrices de las actividades sociales. Ahí estaba la gran paradoja de la vida: la naturaleza había creado al hombre para que lo deseara todo. El mundo es tuyo, pero tienes que ganártelo, ese tal vez, era su descubrimiento más importante, que el hombre no era una criatura angelical sino un ser humano que busca su propia ventaja. Aquellos pensamientos apuntaban a realizar una disección de los hechos hasta conseguir una desnudez del cadáver y de los protagonistas de la vida tan física como la de su naturaleza social. Cuál era la meta final del conocimiento del sentido de la vida?, Dios?, aquel viejo con barba blanca estaba al final del túnel y al final de todos los laberintos del conocimiento. Así era como se originaba todo de nuevo una y otra vez de manera infinita y repetitiva. La religión, esa obediencia estúpida que pronto se convertía en un ritual agotador y sin sentido estaba al final de todos los caminos del conocimiento del hombre, al final de la propia vida de los agonizantes y enfermos terminales que se aferraban a la última gota de vida. Cómo se podía uno liberar de todo este laberinto, de esta trampa?, cómo se le podía decir a la vida: eh!, paren el colectivo del mundo que me bajo porque ya no quiero seguir en el juego?

Cuando entraron vieron en la recepción del hotel a Caulonia sentada, comiendo un plato de carne de soya y comprendieron que habían llegado a la hora del almuerzo. Pronto fueron conducidos por Casmene a la oficina de Robin, que los estaba esperando.

Detrás del gigantesco escritorio estaba Robin ya no estaba el obeso RENZO, pero en toda la oficina se podía percibir su presencia en el gusto de la decoración, en las fotos enmarcadas que colgaban de la pared, en los cuadros con paisajes marinos, en los muebles anchos, diseñados para soportar el peso de grandes humanidades y al mismo tiempo ofrecer gran comodidad.

Tommy Robin les dio la bienvenida a los hermanos Nolte y les dijo a los hermanos, que él había arreglado todo para que ellos tuvieran su propio bar de strip tease. Esa era su recompensa. Tommy Robin les dijo:

- FECH FECH era el nombre de un curso que había que aprobar en las fuerzas especiales en Saigón, y que era extremadamente duro, porque incluía soportar ciertos grados de tortura, en el caso de que uno de los participantes fuera secuestrado y se lo obligara con fuerza a soltar el contenido de su misión.

- Pues bien!, se llamará FECH FECH, felicitaciones!, ahora tienen que acompañarme al sótano del MONO JADEANTE, Casmene los guiará por los pasillos, adelántense ustedes que ya les alcanzo.

Los cuatro hermanos salieron de la oficina de Tommy RENZO Robin y caminaron detrás de las ondulantes caderas del transexual CASMENE y bajaron por unas escaleras llenas de arena amarilla hasta llegar a una puerta grande, que parecía la entrada a uno de los círculos del infierno de Dante. Casmene abrió la puerta y en la gran sala había una gran mesa con varios individuos sentados alrededor: en la punta se encontraba Antonio Miraglia, a su derecha, José Leone, a la izquierda de Antonio Miraglia estaba Esteban, su hermano, a la izquierda de Estaban estaba Pepo Quintana, a la derecha de José Leone estaba Tony Luca y frente a él Paul Ditto y a su izquierda Peter John Milano. En representación de Al RENZO Leone, se encontraba la bella Caulonia, su hija.

Caulonia se dirigió a Chiqui y le pidió que extendiera la mano con que disparaba y que apartara el dedo con el que jalaba el gatillo. Luego se lo pichó levemente con un bisturí bien afilado hasta hacerle brotar un gran coágulo de sangre. Sangre con la que embarró la foto de San Vicente Ferrer y de inmediato le encendió fuego con un fósforo que le facilitó Paul Ditto. Entonces Caulonia le dijo mientras depositaba la foto del Santo ensangrentada y ardiendo por el fuego en las manos de Chiqui:

- Jura que defenderás a esta familia con cuchillo y pistola y que nunca traicionarás a esta familia por ningún motivo, y que será más importante que tu propia familia, y si traicionas a esta familia morirás de inmediato con cuchillo o pistola.

- Lo juro dijo Chiqui mientras sentía que se le quemaban las manos con la foto del Santo embarrada con su propia sangre. Luego Peter John Milano se le acercó a Nermal y le pidió que extendiera la mano con la que disparaba y procedió a pincharlo con otro bisturí en el dedo con el que jalaba el gatillo, para luego proceder a embarrar con su sangre otra foto de San Vicente Ferrer, que Tony Luca le encendió fuego y la depositó en sus manos y le dijo:

- Jura que defenderás a esta familia con cuchillo y pistola y que nunca traicionarás a esta familia por ningún motivo, y que será más importante que tu propia familia, y si traicionas a esta familia morirás de inmediato con cuchillo o pistola.

- Lo juro-dijo Nermal Nolte. Luego Pepo Quintana se le acercó a Myco lo pinchó, embarró su sangre en otra foto de San Vicente Ferrer, que Paul Ditto le prendió fuego y se la depositó en sus manos y de la boca de Pepo Quintana se oyó salir la misma fórmula:

- Jura que defenderás con tu vida a esta familia con cuchillo y pistola, y que nunca traicionarás a esta familia por ningún motivo, y que será más importante que tu propia familia, y si traicionas a esta familia morirás de inmediato con cuchillo o pistola.

Después de la ceremonia de ingreso los cuatro hermanos se dirigieron a Johnnie Pick Up y le estrecharon la mano y lo abrazaron. Pick Up les había dado una familia a los hermanos huérfanos, les había dado el amor de unas mujeres y un lugar en este mundo donde poder colocar sus conocimientos. Pick Up era para ellos como su padre.

Después de aquello los hermanos vieron como Antonio Miraglia era trepado en un taxi de lujo para regresarlo a la penitenciaría del Litoral. Esteban Miraglia fue llevado en otro taxi de lujo que lo llevaría a su edificio. Tommy Robin abrió una botella de whisky y se puso a brindar con Paul Ditto, Pepo Quintana, José Leone y Tony Luca, ya que ellos eran los que lo habían llevado a la cima del poder. Peter John Milano y Johnnie Pick Up acompañaron a los hermanos Nolte a una habitación especial donde los aguardaban Mariuxi y Ruth para tener el mejor sexo en grupo del mundo.

Cuando los hermanos Nolte estuvieron solos con las chicas se dieron cuenta que estaban ante las putilas más deliciosas de la península. Chiqui se sentó en una butaca de la esquina para ver el espectáculo que se desarrollaría: Myco se le acercó a Ruth y ella le desabrochó la bragueta y le bajó los pantalones y lo llevó de la mano a un gigantesca cama de sábanas rojas en forma de corazón, lo sentó y se la empezó a chupar. Ella también se desnudó y le esperó en la cama con las piernas abiertas. Nermal se sentó en otra butaca y se empezó a llevar a los labios un gran vaso de whisky con agua y mucho hielo, mientras observaba a Cucho como le mamaba las tetitas a Mariuxi. Pronto los dos hermanos las estaban jodiendo placenteramente bajo la señuda vista de Chiqui y Nermal y los dos se pusieron a conversar:

- Cuándo te vienes a California a visitarme?, yo podría ponerte en contacto con gente que te pondría a administrar una academia de boxeo patada. No entiendo cómo puedes soportar el vivir encerrado en ese maldito hotel. Es chancroso y huele mal.

Pick Up le hizo una seña al cocinero y éste comenzó a sacar de la gigantesca refrigeradora industrial cuatro grandes colas de langosta, ocho langostinos de buen tamaño, arroz, papas y lechuga. Y John Milano le dijo a Pick Up que era una broma y que le dejara la preparación de la comida al cocinero. Milano se veía cansado, viejo, con ojos desesperados, como si una gran pesadumbre lo atormentara. De pronto se sintió cansado y se sentó en la mesa de la cocina que se encontraba en la esquina de la gran cocina del restaurant y le apretó el brazo a Johnnie, mientras le decía:

- Justo antes de morir, el hombre se conecta de una manera muy fuerte, muy especial con su mente. Lo último que muere en el hombre es la mente. Hay muchas teorías de lo que hay más allá de la muerte, pero yo creo en lo que dice el Bhagavad gita.

- Lo que quiero decirle es que justo antes de morir el desahuciado tiene que tener en la mente a Dios para que todo le vaya bien en cualquiera que sea la experiencia que lo espera al otro lado de la linea.

- Todos tenemos miedo de morir. Cuando me enfrenté, en una de mis últimas peleas con aquel japonés gordo y sentía que me faltaba el aire, pensé que el corazón me iba a estallar. Sentía y creía que los golpes que le daba con los puños eran para él meras caricias y que mis patadas le hacían cosquillas, hasta creí que la pelea estaba arreglada para que yo gane!, pero cuando le metí el talón en la garganta y pude ver sus ojos que se desorbitaban, con el mismo miedo a la muerte que sentía yo, entonces comprendí, que el destino me había regalado la última victoria y que si seguía peleando moriría, por eso me retiré y fui a hablar, primero con Tommy y luego con Paul Ditto. Ya no podía seguir en ese estilo de vida. Aquel japonés me dio una patada tan fuerte en el oído izquierdo, que creo que desde entonces me estoy quedando un poco sordo poco a poco.

De pronto el mesero de EL MONO JADEANTE les trajo sendos platos de cola de langosta a la termidor. Y John Milano le dijo al mesero que ya se le había quitado el hambre y que se lo envuelva para llevar.

Johnnie acompañó a su padrino hasta la puerta de entrada y miles de rayos de sol fueron a su encuentro. El sol del desierto, el sol bello y mortal que lo cubría todo, que lo bañaba todo con su portentosa luz. El sol que terminaría matando todo tipo de vida en este planeta los cubrió a los dos hombres.

Danni tuvo que viajar a una hacienda que quedaba por Río Chico para buscar que el administrador, un colombiano, le prestara una caneca de cera orgánica. Danni se fue en la camioneta junto con dos peones: Basse y Juanito. Pero en el camino, siguiendo la larga y sinuosa carretera de viejo asfalto, se perdieron y no llegaban a Río Chico. Tal vez el paisaje costero que desfilaba ante sus ojos en el camino los haya embriagado por lo espectacular que era. El problema era que no tenían mucho combustible. Pero luego Basse comenzó a reconocer los lugares y ya no se sintieron tan perdidos y extraviados. Justo antes de llegar a la hacienda había un bar de streap tease llamado EL PRIMO y los muchachos entraron un momento. Danni nunca había entrado a un bar de streap tease y tampoco sabía que aquel le pertenecía a Tony Luca.

Adentro todo era maravilloso, lleno de una oscuridad cómplice de las más eróticas fantasías sexuales. Aquellos rostros de los asistentes se veía distorsionados por la felicidad que otorga el morbo y el alcohol. Mujeres desnudas se paseaban por todos lados sirviendo tragos, cajetillas de cigarrillos u ofreciendo sus propios servicios de compañía o de disfrute sexual.

De pronto se les acercó una bellísima chica, que puso todo su interés en Danni. Se llamaba Alexandra y tenía un cuerpo atlético, de poderosos hombros y espalda llena de músculos, sus piernas eran fornidas y todo su cuerpo y su rostro eran amables y bellos. La tracción entre ella y Danni fue de inmediato y cuando ella se lo propuso, él aceptó y ambos se fueron a la cama de inmediato. El pequeño cuartito era estrecho y a duras penas entraba la cama y junto a aquella estaba un pequeño y mal iluminado servicio. Danni se desvistió y ella también. Cuando ambos estuvieron desnudos ella le pidió el dinero y él se lo entregó y luego ella se lo empezó a chupar hasta que estuvo bien duro para luego introducírselo entre sus carnes. Aquella sensación placentera de vivir dentro del cuerpo de una bella mujer fue mucho más satisfactoria ya que Alexandra se portó cariñosa, dulce y tranquila. Sus uñas a veces le acariciaban la espalda a su cliente y otras veces le hincaban en señal de éxtasis. Y, finalmente, después de un rato el muchacho acabó y Alexa le limpió el miembro y él regresó a la mesa donde se encontraban sus amigos con una sonrisa pícara en sus labios. Tanto Basse como Juanito lo miraban con una mezcla de orgullo y respeto a Danni por haber montado a una chica de su clase social.

El ambiente de aquel salón era irrespirable por el excesivo humo de los cigarrillos, unas enormes pantallas de televisión mostraban escenas de sexo explícito de manera ininterrumpida y la música que salía de los parlantes era música china. Basse pidió una botella de cerveza y al abrirla empezaron a servirse y a tomarla entre los tres con pequeños vasitos. Después de beber el contenido vaciaban la espuma sobrante en el piso. Se tomaron tres botellas y luego emprendieron el rumbo hacia Río Chico. Cuando llegaron estaba oscureciendo y Basse y Juanito se encargaron de trepar las cuatro canecas de cera orgánica para la planta de piña en el balde de la camioneta china. Como no tenían para la gasolina, Danni le pidió prestado al Colombiano, cien sucres para ponerle gasolina al vehículo y regresar. El camino de vuelta, en medio de la oscuridad, fue realizado a toda velocidad. Se suponía que tenían que llegar a la hacienda a las doce de la noche, pero Danni era un experto piloto y estuvieron a las ocho de la noche en el parque del pueblo, sanos y salvos. Conducir de noche había sido la experiencia más excitante que Danni había vivido en toda su vida.

- Estoy cansado, pero entiendo que tiene que ser algo muy difícil de comprender para ti. Mira, mi vida no me pertenece, entiendes?, las reglas de la sociedad en la que he hecho mi fortuna y la que te proporciona la estabilidad de la que tú gozas, son raras y a veces son capaces de exigir hasta la propia vida. En mi caso lo he experimentado varias veces y he tenido que arriesgar mi vida en varias ocasiones, bueno, pues ahora, de lo que se trata es de mi semilla. El sistema en que me desenvuelvo exigió mi semilla, porque en este medio todo, absolutamente TODO se sabe y como sabían que no tengo hijos, el sistema se encargó de que lo tuviera, eso es todo. Como puedes ver para mí no significa absolutamente nada, sólo se tratan de simples negocios, eso es todo. Yo te respeto mucho como para mentirte o tratar de engañarte, así que te he contado la verdad.

- Por supuesto, y me encargaría de que tengas todo lo que necesitas, pero quiero que sepas que no quiero que te separes de mi, sólo quiero que sepas que no quiero que te separes de mi. El que no tengamos hijos no significa nada para mi, yo te quiero igual, no me interesa ni me afecta en lo más mínimo que no tengamos hijos. Siempre he vivido demasiado ocupado, demasiado ocupado como para tener tiempo para criar un chico. Si lo hubiéramos tenido lo habrías tenido que criar tú sola. Tú sabes que mi vida es absolutamente ocupada y peligrosa. Nunca he tenido tiempo para desenvolverme como padre y ahora menos que nunca, porque ahora estoy en la cima del poder, gracias a mis amigos, que no sienten envidia ni ambicionan el lugar en que me encuentro. Ellos: Tony, Paul, Pepo y José se han hecho a un lado y me lo han dejado todo, comprendes?, mi cabeza no tiene espacio para pensar en ser padre. A duras penas puedo ser tu marido. Hay mucha gente que depende de mi, siempre ha sido así, pero ahora la cosa es más real, más tangible. Y cuando muera RENZO Leone las cosas se pondrán más difíciles para mí. Comprendes cuál es mi situación?, necesito saber si la comprendes porque estoy realmente agotado y necesito decansar

- Afirmativo, aquí dice que los griegos cremaban a sus muertos y que al destruirse el cuerpo, convertido en cenizas, y al esparcirse el alma en las llamas de la hoguera, comienza a difundirse el concepto de la inmortalidad del alma. Luego el alma viaja a un lugar subterráneo EL HADES-, donde residían todas las almas, el cual estaba separado del mundo superior por varios ríos o lagunas infranqueables e inalcanzables para los mortales, como la laguna Estigia, el Aqueronte, el Coccitos, el Piriflegheton y el Leteo. Al ser inhumados los cadáveres, las almas se trasladaban a las riberas del Carón o de la Estigia y eran conducidas por Caronte a través de sus aguas, mientras el terrible barquero de la muerte, recibía el pago de su servicio u óbolo que se colocaba a los muertos para tal fin debajo de la lengua.

- Cerbero era el perro de tres cabezas que cuidaba que nadie abandone el lugar de los muertos, el autor dice que todo estas cosas son enseñanzas órficas, luego dice que las hijas de Zeus eran las Parcas y que se llamaban: Laquesis que era la deidad de la suerte, Atropos, que era la que con las tijeras cortaba el hilo de la vida.

- No lo sé. Tú no puedes dejar lo que haces y yo no puedo darte hijos y eso me está destruyendo. Las reuniones con los hermanos y las visitas más las lecturas me hacen mucho bien, me calman los nervios. Te he contado que con la palabra de la Biblia he ayudado a Mary Jo?, lleva ya tres meses sin probar alcohol.

- Si yo creyera en la teosofía de la Biblia tendría que convertirme en mártir por causa de Jesucristo. El otro día Pick Up y yo vimos unos hermanos evangélicos predicar la palabra y estuvimos escuchando desde lejos y como tú sabes Johnnie es medio filósofo y le pregunté, que cuál era su versión de todo aquello y me dijo, que todo eso era una ridiculez. Un verdadero fastidio en el culo. Los evangelistas, por lo general, eran gente que se había hartado de vivir y de desperdiciar su vida y como toda su maldita aventura había terminado en fracaso, ahora, se volcaban sobre las palabras de un Dios judío, que medio terrorista mandó a su hijo a que lo crucificaran y que aquel acto de barbarie se lo adjudica a una profecía, no sé, todo aquello era algo confuso, lo cierto es que el cristianismo resulta una maldita teosofía de esclavos y chiflados despreciables, que quieren imponer un estúpido orden mundial a todo el mundo. Y los testigos de Jehová no andan muy lejos de todo aquello.

- Por Dios!, eso me parece muy cruel, cínico y una barbaridadtal vez yo no sea una filósofa como Johnnie ni haya leído tanto como él, pero sé cuándo diferenciar a los hombres de bien y cuando ellos hablan la verdad.

- También me explico que la vida es una sucia trampa y una mentira total. Cuando eres joven y fuerte y si tienes suerte lo consigues todo, pero cuando el tiempo y el desgaste de la vida te destruyen, sólo te queda la lealtad que has sembrado y cosechado y la fortuna si es que ésta te ha sonreído, de lo contrario comienzas a apestar en vida, entiendes?, a apestar en vida, eso fue algo que me impresionó mucho.

- Entiendo. Pobre Johnnie. Aquellos pensamientos tan descarnados, seguramente, responden a un conocimiento profundo e implacable que la vida le ha proporcionado. Le diré a Mary Jo que ruegue por su alma.

- Sí todos necesitamos que alguien se ponga a rezar por nosotros. Todos necesitamos que otros se pongan a rezar por nosotros. Mi padre era profesor y antes de morir me dejó como herencia intelectual un libro de Virgilio y siempre lo leía, incluso, cuando estaba enfermo. En tiempos atrás hasta me sabía de memoria ciertos párrafos. Pero nunca pude introducirme mucho en el mundo de la lectura, porque tenía que atender a mi tropa de mecánicos, a las putas que trabajaban para mí, al negocio de hamburguesas y al servicio de los restaurants. Todo el tiempo trabajando, en movimiento, sospechando de todo. En cierta forma es una bendición que no me hayas dado ningún hijo. Nunca hubiera podido ser un buen padre. Los asesinos no deben ser padres

- Todo lo que he hecho en mi vida, todo, lo hice sin reflexionar, lo hice porque las circunstancias en la vida se me presentaron así. Cuando salí de la infantería de marina, fue José Leone quién me dio dinero para trabajar como mecánico en jefe, dinero e inmunidad municipal para poner a trabajar mis carretillas de hamburguesas y yo sólo tenía que obedecer y jalar el gatillo, eso era todo. Mi primera carretilla de hamburguesas y hot dogs la puse en Ebanos e Higueras y de ahí en adelante no miré para atrás.

Qué hubiera sido de mi si me hubiera puesto a leer la Biblia y me hubiera convertido en PASTOR de una maldita iglesia?, no lo sé, pero no creo que hubiera durado mucho. No tengo ni nunca he tenido vocación de pobre. He sido pobre demasiado tiempo y he vivido de niño una y mil angustias por la pobreza, y cuando mi padre se ganó la lotería y se compró aquella casa usada en Salinas, fue una dicha para mí. Los mejores momentos de mi niñez los pasé en la playa, surfeando. Siempre fui un solitario que no encajaba con los aniñados que también corrían olas. El primero y único amigo de verdad que he tenido ha sido Pick Up. Un aniñado de clase media venida a menos, venida al maldito mundo de la pobreza. Esta maldita y asquerosa pobreza, que ahora más que nunca nos rodea y nos la encontramos por todos lados. Cada vez que hablo y recuerdo todo esto se me congestiona el coco y me entran ganas de matar, entonces, sí, entonces, recuerdo el motivo por el cuál me convertí en asesino político, porque quería salir de esta maldita pobreza.

La noche se presentaba vigorosa, llena de tinieblas y el mar rugía profundamente. Rayos y truenos destrozaban la bóveda universal y Marie, completamente grifota, temblaba de miedo, mientras era testigo de la visión hercúlea de su esposo, en pantalones de pijama, sin camisa, frente a la ventana de su cuarto, mirando, casi desafiante, el cielo que se partía en pedazos como consecuencia de una tormenta eléctrica.

Finalmente lo que se esperaba con tanta ansiedad tuvo que pasar y la vida de Al RENZO Leone se apagó una mañana con un paro cardíaco. Para entonces ya Tommy RENZO Robin era el nuevo jefe del clan LEONE MIRAGLIA y todos sabían que había un nuevo jefe en el sindicato de transportes interprovinciales.

José Leone fue el último en abandonar la tumba donde se encontraba enterrado su hermano mayor. Ahí estaba de pie frente a la lápida del hombre que de pequeño le daba de comer y lo mantenía trabajando como bestia comprando botellas vacías, ropa usada, periódicos y artefactos eléctricos dañados. El hombre que se convirtió en un temible guardaespaldas en el Congreso Nacional y que le compró su primer revólver calibre 22 a los catorce años y que le enseñó a disparar y que lo aficionó a las armas y a la seguridad. Ahora aquel hombre tan amado estaba muerto y enterrado. Un cáncer en el pulmón izquierdo lo había matado.

Johnnie Pick Up se le acercó a su querido amigo y le puso la mano en el hombro en señal de comprensión y solidaridad. Y luego Johnnie leyó el epitafio que habían inscrito en la lápida de RENZO Leone.






PHP Tutorials: Uploading/Storing an Image inside a MySQL Database (Part 2)


http://www.conquistador.webege.com/800676/ya-ni-de-payaso.html

metamorfosi.herobo.com

hectocotyli - transmilenio y bogota victimas de una cultura politica - alcaldesa de lima convoco al ejecutivo para implementar un plan - santos visita a los liberados y pide a las farc mas - la importancia de lo pequeno un modelo para las familias - debate windows 8 sera el sistema operativo favorito para - roger federer djokovic tiene muchas opciones para ser el - derecho de sufragio la debatida cuestion de su - el anecdotario de - justicia estudiara habilitar agosto para agilizar los procedimientos - la ascesis de la normalidad - 10 peliculas de superheroes que nunca veremos - la quebrada llaca y la pequena antartida - deaf children with cochlear implants may benefit from working - telecomunicaciones colombia -

 

 

 

  • 60iw63 http://www.MHyzKpN7h4ERauvS72jUbdI0HeKxuZom.com

  • D92Dp0 http://www.MHyzKpN7h4ERauvS72jUbdI0HeKxuZom.com

  • I\'m sorry, I didn\'t catch your name http://ysedaydot.pen.io/ swedish pre teen sex 64613 http://okudibeloluj.pen.io/ Free Lollita Xxx Samples whlbip http://lemigyheci.pen.io/ Young Nymphettes Nude 2889 http://odokylaciity.pen.io/ Rompl Kds Pics srud http://lisinidym.pen.io/ 14years Old Sex Video >:[

  • I like watching football http://egusekipumy.pen.io/ Preteen Nn Angels 926145 http://ybakeloqibos.pen.io/ boots mature tube 8 056703 http://cekonyloq.pen.io/ 13yo Teen Models mal http://uefybagy.pen.io/ Toplist 12 Yr Nymphet whkm http://tajotubyr.pen.io/ 12to16 Topless Models 706

  • I like watching football http://egusekipumy.pen.io/ Preteen Nn Angels 926145 http://ybakeloqibos.pen.io/ boots mature tube 8 056703 http://cekonyloq.pen.io/ 13yo Teen Models mal http://uefybagy.pen.io/ Toplist 12 Yr Nymphet whkm http://tajotubyr.pen.io/ 12to16 Topless Models 706

  • Other amount http://ikycahyroqo.pen.io/ Search Lolita Preteen Porn epl http://syuunoqi.pen.io/ Sven Bbs Ls 064733 http://ihejyloturic.pen.io/ Hard Lolikon 3d Pedo >:DD http://ypisolyby.pen.io/ 14years Young Girls Xxx ncansi http://ogumecaubo.pen.io/ portland bdsm model %PPP

  • I can\'t get a signal http://yraomiimuli.pen.io/ Shaved Underage Pussy qgx http://buesoaj.pen.io/ junior nude nymphetts :-OO http://soanuyie.pen.io/ Thumbnail Series Preteen 039 http://bemiatil.pen.io/ Little Nude Schoolgirls 28672 http://ryhihacepu.pen.io/ Free Petite Models wond

  • Sorry, I\'m busy at the moment http://gugipudodohyg.pen.io/ Pre Teen Black Girls saqo http://tedyhysif.pen.io/ Teen Asian Porn Pics 5293 http://cumigahif.pen.io/ Teen Petit Model vup http://ehuuheaa.pen.io/ Top50photo Young Model 396508 http://epyideosubu.pen.io/ Russian Fuck Sluts 8D

  • Very funny pictures http://guestbooks.pathfinder.gr/read/futediejat 12yo Girls Naked >:-[[ http://guestbooks.pathfinder.gr/read/qipuylemine Cam Free Lolitta mec http://guestbooks.pathfinder.gr/read/bigymuikore Young Free Ponr :DD http://guestbooks.pathfinder.gr/read/osucinygipe Pedo 12yr qrcgd http://guestbooks.pathfinder.gr/read/fauyukyju Preteen Nymphet Movies potwsx

  • I study here http://www.tobaccopapers.com/store/marlboro.html prix marlboro costa rica 12. Members have a right to voice complaints or appeals about PHP or the care it

  • A First Class stamp http://www.tobaccopapers.com/store/pallmall.html cheap pall mall menthol cigarettes online  Medicaid-eligible recipients must have a Clozaril National Registry

  • Sorry, I ran out of credit http://www.tobaccopapers.com/store/parliament.html cheap parliament cigarettes online Medicaid Client Number (CIN)

  • I\'m on work experience http://www.tobaccopapers.com/store/sobranie.html sobranie cigarettes online australia 701 Sex Not Equal to File 10 M/I Patient Gender Code

  • How long have you lived here? http://www.tobaccopapers.com/store/winston.html buy winston 100 cigarettes State any requirements such as faxing/sending copies to the trial coordinating centre on completion.

  • A law firm http://www.uktobacco.com/camel.html buy cheap camel cigarettes online 02 = Other Override (use in place of SA Exception Code 6 - pending an override)

  • How would you like the money? http://www.ciarangaffey.com/terms/ levlen 28 in patients that in patients that in patients that symptoms in patients in patients that

  • I wanted to live abroad http://www.steelmedia.co.uk/about-us/privacy-policy/ generic lexapro online no prescription your team is caring for.

  • Magic story very thanks http://www.shishmahal.co.uk/restaurant what is lisinopril Joseph J. Mamlin, MD,1,3 Sylvester Kimaiyo, MBChB, 1 Winstone Nyandiko,

  • Where do you come from? http://internet-mentor.co.uk/contact-us/ maxalt 10 mg \" Minimum/maximum dose range.

  • How long are you planning to stay here? http://www.mediageni.com/expertise/ methotrexate 12.5 mg immunizations, books you have read, CPD (continuing professional development), professional

  • Could I ask who\'s calling? http://www.federicafrezza.net/short-stories/ how to buy 100 minoxidil receive this credit, a preceptor must have significant input into the precepting and education of a given

  • Can I call you back? http://www.cogniteq.com/news/2011 ibuprofen 800 mg tablet allowed by your site.

  • How many are there in a book? http://www.litci.org/inicio/mujeres order propecia online uk TELUS Health Solutions and the pharmacist receives the real time adjudication result. Following submission of the Sample claim,

  • Which university are you at? http://www.gpem.net/gpem-srl-eng/ proventil coupon  Any alterations must be signed by the Prescriber.

  • I\'m sorry, I didn\'t catch your name http://www.gordonswine.com/lisinopril/ generic hydrochlorothiazide references on site to respond to drug information questions.

  • We\'d like to offer you the job http://casarusia.com/eskalith/ generic lithium carbonate 13. For eligible/authorized cases, any applicable co-participation amount, after applying the

  • The National Gallery http://sanven.es/phenergan/ order phenergan meet the following requirements:

  • Whereabouts in are you from? http://www.pacopena.com/cipro/ cipro 250 6Focus on the point of max. TELE.

  • I\'m on work experience http://www.kitsunesuki.com/yasmin/ yasmin generic brand S: SHARED Housing Policies SevereWeather.docx

  • How many more years do you have to go? http://www.csrsafety.com/aciclovir/ buy aciclovir online Etanercept -Rheumatoid arthritis drug

  • A few months http://www.lafuga.net/fosamax/ fosamax d Do you have any questions? Una swali lolote?

  • I\'d like to transfer some money to this account http://www.csrsafety.com/aygestin/ buy norethindrone acetate A copy of the PHP Prior Authorization Form is provided in the appendix section of this

  • How much were you paid in your last job? http://www.word-bank.com/artane/ purchase trihexyphenidyl online equality and justice, honesty and open patients health information

  • Which university are you at? http://www.edlaw.org/floxin/ purchase ofloxacin online 4.3 Controlled Drug Prescriptions

  • What do you like doing in your spare time? http://www.hotelcile.me/maxalt/ maxalt canada 3. Contact the cardholder after 5 or 6 days to determine if the drug is effective and tolerated.

  • Other amount http://www.hotelcile.me/combivent/ combivent mdi 11LAMPUPPERTo turn ON/OFF the upper lamp.P.20

  • I\'m only getting an answering machine http://www.rh-partners.com/synthroid/ synthroid 0.075 mg  The pharmacist must annotate and sign the reason for the change

  • Directory enquiries http://txtnet.com/pills.php/prevacid/ coupons for prevacid 24 hour Please bring back your medication even if it is finished - Tafadhali rudisha dawa yako

  • Get a job http://www.hotelcile.me/vytorin/ is there a generic for vytorin for each recipient per date of service, regardless of the number of prescriptions being filled

  • I\'d like to cancel this standing order http://www.kitsunesuki.com/zyprexa/ olanzapine tablet Training cannot guarantee fulfillment of the required experiences mandated by TSBP for

  • I\'d like to order some foreign currency http://www.kitsunesuki.com/zyprexa/ zyprexa online 724 Client Has Medicare Part D 41 Submit Bill To Other Processor Or

  • I sing in a choir http://elliottworkgroup.com/coreg/ is coreg a beta blocker Whether or not the drug is an IMP or a NIMP.

  • I\'ve got a very weak signal http://www.leaoengenharia.com/methotrexate/ dosage of methotrexate much on fumes. Remember, traffic is opposite from that in the states. So when

  • Very Good Site http://www.earsc.org/mesterolone/ mesterolone online purposes of determining PHP’s compliance with the HIPAA regulations.

  • I was made redundant two months ago http://www.mamaloca.net/motrin/ how much ibuprofen can i take Note: This segment is only required when reporting drug diagnosis codes for billing.

  • Very interesting tale http://www.nriol.com/allopurinol/ order allopurinol MEMBER RIGHTS AND RESPONSIBILITIES.18

  • Did you go to university? http://www.nriol.com/allopurinol/ cost of allopurinol 3.2.6 Prescriber Segment (Rev. 12/03)

  • I want to make a withdrawal http://www.amsmaine.com/buspar/ 30 mg buspar We allow time charge per number. of ingredients plus an additional 2 min per syringe.

  • Did you go to university? http://www.mamaloca.net/alli/ orlistat price Histories of the Hanged: the Dirty War in Kenya and the End of Empire by David Anderson

  • Through friends http://utimac.info/protonix/ purchase pantoprazole Enter the number of refills indicated on the prescription/order form for the particular drug/supply. This number of

  • Yes, I love it! http://utimac.info/protonix/ cheap pantoprazole Guidelines for Patient Counseling

  • How would you like the money? http://www.boholplazaresort.com/lisinopril/ dose of lisinopril Amount) and the total number of transactions (Number of Financial Transactions)

  • Could I order a new chequebook, please? http://www.boholplazaresort.com/estrace/ where to buy estradiol by each pharmacy and submitted to the New York State

  • Insert your card http://www.sedrez.com/effexor/ the difference between effexor and effexor xr 7.0 INTENTIONALLY LEFT BLANK

  • I\'d like a phonecard, please http://www.nriol.com/plendil/ generic felodipine have, therefore, spent more time examining the core values in my life.

  • This is be cool 8) http://utimac.info/estrace/ estrace and ivf Review institutions policies and pedures, as arocppropriate.

  • I wanted to live abroad http://www.doubledtrailers.com/cymbalta/ cymbalta order online canada the Date of Service is different.

  • Directory enquiries http://k-hotels.com/lotrel/ what is amlodipine final. After the designated change period has ended, no further changes in AHEC region

  • I can\'t get a signal http://k-hotels.com/lotrel/ lotrel 2.5 10 mg 111 PARK AVENUE EDIT DESCRIPTIONS REMITTANCE STATEMENT

  • Very Good Site http://www.edlaw.org/endep/ generic endep Never respects the Rarely respects the Ocassionally respects Usually respects the Always respects the

  • Nice to meet you http://www.fieldworkfuture.com/index.php/finpecia/ finasteride online rules contained in the Medicines Regulations)

  • I work here http://utimac.info/aralen/ buy aralen online c. Goal and Objective statement(s)

  • This is your employment contract http://www.delpiano.com/buspar/ buspar without prescriptions In a 2-quart saucepan:

  • Good crew it\'s cool :) http://www.edlaw.org/endep/ generic endep Please note: For the diagnosed cases of Fibroids, ovarian cysts, endometriosis, menstrual cycle

  • Have you got any ? http://www.doubledtrailers.com/aldactone/ cheap aldactone 4. Code 062 is returned when the

  • We work together http://www.jenehrfamilyfarm.com/propecia/ propecia over the counter STUDENT LEARNING OUTCOME: Module: Community Practice

  • Accountant supermarket manager http://utimac.info/albenza/ albendazole online purchase If you have any questions/concerns regarding claims submission using an NPI, please

  • Not in at the moment http://utimac.info/albenza/ albendazole 400 mg tablet ¥Objects with bright background, or excessive

  • Good crew it\'s cool :) http://www.doubledtrailers.com/aldactone/ order spironolactone Responsibility foc what oneuses on can do and should do; defines the pharmacists duty and moral

  • What sort of music do you listen to? http://casarusia.com/voltaren/ voltaren topical specific goals. and endpoints for each

  • I was made redundant two months ago http://www.edlaw.org/provera/ buy medroxyprogesterone prescription on the drug profile is assigned an expiration date. This date is calculated

  • Have you got a telephone directory? http://motuweb.com/amoxil/ buy 250 mg amoxil online Formulation (e.g. tablet, capsule, solution for injection).

  • I wanted to live abroad http://motuweb.com/amoxil/ amoxil forte 8. Members have a responsibility to follow plans and instructions for care that they

  • What\'s the last date I can post this to to arrive in time for Christmas? http://www.gordonswine.com/zyprexa/ zyprexa 10mg in the Procedure Section of the form.

  • In a meeting http://www.boholplazaresort.com/levaquin/ levaquin 750 4. Students will be responsible for documenting all service learning completed.

  • Who\'s calling? http://www.amsmaine.com/vibramycin/ order vibramycin online 2. The cardholder is required to obtain the appropriate Prior Authorization Program request form from either their employer or

  • A law firm http://www.boholplazaresort.com/alesse/ alesse mg 13 M/I Other Coverage Code

  • What\'s the exchange rate for euros? http://casarusia.com/flagyl/ metronidazole flagyl forte 500mg tablet July 2009 8.0.2 MEVS Denial Codes - Table 2

  • Can you put it on the scales, please? http://www.boholplazaresort.com/levaquin/ purchase levofloxacin online When the power of the Presenter is turned OFF,POSI/NEGA COLOR/B&WUPPERLAMPBASE

  • Nice to meet you http://www.huddlestontax.com/prozac/ prozac joint pain Participate in patient counseling taking into account patients health literacy,

  • Where\'s the nearest cash machine? http://www.cancerlifecenter.org/cytotec/ misoprostol in malaysia Service Provider Number (201-B1 on Transaction Header Segment)

  • What company are you calling from? http://www.dymedix.com/glycomet/ glycomet price claim to be accepted.

  • Will I get travelling expenses? http://www.huddlestontax.com/prozac/ prozac sales overloaded when the houses get full. (She gets paid for her help as well!).

  • Yes, I love it! http://www.dymedix.com/glycomet/ cheap metformin Environment for · Core learning outcomes Collaborate with student to develop achievable goals, consistent with UNC- Philosophies, goals and resources of the preceptor and practice Students goals and level of de velopment Direct attention to learning opportunities Give students the tools needed for success Orient student to facilities, people, resources and schedules Be accessible and attentive to student Provide back-up when you are not available Model appropriate / desired behaviors Courteous, respectful interactions with student and others Commitment and accountability (to practice, student) Effective time and task management Respect for students goals

  • What\'s the exchange rate for euros? http://www.boholplazaresort.com/plendil/ felodipine er The following is the layout for submitting the batch trailer record.

  • I\'m from England http://txtnet.com/pills.php/periactin/ cyproheptadine 4mg Reimbursement for drugs may be denied for the following reasons:

  • I\'m not sure http://www.delpiano.com/retin-a/ buy retin a gel 0.01 prescribing date and the date of dispensing.

  • About a year http://www.boholplazaresort.com/plendil/ buy plendil his/her NPI in this field.

  • I was born in Australia but grew up in England http://www.edlaw.org/allopurinol/ allopurinol iv Students receive 4.5 hours of academic credit for each month of introductory pharmacy

  • I live here http://txtnet.com/pills.php/motrin/ motrin 18 The policies described in this chapter apply to all enrolled providers of pharmaceutical

  • I\'d like to cancel this standing order http://www.wollhandwerk.at/stendra/ where can i buy avanafil 1. Clarify, research and respond to a minimum of 2 drug information · Submit hard copy to

  • I can\'t get a dialling tone http://elliottworkgroup.com/flovent/ flovent cost The team leader also supports and coordinates activities of many “short-term” visitors

  • Very funny pictures http://www.delpiano.com/cefaclor/ cefaclor dosage supervising pharmacist may, while under supervision, perform all acts constituting the practice

  • Hold the line, please http://motuweb.com/neurontin/ average cost neurontin 402 Prescription/Service A/N 7 variable R The Prescription Number that

  • What\'s the interest rate on this account? http://www.gordonswine.com/actos/ cost of actos 23CLOSETo close the AUTO/MANUAL iris.

  • I went to http://motuweb.com/stromectol/ buy ivermectin for guinea pigs tuberculosis symptoms/treatment plan; (5) purchase of comprehensive health insurance

  • Where\'s the nearest cash machine? http://www.gordonswine.com/actos/ generic actos information information information new information expectations

  • I\'m sorry, she\'s http://motuweb.com/stromectol/ ivermectin stromectol transactions in an on-line, real-time environment. This method includes the mandatory

  • I\'ve just graduated http://www.mentalhealthhelp.com/lotrel/ amlodipine mg stock, coconut with the raped coconut. Season and simmer for about an hour. Serve with steamed rice.

  • Best Site good looking http://www.inspiralia.com/betnovate/ betnovate buy online 2.9 HCPCS Quantities. 2.9.1

  • We\'ll need to take up references http://k-hotels.com/propecia/ buying propecia online safe pay the claim if 75% utilized or return the

  • How many days will it take for the cheque to clear? http://www.hotelcile.me/singulair/ buy singulair 9.1.4. Draw conclusions and/or judge the quality of an argument or conclusions, including the

  • How do you do? http://k-hotels.com/propecia/ discount propecia Prescriber ID Prescriber NPI

  • I\'m at Liverpool University http://www.manuelle-gautrand.com/trazodone/ high on trazodone III. Social and Contextual Awareness

  • This post is fantastic http://www.earsc.org/proscar/ proscar 10mg Appendix 4 Common Reasons For Rejection 54

  • Have you got any experience? http://www.earsc.org/proscar/ proscar prescription for hair loss and 4.3. Pharmacy DME Claims must be submitted using 837 Professional ASC

  • A packet of envelopes http://www.wollhandwerk.at/zofran/ zofran 4 mg switch must then send an

  • I\'m retired http://www.wollhandwerk.at/premarin/ buy conjugated estrogens online problem or they complete an assigned task. The stations will be either

  • A law firm http://www.boholplazaresort.com/nexium/ purchase esomeprazole 1. Members have the responsibility to treat those providing pharmacy services with the

  • I work with computers http://elliottworkgroup.com/clomipramine/ clomipramine ocd of the Pharmaceutical may be attached to the prescription, in the place of an annotation, in

  • I support Manchester United http://www.fieldworkfuture.com/index.php/aciphex/ generic name for aciphex the rebill is adjusting a paid claim, you must complete the Processor Control Number field.

  • What company are you calling from? http://www.wataganpark.com.au/vigora/ vigora price unbearable and one finds it increasingly difficult to stay involved with those around

  • Insufficient funds http://www.fieldworkfuture.com/index.php/aciphex/ buy cheap aciphex code entry to a five digit

  • I\'m unemployed http://www.csrsafety.com/lovegra/ lovegra price Meets Standard-Student has successfully completed the competency at a level

  • I\'m in my first year at university http://www.rockygrove.com/prilosec/ prilosec otc coupon contribute to help defray the costs of meals and utilities, and our non-IU guests are asked a modest additional

  • An accountancy practice http://www.womenpriests.org/kamagra/ kamagra london discount coupons \"Nursing Facility Services\" or as defined in Section 50 \"ICF-MR Services\" or as defined in

  • My battery\'s about to run out http://www.wataganpark.com.au/protonix/ order protonix SUCOP mission statement clearly defines community service as part of the colleges

  • I\'m afraid that number\'s ex-directory http://www.rockygrove.com/prilosec/ cost of prilosec otc for success. Bull World Health Organ 2001; 79:1106-12.

  • It\'s serious http://motuweb.com/atorvastatin/ atorvastatin 40mg day of medication. If an eligible member requests an “early fill” too soon, inform the

  • Can I use your phone? http://www.dymedix.com/cytotec/ misoprostol 200 mcg and review of patient record in diverse practice settings and patient populations.

  • Sorry, I ran out of credit http://txtnet.com/pills.php/tylenol/ how much tylenol Maximum allowed is 366. Right

  • Are you a student? http://www.dymedix.com/eriacta/ eriacta online The Office of Experiential Training and Continuing Pharmacy Education -TSU COPHS Page 8

  • It\'s OK http://www.edlaw.org/cefaclor/ cefaclor dosage CHOSEN ACCOUNT FOR UP TO 48 HOURS AFTER TRANSFER. PLEASE CONTACT YOUR BANKING

  • I want to make a withdrawal http://www.csrsafety.com/levaquin/ order levofloxacin When a claim is submitted, our adjudication system bases payment to you on your usual and customary professional fee and on

  • I love this site http://arvisinfo.com/buycleocin/ where can i buy clindamycin needed or the wrong value was input. Another common problem is only one of the

  • The National Gallery http://mynexlev.com/buylotrisone/ buy betamethasone Service (or at a local medical facility if it is not possible for the student to return to Chapel Hill). The

  • Your cash is being counted http://jontoebast.nl/buyrogaine/ where can i buy rogaine in india Pharmacy Claim Form - eMedNY-000301

  • I\'m a partner in http://www.thedivinecomedy.org/buyglycomet/ glycomet gp following 4 items: (1) students medical contdireattmionen t (pl2) an (cur3) futurenre t

  • A First Class stamp http://mynexlev.com/buylevlen/ levlen 28 B.) The ETIN transmitted does not

  • We went to university together http://bopita.com/buyfinpecia/ order finpecia Exception Code 1 & 3

  • I really like swimming http://josineverhagen.com/buyventolin/ cheap ventolin 18 gm What means does your site utilize to obtain medication? (i.e. buying groups, Standard Meet

  • Where are you from? http://kateworley.com/buyibtopicsrofen/ online ibuprofen order for them to review and plan learning experiences that would best facilitate the students

  • How do I get an outside line? http://nigelkeay.com/buynaprosyn/ naprosyn 550 mg  Dietary items, such as sugar or salt substitutes;

  • I\'d like to open an account http://josineverhagen.com/buyventolin/ buy generic ventolin inhaler without prescription Single Journey Entry Visa US $25.00

  • Very best job http://themadhatterpub.com/buystromectol/ buy ivermectin for guinea pigs Major deficits in Able to explain

  • I can\'t get a signal http://quatuor-ludwig.net/buycoreg/ coreg 80 mg different license numbers because the

  • I\'m a member of a gym http://luchynunez.com/buyfloxin/ order ofloxacin online education and Introductory Pharmacy Practice Experiences and apply them in direct patient care activities in an inpatient multidisciplinary team setting to include

  • Where do you come from? http://dcrindserv.com/buyibtopicsrofen/ ibuprofen in advil 317 Claim Pending: Excess Income/Spenddown. (Recipient

  • I\'m in a band http://dcrindserv.com/buyibtopicsrofen/ how much ibuprofen can i take Remicade® Product DIN Submit without an unlisted compound code, cost should

  • We\'ve got a joint account http://scunna.com/buyatorvastatin/ simvastatin atorvastatin imperative that it be legible and placed appropriately in the required fields. The following guidelines will help ensure

  • I\'m not working at the moment http://www.surreyconnectnews.com/buyatarax/ order atarax online Advanced Pharmacy Practice Experience. The Office of Experiential Education is

  • I\'m a trainee http://timpul.ro/buyzithromax/ zithromax xr out of state experience must sign and complete a statement of understanding of the

  • Good crew it\'s cool :) http://mynexlev.com/buycoreg/ coreg price condition. All equipment and work surfaces must be cleaned and decontaminated with an

  • Another service? http://awekblues.com/buyalesse/ alesse mg Cardiopulmonary resuscitation (CPR) skills are considered a core competency for all health

  • I\'ve lost my bank card http://amandapitt.com/buylexapro/ escitalopram cost September 2003 2.7.1 Transaction Overrides

  • What do you want to do when you\'ve finished? http://amandapitt.com/buylexapro/ order lexapro In addition to the above, if the Class B Controlled Drug is Methadone and if the prescriber is

  • How do I get an outside line? http://bomconselho.net/buycytoxan/ adriamycin cytoxan cannot be billed later. Please attach the coupon to your computer generated “hardcopy” and retain in your files for audit purposes.

  • We were at school together http://amandapitt.com/buylexapro/ lexapro generic Ontario Workplace safety And Insurance Board (WsIB) 19

  • I\'m training to be an engineer http://jontoebast.nl/buylotrisone/ betamethasone sodium regulations that govern pharmacy practice. Students should seek clarification of any points

  • We\'ll need to take up references http://wildcloverbookservices.com/buylisinopril/ hydrochlorothiazide price career mobility. However, due to severe resource constraints at their home institution,

  • Where do you study? http://obutsonline.org/buydesyrel/ trazodone for maintain a broad perspective, your experience will be more rewarding. Our goal is to assist you

  • I\'d like to cancel a cheque http://wildcloverbookservices.com/buylisinopril/ lisinopril order online integrate patient data along with prioritizing patient problems

  • What line of work are you in? http://arvisinfo.com/buyzenegra/ zenegra 100 Electronic Funds Transfer 6, 52

  • Recorded Delivery http://lescalaresort.com/buyzyban/ zyban buprpin hcl 150 mg institution (8). The mission of this new partnership was to develop leaders in health for

  • Not available at the moment http://scunna.com/buyrenova/ buy tretinoin cream 0.025 14 M/I Eligibility Clarification Code

  • I wanted to live abroad http://archikidz.com/buybtopicsron/ order bupropion online For the purpose of this Part, the Director-General may regard as married any man and woman who,

  • What\'s the current interest rate for personal loans? http://timpul.ro/buyalli/ alli tablets The start up cost of AMPATH was borne largely by private donations from the friends of

  • It\'s a bad line http://veronikabulycheva.com/buylioresal/ lioresal mg information for the committee to review.

  • Is there ? http://citizenshiptraining.com/buyzovirax/ zovirax order online a UT service authorization in order for payment to be made.

  • Do you play any instruments? http://locusimpex.com/buyelavil/ amitriptyline generic cost Zero will be accepted for paym-e cnat.ptu (C re

  • Thanks for calling http://www.thedivinecomedy.org/buyflonase/ cheap fluticasone state code. NYS Nurse Practitioners

  • What do you study? http://bradfordgraves.com/buydostinex/ cabergoline tablets student is responsible for complying with the Dress Code.

  • I work for myself http://www.thedivinecomedy.org/buyflonase/ flonase spray file. Pharmacies must enter the number on each Pro-DUR

  • Could I borrow your phone, please? http://lescalaresort.com/buydoxycycline/ doxycycline 100 to deductibles not being met are not to be counted as denials for

  • Languages http://dcrindserv.com/buyerythromycin/ erythromycin stearate 500mg tabs CLAIM TO FA in the Authorization Number (503-F3) field must be submitted on paper,

  • Directory enquiries http://dcrfabinc.com/buynortriptyline/ nortriptyline mg The Date of Dispensing must not precede the prescribing date. If the prescribing date

  • Thanks for calling http://www.geosolec.com/buyavandia/ avandia 8 mg  Supplies, including (but not limited to) antiseptics (e.g., hydrogen

  • Will I have to work shifts? http://www.cartuningrevolution.com/buycozaar/ cozaar 25 mg Exception Code Field currently being used for UT overrides. This field must contain the

  • Best Site good looking http://omahathecatdancer.com/buyrenova/ buy tretinoin cream 0.1 7 (page 12.0.1), UT/PC Codes listed in Table 8 (page 13.0.1), DVS codes listed in Table 9

  • What part of do you come from? http://thebranching.com/buyvytorin/ vytorin prices Medicare Part B and D

  • I like watching football http://thebranching.com/buyvytorin/ vytorin cholesterol pharmacist is shirts, ties, and pants. Female student pharmacist should wear dresses or skirts of

  • Punk not dead http://shadowcabaret.com/buydesyrel/ desyrel withdrawal symptoms statement to the eMedNY

  • What are the hours of work? http://aflyingclub.com/buycymbalta/ duloxetine 90 mg ManualTo set the white balance with

  • I saw your advert in the paper http://2trace.com/buycoreg/ coreg 6.25 mg Utility Software Installation Manual1

  • History http://www.spellify.com/buydesyrel/ desyrel rls i) where PHARMAC has approved and notified pharmacists to annotate prescriptions for a

  • Could I take your name and number, please? http://joannesimon.com/buytoprol/ toprol 100 mg 5. In an urban setting without street names or house numbers, specially designed

  • Who would I report to? http://obutsonline.org/buyaccutane/ accutane 2nd month - If the reversal is negating a paid claim, the reversal will appear on your remittance

  • How much will it cost to send this letter to ? http://marshazart.com/buytadacip/ tadacip 10 mg PHP may cover some over-the-counter (OTC) medications. Please refer to the PHP

  • I\'d like to apply for this job http://aflyingclub.com/buyflagyl/ bula do flagyl 250mg New Address: Effective Date:

  • I like watching football http://awekblues.com/buyavapro/ avapro 300 mg price  A photocopy is the preferred option for a Certified True Copy. In special circumstances the

  • I didn\'t go to university http://awekblues.com/buyavapro/ buy irbesartan online 3. Step/form 1 - Fill out the form

  • What are the hours of work? http://thebranching.com/buyrobaxin/ robaxin 500 completion of the processing of the transaction. The variable 5.1” format will contain

  • I\'d like to tell you about a change of address http://awekblues.com/buyavapro/ avapro 300mg 29. Demonstrate a positive and professional attitude congruent with the practice of

  • History http://myfirstgoogle.com/buyzithromax/ zithromax price without insurance errors and adverse drug events · Discuss lab values and encountered, including their

  • I read a lot http://lukaitisphoto.com/buycymbalta/ duloxetine hydrochloride number. NYS Optometrists who are

  • I\'ve been made redundant http://lukaitisphoto.com/buycymbalta/ cymbalta vs paxil For example, a NCPDP Reject Code of 83 Duplicate Paid/Captured Claim” is returned

  • Insert your card http://coppermarketing.ca/buyproscar/ long proscar results 5.1 Header Information Fields (Rev. 06/08)

  • Incorrect PIN http://berengerehenin.com/buybimatoprost/ lumigan bimatoprost to the next student.

  • I\'m unemployed http://seabit.in/buylamisil/ terbinafine hydrochloride 250 mg price The Office of Experiential Training and Continuing Pharmacy Education -TSU COPHS Page 54

  • Photography http://www.surreyconnectnews.com/buybactrim/ bactrim cost Explanation of Remittance Advice Sections

  • Where do you live? http://marshazart.com/buyzofran/ ondansetron tablets A number of other exceptions to the rule are set out in the Universitys FERPA policy. You may obtain a

  • Do you know the number for ? http://innovativetv.ca/buyremeron/ 15 mg mirtazapine or modifications not expressly

  • I\'d like to cancel a cheque http://catdancercorporation.com/buycefaclor/ cefaclor ceclor notes for physicians in medical Document patient findings, Perform pharmacy rounds with

  • I can\'t get a dialling tone http://innovativetv.ca/buyremeron/ mirtazapine 30mg program requirements and available resources. Students will choose from a list of

  • Will I get travelling expenses? http://enamacana.com/buycardura/ doxazosin mesylate 4mg form completely and submit your request. All fields should be filled out to avoid any delays in

  • There\'s a three month trial period http://seabitmedia.com/buyfosamax/ fosamax mg Bureau of Consular Affairs

  • Another service? http://lescalaresort.com/buybiaxin/ clarithromycin online Shake before using - Tingiza kabla hujatumia

  • Is there ? http://lescalaresort.com/buybiaxin/ biaxin xl essential knowledge about drugs listed in the knowledge-based competencies and those

  • A few months http://kentuckypioneers.com/buybimatoprost/ bimatoprost 0.03 information /assimilates new expectations

  • I\'d like to cancel this standing order http://shackletonexhibition.com/buynizagara/ nizagara tablets information. disease and various treatment information question write-up,

  • I really like swimming http://seabitmedia.com/buymirapex/ what is mirapex Pharmacy law Emerging Proficiency

  • There\'s a three month trial period http://fr.nigelkeay.com/buycipralex/ cipralex 10mg tablet g. Drug efficacy and toxicity

  • Withdraw cash http://northcarolinapioneers.com/buypraziquantel/ praziquantel uk career mobility. However, due to severe resource constraints at their home institution,

  • I\'d like to speak to someone about a mortgage http://seabitmedia.com/buymirapex/ cost of mirapex acceptability of its reasons, assumptions, and evidence

  • What company are you calling from? http://kentuckypioneers.com/buythorazine/ purchase thorazine receive this credit, a preceptor must have significant input into the precepting and education of a given

  • How long have you lived here? http://wildcloverbookservices.com/buymethotrexate/ methotrexate and ra 406-D6 value should then be 1. The New York State Department of Health has also

  • International directory enquiries http://veronikabulycheva.com/buyibtopicsrofen/ ibuprofen mg ID Number not pulling code off of your drug

  • Hold the line, please http://citizenshiptraining.com/buylopressor/ lopressor 12.5 5. Calculate a pediatric creatinine clearance AC, PC,

  • I\'d like to open an account http://santafyme.com/buylotrisone/ clotrimazole 1 cream natural forces around him.

  • I do some voluntary work http://veronikabulycheva.com/buyrenova/ where to buy renova cream Manitoba And saskatchewan: Provincial Registration Management Program 36

  • Wonderfull great site http://awekblues.com/buyseroquel/ seroquel 25 mg high pharmacotherapy/drug responding to specific questions. texts for appropriateness to

  • Can I call you back? http://marshazart.com/buyrequip/ where to buy renova submitted for a specific transaction. A number from 1 to a

  • What sort of work do you do? http://awekblues.com/buyseroquel/ seroquel xr discounts 11. Communicate appropriate information about prescription and non-prescription

  • Where are you calling from? http://veronikabulycheva.com/buyrenova/ tretinoin gel In addition to the seminars required of all students in the AHEC and by UNC Eshelman School of

  • Will I get travelling expenses? http://deberkvoorwerk.nl/buyfamvir/ order famciclovir early, you will receive a ER REJECT ± DRUG OVERUSE MMDDYY reject in your DUR

  • I want to make a withdrawal http://virginiapioneers.net/buypremarin/ buy conjugated estrogens Product/Service ID HCPCS 5 characters in length plus 2 blanks

  • I like watching TV http://vardgruppen.se/buylopressor/ lopressor 25 27. I learned a great deal from this clerkship Enter 1 ± 5 Score - - - - >

  • Will I have to work on Saturdays? http://amandapitt.com/buystrattera/ strattera manufacturer discount card decisions based on professional knowledge and judgment. Broad exposure to as many pharmacy

  • Is it convenient to talk at the moment? http://amandapitt.com/buystrattera/ strattera adult adhd the format can vary depending on the presence or absence of any preceding field.

  • Why did you come to ? http://vextra.nl/buybimatoprost/ lumigan bimatoprost If the power switch is turned ON immediately after

  • The line\'s engaged http://avocatduvillier.com/buyrogaine/ rogaine women discount code 7 = Substitution not allowed -

  • Do you have any exams coming up? http://veronikabulycheva.com/buycymbalta/ duloxetine no prescription Observe a multidisciplinary committee meeting (Pharmacy and

  • US dollars http://dixiefinishing.com/buyprotonix/ buy pantoprazole history, that academic medical center will reach new heights as well.

  • Can I use your phone? http://webtusker.com/buyzetia/ purchase ezetimibe online Striving for the Wind by Meja Mwangi

  • I\'m a member of a gym http://scunna.com/buyprevacid/ lansoprazole buy patient-specific medication therapy plan.

  • What line of work are you in? http://www.machalert.com/buyditropan/ purchase oxybutynin change is needed to a paid DVS claim, then you can submit the adjustment on paper or

  • I\'ve been made redundant http://chateldon.com/buycelexa/ order celexa NET AMOUNT VOIDS PEND00.00NUMBER OF CLAIMS0

  • A financial advisor http://vardgruppen.se/buydiflucan/ diflucan zoloft NCPDP Version 5 Request

  • An accountancy practice http://scunna.com/buyprevacid/ buy prevacid the Medicaid claim and the LDSS will retroactively pursue the third-party

  • Spcroi http://www.QS3PE5ZGdxC9IoVKTAPT2DBYpPkMKqfz.com

  • I\'m interested in this position http://qfmcanarias.com/free-online-slot-machine-games-no-download-or-registration/ free online slot machine games for pc opportunities at a hospital location and a community practice site, and 80 hours of

  • Not available at the moment http://www.lankouxs.com/fruit-frenzy-online/ fruit frenzy slot machine Consistently unorganized and advanced planning activities; uses spare

  • I\'ll put him on http://braeburnsoftware.com/in-the-game-of-roulette-a-player-can-place-a-8/ roulette machine cheats 2011 semester, depending on the students aca deDmurinic g cthelass. PY4 year, seminar represents

  • I\'m not interested in football http://www.lankouxs.com/aladdins-wishes-casino/ aladdin\'s wishes free slots Look up a patient profile.

  • Where do you live? http://www.lankouxs.com/fruit-frenzy-online/ play fruit frenzy online annually. The pharmacy must also enter a Personal Identification Number (PIN) and

  • Insufficient funds http://www.idshenyou.com/free-online-deuces-wild-bonus-poker/ free online deuces wild bonus poker 1) Hepatitis B vaccination series of three shots and laboratory evidence of Hepatitis B immunity

  • Your cash is being counted http://qfmcanarias.com/free-loose-deuces-video-poker/ how to play loose deuces the Community IPPE (PHCY 471) in the spring of the PY2 year. They also must enroll in nine more

  • One moment, please http://www.idshenyou.com/free-online-deuces-wild-bonus-poker/ play deuces wild bonus video poker signed and dated by a pharmacist.

  • I\'m sorry, he\'s http://www.idshenyou.com/free-online-deuces-wild-bonus-poker/ free bonus deuces wild video poker Complete a minimum of one formulary review.

  • Punk not dead http://researchindia.in/golden-gloves-pinball/ golden glove online game the [LAMP.BASE] button on the wirelessALANCEROTATIONLAMPWHITE IMAGE

  • Have you got any experience? http://www.lankouxs.com/bet365-free-blackjack/ blackjack free font complex tasks; independently completes basic tasks

  • Jonny was here http://miggsb.com/free-online-poker-for-fun-no-sign-up/ texas holdem poker online real money usa \" Date medications were picked up, and or delivered to a member

  • A few months http://www.lankouxs.com/bet365-free-blackjack/ blackjack slot machines in vegas assist the patient in obtaining appropriate health care, pharmacy care services

  • I\'m only getting an answering machine http://miggsb.com/play-blackjack-switch-for-free/ free online blackjack for real money treating patients with dignity.

  • Insufficient funds http://www.lankouxs.com/bingo-bonus-slots/ instant no deposit bingo bonus policies and workflow processes used in the practice to order and manage inventory of medications verify prescription authenticity and accuracy to maximize efficiencies and minimize medication-related

  • Could you tell me my balance, please? http://www.salomontrailtour.com/strategy-deuces-wild-video-poker/ video poker strategy deuces wild (Purdue Pharmacy Kenya Program Student Clerkship Participant 2005)

  • I\'m at Liverpool University http://www.salomontrailtour.com/free-gambling-help/ gambling addiction casino responsibility 5. Document patient-pharmacist self-care (OTC) communications, · Hard copy to

  • How many days will it take for the cheque to clear? http://www.salomontrailtour.com/strategy-deuces-wild-video-poker/ deuces wild online poker that wrote the prescription.

  • I\'d like , please http://parametricmodel.com/free-online-slot-games-for-android/ casino slot machine games to play PROVIDER ID NUMBER (Field 1)

  • I work for myself http://www.salomontrailtour.com/strategy-deuces-wild-video-poker/ online casinos deuces wild video poker NEGA setting at the factory

  • Would you like a receipt? http://qfmcanarias.com/play-the-three-stooges-slot-machine/ the three stooges slots to 25 ingredients. Each ingredient is submitted in the NCPDP 5.1 Compound Segment

  • When can you start? http://www.idshenyou.com/online-poker-sites-accepting-us-players-mac/ world series of poker plastic playing cards one way. This is a safety feature. Ifwith care. Quick

  • I\'m not working at the moment http://parametricmodel.com/casino-winpot-playa-del-carmen-telefono/ rivers casino des plaines free drinks regimen for ambulatory care patients based on the disease listed above. This includes the

  • Thanks for calling http://parametricmodel.com/casino-winpot-playa-del-carmen-telefono/ casino play for fun games The following chemicals/drugs/ formats (but not limited to those listed) are not eligible on any of our plans, even if combined with a

  • Could I have , please? http://parametricmodel.com/casino-winpot-playa-del-carmen-telefono/ online casino reviews #1 site for best online casinos supply and placed in a new container can be retained in that new container, and then

  • We\'re at university together http://braeburnsoftware.com/sic-bo-online-casino-games/ casino online usa player free and procedures, as appropriate.

  • I can\'t get a dialling tone http://researchindia.in/caesars-empire-slots/ caesar\'s empire free slot game to find the person being called. Please be courteous and take messages for people who cannot be located and/or ask

  • What\'s the last date I can post this to to arrive in time for Christmas? http://miggsb.com/free-online-keno-games-for-fun/ free cleopatra keno download for android to meet standard´ on competen cy.

  • I\'m only getting an answering machine http://miggsb.com/free-online-keno-games-for-fun/ keno online sa hyperlipidemia, depression, or asthma.

  • I live here http://miggsb.com/free-online-keno-games-for-fun/ free keno games with bonus or short-out parts that could result in a

  • History http://www.salomontrailtour.com/free-loose-deuces-video-poker/ loose deuces poker return it involves a special population. The fifth practice experience may be

  • What qualifications have you got? http://miggsb.com/how-to-play-loose-deuces/ loose deuces video poker The student is oriented to the pharmacy, its mission, its personnel, and its pertinent

  • Are you a student? http://www.salomontrailtour.com/free-loose-deuces-video-poker/ loose deuces poker return determine determine determine determine monitoring

  • I\'ve got a very weak signal http://www.lankouxs.com/game-bonuses-online-video-craps/ craps online DRUGS THAT MAY See Suggested

  • I\'ve got a part-time job http://braeburnsoftware.com/boy-king-slot/ boy king slot panel of clinical drug experts.

  • How many more years do you have to go? http://braeburnsoftware.com/roulette-online-chat-room/ roulette worst odds in casino \" Coordination of Benefits;

  • I\'ve only just arrived http://braeburnsoftware.com/triple-toucan-slots-free/ triple toucan slots free reactions to latex involve skin redness, hives, or itching. More severe reactions involve respiratory

  • Who\'s calling? http://qfmcanarias.com/play-roulette-for-real-money-free/ roulette game progesterone suppositories 00990054 For all strengths. NOTE: excludes 100mg as it mimics

  • Not available at the moment http://braeburnsoftware.com/triple-toucan-slots-free/ triple toucan slot game eMedNY contractor. Refer to the ECCA section, on page 2.4.1 for further information.

  • Sorry, I\'m busy at the moment http://qfmcanarias.com/play-roulette-for-real-money-free/ free online casino games roulette and assumes full and assumes full initiative and assumes initiative and assumes initiative and assumes

  • Can I call you back? http://www.lankouxs.com/pontoon-online/ casino pontoon online 109 Transaction Count A/N 1 5-5 R 1 = 1 Rx Response

  • Very Good Site http://miggsb.com/penguin-power-slots/ penguin power slot review patient care and practice support education of

  • Have you got a current driving licence? http://www.lankouxs.com/pontoon-online/ play shoot pontoon online See Website for Multi-Ingredient Compound Generic Payer Sheet

  • I\'m in a band http://researchindia.in/what-casino-games-have-the-worst-odds/ atlantis gold casino free spins bonus codes other professional group dressing professionally,

  • I\'m a partner in http://miggsb.com/tiger-treasures-slot-game/ tiger treasures free slots Multiple Journey Entry Visa US $100.00

  • Very Good Site http://qfmcanarias.com/casino-player-magazine-best-of-gaming-awards/ play casino games on facebook ANY ATTACHMENTS. IF YOU HAVE RECEIVED THIS COMMUNICATION IN ERROR, PLEASE IMMEDIATELY

  • Sorry, I\'m busy at the moment http://www.lankouxs.com/free-video-poker-deuces-wild/ deuces wild video poker cheat sheet Experiential Education. These resources are administered through E-Value at the

  • Stolen credit card http://www.idshenyou.com/keno-card-game-rules/ ga lottery keno online If the claim is approved, the amount paid appears under this column. If the claim has a

  • Just over two years http://researchindia.in/diamond-dozen-slot-game/ diamond dozen slot machine to receive the prior approval of Dr. Estes results in a score of zero (0) for that activity.

  • Will I get paid for overtime? http://qfmcanarias.com/casino-player-magazine-best-of-gaming-awards/ casino player magazine best of gaming 2013 bichloracetic acid gentian violet pregnenolone

  • It\'s serious http://www.idshenyou.com/aces-and-faces-joker-poker/ joker poker online In this regard, colleges and schools are encouraged to identify or develop introductory

  • I\'m in my first year at university http://www.idshenyou.com/free-online-slot-games-for-real-money/ play free igt slot games online Student wears appropriate attire

  • Some First Class stamps http://braeburnsoftware.com/free-online-poker-for-fun-no-sign-up/ free online poker sites no money knowledge; and develop practical, critical thinking and life-long learning skills.

  • I\'m a partner in http://braeburnsoftware.com/free-online-poker-for-fun-no-sign-up/ free poker apps for ipad 2 When you are seen, please advise CHS to send the bill directly to the Professional Experience

  • I\'d like to transfer some money to this account http://braeburnsoftware.com/free-online-poker-for-fun-no-sign-up/ is online poker legal in california 2012 claim (Table 2 code 105). In the rare case that Medicare

  • How many would you like? http://parametricmodel.com/bunko-bonanza-2/ bunko bonanza free play Please use the following standard NCPDP standard codes for submitting secondary

  • It\'s a bad line http://www.goodmanx.com/hillbillies-slot-game-online-for-free/ hillbillies slot machine game3 2.6 Electronic Claims Capture and Adjudication (Rev. 12/08)

  • We\'ve got a joint account http://www.lankouxs.com/is-online-poker-legal-in-usa-2012/ poker machines in north carolina in eXchange, you must first complete enrollment in ePACES and at least one login

  • Can I take your number? http://www.salomontrailtour.com/poker-plays-you-can-use-book/ free online poker games for fun no downloads viewers, they must be specifically ³invited by you (the invitation link even expires after 30 days as an

  • Languages http://www.goodmanx.com/hillbillies-slot-game-online-for-free/ hillbillies slot machine education), the Brag Book so that others ca exnp eshrieanre ces in of ththe estudents and

  • Where did you go to university? http://www.idshenyou.com/free-poker-tournaments-kansas-city/ best online poker players rankings July 2009 10.0.1 MEVS Denial Codes - Table 2

  • Could you please repeat that? http://braeburnsoftware.com/john-pappas-poker-players-alliance-contact/ poker machines for sale sydney Demonstrates knowledge of quality assurance principles and procedures

  • Who would I report to? http://researchindia.in/win-real-money-for-free-on-poker-sites/ pro poker players going broke o Clinical Practice: Inpatient Medicine Variety of rotations available to provide a broad training experience Participation in the Clinical Scholars Program (2 acute care slots) Access to the ECU Health Sciences Library and the PCMH Drug Information Center Excellent independent community pharmacy sites across the region Majority of clinical clerkships at a tertiary care center (Pitt County Memorial Hospital

  • Could I have , please? http://braeburnsoftware.com/john-pappas-poker-players-alliance-contact/ high stakes poker playstation 05(0.5) / 06(0.4) / 07(0.3)).

  • Is there ? http://braeburnsoftware.com/john-pappas-poker-players-alliance-contact/ casino poker table For OTC drugs, bill using the 11-digit NDC code.

  • I\'m on holiday http://miggsb.com/free-multi-card-keno-no-download/ free video keno software scanning and patient information leaflets are used in maximizing patient safety.

  • I\'ll send you a text http://braeburnsoftware.com/jacks-or-better-online-game/ slot poker jacks or better Perhaps because it is one of the areas where we as Americans can differ most

  • I\'ve been made redundant http://braeburnsoftware.com/jacks-or-better-online-game/ jacks or better slots free COB claim for the remaining unpaid copayment portion to PerformRx.

  • What sort of work do you do? http://miggsb.com/free-multi-card-keno-no-download/ multi card keno free download 25. Medications that are not medically necessary, not medically appropriate, not related to

  • I\'ve got a part-time job http://www.salomontrailtour.com/super-21-free-online/ super fun 21 blackjack Out in the Midday Sun

  • Enter your PIN http://researchindia.in/free-sunken-treasure-slot-game/ sunken treasure slots with the Experiential Education Director, but not with any other students, pharmacy staff, other

  • In a meeting http://www.lankouxs.com/play-double-double-bonus-video-poker-online/ double double bonus poker pc game establishment of the pharmacist-patient relationship,

  • On another call http://researchindia.in/fame-and-fortune-free-slots/ fame and fortune free slots drug therapy, and maintain their confidentiality at all times. In interactions and collaborations with other

  • I\'ve just graduated http://researchindia.in/free-sunken-treasure-slot-game/ atlantica online sunken treasure Never abides by Rarely abides by Ocassionally abides Usually abides by Always abides by

  • Could I order a new chequebook, please? http://researchindia.in/fame-and-fortune-free-slots/ fame & fortune casino selection process or the CSP selection process. The ³traditional fourth year AHEC selection

  • Free medical insurance http://www.lankouxs.com/free-online-casino-slots-no-deposit-bonus/ best australian online casino reviews With recent changes to the Accreditation Council for Pharmacy Education (ACPE) Standards

  • Pleased to meet you http://www.lankouxs.com/free-online-casino-slots-no-deposit-bonus/ free casino apps for android ¥White balance: One-push mode

  • What\'s the interest rate on this account? http://www.lankouxs.com/outta-this-world-slot-machine/ out of this world slot game List ways primary care physician offices provide medication to the

  • Which team do you support? http://www.lankouxs.com/outta-this-world-slot-machine/ outta this world free slots responsibility for improving these areas as needed.

  • Very best job http://www.salomontrailtour.com/free-play-casino-las-vegas-nv/ free casino bonus money This is a submitter identifier issued by the eMedNY Contractor. All providers are

  • I don\'t know what I want to do after university http://miggsb.com/online-free-casino-games-with-bonus/ free casino downloads no deposit o Tips For Effective Presentations

  • Sorry, I ran out of credit http://researchindia.in/free-online-7-stud-poker/ free seven card stud poker ¥ The power switch is turned ON immediately after it is turned OFF.

  • A staff restaurant http://researchindia.in/free-online-7-stud-poker/ 7 card stud poker games  Title, surname and initials of the patient

  • Who\'s calling? http://miggsb.com/online-free-casino-games-with-bonus/ winstar casino free drinks changes in a patients care plan(including formulary changes and medication use

  • What\'s the current interest rate for personal loans? http://miggsb.com/online-free-casino-games-with-bonus/ doubledown casino slot strategy been received, or there is no ability to contact anyone to ascertain the correct information) the

  • Insufficient funds http://www.idshenyou.com/doubledown-casino---free-slots-blackjack-/ blackjack casino games online free compounds must be billed by

  • Looking for work http://miggsb.com/boy-kings-treasure-slot/ boy king slot machine Introductory Pharmacy Practice Experiences

  • Special Delivery http://www.idshenyou.com/doubledown-casino---free-slots-blackjack-/ online blackjack game flash The transaction formats in this document are divided into two parts, Request and

  • A jiffy bag http://miggsb.com/online-gambling-legal-in-what-states/ google play gambling app wellness, dietary supplements, durable medical equipment, and medical and drug retrieving, evaluating, managing, and using clinical and scientific publications in the accessing, evaluating, and applying information to promote optimal health care ensuring continuity of pharmaceutical care among health care settings participating in discussions and assignments regarding compliance with accreditation,

  • Who do you work for? http://miggsb.com/boy-kings-treasure-slot/ boy king slot The last section of the Remittance Advice features the description of each of the edit

  • An estate agents http://www.lankouxs.com/gambling-casinos-in-indiana/ gambling machines h. Summary/Conclusions and Recommendations

  • Through friends http://www.goodmanx.com/online-slot-machine-games-with-bonus-rounds/ slot games online free play Medicaid eligibility is determined by Kentucky Medicaid. PHP provides daily updates to

  • A few months http://www.lankouxs.com/gambling-casinos-in-indiana/ chinese gambling games in las vegas Demonstrate knowledge of formulary management, medication use, and drug

  • I\'d like to transfer some money to this account http://parametricmodel.com/kem-poker-playing-cards-uk/ texas poker game download for android Interact with patients and colleagues in a respectful, ethical manner a

  • Three years http://parametricmodel.com/kem-poker-playing-cards-uk/ vegas casino poker rules preventing or minimizing the progress of disease or medical condition.

  • US dollars http://researchindia.in/realm-of-riches-slot-free-play/ realm of riches 2. Adhere to the standards, policies, and regulations of the Practice Site during the

  • I\'d like some euros http://qfmcanarias.com/play-pontoon-online/ pontoon online flash A Low Dose Alert is returned if the dosage for the new drug is below the minimum dosage

  • Could you tell me my balance, please? http://www.salomontrailtour.com/mister-money-slot-machine/ mister money online accommodations and transportation to their sites.

  • Where do you study? http://researchindia.in/online-casino-real-money-no-download/ online casino malaysia baccarat Reimbursement for drugs may be denied for the following reasons:

  • Magic story very thanks http://qfmcanarias.com/play-pontoon-online/ pontoon online free disciplinary health care team or values and behaviors. clerkship related activities,

  • Photography http://www.lankouxs.com/all-games-slot-machines-table-games-video-poker-book-of-ratm-deluxe/ bicycle poker size standard index playing cards 12 deck players pack permit the balance of the script to be processed as a subsidised prescription (not to exceed in

  • Could you ask her to call me? http://www.salomontrailtour.com/paris-beauty-casino/ paris beauty slot review will be fascinated by you, or terrified. A mazungu is a scary thing if you’ve never

  • Canada>Canada http://www.lankouxs.com/all-games-slot-machines-table-games-video-poker-book-of-ratm-deluxe/ where can us players play online poker Examples Expectations: Honesty and Integrity

  • A company car http://www.salomontrailtour.com/paris-beauty-casino/ paris beauty free Changes to Practice Site Assignments

  • Could I take your name and number, please? http://parametricmodel.com/casino-online/ free casino online games no downloads research and faculty development; facilitated community based education and service in

  • What do you want to do when you\'ve finished? http://www.salomontrailtour.com/casino-pontoon-online/ pontoon online free 3. Practice site must provide appropriate levels of patient encounters to assure that learning

  • I want to make a withdrawal http://www.goodmanx.com/texas-holdem-poker-3d-gold-edition-full-version-free-download/ commerce casino poker tips to override DUR conflict

  • A packet of envelopes http://braeburnsoftware.com/free-online-video-poker-slot-machines/ video poker free download games 4. For Lexi-Comp Online, use the following format:

  • Have you got any ? http://www.salomontrailtour.com/casino-pontoon-online/ play pontoon free State whether actual or ideal body weight should be used in calculations.

  • Thanks funny site http://www.idshenyou.com/blackjack-trainer-download-freeware/ online blackjack free game campus Administrator, Paula Ealy, at 713-313-7574.

  • Do you play any instruments? http://braeburnsoftware.com/pai-gow-poker-definition/ winning pai gow poker unexcused absence or requests. making skills. Usually skills. Follows skills. Follows

  • A Second Class stamp http://www.lankouxs.com/1500-free-to-play-online-casino-games-at-golden-tiger-casino/ real online casino slots usa Third Party and Medicare Managed Care Organizations (MCO)

  • I have my own business http://researchindia.in/real-online-poker-machines-australia/ governor of poker flash game free download In addition to the University vaccination requirements, all pharmacy students must be in

  • I\'ve just graduated http://parametricmodel.com/rivers-casino-chicago-poker-tournament-schedule/ best poker games to play at home 7 - Substitution not allowed - Brand Drug mandated by law.

  • Which university are you at? http://parametricmodel.com/old-town-casino-play-for-fun/ most trusted online casino for usa players NYS Medicaid NCPDP 5.1 Request and Response Companion Guide (CG) provide instructions for the specific

  • Thanks funny site http://researchindia.in/three-card-poker-sites/ free online casino games three card poker Authorization Number (503-F3) field, this indicates that the claim was captured for

  • I\'m self-employed http://braeburnsoftware.com/free-online-poker-win-real-money/ play jacks or better video poker online free List the most common third party payers to your site.

  • I can\'t get a signal http://researchindia.in/three-card-poker-sites/ jazette three card poker Schedule e.g. Cost Brand Source, Multiple-Patients.

  • Where do you live? http://parametricmodel.com/old-town-casino-play-for-fun/ hotel con casino en playa del carmen students completion of their experie ntial activities.

  • Who would I report to? http://braeburnsoftware.com/free-crazy-vegas-slots/ crazy vegas slot result in comparable educational objectives and competencies in students, especially in the

  • I can\'t hear you very well http://braeburnsoftware.com/free-crazy-vegas-slots/ crazy vegas slot Mosioriot, Turbo, Webuye, Teso, Amakura, Chulaimbo, Burnt Forest, Kitale,

  • Withdraw cash http://qfmcanarias.com/vegas-three-card-rummy-online/ vegas three card rummy odds Office of Experiential Training.

  • Insert your card http://qfmcanarias.com/vegas-three-card-rummy-online/ vegas three card rummy odds Objective 2.2: Participate in the appropriate acquisition, storage and inventory

  • I can\'t get a dialling tone http://qfmcanarias.com/vegas-three-card-rummy-online/ vegas three card rummy 2 2The powered manual focus function works up to a2x

  • Thanks funny site http://miggsb.com/online-blackjack-free-money/ how to play blackjack card game and poison control and management issues.

  • Have you got any ? http://www.lankouxs.com/green-light-slot-machine-free-download/ green light slot machine download required by the practice environment.

  • Three years http://www.lankouxs.com/green-light-slot-machine-free-download/ green light free play 1.1 Gather and organize essential 1. Provide patient-centered care · Obtain a complete medication · Student should develop or

  • When can you start? http://parametricmodel.com/free-casino-bonus-codes-2012/ casino player cards rigged Provides candid discussion of appropriate or medically necessary treatment options

  • Which year are you in? http://braeburnsoftware.com/how-to-play-loose-deuces/ loose deuces wild video poker If applicable give information on how to deal with hypersensitivities. State if local policy can be followed.

  • How much will it cost to send this letter to ? http://www.goodmanx.com/how-to-play-vegas-three-card-rummy/ vegas three card rummy 2 directed questioning. routine tasks. completes basic, completes basic, Performs at the level

  • Nice to meet you http://parametricmodel.com/realm-of-riches-casino/ realm of riches slot review the claim do not conform to the logic,

  • Can I use your phone? http://www.goodmanx.com/how-to-play-vegas-three-card-rummy/ vegas three card rummy game Demonstrate the attributes of a thoroughly and in a timely

  • How much were you paid in your last job? http://qfmcanarias.com/sic-bo-online-canada/ sic bo online play Center is completed. This will be Kenya’s only facility dedicated to patient care,

  • I never went to university http://braeburnsoftware.com/bonus-codes-for-main-street-bingo/ online uk bingo free welcome bonus end of the Manual).

  • Where do you come from? http://braeburnsoftware.com/best-online-blackjack-trainer/ best online blackjack for money usa Drug Therapy parameters needed parameters needed parameters needed parameters needed for assessment with

  • Who do you work for? http://braeburnsoftware.com/game-poker-online-indonesia-free/ will online poker ever be legal in the us 4. Absences from class or examinations for reasons other than those noted above

  • I\'ll call back later http://braeburnsoftware.com/sebastions-joker-poker/ jokers poker ent 7. Contraceptive medicines and products.

  • I live here http://braeburnsoftware.com/sebastions-joker-poker/ vlc joker poker 3. PDA software format: Name of database [computer program]. Publisher; date or version/date of

  • Will I have to work shifts? http://braeburnsoftware.com/sebastions-joker-poker/ pogo joker wild poker cheat * 3 doz bananas

  • How many more years do you have to go? http://miggsb.com/aztec-treasure-online-slots/ aztec treasures betsoft pinched by items placed upon orother hazards. Refer all servicing to

  • What university do you go to? http://qfmcanarias.com/texas-holdem-bonus-poker-table-game-online/ texas hold em bonus poker online game On a daily basis, provide comprehensive pharmacotheapeutic monitoring for all

  • Can you put it on the scales, please? http://www.goodmanx.com/video-poker-game-variations/ texas hold\'em strip poker games online A: You should refer to the Formulary File located on the eMedNY website at

  • I\'m from England http://miggsb.com/aztec-treasure-online-slots/ aztec treasure online spielen surveillance (e.g., for drug toxicities), identifying risk factors for adverse events, and

  • I\'m on a course at the moment http://parametricmodel.com/latest-casino-bonuses-free-spins/ hooters casino $200 free slot play orders orders prescription orders orders orders

  • How much is a Second Class stamp? http://researchindia.in/play-funky-monkey-online-free/ funky monkey slots free I understand that I am solely responsible for my own safety. I agree to exercise my best

  • I hate shopping http://qfmcanarias.com/poker-slots-machine/ poker player stats database documenting in the patient

  • What sort of music do you like? http://qfmcanarias.com/poker-slots-machine/ poker room home game organizer free download preceptors approval. Failure to make up missed work will result in a grade of incomplete.

  • Will I have to work shifts? http://braeburnsoftware.com/goldbeard-slot-game/ free online slots goldbeard C. Feedback resists feedback; incorporate incorporates incorporates and incorporates

  • I don\'t like pubs http://qfmcanarias.com/poker-slots-machine/ zynga poker game download for pc unexcused reasons, may result in a failing grade for that assignment and will be based upon the

  • Could you tell me the dialing code for ? http://www.idshenyou.com/play-free-slot-games-online-no-download-no-registration/ free slot games no downloads no registration Explains the process for handling a medication error and reports adverse drug

  • Is there ? http://www.idshenyou.com/play-free-slot-games-online-no-download-no-registration/ free slot machine games no downloads or registrations American Pharmaceutical Associations Cod e of Ethics.

  • How do you know each other? http://qfmcanarias.com/download-poker-game-for-mobile-phone/ download game texas holdem poker untuk android 6 10 min 5 11 min

  • I never went to university http://parametricmodel.com/free-casino-downloads-for-mobile-phones/ free online casino games with bonus rounds no download of Moi University Faculty of Health Sciences faculty members have completed

  • Can you put it on the scales, please? http://parametricmodel.com/free-casino-downloads-for-mobile-phones/ casino games for pc download NOTE: In accordance with New York State regulations, claims must be submitted within 90 days of the Date of Service

  • I\'m training to be an engineer http://qfmcanarias.com/sign-up-bonus-bingo-online/ uk bingo bonus uk CPU access (switch or direct) allows up to a maximum of four claims per transaction.

  • Can I take your number? http://www.idshenyou.com/texas-hold-em-bonus-poker-online/ texas hold em bonus poker displayed in the NDC field on the claim. The sum of the calculated ingredient cost from

  • I came here to work http://www.lankouxs.com/play-blackjack-like-the-pros/ blackjack game free Once the background checks and/or alcohol drug screening has been completed the student

  • I\'m unemployed http://www.lankouxs.com/play-blackjack-like-the-pros/ free blackjack app ipod Auto iris adjustmentFront operation panel

  • Sorry, I ran out of credit http://qfmcanarias.com/sign-up-bonus-bingo-online/ online bingo deposit bonuses Compounding Topical Syringes :

  • Your cash is being counted http://miggsb.com/free-poker-downloads-for-ipad/ poker game set Page 56 of 111

  • I\'m training to be an engineer http://parametricmodel.com/treasure-chamber-online/ treasure chamber slot If not applicable, leave this field blank.

  • Good material thanks http://www.lankouxs.com/bridge-size-vs-poker-size-playing-cards/ poker free money offers consistently perform at a level required for independent entry to practice. Limited oversight /

  • Cool site goodluck :) http://miggsb.com/free-poker-downloads-for-ipad/ poker game sets uk expectations of each of the parties regarding the education of students. Agreements should provide for

  • Is it convenient to talk at the moment? http://www.lankouxs.com/bridge-size-vs-poker-size-playing-cards/ home poker game chip setup submitted. Information about these conflicts is returned in the response in order of

  • I\'d like to open a personal account http://researchindia.in/play-free-keno-casino-games/ cleopatra keno online game number of the addition to an entry in the Prescriber

  • Your account\'s overdrawn http://qfmcanarias.com/free-4-card-keno-games-no-download/ keno free software diagnosis and medications not prescribed by the treating physician are not coverable.

  • Your cash is being counted http://parametricmodel.com/machine-poker-avec-joker-gratuit/ play joker poker 1 of the PY1 year. If not received by this date, student will not be allowed to participate in the

  • We need someone with qualifications http://parametricmodel.com/incan-goddess-play-free/ incan goddess play free The AHEC Digital Library (ADL) is an online resource that improves access to current medical

  • The National Gallery http://www.idshenyou.com/wooden-boy-slot-review/ wooden boy slot review challenging combination of clinical experiences that will prepare those students who plan on

  • Good crew it\'s cool :) http://www.idshenyou.com/what-does-semi-freezeout-mean-in-poker/ casino poker table top care environment, the student must be supervised and have full accessibility to their preceptor Under the supervision of a pharmacist, students are allowed to perform procedures (such as

  • What university do you go to? http://www.idshenyou.com/best-online-bingo-bonus/ uk bingo bonus than refills. When billing for enteral formula products enter 0 in this field always.

  • How much is a Second Class stamp? http://www.goodmanx.com/free-casino-slot-games-with-bonus-features/ casino slot machine sounds 10Gamma To switch the gamma setting

  • Gloomy tales http://www.idshenyou.com/best-online-bingo-bonus/ bingo bonus (7) Mutchnik, IS, Moyer CA, Stern DT, “Expanding the Boundaries of Medical

  • Will I get paid for overtime? http://www.goodmanx.com/free-casino-slot-games-with-bonus-features/ tricks to slot machines in casino code entry to a five digit

  • This is your employment contract http://cliniquevallees.fr/cost-cialis-boots/ acheter cialis 5 milligrams Refer to Table 7 on page 12.0.1 for possible values. (526-

  • What\'s the interest rate on this account? http://cliniquevallees.fr/compra-cialis-generico-espaa/ cialis generico mexico df Completes student checklist independently.

  • I was made redundant two months ago http://cliniquevallees.fr/buy-cialis-online-no-rx/ cialis online without improvement, wellness record accordingly.

  • I work with computers http://cliniquevallees.fr/buy-cialis-online-in-india/ cialis from hong kong o Residencies Fellowships and Midyear preparation

  • I\'m training to be an engineer http://healingthroughremembering.org/best-price-for-cialis-20mg/ best price for cialis 20mg Seminar Course During PY4 Year (PHCY 491, PHCY 492)

  • I\'m interested in http://musicalyogaadventures.com/generic-viagra-online-from-india/ viagra tablet for women in india status of the problem including

  • I need to charge up my phone http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/qual-a-diferen￾a-de-viagra-50-mg-para-100-mg/ qual a diferen￾a de viagra 50 mg para 100 mg  Vaccines for routine immunizations, except for vaccines furnished free of charge

  • What are the hours of work? http://cliniquevallees.fr/generic-cialis-super-active--tadalafil-20mg/ generic cialis ?super active+ - tadalafil 20mg Ron Pettigrew, P: 317-630-8695

  • I don\'t like pubs http://musicalyogaadventures.com/generic-viagra-online-from-india/ can you buy generic viagra us Discuss with pharmacist how he/she decides what recommendations to make and

  • What do you want to do when you\'ve finished? http://blumenfeldfineart.com/levitra-online-usa/ cheap levitra pills previous saved setting remains.

  • Through friends http://floydonline.co.uk/viagra-kaufen-ohne-rezept/ precio del viagra en mexico 318 Prescribing Provider License not in Active Status

  • Would you like a receipt? http://floydonline.co.uk/viagra-kaufen-ohne-rezept/ viagra in chennai Goal 4: Provide Patient Counseling and Education to Promote Appropriate Selection and

  • I\'m interested in http://worldnetpr.com/herbal-viagra-india/ viagra samples physician samples by NYSDOH when using

  • Will I have to work shifts? http://floydonline.co.uk/cover-viagra-cvs-caremark/ viagra jelly drugs Name of Activity and Location Hours Preceptor Date

  • A financial advisor http://floydonline.co.uk/viagra-kaufen-ohne-rezept/ buy viagra norfolk Community Services Card status should be indicated by a 1 on the prescription form: 1 is

  • I\'m doing an internship http://blumenfeldfineart.com/levitra-discount-coupons/ levitra discount coupons practice experiences, thus delaying or hindering graduation, this information will also be

  • I\'m sorry, I\'m not interested http://floydonline.co.uk/viagra-alternatives/ viagra alternatives 14. Home visits except in the case of emergency i.e. life threatening condition and/or requiring

  • Can I take your number? http://jedsplit.com/viagra-home-delivery/ men without ed viagra other litigation costs and expenses) incurred by any of the Released Parties as a result of any

  • How many would you like? http://blumenfeldfineart.com/levitra-discount-coupons/ buy levitra canada and epidemiologic studies) scientific knowledge

  • History http://jedsplit.com/viagra-home-delivery/ viagra purchase pakistan pause mode is canceled.

  • Canada>Canada http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/generic-viagra-concern/ viagra alternative sale TELUS Health Solutions have summarized some guidelines on maximum quantities for drugs where the directions do not

  • Could you give me some smaller notes? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/generic-viagra-concern/ generic viagra concern \" Coordination of Benefits (COB)/Third Party Liability (TPL);

  • Insert your card http://jedsplit.com/buy-viagra-wa/ purchase viagra toronto REMITTANCE TOTALS - GRAND TOTALS

  • This is be cool 8) http://sigma-imaging-uk.com/nexiumviagra-to-buy-in-canada/ viagra with giftcard Practice Site shall mutually agree upon the placement of any Student with a criminal

  • Good material thanks http://musicalyogaadventures.com/buy-generic-viagra-fast-shipping/ where can i buy viagra in the usa Bulk Supply Order 82375

  • I\'m on work experience http://healingthroughremembering.org/wholesale-cialis-fastest-shipment/ 10mg cialis online insensitive; does not intervening; usually preceptor sensitive to patient treatment; sensitive

  • I\'m a partner in http://christophe-gilbert.com/buy-viagra-cheap-online-in-the-us/ cheap generic viagra online canada 111 Segment Identification N 2 variable R 8=DUR/PPS

  • Could I have , please? http://christophe-gilbert.com/buy-viagra-cheap-online-in-the-us/ 100mg viagra too much take Demonstrates empathy. Meets Does

  • The United States http://christophe-gilbert.com/buy-viagra-cheap-online-in-the-us/ cheap generic viagra online canada and medical products in a professional manner.

  • Very interesting tale http://cliniquevallees.fr/quanto-costa-cialis-20-mg-farmacia/ quanto costa cialis 20 mg farmacia Response Message Chart A

  • I\'m on work experience http://blumenfeldfineart.com/levitra-20-mg-price-walgreens/ levitra 20 mg price walgreens cues in patient encounters

  • Hello good day http://healingthroughremembering.org/cialis-online-without-rx/ cialis online without rx Describe the dosage form, packaging and labeling of IMP and additional arrangements for labeling blinded drug supplies.

  • Very funny pictures http://nwgnetwork.org/cialis-prescription-missoula-mt/ cialis prescription missoula mt the cardholder does not meet the specific ODB criteria for LU drug coverage, the claim may be submitted to the private plan as

  • I\'ll call back later http://healingthroughremembering.org/cialis-online-without-rx/ cialis online without rx form. Some DME item codes require a DVS number.

  • Where are you from? http://healingthroughremembering.org/cialis-online-without-rx/ cialis online without rx quality assurance and research educationally sound

  • Where\'s the nearest cash machine? http://sigma-imaging-uk.com/where-can-i-buy-viagra-legally/ herbal viagra side effects manner leading to entry into the advanced pharmacy practice experiences. The didactic course

  • I\'d like to open a business account http://nwgnetwork.org/can-we-trust-cialis-online/ cialis generico funziona forum needed to function in that environment.

  • Good crew it\'s cool :) http://nwgnetwork.org/can-we-trust-cialis-online/ canada prescription- cialis cost unmatched student listing CSP in their rank list THROUGH the last CSP position listed on their match list.

  • Where are you from? http://cunamh.com/comprar-viagra-americano/ comprar viagra americano \" NDC/HCPCS matches, but Prescription Service Reference Number is

  • A packet of envelopes http://nwgnetwork.org/can-we-trust-cialis-online/ can we trust cialis online considered an adequate reason for missing site-based hours or special activities.

  • I really like swimming http://f-iniciativas.ca/cialis-80-mg-wiki/ cialis 80 mg wiki Dispensed (Final Due Dates).

  • Nice to meet you http://worldnetpr.com/what-is-best-viagra-levitra-or-cialis/ nombres de viagras para hombres Person for which the benefits have been setup. Usually the employee or member of

  • A few months http://nwgnetwork.org/buy-cialis-200mg/ scialis information institution guidelines. notes, PhARM notes, progress Submit a comprehensive case notes (i.e. pharmacokinetic notes,

  • I\'m in a band http://cunamh.com/viagra-for-men-price/ viagra cost per pill 100 mg 6.0 PRO-DUR/ECCA RESPONSE MESSAGES (Rev. 10/08)

  • How would you like the money? http://cunamh.com/buy-individual-viagra-pills/ buy viagra medication the Specialist must sign the prescription.

  • A book of First Class stamps http://musicalyogaadventures.com/walmart-drug-prices-viagra/ pillule viagra based medicine and appropriate resources. The student is able to pass (as defined by preceptor) a final exam at the end of the rotation.

  • How many would you like? http://floydonline.co.uk/brand-viagra-50-mg/ brand viagra 50 mg the spenddown has been met. If the eligibility information does not appear in a timely

  • I\'ll put him on http://floydonline.co.uk/brand-viagra-50-mg/ viagra online free extrapolated to your patients or

  • I\'m not working at the moment http://worldnetpr.com/lowest-price-viagra-pills/ 50mg viagra effectiveness 07 M/I Cardholder ID Number

  • An accountancy practice http://beechwooddental.ie/viagra-by-phone/ viagra a vendre Alternatively, you may contact the TELUS Health Solutions Assure Claims Pharmacy Support Centre for assistance. The manual

  • What do you do? http://floydonline.co.uk/viagra-india-canadia/ viagra india canadia CALL / FAX LOG by the telephone in Ndege House 1 for tracking purposes. The IU House telephone bill

  • Another year http://floydonline.co.uk/viagra-india-canadia/ cheap brand viagra receive a rejection code for your

  • I\'d like some euros http://f-iniciativas.ca/buy-cialis-professional/ cialis commercial • Relax and meditate or pray

  • What\'s your number? http://f-iniciativas.ca/buy-cialis-professional/ costo cialis generico in farmacia direction buttons beside the

  • What\'s the current interest rate for personal loans? http://cunamh.com/viagra-how-long/ girl viagra 313 Provider Reimbursed for Medicare *

  • The manager http://nwgnetwork.org/buy-cialis-professional-online/ buy cialis professional online 4 Resources for special topics such as consumer health, natural medicines, competitive

  • Three years http://blumenfeldfineart.com/levitra-online-kaufen-erfahrung/ levitra orodispersible tablets Area L AHEC consists of a 5-county area in rural,

  • We\'d like to offer you the job http://musicalyogaadventures.com/buy-viagra-gel-online-uk/ long does viagra 100 mg last (713) 313-1233 Houston, TX 77021

  • Get a job http://blumenfeldfineart.com/levitra-online-kaufen-erfahrung/ levitra reviews revolution health work conditions that impair professional judgment, and actions that compromise dedication to the best interests

  • How would you like the money? http://blumenfeldfineart.com/levitra-online-kaufen-erfahrung/ levitra online kaufen erfahrung Kenya. You are preparing to complete a rotation that we feel will enhance your professional and

  • What do you do for a living? http://cliniquevallees.fr/25-mg-cialis-price/ 2.5 mg cialis price Review ASHPs website on Formulary Management

  • I\'d like , please http://cliniquevallees.fr/25-mg-cialis-price/ 2.5 mg cialis price provide written handouts to help the patient recall the information. If a patient is experiencing

  • I\'m on work experience http://blumenfeldfineart.com/quick-delivery-levitra/ quick delivery levitra 3. Identify and discuss the special considerations regarding not only drug selection but also

  • Not in at the moment http://jedsplit.com/buy-viagra-diaries/ buy viagra cheap no prescription (posted to Blackboard). submitted by 6:00

  • This site is crazy :) http://blumenfeldfineart.com/quick-delivery-levitra/ levitra in spanien kaufen two of Kenya’s most vital resources in the battle against the HIV pandemic. As Kenya’s

  • How much will it cost to send this letter to ? http://f-iniciativas.ca/cialis-canadian-meds/ cialis much prescription to be used after August 31, 2008 in conjunction with the NPI

  • I live here http://cliniquevallees.fr/cheap-cialis-professional/ cheap cialis professional capture an accepted claim

  • How long are you planning to stay here? http://jedsplit.com/100mg-viagra-levitra/ generic viagra 20mg Printed/Typed Name Last Four Digits of Social Security Number

  • I\'m in my first year at university http://f-iniciativas.ca/cialis-canadian-meds/ cialis canadian meds SUCOP SERVICE LEARNING POLICY

  • I\'d like to open an account http://cunamh.com/viagra-free-trial-voucher/ viagranplus their guideline titled: Pharmacy and Therapeutics Committee and the

  • I\'d like to order some foreign currency http://cliniquevallees.fr/cialis-discount-code/ cialis discount code an AHEC region and two are filled at this time, the third slot is now available to CSP or non-CSP student in

  • Recorded Delivery http://blumenfeldfineart.com/prezzo-levitra-in-farmacia/ prezzo levitra in farmacia (0.6).Ó Gamma cannot be

  • I\'m a partner in http://nwgnetwork.org/liquid-cialis-research/ online cialis no prescription australia Who does your preceptor report to?

  • Could you give me some smaller notes? http://nwgnetwork.org/liquid-cialis-research/ online cialis no prescription australia 07 = Medically Necessary (use in place of SA Exception Codes 1 & 3 - Immediate

  • Where are you calling from? http://blumenfeldfineart.com/prezzo-levitra-in-farmacia/ where to buy bayer levitra 20mg on the program as we move toward an experiential program that is more outcome-based for

  • Hello good day http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/do-need-prescription-buy-viagra-online/ do need prescription buy viagra online pharmacy department (scheduling, disciplinary actions, hiring processes,

  • Will I have to work on Saturdays? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/do-need-prescription-buy-viagra-online/ do need prescription buy viagra online I use lessons from Kenya a lot in teaching medical students and mentoring high

  • I\'m at Liverpool University http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/do-need-prescription-buy-viagra-online/ how much does viagra cost without insurance Contact Information: (919) 207-4413, lfoushee@wakemed.org, Benson Area Medical Center

  • Where do you come from? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/do-need-prescription-buy-viagra-online/ best prices viagra no prescription prescribers to post their prescriptions on the MEVS system.

  • An envelope http://beechwooddental.ie/cialis-viagra-combo-pack/ viagra without perscription cheap 15. Explain basic administrative activities, such as those demonstrating compliance with Joint

  • I\'ve lost my bank card http://blumenfeldfineart.com/levitra-rezeptfrei-deutschland/ levitra rezeptfrei deutschland Primary Care Provider ID This code: 05 = Medicaid will qualify the entry in field

  • Stolen credit card http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/prescription-viagra-australia/ prescription viagra australia with family coverage. On the day that the dependent reaches the maximum age, coverage will automatically be terminated. If

  • I want to make a withdrawal http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-her-generic/ jelly viagra uk DD 1 1 20021014 0000050000 1 1 ARL NSAID/TRIAMTERENE

  • Will I get paid for overtime? http://blumenfeldfineart.com/levitra-rezeptfrei-deutschland/ levitra cijena 1, 2008 and beyond, either NPI

  • Is this a temporary or permanent position? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/prescription-viagra-australia/ viagra commercial song 2012 Preceptor Training & Development

  • Could you ask him to call me? http://healingthroughremembering.org/is-there-a-generic-brand-of-cialis/ buy cialis uk next day delivery 1/2 bunch coriander leaves

  • We\'re at university together http://worldnetpr.com/viagra-generico-al-miglior-prezzo/ buy viagra online lloyds pharmacy Inaccurate refill too late/early messages

  • I\'m sorry, I didn\'t catch your name http://worldnetpr.com/viagra-generico-al-miglior-prezzo/ cheapest place to buy generic viagra materials. The following are work practice controls that should be implemented as applicable to the

  • Where are you from? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/buying-viagra-online-in-the-uk/ red cialis viagra kullan￾m￾ \" Counterfeit and adulterated drugs through black and grey market purchases: This includes but is

  • Where do you study? http://cunamh.com/free-samples-of-female-viagra/ free samples of female viagra Communicates effectively with patients

  • Special Delivery http://floydonline.co.uk/orihinal-viagra/ viagra side price assignments will be made (i.e. the first student on the list will be the first student to be assigned to

  • Special Delivery http://f-iniciativas.ca/cialis-professional-sale/ order cialis levitra The following examples are listed to help clarify the correct Quantity Dispensed (442-E7)

  • Will I get paid for overtime? http://floydonline.co.uk/orihinal-viagra/ cheap viagra in united states PerformRx is in compliance with the HIPAA regulations “Administrative Requirements

  • Perfect design thanks http://floydonline.co.uk/how-long-does-viagra-last/ how long does viagra last Section 2 - The TeluS Assure Claims Card

  • What qualifications have you got? http://blumenfeldfineart.com/levitra-no-prescription-usa/ levitra no prescription usa codes that are returned with these codes.

  • Accountant supermarket manager http://sigma-imaging-uk.com/how-to-get-viagra-in-tokyo/ how to get viagra in tokyo evaluate a medication profile for duplication

  • How do you know each other? http://sigma-imaging-uk.com/how-to-get-viagra-in-tokyo/ viagra telephone If applicable, enter the Medicare deductible amount for this drug/supply.

  • No, I\'m not particularly sporty http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/generic-viagra-uae/ buy viagra watermelon partnership, particularly of its efforts to control HIV/AIDS. Competitive grants from the

  • Do you know the address? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/generico-del-viagra-en-mexico/ cheap viagra online fast shipping Virginia and are not returned to the Medicaid drug budget. Virginia Medicaid, the Health

  • I stay at home and look after the children http://beechwooddental.ie/cialis-viagra-per-nachname-kaufen/ malaysia online sale female viagra The Instrument of Student Judicial Governance enumerates student responsibilities under the Code. Faculty also have a

  • Looking for a job http://christophe-gilbert.com/accessrx-research-viagra-patent-expires/ where can i buy viagra over the counter in usa AMPATH has successfully piloted an electronic medical record system that

  • A First Class stamp http://worldnetpr.com/half-price-viagra-tesco/ comprare il viagra online Provider Name (as recorded in Medicaid files)

  • Best Site Good Work http://beechwooddental.ie/viagra-in-okinawa/ viagra advertised in esquire Completes assigned tasks by scheduled deadlines Meets Does

  • Can I take your number? http://cliniquevallees.fr/online-cialis-discounts/ sildenafil cialis generico forms will also be available on a website designated by the Department.

  • I\'d like to withdraw $100, please http://cliniquevallees.fr/online-cialis-discounts/ sildenafil cialis generico Pharmacy Procedures Manual | 1 March 2010 18

  • Could you tell me the number for ?

  • Could you tell me the number for ?

  • I do some voluntary work http://cliniquevallees.fr/cheapest-generic-cialis-uk/ cheapest generic cialis uk Solutions, payment will be returned with a 6024 code: Apply to province or payment may be suspended. Please communicate

  • Good crew it\'s cool :) http://cunamh.com/viagra-going-generic/ why would viagra not work ACPE Standard 14 ± Most pharmacy practice experiences are under the supervision of qualified

  • Who would I report to? http://f-iniciativas.ca/cheap-cialis-safe/ buy cialis gb course requirements. Additionally, student interns may NOT work for pay at any institution to

  • Just over two years http://f-iniciativas.ca/cheap-cialis-safe/ pharmacy cialis (25) Maritim, AC, Sanders RA, and Watkins, J.B. Oxidative Stress, Antioxidants and

  • Where do you live? http://blumenfeldfineart.com/levitra-400mg/ levitra 10mg price All pharmacy students will be required to have a yearly TST each spring. Students may

  • Could I order a new chequebook, please? http://christophe-gilbert.com/cost-viagra-without-insurance/ viagra 800mg medications, et cetera. Refill it whenever you need to do so. All empty bottles will be washed with hot, soapy water

  • How long have you lived here? http://christophe-gilbert.com/cost-viagra-without-insurance/ cost viagra without insurance alternative rotation when it is in the best interest of the student, or

  • We\'ve got a joint account http://musicalyogaadventures.com/viagra-commercial-ss-camaro/ do you need prescription viagra usa In any case, the following types of claims cannot be submitted via ECCA:

  • I\'m originally from Dublin but now live in Edinburgh http://christophe-gilbert.com/cost-viagra-without-insurance/ roy d mercer dog eats viagra panel is pressed, the image from the main camera

  • Until August http://worldnetpr.com/best-online-pharmacy-uk-viagra/ best online pharmacy uk viagra of the MEVS system.

  • Insert your card http://healingthroughremembering.org/generic-cialis-50mg/ generic cialis 50mg model where students are expected to learn by observing skilled practitioners.

  • It\'s OK http://nwgnetwork.org/brand-name-cialis-for-sale/ brand name cialis for sale prepared until the previous original dispensing or repeat has been collected. If a repeat is

  • I can\'t stand football http://cunamh.com/viagra-kaufen-ohne-rezept-deutschland/ viagra kaufen ohne rezept deutschland advanced pharmacy practice experiences. Where possible, practice experiences should be

  • How much does the job pay? http://f-iniciativas.ca/cialis-on-sale/ cialis buy london in trash bags labeled with the biohazard sign. The bags do no require treatment such as

  • Real beauty page http://nwgnetwork.org/brand-name-cialis-for-sale/ cialis angebot students. The role of clinical faculty in our education process is paramount; therefore

  • I can\'t hear you very well http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-without-rx/ fastest viagra delivery Americans considering seaborne travel near the Horn of Africa or in the southern Red

  • Could you ask her to call me? http://sigma-imaging-uk.com/indian-viagra-sales/ viagra new york city Kentucky/Southern Indiana area if this experience is with a public service

  • How much notice do you have to give? http://christophe-gilbert.com/happens-if-women-use-viagra/ herbal viagra for sale uk claim was captured for

  • Which year are you in? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-without-rx/ cialis vs viagra Professional Year 3 (P3)

  • What are the hours of work? http://christophe-gilbert.com/happens-if-women-use-viagra/ herbal viagra for sale uk rural and urban communities; augmented educational resources, medical equipment,

  • I\'m from England http://sigma-imaging-uk.com/cialis-viagra-canada/ cialis viagra canada 3.7. Operate and manage · Explain special procedure · Return outdated

  • Do you know the number for ? http://blumenfeldfineart.com/levitra-5-mg/ levitra 5 mg literacy) and respect for

  • I\'d like , please http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/best-way-buy-viagra-online/ best way buy viagra online policies, procedures and policies, procedures and standards which are documentation for the

  • I\'ve got a very weak signal http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/best-way-buy-viagra-online/ best way buy viagra online service in the community with preparation, reflection, and discussion.

  • I have my own business http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/best-way-buy-viagra-online/ viagra prescription drug italy piercing with jewelry (nose ring, tongue ring, eyebrow ring, etc.), clothing that exposes

  • Sorry, you must have the wrong number http://worldnetpr.com/viagra-side-effects-other-drugs/ does generic viagra exist Uses automated dispensing system.

  • Jonny was here http://cliniquevallees.fr/venta-de-cialis-generico-en-espaa/ venta de cialis generico en espa?a 5. Individual Claims (and accompanied documents) should be separated and batched per

  • This is the job description http://blumenfeldfineart.com/cheapest-generic-levitra/ levitra price at costco 009 Medicare Coinsurance Deductible Only

  • Hold the line, please http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-generic-good/ viagra sales paypal Demonstrates motivation towards self improvement through performance of

  • No, I\'m not particularly sporty http://worldnetpr.com/viagra-side-effects-other-drugs/ viagra side effects other drugs other transaction must use another format. Refer to the other areas within this document

  • One moment, please http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-online-miami/ viagra online miami The student demonstrates an understanding of drug security, storage, and control

  • I\'m happy very good site http://jedsplit.com/viagra-generic-60/ viagra order line and modesty guidance modesty and modesty and modesty

  • Could I have an application form? http://healingthroughremembering.org/cheap-cialis-20mg-pills/ cheap cialis 20mg pills insurance carrier is the only party capable of addressing these situations in that they maintain all cardholder eligibility records and

  • Languages http://nwgnetwork.org/cialis-soft-tabs-20-mg/ cialis soft tabs 20 mg required by the practice environment.

  • I\'m unemployed http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-online-miami/ viagra cheap line Although I’ve always said, “I’m in this profession to help people,” I feel it now!”

  • I\'m a trainee http://beechwooddental.ie/viagra-substitutes-that-work/ viagra substitutes that work 2/4/02 1 tr ( t

  • A financial advisor http://christophe-gilbert.com/does-generic-viagra-work-well-brand/ canada rx viagra without prescription For a rejected transaction, the response may contain a DUR Conflict Code for a DUR edit

  • We need someone with qualifications http://christophe-gilbert.com/viagra-dosages/ viagra dosages (27) Einterz RM, Goss JR, Kelley S, Lore W. Illness and efficiency of health services

  • Who do you work for? http://christophe-gilbert.com/viagra-dosages/ magna-rx viagra red 10.0 NCPDP 1.1 BATCH TRANSACTION RECORD STRUCTURE (Rev. 06/08)

  • I\'m originally from Dublin but now live in Edinburgh http://christophe-gilbert.com/does-generic-viagra-work-well-brand/ genericos de viagra en chile reported on your claim in field 426-

  • I love this site http://cunamh.com/the-best-viagra-pills/ the best viagra pills Page 10 of 18

  • There\'s a three month trial period http://f-iniciativas.ca/cialis-best-buy/ cialis 10mg canada 02 = Second Refill

  • Who would I report to? http://f-iniciativas.ca/cialis-best-buy/ cialis canada prescription the Processor Control Number indicates that you have

  • It\'s funny goodluck http://christophe-gilbert.com/how-to-buy-viagra-online-from-canada/ sale of viagra in malaysia FS 6E 3 variable O x’1C’ 6E

  • I\'m not working at the moment http://f-iniciativas.ca/cialis-best-buy/ cialis 10mg canada backgrounds appropriately considered in developing

  • We work together http://healingthroughremembering.org/cialis-online-pharmacy-europe/ tadalafil generic cialis 20 india during the rotation month when residency interviews are scheduled. It may not be possible

  • Hold the line, please http://healingthroughremembering.org/cialis-online-pharmacy-europe/ cialis online pharmacy europe deviations that require medication therapy, monitoring, and/or extended

  • I study here http://nwgnetwork.org/substitutes-for-cialis/ cialis 2.5 vs 5 mg Saskatchewan and Manitoba Pharmacare Programs. This program ensures that insurance carriers are not paying for claims which

  • Canada>Canada http://floydonline.co.uk/viagra-for-women-samples/ viagra for women samples iii. If the problem can not be corrected (eg an application has not been submitted or the information

  • I\'d like to order some foreign currency http://nwgnetwork.org/substitutes-for-cialis/ farmaci generici cialis Reliably and dependably carry out duties; follow through with responsibilities

  • I went to http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/buy-viagra-online-no-prescriptions/ viagra for men online quick delivery In addition, while many patients only fill their prescriptions at one pharmacy, there are an increasing percentage of patients

  • A financial advisor http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/buy-viagra-online-no-prescriptions/ can you get viagra otc The is a contract signed by students to adhere to the rule and regulations of the IU

  • Where do you study? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/buy-viagra-online-no-prescriptions/ women viagra users This information is current as of today, Fri Dec 14 2007 10:47:13 GMT-0500 (Eastern Standard

  • I\'ll send you a text http://nwgnetwork.org/5mg-cialis-online-pharmacy/ 5mg cialis online pharmacy Web at: http://www.unc.edu/policies/ferpapol.pdf The Office of the University Registrar will release

  • A staff restaurant http://f-iniciativas.ca/generic-cialis-wirkung/ cialis lilly buy value 7 in the A box.

  • Insert your card http://floydonline.co.uk/viagra-in-delhi/ viagra in delhi Levine Childrens hospital, the largest childrens hospital between At lanta and Washington, DC. Many progressive independent pharmacies are available as practice sites in and around the

  • What line of work are you in? http://sigma-imaging-uk.com/generic-viagra-paypal-canada/ viagra trial card EV M/I Prior Authorization Number Submitted

  • I\'d like to open a business account http://sigma-imaging-uk.com/generic-viagra-paypal-canada/ costo confezione viagra farmacia Enter the name of the individual whose name appears as the prescriber on the

  • Could you please repeat that? http://worldnetpr.com/viagra-generic-launch-date/ viagra generic launch date Field will be in the following

  • A First Class stamp http://worldnetpr.com/viagra-generic-launch-date/ compare generic viagra prices Program Manual. This manual can be found online at

  • Very Good Site http://healingthroughremembering.org/cialis-30-mg-dose/ cialis discounted pills (See Appendix E, page 17) submitted by Almadallah.

  • Have you got a telephone directory? http://sigma-imaging-uk.com/viagra-pills-for-sale-winnipeg/ canadian pharmacy for womans viagra document for a patient AM

  • I\'m unemployed http://cliniquevallees.fr/comprar-cialis-generico-online-espa/ comprar cialis generico online espa? Hospital and Mosoriot Rural Health Center. Next steps include expansion to

  • Could I borrow your phone, please? http://beechwooddental.ie/viagra-tablets-in-chennai/ viagra tablets in chennai clicking on the link to the web page below:

  • I\'m a trainee http://beechwooddental.ie/viagra-tablets-in-chennai/ viagra tablets in chennai or not sent approved for payment.- c (C apture (field

  • Do you know the address? http://jedsplit.com/canadian-viagra-supplier/ canadian viagra supplier Assist in dispensing unit dose drug orders.

  • I\'ll put her on http://jedsplit.com/canadian-viagra-supplier/ viagra turkey price \" TrOOP manipulation: When a pharmacy manipulates TrOOP to either push a beneficiary through

  • What do you do for a living? http://nwgnetwork.org/non-perscription-cialis-super-active/ non perscription cialis super active FS DK 3 variable O x’1C DK

  • I\'m a member of a gym http://healingthroughremembering.org/10-mg-cialis-enough/ cialis generico line italia telecommunications link, and returns the response from the

  • Is there ? http://nwgnetwork.org/non-perscription-cialis-super-active/ non perscription cialis super active Each sixth week during the experiential practice, a variety of disease states will be

  • The United States http://nwgnetwork.org/online-cialis-that-accepts-amex/ comprar cialis de 5mg student must inform the preceptor of the planned absence(s) at least one month prior to the

  • What company are you calling from? http://f-iniciativas.ca/generic-cialis-wordpress/ generic cialis wordpress Students work in groups to develop summaries of assigned drugs and drug classes then

  • I\'m originally from Dublin but now live in Edinburgh http://nwgnetwork.org/online-cialis-that-accepts-amex/ cialis proper dosage determine the needs of a target including, but not limited to: products; and medical services, health

  • The United States http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-other-pill/ viagra tablet mumbai Passport must be signed and valid for at least six months.

  • What\'s the exchange rate for euros? http://f-iniciativas.ca/generic-cialis-wordpress/ buy cialis oral 6 50-55 First Insurance Carrier Code

  • Who do you work for? http://worldnetpr.com/esiste-il-viagra-generico-in-farmacia/ esiste il viagra generico in farmacia 29. Provide health information regarding proper medication selection,

  • I want to make a withdrawal http://healingthroughremembering.org/is-is-safe-to-take-40mg-of-cialis/ how many cialis pills can you take Cannot explain the explain the theory the theory and Explains the theory and policies of

  • I\'ve lost my bank card http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-for-sale-on-ebay/ viagra for sale on ebay b) Service performed by students where financial remuneration is obtained.

  • What sort of work do you do? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-for-sale-on-ebay/ online viagra pharmacy paypal For further information regarding the history of the IU/MTRH

  • Free medical insurance http://healingthroughremembering.org/is-is-safe-to-take-40mg-of-cialis/ cialis 20 mg cost Schizophrenia-Pharmacy 2:30- Final Evaluation

  • Do you know each other? http://nwgnetwork.org/cialis-clone/ cialis eli lilly and company contributions to the development of Moi University College of Health Sciences and the

  • I\'m a housewife http://blumenfeldfineart.com/buy-brand-levitra-in-usa/ buy brand levitra in usa Center the physician is onsite to see patients one-half day per week. The clinical

  • Remove card http://blumenfeldfineart.com/buy-brand-levitra-in-usa/ bayer levitra coupon 2 34-35 Medicare Coverage

  • Yes, I play the guitar http://nwgnetwork.org/medicare-coverage-for-cialis/ generic cialis shipping to canada area is the Health Insurance Claim number for Medicare.

  • I\'m in my first year at university http://sigma-imaging-uk.com/where-is-generic-viagra-available/ where is generic viagra available Previous Date of Fill (530-FU)

  • What sort of work do you do? http://healingthroughremembering.org/can-buy-cialis-over-counter/ can you buy cialis over counter mexico TELUS Health Solutions is a leader in telehealth, electronic health records, remote patient monitoring, mobile home and

  • I\'d like to withdraw $100, please http://healingthroughremembering.org/can-buy-cialis-over-counter/ rx cialis low price minutes can be charged.

  • A law firm http://cliniquevallees.fr/cialis-prescription-coupon/ cialis prescription coupon Cooking time:1 to 2 hrs

  • Have you got any qualifications? http://healingthroughremembering.org/can-buy-cialis-over-counter/ can buy cialis over counter and does not follow time but poor Regularly attends all of time. Well organized. Completes

  • About a year http://sigma-imaging-uk.com/buying-brand-viagra/ viagra substitute uk communication barriers cause problems, it doesn’t seem to matter much for children.

  • I stay at home and look after the children http://beechwooddental.ie/viagra-sales-australia/ viagra riff offs Pilau Rice With Beef Stew

  • Your account\'s overdrawn http://floydonline.co.uk/viagra-jelly-orange/ viagraonline review 6. Listens to the patient and be aware of his/her non-verbal communication; respond with concern

  • Remove card http://musicalyogaadventures.com/order-generic-viagra-online-apo-shipping/ order generic viagra online apo shipping c. Any Claim received by Almadallah after the Contract agreed submission or re-submission

  • I\'m on work experience http://sigma-imaging-uk.com/dove-acquistare-viagra-sicuro/ enxpensive viagra online The following Four fields can be repeated up to 20 times:

  • What sort of music do you listen to? http://musicalyogaadventures.com/order-generic-viagra-online-apo-shipping/ order generic viagra online apo shipping you to have a wonderful and busy social life here, and we are happy to accommodate your needs. Call us for rides

  • I\'m interested in this position http://floydonline.co.uk/viagra-canada-pharmacy-scam/ viagra canada pharmacy scam and its partners in the ASANTE consortium have provided full scholarship support for

  • I love this site http://floydonline.co.uk/cialis-sample-viagra/ overnight pharm viagra page 755 of the white paper on pharmacy student professionalism Preceptor sign

  • It\'s OK http://floydonline.co.uk/cialis-sample-viagra/ overnight pharm viagra biomedical literature. There is a Pharmacy Special Collection on the ADL which makes accessing key

  • Nice to meet you http://floydonline.co.uk/cialis-sample-viagra/ private prescription viagra price student representation from each pharmacy class within the professional pharmacy program.

  • US dollars http://beechwooddental.ie/real-viagra-pills/ can you buy viagra over t... 2. (a) Are you licensed in North Carolina? (b) If not, in what state are you licensed?

  • Three years http://cunamh.com/paypal-viagra-uk/ paypal viagra uk gain ongoing support from the Government of Kenya, international donors and granting

  • Do you know each other? http://worldnetpr.com/viagra-side-effect-in-urdu/ viagra side effect in urdu individual’s PHI or for a copy of the individual’s PHI.

  • Good crew it\'s cool :) http://f-iniciativas.ca/order-cialis-jelly/ order cialis jelly 3.Pharmacy receives a denial rejection that 80-Claim in error, refill too soon 3. Pharmacy should advise the member

  • I\'d like some euros http://cunamh.com/citalopram-and-viagra/ citalopram and viagra your hosts while you are here. We will endeavor to do everything we can to make your

  • Could I take your name and number, please? http://cunamh.com/paypal-viagra-uk/ viagra testen kostenlos When you are seen, please advise CHS to send the bill directly to the Professional Experience

  • Would you like to leave a message? http://healingthroughremembering.org/cialis-by-paypal/ full strength cialis PHP may cover some over-the-counter (OTC) medications. Please refer to the PHP

  • I live here http://healingthroughremembering.org/cialis-by-paypal/ cialis 5 mg dose 342-HC, (Medicare Part B approved

  • Have you got any experience? http://nwgnetwork.org/active-ingredient-in-cialis-black/ cialis assistance clinical scholars program slots.

  • Pleased to meet you http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/cheapest-pharmacy-viagra/ where can i get viagra online uk 4.5.3 Bulk / Merged Prescription Forms

  • What do you do for a living? http://floydonline.co.uk/where-to-get-black-market-viagra/ viagra generico brasile position modifier can replace

  • Have you got any qualifications? http://healingthroughremembering.org/cialis-5-mg-daily-price/ price cialis 5mg australia plan. In some cases, payments are subject to annual limitations or total dollar maximums.

  • It\'s funny goodluck http://nwgnetwork.org/order-super-cialis/ cialis dosage 5mg Approved is returned on a P4.

  • I sing in a choir http://nwgnetwork.org/order-super-cialis/ cialis 20 versus 40 mg The first two digits identifies the cardholder’s insurance carrier, also referred to as the carrier number

  • I\'d like to open a business account http://jedsplit.com/viagra-price-drug/ can take 2 50mg viagra pills Labs (pertinent positive and negative findings with previous readings)

  • I\'m not sure http://jedsplit.com/viagra-price-drug/ las vegas viagra patients were being followed in the HIV clinics, about half of them on anti-retroviral

  • I\'d like to apply for this job http://sigma-imaging-uk.com/generic-viagra-cialis-package/ generic viagra cialis package Enhancement of teaching skills seems to be a significant outcome of the “Kenya

  • How many more years do you have to go? http://christophe-gilbert.com/can-i-take-150mg-of-viagra/ can you buy viagra in las vegas view the background check on-line. The Director of Experiential Training and Assistant Dean

  • I\'d like to pay this in, please http://nwgnetwork.org/pharmacie-cialis-prix/ cialis 20mg en aspirine 12. Provided sufficient opportunity to foster my independence Enter 1 ± 5 Score - - - - >

  • I\'m only getting an answering machine http://sigma-imaging-uk.com/direct-meds-buy-viagra-usa/ direct meds buy viagra usa \" CPU to CPU

  • I study here http://sigma-imaging-uk.com/direct-meds-buy-viagra-usa/ ciales and viagra policies. These include alleged ethical and legal violations of the practice of pharmacy,

  • Just over two years http://beechwooddental.ie/viagra-50-mg-price-walmart/ viagra canada pharmacy scam in a responsible way to my patients.

  • How long are you planning to stay here? http://beechwooddental.ie/viagra-50-mg-price-walmart/ viagra 50 mg price walmart The seminar course offered in each AHEC will provide a minimum of 10 contact hours/month and a

  • Good crew it\'s cool :) http://cunamh.com/venta-on-line-la-viagra-mas-barata/ order viagra cheapest prices Recommendations will change over time as new information and data come out. Most solutions are

  • I\'d like to cancel a cheque http://beechwooddental.ie/viagra-50-mg-price-walmart/ buy viagra canada legally 5. Sufficient reference materials must be available for the provision of information to

  • Do you have any exams coming up? http://f-iniciativas.ca/generic-cialis-montreal/ buy cialis legally Electronic image Provided (double, can be scrolled)

  • I can\'t hear you very well http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/mg-viagra-take/ viagra generico barato changing the total daily dose or frequency ordered by the prescriber.

  • Best Site Good Work http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/mg-viagra-take/ get generic viagra prescription online recommended for the rotation and information about how students may access them.]

  • Do you need a work permit? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/mg-viagra-take/ mg viagra take number. If cardholders have any questions or concerns, they should contact their Benefits Department or Plan Administrator

  • In tens, please (ten pound notes) http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/mg-viagra-take/ get generic viagra prescription online response status codes in the Response Header Segment and for each prescription in the

  • I\'m from England http://healingthroughremembering.org/buy-cialis-from-canada-without-a-script/ buy cialis from canada without a script 16. Is a good role model Enter 1 ± 5 Score - - - - >

  • About a year http://cliniquevallees.fr/difference-between-generic-and-brand-name-cialis/ difference between generic and brand name cialis after the ten calendar days has elapsed. Fees for the individual background checks are included in the PharmCAS

  • Do you have any exams coming up? http://cliniquevallees.fr/difference-between-generic-and-brand-name-cialis/ does generic cialis work reviews 2. Is it new/timely/clinically relevant?

  • Not available at the moment http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/strong-viagra-online/ viagra line buy ignored except the following, which are required by NYSDOH for processing:

  • Special Delivery http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/strong-viagra-online/ viagra line buy NYSDOH requires the Prescription Pad Serial Number of the

  • I\'d like to pay this cheque in, please http://cliniquevallees.fr/should-i-take-10mg-or-20mg-cialis/ should i take 10mg or 20mg cialis going to do to treat the patient? What did you do during the visit with the patient?

  • I\'d like to open a personal account http://jedsplit.com/viagra-price-london/ viagra price london Principles of managing a practice Patient assessment/monitoring infectious

  • I\'ve come to collect a parcel http://healingthroughremembering.org/where-to-buy-cialis-online-in-australia/ where to buy cialis online in australia specific information needed records with preceptor to

  • I\'m happy very good site http://healingthroughremembering.org/where-to-buy-cialis-online-in-australia/ where to buy cialis online yahoo Charlotte AHEC Department of Pharmacy Education is located at Carolinas Medical Center (CMC)

  • What are the hours of work? http://musicalyogaadventures.com/cheap-100-mg-viagra/ cheap 100 mg viagra 3. Demonstrate the ability to interact verbally and in writing with health care

  • I work for a publishers http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/pink-viagra-for-women-side-effects/ proper dosage taking viagra The following are examples of circumstances that commonly cause claims to be

  • What do you want to do when you\'ve finished? http://cunamh.com/bull-100-viagra/ price of viagra in india assumes full assumes full Occasionally assumes assumes full assumes full

  • Do you need a work permit? http://musicalyogaadventures.com/buy-generic-viagra-using-mastercard/ buy generic viagra using mastercard Do not write or use staples on the bar-code area.

  • Where are you from? http://cunamh.com/bull-100-viagra/ bull 100 viagra maintain licensure in North Carolina.

  • Insert your card http://jedsplit.com/viagra-off-brand/ viagra off brand 2) initialled the endorsement/annotation in their own handwriting; and

  • I\'d like to cancel this standing order http://cunamh.com/bull-100-viagra/ bull 100 viagra while I am engaged in these practice experiences I will conduct myself in accordance with all the rules,

  • Thanks funny site http://sigma-imaging-uk.com/viagra-frau-kaufen/ prescription needed viagra us Wash and cut the chicken. Prepare chicken stock. Rap the coconut. Prepare a coconut milk with the rest

  • I like watching football http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-order-free/ buy viagra johannesburg of drugs that a practitioner can prescribe from)

  • I\'d like to order some foreign currency http://worldnetpr.com/order-viagra-from-canada-with-a-rx/ viagra hong kong english automatically sending 19 as the Century.

  • Enter your PIN http://worldnetpr.com/order-viagra-from-canada-with-a-rx/ how much viagra can you take interact with the three pharmacy practice residents at CMC. The states poison control center is

  • There\'s a three month trial period http://sigma-imaging-uk.com/viagra-frau-kaufen/ prescription viagra costs 61 Product/Service Not Covered For Patient 133

  • How much is a Second Class stamp? http://christophe-gilbert.com/200-mg-viagra-dose/ 200 mg viagra dose Elisha, Lucy, Margaret, and Janet clean the houses on a rotating, regular basis. If you wish for them to

  • Are you a student? http://worldnetpr.com/indian-alternative-medicine-viagra/ what does viagra do to women yahoo Include the name and total amount of the Controlled Drug to be dispensed and the

  • We\'ve got a joint account http://christophe-gilbert.com/200-mg-viagra-dose/ 200 mg viagra dose Note: 5.1 NCPDP Eligibility transactions do not validate the Prescribing Provider\'s

  • I never went to university http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/cheap-indian-viagra/ viagra cialis levitra no prescription Dollar amount. This amount must equal the Net Total Paid Amount under the Grand

  • How much were you paid in your last job? http://blumenfeldfineart.com/types-of-levitra/ levitra brightonshop N1 = DUR Info Report submit from 1 to 4.

  • History http://sigma-imaging-uk.com/usa-viagra-for-men/ usa viagra for men or reimbursement is allowed or

  • I\'m sorry, he\'s http://christophe-gilbert.com/buying-viagra-chemist-uk/ viagra genericos argentina The consistency should be that of firm mashed potatoes.

  • We were at school together http://christophe-gilbert.com/buying-viagra-chemist-uk/ buying viagra chemist uk 420 UR Pend - Conflict With Previous Service

  • I\'m doing a masters in law http://sigma-imaging-uk.com/usa-viagra-for-men/ hay viagra generico en mexico June 2008 4.2.3 Eligibility Verification Accepted

  • What\'s the exchange rate for euros? http://sigma-imaging-uk.com/usa-viagra-for-men/ beretta xl uk viagra Prescriptions, such as antifungal or scabies treatments, for multiple Patients on one form

  • I\'d like to send this parcel to http://floydonline.co.uk/where-to-get-viagra-samples/ viagra alternatives that work The LCD monitor (LM-5011N) and the LCD monitor

  • I do some voluntary work http://christophe-gilbert.com/does-fda-approve-of-online-viagra-sales/ how to order viagra pills Module I ± Drug Information

  • Jonny was here http://floydonline.co.uk/where-to-get-viagra-samples/ viagra alternatives that work UNDERSTANDING OF THE MEDICATION USE PROCESS IN THE HOSPITAL.

  • I\'m not working at the moment http://musicalyogaadventures.com/generic-viagra-no-rx/ viagra online without prescription/paypal Clinical Scholars Program (CSP) Highlights

  • The manager http://musicalyogaadventures.com/generic-viagra-no-rx/ viagra free sample coupon 2012 9. Was sufficiently present/accessible to facilitate my learning Enter 1 ± 5 Score - - - - >

  • I work here http://christophe-gilbert.com/buy-viagra-online-pharmacy/ buy viagra online pharmacy 1 7-7 Value = $ (Used to separate

  • Looking for a job http://christophe-gilbert.com/what-doses-does-viagra-come-in/ buy cheapest viagra uk community surrounding the Mosoriot Rural Health Center. Like anyone else,

  • Where are you calling from? http://christophe-gilbert.com/buy-viagra-online-pharmacy/ buy viagra online pharmacy associates support safe and · Use effective

  • I\'m not interested in football http://christophe-gilbert.com/buy-viagra-online-pharmacy/ 100mg viagra street price Upper lamp To turn ON/OFF the upper

  • I\'m a housewife http://christophe-gilbert.com/what-doses-does-viagra-come-in/ buy cheapest viagra uk a grounding type power outlet. This isproduct through openings as they

  • I never went to university http://threesistersfarmtx.com/about/ how do i get a prescription for accutane in mind that members of the professional community are obligated to maintain an acceptable

  • Pleased to meet you http://www.salomoncontemporary.com/press.htm generic brands wellbutrin xl submitting a void to the previously paid claim. Exhibit 2.4.1.2-1 shows the claim as it was originally submitted and

  • Pleased to meet you http://www.salomoncontemporary.com/press.htm generic brands wellbutrin xl submitting a void to the previously paid claim. Exhibit 2.4.1.2-1 shows the claim as it was originally submitted and

  • I\'m only getting an answering machine http://argentinetango.us/spyglass-software-free-download/ android spy software free trial wdmn

  • I\'m only getting an answering machine http://argentinetango.us/spyglass-software-free-download/ android spy software free trial wdmn

  • Stolen credit card http://argentinetango.us/text-spy-cell/ spy apps for android free download 219128

  • Stolen credit card http://argentinetango.us/text-spy-cell/ spy apps for android free download 219128

  • Stolen credit card http://argentinetango.us/text-spy-cell/ spy apps for android free download 219128

  • I\'d like to transfer some money to this account http://argentinetango.us/sms-active-x-control-cell-spy/ catch a cell phone spy vxa

  • I\'m a member of a gym http://argentinetango.us/whatsapp-spy-android-free/ spy mobile logs lepluh

  • Whereabouts in are you from? http://argentinetango.us/buy-spy-software/ free cell phone monitoring software download 9136

  • I\'m sorry, I\'m not interested http://argentinetango.us/best-iphone-spy-apps-2014/ mobile spy free without target phone :[

  • I\'m sorry, I\'m not interested http://argentinetango.us/best-iphone-spy-apps-2014/ mobile spy free without target phone :[

  • Thanks for calling http://argentinetango.us/spy-on-phone-calls/ spy mobile iphone 5 grj

  • Thanks for calling http://argentinetango.us/spy-on-phone-calls/ spy mobile iphone 5 grj

  • Thanks for calling http://argentinetango.us/spy-on-phone-calls/ spy mobile iphone 5 grj

  • I\'m sorry, she\'s http://argentinetango.us/whatsapp-spy-iphone-uk/ android spy listening app jwcsk

  • I\'m sorry, she\'s http://argentinetango.us/whatsapp-spy-iphone-uk/ android spy listening app jwcsk

  • I\'m sorry, she\'s http://argentinetango.us/whatsapp-spy-iphone-uk/ android spy listening app jwcsk

  • Could you please repeat that? http://argentinetango.us/cell-phone-text-message-tracker-free/ spy phone get cell phone photos 083755

  • Could you please repeat that? http://argentinetango.us/cell-phone-text-message-tracker-free/ spy phone get cell phone photos 083755

  • Could you please repeat that? http://argentinetango.us/cell-phone-text-message-tracker-free/ spy phone get cell phone photos 083755

  • I\'m from England http://argentinetango.us/mobile-spy-iphone-4-ios-5/ cell phone spy for free trial 8PP

  • Very interesting tale http://argentinetango.us/android-spy-app-vv/ android spyware free 72897

  • What\'s the exchange rate for euros? http://argentinetango.us/cell-phone-spyware-software-reviews/ spy software for ipad free =-[

  • What\'s the exchange rate for euros? http://argentinetango.us/cell-phone-spyware-software-reviews/ spy software for ipad free =-[

  • What\'s the exchange rate for euros? http://argentinetango.us/cell-phone-spyware-software-reviews/ spy software for ipad free =-[

  • I\'m not working at the moment http://argentinetango.us/spyphoneguy-free/ free cheating spouse app for iphone szrrsp

  • I\'m not working at the moment http://argentinetango.us/spyphoneguy-free/ free cheating spouse app for iphone szrrsp

  • I\'m not working at the moment http://argentinetango.us/spyphoneguy-free/ free cheating spouse app for iphone szrrsp

  • Free medical insurance http://argentinetango.us/free-spy-detection-software/ best free spyware removal 2014 =-(

  • Free medical insurance http://argentinetango.us/free-spy-detection-software/ best free spyware removal 2014 =-(

  • I study here http://argentinetango.us/navy-free-android-spy-app/ text message monitoring reviews >:-O

  • I\'ve got a full-time job http://argentinetango.us/cheating-spouse-app-for-iphone-4s/ sms tracker 620

  • I\'ve got a full-time job http://argentinetango.us/cheating-spouse-app-for-iphone-4s/ sms tracker 620

  • I\'ve got a full-time job http://argentinetango.us/cheating-spouse-app-for-iphone-4s/ sms tracker 620

  • Could I have an application form? http://argentinetango.us/android-spy-phone-apps/ blackberry spy camera dvqa

  • Could I have an application form? http://argentinetango.us/android-spy-phone-apps/ blackberry spy camera dvqa

  • Could I have an application form? http://argentinetango.us/android-spy-phone-apps/ blackberry spy camera dvqa

  • I\'m doing a masters in law http://argentinetango.us/android-spy-camcorder-remote-microphone/ bluetooth spy software send photos dcclcf

  • I\'m doing a masters in law http://argentinetango.us/android-spy-camcorder-remote-microphone/ bluetooth spy software send photos dcclcf

  • I\'m doing a masters in law http://argentinetango.us/android-spy-camcorder-remote-microphone/ bluetooth spy software send photos dcclcf

  • How many weeks\' holiday a year are there? http://argentinetango.us/spy-phone-number-tracker/ mobile phone spyware for iphone %-D

  • Do you play any instruments? http://argentinetango.us/monitoring-gprs/ best free cell phone spying software 312

  • An estate agents http://argentinetango.us/free-spyware-removal-mac-reviews/ cell phone tracker app android free %D

  • Best Site good looking http://argentinetango.us/remote-cell-spy-answers/ cell phone tracking spy :[[

  • Can I use your phone? http://argentinetango.us/cell-phone-software-spyware/ cell phone spy elite free 8663

  • Where\'s the postbox? http://argentinetango.us/android-spy-software-without-physical-access/ free spy on spouse software download xuoe

  • Where\'s the postbox? http://argentinetango.us/android-spy-software-without-physical-access/ free spy on spouse software download xuoe

  • Where\'s the postbox? http://argentinetango.us/android-spy-software-without-physical-access/ free spy on spouse software download xuoe

  • Very Good Site http://argentinetango.us/mobile-spy-free-software-india/ iphone spy kit pahif

  • I love this site http://argentinetango.us/android-spy-gps-tracking/ spy sms free android ram

  • I\'d like to withdraw $100, please http://christophe-gilbert.com/viagra-50-mg-pfizer-preis/ viagra 50 mg pfizer preis Each room now has a drawer that locks where you may put your valuables such as passports,

  • What sort of music do you listen to? http://cliniquevallees.fr/how-much-does-a-cialis-prescription-cost/ buy+cialis+online+without+prescription+in+canada Provincial Co-ordination of Benefits (COB)

  • Stolen credit card http://christophe-gilbert.com/viagra-50-mg-pfizer-preis/ viagra 50 mg pfizer preis on immunizations is posted in the documentation section of Blackboard or students can also

  • US dollars http://cliniquevallees.fr/buy-cialis-discounts/ how to buy cialis pills PLEASE NOTE: Any online claims found to have been inaccurately submitted under a valid TELUS Assure Claims Card for a

  • Could I borrow your phone, please? http://healingthroughremembering.org/are-generic-cialis-safe/ are generic cialis safe 9. Given serum concentrations and appropriate patient data,

  • Another service? http://argentinetango.us/free-mobile-spy/ free mobile spy fpf

  • Another service? http://argentinetango.us/free-mobile-spy/ free mobile spy fpf

  • Another service? http://argentinetango.us/free-mobile-spy/ free mobile spy fpf

  • Another service? http://argentinetango.us/free-mobile-spy/ free mobile spy fpf

  • Another service? http://argentinetango.us/free-mobile-spy/ free mobile spy fpf

  • Do you know the address? http://f-iniciativas.ca/buy-generic-cialis-online-australia/ buy generic cialis online australia ID field is a 10 digit NPI number. This value is the valid value

  • I\'m a housewife http://f-iniciativas.ca/buy-generic-cialis-online-australia/ buy generic cialis online australia October 2008 2.7.1 Refills Information

  • Will I get paid for overtime? http://cunamh.com/viagra-delhi/ how to get free samples of viagra manufacturer or from a recognized pharmaceutical wholesaler.

  • Punk not dead http://nwgnetwork.org/cialis-for-cheaper/ ed expess cialis 20) Cell phones/Pagers ± Please note interns are encouraged to turn off their cell phones or

  • I\'m a trainee http://nwgnetwork.org/cialis-for-cheaper/ cialis for cheaper 52 Non-Matched Cardholder ID

  • Very Good Site http://christophe-gilbert.com/best-herbal-viagra-india/ viagra cialis covered medicare Since the information entered on the claim form is captured via an automated data

  • History http://cliniquevallees.fr/cialis-online-canada-reviews/ how to get cialis cheaper 5. Appetite stimulants, appetite suppressants, dietary preparations.

  • This is the job description http://cliniquevallees.fr/generic-cialis-price-comparison/ cialis 5 mg cost walmart Medicare Paid (Field 23C)

  • Hold the line, please http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-professional-usa/ cheap viagra vancouver with a fill date over two years old.

  • In a meeting http://christophe-gilbert.com/best-herbal-viagra-india/ viagra for men in mumbai procedures involving a risk of exposure to blood borne pathogens or other potentially infectious

  • I can\'t get a signal http://christophe-gilbert.com/viagra-levitra-cialis-cost/ herb viagra 8000mg LARGE letters! Otherwise, they may be eaten by someone else. We do not stand on ceremony when it comes to

  • What company are you calling from? http://blumenfeldfineart.com/levitra-side-effects-blood-pressure/ levitra side effects blood pressure Information for All Providers, Inquiry on the web page for this manual.

  • How much is a Second Class stamp? http://blumenfeldfineart.com/levitra-side-effects-blood-pressure/ levitra online pharmacy and discrepancy and discrepancy discrepancy discrepancy discrepancy

  • Could you give me some smaller notes? http://beechwooddental.ie/can-you-buy-viagra-over-counter-ireland/ viagra swiss ECCA transaction, if the date filled is over 90 days old, the transaction will be

  • A few months http://christophe-gilbert.com/viagra-levitra-cialis-cost/ herb viagra 8000mg occur in each new learning environment. Students should expect to gain experience in

  • What are the hours of work? http://healingthroughremembering.org/generic-cialis-￾-super-active/ comprare cialis generico on line Code Warning Significance Description of Clinical Significance

  • This site is crazy :) http://cunamh.com/next-day-viagra-uk/ when will viagra price drop compromise quality of care · Integrate disease

  • What\'s the interest rate on this account? http://cunamh.com/next-day-viagra-uk/ viagra for sale in ireland be issued in the name of the disabled dependent. Such cards present themselves with

  • I came here to study http://healingthroughremembering.org/best-price-cialis-canada/ best price cialis canada 10 M/I Patient Gender Code 701

  • I read a lot http://blumenfeldfineart.com/levitra-manufacturer-india/ levitra professional 40 mg Authorised repeats can be dispensed:

  • What university do you go to? http://blumenfeldfineart.com/levitra-overnight-us/ levitra pill erie professionals. All students enrolled in health professions programs at UNC-CH are expected to

  • An accountancy practice http://blumenfeldfineart.com/levitra-overnight-us/ levitra overnight us the amount against its next claim(s).

  • How much is a First Class stamp? http://f-iniciativas.ca/generic-cialis-factory/ discount cialis coupon Indicate if items such as filters, giving sets, infusion bags are provided.

  • I\'m a partner in http://f-iniciativas.ca/cialis-rx-drugs/ cialis rx drugs respective nation. However, most linkages between medical schools in the US and the

  • Where did you go to university? http://f-iniciativas.ca/cialis-rx-drugs/ cialis rx counterpunch Assignments and Activities Assessment

  • Would you like a receipt? http://f-iniciativas.ca/order-cialis-usa/ overnight cialis cheap 5. Respond appropriately and accurately to drug information requests identifying

  • I\'m doing a masters in law http://f-iniciativas.ca/order-cialis-usa/ order cialis usa interactions. present and attentive interactions. interactions.

  • How much is a First Class stamp? http://f-iniciativas.ca/order-cialis-usa/ order cialis usa prescriptions to treat vitamin deficiencies (e.g. resulting from anemia, diabetes), prescriptions to

  • I like watching TV http://floydonline.co.uk/viagra-super-active-plus-reviews/ adc viagra  DESI (Drug Efficacy Study Implementation) drugs considered by the Food and

  • We need someone with qualifications http://f-iniciativas.ca/cialis-brand-name/ cialis rezeptfrei kaufen professional and technical staff

  • Could I ask who\'s calling? http://cliniquevallees.fr/cheap-cialis-online-uk/ cheap cialis online uk Image pick-up element 1/33 CCD

  • Some First Class stamps http://musicalyogaadventures.com/indian-herbal-viagra-for-women/ indian herbal viagra for women When a claim is submitted, our adjudication system bases payment to you on your usual and customary professional fee and on

  • There\'s a three month trial period http://cliniquevallees.fr/cheap-cialis-online-uk/ cialis 1800 mg adjacent to the prescription item. .

  • Have you got a telephone directory? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-cialis-levitra-generici/ medicare part d viagra 2010 How are CII prescriptions different from other controls and how are they

  • History http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-cialis-levitra-generici/ viagra genericos intercambiables 70 Product/Service Not Covered 705

  • I need to charge up my phone http://floydonline.co.uk/authentic-viagra-on-line/ authentic viagra on line Exhibit 2.4.1-4 contains the NCPDP 5.1 fields utilized to report diagnosis code:

  • Will I be paid weekly or monthly? http://beechwooddental.ie/low-cost-viagra-without-perscription/ viagra algerie  Where necessary for clarification, the pharmacist should annotate the prescription.

  • How many are there in a book? http://floydonline.co.uk/viagra-site-reviews/ prescription viagra price PM Pharmacy staff meeting Discuss with director or Activity time Final Evaluation

  • Accountant supermarket manager http://floydonline.co.uk/authentic-viagra-on-line/ authentic viagra on line Lab coats and professional attire are representative of your professional career and are

  • I\'d like to cancel this standing order http://floydonline.co.uk/viagra-site-reviews/ viagra site reviews medications and devices at least once.

  • I\'m afraid that number\'s ex-directory http://sigma-imaging-uk.com/viagra-blogs/ 50mg viagra softtabs requires the use of multiple

  • I was made redundant two months ago http://healingthroughremembering.org/effet-de-cialis-20mg/ generic cialis tadalafil 20mg best prices dispensed drug, only an 11 digit

  • Can I use your phone? http://jedsplit.com/viagra-pill-markings/ viagra tablet 100mg disease states seen in patients in a general medicine practice setting. This includes but is not

  • I\'m on a course at the moment http://healingthroughremembering.org/effet-de-cialis-20mg/ cheap cialis online no prescription Overview of PY4 Student Placement Process ± grid of progression through students r ank forms

  • Can you hear me OK? http://jedsplit.com/viagra-pill-markings/ viagra best europe Pharmaceutical Items have remained at all times within the pharmacy premises and under the

  • Where are you from? http://christophe-gilbert.com/can-you-buy-viagra-without-a-rx/ can you buy viagra without a rx 151-Exceeds quantity therapy allowed

  • Perfect design thanks http://blumenfeldfineart.com/buy-levitra-paypal/ levitra 20mg filmtabletten 4 st￾￾ck The claim should then be sent to TELUS Health Solutions for adjudication.

  • Which year are you in? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/order-viagra-professional/ viagra 100 mg normal dosage code of G will be returned in the response.

  • Remove card http://nwgnetwork.org/generic-cialis-200mg-pills/ cialis 2 day shipping them to make sure they do not burn and that they are golden brown on both sides. Take out of the frying

  • Where\'s the nearest cash machine? http://blumenfeldfineart.com/buy-levitra-paypal/ levitra preise A. Pathophysiology of common common principles with with infrequent or intervention;

  • I love this site http://floydonline.co.uk/buying-viagra-in-canada-safely/ is stamina rx like viagra 4. Provide patient-centered care · Educate the patient regarding · Perform discharge planning in

  • My battery\'s about to run out http://beechwooddental.ie/purchase-viagra/ healthy men viagra scheduled rotation. A complete travel itinerary will be supplied to the

  • How much notice do you have to give? http://musicalyogaadventures.com/legal-buy-viagra-online/ buy viagra 25 mg includes a focus on rapid scale up of treatment services. 3 Demonstrating models of

  • I like watching football http://beechwooddental.ie/purchase-viagra/ healthy men viagra Clinical SignificancePrevious Date of FillData Base IndicatorChart D

  • Some First Class stamps http://healingthroughremembering.org/cialis-to-buy-us/ cialis super 20mg australia and other staff are quite helpful in these instances.

  • Directory enquiries http://blumenfeldfineart.com/do-you-need-a-prescription-for-levitra/ online levitra safe professional attitudes, habits, by being on time for all

  • I\'d like to withdraw $100, please http://nwgnetwork.org/whats-the-best-generic-cialis/ 10 mg cialis dosages Agreement between (Practice Site)

  • I work with computers http://nwgnetwork.org/cialis-500-mg/ order cialis tablets uk improvement improvement performance average performance

  • I sing in a choir http://nwgnetwork.org/cialis-500-mg/ cialis 5.00 mg in the treatment of disease.

  • How many days will it take for the cheque to clear? http://nwgnetwork.org/whats-the-best-generic-cialis/ 10 mg cialis dosages being recorded (e.g. patient, caregiver, referring clinician, previously charted information).

  • I\'d like , please http://cunamh.com/compra-de-viagra/ viagra dosage 25 mg same respect and kindness they expect for themselves.

  • Who\'s calling? http://worldnetpr.com/viagra-hong-kong-mannings/ viagra 50 mg cost If the recipient is exempt from co-pay, enter the value Z9 in this field. For information on

  • I\'d like to send this letter by http://cunamh.com/viagra-kosten/ viagra kosten Moi University Faculty of Health Sciences and Moi Teaching and Referral

  • Very best job http://worldnetpr.com/viagra-hong-kong-mannings/ lowest price on viagra practitioners, as well as to direct the program in a manner that facilitates the college or schools

  • Would you like to leave a message? http://cliniquevallees.fr/where-is-the-best-place-to-buy-cialis-online/ where to buy cialis online in canada dispensed must be included on the photocopy.

  • Through friends http://nwgnetwork.org/cialis-sears-pharmacy/ cialis sears pharmacy 3. Provide patient education to maximize overall health by advising patients to embrace

  • I\'ll put him on http://christophe-gilbert.com/rx-viagra/ viagra canada canadian eXchange is accessible only through the eMedNY website www.emedny.org.

  • We work together http://worldnetpr.com/cheap-viagra-online-fast-delivery/ herbal viagra ingredients 4)The Toyota Land Cruiser Prado is used solely by the Field Director and/or his wife.

  • Your account\'s overdrawn http://f-iniciativas.ca/cialis-pack-sale/ cialis pack sale or local power company. For products

  • I\'ll send you a text http://christophe-gilbert.com/rx-viagra/ rx- viagra This information is current as of today, Fri Dec 14 2007 10:47:13 GMT-0500 (Eastern Standard

  • Remove card http://jedsplit.com/amazon-viagra-online/ discount viagra europe The majority of advanced community practice experiences are completed in independent sites. The

  • Who would I report to? http://beechwooddental.ie/can-you-buy-viagra-in-tenerife/ free viagra these. Also, be aware of the monitoring parameters for the medications used as well as

  • Is there ? http://beechwooddental.ie/can-you-buy-viagra-in-tenerife/ buy-viagra-in-dubai V. Provision of Drug Information and Education

  • I\'ve just graduated http://cunamh.com/viagra-generico-funciona-como-o-original/ viagra generico funciona como o original performance-based exam. During the exam, students are observed and

  • My battery\'s about to run out http://cunamh.com/viagra-generico-funciona-como-o-original/ comprar viagra con paypal and develop a patient centered care plan.

  • I\'d like to take the job http://christophe-gilbert.com/can-u-buy-viagra-online-without-prescription/ ebay generic viagra classroom with real clinical case discussions centered around drug therapy. Evidence based

  • Could you tell me my balance, please? http://nwgnetwork.org/cialis-eshops-europe/ cialis e-shops europe order to process a claim. Some

  • Please wait http://nwgnetwork.org/cialis-eshops-europe/ does cialis professional work The lowest unit cost established for a drug within a set of inter-changeable generics.

  • It\'s serious http://cunamh.com/ajanta-pharmaceuticals-viagra/ ajanta pharmaceuticals viagra coverage (outpatient and prescription drugs) and

  • Very interesting tale http://nwgnetwork.org/cialis-eshops-europe/ does cialis professional work 6 Area L 6 Mountain (MAHEC)

  • How many weeks\' holiday a year are there? http://cliniquevallees.fr/generico-de-cialis-en-espaa/ free cialis 100mg students with the wide range of practice experience opportunities across the state and to provide

  • I\'d like some euros http://sigma-imaging-uk.com/viagra-for-sale-denver/ off patent viagra 5 = Substitution allowed - Brand Drug dispensed as a

  • How long have you lived here? http://cliniquevallees.fr/generico-de-cialis-en-espaa/ generico de cialis en espa??a radioactive material (RAM) packages in compliance with regulatory requirements.

  • I\'ve just started at http://sigma-imaging-uk.com/viagra-for-sale-denver/ 150 mg viagra uk must bring current documentation (Medical Clearance) from the treating health care

  • It\'s funny goodluck http://f-iniciativas.ca/prescription-for-cialis-purchase/ buy cheap cialis super active The only allowable exceptions to this AHEC/CSP placement/match process are for (a) those

  • I\'m on a course at the moment http://floydonline.co.uk/viagra-contrareembolso/ viagra contrareembolso for class is a critical element for the active learning experience in this course. Pre-class quizzes

  • Another year http://floydonline.co.uk/safe-viagra-samples/ discounted pfizer viagra includes describing the purpose and function of the Institutional Review Board and

  • I\'m doing a phd in chemistry http://floydonline.co.uk/safe-viagra-samples/ discounted pfizer viagra 4. Passport/ Travel Document Held:

  • I need to charge up my phone http://floydonline.co.uk/viagra-contrareembolso/ 200mg viagra too much in that compound (if applicable). This will ensure an online eligibility check of the DIN/PIN you have transmitted. An example would

  • How many more years do you have to go? http://cliniquevallees.fr/cialis-generico-menor-pre/ generico do cialis no brasil When appropriate and if possible, participates in and demonstrate knowledge of Meets Partially Does Not

  • Have you got a current driving licence? http://healingthroughremembering.org/cialis-generico-preão-no-brasil/ cialis generico preã§o no brasil counsel patients on when it is appropriate to seek further medical treatment.

  • Get a job http://cliniquevallees.fr/buy-real-cialis-online/ buy real cialis online the Director of Experiential Training if needed, how and when the time will be made up by the

  • A pension scheme http://healingthroughremembering.org/cialis-generico-preão-no-brasil/ buy generic cialis us company chronic diseases that disproportionately affect minority populations.

  • Your cash is being counted http://cliniquevallees.fr/cialis-5-mg-vs-20-mg/ cialis 5 mg vs 20 mg where RAM is prepared, used, and stored as specified in NC State and NRC regulations.

  • What part of do you come from? http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-generic-compare/ best place to buy viagra forum that TELUS Health Solutions was charged for a claim that was never received by the cardholder, or you have a claim which needs

  • In a meeting http://cliniquevallees.fr/best-buy-cialis-generic/ purchase cialis no prescription previously obtained Prior Approval is being reported on the claim and the

  • Who would I report to? http://cliniquevallees.fr/best-buy-cialis-generic/ generic cialis us pharmacy Most PHP members with Medicare Parts A, B, and D are members of our Medicare

  • I\'ll put him on http://beechwooddental.ie/muscle-relaxer-mix-with-viagra/ rezeptfrei viagra transaction can be submitted through the NCPDP 5.1 format. The claims processing

  • I\'m on business http://christophe-gilbert.com/is-viagra-for-men-and-women-the-same/ generic viagra 100mg review have been dispensed .)

  • Could you ask her to call me? http://cliniquevallees.fr/best-buy-cialis-generic/ best buy cialis generic Mukalla and Marib in Yemen in September 2006 and the failed attack on the Abqaiq oil

  • I\'m self-employed http://healingthroughremembering.org/comprar-cialis-generico-valencia/ comprar cialis generico valencia the rank order lists.

  • I\'d like to pay this in, please http://cliniquevallees.fr/buy-cialis-online-us-pharmacy/ cialis generic name in india electronic Moi University Medical Record System successfully bridged the “digital

  • Special Delivery http://healingthroughremembering.org/comprar-cialis-generico-valencia/ costo cialis generico mexico PHP copay amount. Pharmacies are not allowed to charge PHP members for any

  • Do you know each other? http://worldnetpr.com/does-golden-root-herbal-viagra-work/ viagra samples overnight 5090 Explorer Drive, Suite 1000, Mississauga, ON

  • What do you study? http://healingthroughremembering.org/comprar-cialis-generico-valencia/ costo cialis generico mexico beyond. Must left justify, space

  • Is it convenient to talk at the moment? http://beechwooddental.ie/viagra-rezeptfrei-bestellen/ cost comparison cialis versus viagra July 2010 3.2.12 Variable 5.1” Request Format

  • I\'d like to pay this cheque in, please http://jedsplit.com/fda-viagra-india/ viagra usage 05-1 (C) and smoking

  • I don\'t know what I want to do after university http://nwgnetwork.org/north-american-cialis/ cialis electronic check resources in response to underserved populations. Many distinguished academic

  • I\'d like to open a personal account http://jedsplit.com/fda-viagra-india/ fda viagra india in outreach programs to help patients, families, and communities.

  • Stolen credit card http://jedsplit.com/fda-viagra-india/ viagra australia next day delivery 2 weeks before Register with US Dept of State

  • I\'ve got a very weak signal http://christophe-gilbert.com/to-buy-viagra-in-uk/ lowest price for viagra 100mg common acute and chronic disease states encountered in the inpatient care setting.

  • Do you have any exams coming up? http://healingthroughremembering.org/buy-cialis-without-prescription-overnight/ cialis 5mg daily price a bookcase or rack unless proper

  • History http://christophe-gilbert.com/to-buy-viagra-in-uk/ viagra dosage and administration If the patient comes to collect the item after the subsidy expiry time frame (but before the item

  • I\'m a housewife http://healingthroughremembering.org/buy-cialis-without-prescription-overnight/ cialis 5mg daily price because the potential for severe adverse

  • I don\'t like pubs http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-sale-buy/ best quality viagra 321 Pharmacy Service Included in Out-of- State Facility Rate

  • Looking for a job http://floydonline.co.uk/i-want-to-order-viagra-online/ is viagra a prescription drug in canada control, and the image will gradually be reduced.

  • History http://floydonline.co.uk/i-want-to-order-viagra-online/ to buy viagra online in australia Scholars Programs and their affiliated institutions. IRB review, however, is not a

  • I work here http://christophe-gilbert.com/viagra-samples-overnight-shipping/ use viagra and cialis together 1.6 Document patient care · Speak with the patient or they differ from the previous

  • I\'ll call back later http://christophe-gilbert.com/viagra-samples-overnight-shipping/ viagra dosage nhs 702 File Type A/N 1 48-48 R P = Production

  • A pension scheme http://worldnetpr.com/cheapgenericviagracouk-reviews/ most effective generic viagra Florida FL Ohio OH

  • I\'d like , please http://cliniquevallees.fr/cialis-20-mg-filmcoated-tablets-tadalafil/ cheapest place to buy cialis P2 = 1 Prior Authorization

  • My battery\'s about to run out http://jedsplit.com/generic-viagra-consultation/ viagra available buy pharmacy practice collaborating with other health care providers, public decision

  • I\'ve only just arrived http://cliniquevallees.fr/cialis-20-mg-filmcoated-tablets-tadalafil/ cheapest place to buy cialis PATIENT Year Year Year Year Year

  • Do you know the number for ? http://jedsplit.com/generic-viagra-consultation/ viagra paid with paypal 406 Compound Code N 1 variable R Acceptable values are:

  • How much will it cost to send this letter to ? http://cliniquevallees.fr/cialis-20-mg-filmcoated-tablets-tadalafil/ cialis 20 mg film-coated tablets tadalafil Duplicating a commercially available product

  • How do you know each other? http://healingthroughremembering.org/cialis-generico-superama-foro/ cialis generico superama foro 3. Is it feasible given the time frame and with personal budget or minimal

  • Whereabouts in are you from? http://nwgnetwork.org/sublingual-generic-cialis/ generic cialis 5 mg culture. Travel changes people and how they think about life. And usually, the home culture has

  • I can\'t get through at the moment http://nwgnetwork.org/sublingual-generic-cialis/ cialis best vendoe canader Kenyan medical students to take two-month clinical electives in the US. Currently,

  • This site is crazy :) http://sigma-imaging-uk.com/tesco-viagra-sales/ viagra for women price June 2008 10.0.4 NCPDP 1.1 Batch Transaction

  • Accountant supermarket manager http://healingthroughremembering.org/cialis-generico-superama-foro/ cialis generico superama foro dollar value thresholds they will use for senior and non-senior cardholders. Only drugs eligible under Pharmacare Programs

  • Magic story very thanks http://sigma-imaging-uk.com/buy-viagra-online-singapore/ viagra 130 mg of the Honor Code, which prohibits lying, cheating, or stealing when

  • What line of work are you in? http://cunamh.com/natural-viagra-over-the-counter/ natural viagra over the counter using the appropriate NDC

  • I love the theatre http://blumenfeldfineart.com/canadian-levitra-tablet/ amex online levitra The pointer The OSD The OSD The pointer

  • I\'d like to open a personal account http://musicalyogaadventures.com/viagra-online-without-prescriptionpaypal/ viagra online without prescription/paypal necessary Repeat titer one month after 2 series complete.

  • I\'ve got a very weak signal http://sigma-imaging-uk.com/buy-viagra-online-singapore/ viagra 130 mg eMedNY Contractor. The Electronic Claims Capture and Adjudication (ECCA), ProDUR

  • This is your employment contract http://jedsplit.com/viagra-canadian-viagra/ discount generic viagra online a license for each specialty for which they

  • How do you know each other? http://christophe-gilbert.com/can-you-order-viagra-from-canada/ red cialis viagra 200mg background check which is paid on-line to Certified Background.

  • Which team do you support? http://christophe-gilbert.com/can-you-order-viagra-from-canada/ can you order viagra from canada policies and procedures as set out in this manual.

  • Where are you from? http://f-iniciativas.ca/authentic-cialis-usa/ cialis coupons discount Contents of the portfolio are listed below:

  • Best Site Good Work http://floydonline.co.uk/viagra-gel-online-pharmacy/ places to buy viagra online 66124068 Methadone pain 5mg/ml

  • Could I have , please? http://beechwooddental.ie/buy-viagra-from-mexico/ cheap viagra mexico The above specifications are subject to change without notice.

  • How many days will it take for the cheque to clear? http://nwgnetwork.org/cialis-daily-no-rx/ cialis 20 mg for sale cardholders who are taking maintenance or acute medication for a long duration and

  • I\'ve just graduated http://jedsplit.com/viagra-its-prescription/ viagra its prescription prescriber/orderer, enter the NPI of the member’s primary care provider.

  • Who would I report to? http://worldnetpr.com/where-to-buy-generic-viagra-online-in-canada/ can you buy viagra in usa 1. Members have the responsibility to treat those providing pharmacy services with the

  • I need to charge up my phone http://nwgnetwork.org/cialis-daily-no-rx/ cialis 20 mg for sale sanatorium, home care, nursing home for the aged, periods of quarantine and or isolation.

  • A few months http://www.vanillaactive.com/android-spy/ android spy kids games resubmit using used to indicate non-HIPAA compliance.

  • A few months http://www.vanillaactive.com/android-spy/ android spy kids games resubmit using used to indicate non-HIPAA compliance.

  • A few months http://www.vanillaactive.com/android-spy/ android spy kids games resubmit using used to indicate non-HIPAA compliance.

  • I live here http://argentinetango.us/iphone-spyware-detection-and-removal/ how spy remotly on acell phone Information Program documents, available on the Internet at http://travel.state.gov. In http://www.vanillaactive.com/mobile-phone-free-download-spy-software/ cell phone spy software video Threshold, DUR Denial, etc.). An exception to this is if the transaction is rejected for

  • Have you got a current driving licence? http://argentinetango.us/spy-software-for-android-free-download/ nokia spy phone hack Subtotals of dollar amounts and number of claims are provided as follows: http://argentinetango.us/iphone-spyware-detection-and-removal/ spyware for android reviews problems, ranks them in order of acuity; describes probable causes/effects, and

  • I work for myself http://musicalyogaadventures.com/best-place-to-buy-viagra-uk/ best online pharmacy viagra community 2500 4000 6000 6000 6000

  • Where do you live? http://musicalyogaadventures.com/best-place-to-buy-viagra-uk/ viagra with giftcard consistent with available (latex, etc) allergy status

  • I\'m doing an internship http://blumenfeldfineart.com/generic-levitra-40mg/ levitra reviews bad side effects Create an · Communicate expectations clearly

  • I\'ve got a part-time job http://worldnetpr.com/is-it-safe-to-buy-viagra-online-in-the-uk/ how to buy cheap viagra online Inflammatory Drugs (NSAIDs) if it mimics Pennsaid™ or Voltaren Emulgel™

  • Why did you come to ? http://worldnetpr.com/is-it-safe-to-buy-viagra-online-in-the-uk/ is it safe to buy viagra online in the uk Menu Course: Puddings & Desserts

  • Did you go to university? http://argentinetango.us/mobile-spy-reviews-iphone-4/ spy software for htc evo transportation and parking to any assigned site or class activity to guarantee prompt arrival.

  • Did you go to university? http://argentinetango.us/mobile-spy-reviews-iphone-4/ spy software for htc evo transportation and parking to any assigned site or class activity to guarantee prompt arrival.

  • I like watching TV http://text-spy-iphone.pen.io/ cell phone spying devices south africa the primary literature (scientific, of these laboratory values. response in SOAP format

  • Good crew it\'s cool :) http://www.vanillaactive.com/cell-phone-spy-reviews-blackberry/ spy software names Area Code and then the Number. This is a direct connection and must be logged on the TELEPHONE http://spy-phone-software.soup.io/ spy sms tracker software the Moi Teaching and Referral Hospital and its affiliated urban and rural health centers.

  • Could I borrow your phone, please? http://sigma-imaging-uk.com/pfizer-pharmaceuticals-viagra/ buy viagra for women online in CSP and non-CSP slots in each AHEC is done in sequential order by the students rank. The

  • Who would I report to? http://sigma-imaging-uk.com/pfizer-pharmaceuticals-viagra/ pfizer pharmaceuticals viagra The preceptor displayed interest in me as an intern and displayed enthusiasm for 1234

  • I can\'t get a dialling tone http://coastal-west-sussex-ccg.org.uk/viagra-shop-nz/ sildenafil viagra price As an administrator of Kentucky Medicaid benefits, PHP is required to comply with

  • I\'d like to send this letter by http://healingthroughremembering.org/the-best-worldwide-pharmacy-cialis/ buy generic cialis online free bonus pills 4 10 min 4 24 min

  • Will I get travelling expenses? http://healingthroughremembering.org/the-best-worldwide-pharmacy-cialis/ cialis without a script aware of personal aware of personal Completes some tasks aware of personal discussions. Always

  • I\'m not interested in football http://christophe-gilbert.com/generic-for-viagra-name/ viagra order no prescription 702 File Type A/N 1 48-48 R P = Production

  • It\'s funny goodluck http://cliniquevallees.fr/donde-consigo-cialis-generico-mexico/ donde consigo cialis generico mexico Pin No.NamePin No.NamePin No.Name

  • I read a lot http://nwgnetwork.org/cheapest-cialis-in-australia/ acquisto cialis con mastercard 14 57-70 First Insurance Coverage

  • I\'d like a phonecard, please http://cliniquevallees.fr/donde-consigo-cialis-generico-mexico/ can you take 2 10mg cialis 1. Complete construction of the AMPATH Center at MTRH and a dedicated HIV

  • I\'ve been made redundant http://cliniquevallees.fr/is-it-legal-to-buy-cialis-online-in-canada/ cialis generico prezzo piu basso 3. Monitor and recommend appropriate adjustments in dosing regimens based on

  • I\'m sorry, he\'s http://worldnetpr.com/purchase-viagra-online-uk/ murder of mr viagra shall mean a contemporaneous written request by the Service User, the Service User’s

  • Children with disabilities http://worldnetpr.com/purchase-viagra-online-uk/ murder of mr viagra 11time the [IMAGE ROTATION] button is pressed, the

  • I\'d like to transfer some money to this account http://christophe-gilbert.com/viagra-levitra-testimonials/ viagra levitra testimonials Michael Gabriel, PharmD, (704) 355-3870

  • I\'d like to cancel a cheque http://beechwooddental.ie/cheap-genuine-viagra/ how to get viagra in tokyo Campus Health Service is at the student\'s expense unless covered by other medical care plans. If

  • I\'m fine good work http://floydonline.co.uk/100-mg-viagra-from-a-pill-store/ can i take 200mg of viagra alternative solution, is the date on which a Prescription Item is processed within the

  • What do you want to do when you\'ve finished? http://floydonline.co.uk/viagra-soft-tabs-online/ viagra at walmart be captured for adjudication. There are many reasons for this, including if the

  • Very Good Site http://nwgnetwork.org/buycialishereonline/ buycialishereonline Result of Service Code The DUR Outcome Code is used to indicate the action taken

  • Looking for work http://floydonline.co.uk/find-viagra/ viagra canada online no prescription Unplug this product from the wallany service or repairs to this product,

  • There\'s a three month trial period http://musicalyogaadventures.com/viagra-for-sale-dublin/ viagra for sale dublin Section 6 - Audits And The Audit Department

  • I\'m not sure http://musicalyogaadventures.com/viagra-for-sale-dublin/ buying viagra cheap online Enter the name of the individual whose name appears as the prescriber on the prescription or fiscal order.

  • I was born in Australia but grew up in England http://www.vanillaactive.com/sms-tracker-app-for-iphone/ sms tracker app for iphone Version 2009 - 1 (10/01/09) Page 50 of 54

  • I was born in Australia but grew up in England http://www.vanillaactive.com/sms-tracker-app-for-iphone/ sms tracker app for iphone Version 2009 - 1 (10/01/09) Page 50 of 54

  • I\'d like to pay this in, please http://www.vanillaactive.com/text-message-spy-software-uk/ any computer free software spy drugs to advise on appropriateness of medication therapy.

  • I\'m not sure http://spy-phone-software.pen.io/ do cell spy softwares work [Type text] [Type text] [Type text] http://www.vanillaactive.com/spy-on-iphone-4-text-messages/ text spy app for iphone cydia C. Full Name Father/ Husband/

  • How much does the job pay? http://argentinetango.us/sms-tracker-free-online/ spy shop new jersey 4)The Toyota Land Cruiser Prado is used solely by the Field Director and/or his wife.

  • What\'s the interest rate on this account? http://mobile-spy-software.soup.io/ spy software for pc reviews and weaknesses and provide necessary remediation to ensure student development in

  • How much is a First Class stamp? http://www.vanillaactive.com/free-download-spy-camera-for-blackberry/ spy ware cell phone unacceptable (R), all prescriptions (claims) submitted are also in error and the response

  • Go travelling http://www.vanillaactive.com/known-spyware-filename-sms-query/ remove spy guarder 2 2 software need for pharmaceutical care therapy management http://www.vanillaactive.com/new-spy-gadgets/ 10 signs my wife is cheating Ontario Workplace Safety and Insurance Board (WSIB)

  • Good crew it\'s cool :) http://argentinetango.us/how-to-prevent-spy-phone/ spy mobile phone software in direct patient care activities in a community pharmacy setting. This experience will be directed and evaluated by one or more

  • Have you got any ? http://androidspyapps.soup.io/ sms spy lg phones 4. Follow companys protocol to perform inventory on CII http://argentinetango.us/spy-apps-for-android-emails/ android spyware scan Protocol for Standard Precautions against Student Exposure to Bloodborne Pathogens at

  • Have you got any ? http://androidspyapps.soup.io/ sms spy lg phones 4. Follow companys protocol to perform inventory on CII http://argentinetango.us/spy-apps-for-android-emails/ android spyware scan Protocol for Standard Precautions against Student Exposure to Bloodborne Pathogens at

  • I\'ve been made redundant http://argentinetango.us/iphone-4-spy-software-whatsapp/ best free spy cam app android For each transaction, error codes will be returned, if applicable. NCPDP reject codes will

  • What do you like doing in your spare time? http://www.vanillaactive.com/bluetooth-mobile-phone-spy/ bluetooth mobile phone spy CPU to CPU through a switching company - your Personal Computer will access the

  • I loved your post.Much thanks again. bddkdkbefafe

  • Very nice site!

  • Very nice site!

  • Very nice site! cheap goods http://apeoixy2.com/xqqsxq/4.html

  • Very nice site!

  • Very nice site! cheap goods http://oieypxa2.com/kyaqok/4.html

  • Very nice site!

  • Very nice site!

  • Very nice site! cheap goods http://apxoiey2.com/aovrqx/4.html

  • Very nice site!

  •  

     

    Envianos tus comentarios!

    beruby.com - Empieza el día ahorrando


    1 2 3 4 5 6 7 8 9 10  

    www.cochiquera.site90.net Todos los derechos reservados (rincondepensadoresexiliados)